Contáctanos

Especial

Javier, joven para siempre

Publicado

en

Javier, joven para siempre

El próximo jueves 15 se cumple 31 años de la desaparición física del poeta guerrillero Javier Heraud quien a los 21 años murió a balazos en el río Madre de Dios, final del que habla en un premonitorio poema: “yo nunca me río de la muerte, simplemente sucede que no tengo miedo de morir entre pajaros y árboles”.

Pese a la cantidad de años de su inmolación cada día cobra mayor interés su figura y su obra y como expresan familiares, amigos y admiradores, “Javier permanece siempre joven”.

En cada aniversario su tumba en el cementerio Jardines de la Paz de La Molina, donde fue trasladado en el 2008 por el deterioro del camposanto de Puerto Maldonado, se llena de flores y de romerías. Junto a su sepultura, al costado de las de sus padres, los visitantes recitan sus poemas y entonan diversas melodías.

En días pasados, la guardiana de su memoria y su obra, su hermana Cecilia Heraud Pérez, presentó su libro, auspiciado por el Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú y titulado “Entre los ríos. Javier Heraud (1942-1963)” en el Centro Cultural de la citada casa de estudios, que fue comentado por Jorge Eslava y Eduardo Montagne.

Cecilia señaló que la publicación contiene nuevos documentos del poeta rescatados de un baúl que guardó celosamente su madre, así como diversos recuerdos familiares, testimonios, poemas, fotografías y cartas enviadas desde Cuba a sus amigos.

SU VOZ
Durante la presentación los presentes se conmovieron al escuchar la voz de Javier Heraud en una grabación del año 1966, entrevistado nada menos que por Mario Vargas Llosa para la radio y televisión francesa para América Latina y cuando el Nobel vivía en París con su primera esposa Julia Urquidi quien siempre lo invitaba a cenar.

El trato entre el ya reconocido escritor y el joven Heraud era de gran respeto. Ambos conversaron sobre literatura y sobre los poetas más representativos de aquellos años.

En el acto se recordó que Javier nació en enero de 1942 e ingresó con el primer puesto a la Católica a los 16 años y que a los 18 publicó su poemario El Río. También que en 1961, junto al fallecido Cesar Calvo, compartieron el premio “El poeta joven del Perú”, Heraud con su premonitorio libro “El viaje” y que póstumamente ganó los Juegos Florales de la Universidad de San Marcos con su texto “Estación Reunida”.

Igualmente que viajó como delegado del Movimiento Social Progresista al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, en la entonces Unión Sovietica y que obtuvo una beca para estudiar cine, otra de sus pasiones, en La Habana donde se integró al Ejercito de Liberación Nacional (ELN).

Al poco tiempo y en forma clandestina decidió ingresar con una pequeña columna al Perú, encontrando la muerte en el referido río selvático.

“La idea de escribir este nuevo libro surgió como una necesidad. Por un lado ‘enterrar’ a Javier, simbólicamente hablando. Por otro lado, responder a tantos jóvenes, universitarios y escolares de Lima y del interior, que venían a buscarnos, primero a mi padre y luego a mí, para que les habláramos de Javier, de su vida, de cómo era. Una pregunta que siempre me hacían era ‘cómo se comportaba como hermano’. Entonces pensé que si publicaba algo escrito por mí yo podría decirles: lean, acá van a encontrar una idea de cómo era.”

COBRARLE A LA VIDA
Cecilia comenta que al escribir el libro sintió la necesidad de cobrarle algo a la vida por arrebatarle a Javier “pero luego me di cuenta de que la vida no me pagaría nada porque es una deuda impagable, ¿cómo se puede resarcir por una vida que es arrebatada saliendo recién de la adolescencia?, porque Javier Heraud murió 60 o 70 años antes de tiempo, apenas tenía 21 años”.

