Contáctanos

Entrevista

El mito del robot se emplea desde hace siglos para disciplinar la fuerza de trabajo

Publicado

en

El mito del robot se emplea desde hace siglos para disciplinar la fuerza de trabajo

La revolución de la inteligencia artificial (IA) no puede prescindir de los datos producidos y seleccionados por el hombre, usuario o pequeña mano invisible de micro-trabajo. Para el sociólogo Antonio Casilli, es urgente proteger estas actividades laborales contra la depredación de las plataformas.

Casilli es uno de los observadores más sagaces de las mutaciones provocadas por las tecnologías de la información. Desde hace algunos años, se interesa en concreto por el “digital labour” y realiza con su ensayo En attendant les robots. Enquête sur le travail du clic (Seuil) un brillante análisis de los movimientos profundos que están a punto de transformar radicalmente el mundo del trabajo. La entrevista la realizó Erwan Cario.

Antonio Casilli

Para Antonio Casilli, el hombre no será prescindible ante las nuevas tecnologías.

—¿Cuál es su definición de “digital labour”?

—Este término, ante todo, es una expresión que se mantiene en inglés por razón de su sentido. A causa de la polisemia de la lengua francesa. En francés, se tiende a hacer converger el término “trabajo” con el término “empleo” o el de gesto productivo. En otras lenguas, en inglés, se separan esos significados.

Se dice “work” cuando es una actividad productiva, y “labour” cuando es una relación social. Y además, si se habla de “digital” y no “numérico”, es que es un trabajo del “dedo”, digitus en latín. Así pues, la definición que doy es: toda actividad que produce valor y que se basa en los principios de tarificación y de datación (tratamiento automático de la información).

La tarificación, es la reducción a tareas simples, fragmentadas y estandarizadas –la tarea más simple, es la pulsación- y la datación es la producción de datos para las plataformas y las inteligencias artificiales, que esas plataformas se esfuerzan en producir y en mercantilizar, y se basan en realidad en un flujo constante de datos producidos y tratados.

—Usted identifica tres grandes familias de trabajadores digitales, ¿cuáles?

—La primera y la más visible, aquella con la que el público francés y europeo ya está familiarizado, es la que se llama “el trabajo a demanda”. Pasa por las aplicaciones en tiempo real inmediato para permitir a nuestros consumidores acceder a servicios o productos. Son Uber, Deliveroo, servicios personales que están ahora por todas partes en el debate público, pues han centrado lo que en su momento se llamó “la uberización”.

La segunda familia, mucho menos conocida, menos visible, y sin embargo claramente presente incluso en países como Francia es la del “micro-trabajo”. Es todo lo que hace referencia a plataformas en las que multitud de trabajadores se dedican a la realización de tareas profundamente fragmentadas, y sobre todo micro-remuneradas. Se pagan a uno o dos céntimos. Y aún se tiene la suerte en Francia de que están relativamente bien pagadas.

Son tareas que exigen entre algunos segundos o algunos minutos para llevarse a cabo, que van desde la maquetación de imágenes, la re-transcripción de pequeños fragmentos de texto, registro de voces u organización de información. Es un fenómeno global, no únicamente situado a escala de una ciudad, como puede serlo Uber, es una forma de poner a trabajar a personas que están en países lejanos.

La tercera familia viene a continuación de la segunda, pues en el micro-trabajo, se encuentra haciendo “tareas banales” que consisten en mirar videos, fotos, escribir pequeños textos, organizar la información, siendo pagado por muy poco, límite cero.

Esta tercera familia, es por lo tanto el, por así decirlo, trabajo gratuito, el que nosotros como usuarios realizamos en las plataformas sociales. Se lleva a cabo en las redes sociales como Facebook, YouTube o Instagram. Publicamos contenido, desde luego, pero hacemos mucho más que eso. Se realiza un trabajo de selección y clasificación de la información, señalando lo que es problemático respecto a las propias normas de la plataforma.

