Contáctanos

Especial

La poca limpieza de Castañeda

Publicado

en

Luis Castañeda Lossio

Golpeadas, vejadas, insultadas, arrastradas, detenidas, humilladas, así son tratadas las trabajadoras de limpieza del Cercado de Lima, pertenecientes al Sindicato de Trabajadores Obreros de Limpieza Pública (Sitobur).

Magdalena Jorge Vera

Magdalena Jorge Vera, cuando es detenida por la policía.

Magdalena Jorge Vega y Raúl Oviedo, secretario general de Sitobur, permanecieron 24 horas entre la comisaría de Monserrat y la Fiscalía de Lima por protestar junto a sus compañeros de trabajo frente al Congreso de la República, exigiendo que el Congreso cite al actual alcalde de Lima, Castañeda Lossio, a las comisiones de Trabajo y Fiscalización.

Querían que Castañeda dé explicaciones de las irregularidades que viene realizando su gestión frente a la problemática de los trabajadores de limpieza y la concesión de la limpieza pública.

En palabras de Raúl Oviedo: “Los aproximadamente 1,200 trabajadores de limpieza no sabemos qué pasará con nosotros en los próximos meses, teniendo en cuenta que son 800 mujeres las que trabajan y en su mayoría son madres”.

“Castañeda no quiere ponernos en planilla y tiene la férrea decisión de seguir concesionando la limpieza pública, aún a costa de sentencias judiciales adversas a él, y concursos públicos cuestionados”, añade.

ANTECEDENTES

Desde antes del 2015 los trabajadores vienen protestando porque finalizaba el contrato de la empresa Innova Ambiental con la Municipalidad de Lima, y no sabían qué pasaría con ellos, si es que entraba otra empresa y se quedaban sin trabajo o si es que la empresa actual ganaría nuevamente la concesión y los seguiría contratando.

Sin embargo, la empresa acordó una adenda con el municipio el 29 de enero del 2016 y continuará operando hasta que se realice el nuevo concurso público de concesión de la limpieza pública.

Innova Ambiental (antes Relima) tiene la concesión de la limpieza pública de Lima desde 1995 en que el entonces alcalde Ricardo Belmont quebró la empresa pública de limpieza metropolitana y posteriormente tercerizó el servicio.

JUSTICIA

La 4ta Sala Laboral, el 31 de enero del 2017, estableció “declarar la existencia de una relación laboral a tiempo indeterminado de los 709 trabajadores que son representados por el Sindicato de Trabajadores de la empresa Innova Ambiental S.A- Sitobur con la Municipalidad de Lima, desde el 9 de enero del 2002, debiendo esta parte registrar a los demandantes en su libro de planillas, bajo esta condición jurídica”.

Asimismo, el 6to Juzgado de Trabajo Permanente, el 3 de julio del 2017, ratificó la sentencia anterior y posteriormente volvió a requerir “por última vez a la demandada Municipalidad de Lima” el cumplimiento de la sentencia de la 4ta Sala Laboral.

Asimismo, meses después, el 2 de mayo del 2018, el 6to Juzgado de Trabajo Permanente, ordenó a la Municipalidad de Lima la suspensión inmediata del concurso público para la nueva concesión de la limpieza pública que pretendía llevar a cabo Castañeda hace algunos meses, burlando la sentencia que exige que ponga en planilla a los trabajadores de limpieza.

La Contraloría también se manifestó y el 18 de abril del presente año notificó a la Municipalidad de Lima, señalando las irregularidades de las bases del concurso público, logrando que Castañeda suspenda el concurso público para la concesión.

DÍA FINAL Y JUEZ CUESTIONADO

Pero, durante estos meses, Castañeda puso un recurso de Casación a la 4ta Sala Laboral, y la demanda ahora se encuentra en la 2da Sala Suprema, a cargo del juez Javier Arévalo, quien fue mencionado en los audios de la corrupción entre César Hinostroza Pariachi y Martín Reyes Hurtado, por haber ofrecido ayuda para el nombramiento de un juez en el Poder Judicial.