Luego señala “si hacemos un recuento de estos años transcurridos, encontramos mucho dolor. Que un joven lleno de vida, de entusiasmo por su poesía, por su patria, por su gente y sus sueños sea privado de ese regalo que es la vida, es triste y duele. Y a nosotros nos dolió y nos duele aún. Pretendo que los jóvenes de este país lo lean y conozcan su vida y su poesía: su gran pasión, y como a los 18 años escribió un poema a Rafael Alberti que encontré en la llamada Casa Muerta de la Av. San Martín” (donde vivieron su infancia y adolescencia).

La hermana precisa que para recordar algunas etapas de la vida de Javier sus cartas son importantes. “Encontré cartas escritas y que mamá había conservado, por ejemplo, de su viaje a Europa que son muy valiosas pues ahí podemos encontrar sus estados de ánimo, sus necesidades económicas, su deseo de quedarse a estudiar cine en la Sorbona, su nostalgia por la casa y sus afectos familiares; su opción política que se va definiendo a partir de su viaje a la entonces Unión Soviética”.

En el nuevo libro se observan fotos de los paseos que de niños realizaban con sus padres a Canta, Chosica, la playa. “Encontré fotos inéditas. Recuerdo en los capítulos iniciales lo duro que trabajaba papá y cómo los fines de semana sin fallar, nos llevaba de paseo, cuando no tenía automóvil con su amigo Javier Salazar quien fuera padrino de bautismo de Javier, y luego, cuando se compró un carrito inglés de segunda mano en el que nos metíamos todos. Javier siempre en la ventana detrás de papá”.

LA FAMILIA
También hay fotografías en la antigua casa del jirón San Martín “a donde nos mudamos cuando mi madre estaba a punto de traerme al mundo porque ya no entrábamos en la quinta de José Gonzáles donde nació Javier, quien me llevaba año y nueve meses, siempre juntos los seis hermanos porque éramos inseparables”.

Cecilia dice que cuando nació Gustavo, su último hermano, se convirtió en lo más querido para Javier. Ahí están sus cartas en las que no deja de preguntar por él. Y escribía versos como estos en su poema El viaje: He vuelto ya/ Mamá, papá/he vuelto/Hermanos,/aquí estoy/como antes/cantando en/las noches/del invierno/con mi seco/corazón/de pan y piedra./Gustavo, tú/has crecido./¿Y ya no cuentas/con los dedos,/y ya no lees/letra a letra/y ya no sueñas/con los tigres/y elefantes?”.

Luego recalca la unidad de su familia. “Compartíamos todo, no teníamos TV y jugábamos en el barrio, íbamos al cine, los hombres iban a cazuela y nos mandaban a las mujeres a platea y luego a la salida nos encontrábamos en la puerta. Asistíamos a todas las fiestas juntos, sobre todo en los carnavales, Javier recuerda en sus cartas, como las de La Habana, y en sus poemas nuestra solidez como familia. A mí es a la única que me reprocha que no le haya escrito. ¿Por qué no lo hice? Tal vez porque me quedé resentida de que se fuera, no lo sé”.

Para tener mayores testimonios de su hermano Cecilia buscó a quienes lo conocieron como a su profesor Washington Delgado, a Luis Jaime Cisneros; Max Hernández, César Calvo, Arturo Corcuera, Mario Razzeto, entre muchos otros. “Encontré testimonios en revistas como en el caso de Luis Enrique Tord, de Gustavo Escajadillo; de Luis Millones; de José María Arguedas; el impresionante artículo de su profesor del Markham Francisco Carrillo en la revista Haraui”.

Javier, joven para siempre

SENTIMIENTOS FUERTES
“Fueron entrevistas difíciles pues se entrecruzaban sentimientos fuertes. Todos recordaban con mucho afecto y admiración a Javier, todos estaban convencidos de que su muerte fue una pérdida terrible, al punto de que muchos de los 40 que aceptaron participar en el ELN, a partir de lo sucedido en Puerto Maldonado con la consecuencia de la muerte de Javier, desistieron.”