El mito del robot se emplea desde hace siglos para disciplinar la fuerza de trabajo

El mito del robot, que es el de la automatización completa, que embruja al imaginario industrial, desde hace tres siglos, es una promesa siempre renovada.

—Su primer capítulo se titula “¿Los humanos reemplazarán a los robots?” No es un claro guiño de humor, necesario para destruir el mito del fin del trabajo…

El mito del robot, que es el de la automatización completa, que embruja al imaginario industrial, primero occidental y hoy global, desde hace tres siglos, es una promesa siempre renovada, un espejismo que se aleja siempre… Es un horizonte utópico, pero que tiene un impacto concreto sobre nuestra vida cotidiana.

Porque desde hace siglos este mito se ha empleado para disciplinar a la fuerza de trabajo, obligar a los trabajadores a dejarse de tonterías, pues siempre se les puede reemplazar por una máquina de vapor, después por una máquina industrial y ahora por una máquina inteligente. El robot del que se habla no es un autómata antropomorfo, hoy es un robot de datos; es decir, una forma de automatizar los procesos funcionales. Y esta automatización pasa hoy por lo que se llama inteligencia artificial, que se basa en la presencia de datos.

Pero cuando se dice esto, se olvida siempre decir quién produce esos datos. Los producen las mismas personas que conocen el riesgo de ser expulsados del empleo formal. Porque se necesita alguien que pinte las imágenes; que seleccione los datos; que limpie la información, y ese alguien, no es un ingeniero ni un data scientist, somos usted y yo, y cientos de miles de personas, entre las Filipinas y Costa de Marfil, que durante una jornada, han de producir esos datos que son indispensables para el aprendizaje estadístico y la economía de los robots.

Finalmente, no se puede prescindir de tales personas. Al contrario, ese mercado paralelo de micro-trabajo, de trabajo invisible, de trabajo digital explota ahora, pese a un esfuerzo de ocultación; pese a un esfuerzo de invisibilización que es crucial para poder vender a los inversores el sueño del robot.

—Cuando hablamos de los efectos de la IA sobre el empleo, “el estudio de Oxford” de 2013, ya predijo que el 47% de las tareas actuales tienen grandes posibilidades de desaparecer. Se explica que eso es un análisis que torna regularmente…

Tengo tendencia a creer que cada generación tiene su propio estudio Oxford. La generación precedente había probado la prosa de alguien como Jeremy Rifkins quien a mediados de los 90, afirmaba prácticamente lo mismo. Nos podemos remontar hasta 1801 con el primer padre de la economía política inglesa, Thomas Mortimer, que ya distinguía dos tipos de tecnologías: una que acompaña al trabajo humano y otra que lo reemplaza.

En su época, ¡hablaba del molino mecánico! Esta misma profecía se renueva constantemente con una repetición impresionante. Depende de nosotros ver por qué necesitamos someternos a esto. Nos enfrentamos a la enésima maravillosa solución para pagar cada vez menos a la fuerza de trabajo, precarizándola y excluyéndola de un reconocimiento formal; alejando a los trabajadores de todo un conjunto de protecciones vinculadas al empleo clásico, herencias de luchas sociales, y por lo tanto restringiendo cada vez más la masa salarial.

—¿Cómo actuar frente a esos ataques frontales contra el trabajo asalariado?

—La situación está en constante evolución, es ciertamente febril. Hay tres ejes de reacciones que surgen para desplegar formas organizativas. La primera es emplear instrumentos surgidos de las luchas sociales para reafirmar la dignidad del trabajo; su reconocimiento y su remuneración. Se trata de las formas de sindicalización, ya sea en forma de sindicatos clásicos que tratan de lograr su propia transformación numérica, o con nuevas formas sindicales expresadas mediante gremios, asociaciones más o menos informales o grupos de usuarios de plataformas.

