Contáctanos

Especial

Homenaje a los más fieles

Publicado

en

Homenaje a los más fieles

Este es un libro no solo para deleitarse en su lectura, sino que, en realidad, uno aprende mucho al paladearlo. “Historias de perros” – ediciones Vicio perpetuo. Vicio Perfecto, Lima, 2014, es un nuevo producto de la incesante actividad de Eduardo Arroyo (Callao, Perú, 1948) sociólogo, poeta, narrador, ensayista, periodista, promotor cultural, Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales, y catedrático en las universidades Ricardo Palma, San Marcos y Federico Villarreal.

Como en otros casos, si insertamos su dilatado currículum, se nos va la mitad del espacio de que disponemos para un mejor análisis de este fascinante volumen: basta decir que él ha publicado tres estudios sociales y cinco poemarios, posee una amplia hoja de vida académica y tiene próximos a publicarse cuatro libros de crónicas y ensayos sociológicos y diplomáticos.

Pero vayamos al tema de nuestro análisis. Este libro aúna las historias de los varios canes que ha tenido y tiene el autor, con relatos plenos de humor y de bonhomía, conmovedores a veces (como la estremecedora aventura de Brandon, “viejo guerrero de rancia estirpe”), y pleno de sentido filosófico y de profundo expurgar en los interiores de estos compañeros del hombre (¿o nosotros somos los compañeros de ellos?) que son los animales sobre los cuales leamos estos párrafos esclarecedores:

“No sé cuán superiores seamos los humanos en relación con las otras especies. Ellos están en los territorios, los ocupan probablemente sin una utopía ni proyecto de vida, pero la alta irracionalidad del ser humano contemporáneo, su hiperconsumismo, su dominación por un mundo de imágenes envueltos en el presentismo, así como en la farandulización de la existencia, no me indican a mí una alta o gran racionalidad. Creo más bien que la irracionalidad neoliberal hegemónica implanta en los seres humanos intereses diametralmente opuestos a toda racionalidad, a toda posibilidad de convivencia pacífica en armonía con la madre naturaleza”.

ANIMALES “NO HUMANOS”
Obviamente, las diáfanas palabras anteriores no son obra de un improvisado escritor iluminado, sino fruto de la austera formación intelectual de nuestro autor que, en esta obra, ha volcado, unimismándola, su conciencia de sociólogo con su sensibilidad de poeta.

En realidad tenemos que controlarnos, porque hay tantas páginas-preseas que da ganas de citarlas todas, pero, entonces, este no sería un artículo mío, sino una mera transcripción de lo escrito por Eduardo. Pero es imposible no ofrecer, a nuestros lectores, el siguiente juicio preciso y precioso:

“Yo aprendí que la naturaleza era una sola y que como animal humano tenía otros colegas animales no humanos, así como plantas y minerales, seres con vida o sin vida, con existencias diferentes, partes de un solo movimiento vital aunque tuvieran formas distintas. Éramos un solo continuum en la dinámica del universo, con su orden, equilibrio, desbalances, contradicciones y todos nos debíamos a todos, todos nos necesitábamos sin dominios ni hegemonías”.

Homenaje a los más fieles

El autor, con sus engreídos.

LOS PERROS CALLEJEROS
Un apartado singular es el que dedica a los perros callejeros, a los que el autor, amén de sus propios –que viven en su hogar– cuida y alimenta con una ternura que dice mucho de su alma de poeta; claro, todo ello junto con Débora, su compañera y musa, también con un doctorado que acaba de obtener. Pareja paradigmática que, seguramente, causará más de una envidia.

Los perros sufren frente a la irracionalidad humana de quemar cohetes y cohetones, que dañan sus finísimos órganos auditivos. “Sigo a Argos y a Diana en su vía crucis este 25 de diciembre. Ellos, que viven en este parque hace nueve años, se sienten expulsados de él. Solidario con mis amigos, los acompaño en su gran marcha unas cinco cuadras. Cruzan la gran avenida Caminos del Inca, yo detrás de ellos con el plato de comida intacto. A mitad de una cuadra sin carros ni gente, Argos, cojo, se echa bajo un árbol y Diana al costado. Me acerco a Argos y le dejo toda su ración, igual que a Diana. Argos se deja acariciar pero está maltrecho. ¡Qué fuerza la de estos perros callejeros! Soportar las calles y la especie humana no es lo mejor.”