Cecilia cuenta que cuando trajeron sus restos de Puerto Maldonado y lo dejaron una noche en la casa de su hermano Jorge, se despertó a las seis de la mañana y sintió que le decían “Flaca, El viaje” entonces fue a la biblioteca, marcó El Viaje y lo leyó cuando lo colocaron en su tumba definitiva.

“He dormido todo/un año,/o tal vez he muerto/solo un tiempo,/no lo sé/. Pero sé que un año/he estado ausente,/sé que un año he/descansado,/sé que en ese tiempo/las moras y las frutas/secaban sus raíces/triturándolas/de sabor y regocijo/” lo que tambien la hermana encuentra premonitorio.

“Así sentí una fuerza que me ayudó a dar forma al libro. Y comencé a armarlo, sin saber yo mucho qué hacer con los recuerdos y poco a poco los fui hilvanando. Y de pronto encontraba una frase de una carta que tenía que ver con lo que yo estaba escribiendo y la usaba. O el verso de un poema que explicaba lo que yo trataba de narrar. Era como si Javier estuviera soplándome al oído como cuando soplaba yo a mis compañeras en los exámenes del colegio.”

En el 2005 murió papá Heraud “Sentí mucha pena, recordé muchas cosas y me reconcilié completamente con él. Mi reflexión fue sobre el papel que jugó ante un Javier a quien se recuerda en muchas partes, con colegios que llevan su nombre, cooperativas agrarias, pueblos en Chimbote y en Ate Vitarte con su nombre y hasta una calle en Miraflores que se llama Javier Heraud; que exista la ley 28435 que crea el Premio Anual Nacional Juvenil de Poesía Javier Heraud”.

LA MADRE
Cecilia trae a la memoria la carta de una entereza ejemplar que su padre le envió a Pedro Beltrán cuando regresó de Puerto Maldonado luego de comprobar que era su hijo el que estaba ahí enterrado.

“Se dedicó a mantener el recuerdo vivo de su Javier, abrió las puertas a todos lo que querían saber algo de él, les mostraba su dormitorio ‘con su alta ventana mañanera’, pedía libros como derechos de autor y los regalaba a cuantos podía. A partir de su muerte sentí fuerzas y comencé a pensar en su reedición. Luego murió en el 2009 nuestra madre y encontramos nuevas fotos y recuerdos de nuestra infancia que me han permitido recrear los capítulos iniciales.”

El gran amor de Javier a su madre lo manifiesta Cecilia. “Pensó en ella siempre y en cada viaje que realizaba. Hay una carta desde La Habana donde le dice “Mamá podría mentirte si te digo: hoy estoy contento. No, no es cierto. ¿Por qué? Pues hoy es Día de la Madre y no estoy junto a ti, hoy es Día de la Madre y no sucede como en 19 años anteriores: corriendo a tu cama con algún regalo para darte, o un beso, o un corazón pegado en cartulina. También tuvo una relación especial con nuestra abuela Victoria”.

Relata luego que Javier ya estaba en la frontera de Perú y Bolivia o muy cerca de ella y que su mamá seguía escribiéndole a Cuba. “La carta que figura en la contratapa llegó a Correos de La Habana el 2 de octubre de 1963 (cinco meses después de la muerte de Javier) y fue devuelta al remitente tal como dice esa mano en la cual está Javier y llegó al correo de Miraflores el 14 de enero de 1964, a los 8 meses de su muerte. Ese día de enero nuestros padres cumplían 25 años de casados y sentimos que a través de esa carta devuelta Javier nos decía: acá estoy”.

Cecilia agradece la colaboración de los escritores Hildebrando Pérez, Nelson Coronel y Héctor Bejar, entre otros, así como el material entregado por Adelita “el amor eterno de Javier” y cuya fotografía junto al poeta guerrillero se observa en el libro.

