Contáctanos

Especial

¿Por qué la lucha por la transparencia se dirige a determinados objetivos políticos y no a otros?

Publicado

en

Julian Assange

El problema de la transparencia, como el de la lucha contra la corrupción, es la opacidad de su selectividad. Quienes quizás vivan más directamente este problema son los periodistas de todo el mundo que todavía insisten en hacer periodismo de investigación.

Todos temblaron el pasado 11 de abril, cualquiera que haya sido la línea editorial de sus periódicos, ante la detención de Julian Assange, sacado a la fuerza de la embajada de Ecuador en Londres para ser entregado a las autoridades estadounidenses que contra él habían emitido una solicitud de extradición.

Las acusaciones que hasta ahora se han vertido contra Assange se refieren a acciones que solo pretendían garantizar el anonimato de la denunciante de irregularidades Chelsea Manning, es decir, garantizar el anonimato de la fuente de información, una garantía sin la cual el periodismo de investigación no es posible.

Si los periodistas son quienes viven más directamente la selectividad de la transparencia, quienes más sufren las consecuencias de ello son la calidad de la democracia y la credibilidad del deber de rendición de cuentas a la que los gobiernos democráticos están obligados.

¿Por qué la lucha por la transparencia se dirige a determinados objetivos políticos y no a otros? ¿Por qué las revelaciones en algunos casos son celebradas y tienen consecuencias mientras que, en otros, se impiden y, si llegan a ver la luz, se ignoran?

De ahí la necesidad de conocer mejor los criterios que presiden la selectividad. Por supuesto, el otro lado de la selectividad de la transparencia es la selectividad de la lucha contra la transparencia.

Tal vez no sabríamos de las perturbaciones reveladas por WikiLeaks en 2010 (videos militares sobre el asesinato en Irak de civiles desarmados, dos de los cuales trabajaban para Reuters), si no hubiesen sido divulgadas ampliamente por los medios de comunicación de referencia de todo el mundo. ¿Por qué toda la saña persecutoria se desató contra el fundador de WikiLeaks y no sobre esos medios, algunos de los cuales ganaron mucho dinero que nunca retornó adecuadamente para Assange?

¿Por qué entonces los editoriales del New York Times vitoreaban a Assange como el campeón de la libertad de expresión y celebraron las revelaciones como el triunfo de la democracia, mientras que el editorial de la semana pasada considera su prisión como el triunfo de la rule of law? ¿Por qué el Gobierno de Ecuador protegió “los derechos humanos de Assange durante seis años y 10 meses”, en palabras del presidente Lenín Moreno, y lo entregó repentina e informalmente, violando el derecho internacional de asilo?

¿Será porque, según The New York Times, el nuevo préstamo del FMI a Ecuador por valor de unos 4000 millones de dólares habría sido aprobado por EE.UU. a condición de que Ecuador entregara a Julian Assange? ¿Será porque WikiLeaks reveló recientemente que Moreno podría ser acusado de corrupción por dos supuestas cuentas offshore, de titularidad de su hermano, una en Belice y otra en Panamá, donde supuestamente se depositaron comisiones ilegales?

En cuanto a la selectividad de la lucha por la transparencia, hay que distinguir entre los que luchan desde fuera del sistema político y los que luchan desde dentro. En cuanto a los primeros, su lucha tiene, en general, un efecto democratizador porque denuncia el modo despótico, ilegal e impune en que el poder formalmente democrático y legal se ejerce en la práctica para neutralizar resistencias a su ejercicio.

En el caso de WikiLeaks habrá que reconocer que ha publicado informaciones que afectan a gobiernos y actores políticos de diferentes colores políticos, y este es quizás su mayor pecado en un mundo de rivalidades geopolíticas.

La suerte de WikiLeaks cambió cuando en 2016 reveló las prácticas ilegales que manipularon las elecciones primarias en el Partido Demócrata de EE.UU. para que Hillary Clinton, y no Bernie Sanders, fuera la candidata presidencial; y más aún después de haber mostrado que Hilary Clinton fue la principal responsable de la invasión de Libia, una atrocidad por la que el pueblo libio sigue sangrando.

