Contáctanos

Especial

Sobre el Primer Congreso de Unidad Latinoamericana de 1972

Publicado

en

Raúl Porras Barrenechea

En la Ciudad de México, entre el 22 y 26 de junio de 1972, se realizó el Primer Congreso de Unidad Latinoamericana, con la participación de 16 delegaciones, divididas en 14 delegaciones de países, una delegación de estudiantes mexicanos (país anfitrión), y una Delegación Chicana (México-Estadounidenses). La Delegación Peruana estuvo conformada por: Víctor Benítez Anselmi, Maruja Roque Carnero Checa, Ángel Castro Lavarello, Augusto Grandez López, Rosa Hernando Divar, Jaime Serruto Flórez y Eleodoro Vargas Vicuña.

Las delegaciones presentaron ponencias que fueron seleccionadas para ser leídas, explicadas y defendidas por los delegados acreditados de cada país. La ponencia peruana fue “La Autodeterminación, La No Intervención, La Coexistencia Pacífica y La Soberanía Nacional” que fue parte del Tema VII “Reafirmar los principios de autodeterminación, de no intervención y de coexistencia pacífica entre los pueblos latinoamericanos”.

La ponencia peruana, en su fijación conceptual sostiene que:

“El fenómeno del capitalismo moderno ha dado origen a la aparición de los países dominantes imperialistas y de los países dominados o pobres, y como una derivación de esto ha surgido el principio de la AUTODETERMINACIÓN de los pueblos sometidos a alguna forma de dominación externa…El principio de la autodeterminación se presenta bajo dos formas bastante definidas: la Autodeterminación formal y la Autodeterminación efectiva”.

El Perú era un país con una pequeña tradición de defensa de la autodeterminación de los pueblos latinoamericanos. Doce años antes (23 de agosto de 1960) el Canciller, Historiador y Docente sanmarquino, Raúl Porras Barrenechea, había dado un discurso donde defendió el derecho de los pueblos a la autodeterminación, oponiéndose a la propuesta estadounidense de expulsar a Cuba de la Organización de Estado Americanos. En su discurso Porras dijo:

“El artículo 15 de la Carta de la OEA establece que ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho de intervenir, directa o indirectamente, ya sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro, y agrega terminantemente que este principio excluye no solamente la fuerza armada, sino también cualquier otra forma de injerencia o de dependencia atentatoria de la personalidad del Estado y de los elementos políticos, económicos y culturales que lo constituyen. Está claro, pues, que los convenios interamericanos proscriben toda injerencia extraña extracontinental en América y que ellos vedan también toda forma de injerencia de un país americano en los asuntos internos del otro. Este principio es el más seguro amparo de las pequeñas naciones, la base más firme de la paz continental y el mejor recaudo de la seguridad común”.

Al regresar a Lima, Porras renunció a su cargo hostigado por el propio Presidente Manuel Prado Ugarteche y todos los partidos políticos seguidores de la política dictada desde los Estados Unidos de América. Un mes después (27 de setiembre de 1960) Raúl Porras Barrenechea murió. Doce años después, el Gobierno Peruano le rindió un homenaje al momento de plantear La Autodeterminación como ponencia en el Primer Congreso de Unidad Latinoamericana.

De esta manera, el Perú se convertía en un país defensor de la libertad que tiene cada pueblo latinoamericano de determinar su propia política interna. De no permitir el intervencionismo en el continente. Y, sobre todo, rechazar la defensa de los intereses imperialistas en la búsqueda de desestabilizar la política en la región. Ningún gobierno debe ser cómplice en los deseos imperialistas. Por ello, en la ponencia la delegación peruana sentenció que:

“La efectiva Autodeterminación se manifiesta en que el pueblo que la ejerce: a) Tiene en sus manos los resortes de su propia economía; b) Acrecienta su propia cultura nacional, al mismo tiempo que se enriquece con la cultura universal, y c) Busca la unificación con los otros pueblos pobres, para provocar un cambio sustantivo en las relaciones internacionales en los planos político y económico”.

