Contáctanos

Especial

Sectores populares y vivienda en Lima a inicios del siglo XX

Publicado

en

Sectores populares y vivienda en Lima a inicios del siglo XX

Abelardo Gamarra sostiene que: “Un callejón, en primer lugar es un fundo, que pertenece a algún rico, al que poco le importa que el diablo se lleve a los que en él habitan”.

El callejón también fue un negocio para las familias pudientes que alquilaban cuartos a los más pobres sin importar las condiciones de salubridad a las que eran expuestas. Lo importante era el dinero no la salud. Continúa Gamarra:

“¡Qué vida la íntima de aquellos seres! A veces un hijo con viruela, otro con sarampión, el tercero con fiebre, la mujer tísica y el marido borracho; quejidos, llantos, blasfemias; el día húmedo, el caño sin agua, solo un ser impasible, entre el fogón, durmiendo como un muerto: el gato esquelético y friolento”.

Quizás a algunos investigadores les puede parecer un cuadro imposible de creer o una mera exageración del autor pero, es la descripción de los habitantes de Lima que se encontraban en el grupo de pobreza extrema. Habitantes de una ciudad en el límite de pretender ser colonial a pesar de los grandes cambios que transformaban el mundo. Entre el sueño virreinal y la supuesta modernidad.

En 1909 el Médico Demográfico Municipal realizó la siguiente descripción de un callejón considerado una vivienda típica obrera:

“La casa citada, que desde su fachada demuestra su estado ruinoso y antihigiénico, consta en la parte exterior, además de la puerta principal, de dos tiendas al lado izquierdo, dedicadas una a la venta de frituras y la otra a la de carbón, y al lado derecho otra, ocupada por una encomendaría. Todas esas tiendas, sobre todo las dos primeras, son muy pequeñas, como es de imaginárselo, dada la contigüidad en que se encuentran en despacho de carbón y el de frituras. Al pasa el zaguán de la casa, nos encontramos en un patio, en el cual se han construido, con tablas viejas, dos habitaciones, reduciendo el área de aquel de una manera muy apreciable. Continuando a la derecha, seguimos por un callejón tortuoso y sinuoso en su piso, debido a que el pavimento, tanto de este como del resto de la casa, está constituido por tierra; al terminar el citado callejón, hay un segundo patio y en uno de sus lados cuatro cuartos pequeños en estado de ruina, en la actualidad habitados, y al lado de éstos tres corrales, dedicados, dos de ellos, a la cría de animales domésticos y el otro a encerrar burros, y como la limpieza no debe hacerse con mucha frecuencia, es tal la cantidad de inmundicia acumulada, que hace imposible la permanencia en dicho lugar, ni por breves instantes”.

En estas condiciones vivieron –y siguen viviendo- muchas familias en Lima. Cuartos reducidos, improvisados, peligrosos y rodeados de inmundicias, los niños juegan diariamente sobre las mismas. Los roedores se adueñan de los pasadizos en las noches. Perros y gatos hacen su trabajo. Las enfermedades encuentran un sitio propicio para convertirse en epidemias. Mientras las autoridades describen la escena, nos dejan fuentes para el estudio histórico pero, no solucionan esta insostenible situación social.

Esta relación entre el callejón y las epidemias ya era conocida por las autoridades municipales de la capital así, en 1901, en las Memorias de la Ciudad de Lima, se señaló que:

“Viven allí en espantosa condición, mujeres, niños, y hombres y animales domésticos de toda clase, sin que haya una sola regla que garantice la vida y la salud… se ven en reducidísimas habitaciones de dos o tres metros cuadrados alojarse familias de cuatro, seis o más miembros, allí se crían toda clase de animales, en el mismo cuarto se hace la cocina, el lavado de la ropa, tanto para la familia cuanto de las casas de la ciudad, pues las inquilinas son lavanderas, y bien sabe Ud. que en esa ropa puede venir el elemento infectante de la fiebre tifoidea, de la viruela y de otras infecciones”.

Y, a pesar que las autoridades percibían la peligrosa relación entre el callejón inmundo y las epidemias, no hicieron grandes esfuerzos por eliminarlos o por lo menos, asearlos, de tal forma que la ciudad sufrió posteriormente los estragos de la peste bubónica con su altísima cifra de muertos.

Este es el caso José Carlos Mariátegui, quien luego de permanecer internado en la clínica Maison de Santé durante cuatro meses (octubre de 1902 a febrero de 1903), fue trasladado por su madre a su casa ubicada en la calle León de Andrade 548, lugar descrito por Guillermo Rouillon de la siguiente forma:

“Era é sta una vetusta casona limeña de estado ruinoso, de largos pasillos, donde el niño [José Carlos Mariátegui] y su familia habrán de ocupar unas habitaciones oscuras y húmedas; y en cuyo interior estaban dispuestos algunos muebles lamidos y varios cachivaches. En este lugar, un tanto insalubre y falto de luz y comodidades, ha de continuar el enfermo inmovilizado cerca de dos años por indicación médica. Durante esta larga convalecencia y quietud, privado de la alegría de ver el sol y de participar en los juegos violentos, propios de la niñez, se habrá de producir el atrofiamiento definitivo de su pierna”.

