Contáctanos

Especial

El banquetazo de José Rufino Echenique

Publicado

en

José Rufino Echenique

El escándalo de la “consolidación de la deuda”, durante el gobierno del general Echenique, significó un robo gigantesco organizado desde el Ejecutivo. El mayor caso de corrupción de la historia.

Al habla peruana, palabras como”cebiche”, “pollo a la brasa”, “matemáticamente posible” y “poto”, le son tan habituales como “corrupción”. Alguna vez, conversando con mi buen amigo Santiago Bullard —joven periodista de atrevida pluma—, llegamos a la conclusión de que si en este país no existiera la corrupción, el peruano se deprimiría.

El peruano es, pues, un poco como el polaco: gusta hablar de política gran parte del tiempo; con la salvedad de que el peruano en realidad no habla tanto de política, sino de corrupción.

Tampoco es que tal crimen sea patrimonio nacional, no. Sin embargo, como alguna vez me hizo notar en una entrevista —la única que le hice— el pintor Fernando de Szyszlo citando al incomprendido César Moro: “En todas partes se cuecen habas, pero en el Perú solo se cuecen habas”.

Hecha esta derrotista introducción, en estas páginas, tras la recomendable lectura del libro de Alfonso Quiroz, “Historia de la Corrupción en el Perú”, voy a tratar de reseñar algunos de los más emblemáticos casos de nuestra historia. Disculpen la falta de academia de quien suscribe, y mucho me hubiera gustado consultar al propio Quiroz, pero el erudito falleció antes de tiempo, apenas publicado su libro.

Como suele pasar en esta vida, los buenos se van pronto. Pero acá quedamos los malos, para recordarles a otros malos sus trapacerías. El primero que abordaremos es probablemente el más corrupto de la temprana República: El presidente y general José Rufino Echenique.

La lucha por la independencia fue usada para el robo.

La lucha por la independencia fue usada para el robo.

ES MI TATARABUELO PERO NO SÉ NADA
El subtítulo no es cierto, porque el hombre sí sabe. Alguna vez el escritor Alfredo Bryce Echenique dijo que su tatarabuelo, José Rufino Echenique, había sido el presidente más corrupto del Perú hasta que llegó Fujimori. Buen humor el de Bryce, y hay que reconocerle mérito a “Fuji”, pues no es fácil ser el primus inter pares en un rubro muy peleado.

Echenique, quien se enroló en el ejército del general José de San Martín —aunque se inició como otros egregios padres de la patria en el ejército español—, nació en Puno, y desde pequeño tuvo que vérselas solo.

A los cinco años, cuando la revolución de los hermanos Angulo y Pumacahua, en un viaje a Arequipa en que iba con su tío, este fue asesinado a garrotazos, según cuenta el propio Echenique en sus memorias.

Igual suerte corrió su padre, también muerto a garrotazos, a manos de montoneros en Huarochirí cuando buscaba unirse a las tropas de San Martín. Desamparado, el niño José Rufino fue protegido por unos indios y anduvo de pastor hasta que fue reconocido por un viajero y regresó con su familia.

Luego pelearía junto al general Agustín Gamarra y fue alcanzando grados militares con rapidez. Vamos a ahorrarnos las luchas intestinas por el poder —y la oportunidades de enriquecerse de él— entre los libertadores. Pero mencionaremos que Echenique hizo una enorme fortuna con la caña de azúcar, incorporando tecnologías a máquina de vapor.

Ni corto ni perezoso, se casó con Victoria Tristán, la hija mayor del acaudalado Pío Tristán, heredera también de parte de la fortuna de los Goyeneche. Además, quiero pensar que el concepto de deber patriótico era más laxo en aquel naciente país, pues el “héroe” Echenique, al igual que muchos “guerreros” como él, fue de los que exigieron “compensaciones y recompensas por sus hazañas patrióticas” (A. Quiroz), y se le retribuyó con jugosos bienes expropiados. Es decir, que cobró bien por ser peruano. Con tal suerte, el propio Jorge Basadre refiere en su “Histora de la Republica del Perú”que Echenique fue uno de los hombres más ricos de su tiempo.

EL PODER CORROMPE
El general, luego de dejar sus ocupaciones azucareras, regresó a la política y sirvió al gobierno del mariscal Castilla y llegó a ser su ministro de Guerra y premier. Ubicuo el magnate militar, pues antes había apoyado al general Vivanco —enemigo mortal de Castilla—, quien lo nombró prefecto de Lima.

Así,en 1851, con el apoyo de Castilla, Echenique fue electo presidente. Lo apoyaron los sectores conservadores. El otro candidato era el empresario liberal Domingo Elías, quien siempre quiso hacerse ver como un “reformador”. A decir de Basadre, este fue el primer proceso electoral verdadero en el Perú.

