Contáctanos

Entrevista

López Obrador, certezas e incertidumbres

Publicado

en

López Obrador

A unas semanas de asumir la presidencia el primer presidente de izquierda de México, Andrés Manuel López Obrador, merced a un contundente triunfo electoral, el entrevistado, Nayar López Castellanos, un académico de gran prestigio en México, analiza las opciones que se le abren bajo esa conducción a México, que clama por soluciones a sus problemas de violencia del narcotráfico, la narcopolítica y otro de similar gravedad.

— Percibo que el triunfo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en las últimas elecciones presidenciales ha generado expectativas (en todas sus gradaciones y sentidos) en amplios sectores de la sociedad y en el conjunto de las fuerzas políticas mexicanas. ¿A qué circunstancias lo atribuyes?

—El triunfo de AMLO en las elecciones presidenciales del pasado 1° de julio fue un hecho histórico. Con todo y sus matices, se considera como el primer triunfo de las fuerzas progresistas mexicanas en una contienda presidencial, el primero que se respeta, pues ya tuvimos el antecedente del fraude en 1988 y 2006.

Y hay que decir que un sector importante del movimiento que se aglutinó con AMLO representa a una parte de la izquierda, pero hay otras corrientes que se encuentran en espacios diferentes que no compartieron ni la campaña ni los contenidos, y que ya han realizado planteamientos críticos en torno a los primeros pasos que ha dado este nuevo proyecto de gobierno.

Así, las expectativas generadas responden sobre todo a compromisos asumidos como combatir la corrupción, impulsar la austeridad como una bandera de identidad política, lo que le llaman la austeridad republicana, crecimiento económico que permita ampliar la estructura social a través de un amplio andamiaje que incluye becas, subsidios y mayor presupuesto a la educación, a la vez como uno de los mecanismos de combate a las causas que generan la inseguridad y la violencia.

AMLO tenía una frase en la campaña que se refería a este punto: sicarios no, becarios sí. Hay otro ámbito de las expectativas que considero muy importante y tiene que ver con la mayoría legislativa que consiguió la coalición de AMLO en ambas Cámaras del Congreso y en 19 de los 32 estados de la república, lo que ofrece la oportunidad de realizar importantes modificaciones constitucionales.

Por lo menos pensaríamos que algunas de las denominadas reformas estructurales impulsadas por Peña Nieto irán para atrás, como es el caso de la mal llamada reforma educativa y la reforma energética. Habrá que ver qué decisiones de fondo se toman en el Congreso.

—¿Ves alguna posibilidad, aunque sea remota, de que AMLO se constituya en una especie de precursor de un ciclo de “renovación progresista” en la región?

— Existen las condiciones para serlo en la medida en que AMLO tome decisiones de fondo para cerrar el ciclo neoliberal en un México no solo devastado por la pobreza, la desigualdad y la violencia, sino profundamente dependiente de la economía de Estados Unidos.

No solo se requiere combatir a la corrupción y pregonar la austeridad como política distintiva de gobierno. Nuestra realidad necesita cambios y acciones de fondo que realmente ofrezcan un camino diferente a la ruta neoliberal que hemos vivido los últimos 30 años.

Sin embargo, como en este momento no hay planteamientos concretos en torno a esa ruta, resulta incierto el camino que AMLO pueda marcar en México como referente de un segundo aire para las fuerzas progresistas latinoamericanas.

Las señales que han enviado hasta el momento, como por ejemplo el haber participado en las negociaciones del nuevo tratado de libre comercio con Estados Unidos, no resultan muy alentadoras.

Han dicho que se mantendrá en la Alianza del Pacífico y promoviendo las políticas de libre comercio, que en su esencia son parte del neoliberalismo transnacional. Más allá de algunas declaraciones, no se vislumbra que México vea hacia el sur de forma concreta, lo cual considero un error estratégico.

— ¿Considerás que es replicable en México una especie de versión “sui generis” de la gobernabilidad progresista y de la matriz neodesarrollista característica de otros países de la región en la década pasada?

— Todo parece indicar que así será, pero también ello depende en gran medida de las acciones de fondo que se puedan realizar sobre todo durante el primer año de gobierno.

En todo caso, veo al proyecto de AMLO con importantes semejanzas a las experiencias de Argentina, Brasil y Uruguay, un proyecto moderado, que no se plantea en ningún momento modificar las estructuras del sistema económico capitalista, y que en todo caso vislumbra una relación equilibrada con los dueños del capital en aras de cierto crecimiento que permita reducir algunos de los parámetros más extremos de la pobreza y la desigualdad.

