Conecta con nosotros

Las víctimas del presidente Bolsonaro– II

Publicado el

Jair Bolsonaro

El ascenso del presidente ultraderechista ha estado marcado por la desinformación al pueblo brasileño procedente del monopolio mediático y de adinerados políticos.

Es una pena que la caballería brasileña no haya sido tan eficiente como la estadounidense, que exterminó a los indios, dijo Jair Bolsonaro en 1998. Fue una frase premonitoria de lo que es su actual gestión.

Proteger a las comunidades indígenas y preservar la naturaleza están íntimamente interconectados, y las recientes medidas de Bolsonaro son un ataque a ambos. Designó a una terratenienta a la cabeza del Ministerio de Agricultura, la que ahora alberga los poderes para decidir sobre el destino de las comunidades originarias (delimitación, proyectos de explotación).

Sus tierras se han puesto en bandeja para complacer los intereses de las compañías agrícolas y mineras, lo que confina a las comunidades indígenas a defenderse contra su propio estado y frente a unas fuerzas de seguridad que tienen el apoyo del presidente para disparar a todos aquellos que consideren “criminales” o “disidentes”.

LAS BBB

“Biblia, Balas y Buey” hacen referencia a los grupos de poder que llevaron a la presidencia a Bolsonaro. Responden además a los lineamientos de sus políticas. En mi artículo de la semana pasada abordé detalles sobre la B de “Buey”, representada por el lobby de millonarios agricultores, quienes financiaron gran parte de la campaña de Bolsonaro. Este lobby cuenta con 261 miembros electos dentro del congreso brasileño, conocidos como la bancada ruralista. Hace varios años, estos millonarios de la agroindustria vislumbraron la importancia de su presencia en el Poder Legislativo, con el fin de aprobar leyes que beneficien sus empresas. Con el paso de los años, han ido invirtiendo más en sus candidaturas para tener mayor presencia en el congreso brasileño.

La B de “Balas” alude a los grupos de la industria armamentista y militar que respaldan a Bolsonaro e impulsan la flexibilización del acceso a las armas, una medida que estaría a punto de ser decretada y que facilitaría el porte de armas a los mayores de 25 años sin antecedentes penales. Esto va aunado a un paquete de políticas de “mano dura”, como brindar protección e impunidad a los policías en caso maten a un criminal, aprobar la pena de muerte, incrementar las penas y reducir la edad de encarcelamiento a los 16 años.

En resumen, el planteamiento para solucionar la delincuencia pasa por darle a la policía licencia para matar, armar a la población y abarrotar las cárceles de reclusos. Un escenario muy similar al adoptado por Estados Unidos, que es el país con más armas del mundo por persona y con mayor cantidad de población encarcelada del planeta. La experiencia estadounidense es contundente y demuestra que más armas ocasionan más matanzas y que mayores tasas de encarcelamiento no inciden en reducir la criminalidad; por el contrario, ahondan la marginación de grupos ya vulnerables, como lo son la población afrodescendiente y latina, cinco veces mas proclives a ser encarcelados que los blancos.

LA B DE “BIBLIA”

Jair Bolsonaro, un exmilitar nostálgico de la dictadura, llegó a la presidencia aupado por las iglesias católica y evangélica.

Sus ataques a la comunidad LGBTI y a las mujeres constituyen el centro de sus promesas alineadas a los deseos conservadores de la cúpula religiosa. Justo antes de las elecciones suscribió un acuerdo con la Iglesia católica en contra del aborto y las drogas. En su discurso de inauguración prometió combatir la “ideología de género”. En otras palabras, enfocarse en restringir los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, en criminalizar a los miembros de la comunidad LGBTI y en suprimir de la educación cualquier referencia a la libertad sexual y de orientación de género.

A la cabeza del recién creado Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, ha colocado a Damares Alves, una pastora evangélica que asegura que en la era Bolsonaro “los niños brasileños vestirán de azul y las niñas de rosado”, en advertencia a sus posturas en contra de la igualdad de género. Alves afirma que sus políticas revivirán los valores brasileños, que asumen a mujeres y hombres como miembros de distintas esferas de la sociedad, donde las mujeres están en un escalón inferior a los varones. No en vano, su jefe, el presidente Bolsonaro, ha expresado que las mujeres no deben percibir un salario equivalente a los hombres.

Brasil lidera el ranking de países con mayores asesinatos a miembros de la comunidad LGBTI en el continente americano y el ascenso de Bolsonaro no hace sino esperar un aumento de los asesinatos. Los crímenes de odio contra la comunidad incrementaron en un 30%, según el último informe de 2017 de la organización Grupo Gay de Bahía. Bolsonaro ha expresado que es legítimo golpear a los homosexuales y que preferiría que su hijo muriera en un accidente a que fuese gay.

