Contáctanos

Especial

Hay religiones que sí son el opio del pueblo

Publicado

en

Existen religiones que sí son el opio del pueblo, como la de los mormones, que pretenden imponer en los países el estilo de vida norteamericano, y dentro del catolicismo el Opus Dei, y otras que no lo son, como el catolicismo de la Teología de la Liberación, expreso la historiadora italiana del pensamiento antropológico Alessandra Ciattini.

La especialista disertó en la Facultad de Letras y Humanidades de la Pontificia Universidad Católica del Perú sobre “Animismo: Origen y sentido de las religiones” e intervendrá en el Congreso de Antropología de Trujillo.

Dijo que ciertas religiones, sumadas a los poderes mediáticos, influencian para adoptar el modelo del país del norte o soft power, e introducen en los países en los que operan “una profunda americanización en todo”.

“OPIO DEL PUEBLO”
Explica seguidamente que la supuesta expresión de Carlos Marx (La religión es el opio del pueblo) no es completa porque el teórico que la había dicho fue su amigo Honorato de Balzac, y había expresado que las religiones son una forma de protesta contra la injusticia social.

“Es en ese sentido que puede ser opio. Las religiones tienen una función o bien progresiva o regresiva, además de tener sus estructuras, sus particularidades, además en cada religión hay varias religiones. También hay jerarquías como en la perspectiva andina animista.”

La antropóloga religiosa manifiesta ser atea y no creer en el alma, como lo hicieron las culturas que estudia y recuerda las palabras del padre del psicoanálisis Sigmund Freud que señalaba que el alma es una ilusión, una esperanza.

MIEDO A LA MUERTE
Seguidamente señaló que, según algunas hipótesis, el Hombre de Neanderthal, que habitó Europa y parte de Asia hace 300 mil años, ya tenía creencias sobrenaturales lo que se evidencia en los hallazgos de tumbas con esqueletos colocados en formas que así lo demuestran y en elementos simbólicos encontrados en las mismas.

“Esto demuestra que los humanos de diversas culturas y de formas diferentes tuvieron esa idea. Esas creencias se basan en el temor del hombre de todas las épocas a la muerte o ¿acaso usted no le tiene miedo? La idea de desaparecer para siempre no da tranquilidad, entonces hay que pensar en otra vida en el mas allá.”

Anota que algunas religiones amazónicas ven a la naturaleza como continuación de sus cuerpos y “lamentablemente y con el nacimiento del capitalismo hay destrucción de la naturaleza y apropiación de sus recursos naturales”.

CULTO A HUACAS
Explica que por ejemplo el culto a las huacas, tan generalizado en nuestro país, es una demostración de ello pues “se les considera como un receptáculo de lo sobrenatural al igual que las reliquias de los santos”. Anota que sin embargo no se tiene en cuenta que existe una inmortalidad subjetiva por las herencias que dejamos al morir.

Sobre el concepto de animismo que utiliza para explicar las creencias religiosas dice que es un término del estudioso Edward Taylor para referirse a los creyentes de todas las épocas como los griegos, fenicios, persas, macedonios, entre otros.

Señala asimismo que respecto al animismo, cada sociedad tiene sus propias particularidades así como cada religión tiene sus variantes aunque también tiene rasgos similares. “Por ejemplo hay semejanzas entre los esquimales y los andinos y amazónicos”.

ADEMÁS
Ciattini reveló ser estudiosa de la peruana Santa Rosa de Lima, a la que considera una mujer trágica que se castigaba por no encontrar respuesta a sus exigencias de cómo desarrollar su propia religiosidad. “Por ejemplo, quiso ser misionera cuando eso no se le permitía a las mujeres y como no podía ser agresiva con la sociedad dirigió su agresividad contra sí misma”.

Denis Merino
Diario UNO

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

El rol del historiador en la visión de Jorge Basadre Grohmann

Publicado

en

Jorge Basadre Grohmann

En los últimos años, los historiadores peruanos nos encontramos en una lucha permanente por el reconocimiento social de nuestro trabajo científico. Quedaron atrás los años en los cuales, cada vez que la sociedad peruana se encontraba en una encrucijada, inmediatamente se recurría a las interpretaciones de los historiadores.

