Contáctanos

Especial

La traición de la gran transformación

Publicado

en

ERNESTO TOLEDO BRÜCKMANN

Ollanta Humala y Nadine Heredia necesitaron de apenas un par de días para iniciar un viraje radical que los alejó de quienes cifraron sus expectativas en ellos. La historia peruana tampoco recuerda un cambio tan radical y en tan poco tiempo.

“El miedo no debe vencer a la esperanza”, fue su última arenga emitida en la Plaza 2 de mayo, escenario de las principales luchas sociales desde hace décadas, y es que en el cierre de campaña para la segunda vuelta electoral del 2011, Ollanta Humala ya tenía captado el descontento de la población con el sistema económico.

“Estamos viviendo la campaña del miedo, que se está viendo esta semana a través de titulares, calumnias y una serie de tergiversaciones a la realidad”; de esta manera denunció a los medios de comunicación que advertían que el Perú sería un satélite de Venezuela bajo su eventual gobierno.

Los diferentes gremios asociados a la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y los reservistas del Ejército, bases del movimiento “etnocacerista”, hacían notar su presencia. Transportistas, obreros de Construcción Civil, trabajadores textiles, mototaxistas y amas de casa respondían entusiastas a las preguntas de Ollanta Humala desde el escenario. Cuando su líder se lo pidió, levantaron la mano para pedir un cambio en el sistema. También para constatar que no tenían derechos laborales ni seguro médico, que pagaban caro el gas que consumen y que el salario mínimo no les llega para poder alimentarse.

El sociólogo Avelino Zamora Lingán recuerda: “El Ollanta de Locumba hizo creer al pueblo peruano que no solo tenía el coraje de encabezar un movimiento contra Alejandro Toledo, sino que era capaz de enfrentarse al Estado o al sistema mismo. Esto sirvió para que la clase política conservadora de la derecha, los ultra liberales y las transnacionales le coloquen el título de ‘antisistema’”

Ollanta del 2006 evocaba al candidato con su polo rojo llevando la inscripción “Amor por el Perú”, paseándose por las principales ciudades del país, capitales de regiones, provincias y distritos con un mensaje cargado de grandes promesas, que, de llevarlos a la práctica, probablemente sí que generaban grandes impactos nacionales. Pero en el 2011 era ya el Ollanta de blanco y moderado.

SEGUNDA OPORTUNIDAD
Si en el 2006 candidateó bajo las banderas de Unión por el Perú (UPP), cinco años después, ya con la inscripción del Partido Nacionalista Peruano (PNP), lo haría con Gana Perú, una coalición electoral peruana liderada por el PNP y teniendo de aliados al Partido Socialista (PS), Partido Comunista Peruano (PCP), Partido Socialista Revolucionario (PSR), Movimiento Voz Socialista (MVS) y Lima para Todos.

El 10 de abril del 2011 Ollanta quedó en primer lugar, por delante de Keiko Fujimori; sin embargo, no logró superar la barrera del 50% más un voto que le daría la victoria inmediata. Una vez más, Ollanta se enfrentaba al fantasma de la segunda vuelta. En la anterior ocasión ganó la primera pero el cargamontón y la maniobra aprista le quitaron la Presidencia. En esta ocasión tenía a su favor el masivo “antivoto” a todo quien apellidara Fujimori.

Humala se había ganado la simpatía de los sectores populares, quienes vieron en él un cambio radical en la sociedad. Su plan original de gobierno “La Gran Transformación”, que contenía 198 páginas, apostaba por una democracia más participativa, cárcel para los corruptos, cambio de la constitución y revisión de los contratos mineros, entre otras.

Pero Humala estaba frente a un dilema histórico; tenía que definirse entre los compromisos de la campaña y un rumbo neoliberal que implicaría traicionar a su base social. Optó por lo segundo. Para ganar la segunda vuelta necesitaría también el voto de sectores de la derecha liderada intelectualmente por el escritor Mario Vargas Llosa.

LA HOJA DE RUTA
Para ello aceptó la elaboración de un nuevo plan de gobierno con el nombre de “Lineamientos centrales de política económica y social para un gobierno de concertación nacional”, conocido popularmente como “Hoja de Ruta”, que fue dado a conocer públicamente el 13 de mayo. En este documento, que contenía apenas cinco hojas de texto, desapareció por completo la crítica al modelo capitalista neoliberal y como objetivos a cumplir se señalaban generalidades que dejaban abierta la puerta a que las cosas se manejen como siempre se manejaron en el Perú, dando carta libre a los grandes poderes empresariales.

Días después, el 19 de mayo, Humala efectuó el juramento “Compromiso en defensa de la democracia” en la Casona de la Universidad de San Marcos, en presencia de destacados intelectuales, profesionales y artistas peruanos quienes le brindaron su apoyo. Vargas Llosa envió un video con un mensaje, donde decía: “Yo creo que este juramento y su plan de gobierno rectificado deberían desvanecer todas las dudas que aún persisten en quienes no han decidido su voto. Yo los exhorto a votar por Ollanta Humala para defender la democracia en el Perú y evitarnos el escarnio de una nueva dictadura”.

Llegó el 5 de junio, fecha pactada por el JNE para la segunda vuelta y Ollanta Humala obtuvo el 48.21% de los votos frente al 45.49% de Keiko Fujimori. Con un discurso mucho más moderado, dejando de ser confrontacional, usando un doble discurso y tras realizar giras al exterior, especialmente a Estados Unidos, Humala finalmente cambió.

Humala comenzó con polo rojo y terminó de blanco en los brazos de la Confiep. Uno de los primeros en alejarse fue el expremier Salomón Lerner.

Humala comenzó con polo rojo y terminó de blanco en los brazos de la Confiep. Uno de los primeros en alejarse fue el expremier Salomón Lerner.

Cambió muy rápidamente al son de los que antes criticó
Apenas asumió su mandato, nombró al empresario de izquierda Salomón Lerner Ghitis como presidente del Consejo de Ministros y comenzó una luna de miel con sus aliados. Pero duró poco tiempo.

