Contáctanos

Especial

Japón: esclavas sexuales en el siglo XXI (I)

Publicado

en

Marcela, una de las pocas esclavas sexuales que pudo escapar del infierno.

Las colocaron desnudas, una al lado de la otra. Eran varias.

Entre ellas había una cierta distancia para que pudieran cumplir con una orden: estirar los brazos y abrir las piernas hacia los lados.

De repente, a una de ellas se le cayó algo de la vagina. Era un condón con dinero en su interior.

Sucedió durante una de las inspecciones que los tratantes de Marcela solían hacerles sin previo aviso a las mujeres que explotaban sexualmente en Japón.

“Al ver qué era, a mi compañera le quemaron sus genitales con un cigarrillo”, me cuenta.

“Al día siguiente, como si no hubiese pasado nada, la forzaron a seguir trabajando. Tenía que pagar su cuota”.

“Y ahí comenzó una ley: ‘Aquella que descubramos que se esconde dinero, le quemaremos sus genitales’. Yo no lo viví pero lo vi. Nunca me atreví a hacerlo porque me daba mucho miedo”.

Ni ella ni sus compañeras recibían dinero de los clientes.

“Ellos siempre pagaban en el hotel o en el sitio a donde nos llevaban, pero a veces nos daban propinas y eso también (los proxenetas) trataban de quitárnoslos”.

EL PRINCIPIO DEL INFIERNO

El hombre que se le acercó a Marcela Loaiza en una discoteca de Pereira, Colombia, no tenía intenciones de bailar con ella ni de enamorarla.

Solo quería presentarse y decirle que tenía un potencial inmenso para triunfar como bailarina en el exterior.

En ese local, ella daba clases de baile y amenizaba fiestas, una actividad que hacía para complementar sus ingresos como cajera de una tienda de almacenes.

Al principio, la joven de 21 años no le prestó atención, pero cuando su hija de cuatro años se enfermó y tuvo que ser hospitalizada, se acordó de la tarjeta que le había dado Pipo, el “agente” y lo llamó.

Le contó la emergencia por la que estaba pasando, pues había perdido sus empleos por estar al cuidado de su hija.

Pipo se mostró muy comprensivo. Le ofreció una suma de dinero para cancelar los gastos médicos de la niña.

Después, le dijo, ella le pagaría con “el dineral” que haría bailando en el país donde “seguramente la iban a contratar”.

Madre soltera, de orígenes humildes, Marcela aceptó por desesperación.

Con su hija recuperada y de vuelta en la casa con su abuela, decidió irse.

Pero no le dijo a nadie. Así se lo pidió Pipo, para evitar tristezas y arrepentimientos de última hora.

“Solo le dije a mi mamá que me iba a Bogotá a buscar trabajo para pagar las deudas”.

Y se fue.

NUEVA IDENTIDAD

Marcela estaba emocionada porque se montaría en un avión por primera vez.

“Me sentía la diva de Hollywood que iba a cambiar su vida”, me cuenta.

Pipo nunca le dijo a qué país iría. Solo se lo reveló cuando la dejó en el aeropuerto.

“Poco antes de montarme en el avión, cuando me entrega los pasabordos, me dice que me iré a Japón” vía Amsterdam, Holanda.

Junto a las tarjetas de embarque y dinero efectivo, Pipo le entregó un pasaporte falso.

“Me dijo que en la entrada a Japón de pronto me podían poner problema (si viajaba como colombiana) y que con ese pasaporte iba a ser más fácil”.

Fue así como terminó viajando como Margaretta Troff.

Cuando llegó a Japón, se enteró de que ya no sería ni Marcela ni Margaretta. La llamarían Kelly.

Así se lo dijo la mujer colombiana que la recibió en el aeropuerto y que la llevó a su casa, donde había otras mujeres.

Un día después le explicó que su trabajo sería “putear” para pagar la inmensa deuda que le debía por concepto de pasaporte, boletos de avión, vivienda, alimentación, transporte y dinero entregado por adelantado.

Cuando Marcela le trató de explicar que había una confusión y que llamaría a la policía, la mujer le dijo: “Llámela, pero no le garantizamos que llegue a tiempo al entierro de su hija”.

Así comenzó su pesadilla en Japón.

Era mediados de 1999 y había caído en manos de la mafia Yakuza.