Esta no es una de las siglas con las que candidateó el ultraderechista brasileño, pero nos va a servir para abordar un aspecto transversal a la doctrina Bolsonaro.

Adolfo Hitler

La ignorancia es la causa a la que aluden los sicólogos para explicar las ideas misóginas, homofóbicas y xenófobas. Si en un mismo personaje, se conjugan la ignorancia y otras características que históricamente han servido para normalizar el sometimiento a los demás grupos de la sociedad, tales como ser varón-blanco-católico-con recursos económicos, entonces tenemos el cóctel perfecto que condujo a una figura similar a Bolsonaro, Hitler, a buscar llegar al poder.

Hombres con pensamientos parecidos a Hitler siguen existiendo en el mundo. Lamentablemente la educación desde 1945 no ha mejorado lo suficiente como para desterrar las ideas que intentan endiosar a unos humanos y deshumanizar a otros. Sin embargo, el aspecto clave posibilitador de la ascendencia de Bolsonaro fue la regencia de políticos conservadores y adinerados en las instituciones brasileñas, quienes permitieron una candidatura que debería haber sido invalidada desde el principio en base solo a las declaraciones de incitación al odio vertidas por el llamado “Trump latinoamericano”.

En Brasil, el 56% de la población se autoidentifica como afro, de acuerdo al Financial Times. Aun así, Bolsonaro no gobernará para ellos, ya que los considera inferiores, como a los indígenas, a las mujeres y a los trans, gays y lesbianas. Volviendo a sus ilustrativas declaraciones, en una entrevista de televisión en 2011, comentó que ninguno de sus hijos se enamoraría de una mujer negra porque “están bien educados”. En otra ocasión dijo que los negros no sirven ni para procrear.

DERROCAR A ROUSSEFF, HACER CAMITA PARA BOLSONARO

El ascenso del presidente ultraderechista ha estado marcado por la desinformación al pueblo brasileño procedente del monopolio mediático y de adinerados políticos que han manejado las instituciones a su antojo con el fin de despojar al Partido de los Trabajadores (PT) del poder y junto a ellos las ideas de justicia social y redistribución de los recursos que atentan contra sus intereses. Son estos actores los principales responsables de que un personaje violento, machista y racista como Bolsonaro haya llegado al poder.

Demás está decir que el nuevo mandatario ostenta comportamientos dictatoriales. Él mismo ha alabado a la dictadura militar de su país entre 1964 y 85, y ha señalado que con los votos nada se consigue. Algunos analistas apuntan que la democracia en Brasil es uno de los aspectos principales en riesgo tras la elección del ultraderechista.

No obstante, es preciso recordar que la joven democracia brasileña inició su erosión desde que la expresidenta, Dilma Rousseff, fuera depuesta de su cargo en 2016. El juicio político que culminó con su destitución no tuvo nada que ver con el caso Lava Jato ni con algún acto de corrupción.

La acusación central contra Rousseff fue que su gobierno violó reglas fiscales, maquillando el déficit presupuestal. Sin embargo, esta es una práctica que previos gobiernos brasileños han usado, y que además se ejecuta en varios estados del mundo. Consiste en utilizar fondos de bancos públicos de forma meramente cosmética para exhibir mayor equilibrio entre ingresos y gastos gubernamentales al finalizar el año fiscal.

Según el medio de noticias TheIntercept, la verdadera razón para deponer a Dilma Rousseff habría sido su determinación al ordenar al Ministerio Público llevar una profunda investigación sobre los casos de corrupción, que en aquel momento involucraban a 318 de los 594 senadores y congresistas brasileños, incluyendo al que luego sería el presidente interino de Brasil, Michel Temer.

Jair Bolsonaro

APRESAR E INVALIDAR A LULA, CATAPULTAR A BOLSONARO

Ignacio Lula Da Silva ha sido el presidente con mayor apoyo popular en la historia democrática brasileña y hoy yace encarcelado. Se le culpa de haber aceptado un departamento como soborno a cambio de contratos millonarios a la constructora OAS, que forma parte del entramado de corrupción de la operación Lava Jato.

Lo cierto es que Lula ya ha sido condenado a 12 años de prisión. Sin embargo hasta el momento no se ha presentado ninguna prueba fehaciente de que haya recibido aquel departamento. No existen documentos que revelen que el expresidente o su esposa hayan pasado algún tiempo allí, y menos que hayan rentado el inmueble o recibido algún título de propiedad.

Su acusación se sustenta en el testimonio del expresidente de la constructora OAS, José Aldemário Pinheiro Filho, a quien se le redujo la sentencia de 15 años de prisión por su implicación en Lava Jato a cambio de colaborar brindando nombres de demás implicados.