LA GRAN TRANSFORMACIÓN DE OLLANTA
Sin percatarse todavía de ello, la izquierda peruana y la casi totalidad de organizaciones sociales, sintieron como suyo el triunfo de Ollanta al ser parte de la marea que arrastraba a la región hacia la izquierda, presentándonos mandatarios identificados con el socialismo.

Apenas asumió su mandato, nombró al empresario de izquierda Salomón Lerner Ghitis como presidente del Consejo de Ministros y comenzó una luna de miel con sus aliados. Sus decisiones en materia económica y el retiro de Lerner cuatro meses después, terminó dinamitando los puentes que lo unían con sus primeros socios.

Como si fuera poco, alineó detrás suyo a un líder histórico de izquierda como Javier Diez Canseco y a una joven figura como Verónika Mendoza. Un año después de ser elegidos congresistas, ambos renunciaron al PNP, criticando a Humala por no defender a la población de la provincia de Espinar (Cusco), que acusaba a la empresa minera Xstrata Tintaya de contaminar la tierra y los ríos. La protesta se tornó violenta y terminó con cuatro civiles muertos y varios policías heridos. Esa fue la génesis del ascenso de Mendoza, parlamentaria cusqueña reconvertida hoy en uno de los líderes más representativos de la izquierda.

LA VENIA DE LOS ESTADOS UNIDOS
Si en un principio la Embajada de Estados Unidos en Lima lo fichó como “el candidato ultranacionalista antisistema”, con el tiempo Ollanta pasó a ser conocido simplemente como “el líder del Partido Nacionalista”. Los cables diplomáticos revisados hasta el momento por un diario capitalino daban cuenta que Humala visitó la sede diplomática, al menos una vez al año, entre el 2006 y el 2009. De las cuatro reuniones registradas, tres fueron a pedido de la embajada y una a solicitud del propio Humala, quien expresó su deseo de desarrollar buenas relaciones con los Estados Unidos.

Según los documentos, los embajadores James Curtis Struble y Michael McKinley vieron en Ollanta a una persona con una ambigua y dual posición política que buscaba proyectar una imagen moderada, pero al mismo tiempo abría las puertas a grupos radicales. Esta apreciación consignada en el cable N° 230714 se complementa con las palabras de Nadine Heredia, quien según refiere la misma nota del 21 de octubre del 2009, aseguró que el PNP seguía teniendo “un pie dentro y otro afuera” del sistema político formal. De otro lado, el documento N° 65100 registra a un Humala que dice no creer en un eje de izquierda o derecha y que niega ser antichileno o antinorteamericano.

“HOMBRE DE IZQUIERDA”
En el 2013 la revista inglesa The Economist analizó el gobierno de Ollanta Humala, ya para entonces alejado de todo movimiento de izquierda y bajo la mirada desconfiada de los empresarios. La revista señaló: “Humala fue elegido como un hombre de izquierda, pero ha gobernado como un conservador. (…) Los líderes gremiales, que lo apoyaron en el 2011, ahora lo consideran como un traidor a su causa. Los empresarios, que ya habían asimilado su política económica, se desconcertaron por la desatinada –y rápidamente descartada– sugerencia presidencial de comprar una parte de los activos peruanos de Repsol para el gobierno”.

PARECIDO CON FUJIMORI
El cambio de Humala recuerda a más de uno las elecciones de 1990, cuando el entonces candidato Alberto Fujimori prometió que nunca iba a aplicar el “programa de shock” liberal que Mario Vargas Llosa y el Frente Democrático (Fredemo) encontraron como única salida a la crisis económica dejada por Alan García. Pocas semanas después de asumido el cargo, Fujimori debió aplicar el paquete de medidas económicas más salvaje de la historia, haciendo todo lo contrario a lo que prometió. Los analistas sostuvieron que el escritor cometió el enorme error de ser sincero cuando en política la verdad no siempre resulta apropiada decirla.

El periodista y analista Augusto Álvarez Rodrich considera que no podría decirse que Humala engañó al elector ya que si en la primera vuelta del 2011 proclamó la “Gran Trasformación” como su fuente de ideas y al darse cuenta de que ese esquema no le alcanzaba para pasar del 30% inicial al 50% necesario para ganar la presidencia, su candidatura introdujo una serie de cambios sustantivos. Así, la mitad del país que votó por él lo hizo con un conocimiento razonable de la mutación que se había producido.

“Es obvio, sin embargo, que al 30% que votó por Humala en la primera vuelta, ya puesto en el escenario de la segunda contra Keiko Fujimori, le era muy complicado dar el salto a elegirla frente al ‘nacionalista’ no obstante el cambio de plan”, sostuvo.

El historiador Antonio Zapata reconoce que el PNP fue una locomotora en marcha ya que Humala arrastró a fuerzas de izquierda que desconfiaban de su propia capacidad para levantar sus banderas y prefirieron “subirse a una locomotora en marcha”. También recuerda que tras destituir a Salomón Lerner como primer ministro, no le respondió el teléfono en cinco años. “Luego de este tiempo, la izquierda no lo reconoce como alguien de los suyos, porque se aprovechó de los sentimientos y esperanzas de mucha gente para llegar arriba y luego se olvidó de ellos completamente”, señaló.

Humala minimizó el diálogo para Conga y los comuneros cajamarquinos le dijeron: “Agua sí,oro no”.

Humala minimizó el diálogo para Conga y los comuneros cajamarquinos le dijeron: “Agua sí,oro no”.

“CONGA NO VA”: PRIMER DESENCUENTRO
“He visto un conjunto de lagunas y me dicen que las quieren vender. ¿Ustedes quieren vender su agua? (¡No!, le responden) Porque, ¿qué es más importante: el agua o el oro? (¡El agua!, le gritan) Porque ustedes no toman ni comen oro, pero nosotros tomamos agua. (…) Yo me comprometo a respetar la voluntad de Bambamarca y Hualgayoc con respecto a la minería. Se va a respetar la agricultura, la ganadería y el agua para los peruanos”. Esta fue la entusiasmada intervención del 5 de junio del 2011 en Cajamarca, a muy pocos días de la segunda vuelta.

