Contáctanos

Especial

Nada está claro sobre lo que pasará más adelante

Publicado

en

ERNESTO TOLEDO BRÜCKMANN

JUNTOS POR EL PERÚ (JP)
El frente político nació a inicios de este año, de la unidad del Partido Humanista Peruano (PHP), liderado por el exparlamentario Yehude Simon; y por las organizaciones que a su vez forman el frente Únete: Fuerza Social (FS), Ciudadanos por el Cambio (CxC), Movimiento por el Socialismo, y el Partido Comunista Peruano (PCP), Partido Comunista del Perú Patria Roja (PC del P-PR). Actualmente su inscripción ante el JNE está en proceso, aprovechando la inscripción vigente del PHP .

Los representantes de las agrupaciones políticas que conforman JP decidieron adoptar un programa de gobierno compartido y amplio, así como estructurar su organización según las normas vigentes. El Comité Ejecutivo Nacional de JP también lo conforma un colectivo de personalidades políticas independientes, líderes regionales y locales, juveniles, profesionales, dirigentes feministas y activistas gremiales.

Sobre esto, el ingeniero Gonzalo García Núñez espera que Nuevo Perú y otras organizaciones de izquierda consigan su inscripción electoral ya que ello generaría una gran corriente de opinión progresista.

“Llegado el momento y si ese fuera el caso, buscaríamos un acuerdo político como el que ya hemos logrado gradualmente con las fuerzas que conforman JP, adoptando un método de resolución de potenciales conflictos”, aseguró.

Verónika Mendoza realiza una gira por el sur.

Verónika Mendoza realiza una gira por el sur.

MAS-DEMOCRACIA
Ante la incapacidad del expresidente regional de Cajamarca Gregorio Santos Guerrero por lograr una inscripción electoral a nivel nacional, en el 2016 el Movimiento de Afirmación Social (MAS), que actualmente controla esa región, se fusionó al partido Democracia Directa (DD), con inscripción electoral y liderado por el dirigente de la Asociación Nacional de Fonavistas de los Pueblos del Perú (ANFPP), Andrés Alcántara Paredes.

Su objetivo exclusivo es, hasta este momento, la postulación de Santos a la Presidencia de la República en el 2021. Para tal fin, el frente político busca la unidad más amplia con organizaciones sociales, culturales y políticas locales, regionales y nacionales.

Aunque Santos no ha sido claro en afirmar la posibilidad de conformar un frente con Nuevo Perú u otras organizaciones, en repetidas oportunidades, la militancia del MAS ha mostrado su rechazo hacia Verónica Mendoza, señalando de que su radio de acción se limita a las zonas urbanas, desconociendo la realidad del interior del país. Además de ello, la excandidata presidencial le quitaría protagonismo en los medios a Santos y a sus aspiraciones políticas. Sin embargo, hay un sector de esta organización que quiere unirse o trabajar en alianza con el Movimiento Nuevo Perú y habla de una posibilidad de alianza entre Santos y Verónika.

Gregorio Santos, uno de los líderes de izquierda que puede apostar por la unidad.

Gregorio Santos, uno de los líderes de izquierda que puede apostar por la unidad.

SEGUIR APOSTANDO POR LA UNIDAD
Para la mayoría de organizaciones de izquierda en el Perú la unidad es una necesidad impostergable, debido a la fuerza con que cuenta su enemigo principal a vencer, en este caso el modelo económico neoliberal y los sectores allegados al fujimorismo.

Gárate señala que la izquierda deberá construir un espacio lo suficientemente amplio y fuerte, capaz de derrotar a la derecha en la arena electoral, pero sobre todo en su hegemonía, en el campo de las ideas y de presencia social. “Para eso se requiere visión de largo plazo, desprendimiento, un proyecto de largo plazo y mirada histórica”, asegura.

García Nuñez, vocero de un nuevo intento de organización.

García Nuñez, vocero de un nuevo intento de organización.

LO QUE LE ESPERA A LA IZQUIERDA
Respecto al futuro de la izquierda en la lucha electoral, con miras al 2021, el historiador y catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos Augusto Lostaunau encuentra un panorama sombrío, no solo para la izquierda electoral sino principalmente para el votante de izquierda.

