Contáctanos

Especial

Criterios para gobernar

Reflexiones sobre cómo debiera administrarse el país, tras la derrota de la ley del empleo juvenil que cayó ante el empuje aleccionador de un vigoroso movimiento de jóvenes.

Publicado

el

Criterios para gobernar

Gobernar el Perú ha sido para muchos una tarea que implica tomar decisiones de carácter económico y algunas otras de organización y funcionamiento del aparato estatal, aplicando algunas políticas por sectores de atención gubernamental.

Visto así, el gobierno no sería nada complejo si es que se asignaran estas tareas a técnicos en gestión pública y económica; pero el gobierno de una nación tal y como lo demanda una sociedad para alcanzar sus objetivos de desarrollo integral, requiere mucho más que gestores públicos, necesita líderes capaces de dirigir a su pueblo a involucrarse en el logro de objetivos compartidos en una visión colectiva del tipo de nación que buscan construir.

Este liderazgo conlleva entonces atributos personales que permiten tener visión del camino a seguir, entendimiento de las maneras de lograr los objetivos y capacidad para dirigir a los demás al logro de los propósitos nacionales.

Una de las facultades que deben tener estos líderes es sin duda la de razonar según los intereses superiores de su pueblo, analizar las situaciones en función del interés común, colocar en una balanza los intereses en conflicto y ser capaz de decidir manteniendo el equilibrio del respeto a los derechos de todos. Para muchos una tarea muy difícil, cuando se llega al poder representando intereses de grupo o se trata de mantener en el poder siendo obsecuente a estos intereses.

POPULISMO
Caer en el liderazgo populista que hace creer que existe un compromiso con el pueblo en tanto se sirve a intereses de los grupos que dominan la economía del país, ha sido la falacia política que ha generado las condiciones de injusticia social que vive el Perú. Bajo lemas de favorecimiento al pueblo, propalando políticas inclusivas de los pobres en la economía, se han cometido los peores actos de gestión gubernamental en agravio de los derechos del pueblo.

Esto tiene una explicación, quienes llegan al poder bajo lemas populistas en los cuales verdaderamente no creen, están más comprometidos con los financistas de sus campañas electorales que con el mismo pueblo que los eligió.

Si analizáramos cada uno de los criterios de gobierno que se han revelado en las leyes aprobadas, en el tipo de personas convocadas al gobierno, en las políticas de gestión económica y sus formas de aplicarse en la economía del país, tendríamos un diagnóstico de a quién sirve el gobierno y cómo sus criterios para gobernar se dirigen a defender sus intereses.

La derogada ley de promoción laboral juvenil es un ejemplo de cómo un gobierno puede ser convencido de la “bondad” de una norma legal para “promover el empleo juvenil” que lesiona las condiciones de dignidad laboral de los jóvenes con pleno respeto a los derechos laborales de toda persona, patenta como aceptable restringir derechos por el factor de la edad (prohibido por el art. 2 de la Constitución) y de una supuesta inexperiencia o falta de calificación que implica una norma arbitraria y de sustento falaz al suponer que por ser joven se carece de experiencia o de calificación técnica.

CAJA DE PANDORA
De aceptarse tales criterios como válidos para legislar derechos laborales, se abriría la caja de Pandora para que se legisle también que las personas sean remuneradas por sus condiciones personales, a criterio del empleador, pudiéndose restringir derechos cuando estas condiciones lo justifiquen.

Un criterio perverso que puede llevar a las sociedades del mundo a un utilitarismo del ser humano que acarreará la destrucción de las bases morales que sustentan las naciones.

El criterio de pagarle a cada quien por sus condiciones personales, está en contra del concepto de justa paga por el trabajo, es decir la remuneración por el trabajo que se realiza, y quien puede realizarlo debe recibir el pago justo sin que se considere sus condiciones personales, si es hombre o mujer, si es joven, adulto mayor o anciano, si es creyente en una fe religiosa o no, si está casado o soltero, si está embarazada o no, etc.

La capacitación para el trabajo sin duda es un factor a considerar para el establecimiento de la remuneración justa, sin embargo la demostración de esa capacidad para el trabajo se verifica en su realización, más allá de las certificaciones escritas que pueda presentar el trabajador.