El cambio salta a la vista; el 16 noviembre de ese mismo año y ya en el Gobierno dijo: “El proyecto Conga es un proyecto importante para el Perú, porque le va a permitir realizar la gran transformación. Rechazamos posiciones extremas: el agua o el oro. Nosotros planteamos una posición sensata: el agua y el oro”. Frente a este cambio radical de postura la mayoría de la población cajamarquina entró en una justificada situación de indignación y rechazo al líder que lo llevó a la victoria.

El proyecto minero Conga contempla la construcción de dos tajos sobre una laguna, ubicada en las provincias de Cajamarca y Celendín (Región Cajamarca). La mina contendría más de 6 millones de onzas de oro, cuya inversión se estima en unos US$ 4.800 millones. La administración del proyecto Conga está a cargo de la sociedad anónima Minera Yanacocha constituida por las empresas: Newmont Mining Corporation, Compañía de Minas Buenaventura y Corporación Financiera Internacional, cuya participación en la sociedad es de un 51.35%, 43.63% y 5% de las acciones, respectivamente.

Pero la población cajamarquina rechazaba la explotación minera en esas localidades. En el 2012, una encuesta realizada en Cajamarca por Ipsos Apoyo mostró a un 78% de lugareños en contra de ejecutar el proyecto Conga. La presión popular obligó al presidente a recurrir a un peritaje internacional, el mismo que arrojó que la ejecución del proyecto contaminaría los recursos acuíferos de Cajamarca. En el 2012 el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) sancionó a la minera Yanacocha por vulnerar la normativa ambiental e incumplir el Estudio de Impacto Ambiental Semi detallado del proyecto Conga.

Las movilizaciones en contra del gobierno de Humala y de la presencia de la empresa minera representan hasta hoy un referente de resistencia. Ante los ojos del mundo, Cajamarca se volvió en un bastión para la lucha comunitaria en contra de la depredación del medio ambiente. Las luchas se centralizaron por el propio Gobierno Regional, además del Frente de Defensa Ambiental, las Rondas Campesinas, gremios laborales y la propia iglesia.

Santos y Humala, quién pretendió imponer el proyecto Conga.

Santos y Humala, quién pretendió imponer el proyecto Conga.

Aunque en un inicio el propio presidente regional de Cajamarca Gregorio Santos Guerrero dijo que Ollanta Humala estaba siendo secuestrado por los grupos de poder, como negando su voluntad de favorecer a las empresas mineras, posteriormente en Cajamarca no les cabía duda que el mandatario se volvió su peor enemigo, peor aún cuando decretó el estado de emergencia en toda la región, a fin de controlar las medidas de lucha contra el proyecto minero.

Pretendiendo dar imagen de respeto a su autoridad, el 23 de junio del 2012 dijo en tono enérgico: “Podemos y vamos a hacer que la empresa garantice el abastecimiento de agua. Lo vital es el agua. Pero no puedo exponer al Perú al incumplimiento del estado de derecho. Mi gobierno no permitirá el desarrollo de ningún proyecto extractivo que exponga a la población al desabastecimiento de agua o que no tenga los estándares de calidad permitidos para el consumo humano”.

A todo esto, Nadine Heredia tenía algo que decir; “El mensaje del presidente ha sido claro, ahora le toca a la empresa ganarse la confianza de la población. También el Estado, históricamente tiene que comenzar a recuperar ese tejido social y confianza que necesitan los cajamarquinos”, manifestó, luego que en junio del 2012 su esposo diera luz verde al proyecto Conga. De esta manera, los esposos asumieron en común la defensa de la empresa privada en Cajamarca.

GESTOS QUE INDIGNAN
El giro hacia la derecha tuvo un gesto que llenó de indignación a sectores identificados con la izquierda; en noviembre del 2011 Humala condecoró con la Orden del Sol del Perú en el grado de Gran Cruz al líder histórico del Partido Popular Cristiano (PPC), Luis Bedoya Reyes. “Como diría Simón Bolívar, hoy le corresponde a usted el honor y la gloria”, dijo Humala.

Bedoya respondió sin escatimar halagos: “Es usted una caja de sorpresas, pero de sorpresas gratas: cada vez más firme y cada vez más sereno”. También saludó su “reajuste” (cambio) político ya en el poder: “Como políticos sabemos perfectamente que una cosa es desde el llano, otra cosa es de la galería de la competencia y otra desde el poder (…) Uno se da cuenta de que se es candidato y de repente se tiene que cambiar a ser gobernante”.

La reacción de los empresarios también se dejó notar. Representantes de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (confiep), el principal gremio empresarial, salieron a apoyar la iniciativa del presidente Humala Tasso, de promover “la minería responsable”.

SU PROPIO PADRE
Uno de sus más encarnizados críticos es su propio padre Isaac Humala, quien indicó que su hijo traicionó la ideología nacionalista.

“Aparentemente mi hijo nos ha traicionado. Si no, no sería presidente. Si no hubiera firmado todas estas cosas, si no hubiera entregado al enemigo y a la oposición el manejo del tesoro nacional y si no hubiera aceptado tener un gabinete enemigo, no sería presidente”, indicó.

Asimismo manifestó que “los traidores del Perú son los defensores de la Constitución y de esta ley de minería. Son los que han puesto las condiciones. Pero ya no da más”. Añadió que “los pro Conga son traidores. No tienen dignidad”. En los siguientes años Isaac acusará a su nuera Nadine de controlar a su hijo.

Si el 28 de julio del 2011 Ollanta y Nadine generaron expectativa, un par de días después terminarían por definirse.

