Conecta con nosotros

Editorial

Aníbal Torres: el menos malo

Publicado

el

Editorial Diario UNO

El general cartaginés Aníbal es considerado como el «padre de la estrategia» y el principal enemigo de Roma. Nuestro Aníbal criollo, pugnaz como el personaje histórico, en cambio no es muy practicante de la estrategia sino de los impromptus y también se convirtió en el principal enemigo de la derecha y la prensa opositora. Ayer dejó el cargo de primer ministro y el balance de sus casi seis meses de gestión le resulta poco favorable no tanto por lo que hizo como por lo que no hizo, debido a que estuvo acompañado de un elenco ministerial mediocre.

El catedrático sanmarquino, a inicios del actual gobierno. aceptó a regañadientes la cartera de Justicia, Recuérdese que abandonó el Centro de Convenciones de San Borja, junto con Pedro Francke, al enterarse que Vladimir Cerrón había designado a Guido Bellido como primer ministro. Solo aceptó, después, para ser el contrapeso del perulibrismo ortodoxo y defender la independencia de su paisano chotano Pedro Castillo. Sin embargo, en el curso de su gestión desarrolló un pragmatismo extremo que lo llevó a defender a los ministros cerronistas más intragables, para intentar plasmar un programa de gobierno viable.

No le dieron sus fuerzas para conseguir ese objetivo, pues fiel a su estilo personal quiso hacerlo todo él solo. Por ejemplo, en el epicentro del conflicto de Las Bambas desautorizó a los viceministros que negociaban con los comuneros, para buscar una solución más sustantiva. Pero el cúmulo de problemas irresueltos y la ineficiencia o desinterés de la alta burocracia por atenderlos, lo acabó cansando y lo obligó a amoldarse a la modorra estatal. Su gran logro fueron los consejos de ministros descentralizados, pero a la vez su mayor decepción, pues no pasaron de ser interminables jornadas de promeses que, después, nunca fueron honradas.

Hace dos meses que quería dejar el gabinete, sólo se animó a quedarse para hacer frente al cargamontón golpista contra el presidente. Pero en esa gesta inviable acabó por desgastarse y hacer papelones. Al final no logró ser un buen primer ministro sino el menos malo de todos.

Seguir leyendo
Anuncio

Editorial

Colombia: tan cerca y tan lejos

Publicado

el

Editorial Diario UNO

En algunos aspectos esenciales, Colombia se parece mucho al Perú: ha pasado una era brutal de violencia, está asolada por las lacras del narcotráfico y la corrupción y su sociedad muestra abismales diferencias sociales, especialmente en el área rural. Todo ello, sumó una ola de insatisfacción que ha catapultado a la presidencia a Gustavo Petro quien, en muestra de la aspiración de cambio de la mayoría de los colombianos, recibió más de 11 millones de votos, récord en la historia de los comicios en ese país.

La violencia en Colombia fue un problema endémico. Se inició en la primera parte del siglo pasado, por la lucha entre liberales y conservadores, y llegó a su cima con la aparición de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) que llegaron a conquistar una parte del territorio, En el 2016 se firmó un Acuerdo de Paz, pero está lejos de haberse detenido: las bandas armadas de la derecha solo en lo que va del año han asesinado a 30 excombatientes y desde el 2018-2020 a 261.

La corrupción ha corrido paralela a la continuidad de la violencia. El gobierno del saliente presidente Iván Duque pidió a las Naciones Unidas y la Unión Europea (UE) recursos para el Acuerdo de Paz, pero una red en la que presuntamente participaron funcionarios de la Contraloría, Departamento de Planeación y algunos congresistas conservadores, se robaron 500.000 millones de pesos para la implementación del Acuerdo. Por último, la economía sigue dependiendo de la inyección de las divisas del narcotráfico, en medio de una enorme desigualdad del ingreso, una altísima tasa de desempleo y la devaluación del peso.

Estas son nuestras similitudes. Pero, a diferencia del Perú, el presidente Petro ha decidido enfrentar tales retos apelando a lo mejor de la inteligencia académica y profesional, rodeándose de cuadros técnicos altamente calificados y de indudable idoneidad moral. Todo lo cual es consecuente con su propuesta de cambio.

Por ello, es una pena que el presidente Pedro Castillo no viaje a la trasmisión de mando en Colombia, hubiera podido aprender mucho.

