Conecta con nosotros

Economía

32,6 millones de habitantes alcanzó población peruana en el 2020: INEI

Perú es el cuarto país más poblado de América Latina. Se espera que en 2021, año del Bicentenario de nuestra Independencia, la población supere los 33 millones.

Publicado

el

32,6 millones de habitantes alcanzó población peruana en el 2020: INEI

Radiografía del Perú. En me­dio de los problemas que causa la pandemia del COVID-19 y la crisis desencadenada a consecuencia de la misma, la población peruana al 30 de junio del 2020 alcanza los 32 millones 626 mil habitantes, se espera que para el 2021, año del Bicentenario de nuestra Indepen­dencia, la población supere los 33 millones.

A nivel de América Latina, el Perú ocupa el cuarto lugar con mayor población, después de Bra­sil, Colombia y Argentina; y en el continente americano, el séptimo lugar de los países más poblados.

ADULTOS MAYORES

Así, lo dio a conocer el Institu­to Nacional de Estadística e Infor­mática (INEI), a través del boletín Estado de la Población Peruana 2020, elaborado con ocasión del Día Mundial de la Población, que se conmemoró ayer 11 de julio.

En el documento se muestra la situación demográfica actual, el perfil sociodemográfico de los adultos mayores y migrantes de retorno; así como, aspectos eco­nómicos y sociales de la población peruana.

Es preciso señalar que el Día Mundial de la Población, fue esta­blecido en 1989 por el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desa­rrollo, con el propósito de centrar la atención en la urgencia e impor­tancia de las cuestiones relativas a la población.

ESPERANZA DE VIDA

En las últimas tres décadas, la esperanza de vida de la población peruana ha aumentado en cerca de 11 años, por lo que, de mante­nerse constantes las condiciones de mortalidad del año 2020, los perua­nos y peruanas vivirán, en promedio, 76,9 años (74,1 años los hombres y 79,5 las mujeres). Este indicador se modifica en función de las condicio­nes predominantes de mortalidad, las cuales provocan aumentos o dis­minuciones en el riesgo de morir.

Uno de los factores estrechamen­te relacionados con el aumento de la esperanza de vida, es el descenso de la tasa de mortalidad infantil, la cual muestra para el año 2020 un valor de 12,6 defunciones de menores de un año de edad por cada mil nacidos vivos. En el año 1980 este indicador fue de 87,9 defunciones por cada mil nacidos vivos. La reducción anual de este indicador en buena parte se explica por intervenciones contra en­fermedades que requieren atención de primer nivel.

La esperanza de vida al nacer es en promedio 76,9 años (74,1 años los hombres y 79,5 las mujeres).

La esperanza de vida al nacer es en promedio 76,9 años (74,1 años los hombres y 79,5 las mujeres).

TASA DE FECUNDIDAD

La tasa global de fecundidad (TGF) que expresa el número prome­dio de hijos por mujer durante su vida reproductiva para el año 2020 se estima en 2,2 hijos/as por mujer. Entre los años 1950 y 2020, la tasa global de fecundidad, disminuyó de 7 hijos a 2,2 hijos por mujer.

El Perú se encuentra en pleno proceso de transición demográfica, lo que hace que la composición de la población por edad y sexo se modifi­quen y constituyan grandes desafíos desde el punto de vista social y eco­nómico.

En el quinquenio 1975-1980, la población menor de 15 años re­presentaba el 42,4% del total de la población; en el período 2015-2020 desciende a 24,9%. En el mismo pe­ríodo de tiempo, la población de 15 a 59 años de edad se incrementó de 54,0% a 66,1% y los que tienen de 60 a más años de edad de 3,6% a 9,0%.

25 MILLONES EN EDAD DE TRABAJAR

En el país existe 25 millones de personas que tienen edad para trabajar (PET), que vienen a constituir la oferta potencial de trabajo del país. El 47,9% son hombres y el 52,1% mujeres. La PET está conformada por 17 millones 970 mil 800 personas económicamente ac­tivas (PEA) y por 7 millones 138 mil 600 personas que conforman la población económicamente no activa (NO PEA), compuesta por estudiantes a tiempo completo, amas de casa, jubilados, en­fermos, personas con discapacidad.

