Conecta con nosotros

Especial

Asamblea constituyente y la catorce “nueva” constitución

Publicado

el

Piden nueva Constitución

Rudecindo Vega

 

La realidad peruana exige una nueva constitución y un medio para realizarla es la Asamblea Constituyente (AC), es una propuesta legitima y es válida plantearla mediante una reforma constitucional; aunque por la forma intempestiva en que ha sido propuesta por el presidente Castillo lo más seguro es que sea una iniciativa fallida, una bandera quemada por sus impulsores porque la oposición en el Congreso la rechazará. Difícil que pase la Comisión de Constitución y no llegará al pleno del Congreso para ser debatida. No hay ingenuidad en la propuesta, por el contrario, hay mucha astucia política para sacar provecho electoral de una cantada derrota congresal.

La propuesta de AC además de intentar ganar tiempo en el gobierno, permite ganar lugar y espacio político en las próximas elecciones municipales y regionales. Perú Libre, prácticamente será el único partido de izquierda presente en las mismas (JP no es competencia), procurará “capitalizar” la negativa de la oposición a la AC como obstrucción gubernamental y recuperar la bandera de AC para hacer campaña, disfrazando su ineficiencia e inutilidad gubernamental acusando a la oposición. Entrega una bandera política en el Congreso para luego rescatarla en la campaña electoral e intentar posesionarse y dar mejor pelea a nivel nacional. Ganar algunos distritos, provincias y regiones sería un rotundo éxito a pesar de su desastre gubernamental.

La AC y su producto no es inmediata ni directa, es larga y muy imprevista (quizás unos tres años). Si el congreso avalara la propuesta presidencial, algo que no creemos, hay muchos obstáculos por superar: el primero es el impredecible referéndum para aprobar la existencia de la AC; el segundo son las elecciones para conformar dicha AC con resultados seguramente muy impredecibles dada la fragmentación actual; el tercero es el tortuoso y muy confrontacional proceso de elaboración y aprobación del nuevo texto constitucional y; el cuarto es volver a otro impredecible referéndum de aprobación ciudadana de la nueva constitución. Es un proceso largo, imprevisto, tortuoso, complicado, confuso y complejo. Imagínense sufrir toda esa agonía y al final no se aprueba y es rechazado el proyecto de nueva constitución. Años perdidos, sueños destruidos en perjuicio del Perú. Además, nada asegura que el producto sea mejor al actual, dada la crisis de fragmentación y confrontación multipolar lo más seguro es que sea peor. Y aún, si todo fuera favorable y las actuales autoridades siguen en sus cargos, la nueva constitución regiría el último año de su mandato.

El debate actual está plagado de nubarrones ideológicas, fragmentación subyacente e ignorada y polarizaciones mezquinas, una AC como la propuesta no se parece en nada a la AC de 1978 (de salida de una dictadura y transición democrática) que aprobó ella misma la Constitución de 1979; tampoco se parece en nada al CCD de 1993 (de inicio de una dictadura y legalización de un golpe) cuyo texto aprobado por el CCD mayoritariamente fujimorista fue sometido a referéndum en plena euforia fujimorista. La propuesta actual, tomando en cuenta a nuestras organizaciones políticas (partidos, clubes electorales y organizaciones criminales) y a sus líderes sin visión de estado y repletos de tránsfugas especializados, podría producir no una Carta Magna sino una Carta Magnicida para el Perú. Toco madera, tengo un genuino pavor de que nos puede ir peor, que un texto constitucional elaborado en las condiciones actuales por los actores actuales sería fatal para los peruanos y dañino para el futuro del Perú.

También es irresponsable y fatal para el Perú la reforma constitucional fragmentada, tasajeada y parchada que está haciendo la oposición en beneficio propio para frenar el actuar del gobierno de Castillo, mediante el control de la Comisión de Constitución están rompiendo el equilibrio de poderes que permitió una sobrevivencia democrática de 22 años. El Perú es históricamente un país presidencialista, las constituciones del 79 y 93 incluyeron algunas instituciones parlamentarias sin abandonar el presidencialismo. La oposición actual, en provecho propio, quiere convertirnos contranatura a un régimen parlamentarista. Terminaremos en un mamarracho de sistema gubernamental, sin saber qué somos, patentaremos el desgobierno, la ingobernabilidad y falta de gobernanza del país, debilitaremos la democracia y bloquearemos la viabilidad del Perú.

