Contáctanos

Especial

El Alto, vanguardia de la revolución boliviana del siglo XXI

Publicado

en

Marchas protestas en Bolivia

Cuando las insurrecciones populares del 2003/2005 (que desarrollaron el derrocamiento de los presidentes Sánchez de Lozada y Carlos Mesa, respectivamente), además del importante rol de la CSUTCB (que comenzó la huelga contra el Maya Paya), la COB, cocaleros, y la determinante presencia del proletariado minero, fue el pueblo de El Alto, el que coadyuvó también, determinantemente, para el derrumbe de los gobiernos neoliberales, y que encumbraron a Evo Morales como el primer presidente indígena de Bolivia por la vía democrática burguesa.

En ese entonces, la represión del Estado capitalista para imponer la venta de gas a Chile (en lo que luego se denominó la Guerra del Gas), había producido el asesinato de aproximadamente 70 jóvenes, niños, mujeres y trabajadores, y El Alto reaccionó a través de la Federación de Juntas Vecinales (FEJUVEs), y el método de la huelga general indefinida convocada por la Central Obrera Bolivia (COB), convirtiéndose en el epicentro de la revolución boliviana. Según un Informe de DD.HH.“…La población ocupada industrial ha crecido en 80% en la ciudad de El Alto en los últimos 10 años, mientras que en La Paz este crecimiento solo llega al 19%…”, dice un informe del PNUD (2003, PNUD Bolivia, página 84).

La FEJUVE estaba organizada por distritos (barrios) y la composición social de El Alto era de una migración campesina indígena, a la ciudad, en busca de un futuro mejor para su familia. En esta migración, la clase campesina se convierte en trabajadora (centenas de fábricas textiles, obras de construcción civil, transporte, etc.), o cuentapropista. Se desarrolla así una “mutación cultural” quechua/aimara donde los campesinos no pierden los principios fundamentales de su cultura como la organización social del Ayllu o el símbolo ancestral de la Wiphala, y más al contrario, desarrollan una ciudad con sus principios culturales originarios, pero que durante las insurrecciones como las del 2003/2005, salen a la superficie como una especie de Comuna. Esta Comuna, ha originado un debate sobre su carácter y desarrollo.

Para algunos indianistas como Pablo Mamani el movimiento alteño fue un “levantamiento indígena popular” (“Levantamiento en El Alto: el rugir de la multitud”). Por su lado, algunos marxistas, señalaron, “… ¿de qué se trata la “forma comuna? A nuestro entender consiste en una forma social en la cual las clases sociales no se expresan directamente en sus relaciones de producción, sino indirectamente en el territorio en el cual viven como “vecinos” (Crítica del romanticismo “anticapitalista”, Roberto Sáenz, 11/10/04). Por su lado, para García Linera, “la ‘forma vecino’ (…) para condensar conceptualmente esta cualidad territorializada de la acción colectiva en El Alto y La Paz, a la vez indígena como mestiza, obrera como gremial (…). Ayuda a precisar la consistencia de las ‘células’ locales que permitieron construir (…) esa gigantesca y tupida red social con capacidad de paralizar al poder y de recuperar para sí la deliberación de lo que se va a entender por ‘lo común’ que une a la sociedad…” (García Linera, folleto “Una semana fundamental”, introducción, La Paz, Muela del Diablo, 2003).

Para algunos incluso, la “Comuna de El Alto”, tendría semejanzas con la Comuna de París de 1871 en el sentido “territorial”, pero a la vez, fue caracterizado por Marx como un “levantamiento obrero francés” por su composición social como trabajadores.

Es debido a las razones expuestas que, en el discurso de juramentación de Evo Morales como presidente de la República en el 2006, el mandatario mencionó a El Alto con mucho respeto. Y no es para menos. Si en el 2003, la insurrección alteña desarrolló la arenga de “guerra civil para que el gringo se vaya”, en el 2005, las juntas vecinales, salieron de forma organizada por decenas de miles. Mujeres (con sus niñas), jóvenes, varones y veteranos de la guerra del Chaco (con Paraguay), marcharon hacia la Paz, con picos, palas, palos, hondas y fusiles artesanales y máuser de la guerra de El Chaco (con Paraguay), respectivamente, demostrando la determinación que tenían para ir a la guerra civil, a la vez que desarrollaron la Asamblea Popular Nacional y Originaria de Bolivia (APNO-B).

