Conecta con nosotros

¿Por qué Maduro sigue en el poder?

Publicado el

Frontera de Venezuela

Por tierra, por aire, desde la frontera colombiana, desde la brasileña, con víveres, conciertos, y el Gobierno de Nicolás Maduro sigue en pie. A todas luces parece un milagro. Si nos basamos en los informes de la mayoría de la prensa no existe otra forma de explicar la permanencia en el poder del sucesor de Chávez.

Estados Unidos ha impuesto sanciones asfixiantes a los dos principales sustentos de la economía venezolana, el petróleo y el oro. La situación es tan acuciante que renombrados economistas venezolanos opositores a Maduro demandan que Washington contemple alternativas en caso de no derrocar a Maduro, ya que continuar con el bloqueo económico llevará a la población a la hambruna.

La mayoría de medicinas y alimentos del país caribeño proceden del exterior y casi todas las puertas para acceder a divisas necesarias para importarlos están truncadas. Afortunadamente para el pueblo, Rusia y China continúan siendo aliados de Venezuela, pero su ayuda no es suficiente.

Esta semana, el exsubdirector del FBI (feb 2016-enero 2018), Andrew McCabe, publicó un libro en el que revela una conversación privada con Donald Trump en 2017. El presidente estadounidense le habría dicho: “No entiendo, ¿por qué no estamos en guerra con Venezuela? Tienen todo el petróleo y está en nuestra puerta trasera”.

Si esto es cierto, Trump contemplaba invadir Venezuela desde inicios de su mandato. El anhelo parece estar haciéndose realidad. Pero sería injusto dejar de reconocer su esfuerzo. De hecho, para lograrlo, ha puesto a disposición a las principales figuras de su equipo.

John Bolton, asesor de Seguridad de la Casa Blanca, canceló su viaje de la próxima semana a Corea -donde iba a coordinar la segunda cumbre entre Trump y el líder de Corea del Norte- por enfocarse en los acontecimientos en Venezuela. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, viajará este lunes a Colombia para reunirse con el Grupo de Lima, con el fin de continuar presionando y derrocar a Maduro.

Elliott Abrams, encargado de dirigir la política estadounidense con Venezuela -y experto en golpes de Estado, escuadrones de la muerte y contrabando de armas- se encuentra desde el jueves en Cúcuta, frontera colombiana-venezolana. Desde ahí dirige lo que espera que sean los últimos días de Maduro.

Irónicamente optaron por que el prefacio de la invasión fuera un divertido concierto con la presencia de algunas de las figuras más reconocidas de la música latinoamericana. Al apoyar a Trump, todos aquellos que participaron han perdido cualquier legitimidad si algún día se les ocurre expresarse en contra de sus políticas racistas.

En el lado venezolano, el gobierno de Maduro intentaba desafiarlos con otro concierto que contó con más participación de venezolanos que el organizado por el bando golpista. La casi nula cobertura mediática lo redujo a una suerte de manotazo de ahogado, si bien los miles de asistentes dirían lo contrario.

Tanto los millones de personas que siguen respaldando a Maduro, como los que simplemente prefieren expresarse en contra de Guaidó, no son tontas. Están hartas de la escasez, la difícil rutina producto de la inflación y la agobiante presión de Estados Unidos y sus aliados.

Sin embargo, mantienen su apoyo a Maduro/o rechazo a Guaidó porque no aprecian alternativas plausibles que vayan a mejorar su situación actual, en caso de entregarse a las intenciones de Washington.

El autoproclamado presidente, Juan Guaidó, pertenece a un partido de la oposición –Voluntad Popular– que es odiado por la población venezolana. Es el grupo político más radical y violento del país. En 2014 lideró protestas que dejaron a 43 muertos y que inclusive quemaron una guardería infantil. En 2017 orquestaron una segunda ola de protestas, dejando a más de 100 personas muertas, entre ellas 23 quemadas vivas, la mayoría chavistas.

Por varias semanas, la violencia confinó en sus casas a gran parte de los ciudadanos, agravando la descabellada situación económica que ya entonces se vivía. Cuando las protestas acabaron, incluso las personas contrarias a Maduro quedaron totalmente desencantadas con el partido Voluntad Popular y, en general, con el cúmulo de partidos que nunca dejaron de pelearse entre sí, y cuyo comportamiento fue confrontacional y escasamente propositivo.