Así, generaciones de peruanos vivieron atentas a los libros, artículos y entrevistas a José de la Riva Agüero; Raúl Porras Barrenechea, Jorge Basadre; Alberto Flores-Galindo Segura o Pablo Macera Dall´Orso. Además, en este debate, la propuesta de un Colegio Profesional de Historiadores del Perú, determinó que existan voces que aun sostienen que el rol del historiador es la de un simple “narrador” de hechos del pasado o de un “buscador” de datos históricos en archivos. Por ello, se hace necesario conocer la propuesta del Historiador de la República.

En septiembre de 1973 Jorge Basadre Grohmann publicó, en la revista Acta Herediana de la Universidad Cayetano Heredia de Lima, el artículo La Historiografía de Hoy, en el cual realizó una especie de balance de los caminos y los rumbos por donde se desarrollaba la producción historiográfica en Europa, América y el Perú. Pero, en dicho artículo, Basadre también se dio tiempo para realizar algunas reflexiones sobre el trabajo y el rol del historiador.

Basadre escribió que: “El historiador trata de restaurar el tiempo. Busca su continuidad y su totalidad. Ejerce una tarea de regulador al convertirse en depositario oficial o extraoficial de la memoria colectiva o al crear ese cargo para él mismo. Su camino está en la búsqueda de las huellas que conduzca a los orígenes, próximos o lejanos. Es un hombre cuya meta sería tener a su alcance las raíces. Cada generación obtiene de él la idea de sus antecedentes y de los linderos dentro de los que ha de ubicarse”.

Para Basadre, el historiador es un investigador en el tiempo, lugar donde no existen barreras ni murallas entre el pasado y el presente, por el contrario, es un solo espacio porque los problemas del presente tienen necesariamente su origen en un pasado –ya sea inmediato o lejano-.

Además, su labor lo convierte en un administrador de la memoria colectiva y, es en este aspecto donde radica otro de sus problemas de profesión porque, siempre van a existir individuos o clases sociales interesadas en olvidar u omitir actos del pasado que no resultan cómodos para su labor actual y, por el contrario, también existen individuos o clases sociales deseosas de conocer mejor el pasado. Los historiadores somos seres de carne y hueso, hechura de nuestro tiempo. Somos parte de las generaciones de intelectuales que se forman bajo condiciones objetivas y subjetivas. De tal manera que, se hace necesaria siempre una definición ideológica. Dicha definición ideológica determinará la objetividad del análisis científico-histórico.

Así que, la labor del historiador necesariamente es objetiva pero, esto no significa imparcialidad porque, objetividad e imparcialidad son dos aspectos de problemas muy distintos y no, del mismo problema. Es por ello que, Basadre sostiene que frente a la llamada prosopografía (estudia las filiaciones y desarrollos de los “grandes personajes” el historiador puede estudiar la llamada “prosopografía elitista” o la llamada de las masas.

Frente a las llamadas fuentes de la historia y, principalmente, el documento escrito, Basadre propone que:

“Ya no basta exhumar uno o más papeles viejos. El historiador a la altura de esta época quiere trabajar en el interior de su material, vasto y heterogéneo como es; organizarlo; describirlo en su sentido intrínseco y no sólo en sus aspectos formales; distribuirlo; repartirlo dentro de distintos niveles; organizarlo; discriminar aquello que en él es pertinente y lo que no lo es; hallar en el tejido documental sus más profundas unidades y relaciones”.

Es decir, el historiador ya dejó de ser una especie de coleccionista o de cazador de documentos, que visitaba archivos y depósitos con la idea de encontrar el documento más antiguo, que contenga la información “fidedigna” y que lo lanzaría a la fama y al reconocimiento nacional y mundial.

Todo lo contrario, actualmente el historiador se ha convertido inclusive en un hacedor de fuentes porque debe tener presente que todos los documentos pueden contener información de importancia como también, documentos importantes no contienen información valiosa o simplemente la información que contienen ha sido intencionalmente sesgada o alterada por quien la produjo, buscando de esta forma ocultar o desviar la verdad histórica.

Biblioteca - Jorge Basadre Grohmann

Así, un diario o un periódico debe ser analizado no solamente en la información, sino también, cómo presenta esta información, que tipo de lenguaje utiliza, a qué le da más importancia, cómo acompaña la información (fotos, entrevistas, documentos, etc.), es decir, el historiador es consciente que su trabajo no es el fruto de una acción personal o individual sino, por el contrario, es un trabajo colectivo y que responde a los intereses y deseos de un colectivo.