La 2da Sala Suprema, finalmente dictaminará, el 17 de octubre, si los trabajadores deben ingresar a la planilla en el Municipio de Lima o si deben continuar en la situación actual, siendo trabajadores tercerizados ante la empresa privada que tiene la concesión de limpieza actualmente.

LA LUCHA CONTINÚA

En palabras del secretario general de Sitobur, Raúl Oviedo: “lo que Castañeda ha hecho es burlar las sentencias judiciales, nuestros reclamos, y ha empleado estrategias para finalmente seguir concesionando la limpieza pública”.

Oviedo cree que el objetivo último de Castañeda es declarar en emergencia el recojo de basura y dar a dedo la concesión a una nueva empresa que sería Petramás, que tiene el monopolio del recojo de basura en Lima, teniendo la concesión de la limpieza en 23 distritos y siendo dueña de 2 de los 4 rellenos sanitarios existentes en Lima.

Magdalena Jorge Vega, agrega: “Castañeda nos ve como un obstáculo para sus intereses y no le interesa los derechos laborales de quienes trabajamos más de 20 años limpiando Lima y tenemos que mantener a nuestras familias, siendo madres, trabajadoras y sindicalistas”.

ALGO MÁS

Los trabajadores y trabajadoras de limpieza señalaron que se han comunicado con diferentes candidatos de Lima como Alberto Beingolea, Gustavo Guerra García, Enrique Fernández Chacón y Manuel Velarde, indicaron que respetarían los derechos laborales de los trabajadores.

 

José Carlos Zúñiga

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

El Alto, vanguardia de la revolución boliviana del siglo XXI

Publicado

en

Marchas protestas en Bolivia

Cuando las insurrecciones populares del 2003/2005 (que desarrollaron el derrocamiento de los presidentes Sánchez de Lozada y Carlos Mesa, respectivamente), además del importante rol de la CSUTCB (que comenzó la huelga contra el Maya Paya), la COB, cocaleros, y la determinante presencia del proletariado minero, fue el pueblo de El Alto, el que coadyuvó también, determinantemente, para el derrumbe de los gobiernos neoliberales, y que encumbraron a Evo Morales como el primer presidente indígena de Bolivia por la vía democrática burguesa.

En ese entonces, la represión del Estado capitalista para imponer la venta de gas a Chile (en lo que luego se denominó la Guerra del Gas), había producido el asesinato de aproximadamente 70 jóvenes, niños, mujeres y trabajadores, y El Alto reaccionó a través de la Federación de Juntas Vecinales (FEJUVEs), y el método de la huelga general indefinida convocada por la Central Obrera Bolivia (COB), convirtiéndose en el epicentro de la revolución boliviana. Según un Informe de DD.HH.“…La población ocupada industrial ha crecido en 80% en la ciudad de El Alto en los últimos 10 años, mientras que en La Paz este crecimiento solo llega al 19%…”, dice un informe del PNUD (2003, PNUD Bolivia, página 84).

La FEJUVE estaba organizada por distritos (barrios) y la composición social de El Alto era de una migración campesina indígena, a la ciudad, en busca de un futuro mejor para su familia. En esta migración, la clase campesina se convierte en trabajadora (centenas de fábricas textiles, obras de construcción civil, transporte, etc.), o cuentapropista. Se desarrolla así una “mutación cultural” quechua/aimara donde los campesinos no pierden los principios fundamentales de su cultura como la organización social del Ayllu o el símbolo ancestral de la Wiphala, y más al contrario, desarrollan una ciudad con sus principios culturales originarios, pero que durante las insurrecciones como las del 2003/2005, salen a la superficie como una especie de Comuna. Esta Comuna, ha originado un debate sobre su carácter y desarrollo.

