Conecta con nosotros

Especial

Cuba condecora a poeta peruano Arturo Corcuera

Recibió en La Habana la Medalla de la Cultura Nacional, por su trayectoria poética y lealtad con las grandes causas.

Publicado

el

Además de las altas autoridades del Estado peruano que asistieron al funeral de Fidel Castro, fueron Arturo Corcuera y Hildebrando Pérez, dos de los tres poetas peruanos (el otro es Antonio Cisneros) que ganaron el Premio de Casa de las Américas en los sesenta años de vida que tiene la institución.

En meses pasados, el Ministerio de Cultura había anunciado al poeta Corcuera que se le había concedido la Medalla de la Cultura Nacional y solo se esperaba fijar la fecha, ocasión que se presentó ante la presencia del autor en la Habana. El acto se realizó en la Sala del Alba en el Ministerio de la Cultura, con la asistencia del embajador del Perú y representantes de la intelectualidad cubana.

El ministro cubano de Cultura, Abel Prieto, destacó en el acto su trayectoria poética y su lealtad con las grandes causas, colocándole en el pecho la medalla de la cultura. Enseguida cedió la palabras al reconocido poeta cubano Waldo Leyva, quien se refirió a la obra del homenajeado, quien reconoció a Corcuera como “poeta imprescindible de nuestra América… y compañero que siempre nos acompañó sin claudicar”.

Arturo Corcuera condecorado

Arturo Corcuera, a su vez, agradeció la distinción y rememoró algunos episodios de la amistad entre Cuba y Perú. “En estos momentos -dijo- en el que estamos sumidos en un enorme dolor, solo puedo hilvanar algunas palabras de agradecimiento por la medalla de la cultura que se me otorga,y que no solo me honra sino que me enorgullece, comprometiendo mi gratitud infinita, buena ocasión esta para para evocar la antigua amistad que une a nuestros pueblos. Recordemos que en la guerra de nuestra independencia hubo varios soldados cubanos que dejaron sus vidas en el campo de batalla.Y varios peruanos -los hermanos Prado- que lucharon por la Independencia de Cuba”.

“Me viene, asimismo, a la memoria la vez que Fidel encabezó una multitud de voluntarios cubanos que donaban su sangre para asistir a los sobrevivientes que la necesitaban con motivo del terremoto de 1970 en el Perú”, aseveró.

Recordó el histórico discurso del canciller Raúl Porras Barrenachea en la reunión de San José de Costa Rica, convocada por la OEA en l960, con el propósito de expulsar a Cuba y que en 1964, en Madrid, el embajador Félix Alvarez Brun le contó: “algo que tú no sabes. Yo era entonces secretario del doctor Porras y cuando nos dirigíamos al salón de la asamblea que cerraría el encuentro, me comentó que acababa de recibir instrucciones del presidente de que firmara el acuerdo que se aprobara por mayoría condenar a Cuba. Pero al mismo tiempo, he recibido un telegrama de un joven poeta, alumno mío, expresándome su fe de que no firmaré ningún documento que ofenda a la Revolución Cubana. ¿A quién escucho?, se preguntó y el mismo se respondió: la juventud y la poesía tienen la razón. No firmaré”.

Finalizó el acto con la lectura, por su parte, de de una oda a Fidel, que en parte dice: “Para hablar de Fidel/ hay que cederle la palabra al mar,/ pedir su testimonio a las montañas…El es América Negra/ es América Hispana/es América Andina,/ el perfil de Fidel/ es el perfil/ de América Latina”.

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Vacancia presidencial no ahora… yo no sé mañana

Publicado

el

Congreso

Rudecindo Vega Carreazo

 

No será vacado el Presidente Castillo por ahora, una siguiente vez, pronto, sino enmienda su forma de gobernar, no lo sabemos. La oposición de derecha radical, volverá una y otra vez con el mismo pedido de vacancia, total, la incapacidad moral es tan gaseosa y amplia que permite una infinidad de acusaciones y suposiciones. La gobernabilidad, la democracia, el estado de derecho les importa un comino. No toleran que un campesino provinciano sea el presidente, no soportan que un rondero profesor rural sea quien les haya ganado. No les cabe, que una persona sin grandes logros académicos, que no pertenece a la elite política y mucho menos a la económica del país, sea el Presidente del País. Su desprecio es tanto, que hicieron lo imposible por ensuciar, arruinar y anular los resultados electorales; al no lograrlo, hicieron lo imposible por evitar que juramente e instale su gobierno; al no lograrlo hacen lo imposible por evitar que gobierne con interpelaciones, amenazas de censura y pedidos de vacancia presidencial. Paralizan e inutilizan el gobierno y generan una gran imagen de desgobierno y falta de gobernabilidad. Ojalá, la reciente “oposición de izquierda radical” no se sume a la loca, como polo opuesto que se atrae a esa derecha radical.