Un niño enfermo de los sectores urbano-populares de Lima, viviendo en estas condiciones inmobiliarias, era víctima del recrudecimiento de su dolencia, de adquirir nuevas enfermedades y, en muchos casos, de la muerte. En el caso del niño José Carlos Mariátegui, fue el atrofiamiento de su pierna.

Sectores populares y vivienda en Lima a inicios del siglo XX

Jorge Basadre recuerda que:

“Por varios años ocupamos en Lima un departamento en un segundo piso de la calle Boza. Más tarde nos trasladamos a la calle Lescano a unos altos; y luego, en 1917, a raíz del incendio en una ferretería en los bajos de esa casa, a la avenida de la Colmena, llamada oficialmente Nicolás de Piérola. Tanto en la calle Lescano como en la avenida de la Colmena mi adolescencia gozó de un privilegio que a los niños y muchachos de hoy les está siendo negado: el de retozar en la azotea. Allí, en ese vasto espacio cortado tan solo por los montículos creados por las ventanas teatinas, jugué con amigos o familiares, a la guerra, al deporte y alguna vez hasta a la representación teatral…No olvido, por cierto, a las que crecieron en “callejones” o casa de vecindad con un destino más triste que el nuestro”.

Este testimonio nos permite entender que los callejones no fueron solo un espacio donde las epidemias encontraron un aliado para progresar en la ciudad; sino también, un espacio social muy reducido donde los niños y los adolescentes carecían de la posibilidad de jugar o hacer deporte. Tugurizados, pequeños e insalubres, los callejones cobraron la vida de miles de sus habitantes, principalmente niños. Los llamados párvulos en los cementerios.

Pero, esta estrechez de vivienda que causaba tanto daño entre los sectores populares, también se encontraba en ciertos sectores de las nuevas clases medias limeñas. Así por ejemplo, en su libro, Tito Castagnola Seguín anota que:

“Mi primera infancia, la viví en Vilcanota 174 (la calle hoy se llama de otro modo), a espaldas de Guzmán Blanco y muy cerca de la Plaza Bolognesi, donde cada 7 de junio, los conscriptos juran lealtad a nuestra bandera. Era una casa pequeñita, de dos pisos, cuyo balcón era mi sala de juegos…La escalera de esa casa, tiene una anécdota especial. Y es que a lo largo de sus empinados escalones, me cargó en brazos, mi primo Julio Sotomarino antes que yo naciera…Resulta que mi madre, Doña Victoria, atravesaba un difícil embarazo y el médico le había prohibido subir escaleras. De modo que llegado el momento, Julio, que era un gimnasta muy fuerte, alguien que ahora podría calificar como físico-culturista, alzaba en brazos a la gestante y naturalmente al fruto que llevaba en sus entrañas…El hecho, motivó un poderoso lazo familiar que se enriqueció a lo largo de los años y fue siempre motivos de gratas charlas hogareñas”.

Resulta interesante este relato porque nos permite reconocer que las nuevas clases medias limeñas, a pesar que muchas de ellas no vivían en el llamado Centro, presentaron ciertas incomodidades en sus viviendas, en algunos casos estreches, en otros casos insalubridad y en otros ambas a la vez. Entonces, se recurren a formas ingeniosas para solucionar dichos problemas. Son los mismos habitantes de la ciudad quienes, junto a la familia, quienes solucionan los problemas de la capital, frente a la desidia e incapacidad de las autoridades de turno.

Otro testimonio, de estas nuevas clases medias que tienen que compartir la insalubridad de la capital, es la del doctor Roberto J. Beltrán, quizás un poco más tardío (la década de 1930) pero, igual de ilustrativo. Dice el doctor Beltrán que:

“Vivíamos entonces en una casita de dos habitaciones y una cocina, con puerta y ventana a la calle, en el jirón Pariacoto 635 de Chacra Colorada, Breña. Tenía un altillo de madera que servía de dormitorio a Pascuala, la chica que me cuidaba”.