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Argentina: entre nuevas amenazas y militarización para las transnacionales

Publicado

en

Argentina: entre nuevas amenazas y militarización para las transnacionales Mauricio Macri

El Decreto 703 del 30 de julio de 2018 aprobó la Directiva de Política de Defensa Nacional (DPDN). Este nuevo decreto, posterior al 683 del 24 de julio que sustituyó artículos del Decreto 706 del 12 de junio de 2016, derogó el 1691 del 22 de noviembre de 2006 y habilitó la participación de las Fuerzas Armadas en seguridad interior, ha recibido poca atención tanto por parte de defensores como de detractores.

Una lectura detenida de la DPDN muestra que se trata de un documento extenso, presuntuoso y con componentes inquietantes. Aunque quizás uno de los aspectos más llamativos es que no aclara cuáles tendencias, actores y fenómenos internacionales inciden específicamente en la Argentina y, en consecuencia, cuál es o debiera ser la política de defensa –acompañando la política exterior– en el corto, mediano y largo plazos. No se evalúa cuál es el efecto global, regional y nacional de la transición de poder a nivel mundial.

NUEVAS AMENAZAS

No hay una ponderación de situaciones contingentes concretas ni indicios de cómo y para qué debería prepararse, principalmente, el país y sus Fuerzas Armadas. Pone, adicionalmente, un exceso de atención en las llamadas “nuevas amenazas” de procedencia no estatal tales como el narcotráfico y el terrorismo y es muy escaso el tratamiento de los retos clásicos y aún vigentes en materia de defensa. Tácitamente se insinúa que la potencialidad de agresiones provenientes de otros estados, las pugnas interestatales en torno a recursos energéticos, las disputas territoriales y marítimas, entre otras, son y serán irrelevantes.

Altos funcionarios –el presidente, algunos ministros, secretarios del área respectiva– reiteran que las hipótesis de conflicto del pasado, básicamente de naturaleza estatal, están perimidas: hoy –y hacia el futuro– no habría ni retos ni peligros de ese tipo. La DNPN es simultáneamente idealista y sesgada en cuanto a la cuestión de las amenazas.

Intentaré sustentar esta aseveración y daré un ejemplo. La Directiva comienza con una “apreciación del escenario global”. Afirma que “el actual escenario internacional se caracteriza por una creciente complejidad e incertidumbre.” Hasta allí nada original ni relevante. Advierte que “en la actualidad, algunas potencias evalúan que la arquitectura del sistema de seguridad internacional no ofrece las mismas garantías para todos los Estados.

UNILATERALISMO

Esta caracterización ha promovido el cuestionamiento de los encuadramientos jurídicos que regulan la utilización de la fuerza.” Un punto interesante que no se precisa ni se desarrolla. A continuación destaca la evidente crisis del multilateralismo, pero sobredimensiona el foro que temporalmente preside la Argentina y otro del cual quiere ser miembro. En efecto, señala que el Grupo de los 20 (G-20) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) “expresan la aún persistente confianza en la utilización de instancias de articulación internacional y gobernanza global.

El accionar de estos organismos constituye un factor de peso que balancea la disposición de ciertos actores al unilateralismo, al tiempo que confirma la existencia de tendencias contrapuestas en el escenario internacional.” Esta aserción exagera el papel del G-20 y la OCDE y desconoce que aún en esos marcos multilaterales hay actores que recurren cada vez más sistemáticamente el comportamiento unilateral y prefieren el bilateralismo ejercido desde una posición de fuerza.

Más adelante sostiene que “la redistribución del poder global podría generar situaciones de conflicto.” La potencial mayor conflictividad no es una condición coyuntural o novedosa sino que, en esencia, la pugnacidad es el rasgo habitual y reiterado de los procesos de redistribución de poder pues un actor estatal tiende a declinar y otro (u otros) a ascender y, por la tanto, la competencia se acrecienta y expande.

AMENAZAS EXTERNAS

Esta constatación debiera llevar, naturalmente, a entender que las amenazas externas de origen estatal seguirán primando. Sin embargo, la Directiva tiende a concentrarse más en las formas “no tradicionales de agresión”. Así, por ejemplo, “la diseminación masiva de información falsa y el reemplazo de las tropas regulares por organizaciones irregulares” constituyen una tendencia presuntamente novedosa. Asimismo, “el terrorismo internacional configura uno de los principales problemas de la agenda del siglo XXI. Este fenómeno adquiere mayor complejidad al confluir con otros delitos y fenómenos criminales complejos, tales como el narcotráfico, el lavado de dinero, la trata de personas y los delitos que se cometen con asistencia de las nuevas tecnologías de la información.”

A su turno, las “redes terroristas explotan el ciberespacio para reclutar miembros, recaudar fondos y difundir su propaganda”. Además de confundir medios con actores, el énfasis sobre las llamadas “nuevas amenazas” supone un equívoco fundamental: no todos los problemas por ser globales se expresan de igual forma, intensidad, alcance e impacto en todas las regiones y países.

Perforadoras petroleras yacimiento de hidrocarburos

INTERESES NACIONALES

La desvalorización de las eventuales agresiones de origen estatal es no solo cándida sino también disfuncional para los intereses nacionales. Me ceñiré al caso de Neuquén, una provincia fronteriza. La Argentina es, junto a China, Estados Unidos y Canadá, una potencia mundial en materia de hidrocarburos no convencionales. La mayor formación shale de ese tipo de hidrocarburo se localiza en Vaca Muerta, Neuquén. El espacio que ocupa es similar al tamaño de Suiza. Se estima que sus reservas alcanzan a unos 16.000 millones de barriles de petróleo y 308 billones de pies cúbicos de gas.

Además de YPF han realizado inversiones, entre otras, Chevron, Exxon Mobil, Pan American Energy, Petronas, Pluspetrol, Shell y Tecpetrol. Según el informe de mayo de 2018 sobre Vaca Muerta de PwC (Price Waterhouse Coopers), “la atracción de capital” será esencial para la producción y exportación de petróleo y gas y ello implica que “se requiere una inversión de US$ 120.000 millones dólares hasta 2030”.