“ERA MEJOR HACER LO QUE ME PEDÍAN”

Esa noche, Marcela se vio obligada a ponerse ropa muy ligera y tacones.

Saber que sus captores conocían los movimientos de su familia la hizo desarrollar un miedo permanente.

La dejaron en una calle de Tokio donde se ejercía la prostitución.

Siempre era transportada de un lugar a otro por sus captores y la tenían constantemente vigilada.

“Cuando estaba en la calle tenía clarísimo que era mejor hacer lo que ellos me pedían porque veía cómo drogaban a las otras chicas (las agresivas, las que se rebelaban). Yo preferí soportar lo que estaba pasando con tal de no consumir drogas”.

“Es que las hacían volverse adictas y después ellas mismas lo pedían (ser drogadas)”.

“Conocí a una mexicana, una venezolana, varias colombianas, peruanas, muchas rusas, filipinas”, evoca de esa época.

Un barrio de prostitución en Japón, que no duerme.

Un barrio de prostitución en Japón, que no duerme.

MÁS DE UN AÑO

Fueron 18 meses de explotación sexual diaria. Hubo golpizas, al punto de quedar inconsciente y desfigurada, afirma.

Vio morir a una prostituta colombiana a golpes y con cadenas, víctima de un grupo mafioso rival.

Quiso suicidarse, pero el recuerdo de su hija y la ilusión de volver a abrazarla se lo impidieron.

Marcela me cuenta que veía a un “salvador” en cada hombre que entraba en la habitación que sus captores le asignaban.

“Por eso a todos les pedía ayuda. Pero no me entendían por el idioma, eran japoneses. Y, si me entendieron, les dio igual y se hicieron los locos”.

EL DIBUJO

Hubo un cliente que se enamoró de ella, iba a los clubes de stripears donde la obligaban a bailar y la “pedía” en todos los lugares a los que sus tratantes la llevaban.

Los proxenetas nos cambian de sitios. Es como un círculo, un circuito, él sabía cómo funcionaba y sabía en dónde estaría. Iba y me buscaba”, me dice.

Marcela le hizo un dibujo de una muñeca llorando y unas flechas que conducían al mapa de Colombia.

Usó innumerables gestos, algunas palabras que había aprendido en japonés y ese dibujo para suplicarle que la ayudara a escapar.

“Era muy complicado. Yo le decía que no quería dinero, que me quería ir, pero no me entendía”.

El proceso de hacerle comprender a ese cliente lo que ella quería, le tomó ocho meses y varios dibujos.

Pero no fueron en vano.

“CORRÍ, CORRÍ, CORRÍ”

Juntos y con la ayuda de otra compañera que había pagado su deuda con los tratantes, planearon el escape.

Siempre se comunicaron con papelitos, los cuales Marcela destruía meticulosamente para evitar que sus tratantes los encontraran, no solo por temor a lo que le pudieran hacer a ella sino a él.

Le llevó una peluca y ropa y se las dejó dentro de una bolsa en un McDonald’s que quedaba muy cerca del lugar donde tenían a Marcela trabajando.

“Él me ayudó, me dejó dinero, me dibujó el mapa para llegar al consulado de Colombia, me explicó qué autobús y qué tren tomar”.

En un descuido del hombre que la vigilaba, se escapó.

“Corrí, corrí, corrí”, me cuenta.

Tras seguir las instrucciones de su cliente, llegó al consulado. “Ellos me ayudaron a regresar a Colombia”.

Uno de sus mayores temores quedaba en el pasado: que tras haber terminado de pagar su deuda, la vendieran a otro grupo criminal en Japón.

EL “BOOM” ECONÓMICO

La activista japonesa por los derechos humanos Shihoko Fujiwara es la fundadora y directora de Lighthouse, una organización no gubernamental que ha combatido la trata de personas en ese país desde 2004.

Desde Tokio, me ayudó a entender una parte de la historia de la trata en su país.

Me contó que en la década los 70, la economía japonesa empezó su “boom”, y que “los hombres japoneses comenzaron a viajar al exterior para comprar los servicios sexuales de mujeres”.

“En los 80 y 90, empezamos a traficar mujeres de Filipinas, Tailandia, Rusia, Corea del Sur”, me explicó. Y a finales de los años 90 y en la década del 2000, “vimos muchas mujeres traficadas desde Colombia y otras partes de América Latina”.