Javier, joven para siempre

Lección de integridad
Sobre Javier Heraud Washington Delgado escribió: “Su muerte es una lección de lucidez, de integridad moral, de bondad humana. En la verdad o en el error su conducta fue honesta y pura… tuvo el valor de escoger su muerte. Tuvo el privilegio de que su muerte no fuera banal ni egoísta. Tuvo la fortuna de morir por los demás. Pasará el tiempo y un día nadie sabrá ni su nombre. Pero murió por nosotros, por los amigos y por los enemigos, por los pobres y por los ricos, por los señores y por los esclavos. Murió en fin, por una historia que no se puede detener”.

Denis Merino
Redacción

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Guerra contra Huawei o la muerte del libre mercado

Publicado

en

Donald Trump - Xi Jinping - Estados Unidos - China

El adalid del libre mercado global pasó de la retórica a la acción. A la hora de sepultar lo que llaman libre competencia, el magnate presidente Donald Trump es el primero en la fila que trae el pico y la pala con su llamado proteccionismo económico, una sugerencia de que los tiempos del neoliberalismo están en entredicho. Por lo menos en Norteamérica.

Con las últimas medidas de los Estados Unidos, Huawei Technologies pasó de la lista negra al veto de facto de los servicios y aplicaciones que provee Google, bajo petición y acuerdo con Washington.

Desde el punto de vista de la Casa Blanca, la acción está fundamentada en la seguridad nacional, sin embargo cualquiera con dos dedos de frente sabe que la trama se debe a la ventaja tecnológica que tiene China sobre su principal competidor.

Huawei

Supone, entonces, dar por terminada la carrera del libre mercado antes de llegar a la meta. Toda vez que los Estados Unidos siempre se ufanaron de mantenerse en la primera línea del concurso, con un presidente que conoce los intríngulis comerciales, uno que se supone es el negociador por excelencia y aventajado en materias mercantiles.

Pero Donald Trump tiene una agenda que traiciona el espíritu primario del liberalismo. El filósofo italiano Domenico Losurdo explica que esa corriente ideológica y de la praxis ya tiene sus contradicciones inherentes si se revisa históricamente: los mismos “padres fundadores”, con George Washington a la cabeza, combinaban el gamonalismo ilustrado, la esclavitud negrera, el genocidio indígena y la retórica de la libertad con una simplicidad pasmosa.

El liberalismo encuentra en el ser blanco, propietario (de tierras y esclavos) y capitalista el ideal material de su piedra filosofal. Por ello la libertad se tiñó de la racialidad con que se fundó los Estados Unidos. El libre mercado era una entelequia nueva que venía de Europa, específicamente de los Países Bajos, Inglaterra y Francia, pero que se insertó posteriormente en la psiquis colectiva de los estadounidenses por una prosperidad bien cantada por Walt Whitman en sus Hojas de hierba.

Que la Administración Trump se ampare en el ejemplo de los “padres fundadores” como guías personales tiene sentido, entonces, desde este punto de vista, en el que la libre competencia de la producción y comercialización capitalistas son motivos para otros momentos históricos y políticos. No para hacer de “Americagreatagain”.

Huawei - Google

La imagen que los Estados Unidos se construyó para sí desde finales del siglo XIX ante el mundo se derrumba en pleno siglo XXI con la guerra comercial y tecnológica que desató contra China, que ahora se erige como el principal defensor de la globalización (“inclusiva”, dice el presidente Xi Jinping), el libre mercado y la producción capitalista in extremis. Parafraseando al economista e historiador Giovanni Arrighi: Adam Smith cambió de residencia a Pekín.

El intercambio de papeles entre potencias dice más de lo que los reseñistas en medios corporativos quieren enunciar.

No es solo la impronta china que ya no solo exporta los cachivaches de bajo costo que los estadounidenses (aunque no solo, es claro) gustaban devorar con gusto, sino también el cambio de ruta de los Estados Unidos como agente capitalista, tal vez de manera definitiva en los próximos años.

Todos vemos el miedo que le tiene Washington al libre mercado, en vista de que Huawei tiene hijos pródigos más destacados que los de Sillicon Valley y Wall Street.

La solución era, valga la cacofonía, esta disolución del matrimonio neoliberal que tenían las grandes compañías como Google con el gigante asiático.