El segundo aspecto, es la constitución de alternativas viables a ese capitalismo de plataformas introduciendo una forma de cooperativismo de plataformas. Es la reactivación del movimiento mutualista, de la inscripción de plataformas y tecnologías digitales en el contexto de la economía social y solidaria. Eso consiste en crear “el Uber del pueblo”, “el Twitter colectivizado”, etc.

Es un movimiento que adquiere envergadura hoy. Pero subsiste la cuestión respecto a su solidez y su capacidad para que no se lo apropien las plataformas capitalistas. Cuando vemos a Google financiar tales iniciativas, hay que replantearse el asunto.

El tercer elemento, para mí el más interesante, es el de los comunes. Lo que estamos a punto de crear con nuestro trabajo de teclear, son conocimientos comunes, datos comunes, recursos informativos comunes, y esos elementos comunes no pueden seguir siendo objeto de la depredación capitalista. Al contrario, hay que dotarlos de lógicas diferentes; de puesta en común; de desarrollo de gobernación colectiva, y finalmente crear un conjunto de derechos: ¿quién tiene el derecho de hacer qué con esos datos?

Basta con ver su perfil de Facebook, vinculado a otros cientos, para darse cuenta: no hay nada más colectivo que un dato personal. Y si nos referimos a la remuneración ligada a esos datos, hay que llegar a la renta universal e incondicional. No uno de los muchos falsos amigos que han aparecido en los últimos tiempos, me refiero desde luego a una renta universal con todas las prestaciones sociales iguales por doquier y que se financiará mediante una fiscalidad de la tecnología digital.

 

ERWAN CARIO
CTXT

Seguir leyendo
Anuncio

Entrevista

Gobierno se comprometió a no privatizar ni concesionar empresas del agua

Publicado

en

Luisa Eyzaguirre

A partir del aniego ocurrido en San Juan de Lurigancho con una tubería de desagüe, la corriente de opinión que pide que se privatice el servicio de agua y alcantarillado se hizo más fuerte aprovechándose de la tragedia.

Por eso Diario UNO entrevistó a Luisa Eyzaguirre, secretaria general del Sindicato Único de los Trabajadores del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima, SUTESAL, quien nos explica la situación de la empresa estatal.

El sindicato no solo plantea reivindicaciones laborales, también se preocupa por la gestión de la empresa.

El sindicato no solo plantea reivindicaciones laborales, también se preocupa por la gestión de la empresa.

—El presidente Martín Vizcarra, afirmó en Cusco que su gobierno no pretende privatizar las empresas de agua. ¿Cuál es la posición del sindicato?

—Lo que manifiesta no se ajusta a la verdad, en diciembre del año pasado se emitió el Decreto Supremo 018-2018-Vivienda en donde se entregan 18 empresas del agua a nivel nacional, que están intervenidas a través de Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (OTASS), y ya salió una convocatoria internacional para ser entregada a operadores privados.

Entonces, si efectivamente manifiesta que no va a privatizar el agua primero tendría que derogar dicho decreto; su partido, Peruanos por el Kambio, firmó un compromiso en campaña electoral donde se comprometían a no privatizar ni concesionar Sedapal ni las Empresas Prestadoras de servicio de Saneamiento (EPS).

Existe un sector de los medios de comunicación que no le da voz a los sindicalistas.

Existe un sector de los medios de comunicación que no le da voz a los sindicalistas.

—Sin embargo, hay una fuerte corriente de opinión a raíz de los sucesos de San Juan de Lurigancho que pide privatizar Sedapal…

—¿Quién lo pide? Los medios de la prensa concentrada. ¿A quién responden?, ¿quiénes son sus dueños? Debemos aclarar ese tema, porque desde hace años el grupo “El Comercio” realiza una campaña contra Sedapal y las EPS del país en busca de su privatización.

