Conecta con nosotros

Editorial

“Confesión de parte” de José Williams

Publicado

el

Un viejo axioma jurídico reza: “A confesión de parte, relevo de pruebas”. Significa que quien confiesa algo, libera a la contraparte de tener que probarlo. Y este axioma ayer se ha hecho realidad en el Congreso de la República cuando su presidente general José Williams ha expresado ante la Misión de la OEA, sin que nadie se lo pregunte: “No tenemos la intención de hacer un golpe de Estado”.

La esperada reunión de la mesa directiva del Congreso con los comisionados tomó casi dos horas y se centró en el análisis de la situación política del país. En otra perogrullada, Williams dijo “hay fricciones fuertes, pero que no nos han llevado a una crisis”. Es decir, todo lo contrario que sus colegas Patricia Chirinos, Norma Yarrow, Jorge Montoya, quienes lo eligieron presidente y que todos los días no hacen sino hablar de la crisis política.

Para justificar la posición crítica del Parlamento, dijo que el malestar se genera “por nombramientos de funcionarios que no tiene la competencia, mala burocracia, malas decisiones, mal funcionamiento” del Ejecutivo, pero no mencionó ni de lejos que el Congreso ha sido incapaz de aprobar alguna ley que resuelva los problemas estructurales del país, por lo cual la aprobación de la ciudadanía a su labor es la más baja de toda la historia.

El buen general presentó a los congresistas como unos angelitos: “De treinta mociones de interpelación solo pasaron nueve a censura y de esas solo fueron censurados cinco ministros”. Casi pide una estrellita en la mano, por buen comportamiento Y más bien, quiso hacer de acusete relatando que hay veinte denuncias presentadas contra Pedro Castillo, pero de ellas solo tres han sido formuladas por congresistas. Por ello, es injusto que se nos tilde de “golpistas”, acabó diciendo.

La conocida novela “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde” narra bien el síndrome de doble personalidad. Ayer los feroces parlamentarios vacadores se presentaron como unos mansos corderitos, acosados por el lobo chotano. A estas horas, juran que los miembros de la Misión de la OEA les han creído.

Seguir leyendo
Anuncio

Editorial

Contraloría tras Gobernadora de Arequipa

Publicado

el

Los medios de prensa mistianos revelaron ayer que el Gobierno Regional de Arequipa tiene contratado a un funcionario sentenciado por corrupción y que le ha encargado nada menos que la presidencia suplente de un concurso por más de 7 millones de soles, que ha acabado en un escándalo. 

Noticia triste porque los tres últimos gobernadores tienen problemas con la justicia: Juan Manuel Guillén, está condenado por colusión, Yamila Osorio  es investigada por la Fiscalía por presunta colusión con una empresa para la construcción de la variante de Uchumayo y Élmer Cáceres Llica purga prisión por haber sobornado a sus consejeros regionales, con lotes de terreno. Ahora, la actual gobernadora Kimmerlee Gutiérrez se suma a la lista de las autoridades cuestionadas. 

Su caso es especialmente grave porque pone en riesgo el mayor proyecto de desarrollo de la región: la irrigación Majes-Siguas. De acuerdo al contrato de concesión con la empresa  Cobra, el Gobierno Regional tiene la obligación de entregar el sistema hidráulico en perfecto estado de operación, lo que no ocurre ahora porque la presa de Condoroma filtra y los túneles están sin mantenimiento. Se requiere, por ello, un diagnóstico altamente especializado que debe ser realizado por una empresa de primer nivel.

En lugar de ello, la gobernadora Gutiérrez  ha realizado un concurso que ha tenido como único postor a un consorcio recién formado, carente de experiencia en presas de envergadura  y con unos términos de referencia técnicamente discutibles, al grado de que ninguna empresa seria aceptó postular. Es decir, que está viciado de nulidad.

Tanto así que, para entregar la buena pro, la gerencia regional designó a Héctor Modesto Mamani Titi, quien el pasado 2 de noviembre fue condenado por la Corte Superior de Puno a la pena de cinco años de pena privativa de la libertad efectiva, por el delito de negociación incompatible. Hoy la Contraloría investiga por qué razones la gobernadora Gutiérrez incurrió en ese error tan burdo. “¡Era su última oportunidad!”, comentan socarronamente los funcionarios.