“Las sociedades cambian constantemente y con ello los acuerdos sociales cambian también, esa es la razón que impulsa las reformas constitucionales e incluso los cambios mismos de la constitución. Las Cartas Magnas no están escritas sobre piedra, por el contrario, van acorde con las dinámicas sociales que regulan y pretenden alcanzar. Si hay un nuevo pacto social no debe sorprendernos entonces, según la dimensión del mismo, que se motiven reformas constitucionales o una nueva constitución. La historia del Perú es una muestra permanente de ello; incluida la actual Constitución, hemos tenido 13 constituciones y alguna de ellas con innumerables modificaciones o reformas parciales.”

No debe sorprender que hoy en nuestro bicentenario se plantee como “nuevo” la existencia de una 14 constitución; sí sorprende aferrarse ciegamente a una inmutabilidad de la constitución del 93 que ya no da para más. “Los tres pilares constitucionales (derechos humanos, régimen económico y organización del Estado) tienen en el Perú temas que necesitan ser resueltos en un nuevo pacto social de cara a nuestro bicentenario.”

“Una nueva constitución que procure un nuevo orden social deberá resolver de manera drástica (…), temas varios de mucha actualidad: el aborto, la libertad y opción sexual, la unión familiar de personas del mismo sexo, la regulación de los derechos laborales más allá del debate ideológico, la ratificación de los derechos políticos de la constitución del 1993, la pluralidad cultural y la administración de justicia comunal, la propiedad del subsuelo y formas de propiedad social, el rol empresarial del Estado, la reelección de autoridades, la independencia de poderes y de los organismos constitucionales autónomos, la bicameralidad del congreso, la inmunidad parlamentaria, [el juicio político al presidente durante su mandato, el voto de confianza y la disolución congresal, el cupo parlamentario para los partidos que evite el trasfuguismo, el cupo parlamentario para nuestras comunidades indígenas, la redefinición del Estado como plurinacional], etc. Si estos puntos no resueltos o mal resueltos siguen determinando la agenda del país, no habrá gobierno que tenga tranquilidad en su gestión”. No habrá, sin duda alguna, un futuro promisorio para nuestro Perú.

Creo en una nueva constitución como creo que la actual propuesta de AC no prosperará y, dada nuestra actualidad política es mejor que así sea. Insisto en la urgencia y necesidad de un nuevo pacto social que alumbre una nueva constitución como producto de un proceso menos fragmentado y confrontacional sino de uno más articulado y concertado. La urgencia y necesidad ya existe, nos queda construir ese proceso de concertación nacional para alumbrar nuestra “nueva” catorce Constitución, algunos años tomará, pero ya iniciamos “un momento constituyente” indetenible.

Especial

Desgobernar, alea jacta est

Publicado

el

Pedro Castillo y Gabinete Aníbal Torres

Rudecindo Vega Carreazo

 

Los ajustes restantes son insustanciales para marcar un diferente estilo de gobierno. Es solo un reacomodo, un arreglo de la carga en el camino. Es un cambio para nada cambiar. Es lo mejor, para el ejecutivo y el congreso, al no haber cambio de Premier no existirá presentación de la política del gobierno ante el congreso ni solicitud de voto de confianza, respira tranquilo el ejecutivo y respira feliz el congreso porque no está expuesto a ejecutar “su bala de plata”. Lamentablemente es lo peor para el Perú. Desgobernar, “alea jacta est”, es un hecho consumado.

Más allá de cualquier punto de vista ideológico, político y judicial el gran problema del gobierno, ejecutivo y congreso, es el desgobierno nacional permanente. No tenemos gobierno, solo una administración pública que fluye en el cumplimiento de sus funciones sin ningún objetivo, meta ni norte alguno. Con o sin piloto, las cifras y datos de los diferentes sectores, presentados por el presidente como logros se dan a pesar del desgobierno mismo, por el solo quehacer del funcionamiento cotidiano de la administración pública. Es el funcionamiento de una institución sin tener jefes o el de una empresa en ausencia de su gerente, funcionan sí o sí. Maravillosas cifras tendríamos si sólo tuviéramos gobierno.