Se puede objetar que WikiLeaks se ha restringido, en general, a los gobiernos más o menos democráticos de dicho mundo eurocéntrico o nortecéntrico. Es posible, pero también es verdad que las revelaciones que se han hecho más allá de ese mundo cosechan muy poca atención de los medios dominantes.

La selectividad de la lucha por parte de los que dominan el sistema político es la que más daño puede causar a la democracia, pues quien protagoniza la lucha, si tuviese éxito, puede aumentar su poder por vías no democráticas.

El sistema jurídico-judiciario es hoy el instrumento privilegiado de esa lucha. Asistimos en los últimos días a intentos desesperados por justificar la anulación del asilo de Assange y su consecuente prisión a la luz del derecho internacional y del derecho interno de los varios países involucrados.

Empero, nadie ignora el hecho de que se trató de un barniz legal para cubrir una conveniencia política ilegal, si acaso no directamente una exigencia por parte de Estados Unidos.

Luiz Inazio Lula Da Silva

Pero sin duda el estudio de caso del abuso del derecho para encubrir intereses políticos internos e imperiales es la prisión del expresidente Lula da Silva. El ejecutor de tal abuso es el juez Sergio Moro, acusador, juez en causa propia, ministro de Justicia del Gobierno que conquistó el poder gracias a la prisión del líder del PT.

Lula fue procesado mediante sórdidos dislates procesales y la violación de la jerarquía judicial, se lo condenó por un crimen que nunca fue probado, y es mantenido en prisión a pesar de que el proceso no ha sido transitado en juzgado.

De aquí a cincuenta años, si todavía hubiera democracia, este caso será estudiado como ejemplo del modo en que la democracia puede ser destruida por el ejercicio abusivo del sistema judicial. Es también el caso que mejor ilustra la falta de transparencia en la selectividad de la lucha por la transparencia.

No es preciso insistir en que la práctica de promiscuidad entre el poder económico y el poder político viene de lejos en Brasil y que cubre todo el espectro político. Ni tampoco que el expresidente Michel Temer pudo terminar el mandato para el cual no fue electo a pesar de los desórdenes financieros en los que habría estado involucrado.

Lo importante es saber que la prisión de Lula da Silva fue fundamental para elegir un Gobierno que entregase los recursos naturales a las empresas multinacionales, privatizase el sistema de pensiones, redujese al máximo las políticas sociales y acabase con la tradicional autonomía de la política internacional de Brasil, rindiéndose a un alineamiento incondicional con Estados Unidos en tiempos de rivalidad geopolítica con China.

Objetivamente, quien más se beneficia con estas medidas es Estados Unidos. No sorprende por ello que intereses norteamericanos hayan estado tan implicados en las últimas elecciones generales. Es sabido también que las informaciones que sirvieron de base para la investigación de la Operación Lava Jato resultaran de una íntima colaboración con el Departamento de Justicia estadounidense.

Pero quizás sea sorprendente la rapidez con la que, en este caso, el hechizo puede volverse en contra del hechicero. WikiLeaks reveló que Sergio Moro fue uno de los magistrados entrenados en Estados Unidos para la llamada “lucha contra el terrorismo”. Se trató de un entrenamiento orientado al uso robusto y manipulativo de las instituciones jurídicas y judiciarias existentes, así como para el recurso a innovaciones procesales, como la delación premiada, con el objetivo de obtener condenas rápidas y drásticas.

Fue esa formación que enseñó a los juristas a tratar algunos ciudadanos como enemigos y no como adversarios, esto es, como seres privados de los derechos y de las garantías constitucionales y procesales y de los derechos humanos supuestamente universales.

El concepto de enemigo interno, originalmente desarrollado por la jurisprudencia nazi, buscó precisamente crear una licencia para condenar con una lógica de estado de excepción, a pesar de ser ejercida en una supuesta normalidad democrática y constitucional.

Moro fue así escogido para ser el malabarista jurídico-político al servicio de causas que no pueden ser avaladas democráticamente. Lo que une a Assange, Lula y Moro es ser peones del mismo sistema de poder imperial: Assange y Lula como víctimas, Moro en tanto verdugo útil y por eso descartable cuando haya cumplido su misión o cuando, por cualquier motivo, se transforme en un obstáculo para que la misión sea cumplida.