Decíamos, en el título, que era la historia de perros y de hombres: Eduardo aprovecha para hablarnos de su familia, de la ya mencionada musa y compañera Débora, de sus hijos Laura y Rodrigo, de sus hermanos, sobrinos, tíos; de sus padre y madre, ambos fallecidos. Y de sus bienamados canes Chira, Campeón, Apolo, aparte de los ya nombrados y callejeros, Argos y Diana “duchos en la tarea de sobrevivir, hermanos en esta travesía que es la vida”.

Homenaje a los más fieles

ALTA SENSIBILIDAD
Hay, asimismo, algo más para matizar y hacer más atractiva la lectura (se lo aseguro, porque me ha pasado: usted comienza y ya no puede dejar el volumen que, felizmente no es muy extenso: no llega a las 100 páginas); para hacerla más rica, la prosa de Eduardo incorpora rasgos de humor, como cuando da cuenta de la “desaparición” de uno de los perros:

“Me disponía a salir a buscarlo, cuando, a lo lejos, avisté a un can que llegaba raudo a mi encuentro. Era Apolito quien llegó a mí, me abrazó y sentí en su mirada pícara, llena de vida como que me decía: ‘Disculpa, Eduardo, pero me encontré con unos amigos y nos quedamos tomando unas cervecitas’”.

Finalmente, el poeta, pero también el estudioso de la sociedad, nos deja el siguiente mensaje, que hacen al libro de una lectura imprescindible: “Creo que ya no es correcto hablar de la especie humana como una especie racional. Todas son especies inteligentes. La inteligencia racional es una de ellas subsumida por la más integral, la emocional. Podríamos intentar definirnos como animales con cultura, animales con civilización, animales de múltiples inteligencias”.

Y, para concluir espléndidamente: “Tal vez deba decir a mis congéneres que advierto en los perros y animales una alta sensibilidad y un gran mundo de sentimientos, no observados por nosotros, los supuestos reyes de la naturaleza, los considerados animales racionales. No son los animales no humanos los que han generado la crisis de endeudamiento y desempleo en la Unión Europea ni la crisis climática, la recesiva, alimenticia, hídrica, energética y la crisis de valores”.

¿Verdad que, después de todo lo leído, usted, querido amigo, siente la necesidad imperiosa de leer, entero, este nuevo libro del poeta y sociólogo Eduardo Arroyo?

Winston Orrillo 
Colaborador

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Historia popular y fuente oral en el Perú

Publicado

en

Gente en la calle antigua

En el Perú, la importancia de la fuente oral está unida a los estudios sobre los sectores o clases populares. No intentamos dar una extensa o detallada lista de trabajos realizados a partir de la entrevista. Muchos trabajos no han sido tomados en cuenta. Quizás porque la memoria es frágil o porque no hemos tenido el tiempo necesario para una revisión minuciosa.

Así, en el movimiento obrero, son interesantes los trabajos de Julio Portocarrero y sus memorias sobre el Movimiento Obrero en Lima de inicios del siglo XX. También las de Carlos Barba. Los escritos de Demetrio Flores Gonzales –acompañados de documentos y fotos.

Wilma Derpich y Cecilia Israel entrevistaron a catorce trabajadores de la década de los años treinta para entender el impacto de la crisis mundial del capitalismo y su impacto entre las masas de obreros en el Perú; mientras el grupo de Adec-Atc publicó en 1990 los resultados de su Segundo Concurso de Testimonio Laboral.

Aquí, debemos citar a Manuel Tuñón de Lara cuando indica que “hay que tener mucho cuidado en distinguir lo que es fuente de la historia y lo que es bibliografía, el libro de historia de materia ya elaborada a partir de fuentes, directas o indirectas; este último texto ya no es fuente, sino un libro de historia”.

Campesinos reforma agraria

Entonces, los recuerdos pueden encontrarse en un soporte material como el texto pero, al ser testimonio personal, no pierden su carácter de fuente oral, que se puede trabajar en el futuro. De lo contrario, los científicos sociales actuales estaríamos imposibilitados de conseguir nuevas informaciones a partir de recuerdos al momento de la desaparición física del testigo. Las cartas y los testamentos han permitido saltar la barrera de la muerte para seguir entrevistando al informante.

Los testimonios sobre los movimientos campesinos o de trabajadores relacionados al mundo rural, también han tenido mucha importancia en los últimos años. Así, la autobiografía de Gregorio Condori Mamani, las memorias de Juan H. Pévez, el trabajo de José Matos Mar y Jorge Carvajal sobre Erasmo, un yanacón de Chancay, los escritos de Joaquín Díaz y su experiencia personal en la sindicalización de los trabajadores del Valle de Chicama, los recuerdos de Sinforoso Benites sobre la sindicalización en Piura, y los testimonios del dirigente político sindical Lino Quintanilla sobre las tomas de tierras en Andahuaylas, son ejemplos de la importancia de las fuentes orales.