Para algunos indianistas como Pablo Mamani el movimiento alteño fue un “levantamiento indígena popular” (“Levantamiento en El Alto: el rugir de la multitud”). Por su lado, algunos marxistas, señalaron, “… ¿de qué se trata la “forma comuna? A nuestro entender consiste en una forma social en la cual las clases sociales no se expresan directamente en sus relaciones de producción, sino indirectamente en el territorio en el cual viven como “vecinos” (Crítica del romanticismo “anticapitalista”, Roberto Sáenz, 11/10/04). Por su lado, para García Linera, “la ‘forma vecino’ (…) para condensar conceptualmente esta cualidad territorializada de la acción colectiva en El Alto y La Paz, a la vez indígena como mestiza, obrera como gremial (…). Ayuda a precisar la consistencia de las ‘células’ locales que permitieron construir (…) esa gigantesca y tupida red social con capacidad de paralizar al poder y de recuperar para sí la deliberación de lo que se va a entender por ‘lo común’ que une a la sociedad…” (García Linera, folleto “Una semana fundamental”, introducción, La Paz, Muela del Diablo, 2003).

Para algunos incluso, la “Comuna de El Alto”, tendría semejanzas con la Comuna de París de 1871 en el sentido “territorial”, pero a la vez, fue caracterizado por Marx como un “levantamiento obrero francés” por su composición social como trabajadores.

Es debido a las razones expuestas que, en el discurso de juramentación de Evo Morales como presidente de la República en el 2006, el mandatario mencionó a El Alto con mucho respeto. Y no es para menos. Si en el 2003, la insurrección alteña desarrolló la arenga de “guerra civil para que el gringo se vaya”, en el 2005, las juntas vecinales, salieron de forma organizada por decenas de miles. Mujeres (con sus niñas), jóvenes, varones y veteranos de la guerra del Chaco (con Paraguay), marcharon hacia la Paz, con picos, palas, palos, hondas y fusiles artesanales y máuser de la guerra de El Chaco (con Paraguay), respectivamente, demostrando la determinación que tenían para ir a la guerra civil, a la vez que desarrollaron la Asamblea Popular Nacional y Originaria de Bolivia (APNO-B).

Esta Asamblea, con la participación de 150 dirigentes y más de 60 organizaciones representativas del pueblo, decidió, en el 2005, “… constituir a la ciudad de El Alto como el cuartel general de la revolución boliviana en el siglo XXI, dirección única de la asamblea popular nacional originaria como instrumento de poder, y conformar Comités de autoabastecimiento, autodefensa, prensa y política, con la finalidad de garantizar el éxito de las organizaciones populares organizadas, luchar por la nacionalización del gas…”.

Casi quince años después, el pueblo de El Alto, vuelve a irrumpir en la crítica situación boliviana con un “Estado disgregado” (entre los militares que no se animan todavía a intervenir violentamente en La Paz, pero sí en Santa Cruz y donde los golpistas tienen relativa hegemonía), y Evo Morales refugiado en México. Esta vez producto de la quema y humillación (por parte de Camacho y sus agentes policiales), a su símbolo ancestral: La Wiphala; y contra el golpe de Estado. Y bajo un nuevo escenario golpista, agita, “ahora sí, guerra civil”, como si el subconsciente colectivo volviera a la superficie para terminar una “guerra civil” que estaba pendiente y que no pudo realizarse porque la “rabia popular” fue canalizada entonces a través de las elecciones que auparon en Palacio Quemado a Evo Morales.

Marchas protestas en Bolivia

Acompañados de los Ponchos Rojos (otro símbolo de resistencia), decenas de miles, se movilizaron hacia La Paz, el día lunes, para hacer respetar su cultura milenaria. Los “vecinos” organizados por distritos empezaron a organizar su autodefensa frente a bandas de saqueadores y la represión contrarrevolucionaria. Las consignas más agitadas son, “ahora sí, guerra civil”, “fusil, metralla, El Alto no se calla”, “siempre de pie, nunca de rodillas”, “Camacho, carajo, respeta la Wiphala”, “Mesa y Camacho, queremos su cabeza”, etc.

Fue esta movilización la que produjo el miedo de los policías, poniéndose a rezar ya que habían sido desbordados por los sublevados alteños en varias zonas de El Alto, Cochabamba y del país. Y logrando a la vez que el golpismo no pueda juramentar a su nueva presidenta el día lunes. Y es la intervención de El Alto, la que ha “motorizado” para que otros sectores como los cocaleros o Maestros se sumen al combate convocando marchas para el jueves y viernes, respectivamente.