Los principales accionistas son del grupo Graña y Montero (GyM), miembros del Club de la Construcción. GyM y Odebrecht formaron el consorcio del Metro de Lima, quien realizó la obra que generó el problema en San Juan de Lurigancho. Es ese grupo mediático que oculta a los verdaderos responsables pidiendo la privatización.

De acuerdo al informe de Contraloría revela que hubo fallas de construcción, en el caso de Sedapal tendrán que verse las responsabilidades funcionales de quienes dieron conformidad de la obra.

—Ustedes han conversado con los vecinos afectados. ¿Quieren que se privatice el agua?

—Nosotros hemos participado en reuniones con la población afectada en San Juan de Lurigancho donde nos han hecho conocer sus problemas y demandas, pero se han ratificado por la defensa de Sedapal como empresa pública rechazando la privatización.

Las declaraciones del presidente Vizcarra se dan en el marco del paro regional del Cusco donde la demanda de la población era contra la privatización.

Luisa Eyzaguirre participa en diversos espacios como el Congreso, donde defienden esta estatal empresa estratégica.

Luisa Eyzaguirre participa en diversos espacios como el Congreso, donde defienden esta estatal empresa estratégica.

—El congresista Miguel Elías, presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor ha manifestado que pedirá la privatización de Sedapal. ¿Qué harán al respecto?

—Nos preocupa que en su calidad de presidente de dicha comisión tenga una posición tan sesgada del tema y con tanto desconocimiento respecto a los impactos de una posible privatización de Sedapal.

Donde se ha privatizado el agua ha primado la falta de inversión, el alza de tarifas, la desprotección a los usuarios, solo buscan el negocio.

Los criterios y tarifas sociales desaparecen, los aspectos medioambientales no son tomados en cuenta, se introducen nuevos costos, la gestión del agua se concentra en pocas empresas privadas, precarización laboral del personal contratado.

—¿Sedapal es ineficiente?

—Todo proceso de privatización se ha producido en una situación de carencia de información y de ausencia total de participación de la población.

Buscan satanizar Sedapal pero nadie dice que la empresa cuenta con sistema de automatización tanto en la conducción y la producción del agua, certificación técnica del personal operativo y estamos considerados como una de las mejores empresas de la región, con indicadores competitivos.

En el 2018 hemos generado utilidades en más de 300 millones de soles y en los últimos 10 años se han realizado inversiones por más de 4,000 millones de soles con recursos propios.

—¿En qué debe mejorar la empresa?

—Consideramos que aún existen muchas cosas que mejorar en la empresa, como la misma conformación del directorio en donde participen las municipalidades de Lima y del Callao, el colegio de ingenieros y los usuarios del servicio. Debe existir mayor transparencia en la gestión con cero corrupción y ser excluidos del ámbito de Fonafe.

Hay muchos que hablan de privatizar Sedapal e ignoran que el 2018 la empresa de agua de Tumbes regresó al manejo público después de 13 años de concesión por tres operadores privados.

No solo fracasaron en resolver los problemas del agua, sino que los agudizaron a pesar que es una ciudad mucho más pequeña que Lima.

ALGO MÁS

A nivel mundial más de 250 empresas del agua que fueron privatizadas regresaron a manos públicas, casualmente por la falta de inversión en zonas no rentables y las alzas de tarifas, eso es lo que no manifiestan los privatizadores.

Seguir leyendo

Entrevista

Frontera Energy invierte en crudo y promueve el empleo

Publicado

en

Refinería de petróleo en la selva

Frontera Energy Corporation (FEC) es una empresa canadiense, dedicada a la exploración y explotación de hidrocarburos, con operaciones en Colombia y Perú.

En nuesto país, Frontera Energy Corporation tiene presencia desde hace más de 10 años mediante sus subsidiarias Pacific Stratus Energy del Perú S.A. y Pacific Off Shore Perú S.R.L., en los lotes 192 y Z – 1. Las mismas que operan 15.000 barriles por día de petróleo, que equivale a cerca del 30% de la producción de petróleo crudo del Perú.