“Ya no existe eso de ‘tal distrito es de izquierda’ o tal ‘región es de izquierda’ aunque aún quedan bolsones de votantes que mantienen cierta preferencia e inclinación por las organizaciones de izquierda. Esto último quedó más que demostrado en las elecciones del año pasado. Igual, antes se suponía que determinada universidad era de izquierda. Ahora, esto sí ha desaparecido. Ya no podemos pensar en las universidades nacionales como ‘rojas’ y las particulares como ‘pitucas’”, sostiene.

Sobre las características que debería tener la unidad de la izquierda en el Perú, Lostaunau asegura que la unidad será difícil si es que sus propuestas para el 2021 se elaboran en oficinas de Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

“No se puede reemplazar la realidad del país por los libros de moda. Muchos de nuestros intelectuales de izquierda son adictos a las lecturas de moda y piensan que con eso basta para entender y solucionar la realidad del país”, señala.

La división del FA resulta ser un golpe para el movimiento popular, que en su momento cifró esperanzas en la posibilidad de contar con un instrumento político con presencia nacional y como alternativa electoral viable. A pesar de ello, tanto esa organización como Nuevo Perú deberán seguir dando batalla en el Congreso y construyendo sus propios espacios.

Las próximas organizaciones de izquierda que pretendan tener protagonismo en el espectro político, también deberán apostar por una renovación de estilos, propuestas, lenguajes y de cuadros, así como incorporar con mayor fuerza las agendas de la lucha de los movimientos sociales por la defensa del medio ambiente, por la equidad de género y la defensa de la comunidad LGTB.

PARTIDO FRENTE
Por su parte, Gonzalo García espera que para el 2021 la izquierda cuente con un Partido Frente, de alcance nacional y sectorial, con principios democráticos y valores compartidos, sólidamente implantado en el terreno social, que enfrentará la tarea de gobernar el país.

En conversación exclusiva con diario UNO, el ingeniero señala que el partido debe estar “hecho de cuadros jóvenes y experimentados, en que funcione la alternancia y la paridad para las mujeres, en que se elijan los cargos directivos por elecciones abiertas, universales, directas y secretas, con un liderazgo político claro y un equipo de gobierno listo para resolver desde ahora los graves problemas del país”.

En tal sentido, sostiene que JP pretende desarrollar el acuerdo político y programático suscrito por la izquierda, el centro izquierda y el progresismo para impulsar su organización en todo el país.

Para el 2018 García afirma que JP tratará de participar con una propuesta ciudadana tolerante y democrática en las elecciones regionales, provinciales y distritales.

“Trabajamos de manera inclusiva en coordinación con los representantes de los movimientos regionales, provinciales y locales. Queremos seguir impulsando las luchas sociales y descentralistas para mejorar las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores fabriles y de servicios, los profesores, los mineros, agricultores, pescadores, campesinos, obreros, taxistas, transportistas; en especial de las demandas de los más jóvenes, las mujeres y las personas mayores, pensionistas, los trabajadores públicos, en fin, de los creadores, intelectuales y científicos del mundo del trabajo y la pequeña producción”, dijo.

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Elecciones en EE.UU.: ¿Cultura política o “cultura del dinero”?

Publicado

en

Donald Trump

Muchos entre los autoproclamados periodistas progresistas y analistas en el mundo hacen hincapié en la riqueza de los candidatos, en los millones de dólares necesarios para ser elegidos, en los ingresos adicionales del candidato y congresista elegido provenientes de los grupos de presión (“lobbies”), en la corrupción y en la feroz rivalidad bipartidista.

Sin embargo, casi todo el mundo lo sabe, incluso en Estados Unidos. En este último caso, por ejemplo, durante las elecciones presidenciales, la concurrencia de los electores habilitados apenas alcanzó entre el 50% y el 52%.

Aun teniendo en cuenta el número récord de votantes durante las elecciones de mitad de mandato de 2018, la abstención es aproximadamente del 50% de los votantes habilitados para hacerlo.

¿Por qué sería perjudicial fomentar la noción de que los candidatos estén nadando en millones de dólares, envueltos en corrupción y en el descrédito de las disputas intestinas del partido, para la gente que se preocupa por ello?