 

BOAVENTURA DE SOUSA SANTOS
Página|12 – Traducción: ANTONI AGUILÓ y JOSÉ LUIS EXENI RODRÍGUEZ.

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Venezuela: Amnistía Internacional al servicio del Imperio

Publicado

en

Violencia en Venezuela

El tío Sam tiene un problema en su “Sudamericano patio trasero” con esos venezolanos engreídos que insistieron en elegir democráticamente a Nicolás Maduro como su presidente en lugar de sin pasar por el proceso electoral y la instalación del no electo de EE.UU. Juan Guaidó. No importa, Amnistía Internacional ha acudido al rescate con una defensa total del imperialismo estadounidense:

“Ante las graves violaciones de los derechos humanos, la escasez de medicamentos y alimentos y la violencia generalizada en Venezuela, hay un hambre urgente de justicia. Los crímenes de lesa humanidad probablemente cometidos por las autoridades no deben quedar impunes”, manifestó Erika Guevara-Rosas, directora para América de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional fracasa en su posición de poner sus reclamos contra el gobierno de Maduro en el contexto de una campaña concertada de cambio de régimen, que equivale a una guerra, por parte del acosador del norte.

Los Estados Unidos están librando una guerra ilegal contra Venezuela y el lado general de Amnistía Internacional omite este hecho inconveniente, incluso omitiendo cualquier mención de sanciones. Como señaló el activista de derechos humanos Chuck Kaufman de la Alianza por la Justicia Global sobre Amnistía Internacional (AI): “Parece que a ellos ni siquiera les importa su credibilidad”.

Un informe más creíble y honesto de lo que se está desarrollando en Venezuela, que el de crítica feroz que presenta el de AI el 14 de mayo sobre Venezuela: “los crímenes contra la humanidad requieren una respuesta vigorosa del sistema de justicia internacional, también habría observado junto con las supuestas transgresiones del gobierno de Maduro:

•Graves violaciones de derechos humanos

Los economistas Mark Weisbrot, del Centro de Investigación Económica y Política, y Jeffrey Sachs, de la Universidad de Columbia, informaron recientemente que las sanciones de los Estados Unidos contra Venezuela son responsables de decenas de miles de muertes. Este es el precio que se está imponiendo en Venezuela, con una predicción de que será peor, por el cambio de régimen que AI está promoviendo implícitamente.

•Escasez de medicamentos y alimentos

Desde 2015, cuando el presidente Obama de Estados Unidos los instituyó, EEUU ha impuesto cada vez más sanciones ilegales para Venezuela, expresamente para crear miseria para la población con la esperanza de que se vuelva contra su propio gobierno elegido democráticamente. Las sanciones están diseñadas específicamente para asfixiar la economía para que Venezuela no pueda abordar sus problemas.

El gobierno de los Estados Unidos se jacta de los impactos de las sanciones. Jugando al policía bueno para el papel de Estados Unidos y como policía malo, AI lamenta las mismas condiciones que están promoviendo tácitamente en pedir cada vez mayores “castigos”. Nuevas sanciones estadounidenses en Venezuela se impusieron el 10 de mayo.

•Violencia generalizada

El gobierno de los Estados Unidos ha amenazado repetidamente y sin pedir disculpas la intervención militar en Venezuela si el gobierno electo no renuncia. Aparte de atacar militarmente, EE. UU. ha librado una guerra contra Venezuela por medios económicos y diplomáticos, por no mencionar la guerra de baja intensidad, como los ciberataques.

La extrema derecha de la oposición ha pedido el derrocamiento extra-legal del gobierno y ha evitado los medios electorales para efectuar un cambio político.

AI tiene razón al señalar que desde 2017 se ha infligido nueva violencia al pueblo venezolano, pero no toma nota del papel de la oposición al provocar esa violencia con sus guarimbas y otras acciones.

Violencia en Venezuela

Mientras tanto, Guaidó, cuyo apoyo popular en Venezuela está tocando fondo, se informa que envía a su enviado a reunirse con el Comando Sur de los Estados Unidos para “coordinar”.