No obstante, la COB, sigue asumiendo una posición pragmática y desmoralizante de llamar “al gobierno a que imponga el orden en un plazo de 24 hrs”. En el Cabildo del día lunes se decidió que, “…se debe restituir la Wiphala en Palacio de Gobierno, así como pedir las respectivas disculpas, el cerco a Plaza Murillo, el rechazo a la presidenta Jeanine Áñez, la renuncia de la alcaldesa alteña Soledad Chapetón y la libertad para los detenidos…”.

Inmediatamente, el golpista Luis Camacho, difundió un vídeo “pidiendo disculpas” por la humillación a la Wiphala. La presidenta del Beni y de derechas acaba de asumir como presidenta de Bolivia, a la vez que la policía y francotiradores están disparando a los protestantes. Ya hay varios heridos de bala.

“…Sin embargo, pese a la posesión de la nueva presidenta del Estado, cuya responsabilidad recayó en la senadora opositora, Jeanine Áñez, los vecinos de La Paz y El Alto mantienen sus esquinas protegidas con barricadas, con la finalidad de evitar más hechos vandálicos e inseguridad…”, redactó El Diario (13/11/19).

La contrarrevolución ha utilizado astutamente la “biblia y el diálogo a la vez que la represión”. Y sabe que El Alto va a ser “una piedra en su zapato”. Por ahora, bajan la guardia, pero a la vez van a realizar una campaña de aniquilamiento selectivo de los dirigentes (https://www.bolpress.com/2019/11/11/miles-llegan-a-la-paz-al-grito-de-ahora-si-guerra-civil/).

Un punto a favor de los movimientos sociales indígenas y obreros es que el golpismo está dividido (entre un sector ultra como el de Camacho que quiere imponer su liderazgo –y es respaldado por la Media Luna y Bolsonaro- y el de Mesa que quedó segundo en las elecciones). Pero, contradictoriamente, un punto flaco del pueblo indígena es que también está dividido. El respeto a la Wiphala los está uniendo.

Pero como en Ecuador, donde la CONAIE deslindó de Rafael Correa, en Bolivia, un destacable sector de la población no quiere ser vinculado con el gobierno del MAS por las políticas pragmáticas que han ejecutado (como sucede en Potosí donde la concesión de Litio por 70 años a un consorcio alemán con pocos ingresos para el departamento, generó protestas contra Evo desde antes del 20 de octubre).

Aun con estas contradicciones, el golpe de Estado está uniendo a todos los Alteños y bolivianos. Acaban de llegar a El Alto, campesinos del histórico pueblo de Omasuyos y los cocaleros, y El Mallku (Felipe Quispe) también ha convocado a marchas para el jueves y viernes, respectivamente. A diferencia de la contrarrevolución, el pueblo revolucionario boliviano tiene varias victorias políticas/morales como las del 2003/2005, que produjo luego el encumbramiento de Morales como mandatario. Y si no tomaron el poder en el 2003/2005, como en la revolución de 1952, es porque no tenían su propio partido revolucionario.

Si se reactivaran la APNO y sus resoluciones, serían un paso trascendental en camino a la derrota de la contrarrevolución y la conquista del socialismo revolucionario andino y amazónico.

Y es que como decía el viejo Marx, “algunas veces la revolución necesita el látigo de la contrarrevolución”.

 

CÉSAR ZELADA
REBELIÓN.ORG

César Zelada. Director de la revista La Abeja y miembro del Comité de Autoabastecimiento de víveres y garrafas de gas de la APNO-B.

Seguir leyendo

Especial

Algo se pudre en América del Sur

Publicado

en

Marchas protestas en Bolivia

Mientras la Real Audiencia de Charcas (1785), la de Quito (1563) y la Intendencia de Santiago (1786) arden convulsionadas por diversas consideraciones, el centro del Virreinato del Perú con sede en Lima mantiene una insegura estabilidad social y económica, particularmente en la costa agro industrial.