Haciendo énfasis en estos aspectos, las principales características del sistema político estadounidense (tan importantes que constituyen una parte fundamental de su cultura política) están encubiertas. Por cultura política me refiero al pensamiento, la perspectiva y las actividades, en este caso, del sistema político, tal como es aplicado y propagado por las élites gobernantes.

Marcha protesta en Estados Unidos

¿Cuáles características de la cultura política estadounidense deberían conocerse?

1. En cuanto al dinero, mientras más sutil es la publicidad a través de los medios de comunicación, esta es mucho más importante. Por ejemplo, la reciente campaña electoral de mitad de mandato y los resultados son presentados por la élite de los medios en el Norte, y en muchos casos son reproducidos en el Sur, como una batalla del bien contra el mal, representado por Trump.

Sin embargo, ¿cómo surge el “trumpismo”? Hasta marzo de 2016, los medios de comunicación corporativos (especialmente la CNN en inglés), bajo el pretexto de realizar reportajes, entrevistas y paneles interminables donde se presentan panelistas pro-Trump, ya había ofrecido al “ilustre viejo partido republicano” (GOP) de Trump, una venta estratégica de 2 000 millones de dólares en medios gratuitos.

Esto significaba más “anuncios” gratuitos que todos los demás candidatos del Partido Demócrata y del GOP combinados. Al final de la campaña para las elecciones generales presidenciales de 2016, los medios corporativos habían proporcionado un total de 5 000 millones de dólares en visibilidad gratuita a Trump.

En ese momento era imposible mirar CNN en inglés sin escuchar el nombre de “Trump”. Por tanto, este medio elitista creó a Trump, y en ese proceso aumentó el número de anuncios empresariales destinados a CNN en inglés, así como las tarifas de dichos anuncios.

Portada Time

“Se vende. 2,500 millones de dólares”. Excelente portada sobre lo que cuesta ser inquilino de la Casa Bklanca

2. El sistema bipartidista y el “menor de dos males” están arraigados en la conciencia de muchos estadounidenses y de muchos en Occidente y en el Sur, como, por ejemplo, en América Latina, inundada con esta característica de la cultura política estadounidense. Todos los medios corporativos estadounidenses están unidos en la actual cacofonía diaria para presentar un ala del sistema bipartidista como la “izquierda” (el Partido Demócrata) y la otra como la “derecha” (el Partido Republicano). No son pocos los periodistas y analistas que sucumben ante esto.

3. El fetichismo electoral es un distintivo de la cultura política estadounidense oficial. Estamos abrumados por una “campaña electoral permanente”, impuesta por medios virtuales internacionales.

Tan solo para dar el ejemplo más reciente de las elecciones de mitad de mandato, es de dominio público que la campaña política de verano y de otoño de 2018, y las campañas de la televisión durante la noche y los días siguientes a los resultados —todo ello combinado y acumulado—, son consideradas tan solo como un ejercicio de precalentamiento y como un primer paso hacia las elecciones presidenciales de 2020. El principal efecto secundario de esto no significa tan solo estar abrumados y aburridos.

El resultado de este fetiche es que las acciones cotidianas progresistas anti statu quo (no el autoproclamado “progresismo” democrático) impulsadas por la gente en las calles, lugares de trabajo e instituciones educativas, son sustancialmente debilitadas o virtualmente asfixiadas.

Si no es así, los medios corporativos cooptan muy hábilmente muchas de estas actividades populares en forma de propaganda electoral. Esto es facilitado en algunos casos cuando estas acciones —consciente o inconscientemente— están diseñadas para el consumo electoral.

4. Como resultado directo de tal situación, se desprende la cuarta característica de la cultura política estadounidense: la cooptación. El poderoso papel de los medios de comunicación, cultivar la ingenuidad y a la vez lucrar con ella, es un veneno que nunca debe subestimarse.

Hay muchos ejemplos de cómo los movimientos revolucionarios o progresistas en Estados Unidos son cooptados en el callejón sin salida del sistema bipartidista. Sin embargo, tomemos uno de los casos más recientes.

