¿Y las críticas a Bengoechea?

Alianza Lima - Melgar FBC

Mi labor como periodista no es defender a los técnicos, sino darle a la opinión pública los planteamientos, ideas, estrategia de los entrenadores que plantean en un partido de fútbol. En la medida que pueda explicarlos y me deje entender, el hincha, aficionado o público en general tendrán un concepto más claro del trabajo del DT.

Trato de explicar la derrota o triunfo y cuánto tuvo que ver el entrenador. Aunque sé que para el hincha poco o nada puede importar una explicación cuando su equipo cae. Para analizar a un técnico, tengo que saber su perfil. Cuál es su mensaje cuando habla con sus jugadores y qué piensa del fútbol.

Cuando vino Bengoechea a Alianza Lima, la hinchada lo resistía. Incluso periodistas simpatizantes de ese club, publicaban en sus redes sociales una mar de críticas cuando el equipo perdía o empataba. Hoy a esos mismos comunicadores ya no los leo publicar sus disgustos con el técnico uruguayo.

Mientras que los comunicadores piensen o actúen como hinchas, el mensaje a sus lectores se distorsionará. Siempre hay que estar equilibrado para emitir una opinión o punto de vista.

Cuando Bengoechea asumió la dirección de Alianza Lima, fue claro en la conferencia al decir que no le interesaba la forma, sino el resultado. Era claro que no le prometía a los hinchas jugar agradable para la vista con tal de ganar los tres puntos.

Sin embargo, en los primeros partidos de Bengoechea se presentaba con un estilo ofensivo. Me atrevería a decir que era hasta vistoso. Pero todo cambió con el empate en Buenos Aires ante Independiente por la Copa Sudamericana. Fue una actuación terrible, un fiasco, Alianza jugó horrible, pero la igualad maquilló la producción.

Alianza Lima cambió luego de ese partido en el torneo local. Fue más cauto en el Apertura. Hubo equipos que lo dominaron, sin embargo obtuvo el título. Con ese incentivo, mejoró su producción en el Clausura hasta tomar la punta.

TÁCTICA
Alianza Lima mejoró cuando utilizó a Luis Ramírez para que se desplace de la izquierda al centro en el desarrollo del partido. Este movimiento confundió a más de una zaga, porque cuando “Cachito” se convertía en habilitador, Aguiar ocupaba su lugar para que siempre Alianza Lima tuviese tres delanteros.

Sin embargo en los últimos partidos, Luis Ramírez jugó como volante recostado por la derecha y ya no tuvo protagonismo. El domingo pasado, probó a Pajoy por un extremo, algo similar a lo que hizo Roberto Mosquera el año pasado cuando Alianza enfrentó a Cristal en el estadio Alberto Gallardo.

ROTACIONES
Bengoechea como Reynoso y como tantos otros entrenadores apuestan por las rotaciones. Es decir, no repiten el mismo equipo de un partido a otro para dosificar el esfuerzo físico de los jugadores. Alianza tiene un numeroso plantel que puede tranquilamente afrontar todo el año el exigente calendario.

Por ejemplo la “U” no puede darse ese lujo. Troglio “encontró” el equipo en la última parte del año y lo ha ido repitiendo originando ciertamente un gran desgaste.

Bengoechea no se distinguió por ser un gran estratega, solo hizo lo necesario y Alianza Lima ofrece poco espectáculo, pero todo eso se reduce porque es puntero. Ya sus hinchas no lo critican. Lo más probable es que salga campeón y disfrute de la fama hasta el inicio de la próxima Copa Libertadores.