No obstante, señala Quiroz, que “Castilla favoreció a Echenique como candidato presidencial acaudalado y bien conectado en el violento y corrompido proceso electoral de 1850”. La enemistad a muerte estaba declarada entre Elías y Echenique, quien una vez en el poder revocó los contratos que el país había suscrito con el primero como consignatario del guano y otros.

Pese a haber una relativa abundancia económica por la venta del guano (que incluyó un oscuro acuerdo de Echenique con la casa Gibbs, sobornos de por medio), la historia negra en torno a Echenique surge específicamente con el escándalo de lo que se llamó la “consolidación de la deuda”.

Se necesitaba recuperar el crédito interno mostrando confianza a los millonarios locales (algo así como las “franeleadas” de Humala a la CONFIEP con la “ley Pulpín” y demás gracias), y se resolvió pagarles, ya desde Castilla, lo que se les había quitado para afrontar la guerra de Independencia.

“Infortunado Echenique, presidía un país en abundancia que empezaba a abominar de él y de la Consolidación de la Deuda Interna […] En verdad las leyes no exigían mayor probanza, de modo que bastaban documentos o firmas de difuntos o ausentes y de testigos que hubiesen ejercido autoridad de cualquier rango o que simplemente diesen alguna certificación para que quedaran aprobados expedientes que llegaron a sumar veintitrés millones de pesos, más de cuatro millones de libras esterlinas”, relata el escritor Guillermo Thorndike en el primer tomo (“Los hijos de los Libertadores”) de su monumental biografía “Grau”.

SE ARMÓ LA GRANDE
Al conocerse que muchas de estas deudas habían sido infladas groseramente, la opinión pública desbordó los ánimos. Pobre Echenique, quería ser un héroe, pero acabó liderando una gavilla de sanguijuelas.

Se desató toda una vorágine por traficar con vales de la consolidación. Deudas pequeñísimas de pronto se elevaron hasta los cielos, se fraguaron documentos, se falsificaron firmas, se sobornaron a todos los que eran sobornables.

El propio Elías fue parte de esta fiebre, tramitando expedientes y sacando jugosas comisiones con sus contactos. A estos bribones se les llamo los “consolidados”. Al final, de 5 millones de pesos que era la deuda en 1851, se infló a 24 millones en 1852.

El dizque reformador civil y vengativo Domingo Elías, denunció toda esta jugarreta públicamente en una carta publicada en “El Comercio” en agosto de 1853. No era mucho amor al chancho que digamos, sino a los chicharrones, pues Elías no tuvo éxito en intentar cobrar una de estas millonarias deudas, pues fue “atrasado” por el ministro Juan Crisóstomo Torrico, realmente uno de los personajes más corruptos de nuestra historia. Elías sería luego apresado y posteriormente movió sus tentáculos para desatar la llamada “revolución liberal” que, encabezada por Castilla, ahora enemigo de Echenique, logró derrocarlo en 1855. Hasta el día de hoy, el escándalo de la consolidación de la deuda supone uno de los mayores escándalos de corrupción de la casi bicentenaria República del Perú. Sin embargo, es solo una raya más de un obeso tigre.

De tal palo tal astilla
El general Echenique tuvo siete hijos. Uno de ellos fue el banquero Rufino Eusebio Echenique y Tristán, de quien desciende el escritor Alfredo Bryce. Este vástago suyo tiene entre sus “hazañas” haber sido uno de los que quebraron el Banco Nacional del Perú con turbios manejos.

Guillermo Thorndike en su libro “1879”, reproduce una interpelación de la Cámara de Diputados al gabinete de Mariano Ignacio Prado en 1879 en plena Guerra del Pacífico, con ocasión de la emisión ilegal de 2 millones de soles por parte del Banco Nacional. En su intervención, el diputado Adán Melgar señala: “En los últimos días de abril de 1877 todos fuimos conmovidos por la noticia de que don Rufino Pompeyo Echenique quebraba en la enorme suma de 2,000,000 de soles y en cuya pérdida arrastraba al Banco Nacional por 800,000 soles que le había sustraído, abusando de su cargo de gerente de la institución”.

Continúa Melgar, y sabía de lo que hablaba pues fue accionista del Banco: “… el señor Derteano (presidente del Directorio del Banco) nos confesó que se había sostenido al señor Echenique en la gerencia, para que pudiera continuar sus peligrosos negocios e ir devolviendo al Banco todo el capital sustraído. ¡Qué tal descaro, excelentísimo señor!”.

Jorge Basadre

Es que era muy bondadoso
No obstante la gruesa información que da cuenta del latrocinio del gobierno del general Echenique, el historiador Jorge Basadre (el bueno de Basadre), tiene palabras hacia él que en algún modo le bajan el volumen a sus culpas. “No todos los amigos, funcionarios y adeptos de Echenique, tomaron parte en estos negocios. Echenique pecó solo por su carácter bondadoso, condescendiente, confiado y sin malicia, sorprendiéndose luego al verse horriblemente vilipendiado y calumniado. Por razones políticas, la opinión pública llegó a ser impresionada con versiones fantásticas acerca de este asunto. Varios de los enriquecidos se apresuraron a lucir carruajes o joyas. Algunos aparecieron en las mesas de juego de Chorrillos haciendo apuesta ostentosas”, escribe en su libro “Historia de la República del Perú”.