El Presidente, por otro lado, hace lo indecible por provocar la euforia y calentura de la desesperada oposición; parece resultarle incomprensible que concertar es una necesidad y urgencia del país y de su gobierno; parece entusiasmado en vulnerar las normas para designar personas capaces y probas en altos cargos públicos. No ha organizado su gobierno y no ha podido o tenido tiempo para aprender a gobernar, no hay otra manera de entender sus dos primeros gabinetes: el primero abiertamente confrontacional y, salvo excepciones, con ministros con perfiles para acusados más que para funcionarios y; el segundo, más concertador pero heredero de ministros cuestionados del gabinete anterior y otros nuevos con expedientes más que currículos profesionales. También, el entorno palaciego del Presidente da enormes motivos de preocupación gubernamental y “moral”; sus asesores (que deberían orientarlo) están igual o más perdidos que él, carecen de conocimiento y experiencia gubernamental y; su ex Secretario General, encontrado en palacio con 20,000 dólares en su baño, tiene ya carpeta fiscal abierta por tráfico de influencias en la que habría involucrado al Presidente. Una precisión; salvo los ministros cuestionados de pertenecer al MOVADEF, los otros que integran el entorno presidencial y lo tironean a la gaseosa incapacidad moral tienen infracciones y acusaciones que en otros gobiernos les habría impedido asumir o mantener el cargo.

Antes que el primer Gabinete Bellido se presente al Congreso para su investidura ya tenía 4 ministros en lista de interpelación y censura (MTC, Trabajo, Interior y Defensa) y sin embargo, el primero que fue obligado a renunciar, antes de contestar su interpelación fue el Canciller Bejar; luego de la investidura, para evitar su censura fue obligado a renunciar el Ministro de Trabajo Iber Maravi luego de absolver su interpelación; poco después el propio Presidente renunció a su Premier. Todos estos casos tienen un rasgo común, cuestionamientos ideológicos y de capacidad gubernamental. Ahora, durante el gabinete Vásquez, las razones ideológicas (salvo el reciente caso del actual ministro de Educación) ceden a “acusaciones delictivas” de tráfico de influencias (Ayala ex Ministro de Defensa), violación de normas propias del sector (Barranzuela ex Ministro del Interior), designaciones y negociaciones aberrantes (actual Ministro del MTC) y el vergonzante y escandaloso caso de Bruno Pacheco ex Secretario General de la Presidencia con rango ministerial. Hay más casos en fila de interpelación y censura congresal esperando turno, quizás porque sus acusaciones son consideradas de segundo orden y menos mediáticas. Demasiados para tan poco tiempo, mucho escandalo para atender y dejar de gobernar. Todos hubieran sido evitables con un gobierno más político y menos inexperto, más concertador que confrontacional, con visión de país y cambio democrático. En rigor, en estos aspectos 100% es culpa del gobierno.

Ni que hablar de altos funcionarios en ciertos ministerios y organismos independientes, algunos han durado horas, días o semanas. Esto ha ocurrido reiteradamente en algunos sectores que el propio Presidente parece respaldar hasta el último respiro antes de la censura congresal. Hay designaciones con incompatibilidad para el cargo, otras con denuncias en trámite y hasta personas con prontuariados de tendera. El archivo de los medios de comunicación parece tan abultado que hasta la selección de prioridades de sus denuncias compiten por las primeras planas. Nuevamente, estos casos, son 100% responsabilidad del gobierno antes que de la ideologizada oposición.