El tráfico y la trata de latinas en esa época coincide con la internacionalización de las actividades delictivas de la mafia Yakuza, cuando el grupo decide trascender las fronteras de Japón.

DE MÉXICO A BRASIL

En ese proceso de expansión, las autoridades lograron rastrear los vínculos entre la Yakuza y narcotraficantes latinoamericanos desde mediados de la década de los 80.

Así lo explican los periodistas David E. Kaplan y Alec Dubro, autores de “Yakuza: Japan’s Criminal Underworld” (“Yakuza: El submundo criminal de Japón”), de 2012.

“La Yakuza ha causado problemas en otras partes de América Latina, particularmente en el comercio del sexo (…) Reclutadores de prostitutas y anfitrionas han engañado mujeres desde México hasta Brasil para viajar a Japón”.

En 1996, las autoridades mexicanas desmantelaron una operación de trata de personas con fines de explotación sexual que se había extendido por una década, explican los autores.

“Agentes japoneses establecieron oficinas para reclutar ‘artistas’ y enviaron a Japón unas 3.000 mujeres engañadas para trabajar como ‘anfitrionas’ en clubs nocturnos”.

A uno de los reclutadores, lo encontraron con una lista de 1.200 mujeres.

ME PROSTITUÍAN DESDE LAS OCHO DE LA MAÑANA HASTA LA MADRUGADA SIGUIENTE

“No veíamos el sol.

Uno se levantaba y las luces seguían prendidas. Eran luces, luces y luces. Era horrible.

Luces en la oscuridad.

Me tenía que levantar a trabajar a las 8:00 de la mañana. A veces me daba la 1:00, 2:00, 3:00 de la mañana y no me había acostado. Tenía que hacer cinco, seis shows diarios.

Era tan inhumano que te convertían en una carne, una carne viva.

Era terrible cuando te jugaban al jan-ken-pon (juego de piedra papel o tijera).

Al principio les preguntaba (a las compañeras que hablaban español) por qué los hombres hacían eso y me decían que era que jugaban para ver quién iba a estar conmigo primero.

Verlos jugar y hacer fila era muy doloroso”.

Testimonio de una sobreviviente colombiana sobre la esclavitud sexual que vivió en Japón en 1984.

 

MARGARITA RODRÍGUEZ
BBC NEWS MUNDO

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Guardianas de un legado milenario

Publicado

en

Guardianas de un legado milenario, cerámicas Inti Llakta

Conversamos con María Zevallos y con María Ortiz, dos mujeres comprometidas con la preservación del arte milenario peruano. Una auténtica cultura viva que ha sobrevivido desde hace más de 3,500 años en las manos de nuestros artesanos, y que merece la atención y el cuidado de todos.

Esta semana se celebró el Día del Artesano, en homenaje a aquellos peruanos que mantienen vivos los conocimientos milenarios transmitidos de generación en generación y que hoy podemos seguir apreciando a través de telares, joyería, cerámicas y otras líneas artesanales en las cuales se muestra el sentir y la visión propia de quienes habitan las diferentes regiones del país.

Más allá del acto protocolar, existen organizaciones que se han decidido a intervenir para contribuir a mejorar las condiciones de vida de los artesanos en el país, quienes frecuentemente viven en condiciones de pobreza o extrema pobreza y no cuentan con el mismo acceso a oportunidades.

Una de ellas la Asociación Solidaridad Países Emergentes (Aspem), una organización fundada en Italia y que lleva más de 30 años de actividades en el Perú. Dentro del trabajo realizado, se han centrado principalmente en ser soporte de mujeres, niños y niñas en las zonas andinas rurales, enfocando gran parte de sus esfuerzos en el sector de Canchis, en Cusco. Ahí, han trabajado con mujeres productoras de telares y artesanías.

Guardianas de un legado milenario, cerámicas Inti Llakta

María Ortiz está al frente de la Asociación Inti Llakta (Pueblo de Sol), de Huaycán.

LA ARTESANÍA PERUANA TIENE ROSTRO DE MUJER

María Zevallos es directora de Aspem, y considera necesario visibilizar el trabajo de las mujeres artesanas. Todo lo que ellas producen proviene de un legado, de un conocimiento ancestral transmitido de generación en generación, y es algo que no se aprende en la universidad, sino que se aprende desde su mismo entorno, por lo que debe ser considerado patrimonio cultural inmaterial”, señala.