Nuevamente la estrechez de la vivienda a pesar de ubicarse fuera del Centro de la capital y, percibimos que “a la chica que cuida al niño” la hacían dormir en el altillo. Dentro de cada casa se reproduce la situación económica-social de Lima. Para los más pobres, las peores condiciones de vida. Continúa Beltrán indicando que:

“Vale decir algo sobre el barrio en el que vivimos y de nuestros vecinos más cercanos. Chacra Colorada era una urbanización formal. Por esos años no se conocían las barriadas, pueblos jóvenes, asentamientos humanos, o como se quiera llamar a este fenómeno habitacional que se hizo patente en los primeros años de la década del cincuenta. Chacra Colorada era la urbanización más occidental de la ciudad de Lima. Comenzaba en la avenida Alfonso Ugarte, al este, y terminaba en la avenida Tingo María, al oeste. Más allá de Tingo María todo era campos de cultivo, hasta Bellavista, el primer distrito que uno encontraba a las puertas del Callao. El límite norte estaba en la avenida Colonial, por donde transitaba el tranvía de la línea Lima-La Punta; en tanto que las huertas y platanales no permitían precisar la línea de la frontera sur. Con excepción de las principales avenidas, las más de las calles todavía no estaban pavimentadas, ni lo estuvieron hasta fines de los años cuarenta. De esto doy fe, pues hasta 1945, cuando cumplió su mandato como diputado obrero el compañero Juan P. Luna, vecino nuestro y paisano de mis padres, las calles todavía eran de tierra y piedras. Luna, por su papel político, era el vecino más notable del barrio, sin que ello quiera decir que no hubiera otras familias notables, como los Landi, los Allecchi, los Viale, los Huaroto y los Morimoto. Estos últimos, dueños de una casa muy grande, de dos pisos, con fachada de ladrillos caravista, que la hacían una de las mejores puestas del barrio, ubicada en la esquina de Yurúa y Pariacoto. El señor Morimoto tenía una tienda de juguetes en la calle Mantas, en el Centro de Lima, y era tenido como persona pudiente”.

Es decir, Lima empezaba a extenderse y ocupar las tierras de las haciendas vecinas. Nacían las nuevas urbanizaciones pero se mantenían los mismos problemas de insalubridad. La estrechez y la tugurización eran cambiadas por pistas de tierra. Las nuevas clases medias –conformadas por migrantes- se acomodaban en los nuevos barrios de Lima. pero seguían conviviendo con los viejos problemas de la capital.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

CGTP y CUT: ¿Para qué lado juegan?

Publicado

en

Confecciones textiles trabajadores obreros operarios empleados pequeña y mediana empresa pymes

Las organizaciones sindicales son personas jurídicas constituidas por trabajadores o por organizaciones sindicales de trabajadores “para el estudio, desarrollo, protección y defensa de sus derechos e intereses y el mejoramiento social, económico y moral de sus miembros” (Ley de Relaciones Laborales Colectivas, LRLC, art. 2º).

Aunque esta Ley fue dada por la dictadura de Fujimori en julio de 1992, por lo menos en esta definición y en otros aspectos siguió la doctrina y la normativa internacional de protección laboral. El registro sindical confiere “personería gremial” (LRLC, art. 18º), expresión equivalente a personería jurídica, porque inviste a las organizaciones sindicales de poder representativo, si bien limitado a los fines indicados. La razón de ser de la asociación sindical es que la capacidad de negociación de cada trabajador con el capitalista o empleador aisladamente es ínfima o nula. Esta capacidad se potencia automáticamente cuando la voluntad de varios, muchos o la totalidad de trabajadores del centro de trabajo se une en una organización sindical en la cual los dirigentes quedan investidos del poder de representarlos. En tal caso, la fuerza de la organización sindical reside en la unión de los trabajadores de base, el acatamiento de las decisiones de los órganos de dirección y el pago de las cuotas sindicales de un monto suficiente a las necesidades de la defensa.

En el plano de la estructura económica, constituida por las relaciones de capitalistas y trabajadores, las organizaciones sindicales son los órganos de representación, expresión y acción de los trabajadores, frente a los capitalistas, propietarios de las empresas constituidas para la producción de los bienes materiales e inmateriales que se expenden en el mercado. El origen de su fuerza surge de la función del trabajo: sin el trabajo ningún medio de producción funcionaría, por pequeño o grande que sea.

En el lado opuesto de la estructura, el poder de los empresarios crece en proporción a la magnitud de su capital. Y, como la fuerza se potencia con la asociación, los empresarios también se organizan en asociaciones representativas, no sólo para actuar ante los trabajadores, sino, sobre todo, ante el Estado para obtener de este beneficios, facilidades, normas jurídicas, ventajas, contratos, etc. convenientes a sus intereses. Como disponen de dinero, de mucho dinero, su poder e influencia aumentan, no sólo en el plano de la estructura, sino, además en los planos de la superestructura política: el Estado y los partidos políticos, que en el Perú pueden alquilar o financiar; en el plano de la superestructura jurídica: aprobación de las leyes, decretos supremos, resoluciones administrativas y sentencias judiciales; y en el plano de la superestructura ideológica y cultural, irradiando una información y formación que aparta a los trabajadores y otros grupos electorales de la noción de sus intereses y los llevan a preferir opciones que no son las suyas.

Como decía el gran teórico alemán del Derecho del Trabajo Otto Kahn Freund (Labor and the Law), la organización sindical es la fuerza de contención de los empresarios (power of countervailing).