Cierto es que el Presidente no conoce de gestión pública ni tiene experiencia gubernamental, no es estadista ni tiene formación para serlo; sin embargo, esa incapacidad gubernamental, por ahora, no puede ser considerada incapacidad moral. Cuando ella, por obra y gracia del Presidente y su entorno palaciego y ministerial roce con escándalos mediáticos y actos de corrupción, como la prensa irá sacando, la discapacidad e ineficiencia gubernamental será tan extendida y sentida como real discapacidad moral suya y de su entorno que definirá, en ese momento, con nitidez la incapacidad moral que muy pocos o casi nadie se atreverán a defender. La oposición está trabajando al desgaste y el gobierno le da insumos, al deslucimiento e inutilización y el gobierno le da motivos, al convencimiento ciudadano de que este gobierno no es tal y no da ni va más y el presidente sigue en campaña olvidando que ya juró como tal hace 4 meses. Presidente Castillo, es cierto, la incapacidad gubernamental no es causal de vacancia por ahora; por obra y gracia suya y de su gobierno, no la convierta en incapacidad moral para su vacancia.

Nuestra inestabilidad política y gobernabilidad, en los últimos años, tienen la solidez de una gelatina sin envase. En los últimos 5 años hemos tenido 5 Presidentes: PPK con 2 pedidos de vacancia, Vizcarra con 2 pedidos de vacancia y ahora Castillo con 2 pedidos de vacancia más; hemos tenido 2 Presidentes electos por un Congreso complementario: Merino obligado a renunciar antes de ser vacado y Sagasti para liderar la transferencia gubernamental; hemos tenido tres gabinetes censurados (Zavala y Cateriano sin querer ser censurados y Del Solar provocando su censura) y hemos tenido 3 Congresos: el congreso con dictadura fujicongresal que fue disuelto, el Congreso Complementario del 2019 y el actual Congreso Nacional. Añadir confrontación a ese escenario tan caldeado, disperso y polarizado es poner leña y combustible al fuego. Oposición y gobierno, reviviendo a Nerón, parecen gozar de ese fuego y procuran convertir, en favor de sus granjerías, el presente y futuro del Perú en algo Negro. Ahora el fuego calienta, no quema. Ahora la vacancia no va, pero si el gobierno no cambia su forma de gobernar, rápidamente esos pedidos volverán, nada la detendrá y defensa no existirá con militantes abandonados, simpatizantes arrepentidos, votantes desalentados, ciudadanos convencidos del desgobierno y aliados ya aislados. Ojalá el Presidente, esté a la altura de entender y enmendar esta situación. Ahora, repito, no habrá vacancia. Repito también, “Yo no sé mañana”.

Seguir leyendo

Especial

El Diario de Jorge Flores Lamas

Publicado

el

El diario de Jorge Flores Lamas

EDUARDO GONZÁLEZ VIAÑA

 

A comienzos de 1976, mientras salíamos de un salón de la universidad de Cambridge, Gran Bretaña, Jorge Flores Lamas me dijo que cuando regresara al Perú iba a fundar un periódico de izquierda.

 

LA REVISTA SE CONVIRTIÓ EN DIARIO NACIONAL.

El optimismo de mi amigo de infancia me sobresaltó. El año anterior, el Perú se había dejado quitar una de las grandes oportunidades de su historia. La revolución peruana emprendida por el general Velasco Alvarado había sido detenida de golpe. Los cambios sociales quedaban en suspenso. La gente de izquierda tendría que temer por su propia supervivencia.

-Tendrás que hacerlo en mimeógrafo.-le dije.

Jorge con Eduardo Ferrand y Humberto Damonte habían fundado la revista “Marka” en 1975. Sin embargo, un periódico era una tarea mayor… y en esas circunstancias, casi un imposible.

Y a pesar de todo, lo hicieron. A su regreso de Europa, el empecinado Jorge y sus socios fueron capaces de sentar en un chifa de la plaza de armas de Lima a Javier Diez Canseco, Rolando Breña, Jorge del Prado y otros dirigentes socialistas para hablarles de un proyecto común y para convencerlos sobre el mismo.

El primero de mayo de 1980 salió a la luz “El Diario” como una experiencia inédita en la cual los partidos políticos de la izquierda peruana se convirtieron en accionistas y empresarios de un periódico destinado a ser importante, o más que importante, trascendente. Más aún, aparte de dictar la línea ideológica y de gerenciar, tenían que revisar sus relaciones con el sindicato… las cuales llegaron en momentos al conflicto.

El diario de Jorge Flores Lamas

En la foto, Jorge Flores Lamas es el primero de la izquierda. Pertenece al álbum de Víctor Hurtado quien está de pie.

