Contáctanos

Mundo

Gobierno de unidad para hacer frente a Israel

Publicado

en

Gobierno de unidad para hacer frente a Israel

El líder de Al Fatah y presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Abu Mazen, llegó a un acuerdo con el grupo islamista Hamas para la formación de un gobierno de unidad nacional.

El acuerdo fue anunciado en una rueda de prensa conjunta de Al Fatah y Hamas. La reunión entre representantes de los dos grupos rivales fue decisiva para llegar a los acuerdos. El Ejecutivo palestino será presentado en cinco semanas y estará formado por tecnócratas.

No es la primera vez que se anuncia la reconciliación entre Al Fatah y Hamas desde que en junio del 2007 los efectivos armados del movimiento islamista expulsaran de Gaza a los leales de Abu Mazen en unos violentos enfrentamientos.

Desde entonces, hay dos entes separados y enfrentados: Cisjordania bajo Gobierno de Al Fatah y Franja de Gaza bajo control de Hamas. Hace tres años, todas las facciones palestinas proclamaron una reconciliación que nunca se cumplió en el terreno.

El acuerdo se alcanzó pese al ultimátum lanzado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al presidente Abbas: “Debe decidir si quiere la reconciliación con Hamas o la paz con Israel. Solo puede obtener una de las dos cosas”, dijo. Horas después, la aviación israelí bombardeó Gaza dejando varios palestinos heridos.

Seguir leyendo
Anuncio

Mundo

Panamá. Jóvenes rechazan reformas, quieren una Constituyente

Publicado

en

Panamá. Jóvenes rechazan reformas, quieren una Constituyente

Las protestas de la juventud y del pueblo panameño contra las reformas constitucionales propuestas por el presidente Laurentino Cortizo son responsabilidad de los gobernantes. Desde un principio, la forma de abordar el problema fue calculado mal por los asesores de Cortizo. El primer mal paso fue acoger una propuesta excluyente, sin consulta o revisión, para reformar la Constitución preparada por un grupo de ciudadanos fue un error. Segundo error, el ejecutivo le envió directamente a la Asamblea Nacional de Diputados sin una revisión del contenido de las reformas propuestas. En el proceso de revisión de la propuesta por parte de la Asamblea todos los diputados quisieron meter su cuchara, sin orden alguno y, peor aún, sin una dirección ideológica o partidista.

La propuesta de reformas que envió Cortizo a la Asamblea no tenía justificación teórica ni sustento alguno (ni escrito o verbal). La manipulación de los diputados del paquete convirtió el procedimiento en un circo. Cada diputado se sentía con libertad de introducir cualquier artículo. La banda circense paró de tocar cuando la Universidad de Panamá levantó la voz contra una reforma que pretendía privatizar la educación superior mediante una maniobra legislativa.

La propuesta de un diputado conservador, ligado a los intereses empresariales, tocó un nervio muy sensible. Los universitarios, apoyados por amplios sectores de la sociedad, sacaron sus pancartas e hicieron la caminata desde “la casa de Méndez Pereira” hasta el Palacio ‘Justo Arosemena’ donde sesiona la Asamblea.

lores, le explico a los diputados y a su guardia pretoriana, agazapada detrás de las rejas con ‘las púas de la vergüenza’, cual era la misión de la Universidad y el despropósito del artículo que pretendían introducir en la Constitución.

El presidente Cortizo, la mayoría de los miembros de su gabinete ni los diputados aceptaron lo planteado por el rector Flores. Sin embargo, la Universidad tenía otra arma aún más convincente: la fuerza de su juventud estudiantil. Las manifestaciones de los grupos estudiantiles de varias universidades se concentraron en las calles que rodean la Asamblea protestando. El presidente Cortizo dio la orden de abortar el artículo que pretendía suprimir la educación superior en Panamá.

Panamá. Jóvenes rechazan reformas, quieren una Constituyente

Tras el enfrentamiento, los jóvenes se sumaron a las protestas contra el proyecto de reformas a la Constitución, tanto en su contenido como en su forma.

Para enfrentar el descontento general, Cortizo se presentó en televisión para regañar a los diputados y jóvenes por igual. Amenazó con el uso de la represión si no se avanzaba con el calendario de reformas que él se propuso al tomar posesión de la Presidencia en julio de 2019.

Lo más interesante de esta experiencia es, por un lado, la madurez y consistencia del movimiento de la juventud. Además, los jóvenes han abierto un diálogo con todos los demás sectores del país. Hay un solo punto en que todos los protestantes coinciden: no quieren las reformas constitucionales propuestas.