El problema es que esa visión no resuelve el problema de fondo. Es una solución en cierta forma pasajera, tan frágil como una próxima elección que implique el retorno a la pesadilla neoliberal, tal y como sucedió en Argentina y con el golpe de Estado en Brasil.

Veo muy lejos este proyecto de otros parámetros como los de Venezuela y Bolivia, que se plantearon una refundación del Estado a través de una Asamblea Constituyente, y todo lo que de ello se ha derivado en términos políticos, económicos y sociales.

 Las violaciones de derechos humanos han sido pan de cada día bajo el gobierno de Peña Nieto, acusado además de posible corrupción.

Las violaciones de derechos humanos han sido pan de cada día bajo el gobierno de Peña Nieto, acusado además de posible corrupción.

— ¿Según tu punto de vista, cuáles serían los fundamentos políticos para gestar una alternativa anticapitalista en México? ¿Cuál sería su agenda de temas?

—El principal fundamento radica en lo que ha significado históricamente el capitalismo para nuestros pueblos: injusticia social expresada a través de la pobreza y la miseria de las grandes mayorías.

Se trataría de construir una agenda que contemple la dignidad humana a partir de estructuras democráticas, que sobre todo rescaten los postulados que los mayas zapatistas han enarbolado desde su levantamiento en 1994 y que se rigen sobre todo por el mandar obedeciendo, por el servir y no servirse. Una forma de organización social, política, económica y cultural en la que todos sean sujetos de derecho, sin distinciones y con plenas condiciones de igualdad.

Un pleno reconocimiento, en los dichos y en los hechos, de las diferentes nacionalidades que conforman a nuestros países, sobre todo hablando de México, con decenas de naciones integradas por las comunidades originarias en un mismo territorio, un espacio plurinacional.

Y cuando hablamos de sujetos de derechos, nos referimos al derecho universal a salud, alimentación, educación, trabajo, cultura, recreación, deporte, el derecho a la participación política plena.

Se trataría de superar el modelo de la democracia representativa y alcanzar una verdadera democracia participativa, sin cúpulas o élites, en la que las responsabilidades públicas no impliquen la oportunidad de enriquecerse o sentirse superiores, sino de servir a una colectividad.

Sin duda, este conjunto de ideas pueden ser compartidas desde muchas trincheras, pero el principal desafío es torcer las históricas divisiones de las izquierdas en México, y generar una plataforma común en que exista el firme convencimiento de la necesidad de superar un sistema que por más reformas y adecuaciones que se le hagan no puede garantizar la justicia social.

El capital, el verdadero ente hegemónico, no conoce de humanidad, ni de igualdad, su sustento es la explotación, la pobreza y la violencia sistémica que genera en la sociedad para mantener los privilegios de una minoría a costa del trabajo y la miseria de la mayoría.

— ¿Cómo caracterizarías desde el punto de vista de su composición social, política e ideológica a la coalición que llevó a AMLO al gobierno?

— Es una coalición multifacética que se generó alrededor de un líder y sus ideas. Desde la óptica de la geometría política, hay quienes la ubican como de centro, centro izquierda o socialdemócrata.

Tal vez esas denominaciones ya no dicen mucho hoy en día, porque en el ámbito partidario mexicano tanto en la izquierda como en la derecha se ha dado un fenómeno de intercambio de banderas, por pragmatismo u oportunismo.

En esta coalición no estuvieron ni están presentes importantes sectores de la izquierda con una larga trayectoria de lucha, destacando el zapatismo y la mayor parte del movimiento indígena, un sector importante de la intelectualidad, movimientos sociales autogestivos como el de Cherán, y otros sectores de la izquierda mexicana.

Aun así, podemos decir que en esta coalición que logró el triunfo de AMLO hay de todo. Desde sectores de izquierda hasta de la derecha. Por ejemplo, el próximo jefe de la Presidencia es uno de los empresarios más poderosos del país. Uno de los partidos que lo apoyaron, el PES, es profundamente conservador. Pero también tienes diputados que provienen de sindicatos combativos como los maestros de la CNTE.

Esa composición heterogénea le puede facilitar el cumplimiento de algunas de las expectativas por las que 30 millones de electores depositaron su confianza en el proyecto.