En la actualidad, el registro nacional de artesanos consigna a 75 mil personas dedicadas a esta actividad, y de ellas, el 74 por ciento son mujeres. Es por ello que en palabras de María Zevallos, “la artesanía en el Perú tiene rostro de mujer”. Aspem trabaja junto a las artesanas, habitualmente para mejorar sus oportunidades de desarrollo y contribuir a la preservación de estos conocimientos ancestrales.

Los cambios que se van logrando en a partir de esta red comunitaria no excluyen la agenda de equidad de género. Aunque tradicionalmente las organizaciones de artesanos han sido lideradas por varones, este año una organización de artesanos de la localidad de Canchis ha elegido a Doris Barrientos como su directiva, siendo la primera mujer en dirigir la organización.

Las intervenciones que Aspem realiza son de diferentes niveles. Trabajan tanto con las artesanas a fin de desarrollar sus capacidades productivas, como también directamente con la sociedad civil, en un importante trabajo de promoción mostrando el proceso de elaboración de las obras. “Hemos hecho alianzas con empresas e instituciones para organizar muestras dirigidas a los empleados y promover un canal de venta directa para nuestras artesanas. También se han organizado talleres en algunos colegios”, cuenta María.

La gestora cultural considera que el Gobierno debe tomar consciencia de la importancia del trabajo de preservación cultural realizado por los artesanos, y que “así como somos conocidos por ser un país gastronómico, también debemos ser conocidos por nuestras expresiones culturales como nuestro arte textil y artesanías”.

Un aspecto importante para el desarrollo de los artesanos peruanos es la debida puesta en valor de estas obras de arte. “Creo que estamos en una época en que la gente se está interesando más por este tipo de artesanía. Estos productos hechos a mano llevan varias horas de trabajo, además de tener el elemento original de la propia cosmovisión de las artesanas, no es algo que se haga fácilmente a partir de un molde. Entonces ese proceso largo de elaboración debe conocerse”, señala.

Guardianas de un legado milenario, cerámicas Inti Llakta

SU MISIÓN ES PRESERVAR LA CULTURA

María Ortiz nació en Lima, fue secretaria y luego estudió enfermeria. Al margen de ello, siempre estuvo cerca del trabajo creativo manual. Tenía una habilidad innata para la decoración, lo que la llevó a pasar años haciendo decoraciones de tortas para matrimonios. Un día por, invitación de jóvenes italianas que fueron a Huaycán, asistió al taller que dio un maestro de Cochas, Huancayo, experto en el arte de burilar.

“Haber recibido las lecciones de este maestro tiene un significado muy importante para mí, porque hemos recibido un conocimiento que viene de miles de años atrás, y hoy podemos enseñar a otros jóvenes que tienen el interés de aprender y conocer también a través de este arte una parte importante de nuestra cultura”, dice.

Han transcurrido ocho años desde entonces, y María hoy está al frente de la Asociación Inti Llakta (Pueblo de Sol), de Huaycán, con la que continúan la cadena de enseñanza a través de talleres comunitarios donde reciben alumnos de toda edad.

“Hemos tenidos alumnas de 9 años y también de 73 años. La edad no importa cuando tienes ganas de aprender”, cuenta María, y explica que en los trabajos que realizan intentan abarcar todos los ejes culturales del Perú, representando a la costa, sierra y selva.

Sobre el proceso de venta, María cuenta que el apoyo de Aspem ha sido importante porque les ha permitido aprender a gestionar mejor la actividad a través del asesoramiento y cursos sobre administración, costos, etc. Una labor complementaria a la formación artística que resulta indispensable para poder sobrevivir comercialmente.

MUCHO POR HACER

A criterio de María Zevallos, se debería organizar una cruzada nacional para censar a todos los artesanos y artesanas. Hoy se habla de 2 millones de artesanos que no estarían inscritos, por lo que una primera y esencial medida sería censarlos y tener claridad sobre las categorías que desarrollan. A partir de eso pensar en políticas a favor de ellos.

Como algo pendiente también queda el promover desde el Estado diversas ferias permanentes, donde los artesanos puedan acceder a un canal de venta sin tener que pagar altos costos por el alquiler, y generar un banco de conocimiento para que no desaparezca este arte ancestral peruano.

Por lo pronto, de la mano de Unesco, han desarrollado algunas iniciativas a fin de declarar la artesanía peruana como patrimonio vivo.