Tras la masacre en la escuela secundaria de Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, los estudiantes inspiraron heroicamente a la mayoría de los estadounidenses, muchos de los cuales se unieron masivamente en las calles, y en manifestaciones y en huelgas en las escuelas, para exigir acciones en materia del “control de armas”.

Sin embargo, aun cuando era real en la base, el movimiento estudiantil multifacético fue cooptado simultáneamente desde la acción de masas hacia la política electoral por el Partido Demócrata, en las elecciones de mitad de mandato.

Adicionalmente, la cuestión de las masacres es mucho más profunda que el “sentido común de las leyes que regulan las armas de fuego”. La masacre de Thousand Oaks, California, el 8 de noviembre de 2018, no es la primera ejecutada por un exmiembro de las fuerzas armadas.

Eso indica una vez más que, desde la Segunda Guerra Mundial, las masacres domésticas están vinculadas a la agresión estadounidense y a las masacres en todo el mundo. Los tiradores masivos de EE.UU. son desproporcionadamente veteranos de la guerra: 35%. Estados Unidos es, de lejos, la sociedad más violenta del mundo, en la que esta cultura de la violencia doméstica e internacional influye y contribuye a la cultura política general.

De esta manera, el movimiento por el “control de armas”, como cualquier otra actividad legítima de masas, no puede atarse al fetichismo electoral y menos aún a uno de los dos partidos dominantes. Sin embargo, mientras escribo estas líneas, los estudiantes de Parkdale se están organizando para ejecutar acciones de masa tras el tiroteo en Thousand Oaks, California. No obstante, ¿serán estas valientes y persistentes acciones populares capaces de impedir ser devoradas por el vórtice de las elecciones presidenciales de 2020? ¿Será este creciente movimiento capaz de resistir a las ilusiones de la Cámara de Representantes en el Congreso controlado ahora por los Demócratas, y evitar ser contagiado por la gloria política, la carrera y la popularidad personal de cada miembro del Congreso con miras al 2020, lo que constituye siempre su principal interés? ¿Llevará esto a que la iniciativa del movimiento sea cooptada por el fetichismo electoral?

5. Este problema de la cooptación, presentado en el ejemplo del movimiento contra la violencia armada, también nos lleva a la cuestión fundamental de la violencia racista en contra de indígenas y afroestadounidenses. Esta característica de la cultura política reaccionaria se remonta a la fundación de las Trece Colonias, en los siglos XVII y XVIII.

De hecho, la historia y los acontecimientos actuales indican que en Estados Unidos, el Estado constituye un vestigio de la esclavitud y el genocidio contra los indígenas estadounidenses. Esta apreciación realista del Estado debe —o debería— permear la evaluación de la cultura política impuesta por las élites estadounidenses.

Esto es mucho más complejo que el tratamiento superficial dado por los medios corporativos y algunos medios progresistas a temas como la financiación, la corrupción y la guerra salvaje interpartidista del sistema electoral, lo que resulta muy evidente en la medida en que esta se normaliza: casi todo se puede escribir o decir para ocultar que en Estados Unidos el Estado constituye un vestigio de la esclavitud y el genocidio.

6. Los afroestadounidenses han sido siempre —y lo siguen siendo actualmente— la vanguardia de la oposición revolucionaria frente al statu quo de la cultura política, como el necesario e inevitable resultado de su condición histórica, impregnada de ideologías marxistas y otras revolucionarias.

Examinar el proceso electoral estadounidense, como el de mitad de mandato, sin ocuparse de esta contradicción histórica como piedra angular de la cultura política dominante —y donde cualquier ciclo electoral posiciona a indígenas y afroestadounidenses—, equivale a analizar un proceso político como, por ejemplo, en América Latina, negándose a tomar en cuenta los efectos del colonialismo europeo y del imperialismo estadounidense, sus aliados occidentales y sus serviles oligarquías locales de la región.

7. ¿Cuál es entonces la situación actual de los indígenas y afroestadounidenses en cuanto a su vocación histórica, que aún está por realizarse? Los afroestadounidenses son la vanguardia de la oposición a la cultura política dominante. Sin embargo, esto nunca se sabe cuando se lee y se escucha la mayor parte de la élite periodística y a los analistas, incluso aquellos que se proclaman “progresistas”.

