Conecta con nosotros

Aportes de la resistencia dentro de la embajada venezolana en Washington

Publicado el

Protesta de Venezolanos en Washington

La buena noticia, oposición y Gobierno venezolanos continuarán las negociaciones en Noruega esta semana; la mala, Estados Unidos sigue empeñado en derrocar a Maduro y así lo ha hecho saber el Departamento de Estado en un reciente comunicado. Como señal de su empecinamiento, consolidó la invasión de la embajada venezolana en Washington cediéndosela a la oposición, aunque para conseguirlo cometiese un acto de guerra aún impune a los ojos impávidos de la comunidad internacional.

El viernes por la tarde, Carlos Vecchio, designado representante de Juan Guaidó en Washington, tuiteaba un video en el que se le ve colgando la bandera venezolana desde una de las ventanas del edificio consular.

PROVOCACIÓN BÉLICA

Permitir que individuos auto-designados representantes de Venezuela tomen posesión de la embajada venezolana vulnera explícitamente los artículos 22 y 35 de la Convención de Viena de 1961, de la que Estados Unidos es signatario.

Asimismo, el allanamiento de la embajada venezolana por parte de las fuerzas de seguridad estadounidenses el pasado 16 de mayo constituye un acto de guerra. Aquel día fueron arrestados 4 pacifistas que permanecían en la sede diplomática con el permiso de las autoridades venezolanas.

Para beneplácito de los agresores, estos hechos son minimizados por la mayoría de medios de comunicación, obviados por las organizaciones internacionales y silenciados por los jefes de Estado del mundo.

UNA EMBAJADA FANTASMA

La Organización de Naciones Unidas sigue reconociendo a Nicolás Maduro como el presidente de Venezuela. Y lo que es más importante, las fuerzas armadas y la mayor parte del pueblo venezolano desconocen a Guaidó como su jefe de Estado.

Ante este panorama, la embajada usurpada ya no representa al Gobierno venezolano en Estados Unidos y, por tanto, no podrá procesar ninguno de los trámites consulares (pasaportes, visas, apostilla de documentos) para beneficio de la población venezolana o extranjeros que deseen viajar al país caribeño. En ese sentido, la embajada dejó de serlo. Hoy es el termómetro de un fracasado intento de golpe de Estado.

PROTEGIENDO LAS EMBAJADAS

Después de la ruptura de las relaciones diplomáticas de ambas naciones, Estados Unidos se apoyó en la Convención de Viena para solicitar al Gobierno venezolano aceptar a Suiza como “país protector” de su embajada en Caracas. El Gobierno venezolano accedió y actualmente el recinto diplomático estadounidense opera con un reducido personal que lleva a cabo trámites consulares esenciales bajo la supervisión de Suiza.

En reciprocidad, Venezuela pidió aprobar a Turquía como “país protector” de su embajada en Washington. El Gobierno de Donald Trump ni siquiera respondió; se dedicó a quebrantar la normativa internacional hasta que las fuerzas de Guaidó pudieran tomar la sede consular.

EL COLECTIVO DE PROTECCIÓN DE LA EMBAJADA

En enero, Estados Unidos reconoció un gobierno paralelo en Venezuela liderado por Juan Guaidó y decretó incautar los bienes y activos del gobierno venezolano en suelo estadounidense para cedérselos al autodesignado presidente.

Posteriormente, tres propiedades diplomáticas de Venezuela en Estados Unidos fueron usurpadas por las fuerzas opositoras. Días después, el Gobierno de Nicolás Maduro dio permiso de instalarse en su embajada en Washington a un grupo de pacifistas estadounidenses. Los activistas se oponían a que la embajada corriera con la misma suerte que las demás propiedades.

Su principal objetivo era frenar una guerra liderada por Estados Unidos, la que podría encontrar una excusa perfecta si tras una invasión de la embajada venezolana, se le sucedía -en “reciprocidad”- una invasión a la embajada estadounidense en Caracas.

Siempre amparándose en el derecho internacional y específicamente en la Convención de Viena, los activistas defendieron hasta el último día de su estancia en la embajada que la administración del recinto pertenece legítimamente al Gobierno de Maduro, en tanto que fue electo y continúa siendo el único presidente venezolano reconocido por las Naciones Unidas.