Lo que pareciera ser una descripción de los intentos independentistas de finales del siglo XVIII, en realidad ocurren en la segunda década del siglo XXI y el rol de Madrid ha sido reemplazado por nuevas superpotencias que pretenden retornar el statu quo. En realidad, se repite la oscilación entre progresismo y neoliberalismo en circunstancias que América Latina observa la repetición de las tensiones entre políticas sociales y libre mercado en medio de una profunda crisis de carácter ambiental en la Amazonía.

Los resultados de la elección del 20 de octubre que le otorgaron el triunfo en primera vuelta al hermano presidente Evo Morales Ayma, a pesar de las irregularidades ocurridas en el proceso de escrutinio identificadas por la auditoría de la OEA, pese a la intromisión de sus funcionarios en los asuntos internos de Bolivia. Pero ni siquiera el anuncio de próximas elecciones, lograron impedir su caída, lo que llevo a su posterior renuncia y novelesca salida a México, para evitar todo derramamiento de sangre.

La discusión si se trata de un tradicional golpe de Estado perpetrado contra el gobierno del Presidente Evo Morales, con la directa injerencia de los mandos militares de Bolivia, y el apoyo por parte movimientos opositores, grupos cívicos y evangélicos de índole fascista, racistas y discriminadores, aún no termina.

Queda por determinar el apoyo político, mediático y logístico de gobiernos reaccionarios sudamericanos y del propio gobierno de Donald Trump, que han hecho todos los esfuerzos necesarios para debilitar, arrinconar y finalmente defenestrar el gobierno de Morales.

Todo lo anterior es parte de la nueva estrategia de desmantelamiento, agresión y sustitución del progresismo en América Latina en el marco de la nueva doctrina sobre la Seguridad Hemisférica que se enseña en las escuelas militares procedentes del Comando Sur. Es lamentable la pérdida de vidas y los heridos en estas tres semanas de enfrentamientos: 10 muertos en Ecuador, 20 muertos en Chile y 10 en Bolivia.

Todo ello hace urgente el inmediato cese del enfrentamiento y toda forma de violencia entre ciudadanos -cualquiera sea su tendencia política-, que impiden hasta la fecha resolver los problemas de la transición democrática en la región o de la continuidad del modelo neoliberal, que amenazan la estabilidad y gobernanza del sur de la región.

Es evidente y preocupante el uso de cualquier medio de injerencia o de presión externa, ataques a la ciudadanía y otros actos de clara naturaleza racista y discriminadora, como los que ocurren en Bolivia, o los que han sido denunciados en los sucesos de Ecuador o Chile.

En realidad estamos viviendo una oleada de agresión contra los gobiernos progresistas de América Latina que van desde golpes de estado, sanciones, embargos, azuzamiento, y en particular a un gobierno democrático, como el de Evo Morales, que ha respondido con creces a las demandas de la población mayoritariamente indígena.

 

RICARDO SOBERÓN
Abogado peruano, ex Presidente Ejecutivo de DEVIDA, Director del Centro de Investigación Drogas y Derechos Humanos, CIDDH | NOTICIAS SER

Seguir leyendo

Especial

Bolivia y el regreso de la cuestión militar

Publicado

en

Marchas conflictos en Bolivia

El derrocamiento del gobierno popular de Evo Morales en Bolivia confirma que la cuestión militar está de vuelta en América Latina, como resguardo de los planes de Estados Unidos para el control civil y político de su “patio trasero”, y garantía para la apropiación de las enormes riquezas naturales de la región.

En América Latina, las luchas sociales en Chile o Ecuador, el golpe de estado en Bolivia, la intervención estadounidense en Venezuela, las elecciones en Uruguay, la prisión de Lula, las políticas del FMI, el avance de las iglesias evangélicas, el retorno al militarismo, la violencia en las ciudades, la migración, el racismo, son expresiones de esa guerra global.

