Contáctanos

Especial

Masificación gasífera un imperativo nacional

Publicado

en

Hidrocarburos refinería de gas licuado de petróleo

En principio, la economía energética nos recomienda que cada país debe utilizar intensivamente los recursos naturales que la madre naturaleza ha dotado. Si tiene mayores reservas de crudo, dependerá del petróleo en su matriz energética. Si por el contrario está dotado de mayores reservas de gas natural, una matriz energética eficiente deberá expresar está realidad en la relación producción/consumo.

Tanto Perú como Bolivia son deficitarios del petróleo crudo y derivados como el diésel 2 limpio. Sin embargo, mientras el país altiplánico tiene como eje central la masificación del gas natural para integrar las diversas regiones del país, exportando al Brasil y Argentina en las mejores condiciones de precio, industrializando este hidrocarburo como una política de Estado, hasta tiene la pretensión de abastecer el sur peruano de gas natural (GN) y gas licuado de petróleo (GLP)

Es más, nuestro vecino pretende realizar una serie de inversiones en el sector de hidrocarburos que van desde la construcción de un ducto que transporte diésel y gasolinas hacia su mercado, lo cual supone tanques de almacenamiento en Ilo (Moquegua), y hasta se especula una inversión en una planta de licuefectación que convierta el gas a un estado líquido para que pueda ser exportado al Asia y otros mercados.

PERVERSO CONSUMO

Por el contrario, nuestro país se caracteriza por un perverso patrón de consumo energético pues dependemos relativamente más del petróleo y derivados (diésel 2 limpio) que no tenemos ni producimos en cantidades suficientes, a pesar de las importantes reservas de gas natural que yacen en el subsuelo, por lo menos tenemos más reservas probadas que Bolivia y Colombia que nos superan largamente en el proceso de masificación.

Por día debemos estar importando, es decir comprando en el exterior, volúmenes cercanos a los 200 mil barriles entre crudo y derivados como el diésel limpio, GLP, algo de gasolinas, lo cual constituye un drenaje de recursos, de capital dinero que sale para afuera, que en última instancia lo financian los consumidores.

Me explico, ello sucede cuando los taxistas cuando tienen que abonar precios de los combustibles como las gasolinas que duplican los precios de derivados similares en los Estados Unidos de Norteamérica, el país más rico del mundo; o las amas de casa cuando compran un balón de GLP pagando más de US $ 10 dólares por un balón de 10 kilos, precios abusivos, a pesar que el insumo principal son los líquidos de gas natural (LGN) de Camisea, cuyos precios son menores al petróleo crudo.

LESIVO CONTRATO DE EXPORTACIÓN

En cambio, desde nuestro país las empresas exportan crudo pesado, residuales más conocidos como petróleos industriales y sobre todo, gas natural proveniente del Lote 56, cuyo origen contractual en la campaña electoral del 2016 fue una promesa electoral de los diversos candidatos para su investigación y revisión dando prioridad al mercado interno.

Desde PPK, pasando por la Sra. K hasta el propio Alfredo Barnechea de Acción Popular ofrecieron revisar un lesivo contrato que significa la exportación de un promedio de 450 millones de pies cúbicos al día hacia México, con regalías de oprobio para el fisco peruano.

En tal sentido, resultan incoherentes las declaraciones del señor viceministro de hidrocarburos del MINEM, Dr. Guevara Dodds, que por un lado presenta como objetivo de este gobierno apostar por la masificación de la “cultura del gas natural” en nuestro país y de otro lado, no se asume como gobierno ningún compromiso para revisar el lesivo contrato de exportación de gas natural del Lote 56.

Como buen torero evita en sus declaraciones en un diario local el problema central. Al respecto dice “Acá, la preocupación principal es analizar qué es lo que ha pasado con las concesiones que tenemos hoy, cómo han venido funcionando y qué cosas debemos corregir o qué otras acciones deberíamos tomar. Nuestro objetivo es tratar de llegar a más peruanos (………) la prioridad es desarrollar la masificación del gas natural con gas peruano. Al 2021 calculamos estar por encima del millón de conexiones” La República 20/1/19

En verdad el problema de la masificación en nuestro país, sus problemas y posibilidades se han puesto a la orden del día en razón del interés del gobierno boliviano de abastecer el sur peruano de gas licuado de petróleo (GLP), gas natural (GN) y realizar otras inversiones que permitan la salida del gas boliviano por el puerto de Ilo (Moquegua), como se señaló en el artículo anterior.

MODELO BOLIVIANO

Como resulta evidente sería un contrasentido que teniendo más reservas probadas de gas natural en relación a nuestro vecino boliviano, prácticamente un 55 % más, si el país altiplánico declara en el 2017 reservas probadas del orden de 10.70 trillones de pies cúbicos, en nuestro país se suscriben 16.63 trillones con lo cual estaríamos asegurando la demanda para los próximos veinte años de lejos.