Sumado a la amplia desilusión con los partidos de la oposición, están los sectores que en su momento apoyaron al chavismo y que ante la posibilidad de un nuevo gobierno dirigido por la derecha venezolana y las fuerzas internacionales neoliberales, temen literalmente por sus vidas; temen a una guerra civil y a las ansias de venganza de los potenciales nuevos dirigentes. En paralelo está el temor al hambre.

Y es que si bien Venezuela vive una severa crisis económica, hasta el momento el gobierno se las ha arreglado para proveer alimentos, vivienda y salud a gran parte de los sectores menos favorecidos. Con las nuevas medidas neoliberales, enmarcadas en las directrices del FMI y el Banco Mundial, el pueblo venezolano sabe que perderá cualquier política social que le permita subsistir.

Así, el que Maduro permanezca en el poder no es obra de un milagro, sino de decisiones racionales tomadas por la mayor parte del pueblo de ese país.

Los juicios “racionales” también las toma Estados Unidos. Derrocar a Maduro beneficiará a las compañías estadounidenses al tener control del país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

Pero esta decisión igualmente tiene un carácter geopolítico: recuperar poder en la región. No es casualidad que Trump haya mencionado esta semana que después de Venezuela vendrán Cuba y Nicaragua, algunos de los pocos países que le plantan cara en este hemisferio.

La situación es más complicada de lo que aparece en los mantras de los medios de comunicación regulares. Por ejemplo, en ellos se presenta esta intentona golpista bajo el manto del esfuerzo por ingresar “ayuda humanitaria” a Venezuela.

Lo cierto es que Maduro ha declarado que aceptará la ayuda siempre y cuando sea canalizada por las Naciones Unidas. Por su parte, las Naciones Unidas y la Cruz Roja se han rehusado a entregar la “ayuda humanitaria” de Estados Unidos porque afirman que obedece a intereses políticos. No se equivocan.

Seguir leyendo
Anuncio

Política

Fiscalía reprograma citaciones a Castillo

Publicado

el

Ministerio Público - Fiscalía de la Nación

La fiscal de la Nación, Patricia Benavides, reprogramó las citaciones al presidente Pedro Castillo para que rinda su declaración indagatoria en las investigaciones preliminares que se le inició por los casos Petroperú y la salida de Mariano González como Ministro del Interior.

La magistrada citó al Jefe de Estado para este viernes 12 de agosto afín de que rinda su declaración indagatoria por las presuntas irregularidades detectadas en la licitación para la adquisición de barriles de Biodiesel B 100 a la empresa Heaven Petroleum Operators S.A, caso conocido como “PetroPerú”.

Seguir leyendo

Política

Reafirman convenio en favor del sector salud

Publicado

el

Pedro Castillo

Durante la ceremonia de reafirmación del convenio para estabilidad de los trabajadores del sector Salud, en Palacio de Gobierno.

Durante la ceremonia de reafirmación del convenio para estabilidad de los trabajadores del sector Salud, en Palacio de Gobierno, el presidente Pedro Castillo llamó a los trabajadores del sector Salud a forjar una sola fuerza a fin de asegurar la atención médica de las familias más vulnerables, en especial, las afectadas por el friaje.

Seguir leyendo

Política

Vicepresidenta Boluarte pide gobernabilidad al Congreso

Publicado

el

Dina Boluarte

La vicepresidenta de la República, Dina Boluarte, pidió al Congreso de la República apostar por la gobernabilidad y permitirle al presidente Pedro Castillo terminar su mandato el 28 de julio de 2026.

En declaraciones a un medio colombiano, señaló que el pueblo peruano los ha elegido por cinco años, así como a los miembros del Legislativo, por lo que llamó a ese poder del Estado a cumplir el mandato que el pueblo les ha dado. “Por eso yo quiero desde acá pedir al Congreso que sea un Congreso que, con ese espíritu democrático, pueda apostar por la gobernabilidad y permita al presidente Pedro Castillo terminar su gobierno el 28 de julio de 2026”, declaró a W Radio.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.