Es decir, la teoría de la autodeterminación de un pueblo empieza por su carácter económico. Solo si existe una economía propia se podrá hablar de una autodeterminación política. Mientras tanto, solo será parte de un discurso. Y la autodeterminación económica es fundamental para alcanzar una cultura nacional. Forjar una política cultural que tenga como objetivo lograr una identidad nacional.

Pero cuando se busca una identidad cultural no significa rechazar los aportes y las influencias culturales universales. Lo que se busca es que la cultura nacional de un pueblo forme parte de la cultura universal en igualdad de condiciones. Y eso es todo lo contrario a lo que impone el imperialismo cultural, el cual solo busca desarrollar una política cultural consumista como sinónimo de cultura universal. Ello se fundamenta en la “moda” que se vuelve sinónimo de “modernidad” y, por lo tanto, rechaza –y somete- lo nacional que se transforma en “antiguo”.

No cabe duda que la delegación peruana generó la admiración unánime de los asistentes por tener una vocación latinoamericanista y defender el derecho de los pueblos a vivir en paz.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Manuel Caracciolo Lévano y el sindicalismo en Lima a inicios del siglo XX

Publicado

en

Manuel Caracciolo Lévano y el sindicalismo en Lima a inicios del siglo XX

El anarcosindicalismo cuestionó la estructura social, el Estado, el orden político, al mutualismo y los partidos políticos. En su desarrollo destacan muchos obreros, entre ellos Manuel Caracciolo Lévano quien fue padre de Delfín Lévano y abuelo del destacado periodista César Lévano, quien en una entrevista realizada en 1991, contó sobre su abuelo que:

“Mi abuelo había sido guerrillero, montonero a las órdenes de Cáceres, en la lucha contra el invasor. Luego se hizo cigarrero y panadero, buscando siempre, con sus compañeros, las reivindicaciones necesarias, en una época n la que la clase obrera nacía y las clases dominantes pensaban en que el obrero no sólo debía ser explotado desdeñado y despreciado”.

En 1910 publicó Organización Obrera, texto en el cual anota que:

“Antes de entrar en materia debo dejar constancia que mi deseo no es atacar la existencia de las actuales Sociedades Humanitarias, sino que mi propósito es hacer ver a mis compañeros de trabajo, de todos los oficios, que los gremios pierden lastimosamente su tiempo y sus energías en ese trillado como sencillo asunto: La protección de auxilios mutuos… Que embebidos en este rutinario asunto, “tal vez inconscientemente, olvidase de sus deberes y derechos más importantísimos; de esos derechos a ser personas, a pensar y a obrar como hombres libres, y de esos deberes que nos obligan a tratarnos recíprocamente como seres racionales, considerándonos al igual de todos y de cada uno, con amor, confraternidad y justicia… Que cegados por irrisorias promesas de programas gubernativos (sic), que no tienen más valor que el de saber engañar, encomiendan a nuestros enemigos de todos los tiempos a la aristocracia y a los detentores del capital, ambos interesados en que se prolongue indefinidamente nuestra ignorancia, discordia, debilidad y les confían la defensa de nuestros más caros intereses, la solución de los trascendentes problemas del trabajo, mejor dicho de la cuestión social, que irrefutablemente son nuestras más legítimos derechos, nuestra aspiración más justa y sublime, desde que en la solución de esos grandes problemas sociales estriba ineludiblemente nuestra tan anhelada felicidad”.

Manuel .C. Lévano se auto reconoció como parte de la clase social que trabaja, a su vez, reconoció como sus enemigos de todos los tiempos, a quienes detentaban los medios de producción y el manejo político de Estado; por ello sostenía que más importante era alcanzar sus derechos y la construcción de una nueva sociedad donde prime el amor, la confraternidad y la justicia, que la protección mutua. Además, logró reconocer claramente que la clase dominante se encontraba conformada por la aristocracia y los detentores del capital, la joven burguesía, quienes a pesar de presentar contradicciones en su proyecto de sociedad, estas se percibían como no antagónicas, ello permitió una alianza, en la cual, la joven burguesía se presentaba como la base económica y la aristocracia como la base político-estatal.