El 16,8% de la población joven de 15 a 29 años de edad ni estudian ni tra­bajan (NINI)

En el año 2019, más de 8 millones de personas tenían entre 15 y 29 años de edad. De esta población el 46,3% tenían empleo y se encontraban traba­jando, el 25,4% solo se dedicaron a estu­diar, el 11,5% estudiaron y trabajaron y el 16,8% ni trabajaron ni estudiaron (NINI).

La población que ni estudia ni tra­baja alcanza 1 millón 400 mil jóvenes entre 15 a 29 años de edad. De este total el 66,8% son mujeres y el 33,2% hom­bres. Algunas condiciones relacionadas con la pobreza y el género producen un conjunto de barreras difíciles de supe­rar. Estas limitaciones perjudican sobre todo a las mujeres y puede contribuir a una transmisión intergeneracional de la desigualdad de género.

COVID-19

La pandemia del COVID-19 llega a Perú en un contexto social con la exis­tencia de grupos poblacionales que se encuentran en situación de vulnera­bilidad, lo cual ocasiona impactos dis­criminados y diferentes capacidades de respuesta. Los diferentes impactos socioeconómicos son la pertenencia a distintos estratos sociales, el género, la etapa del ciclo de vida, la condición étnico-racial y el territorio, a lo que se suman otros factores como la condi­ción de discapacidad o el estatus mi­gratorio.

El Perú está envejeciendo paulati­namente. De acuerdo con la dinámica poblacional, la proporción de pobla­ción adulta mayor estimada para el 2020 es de 4 millones 140 mil perso­nas. En la última década, la población de este grupo etario creció a una tasa promedio anual de 4,9%, mayor al cre­cimiento de la población total del país (1,3%).

POBREZA

De cada 100 personas adultas ma­yores 15 se encuentran en pobreza

En el año 2019, el 14,9% de la pobla­ción adulta mayor se encontraban en situación de pobreza, es decir su nivel de gasto no cubría el costo de una ca­nasta alimentaria y no alimentaria. En el área rural, la pobreza afectó al 32,0% de la población adulta mayor, siendo 4,5 veces más que en Lima Metropolita­na (7,1%) y 2,8 veces más que en el resto urbano (11,6%).

Enfermedades crónicas afectan más a las personas adultas mayores

Uno de los agravantes de la si­tuación de riesgo de las personas mayores, en el marco de la pandemia por el COVID-19, es el padecimiento de alguna enfermedad crónica. Al año 2019, se registró que 4 de cada 5 adultos mayores padecían de alguna enfermedad crónica.

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Del total de población adulta ma­yor que padece de hipertensión arte­rial, el 31,3% pertenece al 40,0% más pobre de la población (I y II quintil), en tanto el 68,7% pertenecen al gru­po de los no pobres (III, IV y V quin­til). Es importante indicar que, si esta patología crónica no recibe el trata­miento adecuado puede derivar en enfermedades cardiacas y derrames cerebrales.

Otra enfermedad crónica que afecta a la población, principalmente adulta mayor es la diabetes mellitus, es una enfermedad que se presenta con mayor frecuencia en los últimos años, debido a la vida sedentaria y una alimentación poco saludable que favorece la ganancia de peso, se manifiesta por la presencia de azú­car, llamada glucosa en sangre. Del total de la población adulta mayor con diabetes el 23,1% pertenecen al estrato más pobre y el 76,9% a los no pobres.

SALUD Y PENSIONES

Tenencia de seguro de salud y afi­liación a algún sistema previsional

El 83,0% de los adultos mayores cuenta con algún tipo de seguro de salud. De ellos, el 44,4% se encuen­tran afiliados al Seguro Integral de Salud (SIS) y el 33,6% a EsSalud.