Sin embargo, esa misma condición puede resultar contraproducente en la medida en que al no ser verdaderamente profundos, los cambios terminen siendo cosméticos. El peligro radica en que, como dice la frase, no se puede ser amigo de todos, y entonces alguien resultará más beneficiado que otro con los resultados de un proyecto de gobierno.

A pesar de algunas señales preocupantes, esperaríamos que el beneficiado sea el pueblo, y que precisamente ahí se puedan ir generando los niveles de conciencia necesarios para darse cuenta que se puede mirar más lejos, que la organización popular puede lograr muchas cosas, y que a partir de diversas experiencias del pasado y del presente, es real que se pueden lograr grandes transformaciones.

Es decir, se puede lograr que la justicia social y la verdadera igualdad son posibles, que un país que tiene tanto, en recursos humanos y naturales, en capacidades y experiencias de lucha, en millones de mujeres y hombres dignos e íntegros, puede dejar de ser lo que es hoy y, como dicen los zapatistas, convertirse en un espacio de democracia, justicia y libertad.

ALGO MÁS

Nayar López Castellanos es Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de México (UNAM), profesor-investigador y Coordinador del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas de esta Universidad. Autor de numerosos artículos y de varios libros, entre otros: “Del plan Puebla – Panamá al proyecto Mesoamérica”; “Izquierda y neoliberalismo de México a Brasil”, “Perspectivas del socialismo latinoamericano en el siglo XXI”. Además, es Coordinador del capítulo mexicano de la Red de intelectuales, artistas y luchadores sociales en defensa de la humanidad. Sobre todas las cosas, López Castellanos es un intelectual con la cabeza y el corazón puestos en las luchas populares de México y Nuestra América.

 

Miguel Mazzeo
-Rebelión

Entrevista

Para el fujimorismo la matonería es una forma de resolver sus problemas

Publicado

en

Glatzer Tuesta

El director de IDL, Glatzer Tuesta, afirma que el fujimorismo no es capaz de movilizar gente, que Kenji vende piñas y huevos para impresionar y que Jorge Barata dará mayores detalles de las coimas.

Cuando nos enteramos que el fujimorismo nunca tuvo pensado censurar al ministro de Justicia y que su verdadero propósito es golpear al Poder Judicial para sabotear el acuerdo de Odebrecht con la Fiscalía, Diario UNO entrevistó al director de IDL, Glatzer Tuesta, quien opina sobre lo que está por venir.

—El fujimorista Carlos Tubino dijo que Fuerza Popular no censurará al ministro de Justicia,Vicente Zeballos. ¿Dieron marcha atrás?

—Eso demuestra de que el objetivo nunca fue Vicente Zeballos y que el objetivo en realidad era vapulear y golpear el acuerdo entre Odebrecht y la Fiscalía para llegar a manos de una jueza o un juez totalmente golpeado, debilitado y que este tuviera miedo a que pueda correr la misma suerte que Zeballos. Esto ha sido claramente un mensaje para que el Poder Judicial mire con cuidado si aprueba o no aprueba este acuerdo.

—¿Y no quiere también dar un mensaje a Odebrecht?

—También ha sido claramente un mensaje a los mismos funcionarios de Odebrecht como Jorge Barata para que no diga todo lo que sabe. Como consecuencia lógica, después de que esto se produce, OAS, que ya empezó su preocupación, finalmente decida no avanzar en esta colaboración eficaz. Lo que buscan es boicotear el acuerdo para que no se llegue a conocer el detalle de los que se vincularon con las empresas brasileñas.

Yeni Vilcatoma

—Yeni Vilcatoma ha retomado sus ataques pero su propia bancada no la apoya y hasta dice que no tiene ninguna relación con ella…

—No sé si por voluntad propia o por su oportunismo, Yeni Vilcatoma ha terminado siendo alguien que quiere la impunidad y no quiere que se profundicen las investigaciones.

Ella ha caído en una severa contradicción al pedir al ministro de Justicia que le pida cuentas al procurador cuando ella sale a la luz pública y luego se mete oportunistamente a la política denunciando que un ministro estaba siquiera insinuando algo que podría llevar a suponer que ella tenía que cambiar su modo de actuar como procuradora.

Lo que la hizo conocida y lo que la llevó a la política, fue la denuncia sobre un intento de manipulación; hoy día quiere que un ministro se entere de cosas que no le compete como el trabajo del procurador Jorge Ramírez.

—¿No es contradictorio?