Asumiendo que por definición las reservas probadas deben considerarse como un concepto dinámico, pues según la terminología técnica las reservas probadas son aquellas que pueden ser explotadas comercialmente con un 90% de probabilidad de éxito, de acuerdo a los precios y tecnología vigente, en la medida que se vayan consumiendo, hay la necesidad de reponerlas en el tiempo.

Por tanto, considerando las reservas probadas, probables, y posibles prácticamente el futuro de los próximos cuarenta años está asegurado respecto al gas natural, solamente si sumamos el potencial del Gran Camisea lotes 88, 56, 57 y a futuro el Lote 58.

Si a ello se agrega el potencial gasífero del norte del país en Piura y Tumbes, en los lotes petroleros con gas asociado y no asociado, y en el Zócalo Continental, se puede decir que nuestro país tiene gas natural en abundancia, sin embargo el gobierno actual no podría oponerse a la presencia del gas boliviano en el marco de las políticas del libre mercado.

De otro lado, los voceros empresariales y sobre todo la cruda realidad desde 2004 a la fecha nos indican que la masificación de la “cultura del gas natural” no constituye un negocio rentable en las provincias andinas; también se argumenta que nuestro mercado interno es pequeño de allí el poco interés de las empresas responsables del transporte de llevar el gas natural a la sierra del país.

Tubería gas licuado de petróleo tractor

EL SUR SIN GASODUCTO

El otro argumento descalificador se relaciona con la supuesta insuficiencia de reservas probadas para alimentar el llamado gasoducto del sur, ahora denominado Sistema Integrado de Transporte de Gas, para diferenciarse del gasoducto del sur bajo responsabilidad de Odebrecht, Graña y Montero y Enagás que quedó paralizado al 35% de avance en su construcción por problemas estrictamente financieros del consorcio comprometido por la corrupción.

En verdad, el problema de fondo respecto a la masificación de la cultura del gas natural en el Perú, a diferencia de Bolivia y Colombia, es político y falta de interés por el desarrollo nacional, pues la política energética depende de las decisiones de las empresas transnacionales que son las titulares de la propiedad sobre los hidrocarburos.

Por ello, desde el punto de vista de una relación de gobierno a gobierno, mientras los representantes bolivianos tienen capacidad de decisión pues la empresa petrolera YPFB es la responsable del 100% de la comercialización de los hidrocarburos tanto a nivel interno y externo, donde la producción está bajo responsabilidad de empresas privadas, en cambio en nuestro país el propietario de las moléculas sobre los hidrocarburos son las empresas transnacionales.

De allí, que a lo sumo, como indica el viceministro de hidrocarburos, se trataría de hacer con los representantes bolivianos “sinergias para intercambiar información y experiencias”, pues aquí quienes deciden el destino de los hidrocarburos son las empresas transnacionales, destacando Repsol de España, HuntOil de USA, SK de Corea del Sur, Sonatrach de Argelia, Pluspetrol de Argentina, CNPC de China Popular, Shell entre otras.

¡En verdad las autoridades bolivianas debieran negociar con los líderes empresariales de estas transnacionales!

NACIONALIZACIÓN A LA BOLIVIANA

El fundamento de la capacidad de decisión a la boliviana tiene su origen en el Decreto Supremo 28701 de mayo del 2006 expresión de la nacionalización de los hidrocarburos realizado por el presidente Evo Morales.

Así en el artículo 1º se señala que “En ejercicio de la soberanía nacional, obedeciendo el mandato del pueblo boliviano expresado en el Referéndum vinculante del 18 de julio del 2004 y en aplicación estricta de los preceptos constitucionales, se nacionalizan los recursos naturales hidrocarburíferos del país.

El Estado recupera la propiedad, la posesión y el control total y absoluto de estos recursos.

Artículo 2º A partir del 1 de mayo del 2006, las empresas petroleras que actualmente realizan actividades de producción de gas y petróleo en el territorio nacional, están obligadas a entregar en propiedad a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos YPFB, toda la producción de hidrocarburos. YPFB, a nombre y en representación del Estado, en ejercicio pleno de la propiedad de todos los hidrocarburos producidos en el país, asume su comercialización, definiendo las condiciones, volúmenes y precios tanto para el mercado interno, como para la exportación y la industrialización”

Por tanto, desde el 2006 a la fecha, gracias a la nacionalización sobre los hidrocarburos, el país altiplánico ha tenido en la explotación del gas natural una palanca para su desarrollo, con mayores ingresos fiscales en relación a la renta petrolera que captura el Estado peruano, con una creciente masificación interna que integra a las principales ciudades, y una industrialización con mayor valor agregado, teniendo como protagonista central a la petrolera estatal YPFB

UNA ALTERNATIVA POSIBLE

En nuestro país, si todos los contratos de explotación y exploración de hidrocarburos firmados en el pasado bajo la modalidad de licencia, donde el Estado transfiere a cambio de una regalía, la propiedad plena sobre los recursos naturales, se modifican a contratos de servicios, una cuestión contemplada en la legislación vigente, tendríamos una política energética al servicio nacional, sin afectar la gestión ni la rentabilidad que seguiría siendo privada.