Esta guerra, aunque no se quiera aceptar, ya es parte de todos los ámbitos de la vida del ser humano y condiciona su propia sobrevivencia como especie, señala el ex vicecanciller ecuatoriano Kintto Lucas.

Para eso fue necesario ir minando todas las instancias de integración regional para poder involucrar a las fuerzas armadas en asuntos de orden público, en la vida electoral, su involucramiento en la violación de los derechos humanos, la militarización del supuesto combate a las drogas, en la represión de las migraciones, en situaciones inspiradas, estimuladas por la política militar estadounidense en la región.

También fue necesario rescatar el belicista Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), para tener otro frente –y éste miltar- de ataque contra Venezuela, Bolivia, Nicaragua, o quien osara enfrentarse a las políticas de Washington.

Donald Trump, el presidente estadounidense, lo dejó en claro: Ahora estamos un paso más cerca de un Hemisferio Occidental completamente democrático, próspero y libre. Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua, dijo.

«Estados Unidos aplaude al ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no sólo a una persona, sino a la constitución boliviana (…) Después de casi 14 años y su reciente intento de anular la constitución boliviana y la voluntad del pueblo, la partida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano haga escuchar sus voces», dijo Trump, dejando en claro la participación de su gobierno en el golpe a Morales.

En Brasil, el presidente, el vice, numerosos parlamentarios y más de la mitad del gabinete presidencial son militares, de estrecho vínculo con EU: un militar brasileño es hoy vicecomandante de interoperabilidad del Comando Sur.

El gobierno de Jair Bolsonaro aprobó un acuerdo bilateral para el lanzamiento de satélites, cohetes y naves desde la base de Alcántara y firmó un acuerdo con la Guardia Nacional del Estado de New York. En Uruguay, el exgeneral Guido Manini obtuvo con un partido ultraderechista, Cabildo Abierto, once por ciento de los votos en la elección de octubre, logrando tres senadores y 11 diputados.

La influencia del Comando Sur estadounidense en Centroamérica es decisiva y la actuación de los militares es clave en seguridad interna, supuesta lucha contra el narcotráfico, frenar la migración hacia EU, en materia de seguridad interna y en la defensa de gobiernos corruptos e impugnados.

En México, la creación de la Guardia Nacional para combatir el crimen organizado no ha implicado la desmilitarización de la “guerra contra las drogas”. En Venezuela, el principal sostén del gobierno de Nicolás Maduro son los militares.

En Colombia, el lentísimo avance por parte del gobierno de los compromisos de la paz acordada con las FARC y el fracaso del diálogo con el ELN es en parte causada por la presión de las fuerzas armadas, financiadas y preparadas por Estados Unidos, hoy preocupadas por las crecientes denuncias de sistemáticas violaciones a los derechos humanos y a la presentación de falsos positivos (campesinos asesinados y vestidos como guerrilleros para mostrar victorias militares).

El presidente Lenín Moreno, en Ecuador, necesitó del respaldo y la represión de las fuerzas armadas para imponer el paquetazo de medidas neoliberales. Su foto junto a los cuatro representantes de las fuerzas armadas puso en evidencia el papel castrense en el sostenimiento de un gobierno impopular. En Chile, Sebastián Piñera quiso imponer más medidas neoliberales y logró un estallido social. Su respuesta fue decretar el estado de emergencia y aplicar mano dura de la mano de Carabineros y fuerzas arnadas.

Para el vicerrector de la Universidad argentina Torcuato di Tella, Juan Gabriel Tokatlian, lo ocurrido el domingo en Bolivia se enmarca en lo que algunos analistas llaman el neogolpismo, encabezado abiertamente por civiles y con apoyo tácito o complicidad explícita de las fuerzas armadas, de forma de que la violación constitucional sea menos ostensible y preservar una semblanza institucional aunque sea virtual.

Marchas conflictos en Bolivia

APOSTAR CONTRA LA DEMOCRACIA

Desde el estallido de la crisis económica en 2008, la oligarquía financiera global y su articulación con las elites regionales dejaron de apostar a la democracia, señalan Matías Caciabue y Paula Giménez, investigadores del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico.

