Correspondencia entre Churata y Mariátegui

92
0
José Carlos Mariátegui

José Luis Ayala

 

A través de la correspondencia entre Gamaliel Churata a José Carlos Mariátegui, es posible rastrear la formación del intelectual peruano en el siglo XX. Cada una de sus cartas expresan además una permanente preocupación por tratar de leer el Perú, la necesidad de construir una fuerza política capaz de transformar la realidad. De allí que las coincidencias entre ambos escritores autodidactas sean enormes. Todo debía empezar por descifrar la realidad y luego teorizar para llevar adelante una tarea histórica.

La correspondencia entre Churata y Mariátegui, es una cátedra abierta para saber cómo es que a través de Amauta, Mariátegui supo llegar hasta lugares de mayor efervescencia social, conocer el Perú y transformarlo en una República moderna y con justicia social. Amauta no era una revista de orden político, sino cultural pero Mariátegui supo asumir una actitud pedagógica para divulgar sus ideas de orden marxista.

Esta es la primera carta de  Churata a Mariátegui: “Puno, 24 de Abril de 1929. Querido compañero Mariátegui: Debe usted estar extrañando mi silencio de tantos días. Pero es que la Vida, así, con mayúscula, sigue atacando mis izquierdas revolucionarias y se ha propuesto dejarme limpio el camino de todos los seres que eran mi legado de alegría. Ayer fue Teófano Churata, le siguió muy luego Qemensa Churata, mis hijos, y el 12 de abril a las cinco treintinueve minutos de la madrugada, Brunilda mi compañera, chiquilla que con quince años floridos vino desde Chile a pagar mi tributo a la tierra. Fácil es que piense que tanto golpe si me ha endurecido el cuero me ha puesto también muy dolorida el alma.

Esta la razón porque no di inmediata respuesta a su cariñosa carta, y porque, sobre todo, no he cumplido con pagar lo que debo. Entre nosotros cabe la confidencia y la anécdota. Estamos hechos para la lucha humana, y podemos, por tanto, regalarnos el secreto de las lágrimas y de las llagas. Crea, no obstante, que aunque con tanto retardo, voy a cumplir proletariamente con mi deber. Y ya le tengo dicho con esto todo.

Me cogió la muerte de mi mujer escribiendo un artículo, que por desgracia me salió excesivo, referente a una afirmación de Basadre en “Variedades”: “El Vanguardismo que acaso vive sus últimas horas”. Se lo enviaré muy luego para “Amauta” y usted lo publicará si le parece bueno.

Cuando tenga tiempo ensayaré tejer un estudio de lo que yo creo más fundamental en

Eguren, esto es: su indianidad. El tema es temerario; pero así me agrada. Desde las primeras lecturas que gocé de este poeta, y ya ello corre para más de quince años, siempre lo sentí andino, por sobre la apabullante razón de su costeñismo. Claro que me robustezco en la presunción, y me halago pensando que podría decir mucho en ese sentido. “Amauta” siempre inmejorable. ¡Cómo pudiera yo ayudarlo pronto! Pero, tenga paciencia. Acaso muy pronto me encuentre en posesión de algunos centavos, y entonces le probaré que mis protestas de fraternidad son sinceras. ¡Acaso, pronto! Le abrazo con sumo cariño y le reitero el afecto y la adhesión. Churata. Saludos a los compañeros”.

Cansado Mariátegui de la estrecha vigilancia de la soplonería del régimen de Augusto B. Leguía, decidió instalarse en Buenos Aires. Allí publicaría Amauta como sus libros. El viaje comenzaría por trasladarse a Arequipa donde se encontraría con Churata para fortalecer la organización Partido Socialista, para lo cual le envía  las  resoluciones programáticas y el plan de organización del Partido Socialista en Puno y sobre todo organizar a los aymaras y quechuas del altiplano:

En la última carta de Churata sin fecha, que posiblemente haya sido escrita en 1927 Mariátegui dice: “En una clínica bonaerense se me practique al fin la aplicación ortopédica que necesito para salir de esta ya insoportable inmovilidad en una chaisse longue o una silla de ruedas”. Mariátegui murió el 16 de abril de1930, sin haber podido realizar su humano proyecto.

Artículo anteriorLas enseñanzas de Carlos Castaneda
Artículo siguienteLeche Gloria celebra 80 años en el Perú donando un millón de vasos de leche junto a sus consumidores