Contáctanos

Especial

¿Militarizar los extractivismos mineros sudamericanos?

Publicado

en

Militares del ejército en la selva

En América del Sur está en marcha un lento aunque persistente avance de una militarización de la gestión ambiental enfocada en los extractivismos mineros. Aunque en Perú son bien conocidos los sucesivos despliegues de policías y militares en la Amazonia del sur del país para enfrentar la minería ilegal de oro, siempre es relevante observar lo que ocurre en las naciones vecinas. Atendiendo ese propósito aquí se comparten algunas observaciones sobre las tendencias más recientes en América del Sur.

COLOMBIA: EL AMBIENTE  COMO CUESTIÓN DE SEGURIDAD NACIONAL

En estos días, Colombia ofrece el ejemplo más relevante. Allí, el actual presidente, Iván Duque presentó el Plan Nacional de Desarrollo que guiará su gestión, con la novedad de incluir la gestión ambiental dentro de las políticas de seguridad y defensa nacional (1). Temas como biodiversidad y agua aparecen ahora junto a objetivos como defender las fronteras y la soberanía territorial.

Como consecuencia se militariza la gestión ambiental. Para ese fin se crea una fuerza de “Protección Integral Ambiental” conformada por militares y policías, que podrá coordinar con fiscales y autoridades ambientales. El Ministerio del Ambiente se suma al Consejo de Seguridad Nacional, las cuestiones ambientales deberán ser incorporadas en la Estrategia de Seguridad Nacional y posiblemente en la Estrategia Nacional de Inteligencia.

Desde esta mirada basada en la “seguridad”, la naturaleza es presentada como un “activo”. Este no es un concepto neutro, ya que proviene del ámbito empresarial y fortalece una fragmentación de la naturaleza que prioriza el valor económico de los recursos. Se proponen instrumentos de ordenamiento territorial a gran escala, las llamadas “Zonas Estratégicas de Intervención Integral”, con objetivos tanto en la seguridad como en el ambiente, de mediana duración (5 años), y que servirían para transitar hacia las explotaciones “legales” de los recursos naturales.

El gobierno colombiano no oculta que toma estas medidas para controlar la explotación ilegal de recursos naturales, tales como maderas y minerales, y en especial el oro. Admite una situación que no deja de impresionar: en ese país el 86% del oro extraído proviene de prácticas ilegales. Además, el 44% de los municipios del país hacen alguna minería ilegal sea en oro como en carbón u otros productos. Esta deriva debe alertar a los gobiernos de Perú, Ecuador y Bolivia, donde también se padece el avance de la minería ilegal de oro. Colombia muestra un futuro posible, donde la minería ilegal se volvió tan generalizada que dejó en la marginalidad a las prácticas formales legales. Es una evolución donde se acentúan impactos como la deforestación o la contaminación de mercurio.

De todos modos, el plan de desarrollo colombiano no busca detener ese tipo de minería, sino que desea controlarlo y transformarlo en emprendimientos formales. Su objetivo es que el Estado determine cuáles empresas y bajo cuáles condiciones explotarán, por ejemplo, el oro, y en poder obtener una parte de los excedentes económicos que eso produce.

MILITARIZACIÓN DE LA GESTIÓN AMBIENTAL EN AMÉRICA DEL SUR

Debe advertirse que movimientos análogos hacia la militarización de la gestión ambiental también ocurran bajo los gobiernos progresistas. En efecto, en Venezuela, Nicolás Maduro se volcó a liberalizar la explotación minera en el llamado Arco Minero del Orinoco como uno más de sus intentos desesperados por superar la crisis del país (2).

Allí creó una “Zona Económica Militar”, donde las fuerzas armadas están encargadas de controlar y encaminar la explotación minera. En los hechos en la región se vive una disputa por el oro, con distintas denuncias sobre la participación de los militares tanto en las empresas formales como en las redes ilegales, inmersa en la destrucción ambiental y la violencia. La retórica oficial alude al socialismo del siglo XXI y al enfrentamiento al imperialismo, pero como en Colombia, no se busca tanto detener la minería de oro sino controlar los excedentes económicos que genera.