Hoy, existen historiadores que se refugian en el documento escrito, haciendo de él, la deidad de la información. Incluso, han llegado a sostener que, por ejemplo, Túpac Amaru “jamás” se sublevó contra los españoles porque, en sus proclamas, siempre utilizó las palabras “godos y chapetones”. El tráfico histórico llega a niveles delirantes e increíbles.

Por ello, Basadre escribió que “La primera virtud del historiador es el espíritu crítico. Desde cierto punto de vista, historia científica es historia crítica. Toda ciencia busca la verdad y la historia la del pasado tal como existió. El historiador ha de escudriñar en sus fuentes el error, la mentira, la deformación peyorativa o laudatoria, las lagunas voluntarias o no. Y ha de cuidarse no sólo de quienes lo informan sino también de sí mismo. No debe ser ni un panfletario ni un panegirista al servicio de sus convicciones, sus prejuicios, sus doctrinas o sus intereses. Ha de esforzarse no tanto en ser imparcial (esta palabra no implica una indiferencia completa e imposible ante los valores en juego) pero sí de dialogar con el ayer en un tono sereno para que la voz tenue de éste no sea acallada por el tumulto subjetivo”.

En ese mismo sentido, Basadre llega a una primera conclusión sobre el historiador y su oficio, “Espíritu crítico y don de simpatía han de ser, pues, no antagónicos sino complementarios, convergentes en el historiador. Sobre todo ha de primar en él la integridad de su conciencia, la autenticidad de su vocación, la fidelidad para obedecer a ella, la sinceridad esencial que le impida decir lo que, a solas consigo mismo, no crea cierto. Al fin y al cabo sus escritos implican un acto de fe en sus fuentes y en su propia aptitud para interpretarlas”.

Los historiadores tenemos primero que analizar críticamente nuestras fuentes, y luego confiar en ellas para nuestras interpretaciones, porque aquí no es verdad que el historiador hace la historia y por ello, existen tantas historias como historiadores, esa es una falacia inventada por aquellos que practican y prefieren una historia no ciencia, y que las corrientes autodenominadas posmodernas han hecho suya para desacreditar la labor científica y objetiva del historiador; todo lo contrario, existe una sola historia y una sola verdad cinética de la historia, y la labor nuestra es acercarnos a la verdad histórica en lo más que podamos, y para ello son necesarias las interpretaciones, pero no cualquier interpretación, porque de estas existen muchas, inclusiva de lo más antojadizas y subjetivas, sino de aquellas interpretaciones elaboradas a partir de un trabajo de investigación serio y metodológicamente válido. La historia es ciencia. La historia no es mera narrativa antojadiza. Los vacios en el conocimiento histórico no se pueden cubrir con “inventos” o supuestos.

Por ello, Jorge Basadre afirma en forma categórica que: “El libro final y completo de historia no existe”. Entonces, cada aspecto estudiado por los historiadores no es finito sino por el contrario, necesita ser revisado una y otra vez, porque de esta manera nos acercamos más a la verdad histórica.

No existe el historiador que haya demostrado la verdad histórica absoluta, es el conjunto de historiadores los que permiten la posibilidad de alcanzar esa verdad histórica absoluta, pero siempre y cuando las interpretaciones tengan el doble carácter de científicas y objetivas.

Existen historiadores como Jorge Basadre Grohmann que realizaron el máximo esfuerzo científico por encontrar la verdad de los hechos. Para ello, parten de los mismos hechos. Sabiendo que, los hechos históricos son producto de la actividad humana de carácter social. Todo hecho histórico es un hecho social. Sólo el ser humano es hacedor de historia. Por ello, el estudio histórico busca, principalmente, conocer al ser social que realizó el hecho. Y, el conocimiento histórico, permite conocer al ser humano en su totalidad.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

La Arequipa de hoy la cultura

Publicado

en

La Arequipa de hoy la cultura

Unos días en Arequipa, a fines de octubre, bastaron para tomarle el pulso a ciertas manifestaciones culturales en esta ciudad. Suelo hacerlo, en verdad un poco al desgaire, cada vez que la visito desde que me alejé de ella cuando tenía veinte años.

Encuentro tres referentes para este examen: las librerías, las bibliotecas y las ferias de libros.

No hay teatro, ni exhibiciones pictóricas, ni conciertos.