Fue justo al mismo tiempo que los pueblos de la región lograban consolidarla como herramienta de organización, con capacidad de otorgar niveles de reparación económica y justicia social para las inmensas mayorías de la región más desigual del planeta, Este duro presente, caracterizado como el de una región en disputa, comenzó con el golpe civil y militar contra Mel Zelaya en la Honduras de 2009.

A este rosario se agregan el intento de golpe de Estado también en Bolivia en 2009 y que la rápida intervención de los países de la región y de los organismos de integración bloquearon, el derrocamiento jurídico-mafioso de Fernando Lugo en el Paraguay de 2012

Se suma el golpe continuado en Venezuela desde el fallecimiento de Hugo Chávez en 2013, que escaló con las guarimbas y el inicio de las sanciones económicas estadounidenses de 2015, y la guerra de carácter no convencional desde la segunda asunción de Nicolás Maduro en este 2019 (sin olvidar, por supuesto, el golpe de abril de 2002 y el paro petrolero de 2003).

No se puede olvidar el desgaste jurídico-mediático del gobierno de Cristina Fernández en 2015 y el posterior triunfo de Macri y su alianza Cambiemos (recordando también el golpe patronal agrario de 2008) ni el impeachment (juicio político) contra Dilma Rousseff en 2015 y la criminalización de la militancia del Partido de los Trabajadores.

Ni la posterior detención por probados mecanismos del law-fare (guerra jurídica) de Lula Da Silva que, de estar en libertad, habría ganado las elecciones de 2018 en Brasil, donde finalmente se impuso el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Y hay que mencionar las traiciones por parte de Lenín Moreno en Ecuador y Nayib Bukele en El Salvador que expresan defecciones de los sectores burgueses a los programas de transformación en los que estaban inscritos, además de los movimientos destituyentes contra el sandinismo en Nicaragua de 2018, a pocos meses de unas elecciones donde Daniel Ortega obtuvo más del 72% de los votos.

Hoy, ante nuestros ojos se edifica en Bolivia una dictadura cívico-militar que ha aplicado una fuerte censura mediática y ha empezado a detener a activistas sociales, dirigentes políticos y funcionarios del gobierno constitucional, bajo el ala de Estados Unidos, la secretaría general de la Organización de Estados Americanos y el Grupo de Lima (de respaldo a las políticas injerencistas de Estados Unidos).

A DESTRUIR LO CONSTRUIDO

Lo que tanto costó construir en tres lustros del Movimiento Al Socialismo puede desaparecer en horas o días. Los logros sociales, económicos, étnicos, culturales, de género que hicieron de Bolivia un ejemplo en programas de salud, educación y vivienda serán demonizados, considerados los causantes del golpe de Estado:

-Bolivia pasó de ser el país más pobre de América, a ser el país con el mayor crecimiento de América: incrementó su PIB en un 400 porciento. El salario mínimo aumentó en mil por ciento,

-Se terminó la discriminación para con indígena y se creó la República Plurinacional de Bolivia. Se promovió la cultura y el respeto al medio ambiente, el amor a la Pachamama.

– Se creó una nueva Constitución que le dio derechos a los trabajadores, a los campesinos, a los estudiantes, a las mujeres y a los indígenas;

– Se nacionalizó el gas y el agua. Se construyeron más de 25 mil kilómetros de carreteras, 134 hospitales, 7.191 centros deportivos, 1.100 escuelas.

– El analfabetismo pasó de 22,7 por ciento a 2,3 por ciento

– Se crearon 12 fábricas de litio, tres de cemento, dos fábricas automotrices, 28 de textiles y se crearon 12.694 cooperativas,

-Se eliminaron las ocho bases militares que EU tenía en Bolivia, y se desarmaron las misiones de la DEA y la CIA,

– La mitad de los cargos públicos son ocupados por mujeres, de las cuales el 68 por ciento son Indígenas.

-Se creó la Pensión para los Adultos Mayores a partir de los 65 años y se estableció un Bono para todos los Estudiantes de Bolivia,

– Bolivia lanzó su primer satélite, el Tupac Katarí.