Esta Asamblea, con la participación de 150 dirigentes y más de 60 organizaciones representativas del pueblo, decidió, en el 2005, “… constituir a la ciudad de El Alto como el cuartel general de la revolución boliviana en el siglo XXI, dirección única de la asamblea popular nacional originaria como instrumento de poder, y conformar Comités de autoabastecimiento, autodefensa, prensa y política, con la finalidad de garantizar el éxito de las organizaciones populares organizadas, luchar por la nacionalización del gas…”.

Casi quince años después, el pueblo de El Alto, vuelve a irrumpir en la crítica situación boliviana con un “Estado disgregado” (entre los militares que no se animan todavía a intervenir violentamente en La Paz, pero sí en Santa Cruz y donde los golpistas tienen relativa hegemonía), y Evo Morales refugiado en México. Esta vez producto de la quema y humillación (por parte de Camacho y sus agentes policiales), a su símbolo ancestral: La Wiphala; y contra el golpe de Estado. Y bajo un nuevo escenario golpista, agita, “ahora sí, guerra civil”, como si el subconsciente colectivo volviera a la superficie para terminar una “guerra civil” que estaba pendiente y que no pudo realizarse porque la “rabia popular” fue canalizada entonces a través de las elecciones que auparon en Palacio Quemado a Evo Morales.

Marchas protestas en Bolivia

Acompañados de los Ponchos Rojos (otro símbolo de resistencia), decenas de miles, se movilizaron hacia La Paz, el día lunes, para hacer respetar su cultura milenaria. Los “vecinos” organizados por distritos empezaron a organizar su autodefensa frente a bandas de saqueadores y la represión contrarrevolucionaria. Las consignas más agitadas son, “ahora sí, guerra civil”, “fusil, metralla, El Alto no se calla”, “siempre de pie, nunca de rodillas”, “Camacho, carajo, respeta la Wiphala”, “Mesa y Camacho, queremos su cabeza”, etc.

Fue esta movilización la que produjo el miedo de los policías, poniéndose a rezar ya que habían sido desbordados por los sublevados alteños en varias zonas de El Alto, Cochabamba y del país. Y logrando a la vez que el golpismo no pueda juramentar a su nueva presidenta el día lunes. Y es la intervención de El Alto, la que ha “motorizado” para que otros sectores como los cocaleros o Maestros se sumen al combate convocando marchas para el jueves y viernes, respectivamente.

No obstante, la COB, sigue asumiendo una posición pragmática y desmoralizante de llamar “al gobierno a que imponga el orden en un plazo de 24 hrs”. En el Cabildo del día lunes se decidió que, “…se debe restituir la Wiphala en Palacio de Gobierno, así como pedir las respectivas disculpas, el cerco a Plaza Murillo, el rechazo a la presidenta Jeanine Áñez, la renuncia de la alcaldesa alteña Soledad Chapetón y la libertad para los detenidos…”.

Inmediatamente, el golpista Luis Camacho, difundió un vídeo “pidiendo disculpas” por la humillación a la Wiphala. La presidenta del Beni y de derechas acaba de asumir como presidenta de Bolivia, a la vez que la policía y francotiradores están disparando a los protestantes. Ya hay varios heridos de bala.

“…Sin embargo, pese a la posesión de la nueva presidenta del Estado, cuya responsabilidad recayó en la senadora opositora, Jeanine Áñez, los vecinos de La Paz y El Alto mantienen sus esquinas protegidas con barricadas, con la finalidad de evitar más hechos vandálicos e inseguridad…”, redactó El Diario (13/11/19).

La contrarrevolución ha utilizado astutamente la “biblia y el diálogo a la vez que la represión”. Y sabe que El Alto va a ser “una piedra en su zapato”. Por ahora, bajan la guardia, pero a la vez van a realizar una campaña de aniquilamiento selectivo de los dirigentes (https://www.bolpress.com/2019/11/11/miles-llegan-a-la-paz-al-grito-de-ahora-si-guerra-civil/).

Un punto a favor de los movimientos sociales indígenas y obreros es que el golpismo está dividido (entre un sector ultra como el de Camacho que quiere imponer su liderazgo –y es respaldado por la Media Luna y Bolsonaro- y el de Mesa que quedó segundo en las elecciones). Pero, contradictoriamente, un punto flaco del pueblo indígena es que también está dividido. El respeto a la Wiphala los está uniendo.

Pero como en Ecuador, donde la CONAIE deslindó de Rafael Correa, en Bolivia, un destacable sector de la población no quiere ser vinculado con el gobierno del MAS por las políticas pragmáticas que han ejecutado (como sucede en Potosí donde la concesión de Litio por 70 años a un consorcio alemán con pocos ingresos para el departamento, generó protestas contra Evo desde antes del 20 de octubre).