—Así es, pero esa contradicción, viniendo de Vilcatoma, no es un asunto producto del desconocimiento. Ella conoce cómo funcionan estas cosas y por eso es que llama a la sospecha porque ella ha querido protagonizar este capítulo perverso de quitarle a los peruanos la posibilidad de conocer a los implicados en corrupción.

—Se dice que el fujimorismo actúa como “la escopeta de dos cañones” en la lucha política en el Congreso y usando la violencia en las calles ¿Usted cree lo mismo?

—Los niveles de convocatoria del fujimorismo ha quedado demostrado que son nulos. Cuando Fujimori fue extraditado dijeron que medio país saldría a las calles, pero mira dónde está Alberto Fujimori.

Dijeron que iban a salir a las calles para liberar a su lideresa que estaba presa, pero Keiko sigue presa. Siempre decía que la calle iba a estar de su lado porque harían sentir la aprobación que tuvo en votos.

—Pero la realidad es radicalmente opuesta…

—Así es, hoy día no son capaces de movilizar a un núcleo importante. Lo que sí es que son bastante violentos, sobre todo en este escenario donde golpean frecuentemente desde las redes sociales.

El fujimorismo es un grupo políticamente golpeado que no tiene un vínculo con la población, porque es altamente rechazado y por eso recurre a la matonería de unos cuantos que en base a unas prebendas actúan como los delincuentes que quieren tomar las calles, no por la razón ni con las ideas, sino por la fuerza, como ha estado actuando en los últimos tiempos.

—¿Para el 2021 el fujimorismo no tiene ninguna opción o buscará a los viejos líderes?

—Luz Salgado ya ha adelantado cómo va a ser la estrategia del fujimorismo para el 2021. Me parece que no van a votar con una cédula de votación, sino con una tabla de ouija porque van a necesitar que regresen a los antepasados. Esto da cuenta que esta versión del fujimorismo está claramente derrotada.

—Al hablar del fujimorismo es necesario preguntarnos, ¿qué es el fujimorismo?

—No hay que dejar de tomar en cuenta que el fujimorismo no es una ideología ni una agrupación política. El fujimorismo es una manera de hacer las cosas y tienen exponentes en distintos sectores. Hay fujimoristas empresarios, periodistas y en otras actividades pero no por tener una afinidad política, partidaria e ideológica, sino porque entienden que la matonería es una forma de resolver sus problemas.

—Muchos fujimoristas dicen serlo por la existencias del apellido Fujimori. ¿Un fujimorismo sin un líder de apellido Fujimori prosperaría?

—No, pero creo que van a tener que inventarse algo porque hoy en día el apellido Fujimori no genera adhesión, sino es un lastre. Mire a Fujimori preso, a la hija en la cárcel y el hermano Kenji tratando de repartir huevos y piñas para pretender hacernos creer que ha vuelto al tractorcito de su papá. Eso ya no engaña a nadie.

Creo que si quieren sobrevivir, porque me cuesta creer que en el 2021 van a pasar la valla, van a tener que reinventarse pero ya no como una reivindicación del fujimorismo, sino como el alquiler o la compra de una franquicia que sacaría una formal y estéticamente cara nueva.

Kenji Fujimori con una gallina

—Hablando de Kenji. ¿Cambio 21 no podría ser el nuevo rostro del fujimorismo?

—Kenji va a intentarlo, pero ha demostrado que es la reivindicación de su padre. No ha hecho un mea culpa en aquellas atrocidades por la cual su padre está preso. Él podría tratar de reivindicar ese fujimorismo puro y duro, pero va a tener una competencia muy fuerte cuando intenten regresar Martha Chávez, Aguinaga, Carmen Lozada.

—Se ha generado mucha expectativa de la próxima declaración de Jorge Barata, como si fuera lapidaria, como si decidiera el destino del fujimorismo y el Apra. ¿Es tanto así?

—Lo que pasa es que Jorge Barata ha terminado siendo el depositario de los detalles de todo lo que los directivos de Odebrecht ya dijeron.

En todas las manifestaciones últimas, los directivos dieron más información de lo que habían dado anteriormente, pero siempre hay una ventana abierta para que Barata dé detalles. Barata era central en la estrategia de sus vínculos con los políticos y altos funcionarios.

—¿Qué de nuevo tendremos?

—La ventaja de si se aprueba o no el acuerdo es que hoy día Barata va a terminar respondiendo con elementos que la Fiscalía ya tiene y que con esa información va a intentar cercarlo.