En Brasil, el nuevo gobierno de Jair Bolsonaro también está retomando una mayor presencia militar en el control de recursos naturales y territorios, especialmente en la Amazonia. Se mezclan muy distintos componentes con ciertas dosis de fantasías reaccionarias. Bolsonaro promueve la liberalización en el porte de armas y considera como “terrorismo” las ocupaciones de tierras rurales; hay días que reclama que los indígenas deben ser “soldados” pero en otros días postula convertirlos en “empresarios” en el uso de sus territorios, y más frecuentemente los margina como obstáculos al progreso.

Mezcla eso con denuncias de complots internacionales para apropiarse de la Amazonia. En especial cuestionó la iniciativa del “corredor AAA” (o triple A), que agrupa áreas protegidas y territorios indígenas que se extienden de un lado a otro del continente, desde Perú (en el norte amazónico) y Ecuador, a lo largo de la zona norte de Brasil y regiones adyacentes de Colombia, Venezuela y las Guayanas (3). Bolsonaro también critica al corredor por considerar que esto opera en forma análoga a la autodeterminación de los pueblos indígenas. En todo esto no está solo ya que hay mandos militares que le apoyan (4).

Es posible que esto explique las intenciones del gobierno de Bolsonaro de resucitar el viejo programa militar de la “Caja Norte” del Amazonas, que incluye todos los territorios brasileños al norte del río Amazonas a lo largo de aproximadamente 6,500 km de fronteras con Perú, Colombia, Venezuela, Suriname, Guyana y la Guayana Francesa. Esa iniciativa fue lanzada en 1985, con el propósito de asegurar la defensa nacional de lo que identificaban como reservas naturales estratégicas, y estaba en manos del Ministerio de Defensa.

A su vez, también se ubica en esa perspectiva la decisión del ministro de Minas y Energía, el almirante Bento Albuquerque de abrir las tierras indígenas a la explotación minera. No es menor que esto fuese revelado en los días de carnaval, para disipar las seguras reacciones negativas dentro de Brasil ni que fuese dicho en el congreso de los Prospectores y Desarrolladores Mineros de Canadá, en Toronto. El militar advirtió que los indígenas serán consultados pero no podrán vetar la implantación minera (5). El discurso gubernamental repite conceptos muy conocidos en los países andinos, tales como la necesidad de la minería para asegurar el progreso, evitar la conflictividad, desplazar a emprendimientos ilegales, usar tierras ociosas, “flexibilizar” las “trabas” de controles ambientales, etc.

Tuit de Jair Messias Bolsonaro

TENDENCIAS EMERGENTES

Es posible adelantar algunas conclusiones sobre esta derivada militar y policial sobre los extractivismos. La primera es no olvidar que la militarización de la gestión ambiental no es nueva, y por ejemplo en Brasil se arrastra desde los gobiernos militares desde mediados del siglo XX. Pero en la actualidad se está acentuando y es más evidente en varios países.

La presencia policial o militar en el control de recursos naturales y territorios ocurre en Argentina (especialmente alrededor del fracking), Bolivia (protegiendo a empresas petroleras dentro de territorios indígenas, por ejemplo), Chile (incluyendo acciones policiales en tierras mapuches o represión a los que resisten el “robo” del agua), Ecuador (protección policial y militar a la expansión minera), Perú (con la sucesión de estados de emergencia, intervenciones policías y militares, e incluso por los acuerdos con la Policía Nacional para proteger a mineras y petroleras), y los casos ya analizados de Colombia y Venezuela.

El segundo aspecto es que esto discurre tanto bajo gobiernos conservadores como progresistas. No deja de ser impactante las similitudes entre, por un lado, Colombia, y por otro lado, Venezuela. Esto deja en evidencia la superficialidad de una buena parte de los debates dentro de cada país. Por ejemplo, mientras en Perú están aquellos que denuncian como radicales de la izquierda política a quienes alertan sobre los impactos de la minería, ese mismo tipo de dichos son señalados como radicalismos conservadores en Venezuela. En realidad estamos ante una problemática más profunda que involucra las raíces en las concepciones contemporáneas del desarrollo y de la naturaleza.