Rechazaba el mutualismo por ser un tipo de organización que no criticaba y denunciaba esta alianza, sino por el contrario, se articulaba a la misma, ocupando el último sitio. Más claro fue cuando planteaba que:

“Tened en cuenta trabajadores que los limitados fines de las sociedades humanitarias no enfrentan a todas nuestras verdaderas necesidades, no destruyen ni combaten las verdaderas causas, origen de nuestro atraso y escaseces; en todo sentido y que por lo tanto, la constitución de ellas no está en relación ni en conformidad con los cuantiosos intereses y derechos de los gremios obreros. Y por último, que la defensa de estos valiosos intereses y derechos, demandan una sencilla pero eficaz preparación societaria, requiere un estudio práctico y razonable de nuestras precarias condiciones de braceros, individual o colectivamente. Y esto sólo se podrá obtener por los medios prácticos de una sólida organización gremial con un rumbo definido, concreto y substancial; pero amplio, extenso, tanto como la magnitud de nuestros propios males”.

La posición que planteó Manuel C. Lévano, se orientó en combatir y destruir las verdaderas causas que originaban la situación de explotación de los obreros, pero para lograr este objetivo no se puede ser espontáneo o bien intencionado; por el contrario, proponía generar una nueva organización—alejada de los principios de las sociedades mutualistas—para que estudiase y reconociese las formas, en la práctica para poder dar ese importante y vital paso.

Manuel Caracciolo Lévano y el sindicalismo en Lima a inicios del siglo XX

Manuel C. Lévano, logró avanzar en el proceso de identificar las verdaderas causas de la explotación de la clase trabajadora. Es la clase contraria a la suya, conformada por aristócratas y burgueses. Por ello, en su texto precisó las contradicciones sociales que no permitían el bienestar de la clase obrera, escribiendo que:

“Por un lado, los cogotudos burgueses, los holgazanes del clero y del régimen existentes, disfrutando a sus anchas las holgaduras de los placeres, de los honores, en fin, de todas las comodidades y consideraciones; y por el otro, quienes todo lo producen, quienes todo lo laboran a rigor de sus fuerzas manuales y mentales, destrozándose, mutilándose, con las herramientas, las máquinas, las rocas, la nieve y los espinos, esos obreros viven en la última miseria, sufriendo privaciones y necesidades de toda especie y condenados a sobrellevar despiadadamente, penurias fatigas y peligros inauditos”.

De esta manera, identificaba la posición y ubicación de la clase obrera en la sociedad; mientras a los que denominó “los cogotudos burgueses los holgazanes del clero y del régimen existente” es decir, los dueños de los medios de producción, la Iglesia y los funcionarios del Estado, conformaban su opuesto. Es clara la división social a partir del trabajo.

Manuel C. Lévano realizó un diagnóstico de la situación de las dos clases sociales que conforman la sociedad. Señala que:

“Por todas partes la burguesía, esa clase explotadora, acaparando, derrochando á manos llenas, nuestro valioso trabajo. Mientras ellos en espléndidas casas, en soberbios palacios, viven en continuas y banales orgías, rivalizando cada cual en frívolos caprichos de lujo, boato y vicios, y en mil otras tantas extravagancias; a pocos pasos suyos, en las pocilgas, en los cuartuchos, en la calzada, en las puertas de sus propias casas caen desfallecidos de hambre y desnudez, en medio de agudos dolores, un montón de anónimos que indudablemente fueron sufridos trabajadores, factores de riqueza; pero que se convirtieron en despreciables pordioseros, ya inutilizados por los accidentes, por la vejez; ya cansados de solicitar por doquiera, en qué emplear sus músculos, desgraciadamente sin conseguirlo ni mucho menos hallar en sus desventuras; quién caritativamente le prodigara un mendrugo de pan con que desayunarse, ni una moneda con que adquirirlo. En todas partes, bajo cualquier gobierno los deberes de nuestra clase asalariada son: trabajar, obedecer, sufrir: sus derechos: hambre, desnudez, dolor”.