En nuestro país existen enormes limitaciones para que los sectores poblacionales de menores recursos accedan a la educación superior técnica o universitaria, no obstante la gran mayoría de jóvenes aprenden destrezas para el trabajo trabajando en diferentes oficios, convirtiéndose muchas veces en expertos en lo que hacen, la falta de certificación de un centro de estudios o de capacitación técnica no invalida sus capacidades para el trabajo, ni justifica una remuneración menor por el mismo trabajo que puede hacer otra persona con certificaciones.

PROMESAS VANAS
Quiere decir, sin menoscabar el esfuerzo de muchos jóvenes que estudian y se preparan para trabajar con las certificaciones correspondientes, que no se puede desvalorar el aprendizaje de las habilidades para el trabajo que no tienen certificaciones, al señalarse la remuneración para el desempeño de un trabajo para el cual el trabajador está capacitado.

Se llegó a aprobar una ley laboral juvenil y se pretendió reglamentarla bajo los mismos criterios discriminatorios, excluyentes y desvalorizados de las condiciones personales de los jóvenes para el trabajo; la justificación de su capacidad para promover el empleo juvenil de los más pobres es una falacia, pues patentará el subempleo como forma legal de contratación laboral.

Desde las diatribas electorales de Toledo sobre las “services malditas” creadas bajo el gobierno de Fujimori, proclamando que desaparecerían en su gobierno, hasta las de García en el mismo sentido anunciando condiciones laborales justas para los trabajadores, pasando por las promesas de Humala para erradicar los contratos tercerizados creados bajo el gobierno de García, que buscaban defraudar los derechos laborales, nos encontramos aún hoy bregando frente a los criterios arbitrarios de gobierno que buscan servir a los intereses de los grupos de poder y mantienen sus sistemas de explotación laboral intactos.

ADEMÁS
Bastaría con que los peruanos nos negáramos a aceptar estas condiciones de trato de nuestros gobiernos para impedir que se sigan aplicando, es hora que no solo los jóvenes se pongan de pie para decirle no al abuso sino también el resto de la sociedad, y nos encontremos hombres y mujeres, no importando nuestra edad ni nuestra condición personal, en una marcha por la Justicia laboral en el Perú, esa fuerza capaz de establecer relaciones justas y edificar naciones libres.

Beatriz Mejía Mori
Colaboradora

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

El milagro del Jirón Quilca

Publicado

en

Jorge Leopoldo Altamirano Pizarro

La próstata lo estaba matando. A punto de convertirse en cancer, prácticamente ya solo esperaba no despertar mas un dia cercano, total, había vivido la mejor época de esa vieja Lima jaranera y criolla que ya desapareció.

Don Jorge Leopoldo Altamirano Pizarro, descansa mirando con devoción la imagen que un día, en su desesperada lucha contra la muerte, pintó del Señor Crucificado. Como buen católico, cumplía con su promesa al barbudo de arriba hecha en su lecho de moribundo.

Hoy vive de milagro, de esos que solo el Vaticano reconoce, aunque el suyo aún no lo hayan escrito.

“Me inspiré en el ‘Señor Crucificado’, cuando estuve internado grave en el hospital Loayza. Una noche en que todos dormían. Eran tres o cuatro de la madrugada, empecé a rogarle como loco, a hablarle, a gritarle: “Padre, sáname, y te prometo que cuando esté sano te voy a pintar para que te adoren y te quieran, para que todos vean que hay un Señor que me ha sanado…”, relata emocionado don Jorge.

Jorge Leopoldo Altamirano Pizarro

Don Jorge tiene una fe religiosa inquebrantable.

Este viejo bonachón, recuerda que de niño le gustaba ver los cuadros y los murales en los restaurantes de su barrio. Así empezó, como jugando, con los años, después comenzó a dibujar y para su sorpresa, había gente que le compraba sus bocetos.

“Yo no soy jubilado, (como tantos otros) y necesito comprarme un pan, pagar mi luz y el agua, y no siempre logro vender mis obras. A veces me desespero, gracias a Dios siempre cae algo, no sé si del cielo o del Estado, pero puedo cubrir mis principales necesidades”, comenta.

Junto con más de 500 mil adultos mayores en pobreza extrema, Jorge Altamirano recibe la subvención económica que le otorga el Estado cada dos meses, a través del Programa Pensión 65 del MIDIS.