¿Cómo es posible que una organización que pretenda defender los derechos humanos y la justicia global pueda ignorar alegremente los hechos que no encajan en su narrativa y que, por tanto, repiten los puntos de discusión de Trump-Pompeo-Bolton-Abrams? ¿Por qué iría AI a reunirse con el autodenominado Guaidó y luego, en unos días, emitir un informe de condena al gobierno de Maduro, sin investigar también a la otra parte en el conflicto?

Desafortunadamente, esta no es la primera vez que AI muestra un sesgo imperial como lo ha hecho con respecto a los proyectos de cambio de régimen respaldados por Estados Unidos en Irak, Libia, Siria y Nicaragua.

De construir de manera objetiva las numerosas denuncias (por ejemplo, “más de 8,000 ejecuciones extrajudiciales de las fuerzas de seguridad”) hechas contra Venezuela en el lado de Amnistía Internacional y el informe que lo acompaña queda por hacer.

Desafortunadamente, el Imperio tiene una gran cantidad de recursos para producir propaganda en comparación con la capacidad de contrarrestarlo con auténticos grupos humanitarios. Solo AI tiene un presupuesto anual de más de $ 300 millones. Según las fuentes citadas por Wikipedia, AI recibe subvenciones del Departamento de Estado de los EE. UU., la Comisión Europea y otros gobiernos, junto con la Fundación Rockefeller.

Para concluir, el lado amplio de AI pide justicia con la frecuencia con la que exige el castigo con el subtexto de que el castigo de las víctimas del Imperio es la justicia. Si AI realmente estuviera preocupado por la justicia, en lugar de justificar otra operación de cambio de régimen de los Estados Unidos, defenderían lo siguiente:

Poner fin a las sanciones unilaterales de los Estados Unidos contra Venezuela, que son ilegales según las cartas de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos.

Apoyando el diálogo entre el gobierno electo y la oposición, como lo han promovido México, Uruguay, el papa Francisco y, más recientemente, Noruega.

Condenar las actividades de cambio de régimen y la injerencia en los asuntos internos de Venezuela y rechazar activamente la postura agresiva del gobierno de EE.UU. Tal como lo expresó el vicepresidente de los EE.UU., Pence: “No es momento para el diálogo. Este es el momento para la acción”.

Respetar la soberanía de Venezuela y restablecer las relaciones diplomáticas normales entre los Estados Unidos y Venezuela.

 

ROGER D. HARRIS
MINTPRES SNEWS

Roger Harris, miembro de la AP, es miembro del Grupo de Trabajo sobre las Américas, una organización de derechos humanos de 33 años, y participa activamente en la campaña para poner fin a las sanciones de Estados Unidos y Canadá contra Venezuela.

Seguir leyendo

Especial

Tenía apenas 42 años

Publicado

en

José Martí

Cuando cayó en Dos Ríos había cumplido obra de gigante. Poeta visionario, se echó sobre los hombros del cuerpo frágil la tarea de hacer patria. Desde el dolor compartido aprendió a conocer con profundidad las contradicciones de los seres humanos concretos.

Descubrió lágrimas en los ojos de Don Mariano, su padre, el soldado, ante el cuerpo del hijo desgarrado por los grillos en el trabajo de las canteras y la brutal violencia ejercida por el poder de sus coterráneos. Separados por la política, nacería entre ambos una complicidad secreta y la comprensión silenciosa del padre ante la entrega del hijo a una causa que, a pesar de todo, no era la suya.

Antes, en los días del Hanábana, José Martí había contemplado con espanto el castigo impuesto al negro esclavo. Desterrado en España, prosiguió el aprendizaje de la historia. Comprendió los rejuegos políticos de liberales y conservadores que en nada se diferenciaban respecto a la necesidad de preservar su dominio sobre la Isla.

Descubrió también la naturaleza del país profundo, por lo cual llegada la independencia, los cubanos no guardarían rencor a los peninsulares que optaran por permanecer en Cuba, modestos trabajadores muchos de ellos. Examinó al detalle la historia viviente de las repúblicas latinoamericanas recién liberadas, para detectar las causas que obstaculizaron la plena realización del proyecto emancipatorio.