Un tercer asunto es que la disputa no está realmente centrada en cómo proteger la naturaleza, sino en cómo regular la minería para controlarla y obtener parte de sus excedentes económicos. Por ejemplo, es claro que en Colombia el Estado busca desplazar y reemplazar a los grupos ilegales como árbitros y organizadores de la minería de oro. De este modo se refuerza una mercantilización del ambiente. La contracara es invisibilizar o excluir otros entendimientos de la naturaleza como pueden ser aquellos basados en sus valores ecológicos, estéticos, religiosos e históricos.

En cuarto lugar, se legitima a militares y policías como actores en la gestión ambiental. Este es un cambio sustantivo en los fines que se esperan de ellos, y casos como el de Colombia pueden desembocar en ver a generales hablando sobre el manejo de áreas protegidas y territorios indígenas. La comunidad de ecólogos, biólogos y otros científicos queda una vez más relegada.

Un quinto aspecto es reconocer y comprender que esta militarización puede tener muchos apoyos locales, especialmente allí donde hay una alta incidencia de violencia criminal. Aunque bienvenidos, el paso del tiempo muestra que la presencia militar en muchas ocasiones terminar alimentando más violencia, como ocurre en Colombia. Las comunidades locales, especialmente campesinos e indígenas, quedan atrapadas entre los militares y policías por un lado, y los grupos ilegales y criminales por el otro.

Como sexto punto, la diseminación de esta lógica de la seguridad obliga a considerar posibles tensiones entre países. Es posible que esto esté comenzando a ocurrir en las regiones amazónicas del norte. En efecto, allí la propuesta de corredor biológico AAA, afecta al Arco Minero del Orinoco dentro de Venezuela y además se superpone al plan militar Caja Norte de la frontera brasileña.

Finalmente, es evidente que este tipo de estrategias no podrá detener los impactos sociales y ambientales de buena parte de los extractivismos. Los generales no controlan ni el precio de mercado ni la demanda externa, y se vuelve imposible colocar a un soldado o un policía en cada río amazónico o en cada cerro. Entretanto se gastan enormes recursos financieros que podrían ser aprovechados en sostener reconversiones productivas en las zonas que más lo necesitan.

Sin embargo, a pesar de todo esto, lo que hoy se observa en Colombia y otros países vecinos, parece apuntar a que la tozudez una vez más prevalecerá, para insistir en medidas ambientales y territoriales que ya sabemos que son inefectivas.

Notas:

(1) Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, Departamento Nacional de Planeación, Bogotá, 2019.

(2) Una mirada estructural del megaproyecto Arco Minero del Orinoco, M. Vitti, en Revista SIC, 27 junio 2018, http://revistasic.gumilla.org/2018/una-mirada-estructural-del-megaproyecto-arco-minero-del-orinoco-i/

(3) Triplo A: o controverso corredor ecológico que ligaria os Andes ao Atlântico, F. Ortíz, 23 octubre 2017, (o)eco, https://www.oeco.org.br/reportagens/triplo-a-o-controverso-corredor-ecologico-que-ligaria-os-andes-ao-atlantico/

(4) El que fuera comandante en jefe del ejército, Eduardo Villas Boas, en su cuenta de twitter califica al corredor como una “cuestión de soberanía” reclamando analizar los “riesgos”. Este general antes dirigió el comando militar de la Amazonia – https://twitter.com/Gen_VillasBoas/status/ 1042435900448354304

Jair Bolsonaro, en 2015, en su Facebook, lo calificaba como “nueva amenaza a la soberanía brasileña en la Amazonia”, realizada con el “pretexto” de enfrentar el cambio climático, y que siguiendo el ejemplo de la “autodeterminación de los pueblos indígenas” terminaría en una “amputación” territorial.

https://www.facebook.com/pg/jairmessias.bolsonaro

(5) No Canadá, ministro de Minas e Energia diz que avalia liberar mineração em terra indígena, M. Beck, O Globo, 4 marzo 2019, https://oglobo.globo.com/economia/no-canada-ministro-de-minas-energia-diz-que-avalia-liberar-mineracao-em-terra-indigena-23499219

Eduardo Gudynas es analista en el Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES). Entre sus publicaciones más recientes, en Perú, se encuentra “Extractivismos y Corrupción”, editado por CooperAcción y RedGE. Seguimiento en Twitter @EGudynas y en www.AccionyReaccion.com