 

JOSÉ ALFREDO MADUEÑO

Seguir leyendo

Especial

Jueza niega libertad condicional a integrante del “Grupo Colina”

Publicado

en

Juan Nolberto Rivero Lazo

Este es el proceso de Juan Nolberto Rivero Lazo, exintegrante del “Grupo Colina”, que no cumplió con su objetivo de salir con libertad condicional por no haber pagado el íntegro de la reparación civil, por su falta de arrepentimiento y no haber pedido perdón a los familiares de las víctimas, y menos por su falta de voluntad de informar a la justicia sobre el paradero de los cuerpos de los 9 campesinos de El Santa.

La jueza Liz Mary Huisa Félix, titular de la Corte Superior de Justicia de Lima -Vigésimo Primer Juzgado Penal de Lima, tampoco precisó claramente que los crímenes de Juan Nolberto Rivero Lazo tienen la categoría de “lesa humanidad”,que no se especifica en la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) del año 2001, según se puede leer en el expediente N° 60012-2001-13-1801-JR-PE-04 del 8 de marzo del 2019.

La matanza de Barrios Altos conmocionó al país, aunque era el inicio de los crímenes del grupo de aniquilamiento Colina.

La matanza de Barrios Altos conmocionó al país, aunque era el inicio de los crímenes del grupo de aniquilamiento Colina.

CRÍMENES COMETIDOS

En la audiencia pública del 07 de marzo del 2019, donde se debatió la solicitud de Beneficio Penitenciario de liberación condicional solicitado por el interno Juan Nolberto Rivero Lazo, quien fuera condenado como autor mediato del delito contra la Vida, el Cuerpo y la Salud -homicidio calificado- y otros, en agravio de Placentina Marcela Chumbipuma Aguirre, Luis Alberto Díaz Astovilca, Octavio Benigno Huamanyauri Nolasco, Luis Antonio León Borja, Filomeno León León, Máximo León León, Lucio Quispe Huanaco, Tito Ricardo Ramírez Alberto, Teobaldo Ríos Lira, Manuel Isaías Pérez o Manuel Isaías Ríos Pérez, Javier Díaz Rojas o Javier Manuel Ríos Rojas, Alejandro Rosales Alejandro, Nelly María RubinaArquinigo, Odar Mender Sifuentes Núñez y Benedicta Yanche Churo.

Como autor mediato de homicidio calificado en grado de tentativa en agravio de Natividad CondorcahuanaChicaña, Felipe León León, Tomás Livias Ortega y Alfonso Rodas Alvitres o Alfonso Rodas Alvites (caso Barrios Altos).

Como autor mediato de homicidio calificado en agravio de Jesús Manfredo Noriega Ríos, Carlos Martín Tarazona More, Jorge Luis Tarazona More, Roberto Barrientos Velásquez, Carlos Alberto Barrientos Velásquez, Gilmar Ramiro León Velásquez, Dennis Atilio Castillo Chávez, Federico Coquis Vásquez, Dennis Atilio Castillo Chávez, Federico Coquis Vásquez y Pedro Pablo López Gonzales (caso El Santa).

Como autor mediato del delito contra la vida, el cuerpo y la salud -homicidio calificado- en agravio de Pedro Herminio Yauri Bustamante (caso Pedro Yauri); y como autor del delito contra la tranquilidad pública -asociación ilícita para delinquir- en agravio del Estado.

Los familiares de los desaparecidos del caso Santa siguen buscando a sus seres queridos.

Los familiares de los desaparecidos del caso Santa siguen buscando a sus seres queridos.

CONDENADO A 25 AÑOS

Por lo mencionado líneas arriba, se le impuso veinticinco años de pena privativa de la libertad efectiva y al pago solidario de diez mil soles -a cada deudo- por concepto de reparación civil a favor del Estado.

En las consideraciones preliminares se tiene en cuenta que la ejecución penal tiene por objeto la reeducación, rehabilitación y reincorporación del penado a la sociedad, todo ello a través del sistema progresivo, el mismo que impone las medidas necesarias de tratamiento al sentenciado con la finalidad de conseguir su reconciliación con la sociedad por el delito cometido, tal como está regulado en los artículo II y IV del Título Preliminar del Código de Ejecución Penal.