No obstante, la realidad reconocida por la misma contraofensiva negra de los periodistas y activistas, su propio movimiento, es debilitado y limitado por la capacidad del Partido Demócrata de cooptar a una pequeña fracción de afroestadounidenses en sus filas, como lo hace con otros movimientos de masa progresistas.

De este modo, parte esencial de la cultura política de los círculos dominantes es que el Partido Demócrata, lejos de estar inclinado a la izquierda o al menos ser más progresista que el Partido Republicano moderno, como lo ha pretendido, es en realidad el cementerio del avance de una verdadera izquierda alternativa. ¿Están algunos lectores confundidos? No es sorprendente.

Por una parte, las fuerzas revolucionarias de izquierda en Estados Unidos están muy familiarizadas con este fenómeno: ellas padecen enormemente y de forma trágica el rol de excavadoras de la tumba del Partido Demócrata, especialmente desde la Segunda Guerra Mundial.

Por otra parte, en otros lugares como en Europa, América Latina y el Caribe, gran parte de la prensa, incluyendo algunos medios de la izquierda progresista, dan una imagen opuesta del Partido Demócrata: un vehículo de cambio, de progreso y un caldo de cultivo para una “alternativa de izquierdas”.

No obstante, esta óptica provoca burlas por parte de la izquierda revolucionaria estadounidense. Este es uno de los dilemas que este artículo se esfuerza por afrontar como un primer paso.

No valorar este hecho —ya sea por limitación intencional o ingenua— significa encubrir un aspecto esencial de la cultura política.

En conclusión, basta con afirmar por el momento que los escritores afroestadounidenses y no afroestadounidenses, y los activistas, forman parte de esta lucha, de este movimiento de oposición amplio y creciente frente a la cultura política del statu quo.

ALGO MÁS

Compuesto por decenas de miles de periodistas, escritores, analistas, activistas sociales, políticos, y los medios sociales, esta formidable cultura política de izquierda −e incluso revolucionaria– merece ser conocida por analistas y periodistas fuera de Estados Unidos, y así en América Latina y el Caribe, a través de sus escritos, sus audiencias y el público en general.

 

ARNOLD AUGUST
ALAINET

Seguir leyendo

Especial

China exige libertad inmediata y amenaza

Publicado

en

Xi Jinping y Donald Trump

China anunció el domingo que convocó al embajador de Estados Unidos en ese país, Terry Branstad, y le pidió que Washington retire la orden de detención contra Meng Wanzhou, la hija del fundador del gigante de las telecomunicaciones chino Huawei y directora financiera de la compañía, quien se encuentra arrestada en Canadá.

Pekín señaló que tomaría medidas adicionales sobre la base de la respuesta de Estados Unidos.

El sábado, China le había pedido a Canadá que de inmediato dejara en libertad a Meng y le advirtió que de no hacerlo habrá consecuencias graves.

El vicecanciller chino, Le Yucheng, convocó al embajador canadiense en ese país, John McCallum, y le presentó una “fuerte protesta”, dice un comunicado oficial.

Ese despacho calificó la detención de Meng como “extremadamente ofensiva e ilegal”.

EL PRETEXTO

Meng fue arrestada porque Estados Unidos considera que Huawei usó una subsidiaria para evitar las sanciones que pesan sobre Irán, según trascendió en su comparecencia ante la fiscalía este viernes.

El viernes, Meng se presentó ante una corte canadiense, la cual pospuso para el lunes la decisión de si se le otorgará el beneficio de libertad bajo fianza.

De acuerdo con el ministerio de Relaciones Exteriores de China, el arresto de Meng en la ciudad canadiense fue una grave violación de sus derechos, informó la agencia de noticias Reuters.

“China insta encarecidamente a su par canadiense a que libere inmediatamente a la persona detenida, de lo contrario Canadá debe aceptar toda la responsabilidad por las graves consecuencias causadas”, señalaron las autoridades chinas en un comunicado.

LA COMPARECENCIA DEL VIERNES

En la Corte Suprema de British Columbia, la directiva fue acusada de haber usado Skycom, una subsidiaria de Huawei, para evadir las sanciones que se le impusieron a Irán, entre 2009 y 2014.