La mayoría quiere que se convoque una constituyente (originaria) con plenos poderes soberanos.

El choque con las fuerzas del gobierno no sólo se da en el terreno político, también se produce en las calles cuando los ‘antimotines’ de la Policía Nacional reprime a los jóvenes. Se reportaron casi cien detenidos y el doble de heridos.

Al gobierno sólo le resta esperar para ver si el calendario de Cortizo se cumple a fines de 2020 con un plebiscito para aprobar o reprobar las reformas propuestas.

El gobierno cuenta con el apoyo de los sectores más conservadores del país y todo indica que tiene caminando a su lado a los partidos políticos (neoliberales), oficialistas y opositores. La acogida a las reformas por parte de los medios, que son propiedad de los sectores mencionados, ha sido tibia. La Embajada de EEUU, acéfala hace varios años, aparentemente no tiene mayor interés en las propuestas de reforma.

Los jóvenes apuntan a un objetivo que une a todo el pueblo en contra de la clase económica y su gobierno. Quieren detener el proceso de reforma. Pero le agrega a este objetivo la convocatoria de una Constituyente originaria. La lucha entre gobernantes y gobernados es permanente.

Lo que cambia es la correlación de fuerzas. Si existe mucho descontento en la familia panameña se puede llegar a una Constituyente con alguna probabilidad de éxito. En este caso hay que trabajar y hacer las consultas más amplias para construir el edificio sobre el cual descansará la nueva Constitución.

 

MARCO A. GANDÁSEGUI H.
Marco A. Gandásegui, hijo, es profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos Justo Arosemena (CELA) https://marcogandasegui19.blogspot.com/

Seguir leyendo

Mundo

Se van vicepresidente y titular del Senado

Publicado

en

Vicepresidente Álvaro García Linera.

Luego de la renuncia Evo Morales a la Presidencia de Bolivia, al consumarse el golpe de Estado en su contra, se reconfigura el Gobierno de la nación, de acuerdo con el artículo 169 de la Constitución.

“En caso de impedimento o ausencia definitiva de la Presidenta o del Presidente del Estado, será reemplazada o reemplazado en el cargo por la Vicepresidenta o el Vicepresidente (…)”, dice el texto constitucional.

Este escenario no es posible, debido a que el vicepresidente Álvaro García Linera renunció a su cargo junto a Morales. Ambos líderes políticos aseguraron que la decisión busca garantizar la paz en Bolivia frente a las agresiones de la oposición política.

En ese caso, la Presidencia debe ser asumida por la presidenta del Senado, cargo que ostenta Adriana Salvatierra, del Movimiento al Socialismo (MAS), partido del ahora exmandatario. No obstante, la senadora también renunció a su cargo, horas después del anuncio de Morales.

Ante la negativa, deberá asumir el presidente de la Cámara de Diputados y, en este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días.

Pese al llamado a nuevos comicios, la oposición insistió en las agresiones y se produjo una ola de renuncia de políticos alineados al Gobierno de Evo Morales.

Seguir leyendo

Especial

Venezolanos que regresan después de emigrar e historias que nadie cuenta

Publicado

en

Venezolanos

El éxodo venezolano empieza a volver a casa. En el último año, más de 15.000 ciudadanos han retornado a Venezuela, según la Cancillería. A raíz del fenómeno, el Gobierno creó el Plan Vuelta a la Patria, que ofrece vuelos gratuitos a Caracas desde varios países de América Latina. Y no da abasto. La lista de espera solo crece.

Hacer las maletas, malvender todo, rápido, creer que en cualquier otro lugar la vida será mejor. Habrá más oportunidades. La migración como objetivo, como necesidad inminente para evitar una catástrofe vital es el mantra en el que han depositado su fe una gran parte de venezolanos que han dejado su país en los últimos años.

No importa dónde. No importa qué. Lo único que importa es salir de unas fronteras que en muchos casos no permiten el desarrollo personal y familiar de una nueva (y no tan nueva) generación. El país está en crisis. Venezuela. Y el mensaje que sobrevuela la atmósfera es casi monogámico: hay que irse.

La agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) calcula que más de 4 millones de venezolanos habrían salido del país desde finales de 2015. El organismo califica estos números como “alarmantes”. No hay datos oficiales del Gobierno que contrasten estas cifras pero lo cierto es que, intramuros, la conversación sobre el éxodo es común.

Todos conocen a alguien que se ha ido. O la clásica del primo, papá, hijo, sobrino o amigo de la infancia que se fue, que le va bien, o que no saben cómo le va pero que de vez en cuando manda unas remesas a la familia que tuvo que dejar.