Asimismo, el Tribunal Constitucional ha precisado en el fundamento 208 de la sentencia recaída en el expediente Nº 010-2002-AI/TC, que los propósitos de reeducación y rehabilitación del penado “[…] suponen, intrínsecamente, la posibilidad de que el legislador pueda autorizar que los penados, antes de la culminación de las penas que les fueron impuestas, puedan recobrar su libertad si los propósitos de la pena hubieran sido atendidos. La justificación de las penas privativas de la libertad es, en definitiva, proteger a la sociedad contra el delito”.

En cuanto a los tipos de beneficios penitenciarios, el artículo 42° del Código de Ejecución Penal reconoce a los siguientes: 1) Permiso de Salida; 2) Redención de pena por el trabajo y la educación; 3) Semi-Libertad; 4) Libertad Condicional; 5) Visita íntima. De todos estos beneficios, se considera que solo la semi-libertad y la libertad condicional son potestad exclusiva de la autoridad judicial, ya sea para admitir o denegar el pedido, puesto que los demás son competencia del Director del Establecimiento Penitenciario.

PRESUPUESTOS NECESARIOS

Del Informe Evaluativo Acta N° 002-2019-INPE/18-EPVM-CTP, de fecha 16 de enero de 2019 de folios 1823, se desprende que en relación a la suma de carcelería efectiva y tiempo redimido, registra 23 años 06 meses y 11 días; asimismo, en este informe se establece como días estudiados 1417 días, estableciéndose como tiempo redimido 05 años, 09 meses y 10 días; por lo que considera que el sentenciado cumple con los requisitos establecidos en la norma.

Respecto al trabajo a realizar.- Obra el contrato de trabajo que otorga PressSolution S.A.C., representado por doña Norma Roxanna Carcelén Tarrillo, con DNI N° 10803736, a favor de Juan Nolberto Rivero Lazo, contrato en elque se establece que el interno iniciará sus labores, una vez que egrese del establecimiento penitenciario, desempeñándose como Analista de Costos y elaboración de presupuestos, y que como contraprestación recibirá la suma de dos mil soles.

En fin, después de todo lo expuesto, se resuelve declarar improcedente la solicitud de beneficio penitenciario de liberación condicional, formulada por el interno Juan Nolberto Rivero Lazo.

COMENTARIO FINAL

Un dato importante de resaltar -dice el abogado Juan José Quispe de IDL- es que a Juan Rivero Lazo y otros no se les condenó a pagar una reparación civil en favor de los deudos del caso Barrios Altos, pues ese pago fue realizado por el Estado peruano en virtud a la sentencia emitida por la Corte IDH del año 2001.

“La jueza verificó en los documentos que obran en el cuadernillo de Liberación Condicional, que el monto por concepto de reparación civil no ha sido cancelado hasta el momento en su integridad, ya que se aprecia que han sido otros diez condenados quienes han abonado la suma de S/. 81.760.00 soles, quedando aún un monto restante de S/. 918,240.00 soles por pagar en favor de las víctimas; en tal sentido, el sentenciado no ha cumplido con este segundo requisito establecido en el texto expreso de la norma”.

Respecto al “contrato de locación de servicios” que emite la representante legal de la empresa PressSolution SAC a favor del condenado, la jueza sostiene que dicho contrato donde el condenado entraría a laborar como analista de costos una vez excarcelado, no ha sido justificado ni sustentado por la representante legal de la empresa que desea contratar al condenado, sino tan solo se contó con la presencia de Fernando Ernesto Faura Risso, Jefe de Operaciones de la citada empresa.

Al ser examinado en audiencia indicó que él sería el jefe inmediato del interno, no era la persona que había suscrito el contrato de trabajo (documento que es un compromiso laboral); por lo que ello resta seriedad en dicho contrato, incluso se ha evidenciado que existe un vínculo de amistad entre el personal de la citada empresa con el condenado, lo que ello haría suponer que aquellos vínculos amicales estarían primando para justificar aquel contrato, lo que no le genera certeza, concluyó Juan José Quispe.

 

FÉLIX  GRIJALBA SATO

Seguir leyendo

Especial

El acuífero Guaraní en la mira del Banco Mundial

Publicado

en

El acuífero Guaraní en la mira del Banco Mundial

El Banco Mundial le ha puesto el ojo a una de las mayores reservas de agua del mundo. Su propósito es moldear las legislaciones nacionales de los países suramericanos para que faciliten programas de inversión privada.