Así expuestos los conceptos fundamentales referentes a las organizaciones sindicales es posible advertir más nítidamente las causas de la disminución de su fuerza a partir de 1992.

Hasta ese año la CGTP, refundada en julio de 1968, se había elevado como una fuerza representativa de los trabajadores peruanos, experimentada, seria y eficaz. Era la obra de dirigentes que bregaban desde mucho antes sin escatimar sacrificios personales e hicieron escuela de pundonor y consecuencia. Pero el tiempo se los llevó. Y su partido político no fue capaz de renovar esos cuadros, y mucho menos de renovarse a sí mismo y se redujo casi a la nada. Disminuida la fuerza de la CGTP, el poder empresarial, que contaba con esa inmensa ventaja, pudo operar un ataque frontal contra los derechos sociales desde 1991. Comenzó con el Decreto Legislativo 728, siguió con la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo, en julio de 1992, y continuó su marcha triunfal con otras leyes que basó luego en la Constitución de 1993, incluida la desaparición de la estabilidad en el trabajo, que había comenzado con el D.Leg. 728 y recibió el puntillazo definitivo con la ley 25563, de diciembre de 1995. La estabilidad laboral fue rescatada después por una sentencia del Tribunal Constitucional, del 11/7/2002, expedida por unanimidad, que se basó en una correcta interpretación del art. 27º del Constitución que, como yo lo había dicho desde 1996 (en mi libro Derecho del Trabajo Individual), resultó como un hijo que se independizó de sus padres.

Marcha protesta CGTP

Cuando la dictadura (vestida de mujerona democrática) fue erradicada en las elecciones del 2000, los dirigentes de la CGTP se acordaron de reclamar y le pidieron al gobierno la devolución de los derechos laborales y de seguridad social perdidos o menoscabados, y el gobierno les dijo que fueran a reclamarlos al Consejo Nacional del Trabajo que revivió para este propósito. Y allí fueron. Un dirigente de la CGTP me dijo entonces que, por fin, habían alcanzado un espacio de diálogo. Los entretuvieron varios años y lo que salió fue un proyecto de Ley General del Trabajo que convalidaba los cambios de la década del noventa, y aun así quisieron que el Congreso lo convirtiera en ley. Mi campaña teórica en contra, apoyada por innumerables organizaciones sindicales, impidió su tramitación, y ese proyecto fue enviado al archivo.

La historia parece repetirse ahora con otros componentes.

El 29 diciembre de 2018, el presidente Vizcarra, sintiéndose fuerte por el resultado del referéndum de ese mes y, además, para congraciarse con el Fujiaprismo que quiere vacarlo y es proempresarial ciento por ciento, aprobó el Decreto Supremo 345-2018-EF por el cual pretende una reducción de los derechos laborales con el cuento de aumentar la competitividad de las empresas.

Yendo al fondo de la cuestión, cualquier técnico en organización empresarial sabe que la reducción de costos puede lograrse más con una mejora de la educación y la formación profesional en sus varias facetas, y con medios de producción más avanzados. Podría lograrse también con una reducción de las ganancias. Si los empresarios quieren reducir costos que echen mano de estas; y no toquen la propiedad ajena, que eso son los derechos laborales: propiedad de los trabajadores, como parte integrante del valor de su capacidad laboral, como cualquier otra propiedad.

Desde el punto de vista de la correlación de fuerzas, las relaciones de empresarios y trabajadores tienen una dinámica que se asemeja a un juego, un juego que se debe saber jugar.

En lugar de haber rechazado de plano este decreto supremo, los dirigentes de la CGTP y la CUT piden que el gobierno lo remita al Consejo Nacional de Trabajo. ¿Para qué?

A este Consejo se va a negociar, y negociar quiere decir tranzar. Según el Código Civil, la transacción consiste en una negociación por la cual las partes renuncian a una parte de sus derechos o pretensiones en aras del acuerdo (art. 1302º). Por lo tanto, se podría decir que los dirigentes de la CGTP y la CUT están dispuestos a negociar los derechos sociales de los trabajadores, que son derechos adquiridos e intangibles. Esto equivaldría a jugar el partido, metiéndose autogoles, como podrían estarlo aconsejando ciertas ONGs.

Y no cabe otra interpretación de su actitud.

Si el gobierno se hubiera atenido a la necesidad de someter a consulta su decreto supremo, tendría que haber remitido el proyecto al Consejo Nacional de Trabajo. Luego de expedido, ya no cabe hacerlo.

Para rechazar el decreto de marras es inadmisible para los trabajadores ingresar a cualquier instancia de negociación.

Lo que cabría ahora sería poner en consideración de las bases sindicales el examen de este peligroso asunto que, como se ve, ha desbordado la capacidad de juego de los dirigentes.