Con esta modalidad de “contratos de servicios” que tiene vigencia en la realidad, a través de algunos contratos donde opera por ejemplo la empresa Savia en el Lote Z-2B en el Zócalo Continental, en los contratos por los lotes I y V bajo responsabilidad de Graña y Montero contratos próximos a su vencimiento y el Lote IX bajo gestión de la empresa petrolera de Universidad de Ingeniería.

En todos estos “contratos de servicios” el Estado pagaría una retribución a las empresas operadoras, las cuales se convertirían en contratistas del Estado, bajo esta condición la Nación representada por el Estado recuperaría la propiedad, la soberanía, la disponibilidad sobre los recursos naturales.

De esta forma, la explotación de los recursos naturales como el petróleo, el gas y los líquidos de gas natural estarán al servicio del desarrollo económico del país, promoviendo las inversiones de riesgo, con una integración energética al servicio de los sectores sociales menos favorecidos.

URGENTE MASIFICACIÓN

Se debe recordar que las reservas de gas y condensados en el Gran Camisea, fueron descubiertas por la Shell hacia 1984 por tanto el factor riesgo determinante del precio no fue asumido por las empresas conformantes del Consorcio Camisea, que en el fondo obstaculizan la masificación de la cultura del gas, con un comportamiento rentista ajeno al interés público.

Con la alternativa señalada habría una masificación del gas natural a lo largo y ancho del país por medio de ductos, pues los gasoductos virtuales por medio de camiones cisternas hacia el norte y sur del país resultan paliativos pues tienen límites en cuanto a los volúmenes transportados, sobre todo en las regiones andinas que no constituyen mercados atractivos para la rentabilidad privada.

Por ello, por ejemplo resulta inaceptable que el gasoducto que transporta el gas natural que viene del campo Malvinas en La Convención hacia Lima y que pasa a menos de 15 kilómetros en la localidad de La Quinua cerca a la ciudad de Huamanga capital de Ayacucho, un centro urbano con más de 250 mil habitantes no acceda a la cultura del gas, pues es una región reconocida como pobre por tanto no constituye un mercado atractivo para las empresas privadas.

En resumen, la Nación peruana debe recuperar la titularidad, la propiedad sobre los hidrocarburos como el gas natural reproduciendo lo mejor del modelo boliviano. Ello supone decisión política para recuperar la soberanía plena sobre nuestros recursos naturales, y un importante cambio constitucional sobre la responsabilidad del Estado en sectores considerados estratégicos, apostando por el rol fortalecido de PetroPerú en el sector como lo tiene YPFB en Bolivia.

 

JORGE MANCO ZACONETTI

Seguir leyendo
Anuncio

Entrevista

Frontera Energy invierte en crudo y promueve el empleo

Publicado

en

Refinería de petróleo en la selva

Frontera Energy Corporation (FEC) es una empresa canadiense, dedicada a la exploración y explotación de hidrocarburos, con operaciones en Colombia y Perú.

En nuesto país, Frontera Energy Corporation tiene presencia desde hace más de 10 años mediante sus subsidiarias Pacific Stratus Energy del Perú S.A. y Pacific Off Shore Perú S.R.L., en los lotes 192 y Z – 1. Las mismas que operan 15.000 barriles por día de petróleo, que equivale a cerca del 30% de la producción de petróleo crudo del Perú.

INVERSIÓN

Asimismo, durante estos más de 10 años de operación en el Perú, FEC ha invertido alrededor de 2.5 billones de dólares; apuestan en el sector de hidrocarburos en el Perú, porque creen en su potencial, en sus instituciones y en el desarrollo de una industria sostenible y responsable con la vida, el entorno y el país.

Refinería de petróleo

EMPLEO

Producto de estas inversiones han generando empleo directo e indirecto a más de 15.000 familias tanto en Lima como en áreas donde han operado como: Loreto, Tumbes, Zorritos y Pucallpa, entre otros.

Asimismo, ha cancelado impuestos a la nación en cifras cercanas a los 200 millones de dólares, número que refleja la importancia de la industria en la cartera del Perú y el compromiso de FEC en los países donde opera.