Aun con estas contradicciones, el golpe de Estado está uniendo a todos los Alteños y bolivianos. Acaban de llegar a El Alto, campesinos del histórico pueblo de Omasuyos y los cocaleros, y El Mallku (Felipe Quispe) también ha convocado a marchas para el jueves y viernes, respectivamente. A diferencia de la contrarrevolución, el pueblo revolucionario boliviano tiene varias victorias políticas/morales como las del 2003/2005, que produjo luego el encumbramiento de Morales como mandatario. Y si no tomaron el poder en el 2003/2005, como en la revolución de 1952, es porque no tenían su propio partido revolucionario.

Si se reactivaran la APNO y sus resoluciones, serían un paso trascendental en camino a la derrota de la contrarrevolución y la conquista del socialismo revolucionario andino y amazónico.

Y es que como decía el viejo Marx, “algunas veces la revolución necesita el látigo de la contrarrevolución”.

 

CÉSAR ZELADA
REBELIÓN.ORG

César Zelada. Director de la revista La Abeja y miembro del Comité de Autoabastecimiento de víveres y garrafas de gas de la APNO-B.

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Enfermedades sociales

Publicado

en

Gente caminando en la calle

Se habla desde hace mucho tiempo de sociedades enfermas. Se dice que nuestra sociedad actual está enferma, que vivimos en una sociedad enferma. Más, ¿qué significa que la sociedad esté enferma? ¿Puede enfermarse una sociedad? De ser así, ¿cómo podría serlo? Este problema no es de poca monta para la filosofía social. No lo ha sido desde lo comienzos del filosofar griego. Para citar nuestro primer ejemplo, ya Platón se refería a la democracia (de su época) como una “fiebre social” .

Siglos después, Marx describiría las condiciones de trabajo en la sociedad capitalista, que conducen a un estado de alienación, como una pérdida del propio ser , la cual “seine Physis abkasteit und seinen Geist ruiniert” . No es difícil de notar que la situación actual no dista mucho de la de hace siglo y medio atrás. Por ello, más parece que la sociedad enferma a los individuos, y no solamente que la sociedad esté enferma.

Así lo notó el sociólogo francés Émile Durkheim al referirse al suicidio : sería la sociedad la que enferma al sujeto porque ella está enferma. Empero, contrariamente a ello, Erich Fromm en Una sociedad sana indica que la sociedad se hace enferma en tanto hay una cantidad no despreciable de individuos enfermos que la enferman.

Como fuere, queda claro que los teóricos sociales han vislumbrado una problemática no poco compleja ni mucho menos sencilla de resolver. No es mi intención darle solución aquí sino solo presentar tal problema y redondear una conceptualización inicial.

En primer lugar, habría que establecer que si una sociedad puede caer enferma es porque con anterioridad puede estar sana o más o menos sana, esto es, en un estado de no sufrimiento, de estabilidad, de funcionamiento, según una normatividad –valga la redundancia– funcional.

Esta dicta una normalidad. Y, esta, a su vez, lo que es normal. ¿Cómo sabemos lo que es normal? Sencillamente lo que se adecua a la norma. ¿Y quién está autorizado a reglar la norma social? No queda más respuesta que la sociedad misma. Exactamente una respuesta circular.

Esto porque en teoría social nos atenemos al objeto de estudio del mismo objeto, sin salir de él; esto es, aquello que llamamos crítica inmanente. No salimos fuera de la sociedad para analizarla y decidir qué es válido y qué no, sino que lo podemos (porque no hay otra opción) hacer siempre desde dentro. No hay otra salida, no hay otro método, porque no podemos salir de la sociedad para verla de fuera, pues de algún modo siempre se la porta con uno mismo.

Por lo que, lo normal en la sociedad lo decide la misma sociedad en cuanto sociedad, esto es, lo que se norma y es normado es decidido por miembros de la sociedad, aunque eso no signifique prima facie que todos tendrían la potestad de realizar lo mismo que esos (pocos) miembros. Lo normal se impone.

Los actores sociales se encuentran con un mundo social ya existente, que les preexiste; ellos se ven como lanzados a ese mundo, y en ese mundo se desarrollan. En sus instituciones se rigen, crecen, aprenden, las critican, las cambian, las nutren, las mejoran o las empeoran. La norma social es un organismo viviente que está en constante movimiento.

En ese devenir vivo es que la sociedad puede enfermarse. Y también curarse. ¿Enfermarse respecto a qué? Respecto a sus propios referentes normativos elegidos y decididos en el devenir histórico-social. Así, decimos, una sociedad está sana si responde a los principios normativos que ha asumido qua sociedad, y no porque haya existido –o tenga que existir– algo así como una “Sociedad Sana”.