Los intelectuales no han sido ajenos a dejar sus testimonios. Más allá de las entrevistas, algunos han escrito sus memorias. Así, José Gálvez elaboró tres textos donde narra sus vivencias en Lima de fines del siglo XIX e inicios del XX, Nuestra Pequeña Historia, Estampas Limeñas y Una Lima Que Se Va son principalmente recuerdos que análisis históricos.

En Impresiones de un Reservista, Manuel González Prada testimonia las características de las tropas que defendieron Lima durante la Guerra con Chile. Víctor Andrés Belaunde en su Mi Generación en la Universidad nos da su testimonio sobre san Marcos a inicios del siglo XX.

Jorge Basadre, Luis Alberto Sánchez y Enrique Cornejo Koster han escrito sus testimonios sobre la Reforma Universitaria de 1919 que nos han servido para analizar este proceso. Manuel Scorza también escribió su Testimonio de Vida, Ciro Alegría en sus Memorias, recordó su paso por la universidad, la política, la cárcel, etc. José Tamayo Herrera practicó la Ego Historia.

Para entender el Movimiento Universitario, se puede revisar los testimonios de Emilio Barrantes, Felix Vidal Vidal, Mario Castillo Freyre, Roberto Okura de la Cruz. Mientras Rosario Arias Quincot y Rosa María Santistevan, realizaron veinte entrevistas a jóvenes de la década de los setenta.

Tanquetas de la policía nacional

Sobre diferentes aspectos relacionados al desarrollo de Lima, existe una amplia bibliografía. Raúl Serrano Castrillón escribió sobre la importancia de Óscar Avilés en el desarrollo del Vals Peruano, Rocío Caravedo realizó una serie de entrevistas atraída por El Español de Lima donde los informantes dejan una gran cantidad de datos históricos a tomar en cuenta.

Jorge Osterling reconstruye la presencia de migrantes de Huayopampa en Lima a través de entrevistas. Horacio Vega León testimonia su vida en Lima desde su llegada del Cuzco a inicios de la década del veinte. Antonio Caldas Domínguez testimonia su paso por la Facultad de Medicina de San Marcos. Jorge Avendaño Hubner es fundamental para entender el paisaje urbano de Miraflores de inicios del siglo XX. Lo mismo es Pedro Gálvez Velarde para Barranco a inicios del XX.

El italiano Luigi Maggiolo Botto narra su llegada a Lima en 1900. Mientras el Taller de Testimonio de la UNMSM y la Municipalidad de Lima, publicaron Habla la Ciudad, donde los entrevistados dan sus testimonios sobre los cambios de la vida cotidiana en Lima del siglo XX.

Últimamente, el testimonio también es utilizado para reconstruir el devenir histórico de las Instituciones Públicas o Privadas del país. Se realizan trabajos que, basándose en la entrevista, permiten dar nuevas luces sobre la formación y desarrollo de las instituciones, como es el caso del video histórico producido por Rolando Salgado Vértiz, sobre Las Cantoras y Saumadoras de la Hermandad del Señor de los Milagros del Templo de Las Nazarenas, donde recoge testimonios sobre la formación de este importante sector de mujeres que participan en las procesiones de octubre.

Como ya se anotó, no es una lista necesariamente exhaustiva ni mucho menos. Son simplemente ejemplos de trabajos realizados a partir de la entrevista y las fuentes orales, que pueden servir de modelos a seguir o tener en cuenta para corregir errores del pasado que los nuevos científicos sociales no deben repetir.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

En el cincuentenario de la Reforma Agraria

Publicado

en

En el cincuentenario de la Reforma Agraria

Se va acabando el otoño y nos acercamos a la fecha en que tendremos la noche más larga del año. Es el fin del año andino y el comienzo de uno nuevo. La dominación colonial impuso compulsivamente a la población aborigen la celebración del año nuevo europeo en que el solsticio de invierno ocurre cuando estamos en verano. Se van a cumplir 500 años de dominación y seguimos con el implante cultural que no corresponde científicamente a nuestra geografía, pues a diferencia del hemisferio norte, nuestro solsticio de invierno ocurre cada 21 de junio.

