Contáctanos

El padre Fernando

Publicado

en

Fernando Rojas Monrey

Para este religioso, trabajar para abolir la pobreza era trabajar por el Reino de Dios.

Hace poco el padre Fernando Rojas Morey nos dio un susto. Una idiota enfermedad quería llevárselo. Lo llamé desde Estados Unidos, y le dije:

—No se te ocurra morirte, padre Fernando. Tendría que buscar para confesor a un cura sordo.

Está mejorando, y yo quiero recordar algo que he escrito sobre él:

En agonías, hace cuarenta años, mi abuela Filomena musitó al oído del sacerdote que la asistía: -Padre, padre. ¿Ve a esa señora que está en la sala? Es la Muerte. Ofrézcale un refresco o sírvale un traguito, de esos que están guardados para mi velorio. ¡Pobrecita! Debe de estar muy cansada… ¡Con el trabajo que hace cada noche!

Fernando Rojas Morey, entonces párroco de Chepén, miró hacia la sala y no vio a nadie. Sin embargo, para no contrariar los deseos de la anciana, llenó un vaso con limonada, caminó hasta la sala, dejó la bebida sobre mesa de centro y fingió un diálogo en voz alta con la dama que a todos nos ha de visitar algún día. Cuando volvió al cuarto, su feligresa dormía agradecida y apacible.

Creo que ha pasado 60 años en Chepén. Durante todo ese tiempo, su cristianismo ha consistido –como el de la Madre Teresa de Calcuta- en animar a la gente a realizar obras de amor, y asumir eso como la mejor manera de acercarse a Dios.

Santo y rebelde -comprometido con los pobres- el cura de Chepén entendió siempre que la pobreza es un mal diabólico y, además, el resultado de la opresión de algunos individuos sobre otros. Por eso, muchas veces le oímos decir que la pobreza, que deshumaniza al ser humano, es una ofensa contra el cielo. Trabajar para abolir la pobreza -añadía- es trabajar por el Reino de Dios.

No se quedó en las palabras. Cuando comenzó su ministerio, los chepenanos lo vieron alzando adobes y colocándolos uno encima del otro para dar el ejemplo a los grupos de familias que ansiaban tener una escuela, una panadería o una radio de propiedad comunitaria. Bien puede decirse que los doce comedores parroquiales –que ahora existen- han sido levantados por el padre Fernando con sus propias manos.

Chepén es la ciudad más grande del valle del río Jequetepeque. A pesar de que la región abastece tradicionalmente de arroz a todo el Perú, nueve de cada diez jóvenes estaban entonces condenados –por sus carencias económicas- a quedarse en la educación primaria, trabajar en los meses de siembra y cosecha y vagabundear por las calles todo el resto del año.

Con ellos a su lado, fundó el sacerdote el Instituto San Juan Bosco que, además de centro de estudios, lo es también de trabajo y de producción porque lleva a sus alumnos desde las primeras clases hasta diversas especialidades técnicas.

¿Se detendría en el terreno de la educación? ¡No, de ninguna manera! Tenía que hacer algo por los campesinos sin tierras. Durante casi un año, el cura de Chepén recorrió una y otra vez los terrenos del desierto próximos al valle. Por fin encontró uno, sin rocas y fácil de nivelar. Allí fundó la cooperativa agraria “Tahuantinsuyo”.

¿Y el agua? Esas tierras no tenían dueño porque carecían de riego. ¿Qué iba a hacer para obtener el agua?

No agitó una vara contra el cielo ni clamó a Dios en el desierto porque es un profeta moderno. Más realista –y también más quijotesco- pensó en los molinos de viento. Nadie los había usado, pero Fernando los impuso.

Con el auxilio de parroquias alemanas no necesariamente católicas y su empeño formidable, llegó el día en que el viento hizo girar las astas de los molinos y el agua comenzó a fluir hasta la superficie.

Fernando entregó luego las tierras a sus amados campesinos pobres.

Había que terminar con ese peligroso cura. Determinados a eso, algunos ricos egoístas necesitaban de alguien que gozara de inmunidad, y por unas cuantas monedas compraron al comando de asesinos “Rodrigo Franco”.