En el caso de la Interoceánica, Barata ha dicho que son 25 millones de dólares y ahora sabemos que fueron 45 millones. Entonces ahora va a tener que hablar por los 45 millones y ahí es donde van a surgir esos detalles que faltan para cercar a esos personajes y en particular a Keiko y Alan García.

 

ERNESTO TOLEDO BRÜCKMANN

Seguir leyendo

Entrevista

Construir un poder cívico y popular para cambiar la Constitución

Publicado

en

Manuel Lajo

Economista y excongresista Manuel Lajo afirma que la Fiscalía debería extender su investigación a los posibles fondos del narcotráfico que favorecieron al fujimorismo.

Tumbarse la ley 30737 referida al acuerdo ente la Fiscalía y la constructora brasileña Odebrecht parece ser el principal trabajo del fujimorismo y aprismo en el Congreso. Al respecto, Diario UNO entrevistó al economista, excongresista y actual director del Centro de Estudios Nueva Economía y Sociedad (CENES), Manuel Lajo, quien cuestiona la debilidad del Ministerio Público.

—¿Qué opinión le merece la reacción violenta del fujimorismo y los ataques de su bancada a los fiscales que ven el caso Odebrecht?

—Se trata de una respuesta al retroceso que están teniendo. Han perdido una batalla pero no creo que desaparezcan. Tenían 73 congresistas como resultado de un fraude jurídico y electrónico. Ese control, total del Congreso trató de ser manejado mediante leyes increíblemente manipuladas e inconstitucionales que obligaban a muchos de esa bancada a permanecer en ella.

El que ahora estén atacando a los fiscales es muestra de esa estrategia de violencia y ataque que busca revertir el arrinconamiento del trabajo serio de un sector del Ministerio Público. Ahí han tenido a Chávarry deteniendo el avance de la lucha contra la megacorrupción porque implica una Constitución que favorece a la corrupción.

—Usted no es muy entusiasta de la reforma en el sistema de justicia…

—Es que el actual sistema judicial hace que sus instituciones sean difíciles de corregir por sí solas. Ya estamos viendo que el actual poder que tiene el fujimorismo y el aprismo dentro del Congreso logra que la Junta Nacional de Justicia no tenga la contundencia que todos los peruanos esperamos para seleccionar a los mejores magistrados y se pueda crear una reforma judicial rigurosa.

Keiko Fujimori

—En anteriores intervenciones suyas se refería al narcokeikismo…

—El narcokeikismo tiene que ver con el narcoestado consolidado cuando Vladimiro Montesinos asumió la conducción del Estado y las Fuerzas Armadas, siendo un agente del narcotráfico. Ya en el siglo XXI los narcotraficantes convertidos en dirigentes políticos se dieron con Joaquín Ramírez y su red, quienes empiezan a hacer política al lado de Keiko Fujimori, convirtiéndose además en su financista.

—Pero Keiko está con prisión preventiva por un delito de lavado de activos por el caso de los “cocteles”. ¿Cree que se debería profundizar las investigaciones sobre algún vínculo con el narcotráfico?

—Hay un tema judicial, ella está presa por recibir aportes de Odebrecht vía secretarios generales: Yoshiyama, Joaquín Ramírez y José Chlimper. Ya el equipo de fiscales está trabajando en ese tema y debe extender la investigación de la recepción de fondos de Odebrecht, y si no de otras fuentes.

—¿Qué indicios encuentra?

—En estos días se hizo conocido el aporte de 700 mil dólares de Hiro Fujimori a la empresa Limasa, la misma en cuyos almacenes encontraron droga. Ahí hay una convivencia entre fondos provenientes de los manejos delictivos del Estado con fondos del narcotráfico.

También debemos tener en cuenta que la presencia del narcotráfico era tan grande en regiones del país y en el caso del Callao no es extraño que haya un control del Poder Judicial y que a través de la punta de lanza, que era el juez Hinostroza, se haya violado ya a la Corte Suprema y a la Fiscalía.

Ministerio Público - Fiscalía de la Nación

—Objetivamente, ¿esta descomposición tendrá solo que ver con una pésima legislación sobre el sistema Judicial?

—No, la reforma política cuya comisión dirigida por Fernando Tuesta, por más que tenga buenas intenciones y realice reformas, es muy difícil que haga reformas con parches y con modificaciones como reponer la bicameralidad. Aquí nada se arregla con parches.

—¿Qué propone?

—Construir un poder cívico y popular suficientemente fuerte que cambie la Constitución mediante un proceso democrático que no asuste a nadie ni excluya a nadie.