Las “pruebas” que tuvo el juez Sérgio Moro para abrir el caso contra Lula y posteriormente condenarlo consisten únicamente en el testimonio de José Aldemário Pinheiro Filho.

En agosto de 2018, ya prisionero, Lula oficializó su candidatura a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores. Si se le hubiera dejado participar en la contienda electoral -como la ONU instó en una carta al gobierno brasileño-, Lula hubiera ganado por un amplio margen. No solo encabezaba la intención de voto, sino que superaba por veinte puntos al que es el actual mandatario, Jair Bolsonaro.

Desde la cárcel Lula sostiene su inocencia. Su abogado defensor acaba de exigir la nulidad del expediente que se usó para condenarlo. Alega que el proceso judicial está plagado de irregularidades con tintes políticos, entre las que destacan la imparcialidad del juez que lo sentenció, Sérgio Moro, quien es conocido como el archienemigo de Lula y actualmente fue designado por Bolsonaro como su ministro de Justicia.

TRUMP VERSUS BOLSONARO

Fueron los votos los que finalmente eligieron a Bolsonaro presidente, pero es innegable que hubo otros factores mencionados en este artículo que permitieron este desenlace. Hoy varios de los medios y los políticos que apoyaron el golpe parlamentario contra Dilma Roussef o la persecución política a Lula Da Silva marcan distancia pública del presidente ultraderechista, sin reconocer que con sus acciones consintieron su candidatura.

A nivel internacional, uno de los pocos mandatarios que apoya abiertamente al exmilitar es el presidente estadounidense, Donald Trump, con quien es comparado Bolsonaro, precisamente por el discurso y las políticas que enarbola: racistas, machistas, antiinmigrantes, de desprecio al medio ambiente y a las comunidades indígenas y afrodescendientes.

Como Bolsonaro, Trump llegó al poder gracias a otros elementos mas allá de las votaciones, los que incluyen la enorme cobertura de los medios hacia su candidatura, junto a una campaña de desinformación y odio nunca refutada o censurada por las autoridades, como se haría con cualquier lunático terrorista.

En Estados Unidos, la totalidad de los estudios estadísticos posteriores a la contienda electoral concuerdan en señalar que si Bernie Sanders hubiera sido el contrincante de Trump en lugar de Hillary Clinton, hubiera sido él quien llegase al poder.

Sin embargo, los miembros de la Convención del Partido Demócrata boicotearon la candidatura de Bernie Sanders, como reveló una filtración de los correos electrónicos de la Convención demócrata.

ALGO MÁS

En las elecciones primarias del partido, catapultaron a Clinton como su candidata, pues era ella quien estaba alineada a las multinacionales y a las compañías financieras. Lo demás es una historia que todos ustedes ya conocen.

Seguir leyendo
Anuncio

Política

Fiscalía reprograma citaciones a Castillo

Publicado

el

Ministerio Público - Fiscalía de la Nación

La fiscal de la Nación, Patricia Benavides, reprogramó las citaciones al presidente Pedro Castillo para que rinda su declaración indagatoria en las investigaciones preliminares que se le inició por los casos Petroperú y la salida de Mariano González como Ministro del Interior.

La magistrada citó al Jefe de Estado para este viernes 12 de agosto afín de que rinda su declaración indagatoria por las presuntas irregularidades detectadas en la licitación para la adquisición de barriles de Biodiesel B 100 a la empresa Heaven Petroleum Operators S.A, caso conocido como “PetroPerú”.

Seguir leyendo

Política

Reafirman convenio en favor del sector salud

Publicado

el

Pedro Castillo

Durante la ceremonia de reafirmación del convenio para estabilidad de los trabajadores del sector Salud, en Palacio de Gobierno.

Durante la ceremonia de reafirmación del convenio para estabilidad de los trabajadores del sector Salud, en Palacio de Gobierno, el presidente Pedro Castillo llamó a los trabajadores del sector Salud a forjar una sola fuerza a fin de asegurar la atención médica de las familias más vulnerables, en especial, las afectadas por el friaje.

Seguir leyendo

Política

Vicepresidenta Boluarte pide gobernabilidad al Congreso

Publicado

el

Dina Boluarte

La vicepresidenta de la República, Dina Boluarte, pidió al Congreso de la República apostar por la gobernabilidad y permitirle al presidente Pedro Castillo terminar su mandato el 28 de julio de 2026.

En declaraciones a un medio colombiano, señaló que el pueblo peruano los ha elegido por cinco años, así como a los miembros del Legislativo, por lo que llamó a ese poder del Estado a cumplir el mandato que el pueblo les ha dado. “Por eso yo quiero desde acá pedir al Congreso que sea un Congreso que, con ese espíritu democrático, pueda apostar por la gobernabilidad y permita al presidente Pedro Castillo terminar su gobierno el 28 de julio de 2026”, declaró a W Radio.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.