El mundo entero ha tenido que adecuarse a esa homogenización de dominio. En nuestro país, hasta la celebración del “año nuevo chino” que hacen los inmigrantes, es destacado por los medios de prensa, pero se ignora el año nuevo andino, como una forma de discriminación encubierta. Pero los peruanos ancestrales siempre han mantenido la tradición y muchas veces a escondidas del régimen vigente.

Lo mismo sucede con la expectativa de celebración de un bicentenario aciago para los peruanos ancestrales, quienes en esa fecha perdieron su patria originaria en forma definitiva. Los advenedizos se adueñaron de la conducción del territorio nativo, dejando de lado a la población autóctona. No es casualidad que actualmente tengamos en el Parlamento a un connotado descendiente de uno de los trece de la Isla del Gallo como “padre de la patria”.

En todo el país, se añora el pasado porque el presente es aberrante. Basta ver los noticieros para ver toda la podredumbre que emana la sociedad actual. ¿Puede alguien negar que hoy, hay más desnutrición que en los tiempos prehispánicos? ¿Cuándo estuvieron mejor los campesinos: en la época Prehispánica? ¿en el Virreinato? ¿en la República? ¿Hubo más delincuentes que ahora? Es obvio que el modernismo ha traído muchos beneficios, pero los pueblos originarios han quedado rezagados por la maldición de una dominación que no los deja avanzar.

A diferencia de los países dominantes que trabajan la tierra con agricultura de precisión digitalizada, ahorrando costos y esfuerzos; en nuestros andes se trabaja todavía con herramientas prehispánicas. Vayan a las zonas rurales del sur y encontrará a los campesinos trabajando con chaquitaclla, transitando puentes artesanales de paja y durmiendo sobre piel de animales. ¿Es justo que los dueños de casa, desplazados por los advenedizos vivan es estas condiciones? Si no lo es, ¿Por qué permitimos tanta injusticia?

Sus ancestros hicieron Machu Picchu, que se conserva como una maravilla mundial, pero vemos a los descendientes sirviendo como bestias de carga a los turistas y son otros, los que se benefician de los millones de dólares que genera esta colosal herencia nativa. Se les moteja de “indígenas” a los campesinos de pura sangre autóctona, despectivamente, pero ellos llevan consigo la herencia genética que hizo posible el acervo arqueológico y cultural del cual todos los peruanos nos sentimos orgullosos

Cuanto más vil es el sistema que nos rige actualmente, mayor es el deseo de recuperar la patria perdida. Por eso, no se extingue la añoranza por el Tahuantinsuyo y se conserva el Inti Raymi como año nuevo andino que desde tiempos inmemoriales se festeja como culminación de todas las cosechas, coincidiendo con el solsticio de invierno. Siempre ha sido una fiesta de gratitud al sol por los beneficios recibidos en la producción de alimentos, salud, clima y otras bondades.

Pese a la segregación histórica, los nativos han preservado de una u otra forma, sus fuentes idiomáticas, sus cultivos y crianzas autóctonas y sus valores sociales. En Lima, se celebraba la “Fiesta de los Amancaes”, desde la colonia porque allí se reunían los segregados, en las estribaciones de los cerros aledaños teñidos de amarillo por la floración de esa planta silvestre en el mes de junio.

En reconocimiento de la inocultable tradición aborigen de esta fiesta, el presidente de la república, Augusto B. Leguía decretó en 1930, que el 24 de junio de cada año se celebre como “Día del Indio” y se rinda homenaje en escuelas e instituciones, a la población ancestral, estableciéndolo como feriado no laborable. Pero su condición como siervo feudal no cambió.

Lejos de devolverles sus tierras arrebatadas a la fuerza, seguían siendo despojados de su heredad por parte de los descendientes de la dominación colonial y republicana. El despojo de tierras generó una estructura feudal de tenencia. Los terratenientes tenían como vasallos a los despojados, obligados a trabajar gratuitamente en las tierras del amo. Las mujeres tenían que trabajar por turnos en la casa del hacendado. El señor feudal era conocido como el “gamonal”, en referencia a una planta parásita que vive a costa de otras.

Los que no han conocido esta realidad, no se imaginan los escalofriantes sufrimientos de los campesinos avasallados por los gamonales. La casta feudal tenía bajo su control a los jueces, con la complicidad de los sacerdotes que siempre reprendían a los nativos, parcializándose con los hacendados. Tenían sus propias cárceles en la casa hacienda y allí castigaban y torturaban a los nativos rebeldes. Los que reclamaban eran castigados sin misericordia.