CRONOLOGÍA DEL ASEDIO A LA SEDE DIPLOMÁTICA

Cuando el “Colectivo de Protección de la Embajada” cumplió dos semanas residiendo en el edificio, los agentes federales estadounidenses dieron un ultimátum: diplomáticos y pacifistas debían abandonar la misión diplomática antes del 28 de abril o podrían ser arrestados. Solo los pacifistas desafiaron la orden. Pronto las redes sociales corrieron la voz de su resistencia, atrayendo a activistas de diversas ciudades de Estados Unidos. En un momento dado llegaron a ser más de 50.

El megáfono de las redes sociales también atrajo a simpatizantes de Guaidó, quienes atrincherados al exterior de la embajada impedían la entrada de alimentos y medicinas y atacaban a los activistas física y verbalmente.

Su agresividad creció cuando en la mañana del 30 de abril Juan Guaidó volvió a intentar un fallido golpe de Estado. Crearon una web para recaudar fondos y financiar a quienes quisieran permanecer cercando la embajada. En solo tres días habían conseguido casi 4 mil dólares. Armaron toldos alrededor del edificio, desde donde utilizaron altavoces para atormentar a los pacifistas. Las amenazas de violación a las activistas mujeres, los insultos racistas, y el clamor instando a una intervención militar estadounidense en Venezuela se hicieron constantes.

Apostados a las afueras del edificio las 24 horas, los oficiales del servicio secreto estadounidense fueron testigos oculares y cómplices de este despliegue de violencia: arrestaron a varios pacifistas que trataron de ingresar alimentos al edificio buscando esquivar a la turba pro-Guaidó. Por ejemplo, Ariel Gold de la Organización CodePink fue imputada con el cargo de “lanzamiento de misiles” al tirar un pedazo de pan hacia una de las ventanas de la embajada. GerryCondon, histórica figura de los movimientos antiguerra y director de la organización Veteranos por la Paz, fue detenido -y golpeado hasta sangrar- por lanzar un pepino.

El 9 de mayo, el Departamento de Estado envió un comunicado a la compañía eléctrica alegando que el “embajador de Venezuela, Carlos Vecchio” ordenaba el corte de luz. Forzados por la falta de suministros de comida y medicinas, varios activistas (sobre todos los de edad más avanzada) tuvieron que salir de la embajada. Cuando el 12 de mayo también les cortaron el agua, cuatro se quedaron resistiendo.

VALENTÍA DE LOS CUATRO HÉROES

Vivir prácticamente sin agua y alimentos, sin energía eléctrica y a expensas de ser linchados por una turba pro-Guaidó marcaron el día a día de los cuatro de la embajada. De cara a sobrevivir el mayor tiempo posible, racionaron los alimentos, recolectaron agua de lluvia y hasta construyeron un inodoro ecológico.

Cuando el 13 de mayo oficiales del servicio secreto y miembros de la policía metropolitana de Washington DC, llevando consigo una carta de desalojo que no contenía ni firma ni sello, cortaron las cadenas que amarraban las puertas de ingreso de la embajada, fueron recibidos por los cuatro pacifistas: la Dra. Margaret Flowers (56), pediatra; Dra. Adrienne Pine (48), profesora universitaria; Kevin Zeese (63), abogado; y David Paul (69), enfermero y educador.

Con tranquilidad, explicaron la legalidad de su estancia e instaron a los oficiales a abandonar el edificio para evitar cometer una violación mayor del derecho internacional, en tanto que el espacio allanado es considerado territorio venezolano. Al sumarse a la conversación, la abogada del colectivo, Mara Verheyden-Hilliard, señaló el grave peligro que correrían todas las embajadas del mundo, y en especial las estadounidenses, en caso se consumarse la invasión a la embajada venezolana.

La explicación fue tan contundente que los policías salieron del edificio y colocaron las cadenas en su lugar. Esta victoria de los activistas se extendió hasta un día después, en el que el mundialmente reconocido defensor de los derechos humanos, el reverendo Jesse Jackson, acudió a la embajada con alimentos, logrando entregarlos a través de una cesta colgante, sin que el servicio secreto se lo impidiera.