Además han generado regalías que representan otros 75 millones de dólares en ingresos para el país y en canon petrolero solo para la región Loreto, otros 10 millones de dólares en los últimos 3 años.

CONTRATO

El 30 de agosto de 2015, FEC suscribió el contrato de servicios temporales para la producción de petróleo por un período de dos años. Que, de haberse ejecutado con normalidad, ha debido terminar el 30 de agosto de 2017.

No obstante, dada la continua problemática del sistema de transporte en la Selva Norte Peruana a través del Oleoducto Norperuano, a la fecha, esto es, más de tres (3) años después del inicio del contrato.

Tan solo hemos ejecutado 460 días efectivos de contrato, lo que equivale a una eficiencia inferior al 35%, cifra esta que como inversionistas les preocupa y genera serias dudas sobre la continuidad del negocio extractivo en el lote y en la región.

BAJO RENDIMIENTO

Al respecto, el estándar mundial de eficiencia operacional es superior al 98.5% y es lo que la industria y las empresas prevén en sus estimados de operación por año; así entonces, el estándar en Perú está muy por debajo de la media mundial.

Si a esto se suma que la infraestructura en el Lote 192 tiene una antigüedad cercana a 50 años de construcción con altos niveles de obsolescencia y deterioro por corrosión, zonas geográficas con altos abandonos, alta conflictividad social y carencia de necesidades mínimas básicas.

Esta situación entre otras, ha derivado en ataques a la infraestructura de transporte del ONP, débil por sí, en pro de llamar la atención del Estado en la solución de sus necesidades mínimas vitales, situación esta que ha coadyuvado a la intermitencia en el servicio de transporte y como consecuencia disminución de la producción con su respectiva consecuencia en los ingresos del país.

OLEODUCTO Y PARALIZACIÓN

En calidad de Operadores del Contrato de Servicios Temporal para la Explotación de Hidrocarburos en el Lote 192, Frontera Energy Corporation expone los graves efectos que viene ocasionando al Perú la paralización del Oleoducto Norperuano (ONP).

Como consecuencia de la paralización del ONP desde el día 27 de noviembre pasado, la empresa se vio obligada a suspender una vez más las actividades en el Lote 192, encontrándose el Contrato de Servicios Temporal para la explotación de hidrocarburos en situación de fuerza mayor desde el día 5 de diciembre. Dicha paralización de actividades en el Lote 192, a la fecha, viene significando lo siguiente:

Pérdida de aproximadamente 2,500 empleos rotativos directos. De una población promedio de 1,150 puestos de trabajo en el Lote 192, en dos turnos, esta se vio reducida a una población de 250.

Dicho impacto afecta principalmente al departamento de Loreto, región de la que proviene el 70% de los trabajadores del Lote 192. Debe considerarse asimismo que la pérdida de dichos puestos de trabajo directos trae consigo, la pérdida de aproximadamente otros 10,000 empleos indirectos en el departamento de Loreto, por negocios que se generan alrededor de la operación de hidrocarburos en el Lote 192.

La pérdida de ingresos para Perupetro S.A. es consecuencia de no recibir el porcentaje de la producción de crudo que, de conformidad con el Contrato de Licencia, mantiene Perupetro S.A. de la producción del Lote 192.

También la pérdida de ingresos para Petroperú S.A. Desde el inicio de la paralización el ONP ha dejado de transportar 360,000 barriles de petróleo por mes, lo que le genera una pérdida significativa de sus ingresos.

Perforadoras petroleras

PETRÓLEO

Frontera Energy mantiene en el Oleoducto Norperuano un aproximado de 1,000,000 barriles de petróleo de su propiedad, petróleo crudo que, de conformidad con el Contrato del Servicio de Transporte de Hidrocarburos Líquidos por el Oleoducto Ramal Norte y el Tramo II del Oleoducto Norperuano, les debe ser devuelto íntegro en el Punto de Salida del Tramo II del ONP

Siendo Petroperú S.A. quien asume el riesgo de pérdida de dicho petróleo crudo durante su permanencia en el ONP. De esto destaca que la devolución de dicho volumen tendrá prioridad inmediata una vez finalice el contrato de servicios del Lote 192 que actualmente tiene suscrito con Perupetro.

Respecto a la pérdida de ingresos por canon para la región Loreto es de aproximadamente 2,650,000 dólares por cada mes de paralización.

COMUNIDADES NATIVAS

Sobre la pérdida de ingresos para beneficio de las comunidades nativas de la zona, de conformidad con el numeral 23.1 del Contrato de Servicios Temporal, la empresa, mensualmente, abona a un fondo social destinado única y exclusivamente a la ejecución de proyectos de desarrollo y vigilancia ambiental en la zona de Influencia del Contrato de Servicios Temporal, un Aporte Voluntario equivalente al 0.75% del valor de la producción fiscalizada.