 

JORGE RENDÓN VÁSQUEZ

Seguir leyendo

Especial

Las fotos de Guaidó con Los Rastrojos revelan todo sobre el plan contra Venezuela

Publicado

en

Las fotos de Guaidó con Los Rastrojos revelan todo sobre el plan contra Venezuela

En un contexto de hostilidad y provocaciones pre-bélicas del gobierno colombiano contra Venezuela, impulsadas a través de falsos positivos mediáticos y acusaciones sin fundamento para vincular al chavismo con grupos armados del vecino país, estas imágenes representan sin lugar a dudas un punto de inflexión para el autoproclamado y su relación con el gobierno de Iván Duque.

Este punto de inflexión está marcado por varias razones.

En primer lugar, las fotos evidencian la cercanía (y hasta buen trato) de Guaidó con un grupo criminal que desde hace años vulnera la economía y seguridad venezolanas en la frontera con Colombia. En resumen, Guaidó favorece a organizaciones armadas que vulneran la soberanía del país y su tejido económico y social.

En segundo lugar, este hecho implica que para el militante de Voluntad Popular será cuesta arriba sostener la narrativa que señala al gobierno venezolano como promotor de grupos armados del país vecino. Por elevación, el gobierno de Duque también acarreará los costos de este escándalo, mientras Guaidó pierde credibilidad en sus falsas acusiones contra el chavismo.

LAS MENTIRAS DE GUAIDÓ (Y DE DUQUE)

El martes 3 de septiembre, durante una sesión de la Comisión Delegada de la AN, cuyos actos son nulos debido al desacato frente al TSJ, tomó como medida autorizar el uso de tecnología satelital para localizar grupos irregulares colombianos en Venezuela. Esto tras acusar, sin pruebas, al Gobierno venezolano de “financiar a grupos terroristas de manera directa e indirectamente” y permitir su circulación y permanencia en el territorio nacional.

Esta “decisión” surge casi en paralelo a las declaraciones del presidente Iván Duque, quien denunció que el jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, de “proteger” a grupos guerrilleros de ese país. En específico, Duque afirmó: “No estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”, según reseñó El País de España.

Esta endeble denuncia surge luego de que algunos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), liderados por Iván Márquez y Jesús Santrich, decidieran retomar la lucha armada tras el fracaso de los Acuerdos de Paz.

LAS PRUEBAS

En las fotos, que fueron difundidas a través de la cuenta Twitter de Wilfredo Cañizares, director de la ONG Progresar, Guaidó posa junto a los jefes del grupo paramilitar Los Rastrojos en el Catatumbo: Jhon Jairo Durán Contreras, alias “Menor”, y Albeiro Lobo Quintero, alias “Brother”, quienes se encargaron de dirigir la entrada del opositor al territorio colombiano, según informa el medio Las Dos Orillas.

“Se decía que el gobierno de Iván Duque había puesto todo el despliegue militar y diplomático para entrarlo a Colombia. Sin embargo, el director de Progresar y quien denunció los hornos crematorios de los paramilitares en el Catatumbo, reveló dos fotografías de Guaidó posando junto a los jefes de Los Rastrojos”, señala el medio neogranadino.

Esto demuestra la triangulación que hubo entre la extrema derecha venezolana, representada por Voluntad Popular, el Gobierno de Duque, que comparte partido político con Álvaro Uribe Vélez, conocido por su vinculación el narcoparamilitarismo, y Los Rastrojos, que cuentan con un profuso historial de desapariciones, tráfico de drogas y extorsión.

En otros mensajes difundidos en la red social, Cañizares ofrece detalles del operativo: “Montaron una operación candado desde Guaramito a Agua Clara, hasta cuando llegaron funcionarios públicos a recogerlo”. El autoproclamado respondió a las polémicas fotos y a los diversos señalamientos en su contra, argumentando: “Era difícil saber quién me pedía fotos”, negando que lo ayudaran a ingresar a territorio colombiano. Esa declaración, sin embargo, contrasta con el contexto visual de las imágenes: la ausencia de multitud y la tranquilidad de las fotos hace poco creíble su versión.

En otro medio colombiano -La Opinión-, contactaron a un concejal cucuteño del Partido Conservador, Juan Felipe Corzo, quien recibió a Guaidó en Aguaclara. Este funcionario aseguró que la información es “falsa”.

La Opinión, cuya sede principal está en Cúcuta, departamento Norte de Santander, afirma que Guaidó llegó a Colombia el 22 de febrero con la ayuda de “militares venezolanos”. Sin embargo, no hay pruebas de ello. En cambio, las imágenes donde el dirigente de Voluntad Popular está acompañado por Los Rastrojos, son una prueba irrefutable de ese encuentro.

EL CONTEXTO DEL ESPECTÁCULO HUMANITARIO DEL 23F

El 22 febrero se realizó el concierto Venezuela Aid Live, organizado por el multimillonario Richard Branson, con el objetivo de recoger fondos que estarían destinados a los “desplazados” por la crisis venezolana. Actualmente se desconoce el monto total recaudado y el destino de dichos recursos.