Un grupo de ellos llegó de noche a Chepén y se apostó en las inmediaciones de la iglesia. En las primeras horas de la madrugada rodearon la parroquia con potentes cargas de dinamita. A las dos de la mañana, la casa donde dormía el sacerdote voló por los aires. ¿Y el padre Fernando? …

Cuando faltaban cinco minutos para esa hora, había salido a toda prisa y por otra puerta para atender a un moribundo que reclamaba sus últimos auxilios.

Y no cuento más.

No murió ese día mi abuelita. Se tardó un par de semanas más antes de volar hacia el cielo, y durante ese tiempo tuvimos ella y yo la oportunidad de reírnos un poco.

—¡Se la hice, se la hice!- me contó- ¿Te acuerdas de la broma que pensábamos hacerle? El padre Fernando es un inocente -añadió. -¡Imagínate que ir a la sala para ofrecerle una limonada a la Muerte! No se dio cuenta que yo le estaba haciendo una broma.

Reímos un buen rato y, luego, mi abuelita insistió:

—Inocente… como deben ser los santos y los rebeldes.

Seguir leyendo
Anuncio

Política

Arequipeñismo

Publicado

en

Volcán Misti Arequipa

SÓLO UN DESTELLO COLOQUIAL

 

Señor

Nicanor Domínguez Faura:

De su artículo, cuya remisión le agradezco, salvo el siguiente párrafo, a pesar de su cautela y extravío: “Quizás el discurso criollo-mestizo del «arequipeñismo» haya llegado a su fin en la segunda década del siglo XXI. A menos que los grupos sociales de origen migrante se apropien de algunos de sus elementos y los reutilicen para darse una nueva identidad en la «blanca ciudad» a la que, con su esfuerzo y trabajo, contribuyen todos los días.”

Hasta mediados del siglo XX, la mitología de Arequipa se había ido construyendo sobre la base de la cultura de la oligarquía blanca dominante que seguía manifestando su orgullo de ciudad fidelísima a los reyes de España. La República y lo que esta trajo era para ella un accidente que se debía soportar, esperando ¿qué?

No lo sabían. Esta cultura bajó hacia las clases populares, que iban dejando de ser blancas poco después de empezar el siglo XX, y así resultó que los niños y jóvenes de las escuelas del Estado cantábamos “Blanca ciudad, de hermoso cielo azul, puro sol…” sin que nadie nos dijera que era eso de “blanca ciudad”.

Ya por entonces, como chicos citadinos criados en las calles, porque vivíamos hacinados en pequeñas habitaciones, tratábamos de ilustrarnos con los libros y revistas que el ferrocarril nos traía de la Argentina, y nos dábamos cuenta de que éramos diferentes de los chicos de la oligarquía que iban a colegios caros y nos miraban de arriba hacia abajo, y de que las calles eran los campos donde tendríamos que batirnos, al lado de nuestros padres: obreros, artesanos, policías, empleados, trabajadoras del hogar. Nuestro bautismo de fuego sobrevino en junio de 1950.

En cierto momento el “arequipeñismo” oligárquico, y no criollo-mestizo, comenzó a tornarse regionalismo separatista y aparecieron un pasaporte y una moneda arequipeños y unos chistes insinuantes de cierta tenue secesión, que algunos negociantes noveleros difundían. No fue necesario escarbar mucho para descubrir que eran creaciones del servicio de inteligencia chileno, por encargo de la codiciosa oligarquía de ese país para instilarlas en las mentes arequipeñas desprevenidas.

Los estudios que usted cita no aluden para nada a esta realidad; se basan, al parecer, sólo en revisiones de libros y ni siquiera de libros de “todas las sangres”.

Le envío el prólogo de mi pequeño libro Esos días de junio en Arequipa. Cuando la historia tocó las puertas de los vecindarios. (Lima, Grijley, 2014). Tal vez pueda ilustrarlo algo sobre este tema.

Cordialmente

Jorge Rendón Vásquez

Esos días de junio en Arequipa - Jorge Vásquez Rendón

Prólogo

En junio de 1950, una huelga de los alumnos del Colegio Nacional de la Independencia de Arequipa, provocada por reclamaciones desatendidas a las que fueron empujados por las autoridades docentes, detonó un movimiento de protesta popular en la ciudad que tomó la forma de acciones armadas para resistir la agresión militar dispuesta por la dictadura de entonces.