José Martí

Al instalarse en Estados Unidos valoró los avances de la nación en desarrollo en relación con Europa, donde prevalecían regímenes autocráticos, pero descubrió muy pronto el peligro latente en el país que emergía para el futuro de la América Latina.

Su saber enciclopédico e integrador y su preclara visión de la naturaleza de los fenómenos financieros le permitieron detectar los peligros que se cernían con la Conferencia Monetaria Panamericana. Su pensamiento de entonces conserva plena vigencia.

En ese contexto, José Martí tenía pendiente la asignatura Cuba. Había que despejar a fondo las razones del fracaso de la Guerra Grande. No se conocía entonces el patético diario de Francisco Vicente Aguilera, uno de los más poderosos terratenientes de la zona oriental del país. Entregó la fortuna toda a la causa mayor.

Por sus contradicciones insalvables con Céspedes y Quesada, fue enviado a representar los intereses de Cuba en el exterior. De una honestidad impoluta, llevaba al detalle las cuentas de los gastos incurridos. Nada guardaba para sí. Se privaba de las atenciones médicas elementales.

A pesar de los bienes heredados, Vicente Aguilera no había completado su aprendizaje en otros países. Desconocía los rejuegos de la alta política. Se vio atrapado en las maniobras de los Aldama, que mucho ofrecían y nada entregaban.

Invirtió esfuerzos inútiles con políticos norteamericanos sin desentrañar los intereses reales de los vecinos del norte, nunca dispuestos a reconocer la República en Armas en espera de que la fruta madura cayera en sus manos. Enviado luego a Europa, desconocedor de sus lenguas y culturas, menos pudo hacer. Murió solo, en atroz agonía, devorado por el cáncer.

Martí se dio a la tarea de juntar voluntades, de devolver la fe a quienes la habían perdido. Para ganar la confianza de los veteranos sabía que habría de vencer obstáculos de toda índole. Para los antiguos combatientes era un intelectual inexperto, un improvisado sin experiencia alguna en las armas.

Se dedicó a una incansable labor persuasiva. Inmerso en el dominio de la realidad concreta, en Nueva York, en Cayo Hueso, en Tampa, se volvió hacia los de abajo. Contó con la generosidad extrema de quienes entregaban, sin pedir nada a cambio, los escasos ahorros y ofrecían alojamiento y comida al peregrino de la levita raída.

Centavo a centavo, obtuvo los recursos necesarios. Evitó contraer compromisos que lastraran el futuro de la nación. Trabajaba con sigilo, porque se sabía sometido a una vigilancia permanente. La traición de La Fernandina corroboró sus sospechas. Pero la suerte estaba echada. Había que iniciar la lucha con las manos vacías.

Para hacer patria era indispensable ganar la guerra con esfuerzo propio, libre de intromisiones y compromisos. Parejamente, era impostergable construir conciencia y nutrir el imaginario de la nación. Su palabra fue incansable, para liberarnos del lastre perverso del racismo.

Teníamos que librarnos. No hay razas. El combate y la lucha por la supervivencia en la manigua sería un crisol. La frontera del color era un instrumento del dominio hegemónico que horadaba desde la conciencia prejuiciada la unidad de la nación.

Martí fue reseñando las obras de nuestros escritores y artistas, aunque lo fundamental se revela en su creación personal, en su poesía y en su prosa, desbordante como los grandes ríos del continente, siempre seductora, aunque con frecuencia utilitaria. En sus últimos diarios accede a lo más alto de las letras hispanas.

El recorrido de Playita a Dos Ríos, trazado con prisa en los momentos robados al descanso, encuentro tangible con el suelo añorado, con la naturaleza y el escalar montañas que hermana hombres, expresa la plenitud del ser en la fusión del sueño y la realidad.

José Martí - Obras Completas

En lo más profundo del desamparo de la República neocolonial, los intelectuales de la vanguardia iniciaron el rescate de su inmensa obra dispersa. Con el triunfo de la Revolución el trabajo se sistematizó; fueron saliendo sus Obras Completas.

Es un capital que no podemos desperdiciar en la reiteración de las mismas citas reducidas a axiomas descontextualizados. Como hiciera en vida, tiene que seguir enseñándonos a pensar, con la pasión que animó su existencia gigante.