Como sea, a pesar de las abrumadoras pruebas, Echenique hizo poco o nada por atacar el robo. Amigos y familiares suyos se beneficiaron. Pero como este país tiene memoria frágil, o mejor dicho, tiende a perdonar a los corruptos y hasta premiarlos, Echenique luego de su exilió fue “rehabilitado” para la política, se le levantaron los cargos y llegó a presidir la cámara de diputados (1862) y la de senadores (1868). La vida te da sorpresas.

Eduardo Abusada Franco
Colaboración
@eabusad /eabusada@gmail.com

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Turquía renuncia nuevamente al califato, por segunda vez

Publicado

en

Recep Tayyip Erdogan

En el islam, el papel que desempeñan los Papas cristianos no va a manos de un teólogo sino al jefe de Estado más poderoso, como en el cristianismo de la época romana. La función de califa se convirtió así una cuestión más política que espiritual. Después de haber creído que el califato de Daesh ofrecía a Turquía la posibilidad de recuperar su grandeza otomana, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan logró más bien lo contrario… empujar su país a la barbarie.

En el siglo XVIII, durante la guerra de Crimea, el zar ruso fue el primer jefe de Estado en reconocer el doble papel político y espiritual del califa. Constantinopla había sido derrotada militarmente, pero su sultán seguía conservando un poder sobre las almas de los tártaros. Los sultanes se habían autoproclamado sucesores de Mahoma, en nombre del lugar que habían conquistado, a punta de sable, en la historia del mundo musulmán. En ausencia de rivales, los sultanes asumían la dirección espiritual de los musulmanes, incluso fuera de su imperio.

Al término de la Primera Guerra Mundial, cuando ese imperio se vio definitivamente vencido y disuelto, Mustafá Kemal Ataturk se sintió muy incómodo con aquel legado y trató de separar el poder temporal, cuyo control él mismo había asumido, del poder espiritual, poder que trató de transferir –primero a una autoridad árabe y después a una autoridad india. En definitiva, Mustafá Kemal no encontró más solución que abolir el califato –el 5 de marzo de 1924– para emprender la mod ernización de Turquía [1]

Para George V, rey de Inglaterra y jefe de la Iglesia anglicana, era imposible recuperar el califato en una de sus colonias, y por ende apropiarse del poder espiritual sobre todos los musulmanes. Eso fue lo que el rey Fuad I trató de hacer –sin éxito– en el Egipto colonizadp.

En 1928, Hassan al-Banna creó la Hermandad Musulmana, para regenerar la sociedad egipcia. Su actividad era exclusivamente moralizadora. Pero la Hermandad Musulmana planteó desde el primer momento que, después de “islamizar” el modo de vida del pueblo, habría que restablecer la unidad de los musulmanes alrededor del califato y extender este último al resto del mundo. El rey Fuad I vio en la Hermandad Musulmana un poderoso respaldo para su régimen, sometido al Imperio británico. Así que la Hermandad Musulmana presentó candidatos a las elecciones legislativas egipcias de 1942 y asesinó al primer ministro egipcio laico, en 1948, limitándose a hacer lo que quería el rey Faruk.

Por su parte, el filósofo de la Hermandad Musulmana, Sayyed Qutb, describió el califato no como un ideal que debía realizarse en un futuro lejano sino como el fruto maduro de la regeneración social. Anwar el-Sadat, quien había sido agente de enlace entre la Hermandad Musulmana y el movimiento de los Oficiales Libres, logró convertirse en presidente de Egipto con el respaldo de la CIA.

Sadat islamizó la sociedad egipcia y preparó las cosas para el parlamente egipcio lo proclamara califa. Pero la Hermandad Musulmana no veía las cosas de la misma manera y orquestó el asesinato de Sadat, perpetrado por el grupo terrorista Yihad Islámica, bajo la dirección de Ayman al-Zawahiri [2].

Exactamente de la misma manera, el Emirato Islámico (Daesh) [3] pudo considerar –en contra de la opinión de Ayman al-Zahawiri, ahora convertido en el emir de al-Qaeda– que había logrado imponer el orden «islámico» e instaurado la sociedad perfecta en la ciudad siria de Raqqa, lo cual le daba derecho a proclamar el califato, el 14 de junio de 2014.

