Contáctanos

Especial

El drama de los migrantes venezolanos

Publicado

en

Migrantes venezolanos

Presentamos una opinión diferente y polémica sobre el tema de la inmigración venezolana, el de un veterano izquierdista y abierto defensor del gobierno chavista de Venezuela, que somete sus argumentos al criterio de nuestros lectores.

En las últimas semanas algo más de 450 mil venezolanos ingresaron al Perú procedentes de Colombia y Ecuador. Se registró, de ese modo, la ola migratoria más grande conocida en el país, y la más diversa: hombres, mujeres y niños de distintas edades, arribaron a nuestra patria en busca –dijeron- de “un futuro mejor”. Hay quienes se empeñan en llamarlos “refugiados”. “Migrantes económicos”, les llamó Acnur.

Este fenómeno acaparó todos los medios de comunicación. La prensa escrita, la radio y la televisión, se ocuparon tarde, mañana y noche del acontecimiento, que adornaron desde muy distintas ópticas: en unos casos, mostraron a niños en cuna; en otros, a madres gestantes; en los más, a hombres empeñados en tramitar documentos que no siempre tenían a la mano.

Todos se desplazaban a pie por una carretera, y llegaban exhaustos a cualquier poblado, fatigados y hambrientos ¿El telón de fondo…?: Una Catilinaria contra Maduro y el proceso venezolano. Pero, además, un “olvido”: lo que dijo Mike Pence –el vicepresidente USA- a Julio Borges, el “líder” de la contra caraqueña: “hay abundante platica (dinero) para los refugiados”. Y sí, fueron 16 millones de dólares, los anunciados en esa circunstancia.

Para los marchantes, los entrevistadores demandaban “apoyo”, “comprensión”, “ayuda”. Esas fueron las tres palabras más usadas en una circunstancia en la que el tema de la Solidaridad fue invocado casi como un deber nacional, y un compromiso humano. Es bueno que, en este marco, formulemos algunas reflexiones puntuales.

Pence y opositor Borges

Pence y opositor Borges. EEUU invierte millones en venezolanos que migran mediante USAID.

“SE MUEREN DE HAMBRE”

Lo primero que hay que subrayar es el uso falso, abusivo y politiquero, que los medios de comunicación hicieron de esta ola migratoria. “Huyen de Venezuela porque allí se mueren de hambre” dijeron. Pero la respuesta, fue inmediata.

En las redes sociales se les dijo: En un país de 34 millones de habitantes, dos millones huyen porque se mueren de hambre ¿y los otros 32, por qué no huyen? ¿Ya se murieron y nadie lo supo; o más bien optaron por quedarse a morir allí?

Y es que no estaban famélicos los que llegaron a suelo peruano. Millones de peruanos podrían lucir mucho más desnutridos que estos visitantes, que arribaron portando maletas, víveres, ropa, dinero y otros objetos “para defenderse” y “sustentar su viaje”, según dijeron.

En otras palabras, no es el hambre el que los indujo; sino el afán de buscar “otras oportunidades” en estas tierras, lo que marcó su ruta. Y para dar consistencia a su arribo, las proclamas anti bolivarianas, caían como maná del cielo.

Lo curioso es que muchos de ellos –los que vinieron antes y pululan en distintos lugares y los que forman esa “nueva hornada” de migrantes- sostienen sin miramientos que ellos son profesionales, técnicos calificados, expertos en distintas áreas.

No dicen, sin embargo, quién les dio esas carreras ni cuánto les costó adquirirlas porque, en verdad, no les costó nada. La recibieron gratis y se las dio el gobierno bolivariano; y es que en Venezuela la educación es gratuita en todos los niveles; y la formación profesional se otorga sin costo alguno.

Entonces el tema parece más simple: adquirieron estudios y calificaciones allí, y ahora vienen aquí para ofrecer sus servicios y obtener un empleo mejor remunerado.

TIENEN DERECHO

¿Tienen derecho a ello? Claro que sí. No se les podría negar esa opción. Pero ella se inserta en un escenario concreto que hay que definir. Y es que los que vienen ocuparán un puesto de trabajo. Ya lo admiten los mismos que analizan el tema.

Pero ese “puesto de trabajo” bien podría –y debiera- corresponder a un peruano que hoy está desempleado y que es, en efecto, ingeniero de sistemas, calculista, fisioterapista, o docente universitario…

Claro, no faltará nunca un Phillips Butters que, en esa circunstancia, diga: “si desplazan a un peruano, solo él tiene la culpa”. En otras palabras, perdió el puesto por incapaz, el venezolano estaba mejor preparado

Y sí, puede ser cierto: el venezolano estaba mejor preparado, pero ¿quién lo preparó mejor?, ¿quién le dio la capacitación indispensable para que sea “mejor que un peruano”?, ¿Chávez, o Maduro?