Sobrecoge contemplar cómo pudo hacer tanto en vida tan breve. Ante la áspera orilla de Playita de Cajobabo, me sobrevino la imagen del cuerpo endeble, remero inexperto, con las manos ampolladas, que se mantenía impulsando la embarcación al ritmo de sus compañeros de viaje.

La férrea voluntad se sobreponía al dolor. Debió sentir una felicidad suprema. En la oscuridad de la noche, percibía la patria cercana.

 

GRAZIELLA POGOLOTTI
JUVENTUD REBELDE

Seguir leyendo

Especial

Cómo está matando gente el bloqueo a Venezuela

Publicado

en

Blister de pastillas

Isabella pasa los días sin saber que su vida depende de las pastillas de colores. Tiene 21 meses y un lenguaje inteligible solo para quien pasa con ella las horas eternas en el Hospital Italiano de Buenos Aires decidiendo qué color de qué pastilla toca.

Isabella nació con una enfermedad congénita y desde el principio los médicos fueron claros: necesita un trasplante hepático para seguir viviendo. Sus padres, Douglas y Yelibeth se pusieron a ello: donante, financiación, trasplante, dónde, cómo, cuándo.

No fue tan difícil. Yelibeth resultó ser compatible y se convirtió en la donante de su hija; y el tratamiento completo sería financiado por la Fundación Simón Bolívar a través del dinero de Citgo, la filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en EEUU.

El convenio entre el Hospital Italiano de Argentina y Venezuela existe desde el año 2007 y hasta la fecha 109 niños venezolanos han sido trasplantados en el sur. Son especialistas en este tipo de casos y durante doce años el círculo ha sido virtuoso.

Douglas y Yelibeth lo dejaron todo en Venezuela, sus trabajos, su vida; y en setiembre de 2018 se instalaron en la capital argentina, todo a cuenta del petróleo venezolano sin los vaivenes de la política. Su otro hijo, Abraham, de 12 años de edad, se fue con ellos y comenzó la escuela en Buenos Aires. Un intento de vida normal dentro de la mala suerte que Isabella enfrentaba sin saberlo antes de sus pastillas de colores.

Todo fue bien. El 26 de noviembre se realizó con éxito la operación de trasplante de hígado e Isabella despertó con un poco más de Yelibeth en su cuerpo miniatura. Pasó un mes y medio en cuidados intensivos con varios inconvenientes y llegaron nuevas intervenciones.

El 9 de enero, finalmente, le dieron el alta. Salió del hospital con la promesa de un posoperatorio que no sería fácil. El nuevo órgano tenía que adaptarse y demostrar que funcionaba. Por delante tocaban entre seis meses y un año de tratamiento y ensayo. Prueba-error. Pastillas de colores.

Ayuda humanitaria para Venezuela

Pero la política marca calendarios y rompe trasplantes y deseos, así que el 28 de enero el Departamento del Tesoro de EEUU anunció nuevas y más sanciones contra Venezuela. En este caso contra Citgo, la caja de financiación de enfermedades de niños como Isabella. EEUU bloqueó sus fondos.

En total, 7.000 millones de dólares a día de hoy están en paradero desconocido. Por su parte, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, pronosticó que las sanciones supondrían una pérdida de 11.000 millones más durante el próximo año para la empresa venezolana de petróleo. Citgo no desaparecería. Seguiría operando en EEUU pero todos sus fondos ya no irían a parar a Venezuela o a fundaciones como la Simón Bolívar.

El dinero iría a “una cuenta especial bloqueada con el objetivo de traspasarlo eventualmente a un nuevo Gobierno” Son palabras del Secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin. Un nuevo y eventual gobierno de Juan Guaidó, líder opositor autoproclamado presidente encargado.

Casi cuatro meses después no hay un nuevo Gobierno en Venezuela y tampoco hay fondos para Isabella ni para las otras siete familias venezolanas que se encuentran en Buenos Aires con casos similares.

El dinero ya no llega y el Hospital Italiano no puede trasplantar. La Embajada de Venezuela en Argentina ayuda como puede. “El Hospital nos ofrece alojamiento y la Embajada nos ayuda con la manutención, pero no sabemos cuánto tiempo podremos aguantar así”, cuenta Douglas en conversación telefónica con Sputnik desde Argentina.