En total, la paralización del oleoducto y el Lote-192, generan pérdidas de 20 millones de dólares por cada mes de paralización lo que, en este nuevo evento de cierre del oleoducto, se han perdido más de 40 millones de dólares con el agravante de no tener una fecha cierta de solución de los asuntos asociados.

ALGO MÁS

Un contrato suscrito para ser ejecutado en 730 días ha estado más de ese tiempo detenido por las continuas paradas del oleoducto y la situación social de la zona.

Seguir leyendo

Actualidad

Alianza Lima: 118 años forjando héroes del pueblo

Publicado

en

Equipo de Alianza Lima con Perico León

El 15 de febrero de 1901, un grupo de adolescentes fundó el Alianza Lima. Nacía el siglo XX y el fútbol ya empezaba a gozar del aprecio de las clases populares. El barrio de las Chacaritas fue testigo del entusiasmo de Chacaltana, Pedreschi, Carballo y otros por patear una pelota y gritar gol.

En esos años, el clásico entre el Club Sport Fernandino (de los estudiantes de medicina) y el Club Carolino (estudiantes de jurisprudencia) era observado por aficionados y curiosos. La Universidad de San Marcos concentraba a cientos de jóvenes provenientes de las familias más distinguidas de Lima y el Perú.

Estos jóvenes copiaban las modas llegadas desde Europa. París y Londres eran la “modernidad”. Así, el ‘football’ se convirtió en fútbol y ‘goal’ en gol. José Gálvez Barrenechea, “El Poeta de la Juventud”, escribió alegres y jugosas crónicas sobre los orígenes del fútbol en el Perú, que fueron reunidas en su texto Nuestra Pequeña Historia (1966), muy valioso para entender los orígenes aristocráticos del actual deporte más popular en nuestro país.

Los primeros partidos eran en el barrio. El campo de Santa Beatriz (actualmente en La Victoria) solo era utilizado por los equipos conformados por ingleses o los jóvenes peruanos descendientes de los anteriores. Pese a ello, la pasión por el nuevo deporte seguía creciendo y, muy pronto, otros equipos se formaron en los diferentes barrios de Lima.

El Jorge Chávez o el Carlos Tenaud serían los primeros rivales de los futuros íntimos de La Victoria. Resulta interesante observar que los adolescentes formaban clubes de fútbol tomando el nombre de aviadores jóvenes recientemente fallecidos. Una nueva generación que está identificándose con los personajes de su modernidad.

Para la década de 1920, Alianza Lima era un equipo de obreros con trabajadores de la Fábrica Textil La Victoria (ubicada donde hoy encontramos el Centro Comercial Polvos Azules). Poco a poco, los jugadores se empezaban a concentrar en el nuevo distrito. Ya empezaba a nacer el romance entre La Victoria y Alianza Lima. Todos los niños del barrio imitaban las jugadas de sus ídolos populares. Gritaban los goles y soñaban ponerse la blanquiazul.

José María Arguedas fue aliancista. Ernesto Toledo Bruckmann narra que la amistad entre Arguedas y el poeta Manuel Moreno Jimeno hizo que el gran escritor peruano desarrolle un amor muy especial por el “equipo del pueblo”. Esto fue testimoniado por Víctor Bustamante Moscoso, su sobrino político.

Se dice que en las tertulias entre Mariátegui y los obreros que llegaban a su casa, siempre preguntaba por los resultados de los partidos. Mariátegui sonreía cada vez que tenía noticias de un triunfo aliancista.

Este romance nació cuando Mariátegui asistía a La Fiesta de la Planta en Vitarte. Rafael Tapia en La Fiesta de la Planta en Vitarte (1992) destaca que en la revista Amauta siempre se informó sobre este acontecimiento obrero-popular y, en las fotos, destaca la presencia de varios integrantes de Alianza Lima jugando por los equipos de las fábricas textiles donde laboraban. El fútbol era aún amateur.

Entre noviembre y diciembre de 1935, Alianza Lima realizó la famosa gira por Chile. Ganó la mayoría de los partidos. La prensa limeña informaba de los resultados.

Los estragos de la Guerra de 1879 aún estaban muy presentes en la memoria popular. Cada victoria aliancista era celebrada en todo el Perú. El maestro Felipe Pinglo Alva (gran aliancista) les dedicó varias canciones.

En Los 3 Ases, Pinglo hace una crónica, en estilo polka, de los principales acontecimientos de la gira de 1935. No cabe duda que la canción nació producto de la lectura de las notas periodísticas. Lo que nos permite percibir que la afición peruana estaba muy atenta a los resultados de la gira.