Las viejas casonas de sillar, liberadas del revestimiento exterior gracias a la iniciativa del alcalde Villalobos hace ya varias décadas, se yerguen altaneras proclamando su rancia estirpe hispánica y virreinal de “blanca ciudad” a los centenares de turistas que llegan para ver si es cierto que sus pobladores conviven amigablemente con los tres volcanes que la anidan.

Busco las librerías y sólo hallo cuatro: una en la calle San Francisco y otra en la calle Mercaderes, pertenecientes al mismo dueño, con algunas novelas traducidas (thrillers) que se esfuerzan por asomarse tras el material de escritorio ofrecido; otra en la calle Puente Bolognesi de literatura menor para estudiantes de primaria; y otra en la calle Ayacucho con media docena de libros en el zaguán de una casa.

Mi nostalgia me traslada entonces a los años cincuenta, cuando cursaba Letras en la Universidad de San Agustín. La librería más completa y actualizada estaba en la calle San José, frente al Correo Central. Se denominaba Simiente y pertenecía al intelectual comunista Juan Cuentas Zavala. Allí nos surtíamos los estudiantes universitarios, profesionales, artesanos y obreros que ansiábamos ilustrarnos. Importaba los libros de Buenos Aires, México y Santiago de Chile. Allí adquirí casi todas las novelas francesas del siglo XIX traducidas y publicadas por las editoriales Sopena, Tor y Losada de Buenos Aires, que habían creado algunos españoles exiliados en esta ciudad. Había otra librería en la primera cuadra de la calle San Juan de Dios perteneciente a un joven desprovisto de toda pretensión intelectual que traía libros y, sobre todo, revistas de Buenos Aires. Gracias a este librero, en mi hogar como en muchos otros, nos deleitábamos y formábamos con el prodigioso material que constituían las revistas El Tony, El Gorrión, Espinaca, Billiken, Leoplán, Intervalo, Rico Tipo, Para tí y Marivel.

¿Qué leen las chicas y los chicos de ahora, aparte de lo que encuentran en las pantallitas de sus celulares?

“Cómo, a nuestro parecer, cualquier tiempo pasado fue mejor.” (Jorge Manrique).

Y luego siempre estaba el recurso de proveernos de libros de mano en mano, clandestinamente, para burlar la vigilancia de los soplones de la dictadura de Odría que se les encontraba hasta en la sopa

A los jóvenes inquietos de ese tiempo, el destino, la historia o lo que fuera, nos dio la oportunidad de nuestro bautismo de fuego en la revuelta popular de junio de 1950. (He contado esta epopeya en mi libro Esos días de junio de Arequipa, cuando la historia tocó las puertas de los vecindarios, 2014).

La Arequipa de hoy la cultura

La biblioteca más publicitada es la denominada Mario Vargas Llosa. Está en una antigua casa de la calle San Francisco que perteneció a un español de la conquista y fue por un tiempo sede del gobierno regional. Recorro sus estantes colmados de libros. Todos han sido donados por el insigne marqués español nacido en Arequipa en 1936 y donde tuvo la dicha de residir unos pocos meses. Reviso los autores, títulos y temas, y me percato que es la clase de lectura que el donante, uno de los cuadros más destacados de la oligarquía blanca y del neoliberalismo, estima que debe alimentar el espíritu de los arequipeños.

Por supuesto, no hay entre esos volúmenes ninguno crítico del sistema capitalista y, menos aún, expresivo del afán contestatario de las mayorías sociales de esta ciudad. Son libros del mismo jaez que los artículos de este benefactor que con su premio Nobel es para los últimos cenáculos de la oligarquía local tan grande y omnipresente como el volcán Misti. A nadie parece importarle averiguar por qué le dieron ese premio. Alguien me dijo que en la catedral ya le han designado una hornacina donde colocarán su efigie.

Pasé a la biblioteca el Ateneo, perteneciente a la Municipalidad. Está como era cuando la frecuentaba en mis años universitarios, para aprender en los libros supervivientes del pillaje practicado por la dictadura de entonces. Me fijé en sus ficheros. Poco realmente importante. ¿Le compran nuevos libros? Hace algunos años intenté una entrevista con su director. Llevaba una colección de mis libros y algunos otros de mi especialidad profesional para obsequiarlos. No me recibió, pero la secretaria me indicó que se los entregase al director de cultura, o algo así, del concejo municipal de la ciudad. Sin perder las esperanzas me trasladé a su oficina en el portal de la Municipalidad. Era un hombrecito de rostro aleve que apenas se dignó escucharme y terminó por decirme que no aceptaban donaciones de libros.