De lo que casi no se habla en los grandes medios de comunicación es de los venezolanos que están regresando. Los motivos para la vuelta son diversos: el clásico de “no es oro todo lo que reluce”, la xenofobia imperante contra los migrantes en los países destino, que son eminentemente latinoamericanos. Una sensación generalizada extendida entre muchos de ellos es la de que “para pasarlo mal fuera, prefiero pasarlo mal en mi país, con mi familia”. Una lógica aplastante.

Venezolanos

Daniel, migrante venezolano que regresó a Venezuela.

Venezolanos que emigran y vuelven a su país

El Gobierno de Nicolás Maduro ha puesto en marcha el denominado Plan Vuelta a la Patria. Funciona desde hace aproximadamente un año y se trata de un programa de asistencia a los venezolanos que quieren regresar y no tienen manera de hacerlo. Una vez de vuelta se les incluye en el sistema de protección social de la República. No hay requisitos necesarios para subirse a uno de estos vuelos salvo el de ser venezolano y querer volver.

Según datos de la Cancillería, un total de 15.856 connacionales han regresado hasta el momento en alguno de los vuelos del Plan. El país desde donde más venezolanos han regresado es Brasil, con un total de 7.285 repatriados, seguido por Perú (3.491) y Ecuador (3.242). Desde su puesta en marcha, el programa ha operado un total de 86 vuelos completamente gratuitos.

De Colombia, en concreto de la ciudad de Cali, regresó hace menos de un mes después de un año, Daniel, 29 años, con su mujer y su hijo, de cuatro. Ellos no volvieron con uno de estos vuelos del Gobierno sino de la misma manera en la que se fueron: en autobús, por sus propios medios. Ahorrando. Primero para irse, después para volver.

Daniel cuenta su historia sentado en la casa que comparte con toda su familia (viven 8 personas entre hermanos, sobrinos, y demás familiares) en el popular barrio de Manicomio en Caracas. “Es la casa de mi papá, por eso no la vendí”, dice Daniel, de broma, pero en serio. Y se ríe.

Lo vendió todo para irse y tener un colchón por si acaso las cosas no iban bien cuando llegase a Cali. Allí le habían prometido un trabajo de lo suyo. Es camarógrafo, trabajó en televisión en Venezuela, maneja los platós de grabación, las grúas de cámara y el estrés del breaking news. Cuando su profesión dejó de darle una remuneración que le permitiese llegar a fin de mes (es la historia habitual del venezolano común. La crisis y la hiperinflación se comen los salarios y devalúan la moneda nacional), él y su esposa comenzaron a plantearse la idea de irse.

En Cali le dijeron que podría dedicarse a la parte audiovisual en la alcaldía. “Hasta tenían un dron”, cuenta. “Pero luego me di cuenta de que nada era lo que me habían prometido. El trabajo no existía y me topé con la realidad”.

Daniel y su familia eligieron Colombia porque es el país vecino y porque creían que culturalmente sería similar a ellos. El viaje en autobús ya fue una odisea. No consiguieron pasajes con ninguna agencia de viajes y tuvieron que pagarle una “vacuna”, una comisión, a un tipo que conocieron de casualidad y que les prometió meterles en un autobús rumbo a su destino.

Confiaron en él y llegaron a Cúcuta, en la frontera colombo-venezolana, y después a Cali tras horas de viaje en un transporte “deplorable”, según describe el propio Daniel. “En el camino, nos accidentamos como tres o cuatro veces”. Y cuenta una anécdota que dan ganas de sonreír y sudar frío a la vez. El autobús atropelló una vaca que se había salido del camino y la mató. Los pasajeros, unos veinte venezolanos, bajaron del transporte y comenzaron a cortar compulsivamente la carne del animal como podían y a meterla en potes o envases de plástico improvisados. La metáfora de la necesidad, o de la ansiedad, es espeluznante.

Pagaron unos 30 dólares cada uno por ese viaje. “Lo más duro es darte cuenta de que muchas veces, el sueño que tú mismo te vendiste o que las redes sociales te vendieron, no existe”, explica Daniel. “Pero cuando lo entiendes ya estás allí y tienes que afrontar la situación”.

Sin el trabajo prometido, se puso a buscar lo que fuese. Consiguió solventar el alojamiento trabajando como albañil en la Iglesia de un pueblo cercano a la capital del Valle del Cauca. A cambio de eso, el cura les prestó un apartamento que pertenecía a la parroquia. Entre semana hacía algunos trabajos freelance que de vez en cuando le salían como asistente de un fotógrafo que conoció allí, y los fines de semana vendía chucherías en un abasto de alimentación.