INVERSIÓN

Asimismo, durante estos más de 10 años de operación en el Perú, FEC ha invertido alrededor de 2.5 billones de dólares; apuestan en el sector de hidrocarburos en el Perú, porque creen en su potencial, en sus instituciones y en el desarrollo de una industria sostenible y responsable con la vida, el entorno y el país.

Refinería de petróleo

EMPLEO

Producto de estas inversiones han generando empleo directo e indirecto a más de 15.000 familias tanto en Lima como en áreas donde han operado como: Loreto, Tumbes, Zorritos y Pucallpa, entre otros.

Asimismo, ha cancelado impuestos a la nación en cifras cercanas a los 200 millones de dólares, número que refleja la importancia de la industria en la cartera del Perú y el compromiso de FEC en los países donde opera.

Además han generado regalías que representan otros 75 millones de dólares en ingresos para el país y en canon petrolero solo para la región Loreto, otros 10 millones de dólares en los últimos 3 años.

CONTRATO

El 30 de agosto de 2015, FEC suscribió el contrato de servicios temporales para la producción de petróleo por un período de dos años. Que, de haberse ejecutado con normalidad, ha debido terminar el 30 de agosto de 2017.

No obstante, dada la continua problemática del sistema de transporte en la Selva Norte Peruana a través del Oleoducto Norperuano, a la fecha, esto es, más de tres (3) años después del inicio del contrato.

Tan solo hemos ejecutado 460 días efectivos de contrato, lo que equivale a una eficiencia inferior al 35%, cifra esta que como inversionistas les preocupa y genera serias dudas sobre la continuidad del negocio extractivo en el lote y en la región.

BAJO RENDIMIENTO

Al respecto, el estándar mundial de eficiencia operacional es superior al 98.5% y es lo que la industria y las empresas prevén en sus estimados de operación por año; así entonces, el estándar en Perú está muy por debajo de la media mundial.

Si a esto se suma que la infraestructura en el Lote 192 tiene una antigüedad cercana a 50 años de construcción con altos niveles de obsolescencia y deterioro por corrosión, zonas geográficas con altos abandonos, alta conflictividad social y carencia de necesidades mínimas básicas.

Esta situación entre otras, ha derivado en ataques a la infraestructura de transporte del ONP, débil por sí, en pro de llamar la atención del Estado en la solución de sus necesidades mínimas vitales, situación esta que ha coadyuvado a la intermitencia en el servicio de transporte y como consecuencia disminución de la producción con su respectiva consecuencia en los ingresos del país.

OLEODUCTO Y PARALIZACIÓN

En calidad de Operadores del Contrato de Servicios Temporal para la Explotación de Hidrocarburos en el Lote 192, Frontera Energy Corporation expone los graves efectos que viene ocasionando al Perú la paralización del Oleoducto Norperuano (ONP).

Como consecuencia de la paralización del ONP desde el día 27 de noviembre pasado, la empresa se vio obligada a suspender una vez más las actividades en el Lote 192, encontrándose el Contrato de Servicios Temporal para la explotación de hidrocarburos en situación de fuerza mayor desde el día 5 de diciembre. Dicha paralización de actividades en el Lote 192, a la fecha, viene significando lo siguiente:

Pérdida de aproximadamente 2,500 empleos rotativos directos. De una población promedio de 1,150 puestos de trabajo en el Lote 192, en dos turnos, esta se vio reducida a una población de 250.

Dicho impacto afecta principalmente al departamento de Loreto, región de la que proviene el 70% de los trabajadores del Lote 192. Debe considerarse asimismo que la pérdida de dichos puestos de trabajo directos trae consigo, la pérdida de aproximadamente otros 10,000 empleos indirectos en el departamento de Loreto, por negocios que se generan alrededor de la operación de hidrocarburos en el Lote 192.

