Conecta con nosotros

Paredón para los lectores de Vallejo

Publicado el

“Juan Carlos al paredón, por comunista y por masón”

Viví en Madrid en los setentas y escuché a millares de franquistas en la Plaza España en noviembre de 1976, coreando esa condena a muerte contra su rey por el hecho de que dentro del camino hacia la democracia éste había propuesto y logrado la legalización de todos los partidos políticos incluidos el socialista y el comunista.

Como una muestra de que los intolerantes y los estúpidos caminan de la mano y de que los hay en cualquier tiempo y lugar, la semana pasada escuchamos y leímos en Lima acusaciones de que el presidente Francisco Sagasti estaba llevando el Perú al “comunismo internacional” por el hecho de haber leído en su discurso inaugural unos versos de César Vallejo, el más grande de nuestros poetas, por casualidad comunista.

En el Perú, luego de la caída de Fujimori, no ha habido transición alguna, ninguna reforma política, ninguna revocación del acta con la cual Fujimori sustituyó nuestra última constitución, la de 1979.

En esas condiciones, el criminal fujimorismo es completamente legal, tiene un partido político e incluso fue la fuerza determinante para el efímero gobierno de Manuel Merino con el cual se pretendía arrasar con los fiscales y los jueces valientes y detener la lucha contra la corrupción.

Los adláteres de Merino han intentado desprestigiar las heroicas marchas de los jóvenes, “terruquearlas” y hasta echar lodo sobre la memoria de los jóvenes asesinados.

Es el mecanismo normal de su actuación en política. Con el fin de hacer olvidar sus crímenes y escándalos, acuden al terruqueo y a la falsa acusación contra el presidente de estar entregándonos al comunismo internacional como ya hicieron desde el Congreso cuando dieron una ley de muerte civil contra quienes, luego de décadas de prisión, intentaban trabajar en sus profesiones para mantenerse. Además de perverso, establecer leyes contra quienes ya han pagado su pena es una aberración jurídica por completo nula.

Repito lo que antes he dicho: Hay una distancia kilométrica entre Francisco Sagasti y sus antecesores inmediatos desde 2016. Su maestría y doctorado lo colocan a considerable trecho de un semiextranjero vulgar apellidado Kuczynski quien comenzó la tragicomedia, de la señora Mercedes Aráoz, complicada en la masacre de Bagua, del defenestrado Martín Vizcarra y, por fin, de Manuel Merino, el personaje final en cuya hoja de vida figuran una sucinta y dudosa secundaria y algunas antiguas fotos como guardaespaldas.

O como alguien ha escrito en el Facebook, la diferencia entre Sagasti y los hombres de la cloaca es que él no hiede.

“No engaña, no seduce. No paga. No compra.” Y no nos va a entregar al “comunismo internacional.”

Y sobre el poeta:

César Vallejo fue en realidad un preso político y un candidato a pasar largo tiempo en la cárcel o a morir de súbito castigado por sus ideas socialistas.  Perteneció a “Norte”, un grupo de jóvenes que además de ser geniales, adherían a las utopías del siglo, el socialismo, entre ellas. Uno de ellos tenía que pagar por eso.

Nuestro poeta fue testigo y denunciante de un acto criminal ocurrido en Santiago de Chuco, su pueblo, (1920) cuando azuzados por los poderosos, los gendarmes acantonados allí se levantaron en armas, intentaron eliminar a las autoridades locales y asesinaron a un intelectual amigo del poeta. Con piedras y con sus propias fuerzas, los vecinos impidieron que aquello se convirtiera en un genocidio.

La acción judicial fue iniciada contra los gendarmes y sus instigadores. Sin embargo, movida por fuerzas misteriosas, la Corte Superior de Trujillo la convirtió en una investigación judicial contra los denunciantes y las propias víctimas. El juez ad hoc enviado al lugar de los hechos festinó trámites, fabricó pruebas, inventó personas, dibujó firmas de personas ausentes y, bajo tortura, obtuvo la confesión de un supuesto autor material de los crímenes quien decía haber sido armado por Vallejo.

A pesar de que todo este carnaval. Vallejo nunca fue absuelto. Salió a la calle gracias a lo que código de entonces llamaba “libertad provisional”. Viajó a Francia y, a pesar de que lo deseaba fervientemente, nunca pudo volver a su tierra. Hacerlo habría significado ser recibido en la mazmorra que lo estaba esperando…Por eso, hoy mismo, es odiado tanto…

Seguir leyendo
Anuncio

Edición digital

Edición digital 1 de octubre de 2022

Publicado

el

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Seguir leyendo

_Portada_

Portada 1 de octubre de 2022

Publicado

el

Seguir leyendo

Política

Candidata a municipio de Pueblo Libre es deudora morosa

Publicado

el

En redes sociales han cuestionado que Tello haya mezclado campañas de salud con la actividad proselitista.

La improvisación en su máxima expresión. La aspirante de Renovación Popular al sillón municipal del distrito de Pueblo Libre, Mónica Tello, ha realizado su campaña electoral asegurando contar con la experiencia necesaria para realizar una gestión exitosa, pero contradictoriamente su nombre figura en el Registro de Deudores Morosos del Poder Judicial.

Una simple búsqueda en la plataforma del Servicio de Consulta en el mencionado registro del Poder Judicial, arroja como resultado la ficha de la candidata de Renovación Popular, que de acuerdo a la ejecución de laudo arbitral dispuesta por el 16 Juzgado Civil Comercial de Lima,  aún consigna una deuda por 26 mil dólares.

Sendas resoluciones emitidas por este juzgado en el 2019 (Expediente N° 09084-2018-0-1817-JR-CO-16) determinaron la existencia de una deuda por alquileres por más de 44 mil dólares, el desalojo de la hoy candidata de un inmueble ubicado en la calle Galicia, de Pueblo Libre, la asistencia policial de ser el caso y la inscripción de la deudora Tello en el Registro de Deudores Morosos del Poder Judicial.

Como dato adicional, cabe mencionar que el domicilio fiscal de la Cámara de Turismo de Pueblo Libre, de la cual Tello afirma ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) mantener la representación, tiene la misma dirección del inmueble del que fuera desalojada tras la decisión judicial.

IMPROVISACIÓN POPULAR

Por si fuera poco, la candidata Tello tampoco ha sido muy prolija en la conformación del equipo con el que pretende ser elegida alcaldesa de Pueblo Libre. Tras la exclusión de Fabiola Lucero Silva Montero como candidata a teniente alcaldesa, quien hoy es el candidato a teniente alcalde y sucederá a Tello ante una eventual remoción del cargo o viaje fuera de la jurisdicción distrital, es un adolescente de 19 años sin estudios concluidos ni experiencia laboral alguna.

Pablo Manuel Núñez del Río, estudiante de IV ciclo de derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú, se convertiría así no solo en el alcalde más joven del Perú sino en la prueba viva de la improvisación y la precariedad institucional que desbordan la política local.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.