“Mi hijo nunca se adaptó. Siempre estaba llorando porque echaba de menos a sus abuelos”. Aparte de eso, lo peor, según Daniel, fue sentir el rechazo de la gente.

“’Cuidado, son venezolanos, te pueden robar’; eran cosas que escuchábamos todos los días”, explica. “Hay prejuicios, incluso entre los propios venezolanos. Éramos tantos ‘hermanos’ que todo era una competencia”.

El racismo contra los venezolanos parece casi una moda injustificable. En una ocasión, Daniel cuenta cómo su hijo le pidió ir a visitar un camión de bomberos en la estación del pueblo. Él conocía al jefe del parque y decidió acercarse. Pero su amigo no estaba en ese momento y a cargo había otro responsable que le preguntó si era venezolano. Cuando Daniel respondió que sí, la respuesta fue: “yo les odio a ustedes”.

“Imagina tener que lidiar con esa situación delante de tu hijo de cuatro años”. No hace falta.

Venezolanos

Efrén muestra sus cicatrices.

¿Qué viven los migrantes venezolanos?

Otra historia de ida y vuelta que estremece es la de Efrén Avellaneda. 53 años. Cantante y compositor de salsa. Él sí regresó hace poco más de un mes con uno de los vuelos del Plan Vuelta a la Patria desde Lima, Perú.

En su casa de Naiguatá, un pueblito costero como a cuarenta minutos de Caracas, enseña orgulloso todos sus discos y sus partituras con las letras de sus canciones. Viajó con todo eso en una maleta porque lo que quería era “internacionalizar” su música y buscar éxito en el extranjero cantando salsa. Esa maleta fue lo único que volvió con él después de que le robaran todo en la calle.

En Venezuela, Efrén siempre ha vivido de la música, pero la crisis tampoco perdona a la cultura así que se lanzó a la aventura de migrar al extranjero. Pasó primero por Bogotá donde aguantó tres meses: “allí vendí helados con un carrito, vendí café y cantaba en la calle. Decidí irme a Perú porque me dijeron que había más oportunidades pero la realidad es otra completamente distinta”, cuenta.

Desde el balcón de la casa de Efrén se ven las piscinas y los yates de dimensiones considerables del Club Puerto Azul, uno de los clubs privados más antiguos y exclusivos de Venezuela. Entrar allí no es apto para todos los públicos. Sólo la inscripción ronda los 30 mil dólares y las mensualidades son astronómicas. Mirar esa otra (ir)realidad mientras Efrén cuenta sus penurias de exiliado económico remueve el estómago hasta el vómito.

En Naiguatá Efrén vive con su mujer y su hija de 15 años. Dice que no entienden que haya vuelto, sobre todo su hija, adolescente, más preocupada por poder tener recursos y formar parte del círculo del “deber ser” de la juventud: consumo, ocio, fiestas, ropa, Instagram… que en las miserias de su padre.

Pero Efrén está contento de estar de vuelta. “He engordado y tengo otra cara. Mírame”. En Lima trabajaba conduciendo un camión de 7 de la mañana a 11 de la noche y vuelta a empezar por 200 dólares al mes. “Son salarios muy bajos porque somos venezolanos y nos explotan y encima tenemos que estar agradecidos porque nos den la oportunidad, porque ahora no hay trabajo para nosotros”, explica.

Cuando discutió con su jefe por reclamar unas mejores condiciones laborales, le echaron; y sin ese salario dejó de poder pagar la pequeña habitación que alquilaba para dormir y se quedó en la calle.

Comenzó a dormir en parques, en soportales o donde podía para resguardarse del frío. Una noche le robaron todo y se derrumbó. “Estaba tan deprimido que me bloqueé y comencé a tirármele a los carros. Quería matarme. También me corté todo el cuerpo con una botella. Sólo quería morirme”. Efrén enseña los cortes profundos que todavía permanecen en sus brazos y por todo su cuerpo. Los tapa con una chaqueta a pesar del calor asfixiante que hace en la costa caribeña pero son cicatrices permanentes.

Una mañana de domingo llegó caminando a la Embajada de Venezuela en Perú y el guardia de seguridad le dijo que volviese al día siguiente porque al ser domingo, no había nadie en las oficinas. Se fue a un parque y con las pocas monedas que tenía en el bolsillo se compró unos bananos. “Me tumbé en un banco a descansar pero algo me decía que debía volver a la Embajada y fue lo que hice”, cuenta. Al regresar, casualmente, vio a un grupo de unos cuarenta venezolanos que estaban volviendo del aeropuerto. Eran los pasajeros del próximo vuelo del Plan Vuelta a la Patria que no había podido salir porque había habido algún problema con el combustible.