La pérdida de ingresos para Perupetro S.A. es consecuencia de no recibir el porcentaje de la producción de crudo que, de conformidad con el Contrato de Licencia, mantiene Perupetro S.A. de la producción del Lote 192.

También la pérdida de ingresos para Petroperú S.A. Desde el inicio de la paralización el ONP ha dejado de transportar 360,000 barriles de petróleo por mes, lo que le genera una pérdida significativa de sus ingresos.

Perforadoras petroleras

PETRÓLEO

Frontera Energy mantiene en el Oleoducto Norperuano un aproximado de 1,000,000 barriles de petróleo de su propiedad, petróleo crudo que, de conformidad con el Contrato del Servicio de Transporte de Hidrocarburos Líquidos por el Oleoducto Ramal Norte y el Tramo II del Oleoducto Norperuano, les debe ser devuelto íntegro en el Punto de Salida del Tramo II del ONP

Siendo Petroperú S.A. quien asume el riesgo de pérdida de dicho petróleo crudo durante su permanencia en el ONP. De esto destaca que la devolución de dicho volumen tendrá prioridad inmediata una vez finalice el contrato de servicios del Lote 192 que actualmente tiene suscrito con Perupetro.

Respecto a la pérdida de ingresos por canon para la región Loreto es de aproximadamente 2,650,000 dólares por cada mes de paralización.

COMUNIDADES NATIVAS

Sobre la pérdida de ingresos para beneficio de las comunidades nativas de la zona, de conformidad con el numeral 23.1 del Contrato de Servicios Temporal, la empresa, mensualmente, abona a un fondo social destinado única y exclusivamente a la ejecución de proyectos de desarrollo y vigilancia ambiental en la zona de Influencia del Contrato de Servicios Temporal, un Aporte Voluntario equivalente al 0.75% del valor de la producción fiscalizada.

En total, la paralización del oleoducto y el Lote-192, generan pérdidas de 20 millones de dólares por cada mes de paralización lo que, en este nuevo evento de cierre del oleoducto, se han perdido más de 40 millones de dólares con el agravante de no tener una fecha cierta de solución de los asuntos asociados.

ALGO MÁS

Un contrato suscrito para ser ejecutado en 730 días ha estado más de ese tiempo detenido por las continuas paradas del oleoducto y la situación social de la zona.

Seguir leyendo

Entrevista

La izquierda dejó su trabajo de base y convencimiento ideológico

Publicado

en

Eduardo Arroyo Laguna

El contexto político peruano es tan complejo y cambiante que vale la pena plantear un análisis social del mismo. Diario UNO entrevistó al analista y exdecano del Colegio de Sociólogos de Lima, Eduardo Arroyo Laguna, que nos da una visión sociológica de la coyuntura.

—Desde su posición de sociólogo, ¿cómo ve la coyuntura peruana?

—El Perú estaría asistiendo a un despertar democrático y de lucha anticorrupción interesante que es importante para construir un país mejor. La corrupción de los últimos tiempos ha sido tan grande que impide el desarrollo y el crecimiento del país; deteriora las arcas fiscales y sobre todo, desmoraliza a un grueso sector de la población.

—¿Considera que el Perú se ha desmoralizado con los escándalos de corrupción?

—Todavía hay que ver que las condiciones subjetivas de la gente están por la salud mental, porque la corrupción también es falta de salud mental. El grueso de la población estaría viviendo un momento especial. Al margen de las desviaciones que tenemos como colectividad nacional, hay también un afán de superación grande y el afán anticorrupción es interesante.

En el Mundial de Fútbol de Rusia vimos la configuración de una peruanidad por encima del individualismo y con esto se cayó una serie de estereotipos de una supuesta alma nacional que nos veían como ociosos, sin creatividad y proclives a la depresión. Todo esto ha sido cuestionado.