Según el acta de la participación de los servicios secretos en la reunión donde se preparó la ofensiva de Daesh contra Irak –reunión realizada en Amman, capital de Jordania, del 27 de mayo al 1º de junio de 2014–, acta revelada más tarde por el diario turco Ozgur Gundem, la proclamación del califato no fue mencionada por los participantes que representaron al Reino Unido, Israel y Estados Unidos en aquella reunión [4].

Es por tanto posible que la proclamación del califato haya sido una iniciativa de los mercenarios de Daesh y que tal iniciativa fuese más allá de la misión que se les habia encomendado. En todo caso, para el gobierno turco el califato era la oportunidad de volver a conquistar el poder espiritual perdido sobre todo el mundo musulmán.

Turquía renuncia nuevamente  al califato, por segunda vez

Lógicamente, la Turquía islamista apoyó sin reservas a Daesh. Solo Rusia denunció tal estado de cosas, primeramente en la reunión del G20 realizada en Antalya (Turquía) –en noviembre de 2015– y más tarde a través de 5 informes de la inteligencia rusa entregados al Consejo de Seguridad de la ONU entre el 29 de enero y el 17 de mayo de 2016 [5].

El fracaso militar del califato ante los ejércitos de Siria e Irak puso a Turquía ante la peor imagen de sí misma que podía tener. No hay ninguna diferencia entre las hordas de jinetes de Tamerlán invadiendo Bagdad y los yihadistas de Daesh invadiendo Mosul en columnas de Toyota [6]. Tampoco hay diferencia alguna entre el genocidio desatado contra los no musulmanes –como los cristianos armenios– primeramente por el sultán Habdul Hamid-II y más tarde por los ‎Jóvenes Turcos y la masacre de kurdos yazidíes y decapitaciones masivas de laicos. Todo el trabajo que Mustafá Kemal había realizado para sacar de la barbarie a los «hijos del lobo de las estepas» y construir una Turquía moderna se vio así reducido a polvo en cuestión de meses. Es por tanto muy importante tomar en serio el cambio orquestado en Ankara en ocasión del tercer aniversario del intento de asesinato contra el presidente Recep Tayyip Erdogan y la intentona golpista que tuvieron lugar el 15 de julio de 2016. La vía de la Hermandad Musulmana arrastró a Turquía a una fase de horror y violencia.

Luego de haberse visto a sí mismo convertido en «Protector» de esa cofradía, el AKP [7] tiene que volver a separar la política de la religión, como hizo Ataturk. No es solo una opción sino una necesidad vital [8].

La propaganda que afirma que en la porción de suelo sirio que la prensa occidental se empeña ahora en designar como «Rojava» no hay elementos de Daesh y el nebuloso acuerdo concluido con Estados Unidos sobre el norte de Siria no modificarán el hecho que la situación ha cambiado. Son factores que solo posponen la necesaria clarificación. Ankara está obligada a proseguir el proceso de Astaná.

Es por eso que, en su mensaje por el Aid al-Adha, la fiesta musulmana del cordero o Fiesta del Sacrificio, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan recuerda el carácter unitario de ese ritual en memoria de la revelación judeocristiano-musulmana de Abraham, recuerda también las victorias militares turcas y termina con un extraño llamado a la prudencia en la circulación vial. Ankara se vuelve hoy, prudentemente, hacia una redefinición de la identidad turca, no religiosa sino nacionalista, no exclusiva sino inclusiva.

NOTAS:

[1] The Inevitable Caliphate? A History of the Struggle for Global ‎Islamic Union, 1924 to the Present, Reza Pankhurst, Oxford University press, 2013.
[2] «La Hermandad Musulmana, como cofradía de asesinos» por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 29 de junio de 2019.
[3] También llamado Estado Islámico y designado a veces con las siglas EIIL, ISIL o ISIS. Nota de la Red Voltaire.
[4] «Daesh hace realidad el Califato, sueño de la Hermandad Musulmana», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 9 de agosto de 2019.
[5]
– 1. «Informe sobre el comercio ilegal de hidrocarburos por el Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL)», Red Voltaire, 29 de enero de 2016.
– 2. «Informe de la inteligencia rusa sobre actual apoyo de Turquía al Emirato Islámico», Red Voltaire, 10 de febrero de 2016.
– 3. «Informe de la inteligencia de Rusia sobre el tráfico de antigüedades de Daesh», Red Voltaire, 8 de marzo de 2016.
– 4. «Informe de la inteligencia rusa sobre actual apoyo de Turquía al Emirato Islámico», Red Voltaire, 18 de marzo de 2016.
– 5 «Nuevo informe de la inteligencia rusa sobre actual apoyo de Turquía al Emirato Islámico», Red Voltaire, 17 de mayo de 2016.
[6] Los mongoles conquistaron Asia en el siglo XIV. Sus descendientes fundaron el Imperio Otomano.
[7] El AKP es el partido de gobierno del actual presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Nota de la Red Voltaire.
[8] «Turquía no se alineará con la OTAN ni con la OTSC», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 6 de agosto de 2019.