Nuevamente, desde su visión anarcosindicalista Manuel C. Lévano logró destacar las características y las contradicciones en la totalidad de la vida social, para precisar como la burguesía vivía en una diaria opulencia mientras, los trabajadores sufrían de la explotación y la escasez. Por ello afirmaba que:

“El trabajador quiere libertarse de la explotación de que es objeto; quiere redimirse del oscurantismo en que se le mantiene por la fuerza: en una palabra, quiere emanciparse de los yugos de la tiranía. Sólo a él corresponde pues la solución. Para lograrlo se asocia y organiza; estudia y lucha”.

La posición anarcosindicalista de Manuel C. Lévano le permitió sostener la existencia de la división de la sociedad en dos clases muy marcadas y opuestas entre sí, que se manifestaba en sus costumbres y vivencias cotidianas, en su presente y su futuro. Para superar esa sociedad injusta propuso la auto organización de la clase trabajadora, ampliar sus conocimientos y construir sus propios elementos culturales y sobre todo luchar por conquistar sus derechos y sus objetivos, es decir alcanzar sus aspiraciones de clase.

Sostenía también que:

“De cuanto os llevo dicho se desprende, pues, que sociedades de resistencia son todas aquellas que están formadas única y exclusivamente por asalariados y, que aspiran a la completa emancipación de los trabajadores practicando como único medio para este fin la lucha económica y rechazando en absoluto la lucha política gubernativa, así como todo contacto, toda tutela del mundo burgués (Leone)… Y se llaman de resistencia, porque en su propia organización llevan Imbíbitas las sacrosantas ideas de rebeldía, de lucha, de protesta, contra todo lo que significa explotación, opresión, servidumbre”.

De esta forma su posición anarcosindicalista le permitió proponer la lucha de carácter económica, es decir, salarios y mejores condiciones de vida, pero a la vez, rechazaba toda participación en la política que denominaba gubernativa es decir, rechazaba toda posibilidad de participar en la lucha por el poder político, ya sea a través de las elecciones o de la acción directa, aunque siempre acepta y divulga la necesidad de las luchas gremiales de los trabajadores. Aunque no basta sólo con su realización, sino también es importante la coordinación para su desarrollo. Por ello señala que:

“La mayoría de las huelgas fueron un fracaso, a la derrota más desastrosa, no por falta de justificadas causales, ni por falta de apoyo moral y material de algunas sociedades y gremios obreros, ni mucho menos del favor de la opinión pública; sino única y exclusivamente por la falta de una verdadera organización solidaria en los gremios de trabajadores”.

Es decir, buscó impulsar una forma de organizar a todos los gremios de Lima y El Callao para mantener luchas mancomunadas dirigidas a exigir sus derechos. Este elemento ideológico sobre la organización fue muy importante porque estaba demostrando una incipiente conciencia de clase, una conciencia gremialista-obrera que aún mantenía la limitación de reprochar el aspecto político del Estado como institución, pero que se auto reconocía como una clase explotada portadora de su propia liberación en el futuro y con una práctica concreta: la lucha gremial y organizada.

Se puede afirmar entonces que para Manuel C. Lévano, la sociedad presentaba dos clases sociales, entre las cuales no existió armonía ni mucho menos posibilidad de entendimiento, porque era la clase dominante la cual, junto a sus instituciones, formas de vida y dinero, eran las causas de la explotación y la vida pauperizada de la clase trabajadora.