Sobre estos sucesos se han escrito algunas crónicas e innumerables comentarios, algunos fantasiosos, destacando los hechos de ciertos políticos, agrupados en la Liga Democrática, que pugnaban por participar en las elecciones convocadas para el 2 de julio de ese año. Es la visión de la historia como secuencia de actos inherentes a personajes dueños de la riqueza, el poder y la gloria.

En el movimiento popular de junio de 1950 esos personajes intervinieron de modo superfluo, marginal o para ahogar la resistencia del pueblo.

En la antípoda de esa óptica, la presente crónica trata de mostrar cómo surgieron y se desarrollaron aquellos sucesos, y, sobre todo, la participación en ellos de los estudiantes y trabajadores de simpatías marxistas, sus artífices sociales, quienes se entregaron a la lucha con abnegación y valentía, cumpliendo lo que para ellos era un deber y un reto que la historia les ponía delante.

La ciudad de Arequipa en esos momentos había ya cambiado de configuración social.

Según el censo de 1792, ordenado por el virrey Gil de Taboada y Lemus, el Cercado de Arequipa contaba con 37,241 habitantes, cuya composición era la siguiente:

— 22,207 blancos (españoles nacidos en España y América);

— 5,929 indios;

— 4,908 mestizos;

— 2,487 gentes de castas libres;

— 1,225 esclavos negros;

— 387 religiosos de ambos sexos; y

— 5 beatas.

Por esta mayoría blanca y oligárquica (60% de la población), Arequipa era la Blanca Ciudad. En el conjunto del virreinato, los españoles eran el 12% de la población total que ascendía a 1’076, 122.

Sólo mandaban los señorones y clérigos blancos, incluidas las cinco beatas. Los demás pertenecían a las castas raciales, consideradas legalmente inferiores, y estaban sometidos al poder despótico de los blancos en grado diverso.

El advenimiento de la República, a la cual la mayor parte de blancos fue hostil, estuvo muy lejos de extirpar la discriminación racial. Muy lentamente, sin embargo, los mestizos e indios fueron aumentando y obteniendo derechos, en particular civiles.

En la tercera década del siglo XX, se intensificó la inmigración de las provincias del departamento de Arequipa a la capital de este, y en la del cuarenta siguió una masiva inmigración procedente de Puno, Moquegua y otros departamentos. Era una afluencia compuesta casi totalmente por mestizos e indios, expresión de la inmigración del campo a la ciudad, estimulada por el crecimiento económico de Arequipa, en gran parte por efecto de la Segunda Guerra Mundial. Aparecieron nuevos talleres, fábricas, casas comerciales, servicios financieros y otros.

La población de fuera, como la originaria de la ciudad de modestos recursos, se instaló en antiguas casonas de sillar convertidas en vecindarios, alquilados por sus propietarios venidos a menos, y ocupó luego los cerros eriazos que circundan la ciudad y su verde campiña, en los que erigieron nuevos y populosos barrios a costa de su esfuerzo y sus exiguos ahorros. Eran trabajadores e ínfimos comerciantes que competían impelidos por el tesón y sus intensos deseos de promoverse socialmente. Educaron a sus hijos, como un deber natural, y estos llegaron a la educación secundaria, a la universidad y a las cimas de la cultura y la técnica.

La ciudad de Arequipa fue también para otros un punto de partida o una estación de paso hacia ciudades con mayores posibilidades.

En la década del cincuenta la transformación social de Arequipa era irreversible. La oligarquía blanca se había reducido, como la piel de zapa, hasta ser solo un grupo de familias que apelaban a la contribución racial de inmigrantes blancos extranjeros, si bien conservando su poder económico y su influencia política.

Para muchos, Arequipa seguía siendo, sin embargo, la Blanca Ciudad, aunque en adelante sólo por el color del sillar, empleado como material de construcción, un blanco pétreo, tirando a gris y a otros matices.

La nueva composición social de la ciudad permitió la absorción de nuevas ideologías más fluidamente. Desde la década del treinta, el marxismo fue asimilado por las nuevas elites intelectuales y, como parte de ellas, por un número creciente de docentes y alumnos universitarios, y por los trabajadores más lúcidos e ilustrados. Poco después de llegar a la ciudad la revista Amauta, todos esos hombres y mujeres vieron en José Carlos Mariátegui a alguien que, como muchos de ellos, salía también de los vecindarios, y supieron instantáneamente que era su maestro. La población de la ciudad dejó de ser enteramente católica practicante. Surgieron librepensadores, iconoclastas y ateos con el espíritu polémico cultivado en la Universidad de San Agustín desde el siglo XIX. La noción de izquierda, como heterogéneo conjunto, arribaría varias décadas después.