THIERRY MEYSSAN
RED VOLTAIRE

Seguir leyendo

Especial

Fracasa el primer intento de restauración neoliberal

Publicado

en

Alberto Fernández y Cristina

El primer significado de las previas argentinas, con la enorme derrota de Mauricio Macri, es el del fracaso del primer intento de restauración neoliberal. Después de más de una década de gobiernos antineoliberales, la derecha logró una primera victoria, después de mucho tiempo. Se dio en Argentina, con el triunfo de Mauricio Macri, con un programa típicamente neoliberal.

Una campana eufórica, una victoria conmemorada como el retorno a los viejos tiempos de centralidad del mercado, de destrucción de la imagen del mercado, de retorno de la locura de gobiernos populistas que despilfarraban recursos públicos con distribuciones insensatas.

El retorno de los duros e inevitables ajustes fiscales, del “sinceramiento” de las tarifas públicas, ya sin subsidios, como vuelta a la realidad. Se viraba la página de gobiernos irresponsables.

Ese proceso se reproducía, con golpes, persecución política y manipulación electoral en Brasil, y apuntaba, adaptando las palabras de Kissinger sobre Chile: a “salvar a los latinoamericanos de su propia locura”. Ecuador se sumaba, la amenaza restaurativa llegaba a Uruguay y a Bolivia. Salían Lula, Cristina, Pepe Mujica, Evo, Rafael Correa, sustituidos por Macri, Bolsonaro, Moreno y otros que se postulaban a sumarse a esa nueva lista.

Crisis en Argentina leyendo diario el Tiempo

Pero las cosas no se dieron así. Más allá de las encuestas truchas, de las manipulaciones del mercado, la victoria de Alberto Fernández y Cristina estuvo por encima de cualquiera previsión. Los efectos brutales del ajuste neoliberal fueron contundentes y pasaron la cuenta al gobierno Macri.

Análisis precipitados, incluso del área progresista, se han arriesgado a pronosticar que el macrismo venía para quedarse como fuerza hegemónica en el campo político, como nueva expresión de la derecha argentina.

Querían que el kirchnerismo fuera un paréntesis en la historia argentina, pero quien ahora tiene ese destino es el macrismo. Ya se especula quién encabezará la derecha y al superviviente macrismo, a lo mejor el alcalde de la ciudad de Buenos Aires, dada la fragorosa derrota también de la gobernadora macrista de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

¿Qué significa ese resultado, qué tiene todas las posibilidades de ser todavía más arrasador en octubre, para América Latina? ¿Cómo podemos proyectar el futuro de la región después del resultado de las elecciones en Argentina?

En primer lugar, significa que la derecha no tiene otro modelo que el neoliberal, que no tiene ninguna capacidad de retomar el crecimiento económico, menos todavía de distribuir renta. La trayectoria del gobierno fracasado de Macri fue repetida por el de Michel Temer en Brasil, de Moreno en Ecuador y ya se confirma con el gobierno de Bolsonaro.

Es un camino seguro de derrota para la derecha, que ya demuestra que el retorno de algunos gobiernos latinoamericanos será de corto aliento, un paréntesis.

En segundo lugar, los daños causados por los gobiernos de restauración neoliberal representan un enorme retroceso económico, político y social, que los gobiernos que los sucedan van a recibir como herencia, con la cual van a tener grandes dificultades para retomar un modelo económico y social antineoliberal.

Argentina Cristina Fernández

En tercer lugar, que el camino para derrotar a esos gobiernos es el de aglutinar a todas las fuerzas que se oponen a ellos, valiéndose centralmente de los efectos sociales profundamente negativos de sus políticas económicas.

Esto es, siendo un amplio frente antineoliberal, que se propone superar las políticas económicas que han llevado a Argentina a una profunda recesión, a un enorme desempleo, a la perdida de una gigantesca cantidad de divisas, a un endeudamiento que quita la soberanía de sus políticas. Ese fue básicamente el camino trazado por la lista que ha derrotado al gobierno neoliberal de Mauricio Macri.

¿Qué consecuencias pueden tener esos resultados sobre la región? En primer lugar, dejar a Bolsonaro aislado de su gran aliado, para quien trató de hacer campaña electoral y probablemente, ha causado otros daños a la candidatura de Macri.

En segundo lugar, las elecciones en Bolivia y en Uruguay serán afectadas con el fracaso y la derrota de Macri pero también es probable que, en esos dos países y otros de la región, cuenten con gobiernos con rasgos distintos y antagónicos a los de Macri. Los uruguayos y los bolivianos van a tomar nota de a qué destino llevan las restauraciones neoliberales y cómo el pueblo tiende a castigar duramente a esos gobiernos.

El caso argentino, habiendo sido el primero del retorno da la derecha y su modelo neoliberal, ha sido también el primero en derrotar ese camino, el primero que ha demostrado el nuevo fracaso del neoliberalismo en Latinoamérica, abriendo camino hacia un nuevo ciclo de crecimiento y de distribución de renta en la región.

