Traición Aves sin nido

    207
    0

    Esta mañana escucho al ex Canciller Francisco Tudela, entrevistado por el resucitado Denis Vargas Marin, en la radio por streaming que ha inventado Philips Butters para huir de la paliza judicial que le ha propinado RBC.  No puedo dejar de comparar al quechuablante e incásico Denis Vargas, con  el torvo Tumbesino Felipillo. Tan escandalosa es su sumisión ante la barbarie hecha Derecho que lanza un descendiente de los conquistadores y los corsarios holandeses como Tudela. Y sentí mucha pena por el simbolismo para el periodismo y la política de esta entrevista.

    El Primer argumento de Tudela, para fundamentar la causa a favor de la acusación de Traición a la Patria, es que Castillo habría conspirado con el MAS y Evo Morales, para una cesión territorial efectiva para que Bolivia acceda al mar.

    Para ello, el ex Canciller solo ofrece la entrevista de Fernando del Rincón de CNN. No presenta documento alguno, video o foto que demuestre una conspiración política Chotano-Aymara para materializar la traición. Es un supuesto sin fundamento factico ni material.

    En segundo lugar, Tudela, presa del fanatismo anti chavista, afirma que Evo estuvo en Perú para llevar a cabo una reunión en el Cuzco con el fin de buscar una ruptura de las regiones del Sur Peruano anexándose a un estado multinacional próximo a crearse. Lo cierto es que Evo Morales vino a una reunión que buscaba vincular la defensa de las decenas de etnias existentes a un proyecto de integración sud americana.

    Era un paso de organización, que no tenía expresiones secesionistas, y compatible con espacios existentes como la CAN, SELAC o el casi extinto Mercosur.

    Aquí si Tudela demuestra, no solo prejuicios políticos, sino históricos y raciales, contra el proyecto integracionista y multicultural que se expresa en la nueva democracia que hoy vence en toda América Latina. Nada resulta más subversivo que recuperar la identidad, revisar la historia tergiversada de la Conquista, Independencia y Republica, como seguro incluye ese proceso.

    Esa liberación étnica, identitaria y cultural es a los que se oponen los mandones del viejo orden.

    El miedo al indio y la guerra de razas, tan vigente en el Perú de hoy es usado como arma política de división del país, como el miedo a los negros y judíos que cultivan los de la DBA de todo el mundo.

    Ese es el determinismo ideológico de la Acusación de Traición a la Patria, que ubica claramente el enfrentamiento entre el viejo orden sin indios de Tudela y sus amigos de Coordinadora Republicana con el recio indio boliviano Evo Morales Mayma. Pedro Castillo es solo un pretexto para agitar las mismas tesis de una derecha, que hoy es un ave sin nido, porque quiere un país conquistado y sometido.

    Artículo anterior¡Vamos por una Nueva Constitución!
    Artículo siguiente¡Carteristas e ineptos a granel!