En segundo lugar, y para entrar al asunto en cuestión, establecemos como enfermedad social a los disfuncionamientos sociales que se traducen en fenómenos que acaecen en la sociedad y hacen daño a un grupo de miembros o a todos los miembros de aquella.

Efectivamente, no basta con la desconexión normativa y la expectativa inmanente entre lo normativo y aquello que no se cumple en el devenir social, sino que esto debe hacer daño a los miembros de la sociedad y, en última instancia, al todo social.

De otro modo, estaríamos solo ante un problema de injusticia social u otro problema social similar. Pero no es así. Nos encontramos ante patologías sociales: fenómenos propios que hacen daño efectivo a individuos y afectan su desarrollo en tanto en cuanto actores sociales, y ello afecta al todo social, degrada la vida social.

Por poner un ejemplo: el tráfico limeño. Es tan intenso que los habitantes de la ciudad de Lima pasan 4 horas diarias en promedio atrapados en el tráfico de sus calles. Esto afecta psicológica y físicamente a los ciudadanos. Pero, sobre todo, hay una afección en el desarrollo de lo que su ciudad, como constitución de su sociedad, debería ofrecerles a cada uno en cuanto individuo y en cuanto ciudadano: condiciones para autorrealizarse. Esta afección configura un daño ya no solo a nivel individual, sino social, e implica al todo social y a lo que la sociedad como finalidad apuntaría: el desarrollo de la libertad de cada sujeto que la conforma o, mejor dicho, a la autorrealización de cada persona.

Habría que consultarles si no a los limeños y limeñas si el tráfico de su ciudad está ayudando a su autorrealización y a lo que, según su sociedad, se consideraría como una vida exitosa y plena, o no.

De igual modo, podríamos mencionar como ejemplos a la persecución ideológica, la invisibilización de personas marginadas, la autoexplotación del emprendedor, el fanatismo de grupos radicales, etcétera. Patologías sociales que hacen daño y por su daño a las condiciones para la autorrealización, configuran su enfermedad.

NOTAS

Cf. F. Freyenhagen, Critical Theory and Social Pathology, en E. Hammer, A. Honneth, et P. Gordon (eds.), Routledge Companion to the Frankfurt School, Londres: Routledge, 2018, p. 1. (Debo agradecer a Fabian Freyenhagen por su manuscrito que amablemente me dio antes de ser publicado).

K. Marx, Ökonomisch-philosophische Manuskripte aus dem Jahre 1844, Seite XXIII, en K. Marx et F. Engels, Werke, Ergänzungsband, B. 40, Berlín: Dietz Verlag, 1968, p. 514. Nuestra traducción de esta frase: “No pertenece a su ser esencial”. (Fischbach traduce “no pertenece a su ser” para la versión francesa:

K. Marx, Manuscrits économico-philosophiques de 1844, p. 120. En la versión inglesa de Milligan, preparada para la famosa casa editorial soviética Edición Progreso (Издательство Прогресс) – él traduce, por el contrario: “intrinsic nature”, en: K. Marx, Economic and Philosophic Manuscripts of 1844, Moscú: Progress Publishers, 1959. Mi decisión de agregar “esencial” debe ser que la palabra alemana Wesen hace referencia a la existencia que pertenece propiamente a un ser – no a la existencia que se posa ahí, en la realidad concreta: Dasein).

Ibid. Las itálicas son nuestras. Traducimos por: “mortifica su físico y arruina su espíritu[/mente]”. De la traducción de Fischbach : « y mortifie son physique et y ruine son esprit » (K. Marx, Manuscrits économico-philosophiques de 1844, París: Vrin, 2007, p. 120).

Cf. E. Durkheim, Le suicide. Étude de sociologie, Paris : Ancienne Librairie Germer Baillière, 1897, p. 450. Ahí él escribió: « On ne peut donc enrayer ce courant de tristesse collective qu’en atténuant, tout au moins, la maladie collective dont il est la résultante et le signe. » Las itálicas son nuestras. “Esta corriente de tristeza colectiva solo puede ser frenada atenuando, al menos, la enfermedad colectiva de la que es resultado y signo.” La traducción es nuestra.

E. Fromm, The Sane Society, Londres: Routledge, 2008, p. 266.

 

RICARDO MILLA TORO

Seguir leyendo

Especial

Putin y Zelenski sellan el destino de una región bañada en sangre

Publicado

en

Vladimir Putin

Los presidentes de Rusia y Ucrania, Vladímir Putin y Volodímir Zelenski, se reunieron por primera vez el 9 de diciembre para abordar la cuestión de Donbás. A pesar de que el encuentro fue muy productivo, varios aspectos importantes siguen en el aire. Sputnik analizó los resultados de esta reunión y las consecuencias que tendrá para la región.