Efrén consiguió hablar con el embajador y le contó su caso. De inmediato le pusieron en la lista de pasajeros. Le dieron alojamiento durante tres días y el vuelo, finalmente, salió el miércoles. De esto hace pocas semanas pero su lustro y su psique son otros. Está cantando salsa, pone el Cigala en Youtube y juega a la pelota con su perro mientras responde a las preguntas de esta entrevista.

Ni Efrén ni Daniel volverían a irse. Lo que quieren ahora es apostar por Venezuela a pesar de la situación económica, que no mejora o mejora a cuentagotas. Y cuando escuchan a amigos o familiares decir que se van, les atajan. “Piénsalo”, les dicen. Cuentan su experiencia y tratan de dar consejos que en ocasiones sirven y en otras no tanto, pero que son historias de vida en primera persona frente a la adversidad.

Los venezolanos que se han ido y que vuelven son relatos salvajes de frustración. De un sueño también americano que en un momento dado se tornó en un desvarío que parecía irremediable. Hacer las maletas no es fácil aunque la prensa internacional y los titulares mainstream lo edulcoren como un viaje de aventuras y oportunidades de sonrisa blanca y perfecta. La tónica es idealizar lo ajeno frente a lo propio hasta el machaque final que normalmente suele venir acompañado de un pozo negro de vergüenzas y maltrato. Volver comienza a ser más que necesario.

 

ESTHER YÁÑEZ ILLESCAS
SPUTNIK MUNDO

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Alberto Fujimori y sus hijos Alberto Fujimori y sus hijos
Políticahace 15 horas

Lavandería Fujimori

Imputaciones por lavado de activos persiguen a la familia del dictador. A las revelaciones de Jorge Yoshiyama por el caso...

Javier Velásquez Quesquén Javier Velásquez Quesquén
Políticahace 15 horas

Velásquez Quesquén debería ir a prisión si cometió delito

Habiendo elementos de convicción suficientes y no teniendo inmunidad parlamentaria, el disuelto congresista aprista debería ser detenido preliminarmente, por orden...

Zoraida Ávalos Zoraida Ávalos
Políticahace 15 horas

“Los temerarios del crimen” tendrán que rendir cuentas

Zoraida Ávalos, fiscal de la Nación, formalizó, días atrás, denuncia constitucional en contra de los excongresistas Javier Velásquez Quesquén, Marvin...

Evo Morales Evo Morales
Políticahace 17 horas

Evo Morales dimite para preservar la paz en el país

“Estamos renunciando para que nuestros hermanos humildes dejen de ser pateados, no queremos que haya enfrentamientos”, indicó Evo Morales. El...

Pedro Gonzalo Chávarry y Rodríguez Monteza Pedro Gonzalo Chávarry y Rodríguez Monteza
Políticahace 17 horas

Chávarry y Rodríguez Monteza declararán por caso Cuellos Blancos

El ex fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, y el fiscal supremo Víctor Rodríguez Monteza, serán convocados a brindar su...

Jueces y participantes del Congreso Nacional de Acceso a la Justicia Jueces y participantes del Congreso Nacional de Acceso a la Justicia
Políticahace 17 horas

Es prioritario eliminar discriminación contra migrantes

Jueces y participantes del Congreso Nacional de Acceso a la Justicia para Migrantes en Condición de Vulnerabilidad, consideraron prioritario eliminar...

Marcha protestas en Chile Marcha protestas en Chile
Políticahace 17 horas

Chile. La crisis es moral, no política

La vocación fundamental del ser humano -amar y ser amado-, está relegada al final de la lista de prioridades en...

Venezolanos Venezolanos
Políticahace 17 horas

Un gobierno bien raro el de Venezuela

En Venezuela, el gobierno ha retomado la discusión de como compartir el poder y las decisiones que afectan la vida...

Panamá. Jóvenes rechazan reformas, quieren una Constituyente Panamá. Jóvenes rechazan reformas, quieren una Constituyente
Mundohace 17 horas

Panamá. Jóvenes rechazan reformas, quieren una Constituyente

Las protestas de la juventud y del pueblo panameño contra las reformas constitucionales propuestas por el presidente Laurentino Cortizo son...

Mintra fomenta cultura de formalización y de seguridad social en Mypes Mintra fomenta cultura de formalización y de seguridad social en Mypes
Actualidadhace 17 horas

Mintra fomenta cultura de formalización y de seguridad social en Mypes

Con el objetivo de promover espacios de reflexión, diálogo y debate sobre aspectos vinculados a la Seguridad Social y la...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.