 

EDUARDO GUDYNAS

Especial

Mayo sin Javier Diez Canseco

Publicado

en

Javier Diez Canseco

El 4 de mayo de 2013 partió a la eternidad Javier Diez Canseco. Víctima de un cáncer, que fue la única enfermedad que logró vencerlo, nos dejó uno de los últimos dirigentes políticos de la izquierda marxista peruana que se ganó un lugar en el aprecio y la estima de las grandes mayorías de nuestro país. Jamás la corrupción, el odio, el chantaje y la venganza pudieron con él.

La cárcel y el destierro fortalecieron más sus ideales y principios por construir un Perú socialista y verdaderamente justo. Nacido en Lima el 24 de marzo de 1948, en el seno de una familia de antiguo abolengo, se inclinó desde muy joven en la lucha de los más pobres y jamás beneficiados.

Su juventud se caracterizó por sus estudios de Derecho en la PUCP y de Sociología en la UNMSM, los cuales los alternaba con su militancia en Vanguardia Revolucionaria y el trabajo en los sindicatos de la capital y el Callao. Un estudiante militante de izquierda marxista típico de los años 1960; 1970 y 1980.

Muchas veces hasta dejaba de estudiar cuando el partido destacaba funciones en el campo social. Una militancia ejemplar e inimitable, incluso impensable, en los años actuales, donde una universidad venida a menos, neoliberal y posmoderna, solo inculca el aprecio por el dinero y los grados académicos.

Como dirigente de Vanguardia Revolucionaria dio una batalla muy dura a la dictadura militar, principalmente a la segunda fase dirigida por el general Francisco Morales-Bermúdez, lo cual le significó persecución política permanente. Incluso, lo intentaron asesinar y desaparecer en Argentina, como parte del Plan Cóndor, dirigido por la CIA y ejecutado por las dictaduras del cono sur.

A su regreso, fue electo para formar parte del Congreso Constituyente de 1978-1979. La Constitución Política del Perú de 1979, nos acercó a la justicia social gracias a los aportes de los constituyentes de izquierda, destacando Javier Diez-Canseco por su demostración de humildad y humanismo.

Javier Diez Canseco con la Izquierda Unida

En el discurso de clausura del III Congreso Nacional de Vanguardia Revolucionaria (enero de 1983), indicó que:

“Izquierda Unida es una creación del movimiento popular peruano. Izquierda Unida es un logro de la clase obrera, del campesinado, de los pobres de la ciudad, de la intelectualidad revolucionaria. Ese espacio que ha abierto IU es el espacio, la puerta, por la que se abre camino un movimiento social distinto a los anteriores, libre de la tutela del reformismo demagógico aprista, del populismo accio-pepecista o de las alternativas reaccionarias o fascistoides que representó el pradismo o el odriísmo en el país. No es más este contingente popular una fuerza dispuesta a ser utilería de la reacción”.

Es que, Izquierda Unida nació del empuje de las grandes masas de la ciudad y el campo, por construir una verdadera alternativa de cambio. Un cambio viable que transformaría al país desde sus bases y a favor de las grandes mayorías. Por ello, Izquierda Unida fue una esperanza que, al interior del país, se reflejó en la participación popular.

Fueron cientos los dirigentes populares (comunidades campesinas, pueblos jóvenes, mercados y paraditas, sindicatos, gremios estudiantiles, etc.) quienes día a día construyeron la militancia y la mística de Izquierda Unida. Hoy eso se percibe a la distancia. Tan lejos han quedado aquellos tiempos.

Es a partir de mayo de 1983 que, junto a dirigentes de Vanguardia Revolucionaria, un sector del MIR y del PCR, se inició un proceso de unificación de los sectores mariateguistas del Perú, que, finalmente, llevó la formación del Partido Unificado Mariateguista (PUM) del cual Javier Diez Canseco fue secretario general.