El gabinete Torres nada tiene por mostrar, nulo en gestión gubernamental, ni siquiera ha cumplido su rol constitucional de coordinar el funcionamiento de gobierno. El único signo diferente es la realización de los Consejos de Ministros Descentralizados que pudiendo haber sido un gran instrumento gubernamental fueron degradados a reuniones sin ningún impacto para los departamentos donde se realizaron ni mucho menos para el país. Son reuniones organizadas “informalmente” con pocos acuerdos concretos y mucha promesa y compromiso que lamentablemente ni actas tienen. Han existido ministerios e instituciones paralizadas con la realización de los CMD ya que no sabían ni donde, ni cuándo ni que se trataría en los mismos. El embalse y falta de cumplimiento de los compromisos asumidos no tardarán en generar un descontento nacional impredecible. Lo que pudo ser un gran instrumento de gobierno, los CMD habrán sido un instrumento de descoordinación y obstrucción gubernamental.

El Premier Torres continua porque es funcional al Presidente y a la oposición, es un abogado litigante que se encuentra en pleno proceso de defensa del Presidente más que del gobierno y con argumentos en ristre para una pobre y mediocre oposición. Le basta arremeter, atarantar, actuar como litigante para pasearse con la pusilánime oposición, a punta de enfrentamiento más que vocación de diálogo logró su voto de investidura y mantiene asustada a la oposición congresal con la sola posibilidad de hacer uso del voto de confianza. Qué pena por nuestro Perú, que mantengamos a un gobierno y oposición, ejecutivo y congreso, sin hacer nada por el país sólo por el temor de usar un voto de confianza que podría desencadenar una disolución congresal.

El Presidente prefiere el desgobernar o no gobernar con el premier Torres que arriesgar su gobierno con un nuevo gabinete que pida confianza y, la oposición congresal respira felicidad si no ve un pedido de confianza que le acerque a una disolución congresal. Mejor pelearse para la tribuna, mejor hacer un show mediático que arriesgar un recorte del mandato de sus cargos y provocar un adelanto de elecciones. Tan funcional es el Premier para el gobierno y la oposición que nunca renunció, solo puso su cargo a disposición y no fue aceptado. Tan funcional puede ser en estos tiempos que hasta podría seguir siendo Premier mientras el presidente y el congreso pierdan su mandato. Terrible y sombrío panorama nacional nuestro, por obra y gracia nuestra.

El presidente no necesita un abogado defensor, vocero o traductor necesita urgente un equipo de gobierno (gabinete ministerial y gabinete de consejeros) que le ayude y enseñe a gobernar. Pero este, demostrado está, no es un tema en la agenda y en el entendimiento del presidente. Para ayudar a gobernar, Kurt Burneo en el MEF es un gran jale, conoce la gestión pública, es un buen técnico con visión política. Ojalá desde el MEF, el superministerio nacional, ayude y enseñe a gobernar, no es posible esperar cambios, pero es legítimo abrigar esperanzas siquiera.

Un año de desgobierno ha demostrado que la “gran confrontación” ideológica que asustaba no se ha dado por las propias carencias del gobierno y la oposición, llegaron al ejecutivo y congreso con agendas cargadas de intereses particulares y prebendas, con vocación de asalto y copamiento más que de gobernar. No hay ideología ni política y por ello no hay visión de país ni programa gubernamental, el partido ganador en un año se ha dividido en 4 bancadas congresales y parece choteado del gobierno; la oposición dividida y partida en el congreso por la multiplicación de los tránsfugas se encuentra controlada, agazapada y cobijada con prebendas y repartijas desde el gobierno. Justamente, por ello, tampoco hay concertación democrática, porque no hay visiones estatales e intereses nacionales para ponerse de acuerdo de manera pública sino solo mezquinos y oscuros intereses particulares sobre los que se pactan bajo la mesa, como repartijas, de espaldas al país.