El 37,0% de adultos mayores reci­ben pensión de jubilación. El 27,0% está adscrita a un sistema público, de ellos, el 19,6% está afiliado a la Ofi­cina de Normalización Previsional (ONP), el 4,2% a la llamada “cédula viva” que corresponde a los trabaja­dores del Estado pertenecientes a la Ley 20530 y el 3,2% pertenece a la Caja de Pensiones del Pescador o Es­tibador o Caja de Pensiones Militar, Policial, entre otros. El 10,0% de los adultos mayores se encuentra afilia­do al sistema privado, régimen con la rectoría de la Administradora de Fondo de Pensiones (AFP).

LOCAS ILUSIONES

Lima sigue siendo el principal de­partamento que atrae a los migran­tes provenientes de diferentes áreas del territorio nacional. Los migrantes que escogieron como destino a Lima procedían de Junín (9,6%), Áncash (7,5%), Cajamarca y Piura (7,1% cada uno), Loreto y Lambayeque (6,5% cada uno) y Huánuco (5,2%), entre los que más destacan.

La composición por sexo y edad de los migrantes recientes en Lima, evidencia que, la mayoría, se concentran en el rango etario de los más jóvenes 20-24 años de hombres y mujeres, que corres­ponde a la edad de estudio y traba­jo. También destacan los grupos de edad de 15 a 19 años y de 25 a 29 años de edad.

De acuerdo con el nivel de educación alcanzado, el 46,2% de los migrantes recientes al departa­mento de Lima tienen educación secundaria, el 17,4% alcanzaron educación superior no universi­taria y el 23,9% tiene estudios uni­versitarios.

MIGRACIÓN Y COMERCIO

Según ramas de actividad, un poco más de la quinta parte (21,4%) de la población ocupada migrante que llegó a Lima, se de­dica al Comercio, mientras que, en la población residente esta pro­porción alcanzó el 24,6%.

Asimismo, el 13,4% y el 8,9% de la población migrante reciente trabaja en actividades de Manufac­tura y Transportes y Comunicacio­nes, respectivamente. En tanto, el 44,2% de la población ocupada mi­grante se encuentra desarrollan­do actividades de Otros Servicios, mayor en 1,9 puntos porcentuales respecto a la población ocupada residente (42,3%).

El 69,0% de la población mi­grante reciente a Lima son traba­jadores dependientes

En el segmento de población ocupada migrante reciente, el 69,0% son trabajadores depen­dientes o asalariados (empleado u obrero) y cerca de la cuarta parte (24,7%) son trabajadores indepen­dientes (empleador o patrono e independiente o cuenta propia).

INQUILINOS

La información del régimen de tenencia de la vivienda mues­tra con claridad que los migran­tes recientes que arribaron a Lima viven, mayormente, en viviendas alquiladas. En efecto, 4 de cada 10 tenían esta condición.

 

ALGO MÁS

Cerca de la cuarta parte de viviendas (24,5%) que ocupan los migrantes en Lima, son propias sin título de propiedad, generalmente, éstas corresponden a aquellas viviendas ubicadas en asentamientos humanos donde los migrantes accedieron a viviendas por invasión.

 

Seguir leyendo
Anuncio

Economía

¿Riesgos globales para el corto, mediano y largo plazo en la post pandemia?

Publicado

el

Coronavirus

Germán Alarco
Profesor de la Universidad del Pacífico

 

El Foro Económico Mundial (FEM) presenta cada año un reporte sobre los riesgos de la economía mundial para el corto, mediano y largo plazo. La edición dieciséis de este informe se presentó en enero de 2021. El documento es interesante para el Perú ya que contiene una perspectiva sobre los impactos de la elevada desigualdad (y otros temas) muy diferente a la que tienen la mayoría de los empresarios y analistas en nuestro país.

La base del documento fue la encuesta anual de percepción de riesgos globales, completada por más de 650 miembros de las diversas comunidades de liderazgo del FEM (empresarios, directivos de empresas y funcionarios públicos principalmente).

 

Enfoque central

Según Klaus Schwab, Fundador y presidente ejecutivo del FEM, este informe se centra en los riesgos y las consecuencias del aumento de las desigualdades y la fragmentación social. En algunos casos, las disparidades en los resultados de salud, la tecnología o las oportunidades de la fuerza laboral son el resultado directo de la dinámica que creó la pandemia.