Denunciaba a las organizaciones que practicaban el mutualismo por presentar un carácter conservador y conciliador, porque no atacaban a quienes explotaban a sus agremiados. Un pensamiento bastante definido a pesar de negar siempre lo político, identificando con el control del Estado burgués, y no con la posibilidad de construir un nuevo tipo de Estado.

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

La décima anónima popular limeña: máquina y desempleo

Publicado

en

La décima anónima popular limeña: máquina y desempleo

La politóloga argentina Marilé di Filippo ha señalado claramente que:

“Las obras de arte son un objeto de conocimiento para el nuevo público masificado que se torna sujeto de conocimiento de las mismas, pero un objeto que además proporciona nuevos conocimientos sobre la “realidad”, conocimientos particulares inaccesibles a partir de las formas anteriores de producción y reproducción, a los cuales se accede de modos también diversos con respecto a los modos anteriores de percepción”.

Lo que Di Filippo propone es que, las obras de arte –cualquiera de ellas-, han determinado que sectores de la sociedad tengan un mayor acceso al conocimiento de la realidad. Ese conocimiento de la realidad no parte de un simple acto empírico, sino que al estar “representado” permite una comprensión que no parte de los sentidos, sino del pensamiento.

Así, los productos del arte popular le permiten a los sectores populares “mirar más allá” de la experiencia más directa. Que se encuentra en relación mediata. Mejor dicho, que no se encuentra en relación directa. Sino que necesita de un medio para interconectar al sujeto con el objeto. La obra de arte cumple –entonces- una función de intermediario. El lazo que termina uniendo a la persona con su realidad.

Por ello, Marilé di Filippo sentencia que:

“El arte es un objeto de conocimiento para la política y a la vez se constituye en un modo o medio de conocimiento particular del acontecer socio-político, permite aprehensiones distintas de la dinámica social y política, las cuales adquieren a su vez otras especificidades cuando son logradas a través de las artes propias de la nueva era. Arte masificado, que tendrá a la masa simultáneamente como nuevo objeto y sujeto de conocimiento”.

Así es, el nuevo arte que nace de los sectores populares, nos permite entender las formar de mirar y entender la realidad social que tienen los propios sectores populares sobre la “realidad” que viven día a día.

En las ciudades, los sectores populares tienen características muy específicas que lo diferencian de las clases populares del mundo rural. Un elemento es que los sectores populares urbanos tienen cierto grado de instrucción, lo cual los acerca más a las clases dominantes.

En algunos casos, estos niveles de instrucción les permiten acceder a las llamadas “clases mediar urbanas”. Pero, en el caso de los artistas o productores de obras de arte, siempre existirá una ligazón con su clase de origen. Una suerte de ancla que les permite identificar su obra con su clase de origen. Un cable a tierra que, por más “éxito” que su producción pueda tener, los une mucho más a su clase de origen que a su sector social transitorio.

En el caso específico de Lima, durante las primeras décadas del siglo XX, en los sectores populares aun existía la producción artística anónima. Por algún motivo –que puede ser para protegerse de la represión- muchos compositores de la música popular urbana limeña, decidieron dar a conocer su obra sin que se conozca la autoría.

Es el caso de un decimista (según la Dra. Martha Hildebrandt “Este sustantivo designa en nuestra lengua culta al compositor de décimas o a la especie de juglar que las recita”) que en 1937 compuso una décima titulada Con Tan Terrible Tormento, en la cual manifiesta el temor hacia la máquina que reemplaza la mano de obra humana, generando la desocupación y la pobreza.

La décima anónima popular limeña: máquina y desempleo Nicomedes Santa Cruz - La Décima en el Perú

La décima fue rescatada por Nicomedes Santa Cruz, quien la presentó en su libro La Décima en el Perú (1982). La décima en cuestión dice:

CON TAN TERRIBLE TORMENTO

Con tan terrible tormento
el mundo va alborotado,
hay mucho desocupado
por causa de los inventos.