A don Jorge le gustaría transmitir sus conocimientos, sus experienciasa los jóvenes y a aquellos pobres muchachos que se inclinen por el arte. “El arte y la pintura van más allá de lo psíquico, es un estado de salud mental, donde la persona va a desarrollar una visión, porque para pintar hay que ver el mundo en todos sus aspectos, y esa es una parte de la formación de todo ser humano”.

Su vida, afirma, es más tranquila desde el año 2014, al incorporarse como usuario del Programa Pensión 65, pues le permite sobrevivir y acceder a los servicios de salud del Sistema Integral de Salud-SIS.

“Lo mío fue innato, nadie me enseñó”, confiesa, mientras muestra con satisfacción sus piezas de arte en su vivienda del jirón Quilca 250 interior 14, en pleno Centro Histórico de Lima.

La pequeña pensión del Estado que recibe el señor Altamirano, lo hace sentirse más tranquilo y como ´pintor´ se siente revalorado, con lo cual mejora su autoestima y su salud emocional, digamos que ahora es un anciano que envejece con dignidad.

 

Fotos: Jorge Verástegui

Fuente: Pensión 65

Seguir leyendo

Especial

La batalla por un nuevo Chile

Publicado

en

La batalla por un nuevo Chile

“Gente que es postergada,

Gente que es anulada,

Gente que sabe que su voz, no es escuchada

¡Nunca!”

Fiskales Ad Hok, “Lindo momento frente al caos” (2007).

 

La élite política económica, luego de generarse el estadillo social chileno, mencionaba, sorprendida que “no lo veían venir”. Esta afirmación, sería una de las primeras que señalarían lo alejado que estaba el mundo de la élite, ese que Sebastián Piñera llamaba como “el oasis chileno”, (que consta de un puñado de familias que han saqueado el país y debilitado a gran escala lo estatal), y el otro Chile, aquél que no aparecía en los medios de comunicación, ni en los índices de “desarrollo”. Esa mayoría de chilenos que la primera dama, Cecilia Morel, no dudó en nombrar “extraterrestres”, cuando indignada afirmaba en su audio filtrado de whatsapp que “vamos a tener que disminuir nuestros privilegios y compartir con los demás” (Morel, 2019).

¿Cómo no lo iban a ver venir? Si el pueblo llevaba años demostrando su descontento en las calles, por múltiples las causas. El 2011, los estudiantes sacudieron y cuestionaron los cimientos del sistema con el movimiento estudiantil, siendo de gran relevancia. El 2016 surge la causa “No + AFP” con marchas varias en contra del sistema de pensiones y el 2018, el movimiento feminista cuestionaba los abusos y las desigualdades de género.

En el movimiento estudiantil, los estudiantes, tanto escolares como universitarios, alzaron su voz por el derecho a una educación pública, de calidad, y, sobre todo, al fin del lucro en las universidades privadas. Como menciona Alberto Mayol, el concepto “no al lucro” fue de suma importancia porque “pasa a cristalizar el abuso económico por asimetría de poder” (Mayol, p.53, 2019). Se puso en debate las desiguales propias del modelo impuesto en la dictadura de Pinochet por militares y tecnócratas, a costa de represión; desapariciones; muertes y nula participación y consulta ciudadana.

Es relevante señalar también que, pocos meses antes del estallido, en junio del 2019, el Colegio de Profesores de Chile estuvo en paro por más de dos meses, buscando soluciones reales a los problemas de la educación y, nuevamente, el Estado no otorgó las soluciones debidas, respondiendo con represión y negacionismo. El economista chileno -Chicago boy disiente-,Ricardo FFrench-Davis Muñoz, desde fines de los años noventa, ya advertía a los políticos y economistas “cuidado con seguir abusando de la paciencia de la gente”. (Ffrench-Davis, 2019).

Lo que partió siendo una evasión masiva del Metro, terminó con una fuerza desmedida en contra de los estudiantes. El presidente Sebastián Piñera, dio la orden de colapsar las estaciones del metro de carabineros, quienes no dudaron disparar perdigones en contra de menores de edad.