Venezolanos viven crisis

¿POR QUÉ AL PERÚ?

Lo que usualmente ocurre, es que la migración se produzca desde un país pobre, y se oriente hacia otro que luzca en mejor estado. Los peruanos que emigran, se van a Estados Unidos, o a España; y en América Latina, optan por Argentina, o Chile. No es lo más frecuente que busquen afincarse en países que muestren problemas más graves que los nuestros.

Y esa es casi una norma, que comprende a migrantes de diversas latitudes. En este caso, es al revés, los venezolanos buscan venir al Perú; como si alguien los hubiera alentado para eso. ¿Quién será? ¿Quién “les dio alas”? ¿Quién les dijo que aquí estarían mejor que en Venezuela?

En el Perú campea el empleo informal. Cuando una persona de 30 años o más pierde un puesto, es virtualmente expulsado del mercado de trabajo. La única alternativa que le queda es crear su propio empleo. Se hace taxista, vendedor ambulante o micro empresario; porque el Estado no le garantiza absolutamente nada. Y la empresa privada tampoco lo absorbe.

A lo más que puede aspirar un peruano desocupado es a conseguir un “contrato a plazo fijo”. Trabajar tres meses, con la esperanza que se lo renueven tres meses más.

Y, con mucha suerte y calificaciones excepcionales, logrará un contrato por un año; salvo que sea futbolista –como Paolo Guerrero, o el Oreja Flores- en cuyo caso ganará más; solo que a más largo plazo. Pero eso, habitualmente no ocurre en el Perú. El beneficiado tendrá que pisar otras tierras. Y si patea pelota, mejor.

Migración venezolana, vendedores ambulantes

EMPRENDEDORES

Sucede que el peruano “promedio” –no el profesional, ni el “alto funcionario”- desempeña funciones aleatorias. Chofer, transportista, maestro de escuela, vigilante, enfermero, vendedor de fruta, o de ropa; en general “mano de obra no calificada”.

Hay quienes han comenzado como “voceadores de combi”, y han hecho fortuna. Pero son los menos. Y hoy algunos están presos, o son investigados, como Antonio Camayo o Joaquín Ramírez. Pero, salvo estos, los demás viven modestamente, y se desenvuelven en casi virtual anonimato.

Ocurre, sin embargo, que hoy, esos peruanos, han desaparecido. Se han esfumado. Como si se los hubiera tragado la tierra o el viento.

Hoy, quienes asoman en esas tareas –y muchas otras- son venezolanos. Y lucen bien, porque son educados, modosos, simpáticos y serviciales. En suma, reúnen los requisitos necesarios para gozar de una suerte de “estabilidad plena” en el puesto que alcanzan. Pero los empresarios que los contratan, no les reconocen eso: las pagan menos que al peruano. En otras palabras, los sobre-explotan.

REALIDAD LABORAL

Eso ocurre también en otros sitios: En los años 80 del siglo pasado, un español en Ginebra ganaba cinco veces menos que un suizo en un puesto de trabajo. Pero lo que percibía en las orillas del Lago Leman, era cinco veces más que lo que recibía por el mismo trabajo ese mismo español, en Madrid, Valencia o Albacete. Obviamente el español prefería laborar en la ciudad alpina, y no en su lugar de origen.

Hay venezolanos que aquí trabajan esforzadamente sus 8 horas, y si les exigen un tiempo adicional, solicitan el pago de sobretiempo. Y es que, en su país, los derechos sociales de los trabajadores son sagrados.

Aquí, como se sabe, desde un obrero simple hasta un técnico calificado, se ve forzado a laborar diez, doce y hasta catorce horas, sin pagos adicionales. Si protesta, lo despiden. Y si eso ocurre,, tendrá que recurrir a un juez –como si fuese un reo- para demostrar que su despido, fue “injustificado”.

ALGO MÁS

Probablemente por eso –y otras cosas más- un contingente de “migrantes” ha optado por volver a su patria. Y ha contado, para el efecto, con la ayuda del gobierno bolivariano. En las próximas semanas, sin duda, se incrementará el número de retornantes. Sería esa, la más sensata opción.

 

Gustavo Espinoza M.

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

¿Qué fue y qué es Prensa Latina a sus 60 años?

Publicado

en

¿Qué fue y qué es Prensa Latina a sus 60 años?