Este evento, que se realizó en la frontera del vecino país, iba a ser el preámbulo para que entrara la “ayuda humanitaria” autorizada por Guaidó. En los días previos, hubo una intensa campaña mediática que pretendía vender el ingreso de dicha asistencia como el evento del siglo.

Al siguiente día, el presidente Maduro tomó la decisión soberana de cerrar la frontera y derribó la épica de la entrada triunfal de la operación.

El cierre de los pasos fronterizos generó un escenario de violencia del lado colombiano, bajo la mirada cómplice de las autoridades de ese país. El saldo fue de varios heridos y una de las gandolas fue quemada por los propios grupos violentos del antichavismo. Aunque el Gobierno venezolano fue responsabilizado por este hecho, semanas después se demostró que la bomba molotov que incendió el camión provenía de los manifestantes opositores.

IDENTIFICADOS POR LA POLICÍA DE CÚCUTA

En junio, uno de los jefes de Los Rastrojos fotografiados con Guaidó fue capturado por las autoridades colombianas luego de que los habitantes reportaran un tiroteo en una zona fronteriza. “Vestidos con uniformes militares y armados, fueron capturados en Puerto Santander, Gerson Gregorio Rosario Aquino, conocido ‘Torombolo’, y Jhon Jairo Durán Contreras, apodado ‘El Costeño’ o ‘El Menor’”, destaca el diario La Opinión.

El comandante de la Policía de Cúcuta, coronel José Luis Palomino, detalló que a los capturados les decomisaron una pistola y un fusil de asalto AK 47 con sus respectivas municiones. Asimismo, dijo que los sujetos permanecerán recluidos en el Centro Carcelario y Penitenciario de Cúcuta.

Mientras tanto el otro paramilitar, Albeiro Lobo Quintero, conocido como alias “Brother”, señalado de cometer distintos delitos entre los que destacan homicidios, extorsiones y mantener cultivos de coca en la zona fronteriza, según Cañizares, se entregó a las autoridades colombianas a raíz de la guerra interna que vive la organización.

EL HISTORIAL CRIMINAL DE LOS RASTROJOS

Los Rastrojos es un grupo paramilitar clasificado como Bacrim, y se compone de disidentes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). También conocidos como Rondas Campesinas Populares (RCP), fue creado en 2006 como un ejército privado del narcotraficante Wilber Varela. En 2009, la organización se había convertido, según expertos, en “la organización criminal de narcotráfico y terrorismo más grande del país y son los que en este momento están liderando los carteles a nivel nacional”.

Según el Gobierno colombiano, en el 2016, ya no eran una Bacrim y sus miembros eran reducidos a un poco más de treinta integrantes que operaban al Norte de Santander y cuyo líder, Walter Raúl Silva, alias “Carevieja”, fue abatido por organismos de seguridad venezolanos.

Durante muchos años, Los Rastrojos se mantuvieron en guerra con otros grupos criminales como El Clan del Golfo y Los Paisas, hasta que, según informantes del Gobierno colombiano, sostuvieron una reunión clandestina donde acordaron la repartición de territorios a nivel nacional. Anteriormente, esta banda operó en los departamentos de la costa pacífica colombiana y en Antioquia, además tuvo gran influencia en la zona del Catatumbo, donde actualmente se registra mucha actividad, aunque se le señale como extinta.

El contrabando de gasolina es la principal fuente de ingresos de Los Rastrojos. Muchos de estos delincuentes han sido detenidos por autoridades venezolanas.

El contrabando de gasolina es la principal fuente de ingresos de Los Rastrojos. Muchos de estos delincuentes han sido detenidos por autoridades venezolanas.

EL TRÁFICO DE GASOLINA Y EXTORSIÓN EN LA FRONTERA

Venezuela comparte con Colombia 2 mil 219 kilómetros de frontera. Reconocida como uno de los territorios compartidos más dinámicos del continente, resulta difícil establecer límites geográficos, económicos y culturales.

Esta cercanía ha provocado que el crimen organizado y el paramilitarismo del vecino país y su forma de operar trastoquen la vida de los venezolanos que habitan en la frontera. De igual forma, la guerra multiforme que se aplica contra la República Bolivariana de Venezuela, ha propiciado condiciones flexibles para el saqueo de alimentos, gasolina y otros materiales estratégicos.

Además del bloqueo comercial y financiero unilateral de los Estados Unidos, a Venezuela le imponen una cotización paralela del dólar, cuyos marcadores operan desde otros países. Esto genera una hiperinflación que le brinda rentabilidad al contrabando de gasolina a Colombia. A esto, también, se suma la incapacidad del gobierno de Duque para atender las demandas sociales y energéticas de sus ciudades fronterizas, que prácticamente dependen de Venezuela.

Recientemente, el Gobierno venezolano desarticuló una banda que se dedicaba al contrabando de millones de litros de combustible. Este duro golpe, en parte, fue para los grupos narcoparamilitares que operan al Norte de Santander. Esto se debe a que una buena porción de esa gasolina se usa para producir pasta de cocaína.

