COLUMNA MÉDICA: Programa médico de familia

564
0

Un plan de implementación que empezó en el mes de Setiembre 2022,  en la localidad de Jicamarca, distrito de Lurigancho-Chosica que ha dado buenos resultados.

La Dirección de Redes Integradas de Salud (DIRIS) LIMA ESTE, contrató y capacitó a 46 profesionales de la salud liderados por un médico, organizados en 6 brigadas de intervención en salud pública, principalmente con enfoque preventivo promocional de acuerdo a la norma y al modelo de cuidado integral del Ministerio de Salud (MINSA). 

El médico de familia llega a la puerta del hogar en busca de la persona, empadrona a la familia en la ficha familiar, identifica los riesgos de cada integrante de la familia, realiza tamizajes (anemia, cáncer de próstata, virus papiloma, diabetes, hipertensión, desnutrición, entre otros) y brinda el soporte necesario para evitar la enfermedad.

Es necesario en el Perú inaugurar hospitales e institutos, por qué la brecha de infraestructura es grande aún. Sin embargo igual de importante es trabajar en el primer nivel de atención con el objetivo de prevenir la enfermedad. Disminuir los riesgos y de este modo evitar los daños a la salud. 

Por ejemplo, no queremos que el niño llegue a tener anemia, por lo tanto brindamos educación en nutrición a la futura madre/padre sobre alimentación saludable, a la gestante la cuidamos con los controles prenatales oportunos y de calidad (las sesiones demostrativas nutricionales se hacen en el hogar), cuando llegue el recién nacido estamos al lado de la madre para recordarle que los controles del niño sano son importantes y asegurar el esquema nacional de vacunación, al niño le hacemos análisis de hemoglobina sistemáticamente.

Del mismo modo abordamos los riesgos a la salud con un equipo multidisciplinario que trabaja en campo. Trabajo que evitará que las personas compliquen su estado de salud y serán muy pocas personas las que necesiten acudir a un hospital o instituto por un problema grave de salud.

 

¡Más salud para más peruanos!

Artículo anteriorCorticuitos y verdades
Artículo siguienteOliverio: un ministro para Las Bambas