Seis décadas después siguen recorriendo el mundo las campañas de desinformación y las falsas noticias, conocidas con el nombre más sonoro y globalizador de fake news en esta época de bulos virales que se diseminan vía internet. Siguen vigentes los monopolios mediáticos y con amarga frecuencia la verdad es un elemento -con suerte- secundario en las agendas de los grandes medios.

A tres semanas del triunfo de la Revolución Cubana se celebraba la Operación Verdad, una masiva conferencia de prensa que durante dos días reunió en La Habana a más de 400 periodistas de América Latina y el Caribe, Europa y Estados Unidos, en la cual el recién estrenado Gobierno revolucionario expuso lo que acontecía en un país que vivía un cambio radical.

Fue la ofensiva cubana contra las grandes agencias internacionales de noticias. Fue, también, la primera vez que, en el temprano y creciente escenario de hostilidad que afrontaba la Isla desde el exterior, alguien habló de un posible bloqueo económico.

El día 22 de enero, segunda jornada de la Operación Verdad, Fidel dijo: “Nosotros no tenemos cables internacionales y a ustedes, los periodistas latinoamericanos, no les queda más remedio que aceptar lo que les diga el cable que no es latinoamericano. Si me permiten decir algo que considero tengo el derecho de decir, por cuanto afecta los intereses de mi patria, les digo que la prensa de América Latina debiera estar en posesión de medios que le permitan conocer la verdad y no ser víctimas de la mentira”.

“Hemos tenido muchos amigos entre los pueblos, pero estos han sido impotentes hasta ahora. Poco han podido hacer los pueblos de América. Y hay que observar cómo reaccionan contra nosotros determinados intereses, precisamente para quitarnos los únicos amigos que tenemos, que son los pueblos. Lo que se quiere es aplastar a la Revolución Cubana. “¿Quieren ustedes, los periodistas, ayudar a los pueblos? Pues tienen un arma formidable en la mano: la opinión pública continental. Úsenla, y verán cómo ayudan a redimir pueblos y salvar muchas vidas”. (Fidel Castro en Operación Verdad, los días 21 y 22 de enero de 1959 en La Habana)

Entre los organizadores de Operación Verdad, junto a Fidel, el Che y otros dirigentes del Gobierno revolucionario y periodistas cubanos, estaban el argentino Jorge Ricardo Masetti y el uruguayo Carlos María Gutiérrez, dos de los latinoamericanos que subieron como periodistas a la Sierra Maestra. Regresaron a La Habana en los primeros días de enero de 1959, en un avión en que también viajaron un grupo de exiliados y los padres de Ernesto Guevara.

El propio Che, Masetti, Gutiérrez y colegas cubanos y de otros países de América Latina concibieron la idea y organizaron una agencia que llevara información a los pueblos de América Latina como alternativa a las grandes agencias cablegráficas internacionales.

Masetti sería el primer director general. La nómina inicial estaría integrada por unos 20 periodistas, además de traductores y técnicos. Las primeras corresponsalías serían creadas en México, Venezuela, Argentina, Colombia, Perú, Chile, Panamá, Paraguay, Bolivia, Brasil, Ecuador… El 16 de junio de 1959 salía desde La Habana el primer despacho firmado por Prensa Latina.

“Cuando se transmitió el primer despacho cablegráfico con la identificación de PL, todos nos paramos frente a las máquinas para ver cómo el teletipista ‘ponchaba’ la noticia y, al día siguiente, revisamos con avidez las páginas de los diarios para comprobar que ya no solo publicaban cables con las siglas AP y UPI. Daba comienzo una lucha por romper el monopolio de la información”.

(Juan Marrero, fundador de PL. Testimonio recogido en Los años precursores. Memorias de Prensa Latina. 1959-1962)

“Máquinas de escribir mecánicas, las cámaras fotográficas de entonces, un radio de onda corta para captar emisoras de países vecinos, un transmisor telegráfico Morse y dos teletipos para el tráfico informativo internacional fueron las herramientas de la etapa inicial, mejoradas posteriormente con la introducción de teletipos más modernos, equipos de télex y un servicio de radiofotos”, así empezó PL en su sede de La Habana, según relata Frank González García, presidente de la agencia entre 2003 y 2010, en Los años precursores. Memorias de Prensa Latina. 1959-1962, publicado en 2014.

Hay mucha historia en esos primeros años. El nombre de la agencia, una sugerencia del Che. La presencia del Gabriel García Márquez periodista, camino a convertirse en uno de los grandes novelistas latinoamericanos de todos los tiempos, como corresponsal en Bogotá y Nueva York, y del argentino Rodolfo Walsh, que descubrió los primeros indicios de que se preparaba en Guatemala una fuerza para invadir a Cuba.

