Conecta con nosotros

Al borde de una guerra en Latinoamérica

Publicado el

El jefe del Comando Sur, Craig Faller, visitó Cúcuta, Colombia y realizó un recorrido por la frontera con Venezuela. ¿De turista?

Mi primera reacción fue de incredulidad. Cuando recibí en el Whatsapp la imagen del cuaderno de John Bolton con la frase “5000 soldados a Colombia”, se la atribuí al Photoshop y pasé al siguiente mensaje. Poco después descubrí que estaba equivocada.

Era del puño y letra de John Bolton, consejero de Seguridad del Gobierno estadounidense. Se me erizó la piel al descubrir que la foto había sido tomada durante la conferencia de prensa en la que Washington anunció mayores sanciones a Venezuela, las que equivalen a un embargo petrolero.

No es broma lo escrito por Bolton, por más que importantes figuras de la política colombiana aseguren desconocer el asunto y le intenten quitar peso señalando que es solo una estrategia diplomática para meterle miedo a Maduro.

A la mañana siguiente de que Bolton fuera fotografiado, el recientemente nombrado jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Craig Faller, se reunió con el senador republicano Marco Rubio.

Rubio es el principal impulsor de la política beligerante de Estados Unidos para con el gobierno venezolano, mientas que el rol del jefe del Comando Sur es supervisar las operaciones militares de Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Horas después del encuentro, el jefe del Comando Sur viajó hacia Colombia y actualmente se encuentra recorriendo Cúcuta, zona fronteriza con Venezuela. No es casualidad que a principios de esta semana el gobierno colombiano movilizara tanques militares al mismo terreno de la frontera visitado ahora por Faller.

El gobierno colombiano escudó su acción tras la supuesta necesidad de fortalecer la seguridad por la ola migratoria de venezolanos y grupos delincuenciales.

Entonces, estarían ya listos varios elementos para dar rienda suelta a una invasión militar extranjera en Venezuela, paradójicamente en nombre de la democracia.

De consumarse, numerosos países de Latinoamérica, incluyendo el Perú, serían cómplices. Moralmente, también serían cómplices todas aquellas personas cegadas por el odio a Nicolás Maduro e incluso quienes critican con fundamentos al gobierno bolivariano por su mala gestión, pero que a la vez legitiman una ocupación con tal de desaparecerlo del mapa.

Para todos aquellos habría que decirles que revisen sus principios y midan las consecuencias de sus respaldos. Aupar una invasión estadounidense en nuestro hemisferio tendría consecuencias devastadoras.

Además de muertes y el recrudecimiento de las condiciones de vida de los venezolanos, constituiría un modelo capaz de repetirse en nuestro país (y vecinos), si llegásemos a desvincularnos del sendero económico trazado por Estados Unidos.

No voy a entrar en los numerosos ejemplos de dictaduras y golpes de estado del siglo XX en Latinoamérica, todos amparados o liderados por Washington.

No hace falta hablar de las intervenciones estadounidenses en Medio Oriente, las que han propiciado la mayor ola migratoria de la historia moderna. Tampoco es necesario ahondar en el millón de muertos en Irak o en la invasión en Libia para derrocar a Gadafi, la que desencadenó una guerra aún vigente.

Existe una iniciativa de diálogo sobre la mesa. Las cancillerías de México y Uruguay anunciaron que el próximo 7 de febrero llevarán a cabo una conferencia que contará con la presencia de representantes de más de 10 naciones.

El gobierno de Nicolás Maduro señaló que participará. Sin embargo, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence -que parece dictar la pauta del autoproclamado Guaidó- aseguró que ya no hay tiempo de dialogar.

En Estados Unidos más de 70 intelectuales, entre los que se incluyen Noam Chomsky y Medea Bejamin -tres veces nominada para al premio Nobel de la Paz- instan a la diplomacia y rechazan la injerencia estadounidense en asuntos venezolanos.

Numerosos legisladores, entre ellos el senador Bernie Sanders, han hecho eco de esas demandas y han recordado al Ejecutivo estadounidense que cualquier invasión militar en el extranjero requiere del permiso expreso del Congreso.

Lamentablemente, guerras como la de Yemen demuestran que la Casa Blanca hace caso omiso de las reglas que restringen la incursión militar sin el permiso del Congreso.

Las próximas horas son decisivas no solo para los venezolanos, sino para toda Latinoamérica. Aplaudir o tomarse a la ligera una intervención militar es de ignorantes o desmemoriados.

Es importante recordar que los únicos que podrían resultar beneficiados de una guerra son el minúsculo grupo de criminales privilegiados que la emprenden.

Seguir leyendo
Anuncio

Política

Fiscalía reprograma citaciones a Castillo

Publicado

el

Ministerio Público - Fiscalía de la Nación

La fiscal de la Nación, Patricia Benavides, reprogramó las citaciones al presidente Pedro Castillo para que rinda su declaración indagatoria en las investigaciones preliminares que se le inició por los casos Petroperú y la salida de Mariano González como Ministro del Interior.

La magistrada citó al Jefe de Estado para este viernes 12 de agosto afín de que rinda su declaración indagatoria por las presuntas irregularidades detectadas en la licitación para la adquisición de barriles de Biodiesel B 100 a la empresa Heaven Petroleum Operators S.A, caso conocido como “PetroPerú”.

Seguir leyendo

Política

Reafirman convenio en favor del sector salud

Publicado

el

Pedro Castillo

Durante la ceremonia de reafirmación del convenio para estabilidad de los trabajadores del sector Salud, en Palacio de Gobierno.

Durante la ceremonia de reafirmación del convenio para estabilidad de los trabajadores del sector Salud, en Palacio de Gobierno, el presidente Pedro Castillo llamó a los trabajadores del sector Salud a forjar una sola fuerza a fin de asegurar la atención médica de las familias más vulnerables, en especial, las afectadas por el friaje.

Seguir leyendo

Política

Vicepresidenta Boluarte pide gobernabilidad al Congreso

Publicado

el

Dina Boluarte

La vicepresidenta de la República, Dina Boluarte, pidió al Congreso de la República apostar por la gobernabilidad y permitirle al presidente Pedro Castillo terminar su mandato el 28 de julio de 2026.

En declaraciones a un medio colombiano, señaló que el pueblo peruano los ha elegido por cinco años, así como a los miembros del Legislativo, por lo que llamó a ese poder del Estado a cumplir el mandato que el pueblo les ha dado. “Por eso yo quiero desde acá pedir al Congreso que sea un Congreso que, con ese espíritu democrático, pueda apostar por la gobernabilidad y permita al presidente Pedro Castillo terminar su gobierno el 28 de julio de 2026”, declaró a W Radio.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.