El movimiento popular de junio de 1950 marca el divortium aquarum dialéctico entre el antes y el después en la vida de la ciudad de Arequipa: un antes blanco, oligárquico y conservador que venía desde la Colonia y llegaba exangüe; y un después mayoritariamente mestizo, popular, republicano y libertario, desbordante de energía.

 

JORGE RENDÓN VÁSQUEZ

Seguir leyendo

Hogar y Familia

Conoce la metodología basada en las risas

Publicado

en

Conoce la metodología basada en las risas

Novedosa propuesta brinda una terapia llena de alegría y oportunidades de autoconocimiento.

La experta terapeuta y comunicadora Sara Castro Palacios ha creado una novedosa propuesta que consta de una serie de técnicas y dinámicas que logran el balance energético en el desarrollo del ser humano desde el ámbito espiritual–humanitario, a la que bautizó como Metodología ALUH (Amor Lúdico Holístico).

Se trata de una mezcla de terapias holísticas y técnicas artísticas como el clown, la pintura, el arte, la música y otras herramientas a favor de la conexión con uno mismo, la apertura de conciencia y el bienestar social.

Sara Castro Palacios es reconocida directora de la asociación sin fines de lucro Payasos de Emergencia, que fundó en 2012, desde ese año se encarga de brindar soporte a personas que pasan por momentos críticos, pero también de brindar asesorías a empresas que se preocupan por la salud mental y emocional de sus trabajadores.

“Han sido años de investigación, desarrollo y trabajo en contextos sociales diversos, enfocados en situaciones de vulnerabilidad. Mi inmersión profunda en la faceta lúdica como clown humanitario con estudios especializados en diferentes terapias holísticas (lectura de aura, cristales, aromaterapia, cromoterapia, sanación energética, etcétera) ha hecho posible este nuevo lineamiento de sanación, que marca de forma profunda cada taller, encuentro o sesión personalizada”, asegura Sara.

El trabajo se puede desarrollar a través de talleres, sesiones, conferencias e incluso consultas personales. El objetivo es brindar un soporte a personas e instituciones para mejorar la salud emocional, sobre todo en momentos en que las personas viven expuestas situaciones de permanente tensión y presión del entorno familiar, social, político, económico, laboral y cultural, cargados de energías negativas.

Las distintas dinámicas que se aplican permiten romper los límites que la propia persona se pone; intervienen el juego, el arte e incluso la meditación, con aportes significativos para el desarrollo personal y un contacto estrecho con la sensación de felicidad y plenitud.

“Hace 13 años estoy en contacto con diferentes poblaciones, despertando en ellas la conciencia de vivir con alegría a pesar de los grandes retos de la vida. Considero que sí se puede. Lo descubrí yendo a hospitales, albergues, cárceles como clown humanitario. Ahí donde se supone que no podría haber alegría, hay más alegría que en cualquier otro lugar del mundo. ¿Por qué no podemos replicarlo los demás?”, finalizó Sara.

Los interesados en conocer y experimentar esta novedosa metodología pueden participar en los diversos talleres que brinda todo el año, como el programa de desarrollo personal “Volviendo a mí”.

Correo: hola@saracastropalacios.com
Cel: 980 432 421.

 

Por: Elizabeth Zamora
@estiloyesoterismo

Seguir leyendo

Hogar y Familia

Lavar la ropa en verano ahorrando tiempo y dinero

Publicado

en

Lavadora de ropa

Novedosa propuesta brinda una terapia llena de alegría y oportunidades de autoconocimiento.

Si eres de las personas que detestan lavar la ropa, por cuestiones de trabajo, tiempo o flojera y terminas con un montículo de prendas en la silla o mueble de la habitación, peor aún si ya lo intentaron y terminaron dañando las prendas o manchándolas por la falta de organización, debes leer estos tips básicos que brinda Adriana Díaz, CEO de Evergreen lavanderías.

1. Organizar la ropa según colores

Lo mejor es separar la ropa por colores, entre los blancos, de colores claros, los pasteles o neutros. Otro tip es organizar los cestos por tipo de prenda como jeans, blusas, ropa interior, etc.