En el valse “Alejandro Villanueva”, realiza la descripción del futbolista peruano más importante de nuestra historia. Imaginamos que los barrios populares de Lima, en quintas y callejones, los viejos bohemios hacían suyas las letras de Pinglo y, con variantes en sus melodías, rendían culto a los nuevos héroes del pueblo.

Pero, Alianza Lima no solo ha merecido hermosas canciones de Felipe Pinglo Alva y otros reconocidos compositores. Muchos son los intelectuales de gran valía que se han rendido a la tentación de escribir sobre el equipo de sus amores. El corazón blanquiazul late más fuerte cuando el pueblo vibra con cada gol de los “Potrillos”.

César Miró publicó Los Íntimos de La Victoria (1958), libro donde hace un recorrido histórico de los primeros 50 años del club más popular del fútbol peruano. El reconocido poeta Arturo Corcuera escribió La Gran jugada. Crónica deportiva que trata de Teófilo Cubillas y el Alianza Lima (1997), texto donde la poesía escenifica las glorias del equipo grone. Y la tragedia de Ventanilla también ha sido llevada a la literatura por Cucho Sarmiento en su Fokker, Balas y Goles (1995), novela breve donde recoge la versión popular que recorrió los barrios victorianos sobre la causa de la caída del Fokker en Ventanilla y la desaparición física de un cuadro íntimo lleno de grandes promesas para el fútbol peruano.

Son 118 de gloria. 118 años de historia. 118 de alegría del pueblo.

Y “la caldera” sigue cantando…

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL
Historiador peruano (La Victoria 1969) a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú

Seguir leyendo

Especial

Las mujeres palestinas pagan el precio más alto

Publicado

en

Las mujeres palestinas pagan el precio más alto

Durante años Estados Unidos fue el mayor donante de ayuda para los palestinos. Con los fondos para los programas de salud, educación y saneamiento repentinamente paralizados, las mujeres y las niñas son las más afectadas.

Cuando el esposo de Nawal tuvo que dejar de trabajar hace dos años debido a fuertes dolores de estómago, ella se convirtió en la proveedora principal de la familia. Nawal, quien pidió usar solo su nombre, vive con sus siete hijos en el campamento de refugiados de Dheisheh, cerca de Belén. Nawal solía ser elegible para los estipendios de la UNRWA que la ayudarían a cubrir los costos médicos de la familia, pero recientemente le dijeron que esa asistencia ya no está disponible.

Zahya Al Mubasher es una viuda que lucha contra el cáncer en Gaza. A los 61 años, sigue siendo la proveedora de 17 personas, hijos, nietos y hermanos. Se gana la vida cultivando tomates en un invernadero del patio trasero que fue financiado por USAID, una agencia del Gobierno de los Estados Unidos responsable de administrar ayuda civil y asistencia para el desarrollo.

Nawal y Zahya son solo dos de las miles de mujeres palestinas que se ven directamente afectadas por la decisión del gobierno de Trump de desfinanciar la ayuda a los palestinos. Más recientemente, la administración cerró la misión de USAID en Cisjordania y Gaza, mientras que recortó en 2018 más de 500 millones de dólares en fondos para proyectos palestinos. Los críticos dicen que es solo el último intento de chantajear a la Autoridad Palestina para que llegue a un acuerdo de paz con Israel.

Según Susan Markham, excoordinadora principal de USAID para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres: “cuando la sociedad o las instituciones comienzan a romperse por falta de inversión, las mujeres se sienten aún más agobiadas por las responsabilidades domésticas con las que tradicionalmente están asociadas. La gestión del tiempo entre las responsabilidades profesionales y el trabajo doméstico, agrega, se convierte en un desafío aún mayor. Es algo que no se mide a menudo, pero tiene un impacto real en la vida cotidiana de las mujeres”.

En las mujeres, los efectos de tal ruptura son dobles: los programas centrados en el género financiados por los EE.UU. ahora se han eliminado, reduciendo el número de iniciativas que se centran exclusivamente en la promoción de los derechos y las oportunidades para las mujeres, mientras que los proyectos más grandes relacionados con la infraestructura -como en salud y saneamiento- quedan sin terminar. Esto puede tener un impacto perjudicial en los roles de las mujeres y las niñas en la sociedad.

En los últimos años cientos de miles de dólares en ayuda de los Estados Unidos se destinaron a los programas de defensa de los derechos de las mujeres palestinas. Entre los beneficiarios de la ayuda se encuentra Kayan, una organización feminista que protege los derechos y promueve el estatus de la mujer palestina en Israel, que recibió una subvención del Gobierno de los Estados Unidos para un proyecto que se esfuerza por poner fin al acoso sexual en el lugar de trabajo.