Meng fue señalada de haber públicamente representado de forma inadecuada a SkyCom como una compañía separada.

Un abogado del gobierno canadiense indicó que Meng era acusada de “conspirar para estafar a múltiples instituciones financieras”.

El abogado aseguró que la directiva le había negado a banqueros estadounidenses que hubiese cualquier conexión directa entre Huawei y SkyCom, cuando, de hecho, “SkyCom es Huawei”.

También indicó que sobre la acusada pesaba el riesgo de fuga y, por lo tanto, se le debía negar la libertad bajo fianza.

IMPORTANCIA DEL ARRESTO

El arresto de Meng ha puesto más presión a las ya tensionadas relaciones entre Estados Unidos y China.

El nuevo episodio de hostilidad contra la compañía se produce en medio de la guerra comercial entre Washington y Pekín, con el presidente Donald Trump acusando a China de prácticas comerciales injustas y de facilitar el robo de propiedad intelectual a las empresas estadounidenses.

Sin embargo, el sábado pasado (1 de diciembre), los líderes de ambos países acordaron una tregua de 90 días, una decisión a la que llegaron antes de que se conociera la detención de Meng.

Trump y su homólogo chino, Xi Jinping acordaron posponer la imposición de nuevos aranceles comerciales durante ese lapso para permitir que ambas partes se sienten a conversar.

Huawei es uno de los proveedores de servicios y equipos de telecomunicaciones más grandes del mundo, recientemente superó a Apple para convertirse en el segundo fabricante de teléfonos inteligentes después de Samsung.

La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo el viernes que le había asegurado a China que se estaba siguiendo el debido proceso y que Meng tendría acceso a los servicios consulares mientras su caso estaba en los tribunales canadienses.

LO QUÉ DICE HUAWEI

Freeland reiteró lo que ya había dicho el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau: el arresto de Meng “no tiene vínculos políticos”.

Huawei dijo que su directora financiera fue detenida en una conexión de vuelos.

En un comunicado dijo que había cumplido con “todas las leyes y regulaciones aplicables donde opera, incluidas las leyes y regulaciones aplicables de control y sanción de exportaciones de Naciones Unidas, Estados Unidos y la Unión Europea”.

Huawei ha negado en reiteradas ocasiones que tenga lazos cercanos con el aparato de seguridad del gobierno chino.

Pero varios gobiernos desconfían de la tecnología china porque temen que Pekín obligue a compañías como Huawei a ayudar a las autoridades a obtener acceso a secretos industriales y otra información confidencial.

En concreto, existe preocupación por el riesgo de espionaje por parte de China, alegan algunos expertos.

Seguir leyendo

Especial

En riesgo tregua entre China y EEUU por detención de directora de Huawei

Publicado

en

Meng Wanzhou

Los buenos augurios del “Acuerdo de Buenos Aires”, que significó una tregua comercial de 90 días, entre China y EEUU no duraron ni una semana y hoy están en peligro de muerte. El hecho nuevo, detonante de una situación impredecible, fue el encarcelamiento -en Canadá- de Meng Wanzhou, ejecutiva de la empresa Huawei e hija de su fundador, RenZhengfei.

Se trata de la empresa de informática más importante de China y una de las más poderosas del mundo. ¿De que la acusan? Su delito consiste en vender sus productos a Irán y otros países que fueron sancionados por el gobierno de EE.UU. Es difícil valorar el simbolismo y la importancia de la detención

El 1 de diciembre, el mismo día en que el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, se sentaron juntos en la cumbre del G20 a comer bife de chorizo a la parrilla y panqueques de dulce de leche para ayudar a aliviar la guerra comercial, Meng era arrestada en Canadá y ahora enfrenta la extradición a Estados Unidos.

También compartieron la misma carne, vinos y postre con el mandatario argentino Mauricio Macri (quien sobrevive en medio de una aguda crisis económica, social y de credibilidad) y el presidente francés Emmanuel Macron, quien a su regreso debe enfrenta la rebelión de los “chalecos amarrillos” en su país. Es lo que en Argentina llaman la Maldición del Gato (mote reservado por los argentinos para quien hace un trabajo subordinado a los intereses de otro).