En otros, las divisiones sociales ya presentes se han ensanchado, presionando las débiles redes de seguridad y estructuras económicas más allá de su capacidad. La posibilidad de reducir las brechas dependerá de las acciones que se tomen a raíz del covid-19 para reconstruir con miras a un futuro inclusivo y accesible.

 

Desigualdad peligrosa

La inacción sobre las desigualdades económicas y la división social puede paralizar aún más la acción sobre el cambio climático, que sigue siendo una amenaza existencial para la humanidad. La creciente fragmentación social, que se manifiesta a través de riesgos persistentes y emergentes para la salud humana, el aumento del desempleo, la creciente brecha digital y la desilusión de los jóvenes, puede tener graves consecuencias en una era de riesgos económicos, ambientales, geopolíticos y tecnológicos agravados.

La brecha entre los que tienen y los que no tienen se ampliará aún más si el acceso a la tecnología y la capacidad siguen siendo dispares. Los jóvenes del mundo han enfrentado presiones excepcionales en la última década y son particularmente vulnerables a perder por completo las oportunidades de la próxima.

 

Retos empresariales

Las presiones económicas, tecnológicas y reputacionales sobre las empresas generan el riesgo de una reorganización desordenada, amenazando con crear una gran cohorte de trabajadores y empresas que se quedan atrás en los mercados del futuro. Los gobiernos también deben equilibrar la gestión de la pandemia y la contracción económica y, al mismo tiempo, crear nuevas oportunidades que son fundamentales para la cohesión social y la viabilidad de sus poblaciones.

Por otra parte, si las consideraciones ambientales no se afrontan en el corto plazo, la degradación ambiental se cruzará con la fragmentación de la sociedad y traerá consecuencias dramáticas. Si se gestionan mal, estas interrupciones obstaculizarán la capacidad de los responsables de la formulación de políticas y otros líderes para actuar en diferentes áreas de riesgo.

 

Impactos covid-19

El costo humano y económico inmediato del covid-19 es severo según el FEM. Amenaza con retrasar años de progreso en la reducción de la pobreza y la desigualdad y con debilitar aún más la cohesión social y la cooperación mundial. La pérdida de puestos de trabajo, una brecha digital cada vez mayor, interacciones sociales interrumpidas y cambios abruptos en los mercados podrían tener consecuencias nefastas y oportunidades perdidas para gran parte de la población mundial.

Las ramificaciones, en forma de malestar social, fragmentación política y tensiones geopolíticas, darán forma a la efectividad de nuestras respuestas a las otras amenazas clave de la próxima década: ciberataques, armas de destrucción masiva y, más notablemente, el cambio climático.

Trabajadores

Mayor probabilidad e impacto

Entre los riesgos de mayor probabilidad de los próximos diez años se encuentran el clima extremo, el fracaso de la acción climática y el daño ambiental provocado por el hombre; así como la concentración de poder digital, la desigualdad digital y el fracaso de la ciberseguridad. En el cuadro 1 se muestran los cinco principales riesgos por probabilidad de ocurrencia entre 2012 y 2021.

Entre los riesgos de mayor impacto de la próxima década, las enfermedades infecciosas ocupan el primer lugar, seguidas por el fracaso de la acción climática y otros riesgos ambientales; así como las armas de destrucción masiva, las crisis de los medios de vida, las crisis de la deuda y el colapso de la infraestructura de TI.

 

Corto, mediano y largo plazo

Cuando se trata del horizonte temporal dentro del cual estos riesgos se convertirán en una amenaza crítica para el mundo, las amenazas más inminentes, aquellas que probablemente sean en los próximos dos años, incluyen crisis de empleo y medios de vida, generalizada desilusión de los jóvenes, desigualdad digital, estancamiento económico, daño ambiental causado por el hombre, erosión de la cohesión social y ataques terroristas.