El PUM libró una dura batalla contra la corrupción y la violencia del gobierno de Alan García Pérez (1985-1990). Militante y dirigente de la alianza electoral Izquierda Unida fue muy crítico y autocrítico frente a la misma. Frente a una pregunta sobre las causas que originaron el colapso de la más importante alianza de izquierda en el Perú del siglo XX, indicó que:

“Desde mi punto de vista el colapso de Izquierda Unida tiene que ver con varios factores. Primero, con una ausencia de valoración elemental por las propias fuerzas integrantes de Izquierda Unida, de la significación estratégica y política de la unidad, y con el peso enorme que me parece a mí tuvo al interior de Izquierda Unida el sectarismo político y la concepción hegemonista que derivaba de concepciones ideológicas que se consideraban dueñas de la ciencia y de la verdad y que por lo tanto pretendían imponerle a los otros una concepción, o aceptaban un acompañamiento temporal de los otros como compañeros de viaje que eran eliminados luego en el camino. En segundo lugar, creo que Izquierda Unida perdió, en términos de perspectiva, la opción de convertirse en un movimiento político-cultural. Abandonó la formación ideológica, la formación de nuevos líderes, la discusión de los problemas y las propuestas en el país y se concentró en la tarea de ocupar espacios en el Estado: en el Congreso, en el municipio, en las regiones. En tercer lugar, creo que la izquierda cometió un error importante en su manejo de los espacios del Estado, porque si bien su presencia apuntaba a introducir en ellos la preocupación por los sectores populares, por los desposeídos de la sociedad, los métodos que utilizó fueron los más tradicionales; es decir, gobernó con los estilos y la metodología que la vida política tradicional del Perú impuso. Dejaron de caminar con intensidad la calle, abandonaron tareas de construcción de la organización social de base y se perdió una dinámica entre la representación y la base social que, sin duda, me parece a mí, golpeó muy duramente”.

Es que para muchos, Izquierda Unida fue el espacio político que les permitió acceder a un puesto en el Estado y poder gozar de los privilegios políticos y económicos que tanto habían criticado en la universidad o en el trabajo sindical. Perdieron el horizonte político y se transformaron en un eslabón más de la burocracia estatal que todo lo impide y todo lo corrompe.

Pero Javier Diez-Canseco en forma imbatible e imparable siguió en el fragor de la lucha política contra las organizaciones mafiosas que hoy desfilan por los tribunales de justicia. La memoria de Javier cobra más vigencia en la lucha contra la corrupción. Cuánta razón tenía en cada denuncia y cada discurso.

Su lucha continúo contra el fujimorato y los gobierno neoliberales del siglo XXI. Eso ha significado que, incluso hasta después de su muerte, existan viciosos representantes del modelo económico y de la corrupción que hayan buscado degradarlo, acusándolo de realizar chantajes.

Son voces de la podredumbre que intentan manchar la figura y el recuerdo de uno de los políticos de izquierda marxista que gozó, y seguirá gozando, del aprecio y respeto popular. Se dice que hasta los peores enemigos en el punto más álgido de la batalla, se reconocen y se saludan.

Esa costumbre ha sido olvidada por los representantes de la lumpen-política y los miembros de la narco-burguesía hoy en el poder.

Javier Diez Canseco en otro mes de mayo sin ti, tu recuerdo es más grato y más importante a la distancia.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

La quema de libros de 1967

Publicado

en

La quema de libros de 1967

En el Perú, no fueron nazis los que quemaron los libros a inicios de 1967. Fueron funcionarios del Correo de Lima —dependencia del Ministerio de Gobierno— los que, en el patio de su institución y apoyándose en la oscuridad de la noche, procedieron a quemar libros retenidos por ser “comunistas”.

Estos libros “comunistas” fueron importados legalmente por reconocidos libreros como Juan Mejía Baca y Francisco Moncloa. Importados legalmente, es decir, pagando los respectivos impuestos e indicando títulos y autores. Pero igual, los libros fueron quemados.

Juan Mejía Baca hizo la denuncia pública a través de los medios de comunicación. Ante una protesta de Editorial Grijalbo, el Correo de Lima respondió que “…los restantes [libros] fueron incinerados de acuerdo a la legislación interior del mencionado país [Perú], por contener literatura comunista…”

Así, en el Perú de 1967, gobernado por el electo presidente Fernando Belaunde Terry, se realizó un acto como el de mayo de 1933. No eran nazis —como ya se dijo— pero eran igual de fanáticos o individuos temerosos de ideas que jamás llegaron a comprender.