Pronto comenzaron los ataques, incluido un pedido en la Sociedad Interamericana de Prensa en 1960 para que los gobiernos de la región cerraran las corresponsalías de la agencia.

Masetti declararía que “hemos tenido obstáculos, tenemos obstáculos y seguiremos teniendo obstáculos, pues esto es una tarea nada fácil. Hay personas que se han dedicado a hacer campañas contra Prensa Latina, pero hay muchos también que no quieren que se esté informando… Son los grandes intereses”.

Prensa Latina fue en lo informativo otra expresión de la vocación latinoamericanista de la Revolución Cubana, como lo fueron en lo cultural dos instituciones creadas en el propio 1959, el Instituto de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y la Casa de las Américas, y como lo serían otros emprendimientos en el futuro.

La nueva agencia noticiosa no duraría mucho, según sus detractores, que le pronosticaban algunos meses de vida. Sesenta años después, sigue teniendo su sede central en La Habana y cuenta con 544 trabajadores, entre ellos 240 periodistas, fotógrafos, fotorreporteros, diseñadores y profesionales de otras especialidades en la capital cubana y en 40 oficinas en 39 países.

Su actual presidente, Luis Enrique González, afirmó a Cubadebate que “en seis décadas, Prensa Latina ha madurado mucho y a la vez se rejuvenece constantemente. Sigue siendo una escuela de periodismo internacional en la que participan simultáneamente varias generaciones de profesionales que aspiran a seguir el ejemplo y la mística de la agencia de los inicios en un contexto mediático actual mucho más complejo”.

La agencia está estructurada por un cuerpo de editores y redacciones internacionales (Cuba, Norte, Centro y Suramérica, África, Asia y Europa) y especializadas (Economía, Deportes, Cultura y Ciencia y Técnica), una de Lenguas Extranjeras (para los servicios en inglés, francés, ruso, portugués e italiano) y otras como Boletines (elabora unos 30 boletines sobre diversas temáticas), Fotografía, Radio y PLTelevisión.

Prensa Latina brinda servicios informativos, fotográficos, de publicidad y de televisión y edita 20 publicaciones (10 propias, de ellas cuatro en el exterior, y el resto de terceros clientes). Además, ofrece un servicio de titulares por SMS y cuenta con una red de tiendas en toda Cuba para la venta de sus publicaciones y de la editorial Ocean Sur, de la cual es distribuidor exclusivo en el país.

Actualmente, la agencia tiene casi 7 000 receptores en más de 60 países.

Su producto principal –apunta González- “es lo que llamamos el ‘cast mundial’, unos 400 despachos noticiosos diarios que abarcan temas de Cuba, Latinoamérica y el resto del mundo. Empleamos todos los géneros periodísticos, desde el cable noticioso, el reportaje, la entrevista y la crónica hasta trabajos televisivos, radiales y multimediales, incluyendo de manera creciente las redes sociales.

“Al mismo tiempo, contamos con una gran casa editorial que imprime una veintena de publicaciones seriadas, como el semanario Orbe y sus ediciones en Cuba y otros cuatro países, la revista Cuba Internacional y los periódicos Negocios en Cuba y The Havana Reporter, entre otros. Gran parte de nuestros artículos son traducidos a varios idiomas, especialmente al inglés. Nuestro sitio digital principal es www.prensa-latina-cu”.

PRENSA LATINA EN EL SIGLO XXI

Prensa Latina ha devenido en los últimos tiempos en un centro multimedial acorde con los avances tecnológicos del presente, al tiempo que mantiene los principios de sus fundadores.

Su presidente, Luis Enrique González, señala que “las líneas de trabajo son las establecidas desde la misma fundación hace 60 años. Como dijo Ricardo Masetti, la agencia es ‘objetiva, pero no imparcial, porque no se puede ser imparcial entre el bien y el mal’. La defensa permanente de la Revolución Cubana, la difusión de sus valores, desarrollo y creciente prestigio, así como su ayuda internacionalista en el mundo, constituyen la razón de ser del trabajo de Prensa Latina, junto con el respaldo a las fuerzas progresistas de América Latina, el Caribe y el resto del planeta”.

González recuerda que “desde sus inicios, la agencia se propuso dar voz a los sin voz y hacer la revolución en el periodismo latinoamericano, como planteó su fundador Masetti, y desde entonces esa ha sido su misión histórica al servicio de la verdad. En la actualidad, cuando la propiedad de los medios se concentra en pocas manos y corporaciones y proliferan la manipulación informativa, la desinformación y la difusión de fake news, PL fortalece su línea editorial sobre la base de sus principios fundacionales”.