LA IZQUIERDA EN EL PERÚ

Generalmente, la izquierda en el Perú ha crecido más en partidos que en militantes. Los fundadores del Diario fueron capaces de lograr que los sectores superaran las discusiones escolásticas dentro de un proyecto común. El Diario mostró un alto nivel de calidad. A pesar de lo que dicen algunos, la calidad no conspiró nunca con la popularidad pues su tiraje creció hasta convertirlo en uno de los primeros del mercado..

Gabriel García Márquez se reunió con Ferrand y con Jorge y les dijo:

-No voy a cobrar por mis colaboraciones. Siempre ha sido mi sueño fundar una revista alternativa de izquierda.

La disensiones internas y la toma del periódico por uno de los grupos terminaron con la experiencia una década después. No obstante, Jorge -el gran concertador y el hombre de las decisiones- había probado que los sueños también pueden hacerse posibles.

La última vez que lo vi fue en el Pacasmayo de nuestra común infancia. Jorge pasaba por una enfermedad de aquellas que ya no tienen salida.

 

SER NIÑOS LECTORES NOS HIZO FUTUROS HOMBRES DE IZQUIERDA

Entre otros hechos relevantes, puedo saber ahora que, en la Universidad Agraria, se recibió de ingeniero e hizo maestrías en ESAN y en Hannover. Sé también que antes de la aparición de la revista “Marka”, ya había sido gerente de Cementos Yura. Y por fin, en los años siguientes al descalabro de “El Diario”, fue funcionario internacional de las Naciones Unidas en México, Italia y Costa Rica. Y que, por fin, asumiendo esa misma función en Kosovo, la alternaba con el estudio y la práctica de la música barroca.

Pero yo prefiero recordar a mi amigo Jorge con quien, cuando teníamos diez o doce años de edad, conversábamos frente al mar. Creo que el hecho de ser implacables lectores fue lo que nos condujo normalmente hacia la izquierda.

Un día, Jorge me preguntó:

-¿Tú crees que el mar habla?

Le respondí que las olas hablan y también lo hacen los pájaros, los cielos y la noche. Le dije que toda la naturaleza habla y canta, y nos lee el futuro, y hay que ser empecinados como lo ha sido él siempre para que nuestro destino se cumpla. Creo que Jorge a estas horas ya lo sabe.

Seguir leyendo

Especial

Livia Béjar Coasaca: Viaje de la memoria

Publicado

el

Livia Béjar Coasaca: Viaje de la memoria

JOSÉ LUIS AYALA

 

Una de las danzas real maravillosas de América Latina, es sin duda el baile  de la Pandilla puneña. Se trata de la expresión de un sentimiento social cultivado por sectores antes segregados, pero que con la proletarización cultural ha tomado un lugar expectante. Las nuevas ciencias sociales señalan que se trata de un acto reivindicativo. Es decir, la cultura que antes era despreciada, hoy representa la pluridentidad, la posmodernidad de la cosmogonía en movimiento.

Todo baile es sensual, representa a una clase social en busca y preservación de su esencia para sobrevivir, a la imposición de la cultura dominante. Tiene sus propias características musicales, movimientos, disciplina y tradición. Pero al mismo tiempo representa tradición y cambio dialéctico. Nada permanece eterno, estático. Como dice Heráclito de Éfeso: “Todo fluye, somos y no somos”

El libro “La pandilla puneña”, cuya autora es Livia Béjar Coasaca, es un trabajo de historia regional, etnografía humana, evolución social, memoria colectiva y subconsciente en movimiento. Representa a una parte esencial de lo que se llama la cholada y que ha conseguido tener una jerarquía en la alegría colectiva. Antes la sociedad mestiza y dominante, los gamonales bailaban con las cholas. Ahora son los cholos que bailan sin necesidad de disfrazarse.