Las denuncias son variadas en su contenido. Según algunos medios fueron confiscados y retenidos cerca de 50 títulos; en cambio, otros sostienen una cifra mucho mayor (hasta 500 títulos). ¿Cuáles eran estos libros comunistas que merecieron ser quemados?

La Sagrada Familia - Karl Marx ~Friedrich Engels

A pesar que oficialmente no se consignó los nombres de los libros y sus autores, existe una reconstrucción a partir de las declaraciones de los propios importadores y editoriales. La lista es de lo más inverosímil. Tenemos:

• La Revolución Teórica de Marx (Louis Althuser)

• China, el otro Comunismo (K. S. Karol)

• Armas en la Conquista de América (“Solicitado por la Escuela Militar de Chorrillos”)

• Marx y el Concepto del Hombre (prólogo de Erich Fromm). Texto de lectura obligatoria en la Universidad Nacional Federico Villarreal y Pontificia Universidad Católica del Perú.

• La Guerra de Vietnam (Wilfred Burchett)

• Las biografías de Lenin, Stalin y Trotsky (Oxford University)

• Diez Días que Estremecieron al Mundo (John Reed, publicada en 10 capítulos por la revista Life)

• La Nueva Clase (Djilas)

• Contradicciones del Comunismo (S Cro)

• Mi Vida (León Trotsky)

• El Anti Dureig (Friedrich Engels)

• El Capital (Karl Marx)

• La URSS y el Futuro (Schapirom)

• El Espionaje Soviético en Acción (León de Poncins)

• Cómo el Kremlin se apoderó de Cuba (M Gilmore)

• El Materialismo Dialéctico (G Wetter)

• Doctrina Militar Soviética (Raymond L. Garthoff)

• Marxismo y Comercio Internacional (Manuel Funes Robert)

• Historia de las Doctrinas Económicas (Karataev)

• Historia Económica de los Países Capitalistas (Avdakov)

• La Economía de las Sociedades Modernas (Oskar Lange)

• Teoría del Estado y del Derecho (Alexandrov)

• El Materialismo Histórico (Konstantinov)

• Estética (George Luckacs)

• Dialéctica de la Naturaleza (Engels)

• La Sagrada Familia (Marx)

• Escritos Económicos (Marx)

• Teoría Económica de una Economía Socialista (Beckwith)

• El problema de la Conciencia (Shorojova)

• Lógica General (Gortari)

• Psicología Genética (Jean Piaget)

• Fenomenología del Relajo (Jorge Portilla)

• Narda o el verano (Novela de Salvador Elizondo)

• Zona Sagrada (Carlos Fuentes)

Diez días que estremecieron al mundo - John Reed

Resulta “anecdótico” que los inquisidores que confiscaron los libros y posteriormente los quemaron seleccionaron muchas veces por los títulos o por los autores.

Así, cualquier libro cuyo título hiciera referencia a la URSS o al marxismo, era inmediatamente confiscado; si el libro tenía autores con apellido ruso, también era confiscado para ser quemado.

El fuego inquisidor de la “democracia belaundista” también devoró libros como los de John Reed y León de Poncins.

Las reacciones no se dejaron esperar. Así, las máximas autoridades de la Universidad Nacional de Ingeniería (arquitecto Santiago Agurto Calvo), Universidad Nacional de Educación “La Cantuta” (doctor Juan José Vega Bello) y Universidad Nacional Mayor de San Marcos (doctor Luis Alberto Sánchez) condenaron este atentado contra la libertad de información; el doctor Carlos Núñez Valdivia (Universidad San Agustín-Arequipa) demandó sancionar a quienes resulten responsables.

El arquitecto Andrés Luna Seminario (rector interino de la Universidad Nacional Federico Villarreal) indicó que la quema de libros era un grave atentado contra la libertad de conciencia, conocimiento e información.

En Huancayo, los estudiantes de la Universidad Nacional del Centro del Perú realizaron protestas, mientras que, la Federación Universitaria Federico Villarreal reclamó en la puerta de su universidad.