¿Hay algún momento particular en la historia de la agencia que los aliente en su trabajo diario?

—Son muchas las hazañas realizadas por nuestros periodistas en distintos países a lo largo de estos 60 años. Creo que comenzaron, de hecho, con las entrevistas que Masetti hizo a Fidel y el Che en 1958 en la Sierra Maestra, aun antes de fundarse Prensa Latina. En esos tiempos, los grandes medios ocultaban o minimizaban la lucha revolucionaria en Cuba y hasta aseguraban que había muerto su Comandante en Jefe.

“Al conocer que sus informes no habían llegado a su emisora en Argentina, Masetti -a riesgo de su vida- volvió a subir a las montañas a repetir las entrevistas, las que poco después se convirtieron en su emblemático libro Los que luchan y los que lloran.

“Es igualmente conocida la anécdota que refiere que otro fundador argentino, Rodolfo Walsh, logró descifrar mensajes secretos y revelar que mercenarios de origen cubano entrenaban en bases de Guatemala para invadir Cuba por Playa Girón.

“Siguiendo ejemplos como estos, nuestros corresponsales han cubierto directamente la Guerra de Vietnam, la lucha por la independencia de Angola y el sur de África, la guerra en Siria y los conflictos del Medio Oriente, los golpes de Estado y las conquistas populares y progresistas de los pueblos en Latinoamérica”.

¿Cuáles son los retos principales que enfrenta hoy la agencia como medio noticioso alternativo en el contexto regional y mundial? ¿Cuáles son los propósitos para los próximos años?

—Uno de los retos principales es elevar continuamente el alcance de la información de Prensa Latina en el mundo y el desarrollo de la agencia en materia tecnológica y en las redes sociales, sobre todo en Facebook, Twitter y Youtube, así como la permanente formación de periodistas y cuadros jóvenes. Más aun en tiempos en que Estados Unidos arrecia sus agresiones contra Cuba y los gobiernos progresistas del continente y otras partes del mundo, y cuando el vendaval de las noticias falsas se ha convertido en una poderosa arma para la desestabilización y enajenación de los pueblos.

“Prensa Latina estuvo, está y estará al servicio de la verdad, como lo establecieron sus fundadores históricos.

“Creo importante señalar que Prensa Latina tiene características propias que la hacen verdaderamente única en el contexto periodístico internacional. No solo por su línea editorial revolucionaria, basada en el pensamiento de Fidel y de José Martí, sino también porque, desde su nacimiento hace seis décadas, fue sometida a todo tipo de obstáculos y agresiones que buscaban la clausura de sus oficinas para silenciar su voz.

“Actualmente, la agencia también enfrenta obstáculos en su funcionamiento financiero, el visado y acreditación de algunos de sus corresponsales y otras trabas que no sufren otras agencias internacionales de noticias.

“Estos son retos que enfrentamos a diario y que sabremos sortear para garantizar que el mensaje de Prensa Latina siga llegando a todos los rincones del mundo”.

¿Qué fue y qué es Prensa Latina a sus 60 años?

“La primera noticia se conoció en la oficina central de Prensa Latina, en La Habana, donde yo trabajaba en diciembre de 1960, y se debió a una casualidad casi inverosímil. Jorge Ricardo Masetti, el director general, cuya obsesión dominante era hacer de Prensa Latina una agencia mejor que todas las demás, tanto capitalistas como comunistas, había instalado una sala especial de teletipos sólo para captar y luego analizar en junta de redacción el material diario de los servicios de Prensa del mundo entero. Dedicaba muchas horas a escudriñar los larguísimos rollos de noticias que se acumulaban sin cesar en su mesa de trabajo, evaluaba el torrente de información tantas veces repetido por tantos criterios e intereses contrapuestos en los despachos de las distintas agencias y, por último, los comparaba con nuestros propios servicios.

“Una noche, nunca se supo cómo, se encontró con un rollo que no era de noticias sino del tráfico comercial de la Tropical Cable, filial de la All American Cable en Guatemala. En medio de los mensajes personales había uno muy largo y denso, y escrito en una clave intrincada. Rodolfo Walsh, quien además de ser muy buen periodista había publicado varios libros de cuentos policíacos excelentes, se empeñó en descifrar aquel cable con la ayuda de unos manuales de criptografía que compró en alguna librería de viejo de La Habana. Lo consiguió al cabo de muchas noches insomnes, y lo que encontró dentro no sólo fue emocionante como noticia, sino un informe providencial para el Gobierno revolucionario.