En Cisjordania y Gaza, el proyecto de “Tribunales de mujeres”, financiado por Estados Unidos, tuvo como objetivo reducir la violencia de género en las comunidades palestinas mediante reformas legislativas y cambios de políticas.

Palestina es el único país en Medio Oriente y África del Norte que se ha adherido a la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) sin reservas ni declaraciones. Las mujeres palestinas se encuentran entre las más educadas de la región, y mientras más mujeres que hace 10 años ingresan a la fuerza laboral en la actualidad, las tasas siguen siendo más bajas en comparación con los promedios regionales, según un informe del Banco Mundial de 2017.

“USAID realmente se enfocó en ayudar a las mujeres [palestinas] a obtener poder económico”, dice Markham. Implicó programas que llevaban a las niñas a la escuela secundaria, financió pasantías y tutorías y ayudó a las mujeres a crear sus propias empresas, creando un ciclo positivo en el que las mujeres “eran valoradas por la comunidad como propietarias de empresas o trabajadoras capaces de llevar dinero a casa, a la familia”. Estos proyectos, dice ella, ayudaron a cambiar las actitudes de género en la sociedad palestina.

En las últimas dos décadas, los fondos de los Estados Unidos han ayudado a más de 200.000 mujeres en Cisjordania y Gaza a obtener una mejor educación a través de inversiones en renovaciones y capacitación escolar. Estas iniciativas ahora repentinamente se han detenido.

Uno de los casos más graves es una escuela en el área de Belén que solo alcanza el décimo grado, dice Sean Carroll, director de Anera, una de las organizaciones no gubernamentales más grandes que brinda asistencia humanitaria a los palestinos.

Anera había estado trabajando en la rehabilitación y ampliación de la escuela para ofrecer a los estudiantes una educación secundaria. “Si querías continuar tus estudios, tenías que irte a 30 millas de distancia. Muchos de los niños no lo hicieron, especialmente las niñas, por lo que efectivamente la educación de las niñas en esa ciudad se detenía en el 10º grado”, explica.

El hecho de mantener a las niñas en la escuela es también una de las formas más efectivas de evitar el matrimonio infantil y sigue siendo un problema importante en Palestina, según una declaración conjunta del Centro de Mujeres para Asistencia Legal y Asesoría (WCLAC) y Human Rights Watch del pasado julio.

Según los datos publicados por la Oficina Central de Estadísticas de Palestina en 2016, el matrimonio infantil alcanzó el 20,5 por ciento entre las mujeres y el uno por ciento entre los hombres de la población total casada en Palestina.

Las mujeres palestinas pagan el precio más alto

Un factor importante que desalienta a las niñas a asistir a la escuela es la falta de acceso a instalaciones sanitarias adecuadas durante la menstruación, con carencia de agua e higiene adecuada. Por lo tanto, es probable que el abandono de inversiones en infraestructuras de agua, que conectan hogares con redes de agua limpia y alcantarillado, afecte desfavorablemente a mujeres y niñas.

Además, la escasez de agua agrega presión a las mujeres, que a menudo se encargan de las tareas domésticas, incluida la cocina y la limpieza, así como el cuidado de los niños que contraen enfermedades transmitidas por el agua.

En áreas que no están conectadas a las redes de agua, las mujeres y las niñas suelen ser responsables de encontrar y recolectar agua para sus familias, lo que puede impedirles asistir a la escuela o participar en trabajos remunerados, según EWASH, un grupo de más de 30 organizaciones que trabajan en el tema del agua, saneamiento e higiene en los territorios ocupados.

“La mayor cantidad de fondos de nuestro proyecto de USAID en los últimos 10 años ha estado en agua e higiene”, dice Carroll, “y con los recortes en este momento, sabemos que 57.000 palestinos no tendrán acceso a agua segura [a través de un proyecto] que fue planeado y se habría implementado para fines de año”.

El Gobierno de Israel sobre los palestinos restringe la entrada de bienes a los territorios ocupados, incluidos los medicamentos y el equipo médico. Como resultado, los servicios de salud que salvan vidas, como el tratamiento del cáncer y los cuidados intensivos neonatales, no están disponibles en Cisjordania y Gaza.

Muchos pacientes palestinos viajan a Jerusalén Este para recibir atención en uno de los seis hospitales que conforman la Red de Hospitales de Jerusalén Este. En setiembre pasado, la administración de Trump retiró 25 millones de dólares que había planeado entregar a la Red.