Pertenecía al equipo del partido Aprista que acababa de ganar las elecciones municipales. Arequipa tampoco se halla exenta de equivocaciones tan garrafales. No por casualidad unos días después, un grupo de trabajadores del municipio retiró el busto del gran pintor arequipeño Manuel Domingo Pantigoso de la plazuela Colón y, tal vez por descuido, no lo destruyeron. Años después, otra administración desagravió a este pintor, colocando su busto en el salón de las grandes personalidades arequipeñas de la casa El Fierro en la plaza San Francisco, donde está ahora.

Las ferias de libros son en todas partes grandes emprendimientos promovidos por las editoriales transnacionales para comercializar la cultura que tratan de meterle a los pueblos escogidos como mercados: literatura pulp y sus parientes cercanos. Hay Festival es otra de esas ferias que ha sido aclimatada en Arequipa. La publicidad que la acompaña es, por supuesto, ilimitada, y sus escenarios se pueblan de autores extranjeros de talante ideológico compatible con los fines perseguidos por sus organizadores y patrocinadores. Ningún escritor crítico puede ingresar a esos feudos alegremente iluminados, ni a sus editores se les dará jamás allí un stand o un espacio de exposición.

Y mientras Hay Festival pasa sus días de ensueño, multitudes aguerridas de estudiantes, campesinos, obreros, artesanos e ínfimos comerciantes desfilan por calles y plazas con carteles, oponiéndose a la amenaza de la contaminación del agua en el valle de Tambo por una empresa minera que recibió una concesión de algún gobierno corrompido.

Dos caras del dios Jano, se diría.

Se trata, como se ve, de una ofensiva cultural del neoliberalismo para tentar la alienación de la mayor parte de este pueblo mestizo y rebelde que hace ya algunos años mira esperanzado hacia el levante, situado allí a la izquierda, y tentar hacer de él un conjunto dócil y manipulable.

 

JORGE RENDÓN VÁSQUEZ

Seguir leyendo

Especial

Análisis de las últimas tendencias de la inversión minera

Publicado

en

Minería camión volquete minero

Las cifras consolidadas hasta septiembre de 2019 muestran que la inversión minera presenta un incremento acumulado de 23.2%, en comparación con el mismo período del año pasado. En lo que va del año se han invertido US$ 4,070 millones, principalmente en el desarrollo de los proyectos de Quellaveco (Anglo American) y Mina Justa (Marcobre).

Según datos del Ministerio de Energía y Minas (MINEM), son precisamente las empresas a cargo de estos proyectos quienes más han invertido durante el año. Anglo American y Marcobre representan el 33.2% de la inversión total en minería en el país, destacando que la empresa a cargo de Mina Justa ha multiplicado su inversión por cuatro en comparación al mismo período del año pasado.

Otro dato importante es la distribución de los flujos de inversión por regiones. Moquegua, Ica y Junín concentran el 49.5% del total de la inversión minera en lo que va del año, lo que tiene relación con el desarrollo de los dos proyectos más relevantes, Quellaveco (Moquegua) y Mina Justa (Ica). Todo indica que ambos proyectos seguirán marcando la tendencia de la inversión en los próximos meses, aunque en el caso de Quellaveco el reto que tiene es resolver el conflicto que se ha agudizado en las últimas semanas con los pobladores del Valle de Tumilaca y las denuncias que la empresa no estaría cumpliendo lo acordado.

Si desagregamos la inversión minera por rubros, se puede observar que salvo los componentes de Exploración y Planta Beneficio, el resto muestra una evolución positiva. Destaca, el incremento continuo que ha tenido durante casi todo el año la inversión en Equipamiento Minero, Desarrollo y Preparación y Otros. En cambio, preocupa el comportamiento del componente de Exploraciones, ya que es aspecto importante que usualmente muestra los cambios de tendencia de la inversión en minería.