 

 

Seguir leyendo

Editorial

¿El ultimo gabinete?

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Hace solo dos días, la agencia de noticias estatal difundía la declaración del presidente de la república en el sentido que ayer juraría un gabinete de «ancha base». Una promesa más incumplida. El gabinete que juró ayer son las mismas caras del anterior, solo hay cuatro nombres nuevos Kurt Burneo en Economía y Finanzas, Miguel Ángel Rodríguez en Relaciones Exteriores; Betssy Chávez en Cultura y César Paniagua Chacón en Vivienda, los otros dos cambios son solo un troque de puestos Geiner Alvarado, al MTC, y Alejandro Salas, a Trabajo. Aníbal Torres fue ratificado en la PCM. ¿Por qué insistir en esos nombres quemados? Por la soledad de Pedro Castillo, que hoy no tiene audiencia en ningún grupo político, ni siquiera en Perú Libre, y lo único que trata es de mantenerse como sea en el poder. Y para ese fin los Torres, Salas y Chávez, son los únicos que sirven.

El profesor debió darse cuenta que su mensaje por 28 de julio no convenció a nadie. Pintó un mundo ideal, como si el Perú fuese una nación europea, pero no reconoció ningún error, ninguna omisión, ningún problema. Todo estaba solucionado. Esa falta de realismo es el primer gran obstáculo al diálogo. El otro es su silencio revelador sobre las graves denuncias de corrupción que pesan contra su entorno palaciego, y que no ha querido (o podido) despejar.

Entonces, nadie sensato, excepto el outsider Burneo, se ha atrevido a subirse al carro gubernamental, calculando que marcha en ineludible rumbo de colisión. Y es que resulta claro que no puedo haber diálogo entre Ejecutivo y Parlamento, entre castillo y los partidos políticos, sino sobre la verdad como base. Y es lo único a lo que el gabinete reciclado se ha negado, a reconocer los enormes déficits de gestión frente a las promesas formuladas en la campaña electoral.

Por ello, lo único que se puede prever con este gabinete es la insatisfacción creciente de la población, la multiplicación del conflicto social, el deterioro de la economía y la continuidad de la incertidumbre política. Quizás esto lo lleve a ser el último de Castillo.

Seguir leyendo

Editorial

La soledad de Pedro Castillo

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Ayer a las 9 de la mañana, la imagen tomada desde un dron que permitía ver a un Pedro Castillo caminando por la avenida Abancay, acompañado por un grupo de 50 partidarios y custodiado por 200 policías, quienes portaban barandas móviles para impedir el contacto con los desavisados transeúntes de esa hora, era el mejor retrato de su situación política: la soledad absoluta.

Para quien no lo ha gozado, el poder tiene varios efectos alucinógenos secundarios. En primer lugar, te hace creer que es interminable y que nunca se va a acabar. En segundo lugar, te convence de que hagas lo que hagas no te va a pasar nada, que siempre vas a poder encontrar una salida a las situaciones más difíciles. En tercer lugar, te hace dudar de todos y confiar solo en tu grupo más cercano, aquel que estás seguro que nunca te va a traicionar ni delatar. Como se sabe, todas esas percepciones son falsas. El poder se puede acabar en un instante y quienes ayer te aplaudían y abrazaban ni te saludan, cualquier cosa buena, mala o regular que hayas hecho puede ser considerada dolosa y pasible de ser investigada y, normalmente, solo te defenderán aquellos de cuya buena voluntad dudaste mientras que los más cercanos competirán por salvar su pellejo contando todo lo que te ofrecieron nunca revelar.

Ejemplos sobran. Alberto Fujimori quien pensaba gobernar al país 15 años o más, de un momento a otro tuvo que huir del país para luego acabar condenado en el penal de Barbadillo. Alejandro Toledo, quien se reputaba a sí mismo como «sano y sagrado» terminó reclamado por la justicia con un grillete en el tobillo y prohibido de tomar bebidas alcohólicas. Y Alan García, Ollanta Humala y PPK, quienes consideraban que podían confiar ciegamente en su amigo y mecenas Jorge Barata, terminaron siendo «echados» por él mediante una colaboración eficaz.

Pedro Castillo no cree esas historias. A él le basta una portátil, un megáfono y una banderola para sentirse popular. No se da cuenta que mientras la justicia investiga, la soledad ya lo tiene prisionero.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.