Tiene 34 años y dejó su carrera como administrador en una empresa venezolana para dedicarse en cuerpo y alma a su hija y a esta aventura.

“Mi hija necesita unos controles muy delicados y terminar su tratamiento. Ahora mismo, de hecho, el órgano está presentando un pequeño rechazo y eso solo se puede controlar con medicamentos”.

Medicamentos que la Fundación les suministraba hasta que llegó el bloqueo a Citgo. Isabella necesita 16 fármacos y cada uno de ellos supera los 1.500 dólares por caja. Es sencillamente imposible que una familia normal pueda costearlo por su cuenta. En estos momentos, Douglas cuenta con tratamiento para un mes.

Ayuda humanitaria para Venezuela

¿Y después? “Si Isabella no cumple con todo el procedimiento podría perder el trasplante y habría que volver a operar”, cuenta. “Tendríamos que empezar de cero y sería más complicado porque mi mujer ya no podría ser la donante. No tenemos ese tiempo”.

El bloqueo se utiliza en Venezuela como arma de guerra. No es nuevo. Es una vieja táctica. Quien gane su batalla mediática determinará otras realidades. Un reciente informe del Centro de Investigación Política y Económica, con sede en Washington, aporta un dato demoledor: las sanciones y el bloqueo de EEUU a Venezuela son los responsables de 40.000 muertes en el país desde el 2017 hasta la fecha.

“Ha reducido la disponibilidad de alimentos y medicamentos, y aumentado las enfermedades y la mortalidad”, señala el documento bajo el nombre ‘Sanciones económicas como castigo colectivo: caso Venezuela’.

“80.000 personas con VIH, 16.000 con cáncer y 4 millones con diabetes e hipertensión” son víctimas de este bloqueo, que en dicho informe califican como “política despiadada, ilegal y fallida”.

Uno de los autores del estudio es Jeffrey Sachs, economista de referencia de los medios de comunicación estadounidenses. El observatorio es más que conocido y suele utilizarse por unos y otros. En esta ocasión, los medios hegemónicos de comunicación están cuidándose de revelar sus páginas. O poco a poco. Esa frase. Aquella. A cuentagotas. ‘Venezuela is different’.

Está siguiendo paso a paso el caso de Isabella y de otras familias como la suya. “Solo en Caracas”, cuenta a Sputnik, “hay 12 personas que ya estaban plenamente identificadas para un trasplante de médula ósea. Iban a viajar a Italia y no han podido irse por el bloqueo de facto”.

A todos ellos hay que sumarles el famoso caso de los 25 niños venezolanos en Italia de los que el canciller Jorge Arreaza habló en una reciente conferencia de prensa en las Naciones Unidas. También están esperando por un trasplante de médula ósea que no se dará.

¿Cuántos más casos de niños venezolanos como estos hay por el mundo? ¿Cuántos de ellos morirán esperando? Unos cuantos han muerto ya en Italia, en Venezuela y en otras partes del mundo. ¿De quién será la culpa?

Los detractores del Gobierno de Nicolás Maduro aseguran que el bloqueo no es la causa de la falta de alimentos y medicinas en Venezuela porque la situación de crisis ya existía antes de las sanciones de EEUU.

Sobre esto, Antony Moreno, médico y portavoz del Comité de Pacientes y Familiares de Víctimas del Bloqueo Financiero, asegura que es una falacia.

“Hemos hecho estudios y entre los años 2013 y 2015, con Maduro ya en el poder pero antes de las primeras sanciones, cada venezolano disponía de 20 tipos de medicamentos diferentes para ingerir en caso de contraer una enfermedad. Lo corroboran las Naciones Unidas y Venezuela logró alcanzar los Objetivos del Milenio”, asegura en conversación telefónica con Sputnik.

En 2015 llegó el famoso decreto de Barack Obama que declaraba a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria para los EEUU”. Fue el principio de este relato. “Ahora”, dice Antony, “cada venezolano no cuenta más que con cinco clases de medicamentos al año”.

“Imagínate. No te toca nada. El deterioro es brutal. Trabajo en una Unidad de Salud Laboral y he notado la diferencia desde el año 2015”, constata.