 

EMIR SADER
ALAINET.ORG | EMIR SADER, SOCIÓLOGO Y CIENTÍFICO POLÍTICO BRASILEÑO, ES COORDINADOR DEL LABORATORIO DE POLÍTICAS PÚBLICAS DE LA UNIVERSIDAD ESTADUAL DE RIO DE JANEIRO (UERJ).

Seguir leyendo

Especial

Cómo enfrentar la guerra no convencional contra Venezuela

Publicado

en

Cómo enfrentar la guerra no convencional contra Venezuela

“DEL ASEDIO AL ASALTO”:

Antes de que el concepto de ‘Guerra No Convencional’ acaparara titulares y se convirtiera en la noción de moda para catalogar la agresión contra Venezuela, ya un exguerrillero venezolano había logrado prever con años de anticipación la naturaleza de la amenaza que se cierne hoy sobre el rico país suramericano.

A pocas horas de que se conociera la orden ejecutiva firmada por Donald Trump, dirigida a embargar los bienes y activos de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Lanz accedía a conceder una entrevista a Sputnik para dar cuenta de la escalada en el conflicto que, según sus consideraciones, se aproximaba.

Los hechos le dieron la razón.

UN GUERRILLERO QUE SIEMBRA

“El imperio es una cosa seria, no es una metáfora”, reflexiona el sociólogo venezolano mientras nos hacemos paso en una pequeña oficina del Ministerio de Educación, donde funciona la coordinación nacional del programa Todas las manos a la Siembra.

De andar pausado y argumentaciones que están impregnadas de la privilegiada conjunción de experiencia e investigación, nos confiesa que se le ha llegado a acusar “de apocalíptico” porque lleva años denunciando que en Venezuela ocurriría una crisis alimentaria.

“Aquí la siembra y la producción tiene que ser tomada como una necesidad de primer orden”, expresa convencido; sin embargo, se da una licencia para relajar el habitual rictus que le marca el rostro y bromea con el hecho de que, a su juicio, “chavista que no siembra” debería estar bajo “estado general de sospecha”.

Carlos Lanz

MÁS DE UNA DÉCADA DE ADVERTENCIAS

Carlos Lanz fue miembro de distintos frentes guerrilleros que lucharon contra los gobiernos que antecedieron a Hugo Chávez.

Ya con el propio Chávez en la Presidencia de la República se dedicó a la formación de la clase obrera en las nuevas formas de cogestión industrial que requería la nueva perspectiva política, así como en la promoción de modelos de producción alternativa para fomentar una economía no dependiente de la actividad petrolera.

Llegó a dirigir el Programa Nacional de Formación del Ministerio de Economía Popular y también se desempeñó como presidente de la empresa de aluminio más importante del país: CVG-Alcasa.

Sin embargo, a finales de 2008 vuelca su interés en sistematizar lo que se venía perfilando como una agresión de carácter multidimensional contra Venezuela.

Las operaciones psicológicas hechas contra el Gobierno de Chávez lo hicieron entender que ese sería el nuevo campo de batalla.

“Creo que el combate en los actuales momentos es también político-cultural, y me atrevería a decir que es más cultural que político. El asunto es revertir el ataque más profundo lanzado a la estructura psicológica y emocional”, clarifica.

— ¿Qué doctrina se está aplicando contra Venezuela?

—Una Proxy War o guerra subsidiaria. Pero no hay una doctrina pura, sino una combinatoria de enfoques y métodos. Uno consigue más de 14 variables que corresponden a las distintas formas de guerra no convencional.

En Venezuela se aplican todas de forma simultánea. Lo importante es abordar no las diferencias, sino los elementos comunes. Sin embargo, la Proxy War es lo que coincide más con la finalidad política de la doctrina estratégica conjunta de Estados Unidos.

— ¿Usted cree que en Venezuela está naciendo una nueva clase de guerra no convencional? Es decir, que se esté experimentando con nosotros un nuevo enfoque…

—Hay una validación de la hipótesis de Proxy War cuando atendemos a cómo han venido ocurriendo los eventos de agresión este año. Poca atención se le presta al eje Cúcuta-Catatumbo, excepto en la caracterización tradicional de actividades delictivas que allí tiene lugar. No obstante, el empleo de ese corredor estratégico será vital para el desarrollo de la guerra subsidiaria contra Venezuela.

Tampoco es que la tercerización de la guerra sea un invento reciente. Lo particular es que Estados Unidos lo enlaza con algo que aparece en su doctrina conjunta y que se llama “el dominio concreto del espectro o de amplio espectro”, que consiste en la simultaneidad del ataque enemigo, la combinación y permanencia de sus múltiples aspectos.

— ¿En qué consiste el dominio del amplio espectro?