INTERESES MILITARES

Ahora bien ¿qué nos enseñan la historia y las relaciones internacionales en materia de recursos energéticos? Algo relativamente sencillo: para las grandes potencias, declinantes y emergentes por igual, los intereses de las empresas en los hidrocarburos son, también, intereses gubernamentales y los intereses gubernamentales incluyen intereses militares.

Paralelamente, se sabe que la existencia de grandes riquezas naturales en países de la periferia puede alentar conflictos, generar despilfarro y estimular la volatilidad, entre otros.

GEOPOLÍTICA EN NEUQUÉN

Es de suponer, entonces, que un activo estratégico como Vaca Muerta, que el gobernador Omar Gutiérrez llamó en julio de este año la “segunda pampa húmeda” del país, debe ser objeto de suma atención, seguimiento y aseguramiento. Su mejor protección y buen usufructo pasa por un conjunto de buenas políticas públicas en distintos frentes.

Justo en la provincia donde se ubica ese gran recurso se acordó en 2010 con la Agencia Espacial Nacional de la República Popular China la instalación de una Estación Satelital que comenzó sus operaciones en octubre de 2017.

Desde hace un buen tiempo Washington se mostró inquieto por ese acuerdo y su entrada en funciones incrementó su preocupación. A su vez, en junio de 2018 el gobierno de Estados Unidos informó que financiará la construcción de un Centro de Operación y Coordinación ante Emergencias en Neuquén. Este proyecto se enmarca en el programa de Asistencia Humanitaria y Respuesta de Desastres del Departamento de Defensa.

En breve hay que preguntarse: ¿se tuvo y se tiene en claro el valor geopolítico global que ha adquirido la provincia de Neuquén? ¿Qué efecto puede tener en torno a Vaca Muerta lo que destaca la DPDN cuando dice que “la redistribución del poder global podría generar situaciones de conflicto”?

¿Cómo se vinculan y refuerzan la política exterior y de defensa para reducir la vulnerabilidad del país ante eventuales -por supuesto, no inexorables- amenazas derivadas de las pugnas entre las superpotencias? En realidad, el hincapié en las “nuevas amenazas” de los decretos 683 y 703 conduce a desatender cuestiones mucho más esenciales para el bienestar, la seguridad y la autonomía de la Argentina.

 

Juan Gabriel Tokatlian
Página | 12. Profesor plenario de Ciencia Política y Estudios Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella.

Seguir leyendo

Especial

Argentina está al borde del abismo

Publicado

en

Christine Lagarde y Mauricio Macri

La situación es tan grave que muchos se preguntan si Macri terminará su mandato o tendrá que irse antes de tiempo.

En 2001, en medio de una gravísima crisis económica y social y de un estallido social, el entonces presidente Fernando de la Rúa se fugó en un helicóptero. La pregunta que se hacen todos –argentinos o no- es si Mauricio Macri terminará su mandato o si deberá abandonar la Casa Rosada antes de lo constitucionalmente estipulado.

Claro, la realidad no es la misma. Hoy los planes sociales adoptados en los 12 años de gobiernos kirchneristas, que perciben millones de personas -pese a que se intentó aniquilarlos- sirven de contención: una conquista que es sostenida por sindicatos y movimientos sociales que han ganado las calles y rutas en todo el país, con un nivel de militancia y conciencia popular muy superior a la de 2001.

El temor a un nuevo estallido impide que se corten los auxilios sociales y el gobierno apunta sus ajustes a otros sectores, con la capacidad de multiplicar los frentes de conflicto, con una clase media amedrentada por los tarifazos, vacilante ante una crisis que puede ser mayor.

Movilización en Argentina contra el FMI

MOVILIZACIÓN

Los trabajadores han comprendido que la única forma de evitar los despidos masivos, la pulverización del salario y la contracción del nivel de actividad es la movilización por la suspensión –y la auditoría social- del pago de la deuda. Macri dispara sus últimos cartuchos mientras la economía se desliza hacia el abismo.

La impotencia del gobierno frente a la corrida cambiaria acelera un dramático desenlace de la crisis, señala el economista Claudio Katz. El bienio de fantasías solventado en un alocado endeudamiento ha quedado definitivamente sepultado. La abrupta extinción del acuerdo concertado hace solo 90 días con el Fondo Monetario Internacional (FMI) ilustra la gravedad de la coyuntura. El socorro del Fondo no logró detener el naufragio.

Macri intentó contener la desvalorización del peso anunciando un inexistente auxilio adicional del FMI y terminó empujando la cotización del dólar. Luego se recluyó para renovar su gabinete y fracasó en implementar los cambios y, finalmente apareció en la pantalla con la novedad de un ajuste sobre el ajuste, con la drástica meta del “déficit fiscal cero” mendigó un respiro a los acreedores.

Ese hundimiento obedece al temor a un default de la deuda. La eventual cesación de pagos es internacionalmente advertida por los principales diarios financieros: genera una interminable sucesión de jornadas negras de devaluación del peso mientras se desploma la cotización de los bonos argentinos y la tasa del riesgo-país prende alarmas en todos los mercados.

EN MANOS DEL FMI

Las cuentas de los economistas del Gobierno aseguran que la crisis cambiaria y los riesgos de default quedarán superados con el nuevo acuerdo con el FMI. El adelantamiento a 2019 de los desembolsos previstos originalmente para 2020 y 2021 cerrarán la brecha externa y despejarán el camino para una lenta recuperación de la economía a partir del segundo cuatrimestre del próximo año (aunque ante la magnitud de la crisis han sido congelados).

El equipo gubernamental especula que la caída de importaciones por la recesión y la disminución de los viajes al exterior por el aumento del dólar achicarán el déficit de cuenta corriente hasta tornarlo manejable con las divisas que acerque el FMI, el mismo razonamiento que el ministro de economía Nicolás Dujovne expuso cuando se firmó el primer entendimiento con el organismo a principios de junio, cuando sostuvo que el PIB crecería 0,4% en 2018, con una inflación de 32% y un dólar a 28,8 pesos.