—En la última encuesta de la empresa Datum se evidencia una decepción masiva por los partidos políticos…

—La idea clásica era que la democracia requiere de partidos fuertes, pero los últimos partidos fuertes ya colapsaron. Estamos ante una serie de configuraciones políticas que nacen solamente para las elecciones y luego desaparecen.

Hay una decepción de la política, entendida como el arte de servirse. Muchos de los políticos actuales se han servido de la sociedad y de la política para satisfacer intereses personales. Ha habido un afán narcisista de usar la política.

—En el 2016 la mayoría de peruanos votó por el fujimorismo y le dio 73 congresistas. Dos años después Fuerza Popular es un partido dividido y es la organización más rechazada del país. ¿Qué se le estará pasando por la cabeza a esos simpatizantes del fujimorismo que hoy se sienten decepcionados?

—La vieja izquierda dejó su trabajo de base y convencimiento ideológico de las masas. Al final dejó el campo libre al fujimorismo que no hizo un trabajo programático e ideológico, sino en base a regalar víveres y almanaques con la cara de Fujimori. Ha habido un proceso de mercenarización del pueblo que se vende por “un plato de lentejas”.

—¿El fujimorismo tendrá chance en el 2021?

—El fujimorismo está en su peor momento porque su etapa populista ha caído grandemente, se le ha descubierto como una organización identificada como red criminal, como un organización que trabaja sobre la base de la corrupción. Todo pareciera que marcha hacia un cisma, a una descomposición.

—¿Por qué cree que se llegó hasta ese punto?

—Es que dentro del grupo de parlamentarios fujimoristas no hay un ideario que los una, salvo que sea el neoliberalismo el que los una y con un trasfondo cuasi delictivo.

—¿Se acerca el final del fujimorismo?

—En el Perú no se puede decir que un partido está perdido. No ha colapsado pero sí está en su peor momento. Creo que Keiko, quien ya perdió dos elecciones, quedaría descartada y pueden surgir nuevas figuras.

—¿El fujimorismo podría mantenerse sin el apellido Fujimori?

—Lo que habría que hacer es eliminar ese tipo de política en torno a apellidos. En ese sentido, el fujimorismo nos ha causado mucho daño. Los nombres deberían aparecer como algo accidental pero acá no, lo central es el apellido. Sale Keiko, entra Kenji. Sale Castañeda, entra su hijo. Debemos salir de eso.

—Hay quienes sostienen que prácticamente todos los partidos tradicionales están contaminados con la corrupción y esto se corrobora con el caso de Odebrecht. ¿Acción Popular o algún frente de izquierda podrían recoger ese bolsón de votantes para las próximas elecciones?

—El Apra también habría colapsado porque el alanismo prácticamente ha destruido al Apra. Hay algunos apristas que están decepcionados porque cuatro o cinco congresistas se pusieron al servicio de intereses mercenarios. El PPC tenía una cierta buena presencia hasta que estalló el caso de Lourdes Flores y la entrega de dinero de Odebrecht.

Mesías Guevara

—Parece que Acción Popular está sacando provecho ya que es un partido que goza de cierta simpatía hasta ahora…

—Creo que asistimos a la resurrección de Acción Popular con la última elección municipal. Sin embargo, ellos tienen algunas figuras aristocraticonas. Al interior de Acción Popular se da una disputa entre un ala popular encabezada por Mesías Guevara, que es un hombre de pueblo, contra un ala más aristocrática y enquistada en el Congreso; ahí estaría García Belaúnde.

El mismo Barrenechea tuvo su cuarto de hora pero no le veo ese aire popular. Muñoz ha demostrado tener mucha más cercanía al pueblo y no tiene nada que ver de que venga de Miraflores.

Acción Popular es uno de los pocos partidos limpios que van quedando. Cuando han tenido que denunciar corrupción, inmediatamente se han movido para impedir que candidatee ese tipo de gente vinculada al narcotráfico.

—¿Y la izquierda?