Luego, la escalada de violencia fue en aumento, terminando con la quema de varias estaciones del metro, y revueltas por todo el país. Chile, de jactarse de ser uno de los países más ordenandos de la región, ardía en llamas. Los chilenos, destruían y se rebelaban en contra del capitalismo atacando los bienes materiales, el mismo sentido de “evadir” el pasaje, era atacar a la élite donde más les dolía, en lo monetario. Barricadas, quema de televisores, y de un sinnúmero de bienes, recuerda a los franceses rompiendo la Bastilla con sus propias manos, dando inicio a una gran revolución.

La respuesta del Estado, en vez de apaciguar las cosas, echó más bencina al fuego, demostrando el nulo manejo político, al sacar de sus cuarteles a los militares, y declarar la guerra contra su propio pueblo, en vez de buscar diálogo y soluciones. Trayendo fantasmas y reabriendo heridas no sanadas de un pasado traumático, violándose los derechos humanos de la ciudadanía nuevamente. El gobierno, a través del miedo y represión trató de callar la voz del pueblo, pero, esta vez, produjo el efecto contrario.

El estallido social que comenzó en octubre del 2019, mostró el hartazgo de los abusos y la impunidad sistemática y también, la falta de representatividad y legitimidad hacia los sectores dirigentes. En este aspecto, es una crisis en el sistema político y de incredulidad hacia los poderes que manejan el país, pues carecen de moral social. Claudio Nash, Doctor en Derecho y académico de la Universidad de Chile, explica que el estallido de octubre fue consecuencia del proceso de degradación del acuerdo sobre derechos fundamentales en Chile (Nash, 2019).

Hemos dado ejemplos de cómo el pueblo chileno ya se había estado manifestado para exigir una vida más justa y el fin de la impunidad de los intocables en la historia del país, es decir, del sector político, empresarial y policial. Pero, todas las demandas, no querían ser escuchadas, la plutocracia que maneja Chile, se negó, una y otra vez, a tocar el modelo y ceder a las demandas sociales.

Por otro lado, un simbolismo del neoliberalismo y la mala salud mental, se refleja en el caso del Mall Costanera Center, abierto al público en el 2012. Aquel centro comercial cuenta con el rascacielos más grande de Latinoamérica, convirtiéndose en el epicentro del consumismo y del culto para el credo capitalista chileno. A pesar del orgullo y admiración que esto significó para algunos, paradójicamente, desde la inauguración de su mirador en el 2015, han sucedido una serie de suicidios en el lugar. Suicidios que han sido abordados desde la frialdad máxima y una deshumanización total. Cada vez que una persona decidía acabar con su vida en la cumbre del consumismo, el mall ponía una pequeña carpa para que las personas siguieran consumiendo. Los medios de comunicación oficiales, también guardaban un silencio sepulcral.

Pero, tras el estallido social, el Costanera decidió cerrar para evitar los saqueos masivos. Un crudo relato de cómo para la cultura neoliberal y empresarial chilena los bienes valen más que una vida. Los suicidios del Mall, también demuestran la hostilidad y la violencia estructural de un país que no vela por los derechos básicos y elementales de sus ciudadanos, ni por su salud mental, sino solamente por las reglas del mercado.

La batalla por un nuevo Chile

El despertar chileno, es significativo y auténtico por varios aspectos, por ejemplo, por su gran alcance, ya que se dio a nivel país, conectado las regiones con la capital. Asimismo, casi inmediatamente se convirtió en un movimiento intergeneracional. Por otro lado, primera vez que no se marcha con banderas de partidos, más bien, la bandera negra de la anarquía, junto con la mapuche, han sido las que han flameado al viento de tiempos mejores.

Es un despertar de conciencia colectiva, que no tiene relación con ningún partido político. Se ha generado el sentido de comunidad y unión, rompiendo con la soledad y hostilidad del individualismo incentivado por el neoliberalismo, que, a través de la idea del “hombre que se hace a sí mismo” busca generar la competencia y la autoexplotación como el modo de ascenso, anulando la responsabilidad del Estado en otorgar condiciones aptas para la sociedad.

El sentido de pertenencia a una lucha en común es tan fuerte, que el estallido surgió sin líderes, y luego de cuatro meses de protestas, siguen sin existir dirigentes que encausen la insurrección. “Ahora que nos encontramos, no nos soltemos” es uno de los slogans que se pueden ver rayados en las calles de Santiago, apelando a mantenerse unidos a pesar de que los poderes fácticos pretendan generar divisiones.