Los riesgos económicos ocupan un lugar destacado en el período de 3 a 5 años, incluyen las burbujas de precios en los activos, la inestabilidad de los precios, las crisis de las materias primas y las crisis de la deuda; seguidos de los riesgos geopolíticos, incluidos los conflictos y las relaciones interestatales, y la geopolitización de los recursos.

En el horizonte de 5 a 10 años, dominan los riesgos ambientales como la pérdida de biodiversidad, las crisis de recursos naturales y el fracaso de la acción climática; junto con armas de destrucción masiva, efectos adversos de la tecnología y colapso de estados o instituciones multilaterales.

 

Aumento fragilidad económica

Las disparidades subyacentes en la atención médica, la educación, la estabilidad financiera y la tecnología han llevado a que la crisis afecte de manera desproporcionada a ciertos grupos y países. El covid-19 no solo ha causado mucha mortandad, sino que los impactos económicos y de salud a largo plazo seguirán teniendo consecuencias devastadoras. La onda expansiva económica de la pandemia aumentará inmediatamente la desigualdad, pero también puede hacerlo una recuperación desigual.

Casi el 60% de los encuestados identificaron las enfermedades infecciosas y las crisis de los medios de vida como las principales amenazas a corto plazo para el mundo. La pérdida de vidas y medios de subsistencia aumentará el riesgo de erosión de la cohesión social.

 

Tecnología y desigualdad

Se ha acelerado la Cuarta Revolución Industrial, expandiendo la digitalización de la interacción, comercio electrónico, educación en línea y trabajo a distancia. Estos cambios transformarán la sociedad mucho después de la pandemia y prometen enormes beneficios (la capacidad de teletrabajo y el rápido desarrollo de vacunas son dos ejemplos) pero también corren el riesgo de exacerbar y crear desigualdades. Los encuestados calificaron la desigualdad digital como una amenaza crítica a corto plazo

Una brecha digital cada vez mayor puede empeorar las fracturas sociales y socavar las perspectivas de una recuperación inclusiva. El progreso hacia la inclusión digital se ve amenazado por la creciente dependencia digital, la automatización acelerada, la supresión y manipulación de la información, lagunas en la regulación tecnológica y lagunas en habilidades y capacidades tecnológicas.

 

Jóvenes desilusionados

Si bien el salto digital abrió oportunidades para algunos jóvenes, muchos ahora están ingresando a la fuerza laboral en una era de hielo del empleo. Los adultos jóvenes de todo el mundo están experimentando su segunda gran crisis mundial en una década. Esta generación enfrenta serios desafíos para su educación, perspectivas económicas y salud mental.

El riesgo de desilusión de los jóvenes está siendo ignorado en gran medida por la comunidad mundial, pero se convertirá en una amenaza crítica para el mundo a corto plazo. Los triunfos de la sociedad por los que se ha luchado arduamente podrían desaparecer si la generación actual carece de caminos adecuados hacia las oportunidades futuras y pierde la fe en las instituciones económicas y políticas de hoy.

 

Cambio climático

El cambio climático sigue siendo un riesgo catastrófico señala el FEM. Aunque los bloqueos en todo el mundo hicieron que las emisiones globales cayeran en la primera mitad de 2020, la evidencia de la crisis financiera de 2008-2009 advierte que las emisiones podrían recuperarse. Un cambio hacia economías más verdes no se puede retrasar hasta que desaparezcan los impactos de la pandemia. El fracaso de la acción climática es el riesgo a largo plazo más impactante y el segundo más probable identificado en la encuesta.

Las respuestas a la pandemia han provocado nuevas tensiones internas y geopolíticas que amenazan la estabilidad. Es probable que la división digital y una futura generación perdida pongan a prueba la cohesión social desde dentro de las fronteras, exacerbando la fragmentación geopolítica y la fragilidad económica global. Con el aumento de la frecuencia de los estancamientos y los puntos conflictivos, los encuestados calificaron el colapso del Estado y el colapso del multilateralismo como amenazas críticas a largo plazo.

