Conecta con nosotros

Editorial

Comisionitis aguda

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Al general Juan Domingo Perón se le atribuyen varias frases indispensables del diccionario político latinoamericano. Una de ellas reza: «lo mejor para que un problema no se resuelva es crear una comisión». El recuerdo viene al cuento porque, ante la dramática situación creada por el derrame de 6,000 barriles de petróleo en el mar de Ventanilla, lo único que se le ocurrió al gobierno del profesor fue crear un comité de crisis.

Así lo dispuso el gabinete en su sesión del miércoles, bajo el argumento de «atender de manera inmediata en las tareas de contención y remediación de los efectos generados por el desastre ecológico». Por lo cual, el miércoles formó ese comité con la PCM y los ministerios de Ambiente, Agricultura, Defensa, Produce y Relaciones Exteriores. Luego, los miembros del flamante comité y sus refuerzos posaron para una foto panorámica donde se veía a más de 20 altos funcionarios trabajando.

Pero, en la realidad, la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez ya está bastante ocupada con el problema de Las Bambas y no tiene tiempo para responder a la prensa sino una vez a la semana, por lo cual cargarle una responsabilidad más no parece una buena idea.

Los hechos siguientes confirmaron esa impresión. La PCM declaró que Repsol no tenía plan de contingencia. El ministerio del Ambiente declaró que la empresa debería acabar la limpieza en 10 días. El ministerio de Energía y Minas pidió el plan de trabajo y cronograma de la limpieza. La cancillería, por su parte, opinó que Repsol debe resarcir el desastre de manera inmediata. El Servicio Nacional Forestal dio instrucciones para levantar a las aves muertas. La OEFA dijo que el ámbito del derrame era más grande. Toda una galleta de informaciones, propia de que el comité de crisis carece de reglamento, vocero y existencia formal.

Mientras tanto, la empresa se iba de alivio y, en lugar de buscar un relleno sanitario de residuos peligrosos, se dedicó a enterrar el petróleo en la playa, burlando la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos.

Ante este panorama ¿no sería mejor nombrar a un Alto Comisionado presidencial que dirija el comité de crisis a tiempo completo, para que centralice la investigación y la comunicación a fin de que los ministerios no se pisen entre ellos las mangueras y Repsol cumpla con la ley? Un enérgico Daniel Abugattas o un experto ambiental como Manuel Bernales Alvarado, lo podrían hacer mucho mejor que Mirtha Vásquez, para que los culpables no se salgan con la suya.

Seguir leyendo
Anuncio

Editorial

«Mamacha» Maricarmen, la verdadera representante

Publicado

el

Editorial Diario UNO

En Huancavelica se transformó. En unos minutos dejó de ser la presidenta del Congreso de la República, doctora María del Carmen Alva, para convertirse en una paisana más. Para ello se hizo las trenzas -ayudada por su peluquera pagada por el Parlamento-, calzó las enaguas y las polleras (uff!!, que incomodidad) y como pudo se acomodó la lliclla y el sombrero. Y zas!!!, quedó cambiada, ya era la mamacha Maricarmen. Con ese atavío salió a la tribuna y dio su ultimátum rotundo: «Estamos recorriendo el país para estar cerca de ustedes y que nos conozcan. Porque nosotros somos los verdaderos representantes del pueblo, de ustedes» dijo agitada y pensó que era muy duros los sacrificios que sus asesores le habían programado para proyectarse como la mejor alternativa para nueva presidenta del Perú

Tras escuchar sus palabras, todo el país tembló de entusiasmo. En la comunidad de Fuerabamba, en Apurímac, los campesinos pensaron que tras mases de conflicto, por fin, la presidenta del Congreso llegaría para sentarse en la Mesa de Diálogo con la empresa MMG Las Bambas, para garantizar con su presencia que se levante el estado de Emergencia. Más al norte, en medio de la hoya amazónica en Manseriche, Loreto, los nativos awajún respiraron aliviados porque imaginaron que la Mamacha llegaría y se pintaría la cara de ocre para apoyar sus reclamos contra la empresa estatal Petroperú. También en Lima, las polvorientas calles de Jicamarca se llenaron de júbilo pensando que la «verdadera representante» se acercaría a ellos para ayudarlos en sus reclamos contra Sedapal y la ARCC, para que se construyan las conexiones de agua y alcantarillado que nunca han tenido y para que se canalice el Huaycoloro.

No fueron los únicos lugares en los que su anuncio sonó a música celestial. También los pescadores de Ventanilla, Ancón y Chancay, soñaron con que la reconvertida Maricarmen se remangaría el pantalón y treparía en una chalana para ver cómo el mar seguía contaminado negándoles sus frutos por culpa de Repsol. Igual ocurrió en ciudad Gozen, Ticlio Chico, cubierta por la neblina…

Pero el sueño colectivo de una congresista de verdad identificada con el pueblo no duró mucho. Solo a las 24 horas de estancia en Huancavelica, cuando se encontraba en Lecclespampa, a 3,423 m s.n.m., Maricarmen ya no pudo más y se desvaneció por el soroche. En un segundo renunció a la idea, se soltó la trenza y arrojó el poncho «¡Ya me cansé de ser mamacha, vámonos a Lima!» fue lo último que se le oyó decir.