En el cincuentenario de la Reforma Agraria

Los gamonales y sus hijos, violaban esposas e hijas de sus vasallos sin que fueran sancionados. Cuando al gamonal le faltaba dinero, arrebatan bienes y ganado de sus vasallos con cualquier pretexto y les imponían castigos totalmente arbitrarios. La justicia era imposible. Muchos gamonales eran también senadores y diputados influyentes del Congreso de la República, como también algunos llegaron a ejercer la presidencia del Senado, de la Cámara de Diputados y hasta ocuparon la Presidencia de la República.

Con todo este poder, se posesionaron de diversas empresas en todos los ramos de negocios constituyendo una oligarquía política y económica, que corrompía líderes de los partidos políticos para hegemonizar su poder. Estudiantes, intelectuales y personalidades progresistas reclamaban por las calles y plazas, una reforma agraria que reivindique al campesinado, pero los legisladores la impedían porque defendían los intereses terratenientes. No había salida.

El triunfo de la revolución cubana y su programa de confiscación de tierras y empresas extranjeras, nos mostró que había otra opción, y se generó en nuestro país una corriente política de optar por la lucha armada como solución frente al impasse político. Los campesinos prorrumpieron en los latifundios tomando las tierras para recuperar lo que era suyo y la represión sangrienta no se hizo esperar. El Ejército de Liberación nacional- ELN, incursionó en 1963, por Puerto Maldonado para iniciar la guerra de guerrillas por una revolución agraria, y gobierno popular. Javier Heraud cayó en esta tentativa.

En 1965, precisamente en junio, se reiniciaron las acciones guerrilleras en la sierra y selva central, como también en la selva de Cusco por parte de los combatientes del MIR mientras los combatientes del ELN lo hacían en la selva de Ayacucho. El júbilo fue inmenso entre el campesinado ayacuchano cuando se tomó la hacienda Chapi, eliminando a los gamonales abusivos.

La represión fue cruel y fueron los campesinos los que mayormente derramaron su sangre. Pero este drama sangriento impactó la sensibilidad de los oficiales del ejército enviado a develar la rebelión para que la oligarquía mantuviera su poder total. Sorpresivamente, hicieron suyas las demandas de los guerrilleros caídos, y encabezados por el general Juan Velasco Alvarado, resolvieron derribar el poder de la oligarquía terrateniente. La insurrección se produjo el 3 de octubre de 1968, a un año de la muerte del “Che”, cuyo sacrificio también los impactó.

Asumieron el gobierno siguiendo un proyecto diferente, establecido en el “Plan Inca” con el fin de establecer una democracia de participación plena. En esos términos se dio lo que llamaron Revolución Peruana de la Fuerza Armada. Iniciaron de inmediato la recuperación y nacionalización de los recursos petrolíferos y minerales en manos de empresas extranjeras. En junio de 1969, Velasco promulgó la ley de Reforma Agraria con las siguientes palabras:

“Hoy, en el Día del Indio, día del campesino, el Gobierno Revolucionario le rinde el mejor de todos los tributos al entregar a la nación entera una ley que pondrá fin para siempre a un injusto ordenamiento social que ha mantenido en la pobreza y en la iniquidad a los que labran una tierra siempre ajena y siempre negada a millones de campesinos. Lejos de las palabras de vanos homenajes, el Gobierno Revolucionario concreta en un instrumento de inapelable acción jurídica ese anhelo nacional de justicia por el que tanto se ha luchado en nuestra Patria.

De hoy en adelante, el campesino del Perú no será más el paria ni el desheredado que vivió en la pobreza, de la cuna a la tumba, y que miró impotente un porvenir igualmente sombrío para sus hijos. A partir de este venturoso 24 de junio, el campesino del Perú será en verdad un ciudadano libre a quien la patria, al fin, le reconoce el derecho a los frutos de la tierra que trabaja, y un lugar de justicia dentro de una sociedad de la cual ya nunca más será, como hasta hoy, ciudadano disminuido, hombre para ser explotado por otro hombre.”

Nadie creyó que Velasco fuera capaz de esta proeza. Es más, se decretó amnistía para los guerrilleros y se les invitó a participar del proceso. La izquierda estaba desconcertada. No puede ser dijeron algunos y se pusieron en la oposición. Hoy lo lamentan. La revolución iniciada fue traicionada desde adentro del gobierno por acciones de la Central de Inteligencia Americana. Velasco fue depuesto y volvió la podredumbre que hoy nos agobia.