¿QUÉ ES LO QUE QUIERE ZELENSKI?

Conseguir la paz sostenible en Donbás —una región donde viven cuatro millones de habitantes y que se rebeló contra Kiev en 2014 después del golpe de Estado en Ucrania— fue uno de los puntos clave de la campaña de Volodímir Zelenski. De hecho, sus intenciones pacifistas le allanaron el camino hacia la silla presidencial porque la mayor parte del país está cansada de una guerra que ha durado cinco años.

Zelenski ha conseguido un logro muy importante durante su mandato: los bandos del conflicto fueron separados en algunas localidades de Donbás. Este es considerado el primer paso en la retirada completa de las partes beligerantes de la línea de contacto. Pero primero hay que establecer el cese al fuego definitivo en este territorio. Esta vez está previsto que se establezca a finales de este año.

El propio mandatario admitió que no sabe cómo conseguirlo, ya que diariamente hay enfrentamientos. El cese al fuego ha sido proclamado muchas veces y ha sido constantemente violado, según las palabras del propio Zelenski. Un gran problema para las autoridades en Kiev siguen siendo los batallones de voluntarios que no acatan las órdenes del mando de las Fuerzas Armadas ucranianas que están desplegadas en esta región.

Otra manzana de la discordia es el cumplimiento de los acuerdos de Minsk firmados en febrero de 2015. El documento estipula que Ucrania podrá reestablecer el control sobre la frontera con Rusia en Donbás después de la celebración de elecciones en este territorio. Pero Zelenski insiste en que todo se haga al revés.

Es posible que el presidente ucraniano tema que le engañen y que no le permitan establecer el control sobre la frontera después de los comicios en el este, pero es más probable que deliberadamente trate de poner a prueba la determinación de Rusia en las negociaciones.

De todas maneras, muchos ucranianos aprueban su enfoque, si bien este contradice las cláusulas del acuerdo firmado por Kiev en 2015. En cualquier caso, se trata de una jugada mal pensada porque era evidente desde el principio que Moscú nunca lo aceptaría.

Mapa de la Guerra del Donbass

¿EN QUÉ INSISTE PUTIN?

Rusia representa los intereses de las repúblicas autoproclamadas de Donbás y para ella es imperativo el debido cumplimiento de los acuerdos de Minsk. Estos suponen la realización de una reforma constitucional en Ucrania que otorgue atribuciones adicionales a determinados territorios de las regiones de Donetsk y Lugansk que componen Donbás.

De esta manera, Donbás seguirá siendo parte de Ucrania y Kiev debería estar contento con estas condiciones. Desde hace mucho tiempo, las autoridades ucranianas incluso afirman estar dispuestas a introducir enmiendas en su Carta Magna, pero aún no lo han hecho. Kiev preferiría involucrar a Donbás en el proceso de descentralización que se realiza en el país, pero esto no es suficiente para las repúblicas autoproclamadas que buscan un estatus especial.

En su discurso ante la prensa, el presidente ruso subrayó la necesidad de otorgar amnistía a todas las personas que participaron en la guerra en Donbás. Zelenski, a su vez, poco antes de la reunión, declaró que está dispuesto a otorgarla a aquellos “cuyas manos no están manchadas de sangre”. Es un concepto muy amplio porque no queda claro quién va a decidir si las manos de alguien están manchadas de sangre o no.

Según los acuerdos de Minsk, la amnistía no es aplicable a los que son culpables de crímenes de guerra, lo que incluye a los responsable del siniestro del Boeing malasio MH17 en julio de 2014. El problema aquí es que Ucrania y una parte de la comunidad internacional culpan a Rusia y a las milicias de Donbás, mientras que Moscú niega todas las acusaciones e indica que su investigación demostró que Ucrania debe asumir la responsabilidad de la catástrofe.

En resumidas cuentas, el principal fruto de las negociaciones entre Putin y Zelenski en París ha sido el acuerdo de intercambiar todos los prisioneros. El resto todavía no está claro. Para esclarecer la situación, las partes prevén reunirse en el formato de Normandia en cuatro meses. Es obvio que el camino que toman no será fácil porque Moscú y Kiev todavía tienen muchas discrepancias.

