Un presupuesto de espaldas a la gente

El lunes el Congreso de la República aprobó las leyes de Presupuesto, Endeudamiento y Equilibrio Financiero con el voto en contra de la bancada del Frente Amplio. Quiero contarles por qué creemos que este presupuesto es conservador, no redistribuye, es centralista y viola derechos laborales.

Como es ya una tradición esta aprobación es negociada, y para lograr eso el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) otorga algunas “concesiones”. La mayoría fujimorista empujó al MEF a introducir algunos proyectos y limitó parcialmente la capacidad de acción del Gobierno Nacional; pero dejó intacto los problemas centrales del proyecto enviado por el gobierno.

Para nosotros el tema de fondo de un debate como este no es el menudeo de proyectos, ni el pretender hacer ejercicio de fuerza y poder. Para nosotros el tema de fondo es el futuro de nuestro país, la crisis y ajuste que ya estamos enfrentando y la repercusión de esto en el bolsillo de la gente.

De manera sintética les cuento cuáles son los cuatro puntos que la mayoría de fuerzas políticas en el Congreso no discutieron, que finalmente aprobaron y que, desde el Frente amplio, nos parecen inaceptables.

a.Olvida la necesidad de impulsar la economía. Este presupuesto en términos reales no muestra crecimiento. El MEF, con actitud conservadora, apuesta por reducir el gasto, más preocupado por cumplir la meta de déficit fiscal establecida que por reactivar la economía. Los ingresos llevan 18 meses a la baja, y ante dicho escenario el MEF ha optado por “límites al gasto” en lugar de mirar otras fuentes de financiamiento. Este es un ajustón, en el momento que nuestra economía necesita que se reactive y afectará, como siempre, a los que menos tienen. ¿Qué pasa con el Ejecutivo? ¿Olvidó las promesas de campaña? Para el Frente Amplio este es el momento de invertir, de usar responsablemente los ahorros y apostar por deuda en soles.

b.Mantiene la lógica centralista y posterga una vez más la Descentralización. El 74% del presupuesto lo decide el Gobierno Nacional. Es decir desde un sillón en Lima deciden las prioridades. Finalmente lo ejecutarán los gobiernos locales y regionales, siempre es así, pero la decisión es del gobierno nacional. Te doy la plata pero yo te digo en qué gastar. Una vez más la descentralización es obstruida. Quisimos introducir una disposición para conformar una Comisión que discuta la Descentralización Fiscal, tampoco fue aceptada. Es claro que el MEF no desea poner en riesgo su poder. Quiero insistir, la descentralización es vital para darle poder a la gente, no a los tecnócratas.

c.Viola derechos laborales de los trabajadores públicos. A pesar de haber una sentencia del Tribunal Constitucional, y de haberlo pedido expresamente, el artículo que restringe la negociación colectiva se mantiene. Solicitamos que se vote aparte para que el Congreso no le dé la espalda a los trabajadores. No quisieron. Se prohíbe así la negociación de mejoras remunerativas de los empleados públicos.

d.No amplía fondos para la vivienda social, mantiene el límite del programa Techo Propio. Techo Propio es el único programa que atiende la necesidad de vivienda de los sectores populares. Este año 2016, tuvo un techo de cerca de S/. 470 millones. Ya van 600 millones en ejecución, y aún hay expedientes embalsados. ¡Más de 20 mil! El presupuesto 2017 para lo único que servirá es para cumplir con lo ya tramitado. Eso será poco o nada de nuevas viviendas para quienes más lo necesitan. ¿En serio así cumplirán la promesa de la Revolución Social?

Por todo esto votamos en rojo.