Desgobernar es el hecho consumado en nuestro Perú, es el mezquino y oscuro pacto de nuestros políticos, ejecutivo y congreso, y; de nuestros gobernantes, oposición y gobierno, es el pacto que privilegia los intereses particulares a los nacionales, los privados a los públicos, los personales a los generales; es el pacto oficioso que formaliza la repartija, la prebenda, la corrupción. No es el pacto que necesita nuestro país, no es lo que deseamos para salvar nuestra democracia y nuestro rumbo a la reactivación, el crecimiento y desarrollo. Es un pacto que avergüenza, duele y estropea nuestro país, no es el pacto que nos llene de orgullo y dignidad. Si la justicia (Fiscalía y Poder Judicial) no corrige esta situación corresponderá a los ciudadanos hacerlo y, en ambos casos, a costa de nuestro políticos y de nuestros gobernantes; la justicia podría hacerla más rápido (si lo quiere), a la sociedad civil, ciudadanía y al pueblo le tomara más tiempo. En ambos casos, el futuro del Perú y nuestros hijos no debe ser eternamente pateado para adelante, es hora de recuperar la viabilidad de nuestra democracia, estado de derecho y nuestro país; es tiempo de luchar, “aliquam pugnare”.

 

Seguir leyendo

Especial

Tributo a Gustavo Cerati en Teatro Latino en Paraguay

Publicado

el

Gustavo Cerati

El imitador de Gustavo Cerati junto a su banda Rasa se encuentra preparando los detalles para viajar a Paraguay, donde realizará el tributo a Soda Stereo este jueves 11 de agosto titulado “Cerati Vive, el mejor tributo a Soda, Me volverás a ver” y al día siguiente viernes 12 presentarán “Cerati, visualizer concert” en el Centro de Convenciones Bianca de Barranco. Entradas a la venta en Teleticket de Wong y Metro.

Tributo a Gustavo Cerati

Serán más de dos horas donde recordaremos a Gus con lo mejor de su carrera solista y un recopilatorio con los éxitos que encumbraron a Soda Stereo en el escenario barranquino.

Samamé y su banda Rasa harán dueto con Cerati, donde las pantallas gigantes del escenario proyectarán la imagen y voz del líder de Soda Stereo en un espectáculo en vivo producido por Eventos Morrison.

Tributo a Gustavo Cerati

Usted no puede perderse el show de Miguel Samamé & Rasa, “Cerati 63, visualizer concert”, que se realizará este viernes 12 de agosto a las 9 de la noche en el Centro de Convenciones Bianca (Av. Grau 135, Barranco), entradas a la venta en Teleticket de Wong y Metro

 

Seguir leyendo

Especial

200 Años de la entrevista de Guayaquil

Publicado

el

José de San Martín y Simón Bolívar

José Luis Ayala

 

Teníamos la esperanza que con ocasión del Bicentenario de la Independencia del Perú (1821) y la entrevista de Bolívar con San Martín en Guayaquil (1822), se publicarían libros de análisis, reflexión y deslinde.

Es decir, que los científicos sociales meditaran, analizaran y reescribieran acerca de estos temas que deben ser necesariamente revisados. Las versiones oficiales nos han hecho mucho daño moral, de modo que el compromiso era y sigue siendo reescribir la historia del Perú.

No hubo conquista sino agresión de España contra el sistema político del Tahuantinsuyo. Menos Guerra del Pacífico, sino Ataque, agresión y conquista contra el Perú de Chile e Inglaterra. Tampoco Proceso contra Túpac Amaru y los indios seguidores. La sentencia estaba dada antes que terminara el injusto proceso judicial. El juicio contra los guerrilleros Tomás Laymes, Faustino Vilches y Gaspar Santisteban, que defendieron al Perú durante la Campaña de la Breña, fue de lo más injusto. Fueron asesinados en la plaza Huamanmarca de Huancayo, el jueves 2 de julio de 1884.