Lo que da una autopista mucho más amplia a China para desarrollar su sistema 5G con un mercado que deja la Casa Blanca a disposición de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta.

La política aislacionista de los Estados Unidos beneficia a los chinos en su afán de hacer negocios con todo el mundo bajo el modelo win/win.

¿Quién lo diría? Donald Trump no será el sepulturero del imperialismo norteamericano, pero sus acciones entierran el libre mercado que tanto dinero y capital cayeron en manos de sus amistades de clase.

En ese círculo acaudalado también están sus enemigos, pero ya no hablan tanto inglés como mandarín.

 

ERNESTO CAZAL
MISIÓN VERDAD

Seguir leyendo

Especial

Venezuela: Amnistía Internacional al servicio del Imperio

Publicado

en

Violencia en Venezuela

El tío Sam tiene un problema en su “Sudamericano patio trasero” con esos venezolanos engreídos que insistieron en elegir democráticamente a Nicolás Maduro como su presidente en lugar de sin pasar por el proceso electoral y la instalación del no electo de EE.UU. Juan Guaidó. No importa, Amnistía Internacional ha acudido al rescate con una defensa total del imperialismo estadounidense:

“Ante las graves violaciones de los derechos humanos, la escasez de medicamentos y alimentos y la violencia generalizada en Venezuela, hay un hambre urgente de justicia. Los crímenes de lesa humanidad probablemente cometidos por las autoridades no deben quedar impunes”, manifestó Erika Guevara-Rosas, directora para América de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional fracasa en su posición de poner sus reclamos contra el gobierno de Maduro en el contexto de una campaña concertada de cambio de régimen, que equivale a una guerra, por parte del acosador del norte.

Los Estados Unidos están librando una guerra ilegal contra Venezuela y el lado general de Amnistía Internacional omite este hecho inconveniente, incluso omitiendo cualquier mención de sanciones. Como señaló el activista de derechos humanos Chuck Kaufman de la Alianza por la Justicia Global sobre Amnistía Internacional (AI): “Parece que a ellos ni siquiera les importa su credibilidad”.

Un informe más creíble y honesto de lo que se está desarrollando en Venezuela, que el de crítica feroz que presenta el de AI el 14 de mayo sobre Venezuela: “los crímenes contra la humanidad requieren una respuesta vigorosa del sistema de justicia internacional, también habría observado junto con las supuestas transgresiones del gobierno de Maduro:

•Graves violaciones de derechos humanos

Los economistas Mark Weisbrot, del Centro de Investigación Económica y Política, y Jeffrey Sachs, de la Universidad de Columbia, informaron recientemente que las sanciones de los Estados Unidos contra Venezuela son responsables de decenas de miles de muertes. Este es el precio que se está imponiendo en Venezuela, con una predicción de que será peor, por el cambio de régimen que AI está promoviendo implícitamente.

•Escasez de medicamentos y alimentos

Desde 2015, cuando el presidente Obama de Estados Unidos los instituyó, EEUU ha impuesto cada vez más sanciones ilegales para Venezuela, expresamente para crear miseria para la población con la esperanza de que se vuelva contra su propio gobierno elegido democráticamente. Las sanciones están diseñadas específicamente para asfixiar la economía para que Venezuela no pueda abordar sus problemas.

El gobierno de los Estados Unidos se jacta de los impactos de las sanciones. Jugando al policía bueno para el papel de Estados Unidos y como policía malo, AI lamenta las mismas condiciones que están promoviendo tácitamente en pedir cada vez mayores “castigos”. Nuevas sanciones estadounidenses en Venezuela se impusieron el 10 de mayo.

•Violencia generalizada

El gobierno de los Estados Unidos ha amenazado repetidamente y sin pedir disculpas la intervención militar en Venezuela si el gobierno electo no renuncia. Aparte de atacar militarmente, EE. UU. ha librado una guerra contra Venezuela por medios económicos y diplomáticos, por no mencionar la guerra de baja intensidad, como los ciberataques.