1

Por causa de la avaricia
y querer atesorarse,
la ciencia dio un avance
sin cuidado y sin malicia;
pero hoy se atemorizan
los hombres de gran talento,
han visto pues con el tiempo
todo lo que esto ha traído.
Se encuentra el globo movido
con tan terrible tormento.

2

Por no ocupar al bracero,
cada vez van inventando
de ir economizando
y trabajar con los fierros.
Hoy, en el globo entero,
estamos en tal estado:
andando desesperado
sin remedio y sin atajo;
por la escasez de trabajo
el mundo va alborotado.

3

Por el derecho a la vida
terrible lucha vendrá,
mucha vida costará,
es una cosa sabida.
Todos estamos hoy día
observando con cuidado
que esto se ha desarrollado
con desesperado afán:
¡Sin poder ganar un pan
hay mucho desocupado!. . .

4

Viendo bien, es ostentoso
que hay millonarios tan grandes
y otros muriéndose de hambre. . .
¡es un caso lamentoso!
Siendo el mundo tan hermoso,
a la vista está el ejemplo
que no se encuentra al momento
ni derecho a los terrenos,
y ni trabajo tenemos
por causa de los inventos!. . .

Los profesores españoles Ricardo Gómez y Manuel Palomeque han reconocido que:

“La primera manifestación de la lucha obrera es, propiamente, el antimaquinismo o luddismo, que define una conducta de determinados sectores laborales en la etapa de transición del sistema de producción artesanal al fabril, que “manifiesta el rechazo de la máquina aplicada tanto a usos específicamente industriales como agrarios”. Los actos de destrucción de máquinas y, en ocasiones, de fábricas enteras, constituyeron en realidad una forma de acción popular preindustrial”.

Por ello resulta interesante saber que en Lima, hacia 1937 existían aun visiones propias de la época preindustrial. Mientras en el Perú, los obreros ya habían conseguido muchas leyes a su favor, incluyendo la Jornada Laboral de Ocho Horas en 1913 (El Callao) y 1919 (Lima).

Es una producción artística popular que nos permite percibir la existencia de ideas que, pese a estar en 1937, corresponden al siglo XIX. Son los rezagos ideológicos que subsisten en los sectores populares. Una constante en la producción artística de las clases populares en cualquier sociedad.

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

10 años de Lima Photo

Publicado

en

Gastón Deleau

Han pasado diez años desde la primera edición de Lima Photo. Hoy es un espacio consolidado en el continente, porque la feria cumple con el objetivo de trazar puentes y lazos entre artistas, galeristas y coleccionistas de la región y del mundo. Es un punto de encuentro para reflexionar y discutir en torno al arte de la fotografía y sus innumerables posibilidades creativas. Diario UNO entrevistó a Gastón Deleau, fundador y promotor de Lima Photo, Buenos Aires Photo y de la Fototeca Latinoamericana (FOLA) en Argentina.

—¿Qué significado tiene la edición de Lima Photo 2019?

—La particularidad que tiene es que contempla los diez años de la feria y eso hace que sea un número para festejar, que es muy importante para nosotros. Y en ese contexto nos pareció muy importante mostrarle. al mercado y a la gente, la importancia del feminismo y el rol de la mujer en la sociedad.

Por eso decidimos gestar un homenaje a estas tres grandes de la fotografía, que están vivas y en plenitud, que son gente que realmente tiene un desarrollo profesional muy importante.

Por eso hacemos un homenaje que lleva a Graciela Iturbide de México, Paz Errázuriz de Chile y Chichi (Alicia) Benavides, un poco más olvidada en el Perú pero con un alto reconocimiento en el mundo fotográfico, entonces nos parecía oportuno brindárselos en vida y porque son de una similar generación. Y el sábado (hoy) van a dar un conversatorio cada una y después las tres juntas con la moderador y gran curadora que es Nélida Román.

Entonces, todo eso le va a dar un protagonismo a gente que dio la vida por la fotografía y que ahora tiene este homenaje.