Según Bassem Abu Libdeh , director del Hospital Al Makassed, los fondos de los Estados Unidos solían cubrir el 40 por ciento de los costos para los seis hospitales. Junto con el recorte de la ayuda a la UNRWA en setiembre pasado -que representó un recorte presupuestario del 30 por ciento a la agencia de las Naciones Unidas encargada de brindar servicios a millones de refugiados palestinos en el Medio Oriente- muchos palestinos ya no pueden pagar la atención que necesitan.

Para las mujeres esto significa un acceso limitado al tratamiento del cáncer de mama o la atención para los embarazos de alto riesgo disponibles predominantemente en estos hospitales del este de Jerusalén.

Esta escasez de fondos ha socavado aún más el funcionamiento de las clínicas móviles, operadas por un grupo de ONG palestinas e internacionales bajo el nombre de Health Cluster, que brinda servicios de salud a más de 220.000 palestinos en Cisjordania.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios en los territorios ocupados, “las personas más vulnerables en estas comunidades son las mujeres durante el embarazo y el parto; niños y bebés enfermos; los ancianos y los enfermos crónicos o discapacitados”. Esto no solo tiene un efecto directo en los programas de salud para las mujeres, sino que también agrega presión a las mujeres que generalmente actúan como cuidadoras en la familia, como Nawal.

Según el Banco Mundial, la ocupación de Israel limita severamente la economía palestina. Las restricciones al movimiento de bienes y personas, la apropiación de tierras y el bloqueo de Gaza, entre otras cosas, ahogan el éxito de las políticas económicas establecidas por la Autoridad Palestina.

Como resultado, los donantes internacionales desempeñan un papel destacado en la implementación de reformas y la prestación de servicios en Palestina, Tanto las entidades gubernamentales como las organizaciones de la sociedad civil dependen en gran medida de la ayuda externa para operar.

“La economía nacional palestina no puede sostenerse a sí misma como resultado de la ocupación y sus políticas”, dice el doctor Sahar Qawasmi, quien fue elegido como miembro del Consejo Legislativo Palestino en 2006 y forma parte de la junta directiva de WCLAC. “Cuando una mujer es sometida a violencia, se le niegan las oportunidades económicas, y la agencia política afecta significativamente a las generaciones futuras”.

 

HENRIETTE CHACAR – 972mag

Seguir leyendo

Lo más reciente

Congreso no es chacra de Mauricio Mulder Congreso no es chacra de Mauricio Mulder
Políticahace 1 día

Congreso no es chacra de Mulder

De acuerdo a un informe periodístico de Latina, Percy Rachumi se convirtió en un trabajador de planilla como auxiliar administrativo...

Jorge Barata - Alan García Pérez - Enrique Cornejo - Metro de Lima - Tren eléctrico Jorge Barata - Alan García Pérez - Enrique Cornejo - Metro de Lima - Tren eléctrico
Políticahace 1 día

Se abre la Caja 2 y García se complica

Mañana lunes, los responsables del Departamento de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, destinado al desembolso de dinero ilícito, rendirán cuenta a...

Gloria Montenegro Gloria Montenegro
Políticahace 1 día

Hay evidencias suficientes

Diario UNO también conversó con la congresista de Alianza para el Progreso, Gloria Montenegro, quien aseguró que García sabía perfectamente...

Luisa Eyzaguirre Luisa Eyzaguirre
Entrevistahace 1 día

Gobierno se comprometió a no privatizar ni concesionar empresas del agua

A partir del aniego ocurrido en San Juan de Lurigancho con una tubería de desagüe, la corriente de opinión que...

Asociación Civil Transparencia Asociación Civil Transparencia
Políticahace 1 día

Transparencia espera sanciones a corruptos

La Asociación Civil Transparencia expresó su confianza en que el acuerdo de colaboración eficaz entre las autoridades del Estado peruano...

Yeni Vilcatoma Yeni Vilcatoma
Políticahace 1 día

Debería darte vergüenza

Pese a que la mayoría de Fuerza Popular votó a favor de la Ley 30737en la que se basó la...

Edwin Oviedo Edwin Oviedo
Políticahace 1 día

Magistrados que apoyaron a Oviedo

Rocío Sánchez y Sandra Castro, las fiscales del caso “Los Cuellos Blancos del Puerto”, han programado diligencias para interrogar a...

Políticahace 1 día

Defensor del Pueblo confía en la JNJ

Walter Gutiérrez, Defensor del Pueblo y uno de los pocos que cree en la Junta Nacional de Justicia (JNJ), confía...

Alan García Pérez Alan García Pérez
Políticahace 1 día

Mejor es reírse

No quiero postular a la presidencia…pero el pueblo me lo pide.

Carlos Rivera Paz Carlos Rivera Paz
Políticahace 1 día

La voz clara

“El acuerdo de colaboración es un acontecimiento histórico para la justicia”, aseguró el jurista Carlos Rivera.

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.