La extrema derecha de la oposición ha pedido el derrocamiento extra-legal del gobierno y ha evitado los medios electorales para efectuar un cambio político.

AI tiene razón al señalar que desde 2017 se ha infligido nueva violencia al pueblo venezolano, pero no toma nota del papel de la oposición al provocar esa violencia con sus guarimbas y otras acciones.

Violencia en Venezuela

Mientras tanto, Guaidó, cuyo apoyo popular en Venezuela está tocando fondo, se informa que envía a su enviado a reunirse con el Comando Sur de los Estados Unidos para “coordinar”.

¿Cómo es posible que una organización que pretenda defender los derechos humanos y la justicia global pueda ignorar alegremente los hechos que no encajan en su narrativa y que, por tanto, repiten los puntos de discusión de Trump-Pompeo-Bolton-Abrams? ¿Por qué iría AI a reunirse con el autodenominado Guaidó y luego, en unos días, emitir un informe de condena al gobierno de Maduro, sin investigar también a la otra parte en el conflicto?

Desafortunadamente, esta no es la primera vez que AI muestra un sesgo imperial como lo ha hecho con respecto a los proyectos de cambio de régimen respaldados por Estados Unidos en Irak, Libia, Siria y Nicaragua.

De construir de manera objetiva las numerosas denuncias (por ejemplo, “más de 8,000 ejecuciones extrajudiciales de las fuerzas de seguridad”) hechas contra Venezuela en el lado de Amnistía Internacional y el informe que lo acompaña queda por hacer.

Desafortunadamente, el Imperio tiene una gran cantidad de recursos para producir propaganda en comparación con la capacidad de contrarrestarlo con auténticos grupos humanitarios. Solo AI tiene un presupuesto anual de más de $ 300 millones. Según las fuentes citadas por Wikipedia, AI recibe subvenciones del Departamento de Estado de los EE. UU., la Comisión Europea y otros gobiernos, junto con la Fundación Rockefeller.

Para concluir, el lado amplio de AI pide justicia con la frecuencia con la que exige el castigo con el subtexto de que el castigo de las víctimas del Imperio es la justicia. Si AI realmente estuviera preocupado por la justicia, en lugar de justificar otra operación de cambio de régimen de los Estados Unidos, defenderían lo siguiente:

Poner fin a las sanciones unilaterales de los Estados Unidos contra Venezuela, que son ilegales según las cartas de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos.

Apoyando el diálogo entre el gobierno electo y la oposición, como lo han promovido México, Uruguay, el papa Francisco y, más recientemente, Noruega.

Condenar las actividades de cambio de régimen y la injerencia en los asuntos internos de Venezuela y rechazar activamente la postura agresiva del gobierno de EE.UU. Tal como lo expresó el vicepresidente de los EE.UU., Pence: “No es momento para el diálogo. Este es el momento para la acción”.

Respetar la soberanía de Venezuela y restablecer las relaciones diplomáticas normales entre los Estados Unidos y Venezuela.

 

ROGER D. HARRIS
MINTPRES SNEWS

Roger Harris, miembro de la AP, es miembro del Grupo de Trabajo sobre las Américas, una organización de derechos humanos de 33 años, y participa activamente en la campaña para poner fin a las sanciones de Estados Unidos y Canadá contra Venezuela.

Seguir leyendo

Especial

Tenía apenas 42 años

Publicado

en

José Martí

Cuando cayó en Dos Ríos había cumplido obra de gigante. Poeta visionario, se echó sobre los hombros del cuerpo frágil la tarea de hacer patria. Desde el dolor compartido aprendió a conocer con profundidad las contradicciones de los seres humanos concretos.

Descubrió lágrimas en los ojos de Don Mariano, su padre, el soldado, ante el cuerpo del hijo desgarrado por los grillos en el trabajo de las canteras y la brutal violencia ejercida por el poder de sus coterráneos. Separados por la política, nacería entre ambos una complicidad secreta y la comprensión silenciosa del padre ante la entrega del hijo a una causa que, a pesar de todo, no era la suya.