Otro fenómeno interesante que ha sucedido, es la resignificación y apropiación del espacio público. Las calles se han convertido en un verdadero museo de la revuelta, expresando diferentes demandas y consignas, pero todas tienen en común la esperanza de un cambio estructural, y el derecho a una vida digna.

El estallido también ha significado la lucha por discursos disidentes, por cuestionar incluso los fundamentos del Estado-nación chileno, lo que se plasma en la cantidad de estatuas de los conquistadores o a héroes nacionales de la independencia que han sido derrumbados, y, en su lugar, se irguen estatuas de mapuches e indígenas chilenos. La crítica es contra el Estado que ha negado, segregado y acusado de terrorista a su población indígena, y también una manera de reivindicación y de ampliación de la representatividad a estos sectores.

En este aspecto, para la resistencia, significa un momento refundacional de otro Chile, con otros “héroes” nacionales, como los mapuches (que llevan años siendo reprimidos de la manera que lo son los manifestantes ahora) los estudiantes, y, el gran emblema de las marchas y concentraciones, “el negro mata pacos”. Un perro que marchaba el 2011 en el movimiento estudiantil, defendiendo a los estudiantes de los carabineros, convirtiéndose en el símbolo de resistencia.

La fuerza policial, ha resultado ser el gran enemigo de la rebelión. Una de las insignias que más se repiten (tanto en las calles como en las redes sociales) es ACAB(Allcops are bastards) ya que la fuerza policial ha sido desmedida en contra de los manifestantes. La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, tras su visita a Chile, concluyó que en el país se violan sistemáticamente los DDHH a través de ataques generalizados usando la fuerza excesiva con la intención de dañar y castigar a la población.

Basta ver la cantidad de denuncias en contra de carabineros, los más de 400 ojos mutilados desde que “Chile despertó”, y los abusos sexuales vividos por mujeres y personas LGBT+. Abusos que han sido denunciados por el movimiento feminista “Las Tesis” con su canto y coreografía “un violador en tu camino” haciendo alusión a la falta de sanción de los grupos dirigentes, que son tanto cómplices como responsables. O la cantidad de atropellos por parte de carros policiales a los ciudadanos. El hincha colocolino Exequiel Fernández, murió afuera del estadio monumental luego de ser arrollado, sin razón aparente, por carabineros.

Los manifestantes, han tenido que recurrir a redes de apoyo mutuo, y cooperación para poder resistir. La primera línea, ayuda a apagar los gases lacrimógenos, permitiendo de esta manera a que las personas puedan concentrarse, evitando peores daños por la fuerza policial. Tanto hombres como mujeres, han dedicado su vida a defender al pueblo en esta primera línea de combate, en la “zona cero”, la rebautizada “Plaza de la Dignidad”, anterior “Plaza Italia”. Las toponimias de las calles han cambiado, al “Cerro Santa Lucía”, se le ha vuelto a denominar con su nombre mapuche, “Cerro Huelén”, o a la calle Constitución, se le agregó “Nueva Constitución”, entre otras. La creatividad, ha sido una constante.

Es lamentable que el gobierno, tras cuatro meses de descontento social, siga contestando con represión y distorsionando la justicia (un profesor que saltó un torniquete fue preso, mientras que carabineros que han matado a personas han quedado con firma mensual), criminalizando la protesta y sin dar soluciones reales.

El próximo 26 de abril, Chile se juega en el plebiscito la posibilidad de que gane el “apruebo” a una nueva constitución, que podría ser el inicio del cambio tan anhelado. Esperemos que logre la construcción de una democracia más avanzada, que se pueda incluir a los ciudadanos en esta nueva carta magna y se dé inicio a un Chile no solo de una plutocracia, sino de todos los ciudadanos. Como dicen los rayados en la calle, “no queremos la normalidad, porque la normalidad era el problema”.

 

PALOMA RODRÍGUEZ SUMAR
Historiadora chilena

Seguir leyendo

Especial

EEUU. Bernie Sanders: ahí viene el cuco

Publicado

en

Bernie Sanders

Cunde el pánico en el Estados Unidos de arriba. Bernie Sanders es el competidor a vencer por los otros contendientes, o por lo menos a restarle empuje, en las primarias de Carolina del Sur del sábado 29, y, sobre todo, en el supermartes 3 de marzo cuando se disputarán 1357 delegados al colegio electoral.