LOS RASTROJOS Y LAS SITUACIONES DE VIOLENCIA EN TÁCHIRA

Los antecedentes de los hechos de violencia en el estado Táchira se remontan a las protestas convocadas por Leopoldo López en 2014. De todas las manifestaciones que se registraron en el país, las más violentas se llevaron a cabo en este estado.

En abril de ese año, los cuerpos de seguridad del Estado informaron que fueron capturados paramilitares en las barricadas de Maracaibo y San Cristóbal. En el caso de esta última ciudad, el ciudadano colombiano Gabriel Alejandro Reyes Beltrán, “estaba solicitado internacionalmente con código rojo de la Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal) por el delito de narcotráfico”, según reseñó Telesur.

En esa oportunidad, el presidente Maduro responsabilizó de la violencia a “la penetración de grupos paramilitares y terroristas de Colombia en estos grupos de ultraderecha extremista que han llevado la violencia a Venezuela”.

LAS ACCIONES DEFENSIVAS DE VENEZUELA

Desde el año pasado, el Gobierno venezolano ha implementado diferentes medidas para contrarrestar el contrabando de gasolina venezolana hacia Colombia.

Entre las medidas, se contempló la aprobación de recursos para proyectos de prevención dirigidos por los gobiernos municipales, así como la creación de un Estado Mayor Cívico-Militar que plantea reforzar la seguridad rural y fronteriza. Desde entonces, el Estado Mayor, dirigido por el protector del estado Táchira, Freddy Bernal, ha desarticulado varias bandas que se dedicaban al tráfico de combustible, alimentos y material estratégico, incluyendo una célula del grupo paramilitar Los Rastrojos.

En rueda de prensa el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, reveló que las investigaciones surgidas de la detención de Roberto Marrero, parte del equipo cerrado de Juan Guaidó y también involucrado en la preparación de planes mercenarios, condujeron a la captura de Wilfredo de Jesús Torre Gómez, alías “Neco”, máximo líder de la estructura narcoparamilitar Los Rastrojos.

A medida que avanza el tiempo, el falso interinato de Guaidó se configura como una constelación de intereses que vincula factores del gran capital transnacional, pero también otros vinculados a las economías sumergidas de Colombia. Las risueñas fotos del autoproclamado evidencian que el narco es el vehículo político de las relaciones entre Nariño y los golpistas venezolanos. Pero también que Venezuela está bajo amenazas reales.

 

MISIÓN VERDAD

Seguir leyendo

Especial

El bus que cambiará la manera de enseñar matemáticas y comunicación

Publicado

en

El bus que cambiará la manera de enseñar matemáticas y comunicación

Desde el 2016, la Fundación Telefónica lleva sobre ruedas la propuesta de aprender de manera diferente a más de 300 colegios de nueve regiones del país, donde motiva y orienta a escolares a utilizar tecnología educativa y divertida, además de capacitar a los docentes para la incluyan en sus metodologías de enseñanza. La finalidad es mejorar el aprendizaje.

Se trata del “Bus Educación Digital” que a partir de esta semana hasta el 11 de octubre hará paradas en 21 colegios de Lima Metropolitana para que más 16 mil escolares de primaria y secundaria conozcan dos aplicaciones de juegos virtuales, gratuitos y adaptados al Currículo Nacional Escolar.

Visitará instituciones educativas de la UGEL 03 ubicadas en Breña, Cercado de Lima, La Victoria, Lince, Pueblo Libre, San Isidro y San Miguel. El recorrido se inició el 04 de setiembre en el colegio emblemático “Melitón Carvajal” en Lince, donde acuden más de 970 escolares.

El bus que cambiará la manera de enseñar matemáticas y comunicación

EN UN CONTEXTO DESFAVORABLE

Recientemente, el Ministerio de Educación informó sobre una caída en el rendimiento de los escolares de segundo grado de primaria en matemáticas y comprensión lectora. Para revertir esta situación, el “Bus Educación Digital” recorre – desde hace tres años- nueve regiones del país para demostrar que estas dos asignaturas pueden ser fáciles y divertidas.

A nivel nacional, solo el 14,7% de los alumnos de primaria resuelven exitosamente operaciones matemáticas, y el 37, 8% entiende lo que lee. Son los resultados de la última Evaluación Censal de Estudiantes (ECE) y la Evaluación Muestral de Estudiantes (EM).

El bus que cambiará la manera de enseñar matemáticas y comunicación

VIAJE ESPACIAL Y MUNDO MEDIEVAL

Dentro del “Bus Educación Digital”, los niños se encuentran con un interior decorado como si fueran a viajar por el universo. Un docente especializado en Tecnologías de Información y Comunicación les enseñará a usar la app educativa “VillaPlanet”, con la cual se trasladarán virtualmente a diversos planetas que representarán desafíos que estimulan al raciocinio y el pensamiento crítico para resolver problemas matemáticos y de comprensión lectora.