“El cable estaba dirigido a Washington por un funcionario de la CIA adscrito al personal de la Embajada de Estados Unidos en Guatemala, y era un informe minucioso de los preparativos de un desembarco armado en Cuba por cuenta del Gobierno norteamericano. Se revelaba, inclusive, el lugar donde iban a prepararse los reclutas: la hacienda de Retalhuleu, un antiguo cafetal en el norte de Guatemala”.

(Gabriel García Márquez, 1977)

 

DENY EXTREMERA SAN MARTÍN
CUBADEBATE.CU

Seguir leyendo

Especial

José Carlos Mariátegui y el artista

Publicado

en

José Carlos Mariátegui y el artista

Una de las mayores virtudes de la inmensa obra de José Carlos Mariátegui, es que no procuró abarcar la mayor cantidad de temas propios del interés de la sociedad en que desarrolló su trabajo intelectual. Por ello, también procuró entender e interpretar la realidad del artista. En su texto El Artista y La Época (1925), sostiene que:

“El artista contemporáneo se queja, frecuen¬temente, de que esta sociedad o esta civilización, no le hace justicia. Su queja no es arbitraria. La conquista del bienestar y de la fama resulta en verdad muy dura en estos tiempos. La burguesía quiere del artista un arte que corteje y adule su gusto mediocre. Quiere, en todo caso, un arte consagrado por sus peritos y tasadores. La obra de arte no tiene, en el mercado burgués, un va¬lor intrínseco sino un valor fiduciario. Los ar¬tistas más puros no son casi nunca los mejor co¬tizados. El éxito de un pintor depende, más o menos, de las mismas condiciones que el éxito de un negocio. Su pintura necesita uno o varios empresarios que la administren diestra y sagazmente”.

No cabe duda que en los años recientes (primeras dos décadas del siglo XXI), las afirmaciones de Mariátegui gozan de actualidad y mucha salud. El arte aun es visto como un producto que al ser consumido genere el ansiado estatus social superior de su consumidor.

El arte diferencia a las personas y las ubica en un determinado lugar de la estructura social existente. Por ello, aquellos que consuman “arte puro” serán vistos como más “cultos e inteligentes”; mientras que, los que consuman “arte barato”, simplemente se ubicarán en la base de la pirámide social.

De esta forma, una pintura abstracta colocada en una casa significará que su propietario pertenece a una clase social “superior”, “alta” o “A” y “B” (como actualmente el marketing divide a sus consumidores); por el contrario, una pintura paisajista simplemente hará notar el “origen provinciano” de los habitantes de aquel hogar.

Así, para evitar ser “de origen provinciano” (mejor dicho, “Cholo con plata” o “el Rey de la papa), será mejor asistir a una galería de arte y adquirir la obra de un artista graduado en una universidad de “categoría” (si es extranjera, mucho mejor); porque el cuadro adquirido en una feria y pintado por un aficionado o artista popular no es valorado ni económica ni estéticamente.

El debate sobre arte o artesanía jamás se logró zanjar en las formas del pensamiento social exclusivo y excluyente.

Además, Mariátegui agrega que:

“El renombre se fabrica a base de publicidad. Tiene un precio inasequible para el pe¬culio del artista pobre. A veces el artista no demanda siquiera que se le permita hacer fortuna. Modestamente se contenta de que se le permita hacer su obra. No ambiciona sino realizar su per¬sonalidad. Pero también esta lícita ambición se siente contrariada. El artista debe sacrificar su personalidad, su temperamento, su estilo, si no quiere, heroicamente, morirse de hambre”.

Las hoy llamadas industrias culturales lo único que han logrado es estandarizar los productos artísticos. Prácticamente los han afeado y convertido en objetos mediocres para gustos impostados. Los premios literarios sólo han servido para forjar un batallón de jóvenes escritores que escriben con el sólo criterio de poder “vender” su texto. Para ello, se han dejado imponer desde los temas hasta el estilo.

En el Perú, imitar es mejor que crear. Existe un programa en la televisión peruana que premia a quien imita. Y lo que resulta paradójico es que en ese programa, se han premiado a imitadores que copiaron a cantantes muy originales; a los que revolucionaron el canto y la música. Y todo depende de los gustos mediocres y escasos de un “jurado” casi siempre conformado por individuos que se encuentran muy lejos de saber qué es cantar.