—¿Cómo ha sido la interacción entre los artistas, organizadores y el público?

—Fue una evolución paralela, fuimos creciendo juntos. Cuando empezamos en la década pasada era todo mucho más artesanal. Y, la experiencia, los años, la evolución del propio mercado.

Porque antes la fotografía, cuando empezamos tanto en Buenos Aires Photo como en LimaPhoto, la gente miraba las fotografías y era para los periódicos, para documentar algo, no era como ahora para comprar una foto y tenerla colgada en tu sala.

La escuela que formamos ese proceso de enseñanza, de gente que ve a la fotografía como arte, es producto de nuestro trabajo, tanto en FOLA y el Centro de la Imagen como los organizadores de Lima Photo.

Lo mismo que en Buenos Aires Photo, en la que ya no participó en la organización pero lleva 15 años, cuando iniciamos el 2005 la gente no compraba fotografía, y ahora todas las colecciones tanto peruanas como del extranjero tiene compradas sus colecciones, entonces me parece que hicimos bien nuestro trabajo.

Galería:Fola. Autora: Dorothea Lange.

Galería:Fola. Autora: Dorothea Lange.

—Tú has trabajado en marketing, inclusive buscabas suscriptores para una revista de fotografía…

—Así empecé, imagínate, es como si estuviese en la puerta de Lima Photo, veía una persona salir, me acercaba y le decía: ´a usted que le gusta la fotografía, trabajo para esta revista´ y tenía 18 años. Era otra Argentina, otra realidad, la gente se suscribía a las revistas para recibirlas en su casa.

Ahora es todo online, eso ya no existe, se hace por internet. Era la segunda mitad de la década de los ochenta, ´iba a la puerta de una galería, y cuando alguien salía les vendía la suscripción en la calle, te pagaban allí, te daban la dirección en un papelito y te decían envíamela a mi oficina o a mi casa´.

Era muy lindo eso, era otra época, y eso fue lo que templó mi perseverancia, mi espíritu combativo de ir para adelante, porque eso fue lo que me hizo llegar hasta donde llegué.

—¿Cuánto te ha servido esa experiencia en el marketing, en las ventas para consolidar estos proyectos fotográficos?

—Fue lo más importante, porque mi experiencia comercial desde el marketing lo junté con mi experiencia artística, no como artista sino con la gente que estaba vinculado; los directores de arte, los fotógrafos, los pintores. Y desde el marketing sentía que le faltaba promoción, publicidad,de cómo le convencía a una empresa para que me de dinero para un evento.

Ese fue mi diferencial, mis estudios en marketing y publicidad, aplicados a la cultura, eso me marcó del resto desde joven. Y lo aproveche en la cultura como lo pude haber aprovechado en otro ámbito. Se me dio la cultura, porque tenía más afinidad y amistades.

Por ejemplo en cómo planteó proyectos fotográficos y lograr convencer a una empresa para que le interese y me facilite el financiamiento, porque uno tiene que convencer a las tres partes: el proyecto, el artista y la empresa, porque si dos ganan y uno pierde no sirve la ecuación, tiene que estar equilibrado para que todos ganen.

Galeria:Younique. Autora: Evelyn Merino-Reyna.

Galeria:Younique. Autora: Evelyn Merino-Reyna.

—¿Cómo nació FOLA?

—Nació de un comentario que hice, en el que me preguntaron ¿Cuál era mis sueño? Contesté lo que sentía: `fundar el primer museo de fotografía en la Argentina`. Y lo trascendente fue que esa persona que me preguntó tenía los medios económicos, porque yo no los tenía, porque soy un simple trabajador, no tengo fortuna, no tengo herencia, soy alguien apasionado de lo que hago.

En ese contexto, él me presentó a unas personas que me donaron el lugar, un espacio de mil 200 metros cuadrados, en el corazón de Palermo. A quienes tuve que sustentarles un plan de marketing, de comunicaciones, de programación y de financiamiento mediante sponsors, donaciones, ley de mecenazgo que existe en la Argentina.