Se trata del tercer acuífero más grande del mundo, detrás del Areniscas de Nubia en África y la Gran Cuenca Artesiana en Australia. Ocupa 1.200.000 km cuadrados los cuales se reparten en Brasil un 70%, en Argentina un 19%, en Paraguay un 6% y en Uruguay un 5%. Por el norte toma contacto con el Pantanal brasilero que a su vez se conecta con la Amazonia.

El límite oeste en el Paraguay es difuso. En territorio argentino se estima que se prolonga en el norte hacia la cuenca del Bermejo y el límite sur es también difuso por lo que no se descarta que continúe hacia la región pampeana y eventualmente hacia la patagónica también pudiendo llegar a conectarse con la zona de los grandes lagos precordilleranos.

El volumen total de agua del acuífero se estima en unos 30.000 km cúbicos y las reservas explotables son de unos 2000 km cúbicos al año. La recarga del acuífero en los lugares en que aflora es de solo 5 km cúbicos al año.

El área más importante y fundamental de recarga y descarga es el corredor transfronterizo entre Paraguay, Brasil y Argentina más conocido como la Triple Frontera.

Como este reservorio de agua se halla ubicado en gran parte debajo de la cuenca fluvial del Río de la Plata, es justamente ella la encargada de retroalimentarlo, así como también recibe aportes desde los Andes a través del acuífero Puelche.

Técnicamente, las disponibilidades de agua potable serían suficientes para abastecer una población del orden de los 360 millones de personas, con una dotación de 300 litros diarios por habitante.

Un botín de la naturaleza codiciado por Washington, la instituciones financieras y ONGs.

Un botín de la naturaleza codiciado por Washington, la instituciones financieras y ONGs.

El país que más lo explota es Brasil abasteciendo aproximadamente 400 ciudades del sur del país, Uruguay tiene en el oeste 135 pozos públicos algunos usados para la explotación termal y abastecimiento público, Paraguay tiene 200 pozos para uso humano en su región oriental y en Argentina se explotan cinco perforaciones termales de agua dulce y una de agua salada en noreste del país.

Ante semejante recurso estratégico, de vital importancia en un mundo con problemas actuales y futuros de abastecimiento de agua dulce, el Banco Mundial ha demostrado su interés en este inmenso reservorio y en el año 2003 organizó una reunión en Montevideo a la que asistieron representantes de países del Mercosur, ocasión en que fue firmado un proyecto de Protección Ambiental y Desarrollo Sustentable del Sistema Acuífero Guaraní.

El mismo contaba con aportes del propio ente crediticio y de los gobiernos de Holanda a través del Bank NetherlandsWaterPartnershipProgram, de Alemania a través de la German Geological Survey, de la Agencia Internacional de Energía Atómica, de la Organización de los Estados Americanos y del Fondo Mundial para la Naturaleza.

Según informes proporcionados por el Banco Mundial, se destinaron en total 40 millones de dólares para estudios y exploraciones de toda la cuenca que incluye ríos, arroyos, lagunas y esteros para, de ese modo, elaborar e implementar en forma conjunta un marco institucional y técnico para el manejo y la preservación de este sistema.

Estas buenas intenciones pasarían desapercibidas si no fuera que el típico modus operandi, en este tipo de proyectos, de la entidad crediticia mencionada. Su interés inicialmente sería reconfigurar el manejo de cuencas y luego propiciar la transferencia de los servicios hídricos al sector privado.

Triple Frontera, Ciudad del Este en Paraguay es un lugar donde bulle el comercio, y no las células del terrorismo islámico como lo propaga de manera sugestiva Washington .

Triple Frontera, Ciudad del Este en Paraguay es un lugar donde bulle el comercio, y no las células del terrorismo islámico como lo propaga de manera sugestiva Washington .

Es decir, por un lado impulsa la concentración en manos de selectos actores y una vez asegurada busca colocar a las multinacionales de los acreedores en el centro de la gestión y usufructo de tan valioso recurso, es decir, en los negocios de servicios hídricos, almacenaje, distribución, potabilización, generación de termo e hidroelectricidad, entre otros.

De lo que se está hablando, en definitiva, es de moldear las legislaciones nacionales de los países suramericanos en cuestión para que faciliten programas de inversión privada.

Vale recordar que existen tres formas, en líneas generales, de privatizar el agua a nivel mundial y la mayoría de los casos involucra el aval de organismos internacionales como el Banco Mundial, por ejemplo.