Pese a ello, algunos concursantes han asistido al programa sólo para hacerse conocidos y poder lanzar sus carreras en otros espacios artísticos que los “jurados” ni imaginan que existan. Debe ser terrible convivir en medio de tanta mediocridad por imitar.

Por ello José Carlos Mariátegui indicó que:

“Sobre la suerte de los artistas contemporáneos pesa, excesivamente, la dictadura de la prensa. Los periódicos pueden exaltar al primer puesto a un artista mediocre y pueden relegar al último a un artista altísimo. La crítica periodística sabe su influencia. Y la usa arbitrariamente. Consagra todos los éxitos mundanos. Inciensa todas las re¬putaciones oficiales. Tiene siempre muy en cuen¬ta el gusto de su alta clientela”.

La dictadura de los medios de comunicación sobre los artistas sigue siendo un problema para el desarrollo del arte en el Perú. No se es “mejor” escritor porque te entrevistan en un programa de un canal de cable.

El Perú es un país de poetas y literatos. Siempre lo ha sido. Y siempre lo será. Sin que importe si salen en los 5 minutos que dura el programa que no te da tiempo para leer de manera libre e independiente.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

Homenaje a Marta Harnecker

Publicado

en

Marta Harnecker

La escritora e investigadora chilena es un importante referente del marxismo latinoamericano como teoría y como práctica, un emblema de los pueblos que luchan por su segunda y definitiva independencia.

Desde comienzos de la década de 1960, la chilena Marta Harnecker fue una autora clave en la difusión del marxismo en América Latina

Su obra fue esencial en la formación de sucesivas generaciones de militantes de izquierda en el continente. Sus trabajos fueron parte sustancial y alimentaron el boom del marxismo en la región.

Desde su aparición en 1969, su libro Los conceptos elementales del materialismo histórico, editado por Siglo XXI, de Arnaldo Orfila, y Cuadernos de Educación Popular, se convirtieron en herramientas teóricas fundamentales en escuelas de cuadros y círculos de estudio. En 1982, se habían publicado 47 ediciones y más de medio millón de copias del primero, además de múltiples ediciones piratas.

Ambos textos, sustituyeron como materiales de estudio a libros como El ABC del comunismo y Teoría del materialismo histórico, de Nicolás Bujarin; el Manual de economía política, de P. Nikitin; Los fundamentos de filosofía marxista, de F. V. Konstantinov, o el Manual de marxismo-leninismo, de la Academia de Ciencias de la URSS.

Los conceptos elementales fue escrito por Harnecker en París, al convertir en pequeño manual, el texto sobre materialismo histórico que había preparado para impartir clases a un círculo de estudiantes latinoamericanos. Sin embargo, pueden rastrearse huellas de este trabajo en la revista chilena Punto Final. Buscó así, acercar a nuevos lectores, el redescubrimiento del marxismo realizado por su mentor Louis Althusser. Le apasionaba su enfoque del marxismo como ins­trumento de transformación social.

A pesar de la aparente accesibilidad del libro, Harnecker se topó con la realidad de que su manual de teoría de la historia no era lo suficientemente comprensible. Redactó entonces Cuadernos de educación popular para explicar de la manera más sencilla la teoría marxista y sus conceptos a personas sin instrucción académica.

Católica militante, marcada por el tema de la pobreza, la sicóloga Marta Harnecker había llegado a Francia con una beca en 1963. El libro del filósofo católico francés Jacques Maritain sobre humanismo cristiano era para ella, en ese momento, una especie de Biblia. Se acercó al marxismo. Leyó a George Politzer y a Charles Bettelheim. En 1964 conoció al filósofo Louis Althusser, con quien cultivó una estrecha amistad. Participó en el seminario Para leer El capital (https://lahaine.org/cC5k).

Marta Harnecker

De regreso a Chile, militó en la organización revolucionaria Ranquil y luego se incorporó al Partido Socialista. Aprendió periodismo en la práctica, realizó reportajes y, en pleno periodo presidencial de Salvador Allende, dirigió la revista Chile Hoy. Como periodista se dedicó a recoger la voz de los de abajo.

Exilada en Cuba tras el golpe de Estado en su país, comenzó a sistematizar las experiencias de las izquierdas de América Latina, entrevistando a sus principales dirigentes. Reconstruyó así procesos tan diversos, como el de las guerrillas centroamericanas o colombiana, el Frente Amplio de Uruguay, el Movimiento Sin Tierra y el PT de Brasil, y los gobiernos de Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa. En La izquierda en el umbral del siglo XXI, libro publicado en 1999, al comienzo del ciclo de los gobiernos progresistas en el continente, señalaba que había entrevistado a 38 figuras de izquierda de máximo nivel, y a casi 100 de cuadros dirigentes de segundo nivel.