El domingo 23 de febrero sonaron las alarmas en el Establishment del Partido Demócrata y, en general de los adinerados, cuando Sanders se dibujó como favorito para obtener la nominación presidencial de esa agrupación.

Autodefinido como socialista democrático, adquirió un gran impulso en la contienda demócrata al imponerse por amplio margen en las primarias de Nevada con una cantidad significativa de voto latino, conquistar también el voto popular en las de Iowa y New Hampshire y acumular más delegados que los demás precandidatos.

Pero no lo quieren ni el Comité Nacional del partido, ni sus figuras dominantes, como Obama, los Clinton o el también precandidato y ex vicepresidente Joe Biden, todavía favorito de esas instancias para la nominación.

A Sanders lo quiere el pueblo pero no lo quieren: Biden, Obama, Clinton,  ni en Wal Street.

A Sanders lo quiere el pueblo pero no lo quieren: Biden, Obama, Clinton, ni en Wal Street.

Claro, tampoco lo quieren Wall Street ni el país corporativo, donde, para empezar, las industrias de guerra y las grandes empresas farmacéuticas y de seguros se verían muy perjudicadas de llegar a la Casa Blanca el senador por Vermont.

Pero también todos los muy ricos pues de una presidencia de Sanders debería esperarse una reforma fiscal que haga pagar más a los que más tienen, al revés de cómo ha sido en las últimas décadas. No se diga con Trump, cuando las grandes fortunas apenas contribuyen al fisco y ha continuado profundizándose la irritante desigualdad extrema, que ya iguala o supera la existente antes de la Gran Depresión de 1929.

El llamado sueño americano nunca existió, pero ahora mucho menos puede hablarse de algo así en un país con millones de pobres y de personas sin hogar y en condición de calle y una población crecientemente aquejada de enfermedades crónico-degenerativas, con cada vez más millones sin acceso, o acceso muy limitado, a los servicios de salud. Es una verdadera paradoja que Cuba, con bloqueo reforzado casi hasta la asfixia, posea índices de salud superiores a los de su bloqueadora, la más grande potencia imperialista de la historia. Ahí están los datos de la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.

Sanders aboga por políticas que el 1 por ciento aprecia subversivas, socialistas, locas. Entre ellas, acabar con las intervenciones en el extranjero, implantar un sistema de salud gratuito y de cobertura universal, educación gratuita y liquidación total de la deuda de los universitarios, fomentar las energías renovables y el cuidado medioambiental y control de la venta de armas de fuego.

Según una última encuesta de Reuters, el senador por Vermont supera a todos sus contendientes en el favor de los votantes demócratas y conquista la mayor parte del voto afroestadounidense a escala nacional. La encuesta solo no le otorga el voto afro en Carolina del Sur en particular, donde da como ganador de este y, por consiguiente, del estado, al hasta ahora casi desaparecido ex vicepresidente Biden.

 El candidato izquierdista propone implantar un sistema de salud gratuito y de cobertura universal.

El candidato izquierdista propone implantar un sistema de salud gratuito y de cobertura universal.

Sin embargo, analistas aducen que la intensa campaña del multimillonario Tom Stayer en este estado le va a restar una cantidad de votos tradicionales de ese origen a Biden, que pueden dar la victoria a Sanders. En ese caso, se anotaría casi la cuarta victoria al hilo pues en Iowa solo le faltaron unas décimas para ganar en número de delegados, aunque ganó el voto popular.

La cuestión con Sanders no es solo el programa, muy humanista y de profunda vocación social. Puede que aun más preocupante para el 1 por ciento sea la gran coalición transétnica y transgeneracional que ha venido construyendo el veterano político desde 2018, que puede trascenderlo por obvias razones de edad o hasta en caso de un magnicidio.

Si la encuesta de Reuters refleja la realidad y son acertados los vaticinios de analistas sobre la preferencia del voto latino y juvenil por el senador, este puede muy bien echarse a la bolsa una buena tajada de delegados el supermartes y, con la onda expansiva que eso cree, ganar California y Texas, con su enorme peso en el colegio electoral.