—La derecha argumenta que una nueva Constitución crearía inestabilidad y ahuyentaría las inversiones…

—Pero eso es mentira, esa es una operación de tipo sicosocial. Los grandes inversionistas y corporaciones extractivistas van a estar a favor de que en el Perú se establezca el estado de derecho de verdad y no siga este narcoestado en crisis, en donde todos los exgobernantes deberían estar en la cárcel. ¿A quién le va a gustar invertir en un país cuyo estado es corrupto y corruptor?

—Todo tiene su final. ¿Vizcarra debería ya cortar el problema de raíz?

—La mayoría de los peruanos está harta de esta situación y está buscando una salida. Le gritan al presidente Vizcarra que cierre el Congreso pero no le dicen cómo, dentro de la legalidad. Lo que tenemos que hacer es cambiar esa legalidad.

—¿Usted propone alguna salida?

—Sí, pero esto requiere que el Ministerio Público sea de verdad. Que no se repita el fracaso de la lucha contra la corrupción que ha habido en el Perú, a partir del año 2000. El fracaso se dio con el rebrote de los grupos mafiosos y que estuvieron a muy pocos votos de hacerse del poder.

—¿Se refiere al fujimorismo en las dos últimas elecciones generales?

—Así es. Keiko estuvo a punto de ganar en dos elecciones, eso demuestra el fracaso de una lucha contra la corrupción, ese es el triunfo de la impunidad, donde los corruptos siguen libres o en cárcel, pero nadie ha pagado una reparación civil.

Eso demuestra un sistema de justicia débil. En diciembre del 2016 se debió aplicar la ley cuando se conoció en boca del propio Odebrecht que había una millonaria perversión en el Perú, donde se dieron enormes coimas.

—Durante el gobierno de Kuczynski…

—Sí, pero PPK era hombre de Odebrecht y en menos de una semana dio un Decreto de Urgencia 003 que ordenaba la participación del Ministerio Público en la lucha contra las empresas corruptas; sin embargo, esto sirvió para que no se ordenara la legislación peruana en el Código Civil y el Código de ProcedimientosCiviles y Penales, y se interviniera a las empresas que habrían cometido actos graves de corrupción. Ese DU 003 sirvió para preservar los grandes negocios y flujos financieros de estos megaproyectos.

—¿Pero ese problema se pudo haber resuelto con la ley 30737 del acuerdo con Odebrecht?

—El acuerdo es de marzo del año pasado, esa ley no la hizo PPK, sino la mayoría keikista en el Congreso, y esa ley es la que cuestiona ahora el propio fujimorismo con el Apra.

—¿Pero la ley 30737 tiene perjuicios?

—Es una ley que aparentemente radicaliza el control de los flujos financieros de las empresas “megacorruptas” para que se asegure el pago de reparación civil; sin embargo, no hay claridad respecto a cómo se calcula la reparación civil que tiene una parte de daño moral y otra de daño económico. Creo que no se está calculando con el rigor necesario el daño causado por cada megaproyecto.

—¿Usted está en contra del acuerdo? ¿Los fujimoristas y apristas sí lo están?

—Yo no estoy en contra pero lo que hay detrás es una tremenda debilidad del Ministerio Público, pero era lógico porque el Ministerio Público estaba dividido por Chávarry que quería sacar de lado a los fiscales del equipo Lava Jato.

¿Qué capacidad tiene ese Ministerio Público para negociar con Odebrecht? ¿Qué capacidad puede tener para defender los intereses peruanos y no limitarse a cuatro proyectos ni a un monto que da la impresión que es mayor que el pedido inicialmente por Hamilton Castro pero tiene una serie de limitaciones?

 

ERNESTO TOLEDO BRÜCKMANN

Seguir leyendo

Entrevista

En la acción directa conducida por Becerril, la confrontación con IDL es explicable

Publicado

en

Carlos Tapia

El analista político Carlos Tapia sostiene que el fujimorismo aprendió del Apra el buscar el diálogo y actuar con violencia al mismo tiempo.

La reciente agresión al fiscal José Pérez ha desnudado la táctica fujimorista de la “escopeta de dos cañones” aprendida de su aliado aprista. Diario UNO entrevistó al analista político y militante de Ciudadanos por el Cambio (CxC), Carlos Tapia, quien además asegura que nadie va a poder salvar a Alan García de todo lo que se le viene.

—¿Qué opinión le merece la agresión física del fujimorismo contra el fiscal José Pérez?