Hasta que apareció la palabra “pandilla” y así se denominó a la mágica alegría colectiva andina, al embriagador movimiento cosmogónico. Como dice Livia Béjar Coasaca cuando se refiere a las mujeres que determinaron organizar el inicio de los conjuntos. “Podemos mencionar –dice– también como anfitrionas, que organizaban estas juntas en los carnavales, a la señora Petronila Vásquez, esposa de Manuel ‘Manongo’ Montesinos, quien no era cojo. La inadecuada referencia histórica se ha popularizado, de que el señor Montesinos era cojo. Fue más bien un gran músico acordeonista  e impulsor de la pandilla puneña. Quien sí fue cojito fue Agustín Dávila, peluquero de oficio, quien introdujo el paso del cojeo y uno de los primeros bastoneros, según el testimonio de Armando Zea Arismendi, quien manifestó haberlo conocido, personalmente”. 1

La pandilla puneña, como muchas creaciones populares colectivas obedecen a insurgencia de nuevos grupos de poder y que necesitan su propio espacio. Ese hecho ocurre permanentemente y cuando hay colisiones, en sociología se denomina el bien limitado. Como nada es permanente ni eterno, los llamados “guías” buscan su propio espacio para demostrar el poder o necesidad de arribar, para tener su espacio y control de lo que ha conquistado. Todos los conjuntos musicales están vinculados por residencia de barrios, oficios, parentesco y vínculos sociales.

Livia Béjar señala: “No existían todavía los conjuntos o agrupaciones más tradicionales en la ciudad de Puno, que hoy son reconocidos. Sino que se trataba de un grupo de familias que en diferentes domicilios organizaban las reuniones del carnaval y terminaban bailando la pandilla. Tal vez trasladándose de una casa a la otra en trechos cortos. Lamentablemente muchas de estas familias hoy quedan en el anonimato y ha perdido su protagonismo. Cuenta Doris Díaz, hija del músico Pilar Díaz que su mamá doña Martina Barrios García y Juan Pari, organizaban su pandilla de familias y amigos, que posteriormente daría origen a la pandilla Dunker Lavalle de corta existencia. Parte de los músicos de este conjunto formarían posteriormente la Lira Puno”. 2

Sin duda la pequeña burguesía local compuesta por terratenientes, grandes comerciantes y funcionarios públicos, debido al ferrocarril entre Mollendo, Arequipa, Puno, Cusco y la Paz (Bolivia), acumuló una gran fortuna. Pero tenía su propia alegría intransferible de clase dominante. Los cholos y cholas a lo máximo que podían aspirar era ser comerciantes menores, trabajadores libres. Por tanto, cada clase social tenía o creó su propia forma de manifestar sus frustraciones, conquistas o  alegrías colectivas.

Livia Béjar Cosaca, que conoce el tema a profundidad afirma que la pandilla puneña: “De la época en que ya se formaron los conjuntos pandilleros, no podemos dejar de mencionar al Círculo Unión Puno, Conjunto Pandillero La Lira Puno, Centro de Arte Vernacular Los Íntimos de Puno. Posteriormente Centro Musical y de Danzas Theodoro Valcárcel, Agrupación Puno de Arte y Folklore (APAFIT), Asociación cultural y Pandillera María Auxiliadora”.

Gamaliel Churata en 1922 convivía con Inés Tresierra, hija del cura Tresierra. De modo que los Orqopata tenían acceso a las sotanas del cura. Chutara organizó una pandilla, se disfrazaron de cholas: Dante Nava, Inocencio Mamani, Emilio Vásquez, Carlos Pacho, el loco Sánchez y Demetrio Peralta, acompañados de tres criadas de la familia Peralta. Churata encabezó la pandilla vestido de cura. Vestidos con sotanas del cura Tresierra: Emilio Romero, Mateo Jaika, Emilio Armaza, Aurelio Martínez, Eduardo Fournier, Joaquín Chávez, Inocencio Mamani, Pedro Gutiérrez y carpintero Pedro Tintaya.

Un conjunto de músicos hacía bailar a cholas sensuales con curas ataviados con  mantones de manila y bastante serpentina. Todo empezó en la calle Tacna y llegaron hasta la recova. La policía hizo parar a la música y todos fueron detenidos. El Dr. Francisco Chuquihuanca Ayulo, arguyó en la comisaría, que los curas tenían derecho a beber, bailar, cantar, llorar, acariciar y enamorar a las cholas ricas igual que los mestizos.

1.- Livia Béjar Cosaca. Fantasía pandillera. Pág. 8.  Impresión: Imprenta Eligraf. 2020 Arequipa

2.- Livia Béjar Cosaca. Fantasía pandillera. Pág. 9. Impresión: Imprenta Eligraf. 2020   Arequipa

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.