Como señala Jaime Ortega, entre sus primeros trabajos de educación popular y los posteriores de largo aliento hay una bisagra: las entrevistas a Mario Payeras [EGP, Guatemala] y Cayetano Carpio [FPL, EL Salvador]. En ellas aborda la elaboración del andamiaje conceptual para comprender la importancia de las luchas centroamericanas.

En uno de sus últimos trabajos, Un mundo a construir, Harnecker sostuvo que la izquierda convertida en gobierno puede usar el aparato de Estado heredado para construir la nueva sociedad. Lo puede hacer, si cumple tres condiciones: que las instituciones estatales estén dirigi­das por cuadros revolucionarios dis­puestos a transformarlas; que el pueblo organizado sea capaz de controlar su quehacer y presionar por transformarse, y que se cambien las reglas del juego ­institucional.

Autora de casi 90 libros, Harne­cker nunca trabajó en una universidad. Su obra es una bitácora de las luchas de liberación latinoamericana. Más que otra cosa, fue una educadora popular. Escribió para dotar a los trabajadores de herramientas para luchar, para reflexionar, documentar su optimismo y construir otro sentido común.

En México, Marta fue más conocida por sus trabajos iniciales sobre materialismo histórico que por su cartografía de las luchas latinoamericanas. Aunque tuvo interlocutores permanentes de enorme altura intelectual como Pablo González Casanova, sus críticos quisieron reducir su obra a una expresión de marxismo de manual. Sin embargo, su legado va mucho más allá de este señalamiento.

El marxismo está vivo en el país, en parte, porque encarnó en una generación de dirigentes magisteriales, urbano-populares y campesinos, que se formaron con los libros de Harnecker. Su obra facilitó que herramientas teóricas, antes reservadas a los especialistas, sedimentaran en la práctica política y en la visión del mundo de estos activistas.

 

LUIS HERNÁNDEZ NAVARRO

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Cocaína en contenedores Cocaína en contenedores
Políticahace 22 horas

Cocaína peruana que viene de Chile revela que el Callao es una coladera

De acuerdo con las autoridades de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, fue durante una inspección...

Contenedores en puerto para exportación crucero Contenedores en puerto para exportación crucero
Políticahace 22 horas

Perú no cuenta con Marina Mercante

Por vía marítima se transportan a Chile principalmente productos del sector químico (el 50%), petróleo y gas natural (el 24%)...

¿Qué fue y qué es Prensa Latina a sus 60 años? ¿Qué fue y qué es Prensa Latina a sus 60 años?
Especialhace 22 horas

¿Qué fue y qué es Prensa Latina a sus 60 años?

Seis décadas después siguen recorriendo el mundo las campañas de desinformación y las falsas noticias, conocidas con el nombre más...

Avelino Guillén Avelino Guillén
Políticahace 22 horas

Homologación de acuerdo con Odebrecht fortalece al equipo especial Lava Jato

La homologación del acuerdo de colaboración eficaz con la empresa Odebrecht fortalece la posición de la Fiscalía en este caso...

Eduardo Vega Luna Eduardo Vega Luna
Políticahace 22 horas

Eligen a Eduardo Vega miembrode la CERD

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) eligió al abogado peruano Eduardo Vega Luna como miembro del Comité para la...

Jorge Ramírez Jorge Ramírez
Políticahace 22 horas

Participará en diligencias reservadas de equipo especial

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos autorizó el viaje a Israel del procurador ad hoc del caso Odebrecht, Jorge...

Martín Tanaka Martín Tanaka
Políticahace 22 horas

Vizcarra podría plantear una nueva cuestión de confianza este 25 de julio

El analista Martín Tanaka, exintegrante de la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política, indicó que, en caso el...

Vicente Zeballos Vicente Zeballos
Políticahace 22 horas

Revaloramos el rol de los procuradores

El ministro de Justicia, Vicente Zeballos, destacó la labor de los procuradores anticorrupción y sostuvo que el Gobierno está haciendo...

Marisa Glave Marisa Glave
Políticahace 22 horas

Respalda iniciativa de “mandiles rosados”

Los miembros de la bancada Nuevo Perú emplearon sus redes sociales para referirse a la propuesta del Ministerio de la...

José Carlos Mariátegui y el artista José Carlos Mariátegui y el artista
Especialhace 22 horas

José Carlos Mariátegui y el artista

Una de las mayores virtudes de la inmensa obra de José Carlos Mariátegui, es que no procuró abarcar la mayor...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.