—Han definido al interior del fujimorismo una doble táctica; mientras por un lado dicen estar ansiosos de conversar con el Presidente y el Primer Ministro, por otro lado utilizan estas acciones deplorables e incompatibles en un régimen democrático.

Esto tiene que ver con la influencia que el aprismo ha tenido en los largos años que han vivido juntos con el fujimorismo y tenido una estrategia llamada “escopeta de dos cañones”. Ellos buscan presentarse como demócratas pero también utilizan la violencia.

Héctor Becerril

— ¿Podría estar apareciendo una fuerza de choque como los “búfalos” apristas?

— No lo sé, pero la estrategia está claramente definida y se ve cuando uno lee los correos que se mandan los miembros de Fuerza Popular. Por ejemplo, Héctor Becerril escribe: “Ya llegó la hora; se acabó la vacilación; hay que luchar con el pueblo para sacar de la cárcel a nuestra lideresa.”

— ¿Estará promoviendo la violencia?

— En cierta visión ultra de la política, el empleo de la fuerza es verdaderamente un camino a seguir para muchos. En el caso de los “búfalos”, sucede que al inicio era una lucha justa en la época de Sánchez Cerro y Benavides.

Cuando el Apra empezó a perder sus condiciones y legados aurorales, la “bufalería” no solo se la emprendía contra los adversarios políticos sino al interior del propio partido; recuerdo 1980 en las internas apristas entre Armando Villanueva y Andrés Townsend, los búfalos intervinieron.

— Ahora es muy rara la presencia de “búfalos”

— Sí, porque el Apra está en una situación de decadencia imparable. Si Alan García y su grupo buscaran imponer mediante la violencia una mayoría en el Congreso no podrían actuar; los tiempos cambian y los métodos también.

— Hace unas horas atrás un grupo de simpatizantes de Keiko Fujimori coordinaban acciones contra el local del IDL y el periodista Gustavo Gorriti.

— Esto está dentro de la lógica de Becerril, quien es un vocero de una acción directa y confrontacional y Tubino es el vocero de la acción engañosa de “querer conversar”. Dentro de la acción directa conducida por Becerril, la confrontación con IDL es explicable pero como no tuvo la valentía que tuvo el “búfalo” Barreto, “se han chupado” porque han visto una actitud de defensa de la institución del IDL por los miembros y amigos de Gustavo Gorriti.

Jorge Barata

— Estamos a pocas horas de que Jorge Barata declare en Brasil; ¿la reacción violenta del fujimorismo respondería a ello?

— Cualquiera se puede dar cuenta que es así. Nadie puede dudar que esa sea la razón central. Lo que se está generando es una polarización entre los que defienden la corrupción y los que no quieren que continúe la corrupción y se pague con prisión los delitos. Esa es la lucha central política en este momento; por eso es que los alanistas y fujimoristas empiezan a cuestionar el acuerdo a que se llega con Odebrecht.

Ellos dicen que se les está regalando el dinero de la reparación al Estado y por lo tanto, el acuerdo tiene que ser revisado ¿qué buscan con eso?, impedir que se cumpla el acuerdo para obtener la información y pruebas suficientes para meter presos a toda esa pandilla de corruptos. Tampoco quieren que OAS se acoja a la colaboración eficaz.

— ¿Cuál podría ser la reacción de algunos?

— Más de un corruptoquerrá huir y utilizar el asilo político como estrategia, diciendo que hay persecución política en el Perú.

— Precisamente sobre eso; hay rumores de que Alan García querría pedir asilo, esta vez a Francia ¿lo cree posible en estos momentos?

— García es uno de los presidentes más corruptos que ha habido en la historia del país pero no ha sido declarado culpable porque siempre utilizó su presencia política en toda la administración de justicia. En los 80’ el Poder judicial y la Fiscalía estaban manipulados por el Apra.

García es el político más remañoso que tiene el Perú porque sabe utilizar todas esas maniobras para defenderse de la justicia. Pero García no es idiota y lo sería si decidiera pedir asilo en la Embajada de Francia. Nadie va a poder salvarlo de todo lo que se le viene.

— Hace unas semanas García se sorprendió de la postergación del interrogatorio a Barata; García insiste en que nada van a encontrarle ¿por qué cree que está tan seguro? ¿Ya la suerte está echada?

— Yo creo que sí; de continuar esta lucha contra la corrupción iniciada por el presidente Vizcarra yo creo que el espacio de maniobra y de mañosería para evitar ser penalizado por los actos de corrupción no le permite maniobrar.