—No se trata de una sumatoria de los componentes regulares de las Fuerzas Armadas, que se usan con el fin de someter a un enemigo. Estados Unidos incluye todo: los aspectos culturales, simbólicos, económicos, políticos, sociales, es decir, no militares. La idea es no darle al enemigo ningún espacio de resguardo, ni un momento para tomar aliento.

Se busca el desgaste a través del ataque permanente, por todos los flancos, como si se tratara de un enjambre de avispas. Y bueno, lo más importante que brinda un sentido general a las estrategias de todas las dimensiones, en todos los tiempos y espacios.

— ¿Cómo hacer frente a este ataque?

—La doctrina de la defensa integral de nuestra Fuerza Armada Bolivariana es una respuesta al amplio espectro. Este no puede ser derrotado de forma puntual, sino a través de una acción coordinada, concurrente, de una serie de políticas que aborden cada aspecto de la vida de una sociedad.

— ¿En qué etapa de la guerra cree que estamos?

—Elliott Abrams ha dicho en una de sus declaraciones que estamos en la etapa “del asedio al asalto”. Es asfixia, por supuesto, pero como elemento preparatorio no de un desembarco de marines, sino de una estrategia militar híbrida, donde hay combinación de medios convencionales y no convencionales.

Es decir, se hace uso de nuevos actores, como bandas criminales, fuerzas de operaciones especiales, narcotraficantes. Son fuerzas que no tienen membresía. Esas serán las que harán el trabajo sucio.

— ¿Hay indicadores que sostengan su perspectiva?

—Aquí se está estableciendo una meseta. Hay una tendencia que se estabiliza peligrosamente y empiezan a confluir todas esas variables que vienen de abajo en un punto.

Eso hace peligroso el escenario, puesto que no se trata de una fase culminante con una opción militar típica, sino que está desprovista de los aspectos convencionales, pues ellos no van a descender en el terreno en Venezuela para no repetir la experiencia de Afganistán.

El mensaje disuasivo que estamos promoviendo con el Método Táctico, las milicias, el armamento, les hace entender que no será un paseo. Aquí va a haber una guerra y yo planteo que tiene que ser continental, la respuesta no se puede quedar en Venezuela.

— ¿Washington evita el síndrome de Vietnam?

—Exactamente. El efecto postraumático de las bajas de los soldados estadounidenses en combate. Por ello usan a Colombia como comodín. Es un enfoque eminentemente pragmático. Ellos van a evadir una guerra que les pueda afectar a lo interno de los Estados Unidos, sobre todo cuando Trump está severamente cuestionado y se aproxima un año electoral.

— Si pudiese asesorar directamente al presidente Nicolás Maduro para hacer frente a este escenario, ¿qué le diría?

—Que debemos hacer una ofensiva comunicacional profunda para develar la estrategia imperial. Que sea permanente. Al presidente le diría que Estados Unidos está manejando el conflicto social en Venezuela como un vector de descomposición. Por tanto, si empiezas a sumar, desabastecimiento de alimentos, medicinas, transporte, gas, teléfono, tienes una serie de dimensiones simultáneas y encadenadas a las cuales debes darle respuesta.

Eso pasa, necesariamente, por controlar los precios de los alimentos, poner presos a los corruptos, tener un gabinete de guerra que asuma el hecho de la confrontación no como casuística, sino como decisión de Estados Unidos de imponer su voluntad en Venezuela. Implica la unidad de la revolución, los aspectos operacionales, que es un aspecto que me preocupa…

— ¿Por qué le preocupa?

—Porque nosotros parecemos en algunos aspectos estar preparándonos para una guerra convencional con barcos y aviones. Creo que eso no está en la agenda, aun cuando tenga sus preparativos. El costo político de una decisión como esa no la van a asumir en Washington. Por tanto, ellos seguirán buscando desarticular la unidad de nuestra fuerza armada, romper la institucionalidad.

Por tanto, los aspectos logísticos y operacionales deben virar cuanto antes hacia la guerra popular prolongada, pero no para el año 2020, sino para este momento. Eso es un disuasivo.

— ¿Podríamos ahondar en lo que llama “conflicto social como vector de descomposición”?

—Al presidente le recomendaría atender urgentemente las subjetividades. Aquí se está aplicando una gran operación psicológica para vulnerar nuestra identidad, nuestras convicciones. Necesitamos dar una guerra de valores, donde le pongamos un freno a la dominación cultural, a la degradación, al envilecimiento de la persona.

Porque la gente está sometida a una serie de presiones de degradación de sus condiciones de vida, pero también a la degradación de su propio imaginario colectivo, de su identidad como pueblo. La sociedad venezolana está sufriendo de una hiperanomia, con el resultado del desconocimiento de las normas, de la ruptura del contrato social. Es un proceso imperceptible pero está en desarrollo.

— ¿Cómo avanzamos en eso?