El arresto en Canadá de una de las principales empresarias chinas, para su deportación a EEUU, pone en delicada posición al presidente Xi, ante las presiones en su país de quienes le demandan un boicot a los productos estadounidenses, mientras otras empresas muestran nerviosismo por el futuro de sus inversiones en EEUU.

EEUU solicitó a sus aliados que no dejen circular los productos fabricados por Huawei y ZTE -otra empresa semejante a la anterior- por violar dichas sanciones y porque ellos pueden servir para realizar ciberataques. Esa prohibición alcanza a los dispositivos que usen partes proporcionadas por esas empresas en sus propios productos.

Los servicios de inteligencia estadounidenses están detrás de esos aparatos y esas empresas porque consideran que esos productos atentan contra la seguridad nacional. Japón ya prohibió el uso gubernamental de dispositivos de telecomunicaciones fabricados por las firmas denunciadas.

Este suceso deja en evidencia que los países occidentales se resisten a perder el control monopólico en los mercados de este tipo de productos. Por lo que se ve estamos asistiendo -y no en la ficción- a una auténtica guerra informática.

Canadá, el amigo carnal

La detención en Vancouver de la hija del fundador de Huawei, empresa china que en pocos años ha tomado el liderazgo mundial de la telefonía celular después de Samsung, relegando a las empresas estadounidenses a un segundo plano, no constituye sorpresa alguna. Tampoco que Canadá esté dispuesto a permitir a EEUU cualquier cosa, incluso contra sus propios ciudadanos.

En 1964, John Watkins, antiguo embajador de Canadá en la Unión Soviética, fue secretamente detenido por la CIA en un hotel en Montreal, con la colaboración de la Real Policía Montada del Canadá, y murió a consecuencia de las torturas a las que fuera sometido. Washington quería que Watkins reconociera ser un “agente de influencia” soviético, para desacreditar al primer ministro liberal Lester Pearson, su colega diplomático y amigo.

En 1955, siendo embajador en la Unión Soviética, Watkins había organizado una reunión entre Pearson, entonces ministro de relaciones exteriores de Canadá, y Nikita Khrushchev, quién –en plena Guerra Fría- otorgó algunas ventajas comerciales a Canadá, lo que molestó a EEUU. Más tarde, al producirse la invasión de Egipto por tropas británicas, francesas y de Israel, con el propósito de apoderarse del Canal de Suez, Pearson fue artífice de la creación de una fuerza de paz que, en nombre de las Naciones Unidas, solucionara el conflicto.

Ello le valió a que, en 1957, le otorgaran el Premio Nobel de la Paz, pero molestó a los EE.UU., porque tenían el proyecto de aprovechar la ocasión para establecer una base militar en esa estratégica vía de comunicación, de la que dependía el abastecimiento de petróleo para Europa.

Teléfono smartphone Huawei

RELACIONES DAÑADAS

Este arresto podría dañar materialmente la relación entre Estados Unidos y China, probablemente en uno de los momentos más delicados entre los dos países en su larga y tórrida historia.

“No podría llegar en un peor momento y probablemente ensombrecerá las próximas negociaciones”, indicó Vinesh Motwani, de la organización financiera Silk Road Research. “El mercado ya se había vuelto más escéptico con al acuerdo del G20 en los últimos días. Esto solo hará que el mercado se vuelva aún más escéptico a la hora de llegar a cualquier acuerdo”, añadió.

Es probable que China vea el arresto de Meng como un ataque y una “toma de rehenes”, considera Elliott Zaagman, de The Lowy Institute, quien se sumó a la tesis de Trump de que China tiene fama de hacer acuerdos y no cumplirlos, y esta podría ser una manera para que EEUU haga que Pekín cumpla su palabra respecto a la guerra comercial”.

“Estados Unidos está tratando de encontrar una forma de atacar a Huawei”, señaló Hu Xijin, editor en jefe de las ediciones en chino e inglés del diario Global Times, una publicación que a menudo se considera como portavoz del gobierno chino. “Está tratando de oprimir a Huawei. Es por eso que ha presionado a sus aliados para que no utilicen sus productos. Está tratando de destruir la reputación de Huawei”.