Venezuela importa todos los medicamentos “importantes”: tratamientos para el cáncer, para enfermedades cardiovasculares, hipertensión, VIH, etc. En Venezuela no hay laboratorios Tipo 1, es decir, los que conforman los principios activos a través de las materias primas.

La cuna de los medicamentos no puede nacer, por ahora, en esta parte del Caribe. Venezuela los ha importado siempre a laboratorios en el extranjero a través de las divisas que generaba la producción de su petróleo. “Con las divisas bloqueadas”, continúa el portavoz del Comité, “no se pueden pagar los medicamentos y por eso no llegan al país. Así de sencillo”.

La situación es insostenible. Dramática. El Comité de Víctimas está luchando, organizando protestas, organizándose para repartir los pocos medicamentos que consiguen o inventan. Douglas, Isabella y su familia continúan su camino, por ahora, gracias a la solidaridad de la Fundación Simón Bolívar y de diferentes movimientos sociales y organizaciones que les están apoyando en Argentina.

“El canciller Arreaza nos ha dicho que resistamos”, dice Douglas. Resistir. ¿Hasta cuándo?

Douglas no habla de política porque la situación a la que se enfrentan él y otros cientos como él y su familia no es cuestión de chavismo o antichavismo, de Revolución o marketing político.

“El bloqueo no es una cuestión política. El bloqueo es contra nosotros. Con el bloqueo nos hacen daño a nosotros, en este caso a mi hija, no a Nicolás Maduro ni a los funcionarios del gobierno. Yo tengo miedo de lo que pueda pasar. ¿Qué va a pasar si mi hija pierde el órgano?”.

 

ESTHER YÁÑEZ ILLESCAS
SPUTNIK MUNDO

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 13 horas

Vizcarra defiende las reformas, Apra y fujimorismo lo tildan de golpista

Luego de que el presidente Martín Vizcarra llegara al Parlamento, acompañando al premier Salvador del Solar y al ministro de...

Fujimoristas Fuerza Popular Fujimoristas Fuerza Popular
Políticahace 13 horas

Supuesto golpe de Estado es una victimización fujiaprista

Ni bien pisaron el Congreso de la República Martín Vizcarra, jefe del Estado; Salvador del Solar, presidente del Consejo de...

Campesinos de Espinar protestan Campesinos de Espinar protestan
Políticahace 13 horas

El día de la dignidad del pueblo Kana, Espinar

Como todos los 21 de mayo, hoy se celebra el día de la dignidad Kana, en toda la provincia de...

Aída García Naranjo Aída García Naranjo
Políticahace 13 horas

Crisis política y Nueva República

Este jueves 23 de mayo a las 7 de la noche el Partido Comunista del Perú- Patria Roja realizará la...

JUAN LUIS ORREGO JUAN LUIS ORREGO
Entrevistahace 13 horas

Por la corrupción el proyecto republicano se encuentra enfermo

El historiador Juan Luis Orrego sostiene que, de cara al bicentenario, la corrupción nos agarra mal parados y que sería...

Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) Oficina de Control de la Magistratura (OCMA)
Políticahace 13 horas

OCMA: Es imperativo que conformación de JNJ se cumpla en el plazo

La Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) de la Corte Suprema de Justicia expresó su preocupación por la desaprobación...

Comisión de Transporte y Comunicaciones del Congreso Comisión de Transporte y Comunicaciones del Congreso
Políticahace 13 horas

Ley que regula publicidad estatal

Se busca regular la comunicación del Estado peruano desde sus acciones, actividades, programas, proyectos y otras necesidades comunicacionales y de...

Úrsula Letona Úrsula Letona
Políticahace 13 horas

Proyecto de ley sobre las tarifas eléctricas

La Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso aprobó por unanimidad que el proyecto de ley sobre las tarifas eléctricas...

Políticahace 13 horas

Mejor es reírse

Daniel Salaverry me acusa… eso es casi un feminicidIo.

Verónika Mendoza Verónika Mendoza
Políticahace 13 horas

La voz clara

“Esta no es una pelea entre el Gobierno y el Congreso. Es una batalla de todos los peruanos y peruanas...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.