Al analizar la tendencia de las inversiones mineras tampoco se puede dejar de lado la variación de los precios en la cotización de los metales. Tal como muestran los datos a nivel global y también para el caso peruano, la tendencia de las inversiones en exploración siempre está fuertemente relacionada con la evolución de las cotizaciones. En el siguiente gráfico, para el caso peruano se observa esta relación entre la inversión en exploración minera y la cotización del cobre (metal que representa alrededor del 50% del valor de las exportaciones mineras y el 71% de proyectos de la cartera de inversión minera).

Durante el último año el contexto internacional desfavorable ha provocado la caída en las cotizaciones de minerales de base como el cobre y en contraposición, el incremento de las cotizaciones de metales preciosos como el oro. En el caso del cobre, que cerró octubre pasado con un promedio de US$2.60 la libra, mantiene una tendencia a la baja que se arrastra desde hace dos años y que seguramente se seguirá reflejando en bajos niveles de inversión en exploración minera. El caso del oro es distinto ya que en un contexto global de riesgo e incertidumbre se fortalece como un activo estratégico y valor de refugio.

En conclusión, mientras menores sean las expectativas de crecimiento a nivel global, menor será la demanda de los metales de base como el cobre, lo que tendrá un efecto sobre la cotización y los presupuestos de inversión. Las tensiones comerciales entre China y los Estados Unidos, las expectativas de bajo crecimiento de la economía mundial, deben servir para que finalmente se entienda que un país como el Perú necesita pensar en otros motores que puedan impulsar su economía.

 

LUIS W. ESPEJO
COOPERACCIÓN

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Pedro Gonzalo Chávarry - César Hinostroza Pariachi Pedro Gonzalo Chávarry - César Hinostroza Pariachi
Políticahace 11 horas

Cuellos Blancos en aprietos

El exgobernador regional del Callao, Félix Moreno, fue capturado por efectivos de la Policía Nacional del Perú (PNP) la noche...

José Luis Lecaros Cornejo José Luis Lecaros Cornejo
Políticahace 11 horas

Exigen renuncia de Lecaros por sus vinculaciones a red mafiosa

A través de un pronunciamiento, la CNDDHH sostiene que “distintos medios periodísticos han dado cuenta de hechos que confirmarían los...

Conflictos sociales en Bolivia golpe de estado Conflictos sociales en Bolivia golpe de estado
Políticahace 11 horas

Golpe en Bolivia: la barbarie armada, de nuevo

“Quiero decirles, para que sepa la prensa internacional, a los primeros aymaras, quechuas que aprendieron a leer y escribir, les...

José Domingo Pérez Gómez José Domingo Pérez Gómez
Políticahace 12 horas

Testimonio de Yoshiyama debe ser incluido en hábeas corpus de Keiko

José Domingo Pérez,fiscal provincial, solicitará que en el hábeas corpus que debe resolver el Tribunal Constitucional (TC), sobre Keiko Fujimori,...

César Hinostroza Pariachi César Hinostroza Pariachi
Políticahace 12 horas

Nuevos hechos ilícitos Contra exjuez Hinostroza

El Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria declaró procedente un nuevo requerimiento de extradición activa contra el exjuez César Hinostroza Pariachi,...

Tribunal de Honor pidió una campaña ejemplar Tribunal de Honor pidió una campaña ejemplar
Políticahace 12 horas

Tribunal de Honor pidió una campaña ejemplar

El presidente del Tribunal de Honor del Pacto Ético Electoral, Oswaldo Hundskopf Exebio, invocó a desarrollar una campaña limpia y...

Elecciones ánfora ONPE votaciones Elecciones ánfora ONPE votaciones
Políticahace 12 horas

Postulación de excongresistas no va con el sentir de población

César Castiglioni, experto en derecho electoral, consideró que la convocatoria a elecciones para el nuevo Congreso de la República debió...

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 12 horas

Piuranos se beneficiarán con masificación del gas natural

La firma del contrato de concesión para la distribución de gas natural por la red de ductos en la región...

Verónika Mendoza y Vladimir Cerrón Verónika Mendoza y Vladimir Cerrón
Políticahace 12 horas

La “cereza de la división”

Hablando de los extravíos de la izquierda, en un reciente envío a las redes sociales, el comentarista Carlos Angulo Rivas...

Félix Moreno detenido capturado Félix Moreno detenido capturado
Políticahace 12 horas

Detalles de la captura del exgobernador del Callao

El prófugo exgobernador regional del Callao, Félix Moreno, fue capturado por la Policía Nacional a las 23.40 horas del lunes...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.