De este modo, la reforma agraria quedó desactivada en sus inicios. Solo se cumplió la primera fase de expropiación y adjudicación. Continuaba con la tecnificación y gestión empresarial, conformando un enorme empresariado asociativo, en un nuevo ordenamiento territorial sobre la base de Proyectos Integrales de Asentamiento Rural- PIAR. Esta reforma fue saboteada y desvirtuada pero los enemigos de ella no pudieron revertir la devolución de las tierras ya en poder de los campesinos.

Al conmemorarse el 50 aniversario de la promulgación de la Reforma Agraria, expreso mi reconocimiento a todos los que la hicieron posible, luchando por años, desde abajo y desde arriba, en todas las formas, en todos los tiempos. Muchos fueron perseguidos, encarcelados y murieron por ella. Lo menos que podemos hacer, es rendirles el homenaje que se merecen.

 

MILCÍADES RUIZ

Seguir leyendo

Especial

Ni calco ni copia

Publicado

en

José Carlos Mariátegui

“Tengo una declarada y enérgica ambición: la de concurrir a la creación del socialismo peruano”

J.C. Mariátegui

 

¿Es que existe un socialismo peruano? ¿No es el socialismo uno solo en el mundo?

¿Cómo abordar esta interrogante en un movimiento socialista que, o desconoce totalmente la obra política de J.C. Mariátegui (habiéndola postergado por el estudio y aplicación mecánicos de experiencias de construcción socialista de otros países), o conociéndola, consideran solo que debe ser recitada con unción religiosa?.

¿Cómo hacerlo, además, si de la propia lectura de “Lo nacional y lo exótico”, de J. C. Mariátegui, aparece el desenmascaramiento, del “proteccionismo” ideológico reaccionario que solo rechaza las importaciones ideológicas contrarias al interés conservador supuestamente amenazados por la filtración del pensamiento europeo en nombre de una “peruanidad” aún no definida; si consideramos que la realidad nacional es menos independiente de Europa de lo que suponen los “nacionalistas”, pues el Perú se mueve dentro de la órbita de la civilización occidental, de la cual nuestra realidad nacional no es sino un segmento, una parcela; y si nos atenemos al hecho de que ninguna idea que fructifica, ninguna idea que se aclimata, es una idea exótica?

Entender esto es deslindar de cuajo con una pobre y atrasada comprensión del marxismo y el socialismo, como una filosofía de la historia (europea, rusa o china) que aún se mantiene en el movimiento socialista peruano y mundial, incurriendo en el eurocentrismo, tan ajeno tanto a Marx como a Mariátegui.

EL MARXISMO NO ES UNA FILOSOFÍA DE LA HISTORIA

En noviembre de 1877, aprovechando su respuesta a una Carta del Director de “Otiéchesviennie zápiski” (Apuntes Patrios), sobre el proceso revolucionario ruso de entonces, Karl Marx defenderá su obra, precisando que el capítulo de “El Capital” sobre la acumulación originaria, no pretendía más que trazar el camino por el cual surgió el orden económico capitalista, en Europa Occidental, del seno del régimen económico feudal, y en clara alusión al artículo de Mijailovski “Karl Marx juzgado por Y. Zhukovski”, de reciente publicación, dirá: “A mi crítico le parece, sin embargo, poco. A todo trance quiere convertir mi esbozo histórico sobre los orígenes del capitalismo en Europa Occidental en una teoría filosófico-histórica sobre la trayectoria general a la que se hayan sometidos fatalmente todos los pueblos, cualesquiera que sean las circunstancias históricas que en ello concurran (…) (Esto es hacerme demasiado honor y, al mismo tiempo, demasiado escarnio) (…) He aquí, pues, dos clases de acontecimientos que aun presentando palmaria analogía, se desarrollan en diferentes medios históricos y conducen, por tanto, a resultados completamente distintos. Estudiando cada uno de estos procesos históricos por separado y comparándolos luego entre sí, encontraremos fácilmente la clave para explicar estos fenómenos, resultados que jamás lograríamos, en cambio, con la clave universal de una teoría general de filosofía de la historia, cuya mayor ventaja reside precisamente en el hecho de ser una teoría suprahistórica”.

En igual sentido respondería una Carta a Vera Sazulich en que ella, en su nombre y en el de sus compañeros, le solicitaba que expusiera su opinión sobre los destinos posibles de la comunidad rural rusa, y sobre la teoría, que algunos le atribuían a Marx, según la cual todos los países del mundo deben, por una ley histórica inevitable, atravesar todas las fases de la producción capitalista; precisando, que: “El capítulo de mi libro que versa sobre la acumulación originaria se propone señalar simplemente el camino el que, en la Europa Occidental, nació el régimen económico capitalista del seno del régimen feudal”.