Seguir leyendo

Editorial

Gabinete Chávez: ¿empieza a arrugar?

Publicado

el

Anteayer, el enfrentamiento entre Ejecutivo y Parlamento se asemejaba a una escena de película del Oeste, en la que en el duelo de dos contendores ganaba el que disparaba primero a matar. Pero, ayer la confrontacional primera ministra Bettsy Chávez cambió el tono. Primero, dijo que la presentación de la segunda cuestión de confianza era solo “un rumor”, después envío amistosas cartas de invitación a los voceros de las bancadas parlamentarias invitándolos a reunirse con ella y, por último, lanzó la consigna: “¡Ni vacancia, ni cierre del Congreso!”.

Sin embargo, la carta de respuesta a sus declaraciones y a su invitación de la bancada de AvanzaPaís, le agrió la mañana. Ahí, sin medias tintas, le aclaran que el cierre del Congreso no es un “rumor” sino que ella y su jefe de gabinete de asesores se encargaron de escribirlo en blanco y negro en el acta del último consejo de ministros. Razón por la cual, decidieron rechazar la invitación, a menos que se retractara de lo declarado públicamente.

Al mismo tiempo,  el Congreso notificó al presidente Pedro Castillo de la tercera moción de vacancia en su contra por “incapacidad moral” y dio, así, un paso más en la defensa de sus atribuciones, melladas por la bravata del gabinete Torres de autodeclarar su cuestión de confianza como rechazada. Además, también empezó a correr el pedido de suspensión presidencial, más viable de ser aprobado que la vacancia. Y, por último, algunas bancadas, como la de APP, adelantaron que negarían la confianza a Bettsy y equipo.

Probablemente por estos hechos, el ministro de Justicia Félix Chero, en horas de la tarde, saltó al ruedo para reiterar que no está en agenda la presentación de una “segunda cuestión de confianza”, pero el asesor legal del gobierno olvida que el artículo 130° de la Constitución obliga a la jefa del gabinete a plantear una cuestión de confianza sobre su política de gobierno. Es decir, se va a votar una nueva cuestión de confianza, si o si.

En ese contexto, el retroceso de Bettsy no es malo, lo que  hay que preguntarse es si será suficiente.

Seguir leyendo

Editorial

Moción de vacancia sin sustento legal

Publicado

el

Ayer, toda la prensa de derecha se refociló en propagandizar la moción de vacancia que el Congreso de la República ha admitido a trámite. Así, el presidente del Parlamento José Williams refirió: «De conformidad con las normas leídas, en la siguiente sesión del Pleno se consultará la admisión de la moción de orden del día de pedido de vacancia de la presidencia de la República. Igualmente, en cumplimiento de las normas citadas, la presidencia comunica que el pedido de vacancia ha sido puesto en conocimiento del presidente de la República».

Con ello, triunfales, supusieron que habían devuelto el golpe a Pedro Castillo, después de la amenaza de cierre del Congreso. Pero no repararon en que la propia moción llevaba en su texto su negación y las razones de su nulidad. En efecto, en su fundamentación de cuestiones de derecho, la moción señala que la Constitución en su artículo 117° fija tres causales de vacancia: “impedir las elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales o municipales; disolver  el Congreso… o impedir su reunión o funcionamiento, o los del Jurado Nacional de Elecciones y otros organismos del sistema electoral”.

Pero, ¡oh maravilla!, la moción no precisa en cuál de estas tres únicas causales de vacancia ha incurrido el profesor chotano, pues por ninguna otra se podría decretar su vacancia. Es más, ya que últimamente el Congreso ha decidido que el Tribunal Constitucional es su padrino, podría preguntarle sin dilación cómo se podría vacar al presidente si no existe prueba alguna que haya cometido aunque sea una de estas causales constitucionales.

Los antiguos decían que la ignorancia es atrevida, y este caso lo confirma. ¿Cómo se puede pedir la vacancia bajo una fundamentación jurídica que la niega? Mejor haría Williams en pedir a los estudios de abogados que han participado en la elaboración del mamotreto que devuelvan los honorarios que han cobrado o que, en el mejor de los casos, que presenten una acusación conducente, porque con la moción presentada la vacancia no va a ningún lado, excepto el tacho.

 

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.