Tuve que presentarles un plan de cinco años, mostrarles, convencerlos, porque no era que me decían qué buena idea y listo te lo regalamos. Porque eso vale cientos de miles de dólares por mes. Ahí se creó la Fundación FOLA que recibe ese predio, no es de nuestra propiedad pero lo tenemos con usufructo mientras la fundación siga trabajando.

Ahí se funda el museo que tiene tres salas de exposiciones: una grande de 500 metros y dos más pequeñas de 150 metros y 100 metros, respectivamente, tiene un auditorio, una tienda, una librería especializada en fotografía, producimos libros, catálogos, muestras, talleres, intercambios y allí han estado la mayoría de fotógrafos peruanos, quienes han tenido muestras exclusivas.

ALGO MÁS

Sobre las nuevas tecnologías, Gastón afirmaque se están adaptando y que son bienvenidos los proyectos que tienen soportes audiovisuales.

 

YÁSSER GÓMEZ CARBAJAL

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Pedro Carlos Olaechea Álvarez-Calderón y Martín Vizcarra Cornejo Pedro Carlos Olaechea Álvarez-Calderón y Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 5 min

Vizcarra Vs Olaechea: Juego de tronos

Como lo dijo Carlos Monge en su nota dominical en este diario, mencionada por César Hildebrandt en su entrevista a...

Pedro Olaechea Pedro Olaechea
Políticahace 9 min

Olaechea solicitó opinión a la Comisión Europea

Pedro Olaechea, presidente del Congreso, acudió a la Comisión Europea para la Democracia, para solicitarle “una opinión o recomendación” respecto...

Poder Judicial impone condena a exfuncionaria de la Corte del Callao Verónica Rojas Aguirre Poder Judicial impone condena a exfuncionaria de la Corte del Callao Verónica Rojas Aguirre
Políticahace 10 min

Poder Judicial impone condena a exfuncionaria de la Corte del Callao

El Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria del Poder Judicial condenó a 3 años y 9 meses de prisión suspendida a...

ERNESTO BLUME ERNESTO BLUME
Políticahace 12 min

TC no se ha pronunciado sobre cuestión de confianza

Ernesto Blume, presidente del Tribunal Constitucional (TC), afirmó que este organismo no se ha pronunciado sobre la posibilidad de que...

Eliane Karp Eliane Karp
Políticahace 13 min

Eliane Karp tiene 400 mil dólares

La Fiscalía de Estados Unidos reveló que la exprimera dama Eliane Karp tendría más de 400 000 dólares en sus...

Jessica León Yarango - César Hinostroza pariachi Jessica León Yarango - César Hinostroza pariachi
Políticahace 14 min

Retiran a jueza Jessica León Yarango que ayudó a Keiko

En octubre de 2018, la Segunda Sala Penal de Apelaciones, instancia que ahora deja, revocó la detención preliminar contra Keiko...

Camión cisterna gasnor Camión cisterna gasnor
Políticahace 18 min

Pide acusación constitucional contra el presidente Vizcarra

Edgard David García Niño Cornejo, gerente de le empresa Gas Talara S.A (Gastalsa), dijo que habló con Rosa Bartra para...

Alberto de Belaunde Alberto de Belaunde
Políticahace 21 min

Está clarísimo que Olaechea es vocero de Fuerza popular

El congresista Alberto de Belaunde sostuvo que el presidente del Congreso, Pedro Olaechea, se ha vuelto vocero oficioso de Fuerza...

Alejanro Toledo Manrique Alejanro Toledo Manrique
Políticahace 23 min

Mejor es reírse

Yo también estoy viejito, quiero irme a mi casa.

Juan Luis Dammert Juan Luis Dammert
Políticahace 25 min

La voz clara

“El fujimorismo le pide a Vizcarra que se vaya a nadar al Golf al medio día, que toque flauta traversa...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.