Es decir, que la fatalidad histórica señalada en “El Capital”, estaba “expresamente restringida a los países de Europa Occidental”, donde el movimiento era la transformación de la propiedad privada personal a la propiedad privada capitalista, siendo que el caso de Rusia sería el de la transformación de la propiedad común en propiedad privada, caso al cual él no se había referido (Carta de Marx a Vera Sazulich, del 08 de Marzo de 1881).

Respecto de esta tendencia “socialista” tan común, Antonio Gramsci señalaría que: “El filisteo no ve la salvación fuera de los esquemas preestablecidos, no concibe la historia sino como un organismo natural que atraviesa momentos de desarrollo fijos y previsibles. Si siembras una bellota, puedes estar seguro que no nacerá más que un brote de encina, el cual crece lentamente y no da frutos hasta pasados muchos años. Pero ni la historia es una tierna encina ni bellotas los hombres” (A. Gramsci “Utopía”), y añadiría que “Marx no ha escrito un credillo, no es un Mesías que hubiera dejado una ristra de parábolas cargadas de imperativos categóricos, de normas indiscutibles, absolutas, fuera de las categorías del tiempo y del espacio”. (A. Gramsci. “Nuestro Marx”).

Rosa Luxemburgo analizando la misma tendencia diría que: “El socialpatriotismo polaco trató de ‘elaborar’ una opinión de Marx sobre política corriente en un verdadero dogma, inmutable para toda la eternidad e independiente del desarrollo de las condiciones históricas, intocable por las dudas o por la crítica simplemente porque lo dijo ‘el mismo Marx”, y que: “La esencia del “marxismo” no depende de tales o cuales opiniones del momento, sino que se asienta sobre”….”el sistema dialéctico-materialista de investigación histórica, una de cuyas conclusiones principales es la teoría de la lucha de clases, y sobre el análisis de la economía capitalista, fundamentado por Marx”…”Así, la columna vertebral, el espíritu de toda la doctrina de Marx está constituido por el método dialéctico-materialista de investigación en las cuestiones sociales, método que no reconoce fenómenos, principios y dogmas estables o inmutables”, “…método para el cual cada una de las “verdades” es pasible de eternas e implacables críticas por parte del desarrollo histórico” (Rosa Luxemburgo. “Prólogo a la Cuestión polaca y el movimiento socialista”).

Amauta

MARIÁTEGUI Y LA FORMA NACIONAL DEL SOCIALISMO

Nuestro Mariátegui, por su parte, señalaría igualmente que “El materialismo histórico no es, precisamente el materialismo metafísico o filosófico, ni es una Filosofía de la Historia, dejada atrás por el progreso científico. Marx no tenía por qué crear más que un método de interpretación histórica de la sociedad actual” (J.C. Mariátegui. “La filosofía moderna y el marxismo”, en “Defensa del Marxismo”), y que: “El marxismo, del cual todos hablan pero que muy pocos conocen y, sobre todo, comprenden, es un método fundamentalmente dialéctico. Esto es, un método que se apoya íntegramente en la realidad, en los hechos. No es, como algunos erróneamente suponen, un cuerpo de principios de consecuencias rígidas, iguales para todos los climas históricos y todas las latitudes sociales. Marx extrajo su método de la entraña misma de la historia. El marxismo, en cada país, en cada pueblo, opera y acciona sobre el ambiente, sobre el medio, sin descuidar ninguna de sus modalidades” (J.C. Mariátegui. “Mensaje al Congreso Obrero”, Enero de 1927).

Es importante tener en cuenta esto, pues ello explica la obvia diferencia entre la estrategia para la Revolución para América Latina, planteada por el VI Congreso de la Internacional Comunista (la misma que centralmente debía luchar contra el feudalismo y las formas precapitalistas de explotación y por el desarrollo consecuente de la revolución agraria por un lado, y contra el imperialismo extranjero y por la independencia nacional, por el otro), expresada en la I Conferencia Comunista latinoamericana, de Buenos Aires, de Junio de 1929 (en la que la transición a la dictadura del proletariado era posible, por regla general, solamente a través de una serie de etapas preparatorias, como resultado de todo un periodo de transformación de la revolución democrático-burguesa en revolución socialista), y la planteada por Mariátegui, que era la de la Revolución Socialista.