Antes, en los días del Hanábana, José Martí había contemplado con espanto el castigo impuesto al negro esclavo. Desterrado en España, prosiguió el aprendizaje de la historia. Comprendió los rejuegos políticos de liberales y conservadores que en nada se diferenciaban respecto a la necesidad de preservar su dominio sobre la Isla.

Descubrió también la naturaleza del país profundo, por lo cual llegada la independencia, los cubanos no guardarían rencor a los peninsulares que optaran por permanecer en Cuba, modestos trabajadores muchos de ellos. Examinó al detalle la historia viviente de las repúblicas latinoamericanas recién liberadas, para detectar las causas que obstaculizaron la plena realización del proyecto emancipatorio.

José Martí

Al instalarse en Estados Unidos valoró los avances de la nación en desarrollo en relación con Europa, donde prevalecían regímenes autocráticos, pero descubrió muy pronto el peligro latente en el país que emergía para el futuro de la América Latina.

Su saber enciclopédico e integrador y su preclara visión de la naturaleza de los fenómenos financieros le permitieron detectar los peligros que se cernían con la Conferencia Monetaria Panamericana. Su pensamiento de entonces conserva plena vigencia.

En ese contexto, José Martí tenía pendiente la asignatura Cuba. Había que despejar a fondo las razones del fracaso de la Guerra Grande. No se conocía entonces el patético diario de Francisco Vicente Aguilera, uno de los más poderosos terratenientes de la zona oriental del país. Entregó la fortuna toda a la causa mayor.

Por sus contradicciones insalvables con Céspedes y Quesada, fue enviado a representar los intereses de Cuba en el exterior. De una honestidad impoluta, llevaba al detalle las cuentas de los gastos incurridos. Nada guardaba para sí. Se privaba de las atenciones médicas elementales.

A pesar de los bienes heredados, Vicente Aguilera no había completado su aprendizaje en otros países. Desconocía los rejuegos de la alta política. Se vio atrapado en las maniobras de los Aldama, que mucho ofrecían y nada entregaban.

Invirtió esfuerzos inútiles con políticos norteamericanos sin desentrañar los intereses reales de los vecinos del norte, nunca dispuestos a reconocer la República en Armas en espera de que la fruta madura cayera en sus manos. Enviado luego a Europa, desconocedor de sus lenguas y culturas, menos pudo hacer. Murió solo, en atroz agonía, devorado por el cáncer.

Martí se dio a la tarea de juntar voluntades, de devolver la fe a quienes la habían perdido. Para ganar la confianza de los veteranos sabía que habría de vencer obstáculos de toda índole. Para los antiguos combatientes era un intelectual inexperto, un improvisado sin experiencia alguna en las armas.

Se dedicó a una incansable labor persuasiva. Inmerso en el dominio de la realidad concreta, en Nueva York, en Cayo Hueso, en Tampa, se volvió hacia los de abajo. Contó con la generosidad extrema de quienes entregaban, sin pedir nada a cambio, los escasos ahorros y ofrecían alojamiento y comida al peregrino de la levita raída.

Centavo a centavo, obtuvo los recursos necesarios. Evitó contraer compromisos que lastraran el futuro de la nación. Trabajaba con sigilo, porque se sabía sometido a una vigilancia permanente. La traición de La Fernandina corroboró sus sospechas. Pero la suerte estaba echada. Había que iniciar la lucha con las manos vacías.

Para hacer patria era indispensable ganar la guerra con esfuerzo propio, libre de intromisiones y compromisos. Parejamente, era impostergable construir conciencia y nutrir el imaginario de la nación. Su palabra fue incansable, para liberarnos del lastre perverso del racismo.

Teníamos que librarnos. No hay razas. El combate y la lucha por la supervivencia en la manigua sería un crisol. La frontera del color era un instrumento del dominio hegemónico que horadaba desde la conciencia prejuiciada la unidad de la nación.