2. No usar agua tibia o caliente

Si bien es cierto que la mayoría de prendas que tienen manchas de grasa, simples, es mejor lavarlas con agua caliente, el hecho de lavar de forma constante una prenda con agua a una temperatura diferente a la ambiental provoca que la prenda se desgaste y pierda su color natural o que sea más propensa a que se rompan los hilos de la tela.

3. Odias planchar, usa la secadora

Si eres de los que le teme o detesta coger la plancha, entonces este truquito es para ti, debes de poner tu ropa en la secadora, en círculos de forma horaria y anti horaria por 15 minutos y lo más importante al momento de colgarla, sacudir y colgarla bien estirada (este truco es apto para la mayoría de prendas de vestir).

4. Use Evergreen

Si prefiere ahorrase el tiempo y que su ropa quede intacta, como recién comprado, entonces déjelo en manos de los profesionales. Evergreen cuenta con 10 años en el mercado peruano y que tiene como pilar la satisfacción, atención y personalización de lavado para sus clientes. Este mes cuenta con promociones de verano que se puede encontrar en su fan page como Evergreen.

 

Por: Elizabeth Zamora
@estiloyesoterismo

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Volcán Misti Arequipa Volcán Misti Arequipa
Políticahace 1 min

Arequipeñismo

SÓLO UN DESTELLO COLOQUIAL   Señor Nicanor Domínguez Faura: De su artículo, cuya remisión le agradezco, salvo el siguiente párrafo,...

Conoce la metodología basada en las risas Conoce la metodología basada en las risas
Hogar y Familiahace 6 min

Conoce la metodología basada en las risas

Novedosa propuesta brinda una terapia llena de alegría y oportunidades de autoconocimiento. La experta terapeuta y comunicadora Sara Castro Palacios...

Lavadora de ropa Lavadora de ropa
Hogar y Familiahace 8 min

Lavar la ropa en verano ahorrando tiempo y dinero

Novedosa propuesta brinda una terapia llena de alegría y oportunidades de autoconocimiento. Si eres de las personas que detestan lavar...

Repartidor Rappi Repartidor Rappi
Hogar y Familiahace 10 min

Delivery en la playa

Todos quieren disfrutar del verano y las vacaciones familiares de inicio de año, es por eso que la app Rappi...

Temptation Resorts &Cruises conquista el Caribe y anuncia Sold Out en su primer crucero Temptation Resorts &Cruises conquista el Caribe y anuncia Sold Out en su primer crucero
Turismohace 12 min

Temptation Resorts &Cruises conquista el Caribe y anuncia Sold Out en su primer crucero

Temptation Resorts &Cruises inicia con gran éxito el 2020 con el anuncio del SoldOut en su TemptationCaribbeanCruise, el primer crucero...

American Airlines obtiene calificación perfecta en índice de igualdad corporativa American Airlines obtiene calificación perfecta en índice de igualdad corporativa
Turismohace 14 min

American Airlines obtiene calificación perfecta en índice de igualdad corporativa

American Airlines fue reconocida nuevamente por la Campaña de los Derechos Humanos (HRC por sus siglas en inglés) con la...

1.5 millones de menores pobres acceden a salud y educación 1.5 millones de menores pobres acceden a salud y educación
Actualidadhace 19 min

1.5 millones de menores pobres acceden a salud y educación

Más de 1.5 millones de gestantes, niños y adolescentes de las zonas más pobres y alejadas del país accedieron a...

COMO AYUDA LA VITAMINA C EN EL ALZHEIMER cerebro COMO AYUDA LA VITAMINA C EN EL ALZHEIMER cerebro
Actualidadhace 21 min

Cómo ayuda la vitamina C en el alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa (daño, degeneración y muerte de las células del cerebro), es una patología que en...

Una tregua en la guerra comercial entre China y Estados Unidos Una tregua en la guerra comercial entre China y Estados Unidos
Mundohace 22 min

Una tregua en la guerra comercial entre China y Estados Unidos

La primera fase de un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, firmada el 15 de enero del 2020, marca...

Documental: No somos nada Documental: No somos nada
Espectáculoshace 23 min

Documental: No somos nada

“Ironía, cinismo, reflexión. Filosofía directa. Crítica. Autocrítica (…) Textos vitales e incómodos para el sistema”. Eso es La Polla Records,...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.