Además, la crisis interna del Apra es tan grande salvo el pequeño grupo que acompaña a García; ya la juventud aprista está pidiendo otro tipo de reconstrucción partidaria y de liderazgo. ¿Últimamente usted ha visto que García habla como líder del Partido Aprista?; no, porque no puede.

—El Apraestá tan desacreditado que deberán pasar muchas elecciones para que la población vuelva a creer que en ellos?

— Ese es un problema que tiene que verse con las bases del Partido Aprista. Si las bases permanecen en el seguidismo al camino de la corrupción guiado por García, será imposible recomponer al partido y reincorporarse a la política auroral que tuvo.

—¿El fujimorismo tendrá futuro sin un líder con apellido Fujimori?

—Yo creo que el fujimorismo va a seguir sin el apellido Fujimori porque hace dos semanas lo acaba de decir Keiko. Si fuera un candidato fujimorista ni siquiera lo aceptarían en una alianza política. El que quiera crear ahora un frente electoral no puede incorporar al fujimorismo como está ahora, identificado con la corrupción y demás cosas malas en que se han involucrado.

Por ello es posible que un líder sin apellido Fujimori, a nombre de Fuerza Popular reencauchada. Incluso Roque Benavides podría participar, reemplazando a lo que fue en los 90’ Mario Vargas Llosa. Pero Roque Benavides no se va a embarrar en una iniciación de candidatura presidencial con el fujimorismo antiguo.

— ¿Y el kenjismo no sería la nueva cara del fujimorismo?

—Lo ha intentado pero yo creo que poco a poco el tiempo va desgastando su actitud de decir “yo soy algo nuevo”, “soy de una posición dialogante”. Las bases fujimoristas continúan con Keiko. ¿Porqué tendría que apoyar a alguien por ser de apellido Fujimori? Tampoco Kenji es un idiota.

 

ERNESTO TOLEDO BRÜCKMANN

Seguir leyendo

Lo más reciente

César Lévano La Rosa César Lévano La Rosa
Políticahace 3 horas

Partida de César Lévano causó conmoción

El sábado fue un día triste para quienes conocieron a Edmundo Dante Lévano La Rosa, conocido como César Lévano. Varios...

César Lévano La Rosa César Lévano La Rosa
Políticahace 3 horas

César Lévano, presente

Jinre Guevara (músico e integrante del conjunto Los Cholos) ¡Hasta siempre, poeta, melómano empedernido, periodista, maestro, camarada! Ha partido uno...

Escándalo Inpe: hija y papá presos se reúnen Keiko y Alberto Fujimori Escándalo Inpe: hija y papá presos se reúnen Keiko y Alberto Fujimori
Políticahace 3 horas

Escándalo Inpe: hija y papá presos se reúnen

El expresidente Alberto Fujimori recibió la visita de su hija Keiko en el penal Barbadillo, sede de la División Nacional...

La Contraloría General de la República La Contraloría General de la República
Políticahace 3 horas

Solo el 7% de las entidades públicas rindió cuentas

La Contraloría General de la República informó que de las casi 500 entidades públicas existentes, solo 35 cumplieron con rendir...

José Luis Lecaros José Luis Lecaros
Políticahace 3 horas

Lecaros: PJ debería levantar inmunidad a los congresistas

El presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros, se mostró de acuerdo con que la Corte Suprema sea quien levante...

Glatzer Tuesta Glatzer Tuesta
Entrevistahace 3 horas

Para el fujimorismo la matonería es una forma de resolver sus problemas

El director de IDL, Glatzer Tuesta, afirma que el fujimorismo no es capaz de movilizar gente, que Kenji vende piñas...

Políticahace 3 horas

Mejor es reírse

¡AHORA INTERPELARÉ A CONDORITO!

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 3 horas

La voz clara

“El enorme reto que me tocó enfrentar, apenas asumí el cargo, fue luchar contra la corrupción. Los peruanos estamos cansados...

Marco Arana Marco Arana
Políticahace 3 horas

La palabra

“El extractivismo neoliberal impone sus reglas y el Estado es utilizado para criminalizar a quienes legítimamente se oponen a sus...

Rocío Silva Santisteban Rocío Silva Santisteban
Políticahace 3 horas

En el twitter

Hasta siempre, Maestro “¡Gran maestro sanmarquino! Lévano fue y seguirá siendo un modelo de periodista para nuestro país. Un hombre...

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.