Tanques en guerra

PRUEBA DE FUEGO PARA ZELENSKI

La atmósfera en el Palacio del Elíseo, donde tuvieron lugar las negociaciones, era tensa. Y no es de extrañar, porque en juego está el futuro del este de Ucrania. Además, era la primera vez que Zelenski y Putin se reunían en persona, por lo cual habría sido difícil predecir cómo se llevarían los dos líderes.

Esta reunión iba a ser una verdadera prueba de fuego para Zelenski, un novato en la política mundial. Antes de ser elegido presidente en abril tuvo muy poca experiencia política, lo que contrasta con los más de 20 años de experiencia de Putin en los puestos de más alto nivel de su país.

Antes de esa reunión, los dos mandatarios solo habían hablado por teléfono. Sin embargo, esta vez se encontraron cara a cara y pasaron varias horas negociando la situación en Donbás. Antes de su reunión bilateral durante la cumbre, los dos se sentaron a negociar con la canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente galo, Emmanuel Macron, y también conversaron durante varias horas.

Cuando las dos rondas de negociaciones terminaron, los líderes de los cuatro países comparecieron en una conferencia de prensa. Dio la impresión de que Zelenski se sentía muy nervioso, a juzgar por su comportamiento. Es difícil adivinar de qué hablaron los dos presidentes, pero parece que fue algo poco agradable para el mandatario ucraniano. De todas maneras, durante la rueda de prensa Zelenski logró expresar con claridad su visión sobre el proceso de paz en el este de su país.

Acercar posiciones es un asunto muy complicado para Putin y Zelenski, pero afortunadamente cuentan con dos buenos intermediarios: Francia y Alemania. Si ambos países consiguen tener el coraje político necesario, es posible que a largo plazo veamos el fin de este sangriento e insensato conflicto armado.

 

DENIS LUKYANOV
SPUTNIK MUNDO

Seguir leyendo

Especial

Neoliberalismo y América Latina

Publicado

en

Margareth Thatcher y Ronald Reagan

Realizando un apretado recuento de una suerte de historia del neoliberalismo, citaremos a Fernando Escalante Gonzalbo, quien sostiene que:

“El programa neoliberal se perfila en sus rasgos generales a fines de los años treinta, principios de los cuarenta, y siempre va a conservar algo del aire apocalíptico, de fin del mundo, de aquella época. Su momento de mayor vitalidad intelectual está en los años cincuenta, en los sesenta, cuando escriben lo fundamental de su obra Hayek, Friedman, Bruno Leoni, Buchanan, Gary Becker, cuando en Alemania se ensaya la “economía social de mercado”. No obstante, a lo largo de todo ese tiempo es prácticamente marginal en el espacio público. Salvo en Alemania, que tiene que reconstruirlo todo, de arriba abajo, la obsesión antiestatal del neoliberalismo parece cosa de otro tiempo. Cambian las tornas rápidamente en los años setenta”.

Es decir, durante casi 40 años, el programa neoliberal se desarrollo en el ambiente universitario, entre intelectuales ultra conservadores y anticomunistas que, al no encontrar un espacio político público, limitaron su trabajo intelectual al gabinete y a la elaboración de simples esquemas que no tenían posibilidad de ser contrastados con la realidad. Pero, los vertiginosos acontecimientos políticos de la década de 1970, así como la crisis de los modelos socialistas entre 1978-1990, determinaron que el programa neoliberal se implante a nivel del mundo capitalista como un modelo único y hegemónico.

Tal como lo reconoce Rodrigo F. Miranda:

“El neoliberalismo, gestado durante la Guerra Fría, tuvo una fuerte expansión a partir de la crisis del 73. Dos de los autores que contribuyeron a dar forma a las recetas neoliberales fueron Milton Friedman y Friedrich Hayek . A partir de estos y otros académicos, los patrocinadores de esta doctrina fueron creando en poco tiempo un sinfín de institutos de investigación y formación, organizaciones y fundaciones, publicaciones o especializaciones, con el objetivo de difundir estas ideas, insertarlas en el ámbito académico y construir el mayor consenso y aceptación social posibles. Cercano a los valores de la posmodernidad, el neoliberalismo ha estado relacionado desde su nacimiento con corrientes políticas “necons”, que planteaban la necesidad de eliminar la tutela social del Estado y los mecanismos para la redistribución de la renta”.

De esta forma, los máximos representantes del movimiento “necons”, Margaret Tatcher y Ronald Reagan, fueron los que impulsaron y aplicaron el neoliberalismo en el Reino Unido y Estados Unidos respectivamente.