FALSAS

No existe evidencia alguna de que Huawei haya estado involucrado alguna vez en actividades de espionaje o en proveer información al gobierno chino. En el mercado mundial es vista como la firma global moderna, dinámica y respetuosa de la ley, y que la narrativa de Estados Unidos es errónea, infundada y malintencionada.

Zaagman en The Lowy Institute, señaló que “la relación de la firma con el Ejército Popular de Liberación de China (del cual fue integrante el padre de Meng), sigue siendo un tema de preocupación y opacidad”. Es por eso que EEUU dice que los países deben tener cuidado con las compañías chinas como Huawei. ¿O será porque su tecnología es mejor que la estadounidense y van perdiendo mercados de forma alarmanente?

El gran enemigo de la ultraderecha estadounidense es China, que ha logrado aprovechar las inversiones extranjeras para desarrollarse tecnológicamente y generar una base innovativa capaz de superar a EEUU, por ejemplo, en el número de patentes inscriptas a nivel internacional. Cuando la derecha estadounidense cuestiona la mundialización, expresa su terror a la incapacidad de competir con el gigante asiático.

ALGO MÁS

La globalización fue funcional a las fracciones más concentradas del capital transnacional pero se mostró incapaz de diseminar esos beneficios en el mercado interno estadounidense, ni evitar que China se constituyera en la locomotora productiva mundial.

 

EDUARDO CAMÍN
ALAINET

*Periodista uruguayo, miembro de la Asociación de Corresponsales de prensa de la ONU. Redactor Jefe Internacional del Hebdolatino en Ginebra. Asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Seguir leyendo

Lo más reciente

José Domingo Pérez Gómez José Domingo Pérez Gómez
Políticahace 16 horas

Fiscal Pérez está bajo amenaza de Chávarry y de Fuerza Popular

Según fuentes del equipo especial Lava Jato, lo sustancial de la demanda del IDL ante la CIDH, de protección al...

Keiko Fujimori, Pier Figari y Ana Hertz. Keiko Fujimori, Pier Figari y Ana Hertz.
Políticahace 16 horas

Sala resolverá en dos días la apelación de Keiko y keikistas

Mañana viernes, la Segunda Sala Penal de Apelaciones, presidida por el vocal superior César Sahuanay, escuchará a las partes en...

Rocío Sánchez Saavedra - José Domingo Pérez Gómez - Rafael Vela Barba Rocío Sánchez Saavedra - José Domingo Pérez Gómez - Rafael Vela Barba
Políticahace 16 horas

Piden a CIDH que impida cambio de fiscales Lava Jato y “cuellos blancos”

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) está procesando una solicitud de medida cautelar protectora presentada por el Instituto de...

Políticahace 16 horas

Corte IDH impidió con medida cautelar abuso de fujimoristas contra el TC

El más reciente antecedente de bloqueo de medidas abusivas internas por parte del Sistema Interamericano de Justicia, es el fallo...

Marisol Pérez Tello Marisol Pérez Tello
Políticahace 16 horas

Exministra de Justicia respalda acuerdo de fiscales con Odebrecht

Me parece bien el acuerdo de colaboración eficaz entre el Ministerio Público y la constructora brasileña Odebrecht, dijo la exministra...

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 16 horas

Vizcarra avanza ahora a reforma política

Como lo prometió. El presidente Vizcarra afirmó que las reformas aprobadas por el pueblo son un gran avance para el...

Verónika Mendoza Verónika Mendoza
Políticahace 16 horas

El pueblo pide cambios

En el contexto de crisis política y de consulta popular, Verónika Mendoza, presidenta del partido Nuevo Perú, marcó posición sobre...

Cruz Silva Cruz Silva
Entrevistahace 16 horas

Posibilidades y problemas de la Junta Nacional de Justicia

La Junta Nacional de Justicia (JNJ) que reemplazará al extinto Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) ha recibido el respaldo...

Carmela Sifuentes Carmela Sifuentes
Políticahace 16 horas

CGTP pide renuncia de dos ministros

La vicepresidenta de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), Carmela Sifuentes, exigió ayer la renuncia delos ministro de...

Alan García Pérez Alan García Pérez
Políticahace 16 horas

Mejor es reírse

Yo no me corro, pero sí reculo.

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.