En México, Uruguay, Colombia, Argentina, Chile y España, el hecho fue rechazado calificándolo como regreso al medioevo. Gabriel García Márquez elevo su voz de protesta en nombre de los escritores latinoamericanos. Hasta que, finalmente, Juan Mejía Baca devolvió al Gobierno “Las Palmas Magisteriales” y “El Sol del Perú”, condecoraciones que recibió de manos del presidente Fernando Belaunde.

A pesar de las protestas y el rechazo, el Gobierno negó siempre los hechos aunque, una comisión del Congreso de la República logró acumular evidencia de su realización.

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

Un golpe fallido: La trayectoria mediática del desinflado Juan Guaidó

Publicado

en

Juan Guaidó

CARACAS, VENEZUELA. – Al principio, el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, se caracterizó por los medios de comunicación principales como la octava maravilla del mundo. Pero ahora, después de su fallida revuelta militar, parece que ‘Coupbama’ (como se conoce a Guaido) está siendo tratado más severamente por la prensa.

Inmediatamente después del intento de golpe militar, los principales medios de comunicación se lanzaron a defender la maniobra, amonestando a activistas e intelectuales antibélicos por identificarla correctamente como un intento de golpe.

The Daily Beast declaró que “John Bolton tiene razón”, no fue un golpe de estado; Al Día, una agencia de noticias con sede en Filadelfia centrada en la experiencia de los latinos en los Estados Unidos, la calificó de “rebelión cívico-militar”, y Bloomberg y el Miami Herald publicaron artículos de opinión con un efecto similar.

Guaido declaró que el golpe militar fue la “fase final” de la “Operación Libertad” durante un video grabado de él de pie junto a una docena de soldados armados.

Pero después de que Fareed Zakaria, de CNN, señaló al embajador de Guaido en los Estados Unidos, Carlos Vecchio, que “realmente no pasó nada ese día”, explicó Vecchio: “Esto es un proceso”. Este es un proceso en marcha. No es un solo evento. Así que estamos avanzando para conquistar la libertad”.

Juan Guaidó

A pesar de las obvias fallas de Vecchio sobre la conquista de la libertad, la cita es reveladora y trata de mantener el apoyo al golpe de estado. Como Morning Call escribe:

“El levantamiento militar fallido y una serie de manifestaciones violentas pero infructuosas hacen que algunos se pregunten si Guaidó, y la oposición en general, tienen lo necesario para derrocar a Maduro y terminar con 20 años de gobierno de partido único”.

También señala que las encuestas muestran que el apoyo de Guaidó está en declive, ya que no ha logrado ningún logro tangible para la oposición.

Incluso el New York Times admitió que “las protestas que llenaron las calles con los partidarios del Guaidó están disminuyendo”. Y el fallido golpe de estado del 30 de abril sigue a una larga lista de otras provocaciones, incluido el intento fallido de que la “ayuda humanitaria” de Estados Unidos cruzara la frontera a Venezuela desde Colombia.

Ahora Guaidó, incapaz de apuntalar el apoyo interno suficiente para derrocar al gobierno, está tratando de apelar al Pentágono. “Si los estadounidenses propusieran una intervención militar, probablemente la aceptaría”, dijo Guaidó recientemente a la prensa italiana.

De hecho, Vecchio se reuniría con el Comando Sur de los EE. UU. el lunes, pero los informes indican que la reunión no llegó a buen término. Más tarde, Vecchio tuiteó que se reuniría con el Departamento de Estado y el Pentágono conjuntamente.

El New York Times caracterizó a Guaidó como “desinflado”, pero más tarde eliminó el término de su titular.

Juan Guaidó

OPCIÓN DE NEGOCIACIÓN DE REPENTE EN LA MESA

Mientras que Estados Unidos sostiene que “todas las opciones están sobre la mesa”, los medios de comunicación están comenzando a darse cuenta de las repetidas fallas de Guaidó.

El LA Times escribió “La estrategia de Estados Unidos-Guaidó fracasa nuevamente: ¿Funciona?” El miércoles, el Washington Post caracterizó el intento de golpe militar como un “levantamiento abortivo” y un “fracaso”. Slate publicó el titular: “Un control de la realidad para Venezuela”.