Otra de las experiencias que vivirán los escolares es con el juego “Oráculo Matemágico”, con el cual se sumergirán a un mundo mágico, medieval y misterioso de la ciencia de los números donde se entrenarán para batirse en duelos de estrategia y razonamiento que los harán avanzar de nivel cada vez que resuelven los problemas matemáticos. Es una app gratuita y hecha en Perú por la Fundación Telefónica y la PUCP contiene más de 500 ejercicios matemáticos de magnitudes numéricas, cálculo mental, geometría, figuras geométricas, entre otros.

El bus que cambiará la manera de enseñar matemáticas y comunicación

APRENDIZAJE LÚDICO

Derly Casapia, coordinadora del proyecto Bus Educación Digital de la Fundación Telefónica, explicó que ambos juegos virtuales serán instalados gratuitamente en los colegios que visitarán. “Los maestros pueden revisar el avance de sus alumnos, evaluar sus resultados y reforzar sus aprendizajes”, puntualizó.

“La idea, de que la enseñanza de la matemática y de la comunicación no sea de una manera plana sino a través de la gamificación. Por eso, lo que hemos juntado es la tecnología porque los niños son nativos digitales y la gamificación para desarrollar esas capacidades que necesitan en matemáticas y comunicación”, destacó.

Indicó que los escolares y sus padres pueden descargar las aplicaciones en sus hogares. “En el caso del “Oráculo Matamágico” se puede jugar desde los celulares”, concluyó.

Para Mileba Caldas, profesora del proyecto Bus Educación Digital: “Los niños al ingresar al bus quedan bastante impactados, ellos sienten que están en una nave espacial porque ven las estrellas, los planetas, porque estamos innovando en la tecnología y hace que todo el tiempo que dura la experiencia el aprendizaje sea dinámica y lúdico, juegan, tienen que resolver retos y se sienten muy motivados al ver este bus”.

Además, aseguró: “Lo que queremos hacer con esta clase modelo es que ellos tengan el primer contacto con el juego ellos queden emocionados, y lo que se espera es que el docente siga haciendo uso de este aplicativo. Por eso con el uso de las herramientas TIC lo que se pretende es que al aprendizaje sea más lúdico”.

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Cuerpo descuartizado Cuerpo descuartizado
Actualidadhace 15 horas

Siguen interrogatorios a «Roxy»

Continúan las investigaciones a Verónica Andreina Montoya Araujo, alias ‘Roxy’, una venezolana de 25 años, que fue capturada en la...

Martín Vizcarra Cornejo con el pueblo Martín Vizcarra Cornejo con el pueblo
Políticahace 22 horas

El país entra en la recta final para decidir el adelanto de elecciones

Con ocasión de un acto celebrado en el distrito de Carabayllo, el presidente de la República, Martín Vizcarra, se dirigió...

Keiko Fujimori Keiko Fujimori
Políticahace 22 horas

A emergencia, mirando hacia el TC

Por otro lado, las recientes noticias por el internamiento de emergencia de Keiko Fujimori en la Clínica Centenario debido a...

Pedro Cateriano Pedro Cateriano
Políticahace 22 horas

Congresistas financiados por Odebrecht tendrán que ser investigados

El expresidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, señaló que los parlamentarios que han sido financiados ilegalmente por Odebrecht tendrían...

Maritza Garrido Lecca Maritza Garrido Lecca
Políticahace 22 horas

Maritza Garrido Lecca pagó parte de su reparación civil

El procurador anticorrupción, Milko Ruiz, informó que Martitza Garrido Lecca, la bailarina detenida junto a Abimael Guzmán Reinoso en 1992,...

Richard Arce Richard Arce
Políticahace 22 horas

No serán convidados de piedra

El vocero alterno de Nuevo Perú, Richard Arce, informó hoy que cinco bancadas renunciarán a su representación en la Comisión...

Rafael Vela Barba Rafael Vela Barba
Políticahace 22 horas

La voz clara

“Contamos con un resguardo policial que, eventualmente, pueda responder a cualquier agresión. Pero temor siempre tenemos, porque enfrentamos a organizaciones...

Verónika Mendoza Verónika Mendoza
Políticahace 22 horas

La palabra

“La demolición de este ‘hotel Sheraton’ que se hizo atentando contra toda la normativa vigente, destruyendo un edificio republicano y...

Claudia Cisneros Claudia Cisneros
Políticahace 22 horas

En el twitter

Es lo mismo “De los vladivideos a los lavaaudios solo cambian los nombres y ‘codinomes’, pero el daño al Perú...

Papa Francisco Papa Francisco
Mundohace 22 horas

Un complot made in USA para voltear a Francisco

“Para mí es un honor que los norteamericanos me ataquen”, dijo el Papa Francisco cuando el periodista francés Nicolas Senèze,...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.