El odio acumulado por la plutocracia en un país donde la dominación oligárquica se funda en un discurso de superioridad étnico racial es el aglutinante, señala Marcos Roitman. Alcaldes atados a los árboles, obligados a caminar de rodillas, insultados, sacados de sus hogares, apaleados, amenazados de muerte. Y un pueblo que sale desarmado a defender su lucha, su historia

La violencia en manos de hordas fascistoides suple y complementa la acción de las fuerzas armadas y la policía amotinada. Una situación novedosa en la técnica del golpe de Estado, sin olvidar el anticomunismo ultramontano, un fantasma fuera de moda, pero que siempre viene bien para manipular poblaciones.

 

ÁLVARO VERZI RANGEL
Sociólogo, Codirector del Observatorio en Comunicación y Democracia y del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Reunión en la sala del SIN con Vladimiro Montesinos Reunión en la sala del SIN con Vladimiro Montesinos
Políticahace 12 horas

El empresario más poderoso financió a Keiko Fujimori

Dionisio Romero Paoletti, presidente del directorio de Credicorp Ltd., reveló ayer, ante el fiscal José Domingo Pérez del Equipo Especial...

Equipo Lava Jato Equipo Lava Jato
Políticahace 12 horas

Equipo Lava Jato debería tener respaldo del Ministerio Público

Tiene que haber un apoyo de la propia institución a los miembros del Equipo Especial Lava Jato, sostuvo el escritor...

MARISOL PÉREZ TELLO MARISOL PÉREZ TELLO
Políticahace 12 horas

En el PPC tenemos claro que inmunidad no es impunidad

Todos los candidatos del Partido Popular Cristiano (PPC) tenemos claro que inmunidad no es impunidad, subrayó Marisol Pérez Tello, secretaria...

Senadora Jeanine Áñez, autoproclamada presidenta de Bolivia, carga una enorme biblia. En ella se juntan racismo y extremismo religioso Senadora Jeanine Áñez, autoproclamada presidenta de Bolivia, carga una enorme biblia. En ella se juntan racismo y extremismo religioso
Políticahace 12 horas

El fundamentalismo religioso y la estrategia del neocolonialismo

Tanto en Bolivia como en Chile las sectas religiosas dependientes del imperialismo yanqui se alinean con las fuerzas más oscuras...

Consejo de Ministros Consejo de Ministros
Políticahace 12 horas

Presupuesto 2020 aumenta 5.5% y prioriza 7 intervenciones de políticas públicas

La ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, señaló hoy que el Presupuesto del Sector Público para el Año...

Tomás Gálvez Tomás Gálvez
Políticahace 12 horas

Dispone impedimento de salida por 8 meses contra fiscal Gálvez

El Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria impuso impedimento de salida del país por ocho meses contra el fiscal supremo Tomás...

Presidente Vizcarra tomó juramento a María Elizabeth Hinostroza Presidente Vizcarra tomó juramento a María Elizabeth Hinostroza
Políticahace 12 horas

Presidente Vizcarra tomó juramento a María Elizabeth Hinostroza

El presidente de la República, Martín Vizcarra, tomó juramento a María Elizabeth Hinostroza Pereyra como ministra de Salud. La nueva...

Martha Chávez Cossío Martha Chávez Cossío
Políticahace 12 horas

Sobre la renovación del fujimorismo

UN PAR DE MENTIROSAS Hace cuatro años Martha Chávez advirtió con drasticidad: Si Keiko no me pone en su lista...

Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP)
Políticahace 12 horas

Metas cumplidas con implementación de 50 Centros de Emergencia Mujer

Se desarrolló la Comisión Multisectorial de Alto Nivel (CMAN) encargada de supervisar los avances del Plan de Acción Conjunto para...

Verónika Mendoza Verónika Mendoza
Políticahace 12 horas

Es tiempo de un empresariado honesto

Verónika Mendoza, lideresa de Nuevo Perú, se pronunció respecto a la revelación del empresario Dionisio Romero Paoletti de que le...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.