Las nuevas previsiones señalan una caída del 2,4 por ciento del PBI, una inflación de 42% y el dólar cerca de los 42 pesos. Este inmenso deterioro entre el primer y el segundo convenio con el FMI pone en cuestión los nuevos pronósticos, ya que dejan de lado nuevamente el factor principal de la presión cambiaria: la fuga de capitales, que se acentuará con una nueva deuda de 100 mil millones de dólares en dos años y nueve meses y con tasas de interés a niveles record (de hasta 60%) para captar capitales especulativos.

La crisis hizo tocar fondo a las pequeñas y medianas empresas, que suman el 70% del empleo en el país. Retención de mercadería, entrega a remito abierto, llamados para frenar el movimiento de cheques y pago de los sueldos en cuotas son algunas de las situaciones por las que transcurre el universo de las pymes en medio de la incertidumbre cambiaria, caída del poder adquisitivo y contracción de las ventas. “Con tasas arriba del 60% y la cadena de pagos destruida, no hay precios”, admitió el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo

“La Argentina tiene el apoyo total del FMI”, dijo el vocero del organismo Gerry Rice en una conferencia de prensa. Al ser consultado sobre si el Fondo estaría dispuesto a otorgar una ampliación del crédito a la Argentina, Rice evitó dar precisiones.

LO QUE SE VIENE

Los peores escenarios de inflación, devaluación y recesión previstos en el convenio con el FMI fueron desbordados y el gobierno juega su última carta con la reducción del desequilibrio fiscal a cero en el 2019, lo que potencia el desmoronamiento de una economía agobiada por la subejecución del presupuesto. Lo que trajo es la paralización de obras públicas, el recorte de las asignaciones familiares, la suspensión de vacunas y la carencia de medicación oncológica son las últimas postales del desbarranque.

El objetivo primordial del ajuste es la licuación del salario, junto a la poda de las jubilaciones y la reducción de las coberturas al sector pasivo. El gobierno reconoce un piso de inflación del 42% con sueldos que subirán entre 18% y 25%.

Macri redujo el status del Ministerio de Trabajo para bloquear cualquier obstrucción a esa demolición del ingreso popular, y la ubicación de la Administración del Seguro Social en la órbita del Ministerio de Desarrollo Social tiene como meta afianzar el descarado uso de los fondos de la seguridad social para financiar la fuga de divisas, dice Katz.

Pero para la población el padecimiento diario es el traslado de la devaluación a los precios (la inflación alcanzó el 3,9% en agosto), con remarcaciones significativas no solo en alimentos, sino también en medicamentos. Con un ensayado rostro de sufrimiento, Macri reconoció la extensión de la pobreza.

LOS QUE GANAN

Hoy, el nivel de actividad está por debajo del 2015 y el descenso al compás de la mega-devaluación, cuya función es asegurar el pago de la deuda, pero héte aquí que la recesión genera un círculo vicioso de ampliación de la hipoteca y mayor incumplimiento potencial de los desembolsos pactados, ya que los ahorros impuestos en el gasto primario se despilfarran en el pago de intereses.

La introducción de las retenciones a las exportaciones constituye la única novedad de esta sangría. Pero con un dólar a 40 pesos los exportadores igualmente aumentan sus ganancias y las primeras estimaciones para el caso de la soja indican incrementos del 90% de esa rentabilidad. Como el nuevo impuesto establece un monto fijo en pesos, su magnitud perderá gravitación con las próximas devaluaciones. Los propios exportadores controlan la liquidación de divisas y pueden inducir el tipo de cambio, para reducir al mínimo su pago.

La restauración de la famosa “confianza” está exclusivamente centrada en develar si permitirá asegurar el pago de la deuda, lo que tensiona a la dirigencia del FMI, que tiene serios problemas internos para seguir perdiendo dólares en el agujero negro argentino, después que las divisas otorgadas fueron adquiridas e ipsofacto fugadas por tenedores de bonos y financistas.

El FMI afronta serios problemas internos para seguir rifando dólares en el agujero argentino. Las divisas que ha otorgado fueron inmediatamente adquiridas y fugadas por los tenedores de bonos y los capitalistas locales, lo que en días pasados lo obligó a suspenderlas. En el pasado, el Fondo cortó la financiación cuando el riesgo país tocó el techo de 1000 puntos y Macri aún cree en el milagro de un auxilio salvador de Trump y el Tesoro estadounidense.

Las clases dominantes coinciden con Macri en descargar el ajuste sobre los trabajadores, pero temen el efecto de la topadora sobre sus propios negocios. Hoy, los bancos y los lobbies del agro, la energía y la minería –quienes se beneficiaron hasta ahora de las políticas del macrismo exigen un mega- ajuste sin retenciones, lo que significa el fin de las obras de infraestructura –drenaje de fondos públicos hacia megaempresas amigas- e incluso la supervivencia de otras porciones significativas de los grupos empresarios.

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz consideró que las políticas del gobierno de Macri llevaron a “una situación extrema” y que el ajuste que propone el Gobierno “frenará la economía” y afectará fuertemente a la población. “Dada la magnitud de los errores cometidos, tendría que haber una quita de la deuda”, alertó.

FINANCIAL TIMES

Los errores de Macri

“El estrés extremo que atraviesa el mercado argentino plantea múltiples problemas. El primero es financiero: ¿representa el comienzo de un colapso de los mercados emergentes de un modo no visto desde las crisis que hubo en Rusia, Asia y América del Sur a finales del siglo pasado?”, se preguntó el diario británico Financial Times.

“Si el gobierno tecnocrático de Mauricio Macri, que encabeza el G20 y ha seguido la ortodoxia económica al tiempo que goza de pleno apoyo internacional, no puede competir con los mercados caprichosos, ¿quién puede hacerlo?”, agregó.

Para comprender las implicancias del derrumbe argentino, el diario intenta comprender qué fue lo que salió mal con su programa de reformas y, lo más importante, si el gobierno de Macri todavía está en condiciones de revertir la situación.