¿Podría Sanders ganar a Trump en 2020? Se antoja muy difícil que el Establishment, capaz históricamente de cualquier cosa por suprimir a un adversario, acepte ese escenario cuando aires fascistas y continuistas circulan por los pasillos de la Casa Blanca. Pero en tiempos de grave crisis política nada debe ser descartado de antemano.

No obstante, el hecho de que un movimiento como el que apoya a Sanders se haga con la nominación demócrata es ya una enorme proeza de gran significación política y puede implicar otros fenómenos novedosos para analizar en siguientes entregas.

Lo que está muy claro es que el capitalismo neoliberal no es aceptado ya por los electores en casi ningún país, incluido Estados Unido y ello es, en parte, lo que explica las tentaciones fascistas en sectores de las clases dominantes.

 

ANGEL GUERRA CABRERA
Twitter: @aguerraguerra

Seguir leyendo

PUBLICIDAD

Lo más reciente

Inversión sin precedentes, pero necesaria y urgente Inversión sin precedentes, pero necesaria y urgente
Políticahace 14 horas

Inversión sin precedentes, pero necesaria y urgente

Una publicación de la BBC ha dado cuenta de la mayor virtud que viene mos­trando el gobierno peruano en la...

Presidente Vizcarra confirma 1,065 casos de coronavirus en el país Presidente Vizcarra confirma 1,065 casos de coronavirus en el país
Políticahace 14 horas

Presidente Vizcarra confirma 1,065 casos de coronavirus en el país

El presidente Martín Vizcarra confirmó la existencia de 1,065 casos de coronavirus en el país. En conferencia de prensa virtual,...

Suspenden hasta hoy sesión de Junta de Portavoces Suspenden hasta hoy sesión de Junta de Portavoces
Políticahace 14 horas

Suspenden hasta hoy sesión de Junta de Portavoces

Hasta hoy fue suspendida la sesión de Junta de Portavoces del Congreso, convocada para abordar un conjunto de iniciativas legislativas....

Ejecutivo lanza programa de educación escolar a distancia Ejecutivo lanza programa de educación escolar a distancia
Políticahace 14 horas

Ejecutivo lanza programa de educación escolar a distancia

El lunes 6 de abril se iniciarán las clases, de manera no presencial, para todos los escolares de colegios públicos...

Programa Qali Warma brindará servicio a más de 1 millón de escolares Programa Qali Warma brindará servicio a más de 1 millón de escolares
Políticahace 14 horas

Programa Qali Warma brindará servicio a más de 1 millón de escolares

A partir del 6 de abril, el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma brindará de manera extraordinaria, en el...

Pacientes de diálisis advierten que toque de queda les perjudica Pacientes de diálisis advierten que toque de queda les perjudica
Políticahace 14 horas

Pacientes de diálisis advierten que toque de queda les perjudica

La Asociación Nacional de Pacientes de Diálisis y Trasplante (ANPADYT Perú) advirtió que el toque de queda, decretado por el...

CAF apoya al Perú en su plan de acción para enfrentar el coronavirus CAF apoya al Perú en su plan de acción para enfrentar el coronavirus
Políticahace 14 horas

CAF apoya al Perú en su plan de acción para enfrentar el coronavirus

El Ministerio de Salud del Perú recibirá USD 400.000 en recursos no reembolsables de CAF -banco de desarrollo de América...

Ley de Protección Policial no se ajusta a parámetros constitucionales Ley de Protección Policial no se ajusta a parámetros constitucionales
Políticahace 14 horas

Ley de Protección Policial no se ajusta a parámetros constitucionales

El pasado 27 de marzo de 2020 el Congreso de la República promulgó por insistencia la Ley Nº 31012, Ley...

Los trabajadores viven en Arequipa y hay peligro de contagio. Los trabajadores viven en Arequipa y hay peligro de contagio.
Políticahace 14 horas

Cerro Verde. Primer caso reportado de Covid 19

La empresa Cerro Ver­de acaba de reportar el primer caso positivo y re­conocido de Covid 19 en el sector minero....

Covid-19, China y EE.UU. Covid-19, China y EE.UU.
Políticahace 15 horas

Covid-19, China y EE.UU.

Según el gobierno chino, ya tendría controlada la pandemia de tal forma que ya no hay nue­vos casos en el...

Anuncio

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.