Seguir leyendo

Editorial

Mariúpol y el curso de la guerra

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Mariúpol, es una ciudad portuaria y modelo industrioso a orillas del mar de Azov. Puerto clave para la industria y la agricultura, era asimismo conocida como la capital ucraniana del acero, habiendo estado ligada, desde sus orígenes, a la península de Crimea. Para la prensa internacional era el símbolo del fracaso de la invasión de Rusia a Ucrania, por su tenaz resistencia. Desde febrero, la mayor parte de la ciudad ya había caído, pero un contingente del ejercito ucraniano se había hecho fuerte en las instalaciones de la planta siderúrgica Azovstal, donde hasta 1.000 civiles se llegaron a refugiar. Desde ahí, en heroica acción, resistían los bombardeos y el asedio.

Los analistas occidentales aludían a esa resistencia como el símbolo que revelaba la inutilidad de la superioridad humana y militar rusa y un ejemplo de la efectividad de la cooperación militar occidental con Ucrania. Pero la verdad iba por otro lado, la situación interna en la acería era insostenible. Las reservas de alimentos y agua se agotaban y cientos de heridos se extinguían lentamente por falta de atención médica adecuada. El lunes, a última hora, la cadena CNN informó que el Ejército de Ucrania anunciaba que sus fuerzas habían completado su «misión de combate» en Azovstal, una manera retórica de decir que se habían rendido.

Ante el éxito militar ruso, el bloque occidental ha anunciado nuevas medidas de respuesta. Algunas son de utilería, como la presencia por video conferencia del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en la ceremonia inaugural del 75 Festival de Cannes celebrada ayer. Otras son más amenazantes, como la decisión de Suecia y Finlandia de entregar hoy en Bruselas su solicitud de ingreso en la OTAN, lo que pondría a las fuerzas militares del bloque europeo más cerca de la frontera rusa.

Para analistas menos parcializados, Vladímir Putin dispone, por fin, de algo asimilable a un triunfo: la rendición de Avozstal, permite a Rusia asegurarse el control completo y culminar la conexión de la provincia separatista de Donbás con la península de Crimea. La importancia de este acto es tanta que el presidente Emmanuel Macrón ha empezado a hablar de que Ucrania debería empezar a pensar en concesiones territoriales y que ambas partes deberían darse un baño de realismo, para detener el conflicto bélico.

Parece, por ello, que la toma de Azovstal es mucho más que una pequeña victoria militar y que podría ser, más bien, el acto que cambie el curso de la guerra hacia su solución.

Seguir leyendo

Editorial

Cobriza: una buena noticia inadvertida

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Por décadas, Complejo Metalúrgico de La Oroya fue el factor de dinamización de la economía del centro del Perú. Se estableció en 1922 como inversión de la empresa norteamericana Cerro de Pasco Copper Co. y generó la proletarización de parte del campesinado, la ampliación de la carretera central y la mercantilización de la producción comunal para la alimentación de los campamentos mineros, entre otros cambios sensibles. Además, la ciudad de La Oroya creció alrededor de este complejo.

El gobierno militar nacionalizó el complejo y creó Minero Perú, pero volvió a privatizarse en 1997 transfiriéndose la propiedad a la empresa Doe Run Perú (filial del grupo Renco). Pero en esos momentos no existían normas ambientales y el crecimiento vino acompañado de la contaminación, quedando sujeto a un marco legal más exigente. En el 2009, Renco entró en crisis financiera e inició un proceso de reestructuración y, luego, se produciría una vorágine de intentos de liquidación que no resultaron exitosos.

Hoy en día, la mina Cobriza, ubicada en Huancavelica, es el activo más valioso y prácticamente el único realizable. Por ello, el acuerdo suscrito el pasado 7 de abril, entre la empresa Cobre de los Andes SAC con la liquidadora Consultores A1 para la compra de la mina por un monto de 22 millones de dólares, es una excelente noticia económica

Cobre de los Andes SAC es subsidiaria de un fondo canadiense que está dispuesto a ceñirse a los lineamientos de nueva política minera del gobierno, esto es: transformación primaria, tecnología moderna y compromiso social. De hecho, ya mantiene buenas relaciones de trabajo con la vecina comunidad de San Pedro de Coris.

Ahora solo falta que la operación de compra-venta sea ratificada por la Junta de Accionistas, en la que participan el Minem, en representación del Estado, con 65% de las acciones y la empresa Cayman con 35%. La ratificación permitiría generar recursos para pagar la deuda social y comercial del complejo e inyectaría un nuevo influjo económico a la estratégica región central, granero de la Gran Lima.

Quizás por ser tan buena noticia, no solo para el gobierno sino para la economía peruana, los medios de comunicación conservadores ni han reparado en ella. En cambio, los que estamos por la modernidad con justicia social, nos felicitamos que se haya llegado por fin a un buen acuerdo para todos.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.