El artículo, firmado por John Paul Rathbone y Benedict Mander, remarca que ahora la pelota está del lado de Macri quien debe enfrentar desafíos de percepción, psicología y política. Señala que el presidente argentino cometió varios errores de comunicación y destaca especialmente el mensaje en el que Macri anunció un adelanto de desembolsos del FMI cuando ni siquiera había comenzado la negociación. El diario dice que esa jugada fue “un error que alimentó el pánico del mercado”.

Financial Times destaca además que el problema principal ahora no es convencer a los inversores internacionales sino a los ahorristas domésticos asustados no solo por la situación actual sino por una historia argentina marcada por ocho incumplimientos de deuda, dos episodios de hiperinflación, veinte programas del FMI en 60 años y múltiples crisis monetarias. Los argentinos, dice, “ya no tienen fe en el peso, que ha perdido más de la mitad de su valor este año”.

“SI ME VUELVO LOCO”

Al visitar a una familia (la de Laura, una emprendedora, para mostrar por los medios su cercanía con el pueblo) el presidente argentino Mauricio Macri lanzó unas insólitas declaraciones. Entre ellas, cuando la mujer a la que visitaba le preguntó cómo estaba lidiando en lo personal con la crisis económica que vive el país, Macri afirmó: “Yo en lo que más trabajo es en no volverme loco, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos”.

Seguir leyendo

Especial

Las revelaciones del New York Times

Publicado

en

Donald Trump

La autora plantea sus puntos de vista sobre la intervención de Estados Unidos en Venezuela y la larga trayectoria injerencista de Washington.

Cada cincuenta años, cuando Estados Unidos se quita el secreto de estado, se confirma que, para lograr sus objetivos, ha utilizado todos los medios posibles, en abierta contradicción con el discurso utilizado, en el que siempre se presenta como campeón de la “democracia”.

A veces sucede que reconocen sus estrategias durante la redacción de un libro, como lo hizo la “democrática” Hillary Clinton en sus memorias, admitiendo la injerencia de Estados Unidos en el golpe en Honduras contra el entonces presidente Manuel Zelaya. También sucede que, como en una película de Hollywood con la que el “sueño americano” siempre se autoabastece, Bill Clinton admite los efectos nefastos de las políticas económicas impuestas a los países del sur.

Así, el expresidente de Estados Unidos se presentó ante la comisión extranjera del Senado en 2010, cuando era enviado especial de la ONU a Haití: se disculpó públicamente por haber obligado a ese país a reducir los aranceles sobre el arroz subsidiado por Estados Unidos durante su mandato. Una política que ayudó a frustrar las aspiraciones de Haití a la soberanía alimentaria.

Policía y protesta de venezolanos

Según la autora, Washington tiene una larga historia de intervenciones en países latinoamericanos.

OPERACIÓN VENEZUELA

A veces sucede que los objetivos son declarados abiertamente, y eso – ayer un Nixon como un Trump hoy – piden a la CIA que haga “gritar la economía”, en Chile ayer como en Venezuela hoy.

Objetivos que el fragor de los medios de comunicación se compromete a cubrir o disfrazar, presentando argumentos más válidos a favor de la guerra sucia librada por el imperialismo.

Para aumentar la confusión, proliferan sitios y “opiniones” que no solo ignoran o trivializan las fuentes y los puntos de referencia, sino que esconden la única clave de análisis política fuerte para hacer inteligible un sistema mundial lanzado en el abismo del modelo capitalista: la de la historia como historia de la lucha de clases, como choque de intereses, lo que implica jerarquías tanto en el análisis como en las “opiniones”.

Y así, una avalancha de datos se vierte en las conciencias desorientadas de la izquierda suave sobre la cuestión de los “refugiados” venezolanos. La gente -como explica con razón, el viceministro de Comunicación, Wilmer Castillo -, ha abandonado voluntariamente el país, no porque sea perseguida o amenazada por paramilitares como en Colombia.

Venezolanos son víctimas de una guerra de propaganda llevada a cabo por aquellos que querían usarlos para poner en práctica sus sucios objetivos (empoderarse de los recursos de Venezuela). Ciudadanos que están ahora regresando al país, ayudados por el plan del gobierno Vuelta a la Patria. De esto, sin embargo, no se habla en los medios hegemónicos, sino para calificar como “show” este esfuerzo sin precedentes y generoso de Maduro.

TRUMP Y LOS MIGRANTES VENEZOLANOS

Mientras tanto, el gobierno Trump, tan diligente en la financiación de los países del Grupo de Lima por “ayudar a los refugiados venezolanos”, está extendiendo el periodo de detención contra los niños migrantes, que hasta ahora era de veinte días (y ya así, era una vergüenza). Desde julio, hay más de 400 niños de migrantes separados de sus familias y detenidos en los Estados Unidos.

Un claro ejemplo de “democracia” de EE.UU. se deriva del testimonio del periodista mexicano Emilio Gutiérrez Soto, liberado en agosto después de pasar siete meses en cárceles norteamericanas junto con su hijo Óscar.

En 2008, Gutiérrez había pedido asilo por primera vez en Estados Unidos, a raíz de las amenazas de muerte por haber denunciado presuntos casos de corrupción de las fuerzas armadas mexicanas. En diciembre, apenas una semana después de criticar la política de inmigración de Estados Unidos en un discurso a la organización National Press Club, fue encarcelado.

¿De qué tipo de “acogida”, de cuál “intervención humanitaria” Trump está hablando con respeto a los migrantes venezolanos? La actitud de Europa, que cierra las fronteras a los migrantes africanos, y la del Grupo de Lima, parecen la nueva edición de la política de “Pies secos, pies mojados” dirigida contra Cuba a través de la inmigración en Miami.

Se trata de aislar a Venezuela en las organizaciones internacionales a través de la construcción de una supuesta “crisis humanitaria” en las fronteras, que necesita poner “campos de refugiados” donde montar “falsos positivos” para invadir militarmente a Venezuela. Esto dijo claramente el embajador de América del Norte Trujillo en la OEA. Esto está pidiendo, desde Miami, el títere Almagro, secretario general de la OEA.