No es una novedad afirmar que el Perú oficial es antibolivariano, debido a intensa campaña que empezó con José de la Riva agüero y repetida por historiadores oficiales. El incesante odio a Bernardo Monteagudo por haber expulsado a más 400 españoles no ha terminado. En cambio, José de la Riva Agüero ocupa un lugar que no le corresponde. Entonces, es necesario revisar las versiones de José de la Riva Agüero, Rubén Vargas Ugarte y Jorge Basadre, quienes han logrado deformar el subconsciente colectivo.

Con ocasión del Bicentenario de la Entrevista de Guayaquil, Luis Britto García escribe: “Casi no hay episodio de nuestra Independencia que haya suscitado más hipótesis, especulaciones y elucubraciones que la entrevista de Simón Bolívar y José de San Martín en Guayaquil entre el 26 y el 27 de julio de 1822. La suponen unos despiadados pugilatos de fuerzas; otros, como Jorge Luis Borges, sinuosa pugna de caracteres. Sólo es posible comprenderla como el encuentro entre dos planes de liberación, el uno iniciado en Caracas, el otro en Buenos Aires. Ya el 10 de mayo de 1820 escribe Bolívar a Santander desde Cúcuta, primero, para condenar los intentos de mantener la esclavitud pues ‘me parece una locura que en una revolución de libertad se pretenda mantener la esclavitud’, luego, para fijar un objetivo estratégico: ‘si derrotamos a Calzada en Neiva, que no paren nuestras tropas hasta Guayaquil. En esa ciudad debe haber habido alguna revolución” (Lecuna, Simón Bolívar, Obras Completas, Vol. I; p. 435). 1

Simón Bolívar

Durante muchos años, mientras no se contaba con la documentación que ahora se tiene, se especuló mucho acerca de los argumentos históricos tanto de San Martín como de Bolívar. Hasta que ahora es posible tener documentos, que permiten referirse con propiedad a un hecho que marcó la guerra de la independencia contra España. Lo cierto es que la entrevista de Guayaquil marcó el final de la presencia de San Martín y ascenso de Simón Bolívar como libertador de América

Como bien señala Luis Britto García: “El 11 de julio de 1822 ocupa Bolívar Guayaquil al mando de dos mil combatientes y decide su incorporación a Colombia, vale decir, a lo que nosotros llamamos la Gran Colombia. Queda abierto el camino para la liberación del Perú. Para ello, hay que ponerse de acuerdo con José de San Martín, quien poco después arriba en barco a Guayaquil. El misterio sobre los temas de la histórica entrevista queda resuelto por el informe que el Libertador envía el 29 de julio de 1822, por conducto del general José Gabriel Pérez, al ‘secretario de relaciones exteriores de Colombia sobre ‘Las especies más importantes que ocurrieron al protector en las conferencia con S.E. durante su mansión en Guayaquil’: (…) Segunda: El protector dijo espontáneamente a S.E. y sin ser invitado a ello, que nada tenía que decirle sobre los negocios de Guayaquil, en los que no tenía que mezclarse; que la culpa era de los guayaquileños (…)”.

Necesariamente habría que añadir un hecho fundamental. San Martín era partidario de instaurar en el Perú una república monárquica. Por lo que autorizó se buscara un príncipe en Europa. En cambio, Bolívar era partidario de que el Perú como las demás colonias liberadas del yugo español, fueran repúblicas. Ese fue un tema de orden político esencial, fundamental. San Martín, llegó a la cita en momentos en que los hijos de españoles en Lima, se impusieron y condicionaron. Un hecho grave fue que al Protector San Martín, lo abandonó la burguesía de Buenos Aires.

San Martín regresó a Lima y se dio con la ingrata sorpresa, que su ministro Bernardo Monteagudo, había sido censurado y expulsado del Perú. Abrumado por el odio de la oligarquía hispana-criolla, finalmente decidió renunciar el protectorado, abandonar Lima y marchar hacia el amargo exilio. Ese hecho facilitó la llegada del Libertador Simón Bolívar a Lima. Así empezó una nueva era para el Perú y América.

No es una novedad decir que el Perú oficial es antibolivariano, no así el pueblo que tiene conciencia crítica de los hechos. De allí la necesidad de reescribir la Historia del Perú. Ese es un desafío que tienen los científicos sociales. No es posible que asuman un silencio cómplice, menos eludir escribir una nueva historia crítica.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.