Después de todo, fue el propio Mariátegui quien se encargó de señalar las diferencias entre nuestro proceso revolucionario y el chino puntualizando que: “La colaboración con la burguesía, y aún de muchos elementos feudales, en la lucha anti-imperialista china, se explica por razones de raza, de civilización nacional que entre nosotros no existen”…..”En Indo-América las circunstancias no son las mismas. La aristocracia y la burguesía criollas no se sienten solidarizadas con el pueblo por el lazo de una historia y de una cultura comunes”. “En nuestros países el factor clasista es más decisivo, está más desarrollado. No hay razón para recurrir a vagas fórmulas populistas tras de las cuales no pueden dejar de prosperar tendencias reaccionarias” (“Punto de vista anti-imperialista”, Mayo de 1929).

Y añadirá incluso “El socialismo, en fin, está en la tradición americana. La más avanzada organización comunista, primitiva, que registra la historia, es la incaica” (“Aniversario y Balance”, Septiembre de 1928).

Extremo último este, que merece concordarse con lo señalado por Lawrence Krader, el famoso compilador de los “Cuadernos etnológicos de Marx” (las más de treinta mil páginas escritas por Marx durante los últimos diez años de su vida), quien manifiesta que Marx sostuvo que los dos únicos modos de producción verificables a escala mundial eran el capitalista y el “modo de producción asiático”, cuya denominación “es en cierto sentido errónea”, ya que “es el estadio de la primera formación de la sociedad civilizada y del Estado” y “también habría podido llamarse afroasiática, o inka, o mexicana antigua”, pues “las condiciones de su formación se repiten en distintas partes de las Américas, de Eurasia y de África”(“Evolución, revolución y Estado: Marx y el pensamiento etnológico”).

Es por todo ello que, discrepando fraternalmente con las tesis de la Internacional Comunista para la Revolución en América Latina proclamará la especificidad del Socialismo Peruano: “No queremos, ciertamente, que el socialismo sea en América calco y copia. Debe ser creación heroica. Tenemos que dar vida, con nuestra propia realidad, en nuestro propio lenguaje, al socialismo indoamericano. He aquí una misión digna de una generación nueva” (“Aniversario y Balance”, Setiembre de 1928).

 

GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Walter Albán Walter Albán
Políticahace 21 horas

Instan a Salaverry a reorganizar comisiones del Congreso

El miembro del Consejo Ejecutivo de Proética, Walter Albán, sostuvo que el Congreso debe analizar en forma inmediata la posibilidad...

Bancada de Fuerza Popular Bancada de Fuerza Popular
Políticahace 21 horas

¿Ya no son mayoría?

“Los congresistas de Fuerza Popular ya no son mayoría. Debemos respetar la proporcionalidad”, aseveró Walter Albán de Proética. Además, remarcó...

Pedro Gonzalo Chávarry y Luis Galarreta Pedro Gonzalo Chávarry y Luis Galarreta
Políticahace 21 horas

Caso Chávarry debe tener prioridad en Comisión Permanente

La Comisión Permanente del Congreso, que asumirá las funciones del Pleno durante el receso parlamentario, debe revisar con prioridad las...

Luis Villanueva Luis Villanueva
Políticahace 21 horas

Luis Villanueva asume secretaría general en reemplazo de Mario Huamán Rivera.

Elección se realizó en el 27° Congreso Nacional Ordinario de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, que...

Gente en la calle antigua Gente en la calle antigua
Especialhace 21 horas

Historia popular y fuente oral en el Perú

En el Perú, la importancia de la fuente oral está unida a los estudios sobre los sectores o clases populares....

En el cincuentenario de la Reforma Agraria En el cincuentenario de la Reforma Agraria
Especialhace 21 horas

En el cincuentenario de la Reforma Agraria

Se va acabando el otoño y nos acercamos a la fecha en que tendremos la noche más larga del año....

Luis Galarreta Luis Galarreta
Políticahace 21 horas

Mejor es reírse

Quería que Vizcarra cierre el Congreso “como” Alberto Fujimori.

Rosa María Palacios Rosa María Palacios
Políticahace 21 horas

La voz clara

“A veces parece que Fuerza Popular hubiera sido secuestrada (como lo dijo Kenji Fujimori respecto a su hermana) por los...

José Domingo Pérez Gómez José Domingo Pérez Gómez
Políticahace 21 horas

La palabra

“Soy quien representa a los agraviados, o sea toda la sociedad. Lo que pasa es que los corruptos añoran el...

Yanacocha, Norte Yanacocha, Norte
Políticahace 21 horas

En el twitter

Respiran veneno “Cerca de 30 personas afectadas con metales tóxicos trabajaron (o trabajan) en Yanacocha. Algunos decidieron contar sus historias....

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.