Augusto Pinochet

En el caso latinoamericano, el Golpe de Estado ejecutado por Augusto Pinochet Palacios contra el gobierno democrático de Salvador Allende en Chile, el 11 de septiembre de 1973, significó la aplicación del modelo neoliberal en ese país, convirtiendo al pueblo chileno en una suerte de cobayos de experimento. Con el tiempo, la economía chilena se especializó en la exportación de materias primas y agroindustria, lo cual fue difundido a nivel de América latina como “el milagro chileno”. Fueron muchos los que se enamoraron del “milagro chileno” y lo tomaron como un modelo a seguir. El neoliberalismo necesitó de una dictadura militar violadora de Derechos Humanos para imponerse en Chile. Igual sucedió en Perú desde 1992. Aunque, en el caso peruano, las medidas neoliberales ya se aplicaban (sin llegar a ser hegemónicas) desde 1976. Finalmente fue el fujimorato el encargado de aplicarlas sin ninguna objeción. Dicho modelo para el caso peruano ha continuado desde 1992 hasta estos días (2019).

Para tener una idea de cómo se pretende contrabandear el modelo neoliberal en Cuba, tomemos la cita de Omar Pérez Salomón:

“Los emprendedores, según los teóricos y agentes al servicio del imperialismo, son solo los que acometen negocios particulares, a los cuales invitan a cuanto evento se organiza en Estados Unidos y en otros países. No falta por supuesto el financiamiento a varios de ellos. Un sector priorizado en la atención a los emprendedores es el de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Diariamente en los medios al servicio del capital se publicitan aplicaciones informáticas desarrolladas por estos, visitas a la sede de grandes corporaciones del sector en el vecino del norte, convocatorias a eventos y críticas a las empresas estatales cubanas del ramo”.

Es decir, se está utilizando la misma fraseología confrontacional que tuvo efecto en el resto del continente. “Emprendedores” como “exitosos” frente a los “fracasados” que esperan todo del Estado. Además, el apetito desmedido por el control de los medios de comunicación con el afán de re-ideologizar a los ciudadanos con sus apologías a la “libertad”.

Pedro Rodríguez Rojas, sostiene que en Venezuela:

“El discurso neoliberal fue acogido en Venezuela por pocas instituciones. Tanto Carlos Andrés Pérez como Rafael Caldera llegaron a sus segundos periodos de gobierno no sólo con un discurso moderado sino claramente antineoliberal, en contra del Fondo Monetario Internacional y de los vejámenes de la deuda externa, y a favor de mantener el peso del estado Venezolano. Sin embargo, al poco tiempo de asumir el poder ambos gobiernos cambian totalmente de discurso; en el caso de Pérez apenas en días”.

Como en el Perú de 1990, rechazar y no aplicar las medidas neoliberales fueron parte de la campaña de candidatos que, inmediatamente en el poder las ejecutaron sin más que firmar decretos de urgencia y dar golpes de Estado con sus actos de lesa humanidad. Pero, fue el comandante Hugo Chávez quien terminó con los catastróficos efectos del neoliberalismo en Venezuela. Iniciando un gobierno de orientación nacionalista y atención a los problemas nacionales por parte del Estado. Por ello, en el 2004 Chávez sentenció que:

“El modelo neoliberal prometió a los latinoamericanos mayor crecimiento económico, pero en los años neoliberales el crecimiento no ha alcanzado siquiera la mitad del que se obtuvo en la etapa 1945-1975 con políticas diferentes…El modelo recomendó la más estricta liberalización financiera y libertad cambiaria para lograr mayor ingreso de capitales extranjeros y mayor estabilidad, pero en los años neoliberales las crisis financieras han sido más intensas y frecuentes que nunca antes, la deuda externa regional que era inexistente al finalizar la Segunda Guerra Mundial, hoy alcanza en América Latina 750 mil millones de dólares, es la más elevada en términos per cápita en el mundo y en varios países equivale a más de la mitad del PIB”.

De esta forma, Venezuela inició un camino distante del neoliberalismo que significó mayores logros durante la bonanza internacional de los precios del petróleo y que, a pesar de la crisis presente a la que ha sido sometida por los especuladores de la ultraderecha venezolana y mundial, sigue resistiendo los ataques desde los medios de comunicación particulares y con intereses en el mercado.