PARAFERNALIA DEL ARRESTO

Estados Unidos y las fuerzas de Guaidó tramaron una burda estrategia para eludir la ilegalidad de la usurpación de la misión diplomática. Carlos Vecchio, representante de Guaidó, remitió una carta al Departamento de Estado en calidad de “embajador venezolano”, anunciando su “renuncia a la inviolabilidad del territorio de la embajada, conferida por la Convención de Viena” hasta que las fuerzas de seguridad estadounidenses “liberen al edificio de los invasores”. Ese documento fraudulento (¿acaso se puede renunciar momentáneamente a una convención internacional?) sirvió de “asidero legal” para el desalojo.

El 16 de mayo, la policía metropolitana de Washington, junto al servicio secreto ponía en práctica un despliegue digno del arresto de un grupo terrorista de alto calibre. Portaban ametralladoras y pistolas, chalecos antibalas y cascos; estaban acompañados de perros antidrogas, conducían vehículos blindados, furgonetas y carros policía. Corrían de un lugar a otro, estacionaban los vehículos, se gritaban instrucciones indescifrables y volvían a realizar la misma ilógica pero monumental operación. A las 9:30 de la mañana decidieron colocar más personal en la parte trasera del edificio y sacar un viga con cabezal de hierro, con la que derribaron la puerta del garaje. Afuera, los pocos medios televisivos que cubrieron el evento transmitían los gritos de rechazo de los activistas antiguerra y los de apoyo a la policía de grupos de la oposición venezolana.

FRUTOS DE LA RESISTENCIA

Después de un día en prisión, los 4 de la embajada salieron libres comprometiéndose a una serie de condiciones restrictivas (no acercarse a la embajada ni a figuras pro-Guaidó, entre otras) y con la obligación de presentarse ante el juez en los próximos días, quien decidirá si son culpables del cargo que se les imputa: “interferir con ciertas funciones protectoras” de los agentes federales.

Desde entonces, solo medios alternativos han hecho hincapié en la injusticia de su detención y en el descarado quebrantamiento de la ley internacional perpetrado por Estados Unidos.

No es descabellado asumir que su continua lucha contribuyó a que actualmente Gobierno y oposición venezolanos vayan a verse las caras en las negociaciones que Noruega está mediando. Los pacifistas expresan anhelar un desenlace positivo para el pueblo del país caribeño, después de este triste episodio en la historia mundial de la diplomacia.

Seguir leyendo
Anuncio

Política

Fiscalía reprograma citaciones a Castillo

Publicado

el

Ministerio Público - Fiscalía de la Nación

La fiscal de la Nación, Patricia Benavides, reprogramó las citaciones al presidente Pedro Castillo para que rinda su declaración indagatoria en las investigaciones preliminares que se le inició por los casos Petroperú y la salida de Mariano González como Ministro del Interior.

La magistrada citó al Jefe de Estado para este viernes 12 de agosto afín de que rinda su declaración indagatoria por las presuntas irregularidades detectadas en la licitación para la adquisición de barriles de Biodiesel B 100 a la empresa Heaven Petroleum Operators S.A, caso conocido como “PetroPerú”.

Seguir leyendo

Política

Reafirman convenio en favor del sector salud

Publicado

el

Pedro Castillo

Durante la ceremonia de reafirmación del convenio para estabilidad de los trabajadores del sector Salud, en Palacio de Gobierno.

Durante la ceremonia de reafirmación del convenio para estabilidad de los trabajadores del sector Salud, en Palacio de Gobierno, el presidente Pedro Castillo llamó a los trabajadores del sector Salud a forjar una sola fuerza a fin de asegurar la atención médica de las familias más vulnerables, en especial, las afectadas por el friaje.

Seguir leyendo

Política

Vicepresidenta Boluarte pide gobernabilidad al Congreso

Publicado

el

Dina Boluarte

La vicepresidenta de la República, Dina Boluarte, pidió al Congreso de la República apostar por la gobernabilidad y permitirle al presidente Pedro Castillo terminar su mandato el 28 de julio de 2026.

En declaraciones a un medio colombiano, señaló que el pueblo peruano los ha elegido por cinco años, así como a los miembros del Legislativo, por lo que llamó a ese poder del Estado a cumplir el mandato que el pueblo les ha dado. “Por eso yo quiero desde acá pedir al Congreso que sea un Congreso que, con ese espíritu democrático, pueda apostar por la gobernabilidad y permita al presidente Pedro Castillo terminar su gobierno el 28 de julio de 2026”, declaró a W Radio.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.