—Pasa por rescatar nuestro ideario. Hay que rescatar el concepto de la lugarización. Por ejemplo, en los pueblos de Venezuela, la resistencia y la insurgencia cultural se da a través del rescate de la palabra, del trabajo comunitario, la vinculación con la naturaleza, solidaridad personal, fe religiosa. Hay un cemento que ha sido atacado por el eurocentrismo, por la moda neoliberal, pero hay resistencia, un sedimento que da la base para esa insurgencia.

Tiene además que darse un proceso de renovación de la promesa del rescate del ideario revolucionario, de la utopía. Somos constructores de sueños, profesionales de la esperanza, que es un eslogan del proyecto educativo nacional. El imperialismo no lo vamos a combatir solo con medios militares, lo debemos combatir también en el terreno de los valores y de la subjetividad.

— ¿Y cómo se articula esto con el proyecto político?

—Tenemos necesidad de una nueva subjetividad revolucionaria. Cuáles serían los componentes de esta, el rescate de los acervos de las luchas históricas, como lo hizo el comandante Chávez. Hay que acompañar al pueblo en sus luchas, enfrentando lo que son los ataques más arteros de las operaciones psicológicas, pero también elevando los niveles de eficacia de la gestión, la corrupción tributa a la estrategia contrarrevolucionaria, no lo podemos dejar pasar.

Debemos meter presos corruptos emblemáticos, la revolución demanda una acción reivindicativa en ese sentido. Luego meternos de frente contra la burocracia en la gestión de Estado, que revierta los procesos de la lentitud, de las distracciones, de la demora, del papeleo interminable. Debemos recuperar la gobernabilidad del Estado.

Las bandas criminales, como estas que aparecen viralizando videos, son un desafío al monopolio de las armas y la legalidad del uso de la violencia, para poner en duda quién gobierna realmente. Eso es una interpelación a la propia Fuerza Armada, para hacernos ver como un Estado fallido.

 

JOSÉ NEGRÓN VALERA
SPUTNIK MUNDO

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

José Domingo Pérez Gómez José Domingo Pérez Gómez
Políticahace 1 hora

Es una mordaza a la información

El jurista Juan José Quispe del Instituto de Defensa Legal (IDL), consideró que el proceso disciplinario iniciado por el Ministerio...

Walter Aduviri Calisaya Walter Aduviri Calisaya
Políticahace 1 hora

El peligroso antecedente que marca la sentencia a Aduviri

Y mientras la gobernabilidad del país se cae a pedazos, con el peligro de llegar a la segunda vacancia presidencial...

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 1 hora

“Ni un paso atrás en la lucha contra la corrupción y la impunidad”

El presidente Martín Vizcarra aseveró que los peruanos exigen un nuevo destino político y decidir su futuro en las urnas...

Sergio Tejada Sergio Tejada
Políticahace 1 hora

Presidente Vizcarra debería plantear cuestión de confianza

El jefe del Estado, Martín Vizcarra, debería plantear una cuestión de confianza si es que el Congreso de la República...

Bancada fujimoristas Fuerza Popular Bancada fujimoristas Fuerza Popular
Políticahace 1 hora

El fujimorismo tiene una terrible vocación por el suicidio político

Vocero de la bancada del Frente Amplio consideró que Keiko Fujimori tiene una enorme influencia respecto a las decisiones que...

Ministra Jara: Trabajamos para incrementar la competitividad del país, María Jara Risco Ministra Jara: Trabajamos para incrementar la competitividad del país, María Jara Risco
Políticahace 1 hora

Ministra Jara: Trabajamos para incrementar la competitividad del país

Como parte de la política de gobierno para mejorar la competitividad y productividad del país e incrementar la dinámica comercial,...

La privatización no está en los planes de la empresa La privatización no está en los planes de la empresa
Políticahace 1 hora

La privatización no está en los planes de la empresa

La Alta Dirección de Sedapal ha realizado mejoras significativas desde el inicio de gestión y ello se reconoce en haber...

Hospital Edgardo Rebagliati Martins - EsSalud Hospital Edgardo Rebagliati Martins - EsSalud
Políticahace 1 hora

Francisco Romero Montes y la importancia de la Seguridad Social

Durante el VI Congreso Peruano de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, realizado en la Universidad Nacional Mayor...

Contenedores embarcados en puerto Contenedores embarcados en puerto
Economíahace 1 hora

Productos industriales peruanos a 151 países

Los envíos al exterior de productos industriales peruanos llegaron a 151 mercados lo cual generó el ingreso de 2,547.8 millones...

Puerto de Ilo impulsará el desarrollo en el sur Puerto de Ilo impulsará el desarrollo en el sur
Economíahace 1 hora

Puerto de Ilo impulsará el desarrollo en el sur

Con la transferencia de 6.5 millones de soles, realizada por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) a la Empresa...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.