Cuba y Venezuela son dos naciones que se han negado rotundamente a caer en las garras del modelo neoliberal porque eso significaría la pérdida de los derechos laborales para los miles de trabajadores; la venta de las empresas públicas con la pérdida de miles de puestos de trabajo; la contaminación de las tierras agrícolas por parte de las grandes transnacionales de la minería y el petróleo; la estupidización de los ciudadanos por la llamada televisión y prensa basura; el sometimiento a una economía que saquea las riquezas y el patrimonio de los pueblos; etc. Lo popular es ocultado mientras que lo burgués es popularizado. Creando de esta manera una sociedad del consumo y totalmente alienada, lo que significa que los individuos serán cada vez menos capaces de entender la realidad. Así, la realidad queda reducida a un vídeo clip o un vídeo juego; mientras que los problemas de la realidad serán entendidos a partir de un Reality o un Talk Show.

Los investigadores y profesionales cubanos y venezolanos identificados con el desarrollo de sus naciones han estudiado el caso peruano y conocen muy bien los efectos que traerá imponer el modelo neoliberal en sus países. Ellos advierten a sus gobernantes de los efectos nefastos para el hombre y el medio ambiente. Y por ello se han convertido en el blanco del ataque de todos los medios de comunicación privados y con intereses en el mercado.

Por ello, Joseph Eugene Stiglitz ha sentenciado que:

“Ahora tenemos un tercio de siglo de resultados sobre este experimento [neoliberalismo] y francamente ha sido un desastre. El 90 por ciento inferior de la población de Estados Unidos de América no ha visto un incremento de sus ingresos en el último tercio del siglo. Esto para mí es una economía fracasada. El ingreso mediano está en menos de lo que era hace un cuarto de siglo, el ingreso mediano de un trabajador de tiempo completo masculino está en menos de lo que era hace cuarenta años. Los salarios en la parte inferior de la sociedad están como hace quince años”.

El neoliberalismo es un desastre y ha fracasado. En Latinoamérica los sabemos. Han experimentado con nosotros. Siguen experimentando con nosotros y los gobernantes de turno que –en la mayoría de los países- sólo representan los intereses de las clases dominantes y las transnacionales no harán nada por cambiar la situación. Es deber de los pueblos liberarse de esta opresión.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Amado Enco Amado Enco
Políticahace 8 horas

Insisten en traer abajo el acuerdo con Odebrecht

Según el exDefensor del Pueblo, Walter Albán, la denuncia del procurador Amado Enco tiene como objetivo boicotear el acuerdo de...

Martín Belaunde Lossio Martín Belaunde Lossio
Políticahace 8 horas

Poder Judicial ordena excarcelación de Martín Belaunde Lossio

El Poder Judicial ordenó la excarcelación de Martín Belaunde Lossio por vencimiento del plazo de la medida de prisión preventiva...

Keiko Fujimori Keiko Fujimori
Políticahace 8 horas

26 de diciembre evaluará prisión preventiva contra Keiko Fujimori

El Poder Judicial dispuso que el 26 de diciembre se realice la audiencia de la prisión preventiva contra Keiko Fujimori...

Melisa González Gagliuffi fue excarcelada Melisa González Gagliuffi fue excarcelada
Políticahace 8 horas

Melisa González Gagliuffi fue excarcelada

Melisa González Gagliuffi dejó el penal Virgen de Fátima de Chorrillos, después que la Tercera Sala Penal para Reos en...

Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú FTCCP Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú FTCCP
Políticahace 8 horas

FTCCP celebra 61 años de lucha

Somos la fuerza que construye el Perú”, señala Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción...

JNE estrena mañana programa Tv de debate entre candidatos JNE estrena mañana programa Tv de debate entre candidatos
Políticahace 8 horas

JNE estrena mañana programa Tv de debate entre candidatos

El programa “Conoce a tu candidato”, producido por JNETV, canal institucional del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), se estrenará mañana...

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 8 horas

Vizcarra debe colocarle una agenda al nuevo Congreso

El presidente de la República, Martín Vizcarra debe colocarle una agenda al nuevo Congreso de la República que se instale...

Alberto Fujimori Alberto Fujimori
Políticahace 8 horas

Alberto Fujimori maneja campaña de Fuerza Popular

Keiko Fujimori le ha cedido a su padre, Alberto Fujimori, el manejo de la campaña de Fuerza Popular de cara...

Todos por el Perú Todos por el Perú
Políticahace 8 horas

Todos por el Perú presentará denuncia a exdirigentes y miembros del JNE yJEE

El fundador y ex presidente del partido Todos por el Perú (TPP), Gonzalo Aguirre Arriz, advirtió que incluirán a los...

En presentaciónde investigaciones de innovación en CITE energía En presentaciónde investigaciones de innovación en CITE energía
Políticahace 8 horas

En presentaciónde investigaciones de innovación en CITE energía

La ministra de la Producción, Rocío Barrios, participó de la presentación de resultados de tres importantes proyectos de investigación, desarrollo...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.