CONFIRMADO POR NYT

Intenciones expresadas varias veces en los últimos meses por la administración estadounidense, que para derrocar a Maduro “no descarta ninguna opción” y por esta razón está tratando de involucrar a los gobiernos vasallos en una agresión militar.

Declaraciones que evidentemente han hecho cosquillas a los apetitos golpistas de los derechistas venezolanos, que corrieron varias veces para ver a sus padrinos, como suelen hacer cada vez que ellos muestran una jugosa albóndiga. Intentos que sus partidarios en Miami reivindican con arrogancia, como sucedió después del magnicidio frustrado por las fuerzas de seguridad bolivarianas.

Un artículo del New York Times ahora confirma todo esto. Citando fuentes norteamericanas y un excomandante venezolano, el NYT habla de reuniones entre grupos de militares golpistas venezolanos y representantes de Estados Unidos que se suponía que los ayudarían.

Revelaciones que coinciden, sea con algunas de las denuncias públicas del gobierno bolivariano, sea con el incremento de amenazas de líderes opositores en el exterior, y sea con lo que, desde las bombas arrojadas por el ex policía Óscar Pérez hasta los drones explosivos, ha caracterizado la escena política venezolana desde el año pasado hasta este.

Habría suficiente como para hacer reflexionar a todos esos “periodistas” que siempre están listos para poner las comillas a un ataque como el de los drones definiéndolo como “supuesto atentado”, y para definir como “terroristas” a los opositores que no les gustan a Estados Unidos. Sin embargo, incluso en este caso, no apareció ninguna comilla en la definición de los golpistas venezolanos, simplemente definidos como “rebeldes”: los rebeldes que cortan cabezas en Siria…

LO QUE SE CALLA

Mientras se desencadena el ballet de los que toman distancia del socialismo bolivariano, mientras que arrasan los púlpitos más cobardes contra los sandinistas en Nicaragua, el imperialismo avanza como una apisonadora, movilizando todas sus articulaciones.

Una delegación de la poderosa corporación episcopal está visitando al Papa en el Vaticano. En el centro, la “crisis humanitaria” en Venezuela y “los crímenes” de Daniel Ortega en Nicaragua. De las bandas que secuestran, torturan y matan militantes sandinistas, con la complicidad evidente de cierta jerarquía eclesiástica, por supuesto, no hacen mención. De los obispos que han bendecido a los “guarimberos” venezolanos antes de quemar “pacíficamente” a jóvenes afrovenezolanos, por cierto no se hablará.

Golpe de Estado en Chile por Pinochet

Augusto Pinochet

La CIA dio apoyo decisivo al sangriento golpe de Pinochet en Chile.

ALGO MÁS

A los 45 años del golpe militar en Chile contra Allende el 11 de septiembre, se está perdiendo incluso el mensaje del obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero que se atrevió a ponerse del lado de la gente, pagando con su vida. Los muchos “sepulcros blanqueados” que – incluso en la izquierda “liberal” – predican la no violencia y el perdón en contra de los verdaderos tiranos, han puesto la mesa para que nosotros bendigamos el arma (mediática y bélica) dirigida contra gobiernos como el de Maduro, después de haberlos transformados en “tiranos”.

 

Geraldina Colotti
ALAINET

Seguir leyendo

Lo más reciente

César Villanueva César Villanueva
Políticahace 18 horas

De poder a poder: confianza y reformas o nuevo Congreso

El presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, presentará esta mañana la cuestión de confianza para la ejecución de las...

Oracio Pacori Oracio Pacori
Políticahace 18 horas

Plantean cargos menores para “cuellos blancos”

El informe final del congresista Oracio Pacori sobre las denuncias por infracciones constitucionales y corrupción de funcionarios, contra el vocal...

Comisiones de Justicia y Constitución del Parlamento Comisiones de Justicia y Constitución del Parlamento
Políticahace 18 horas

Aprueban reformas del CNM

Con 112 votos a favor, votación unánime, el Pleno del Parlamento aprobó anoche el proyecto de reforma constitucional para fortalecer...

Marcha protesta de indígenas de la selva Marcha protesta de indígenas de la selva
Políticahace 18 horas

En Loreto rebrota protesta indígena

La movilización continúa en diferentes cuencas de la Amazonía de la región Loreto. Después de 48 años de explotación petrolera,...

Verónika Mendoza y congresistas de la bancada de Nuevo Perú Verónika Mendoza y congresistas de la bancada de Nuevo Perú
Políticahace 18 horas

Si es necesario, cierre el Congreso

Verónika Mendoza, excandidata presidencial y lideresa de Nuevo Perú, señaló que todos los peruanos hemos sido testigos de cómo la...

Keiko Fujimori Keiko Fujimori
Políticahace 18 horas

Interrogarán a Keiko sobre aportes falsos y cocteles

Entre mañana jueves y el viernes, el fiscal José Pérez Gómez, del equipo Lava Jato del Ministerio Público, someterá a...

Marcha protesta contra congreso y fiscales Marcha protesta contra congreso y fiscales
Políticahace 19 horas

La calle respalda reforma del Ejecutivo

La movilización convocada por la Asamblea Ciudadana fue un éxito y, una vez más, el lema más coreado fue “Escucha...

Diethell Columbus Diethell Columbus
Políticahace 19 horas

Mejor es reírse

Estoy relajado porque los últimos serán los primeros.

Julio Arbizu Julio Arbizu
Políticahace 19 horas

La voz clara

“¡Cuidado! Dictamen aprobado en Constitución descarta paridad en CNM, lo reserva solo a abogados y a rectores de siempre, incluye...

Pedro Cateriano Pedro Cateriano
Políticahace 19 horas

La palabra

“No creo que Fuerza Popular quiera perder poder político negando la cuestión de confianza”, aseguró Pedro Cateriano, expresidente del Consejo...

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.