En la primera hay una venta total de los sistemas de distribución, tratamiento y/o almacenamiento por parte del Estado Nacional. En la segunda se hace una concesión por parte del Estado Nacional para que las multinacionales se hagan cargo del servicio y del cobro por la operación y mantenimiento del sistema en uso.

Y en el tercer caso se trata de un modelo restringido en el que el Estado Nacional contrata a una multinacional para que administre el servicio de agua a cambio de un pago por costos administrativos.

De las tres alternativas, por desgracia, se opta mayoritariamente por la segunda la cual implica un despojo de tan significativo recurso en donde los únicos ganadores son las corporaciones transnacionales y los perdedores, naturalmente, son los países poseedores de dicha riqueza.

A modo de reflexión final, no está demás decir que operativos colonialistas como el Plan Colombia, la Iniciativa Andina, el Plan Dignidad o el Plan Puebla-Panamá o Proyecto Mesoamérica tienen entre sus verdaderos objetivos la expansión militar norteamericana en América Central y del Sur para poder controlar los recursos naturales, en especial los ríos, lagos, glaciares y aguas subterráneas desde México hasta la Patagonia argentina.

En este marco, aparece como una zona muy apetecida la que rodea justamente al Acuífero Guaraní.

Para construir un consenso que ampare la decisión estratégica de Washington, sugestivamente los legisladores republicanos en una maniobra conjunta con el ala conservadora del gobierno israelí, echaron a correr desde hace tiempo la versión de que en la Triple Frontera hay células terroristas islámicas dormidas dedicadas al envío de dinero para financiar la actividad de los grupos armados en Medio Oriente, un argumento a todas luces tan falso como la presencia de armas de destrucción masivas en Irak.

 

HUGO LILLI
ALAINET

Seguir leyendo

Lo más reciente

Daniel Enrique Salaverry Villa Daniel Enrique Salaverry Villa
Políticahace 21 horas

En el Parlamento hay exceso de trabajadores

Daniel Salaverry lo explica con números: “En el 2001 teníamos 1,600 trabajadores. Hoy, en el 2019, son 3.300 en el...

Gonzalo Portocarrero Gonzalo Portocarrero
Políticahace 21 horas

Falleció Gonzalo Portocarrero

El sociólogo y catedrático de la Pontificia Universidad Católica (PUCP), Gonzalo Portocarrero, falleció ayer víctima de una penosa enfermedad, informaron...

Yeni Vilcatoma Yeni Vilcatoma
Políticahace 21 horas

Otro traspié de Vilcatoma

El acuerdo con Odebrecht sigue en pie, pese a los coletazos desesperados del fujiaprismo. Ni las denuncias de Yeni Vilcatoma,...

Aldo Figueroa Aldo Figueroa
Políticahace 21 horas

Amigos de Chávarry pondrían en peligro lucha anticorrupción

La posible anulación de la prisión preventiva contra Keiko Fujimori, la denuncia contra la fiscal Sandra Castro a manos del...

Carreteras del Perú Carreteras del Perú
Políticahace 21 horas

S/ 38 millones de perjuicio económico en tramo 5 de Interoceánica Sur

La Contraloría General identificó un perjuicio económico al Estado por cerca de S/ 38 millones como consecuencia de irregularidades en...

TC se lava las manos ante “caso Arboleda” en Puno TC se lava las manos ante “caso Arboleda” en Puno
Políticahace 21 horas

TC se lava las manos ante “caso Arboleda” en Puno

El jueves 7 de marzo del presente año fue notificado a Dhuma (Derechos Humanos y Medio Ambiente) en Puno y...

Rosa Bartra Barriga Rosa Bartra Barriga
Políticahace 21 horas

Mejor es reírse

No somos golpistas, por eso el ministro Zeballos debe renunciar.

Richard Arce Richard Arce
Políticahace 21 horas

La voz clara

“Me causa indignación ver a colegas congresistas reclamando por la reparación civil fijada para Odebrecht en el acuerdo de colaboración...

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 21 horas

La palabra

“Yo considero que los congresistas no deben tener una semana de representación, porque deben estar en permanente contacto con el...

Congreso de la República del Perú Congreso de la República del Perú
Políticahace 21 horas

En el twitter

Discriminación en el Congreso “Personal de seguridad del Congreso discrimina a mujeres dirigentes del Sindicato Innova por usar indumentaria sindical...

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.