 

Mundo polarizado

La crisis ha dado un nuevo impulso a las tendencias existentes: agendas enfocadas a nivel nacional para detener las pérdidas económicas, transformación tecnológica y cambios en la estructura social, incluidos los comportamientos de los consumidores, la naturaleza del trabajo y el papel de la tecnología tanto en el trabajo como en el hogar.

Los riesgos comerciales que emanan de estas tendencias se han visto amplificados por la crisis e incluyen el estancamiento en las economías avanzadas y la pérdida de potencial en los mercados emergentes y en desarrollo, el colapso de las pequeñas empresas, la ampliación de las brechas entre las grandes y pequeñas empresas y la reducción del dinamismo del mercado, y la exacerbación de desigualdad; dificultando el logro del desarrollo sostenible a largo plazo.

 

Mejores oportunidades

A pesar de algunos ejemplos notables de determinación, cooperación e innovación, la mayoría de los países han luchado con aspectos de la gestión de crisis durante la pandemia mundial. Si bien es pronto para extraer lecciones definitivas, el documento reflexiona sobre la preparación global al observar cuatro áreas clave de la respuesta al covid-19: autoridad institucional, financiamiento de riesgos, recopilación e intercambio de información, y equipos y vacunas.

La respuesta al covid-19 ofrece cuatro oportunidades de gobernanza para fortalecer la resistencia general de los países, las empresas y la comunidad internacional: (1) formular marcos analíticos que adopten una visión holística y basada en sistemas de los impactos del riesgo; (2) invertir en actores innovadores de alto perfil para fomentar el liderazgo nacional y la cooperación internacional; (3) mejorar la comunicación de riesgos y combatir la desinformación; y (4) explorar nuevas formas de asociación público-privada sobre preparación ante riesgos finaliza el FEM.

Seguir leyendo

Economía

Realizarán inventario turístico para promover inversiones

Publicado

el

Realizarán inventario turístico para promover inversiones

El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Roberto Sánchez, señaló que su sector realizará un inventario turístico del país para impulsar las inversiones en el sector. “Si nosotros hasta diciembre vamos a poder registrar, activar los inventarios turísticos, registrarlos, catalogarlos como corresponde, eso significa que estaremos superando eso que es difícil en toda inversión, el saneamiento”, indicó.

“Habiendo identificado una laguna, un parque, un espacio gastronómico, vamos luego también proyectar otras inversiones, el Plan Copesco que es nuestra ejecutora de proyectos de inversión, está también muy cercano, articulando proyectos importantes, trabajando con el Ministerio de Ambiente todo lo que son nuestras Reservas”, agregó.

El Plan Copesco Nacional (PCN) es una entidad adscrita al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) que se encarga de ejecutar proyectos de inversión pública para el acondicionamiento turístico y puesta en valor del patrimonio cultural y natural para el uso turístico, a través de alianzas estratégicas con Sectores de Gobierno Nacional, Gobiernos Regionales, Gobiernos Locales e instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales.

Seguir leyendo

Economía

Ultimo feriado generó S/ 250 millones

Publicado

el

Ultimo feriado generó S/ 250 millones

El pasado fin de semana largo movilizó a más de 450,000 personas para hacer turismo interno en el país, informó la Cámara Nacional de Turismo (Canatur). La cifra es mayor a la proyectada, pues se esperaba que viajen solo unas 300,000 personas.

Muchos de ellos optaron por ampliar su viaje debido a la medida que dispuso el Gobierno de declarar como feriado no laborable el lunes 11 de octubre”, señaló Carlos Canales, presidente de la Canatur, a la agencia Andina.

Así el 25 % de los viajeros llegó a modificar su plazo de estadía quedándose un día más del planeado en el destino elegido. Solo con este feriado, la Canatur calcula que se habría generado un movimiento económico de S/ 250 millones.

“El promedio de consumo estaba en menos de S/ 100 al día por persona, ahora está entre S/ 150 y S/ 200 por día”, señaló. Canales también comentó que la región que registró la mayor demanda de servicios turísticos fue Ica. “Casi el 90% de la capacidad instalada en Ica, como hospedades, restaurantes y centros de entretenimiento, fue utilizado por los viajeros”, agregó.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.