—La izquierda está en su período de aggiornamento (renovación); está tratando de unirse. La izquierda siempre ha intentado esa unión; han coreado la unidad de izquierda y es un deseo muy profundo. Pero es cierto que hay diferentes concepciones al momento de entender el trabajo.

Verónika Mendoza

—Según su experiencia, ¿cuál fue el intento de unidad más importante?

—Aparte de los años veinte, con Mariátegui, el momento más importante es la Izquierda Unida con Alfonso Barrantes, en la década de 1980. Llegó a ser la izquierda más fuerte de América Latina. Me refiero a la izquierda legal.

Pero la sorpresa la dio Verónika Mendoza en el 2016 con un 18% que empodera de nuevo a la izquierda. Los caudillos regionales tienen otras características. Gregorio Santos no sé cuánto podría ceder ante Verónika que no tiene esos rasgos caudillescos.

Ella no es un Aduviri ni un Cerrón. Entonces, ante estos grandes jefes potenciales siempre se presentan dificultades porque se cruzan los intereses personales. Ante todo esto uno tiende a volverse escéptico, pero si se allanara el terreno de los caudillos provinciales se podría formar una izquierda nacional muy fuerte.

Lamentablemente Verónika no ha logrado inscribir a su organización y esa limitación le va a costar caro, pues siempre dependerá de otra organización.

 

Ernesto Toledo Brückmann

Seguir leyendo

Lo más reciente

Congreso no es chacra de Mauricio Mulder Congreso no es chacra de Mauricio Mulder
Políticahace 1 día

Congreso no es chacra de Mulder

De acuerdo a un informe periodístico de Latina, Percy Rachumi se convirtió en un trabajador de planilla como auxiliar administrativo...

Jorge Barata - Alan García Pérez - Enrique Cornejo - Metro de Lima - Tren eléctrico Jorge Barata - Alan García Pérez - Enrique Cornejo - Metro de Lima - Tren eléctrico
Políticahace 1 día

Se abre la Caja 2 y García se complica

Mañana lunes, los responsables del Departamento de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, destinado al desembolso de dinero ilícito, rendirán cuenta a...

Gloria Montenegro Gloria Montenegro
Políticahace 1 día

Hay evidencias suficientes

Diario UNO también conversó con la congresista de Alianza para el Progreso, Gloria Montenegro, quien aseguró que García sabía perfectamente...

Luisa Eyzaguirre Luisa Eyzaguirre
Entrevistahace 1 día

Gobierno se comprometió a no privatizar ni concesionar empresas del agua

A partir del aniego ocurrido en San Juan de Lurigancho con una tubería de desagüe, la corriente de opinión que...

Asociación Civil Transparencia Asociación Civil Transparencia
Políticahace 1 día

Transparencia espera sanciones a corruptos

La Asociación Civil Transparencia expresó su confianza en que el acuerdo de colaboración eficaz entre las autoridades del Estado peruano...

Yeni Vilcatoma Yeni Vilcatoma
Políticahace 1 día

Debería darte vergüenza

Pese a que la mayoría de Fuerza Popular votó a favor de la Ley 30737en la que se basó la...

Edwin Oviedo Edwin Oviedo
Políticahace 1 día

Magistrados que apoyaron a Oviedo

Rocío Sánchez y Sandra Castro, las fiscales del caso “Los Cuellos Blancos del Puerto”, han programado diligencias para interrogar a...

Políticahace 1 día

Defensor del Pueblo confía en la JNJ

Walter Gutiérrez, Defensor del Pueblo y uno de los pocos que cree en la Junta Nacional de Justicia (JNJ), confía...

Alan García Pérez Alan García Pérez
Políticahace 1 día

Mejor es reírse

No quiero postular a la presidencia…pero el pueblo me lo pide.

Carlos Rivera Paz Carlos Rivera Paz
Políticahace 1 día

La voz clara

“El acuerdo de colaboración es un acontecimiento histórico para la justicia”, aseguró el jurista Carlos Rivera.

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.