Un artículo publicado el martes por el Times describió a Guaidó como “desinflado”en su titular, que desde entonces ha sido modificado. Flashback a enero después de que Guaidó se declarara a sí mismo como presidente, cuando medios como Time, que desde entonces han llamado a Guaidó una de las personas más importantes del año, escribían cosas como “Guaidó está reviviendo un movimiento de oposición desinflado”.

Inicialmente, la oposición mostró falta de voluntad total para participar en cualquier tipo de negociaciones con el gobierno. Vecchio le dijo a Bloomberg en enero:

“No estamos dispuestos a participar en ningún diálogo del tipo que a Maduro le interese, y lo único que aceptaremos en nuestra agenda es cómo negociaremos su salida”.

Guaidó también ha rechazado una serie de ofertas de mediación, incluidas las de México, Uruguay, la Unión Europea y Rusia. Ahora, los emisarios de la oposición y el gobierno de Maduro se reúnen en Noruega para conversar.

Al mismo tiempo que persiguen la intervención militar de los EE. UU. Y ahora están de acuerdo con las conversaciones, parece que todas las opciones también están en la mesa de la oposición.

 

ALEXANDER RUBINSTEIN
MINTPRESS NEWS

Alexander Rubinstein es un redactor de Mint Press News con sede en Washington, DC. Informa sobre la policía, las prisiones y las protestas en los Estados Unidos y la policía del mundo en los Estados Unidos. Anteriormente informó para RT y Sputnik News.

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Sismo en Loreto Sismo en Loreto
Actualidadhace 6 horas

Sismo de grado 8.0 alertó a peruanos en la madrugada

Según el Instituto Geofísico del Perú (información actualizada a las 12:10 pm) a las 02:41 de la madrugada se registró...

Maltrato a la mujer feminicidios Maltrato a la mujer feminicidios
Políticahace 7 horas

Feminicidios: la punta de un iceberg que desangra al país

El Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Superior de Justicia de Áncash dictó nueve meses de prisión preventiva...

Luis Castañeda Lossio Luis Castañeda Lossio
Políticahace 7 horas

El “Mudo” tiene mucho para decir

Las recientes revelaciones del aporte de US$ 100 mil entregado por la constructora brasileña OAS para la campaña del exalcalde...

Daniel Salaverry - Tomás Gálvez - Pedro Gonzalo Chávarry Daniel Salaverry - Tomás Gálvez - Pedro Gonzalo Chávarry
Políticahace 7 horas

Fujiaprismo tiene coartada perfecta para no votar contra Pedro Chávarry

19 votos (18 fujimoristas y uno aprista) de 29 que conforma la Comisión Permanente del Congreso son determinantes para la...

Mauricio Mulder Mauricio Mulder
Políticahace 7 horas

El Poder Judicial rechaza declaraciones de Mulder

Los integrantes de la Comisión de Levantamiento de Inmunidad Parlamentaria del Poder Judicial rechazaron las declaraciones del congresista aprista Mauricio...

Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC)
Políticahace 7 horas

MTC ganó arbitraje a varias empresas

La Procuraduría Pública del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) ganó un arbitraje al Consorcio Vial Huaura, responsable de una...

Percy Medina Percy Medina
Políticahace 7 horas

IDEA Internacional pide reformas políticas

El jefe de la Misión en el Perú de IDEA Internacional, Percy Medina, sostuvo que las fuerzas políticas tienen que...

Luis Miguel Purizaga Luis Miguel Purizaga
Políticahace 7 horas

Una JNJ de mala calidad, será culpa de la Comisión Especial

Luis Miguel Purizaga, coordinador del área de Justicia Viva, del Instituto de Defensa Legal (IDL), considera que la Comisión Especial...

Gerónimo López Gerónimo López
Entrevistahace 8 horas

Política laboral es rotundo fracaso: sin productividad ni competitividad

Secretario general de la CGTP critica que no se haya podido acabar con la informalidad laboral y solo se haya...

Raúl Tola Raúl Tola
Políticahace 8 horas

La voz clara

“El libreto de Bolsonaro lo conocemos de memoria los peruanos. Siguiendo el ejemplo que Alberto Fujimori inauguró el 5 de...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.