Martí fue reseñando las obras de nuestros escritores y artistas, aunque lo fundamental se revela en su creación personal, en su poesía y en su prosa, desbordante como los grandes ríos del continente, siempre seductora, aunque con frecuencia utilitaria. En sus últimos diarios accede a lo más alto de las letras hispanas.

El recorrido de Playita a Dos Ríos, trazado con prisa en los momentos robados al descanso, encuentro tangible con el suelo añorado, con la naturaleza y el escalar montañas que hermana hombres, expresa la plenitud del ser en la fusión del sueño y la realidad.

José Martí - Obras Completas

En lo más profundo del desamparo de la República neocolonial, los intelectuales de la vanguardia iniciaron el rescate de su inmensa obra dispersa. Con el triunfo de la Revolución el trabajo se sistematizó; fueron saliendo sus Obras Completas.

Es un capital que no podemos desperdiciar en la reiteración de las mismas citas reducidas a axiomas descontextualizados. Como hiciera en vida, tiene que seguir enseñándonos a pensar, con la pasión que animó su existencia gigante.

Sobrecoge contemplar cómo pudo hacer tanto en vida tan breve. Ante la áspera orilla de Playita de Cajobabo, me sobrevino la imagen del cuerpo endeble, remero inexperto, con las manos ampolladas, que se mantenía impulsando la embarcación al ritmo de sus compañeros de viaje.

La férrea voluntad se sobreponía al dolor. Debió sentir una felicidad suprema. En la oscuridad de la noche, percibía la patria cercana.

 

GRAZIELLA POGOLOTTI
JUVENTUD REBELDE

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 6 horas

Quieren voltearle el partido a Vizcarra

Tanto la congresista Marisa Glave como Vicente Zeballos, ministro de Justicia, han coincidido en manifestar que para garantizar el equilibrio...

Vicente Zeballos Vicente Zeballos
Políticahace 6 horas

“Hay preocupación por cuestión de confianza

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Vicente Zeballos, afirmó que la iniciativa presentada en la víspera por la bancada...

Marisa Glave Marisa Glave
Políticahace 6 horas

“Valdría la pena debatir reelección presidencial”

Marisa Glave, congresista de Nuevo Perú, dijo que sí valdría la pena debatir cambios a la reelección presidencial, a raíz...

Bancada fujimoristas Fuerza Popular Bancada fujimoristas Fuerza Popular
Políticahace 6 horas

Otorongos se atrincheran

En época de austeridad, voceada a los cuatro vientos por Daniel Salaverry, presidente del Congreso, nuevamente se dilapida el dinero...

HERNANDO CEVALLOS HERNANDO CEVALLOS
Políticahace 6 horas

Cevallos a favor de nueva Constitución

“Nosotros hemos señalado nuestra posición de que el Congreso debe ser cerrado y se debe convocar a elecciones, pero con...

Pleno del Congreso, Mesa Directiva Pleno del Congreso, Mesa Directiva
Políticahace 6 horas

Responde a integrantes de la Mesa Directiva

La Oficialía Mayor respondió a los integrantes de la Mesa Directiva, tras el pedido de suspender el concurso público para...

Campesinos agricultores Campesinos agricultores
Políticahace 6 horas

Corte Suprema declara ilegal decreto supremo del MINEM

La Tercera Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema de Justicia, en última instancia, ha resuelto...

JORGE PRADO JORGE PRADO
Entrevistahace 6 horas

Hay una reconcentración de la tierra

Jorge Prado, representante de la Confederación Campesina del Perú, denuncia el abandono sistemático del agro por parte del Estado. Porque...

Juan Sheput Juan Sheput
Políticahace 6 horas

Mejor es reírse

Lamento  que no haya un concurso para que no entren más fujitrols al Congreso.

Vicente Zeballos Vicente Zeballos
Políticahace 6 horas

La voz clara

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Vicente Zeballos, afirmó que la iniciativa presentada en la víspera por la bancada...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.