Un artista del cinismo

Alan García exhibió ayer sus facultades histriónicas, al declararse limpio del mal de la corrupción y ajeno a los sobornos recibidos de Odebrecht por algunos de sus funcionarios y compañeros de confianza. “No los conozco”, declaró ayer, refiriéndose a Jorge Cuba, su exviceministro de Comunicación y a sus cómplices ahora presos.

En declaraciones a RPP, el líder aprista aseguró que no conocía a Cuba y compinches.

“Pensé que con su trayectoria tendrían más cuidado. No los conozco, siento vergüenza y me da ganas de pedir perdón al país por no haberme anticipado, pero nadie conoce el alma humana”.

En esta edición reproducimos la portada de la revista Deuda Externa Latinoamericana editada por el Apra (aparecieron dos números, en 1991). García ha precisado que Cuba no solo es un desconocido para él, sino que ha afirmado que ese personaje no es aprista, pero sí es una “rata”.

Sin embargo, ¡oh sorpresa! la página de esa revista que reproducimos en esta edición indica que García conocía y trataba de cerca a personajes como Cuba y Enrique Cornejo. En el Equipo de Investigación aparece, además, Roxanne Cheesman Rajkovic, quien surgiría poco después como nueva pareja de García y madre de un vástago de este.

La reveladora revista apareció dos veces. La primera está fechada en enero-marzo de 1991; la segunda, en abril-junio de 1991. Se trata en ambos casos de gruesos volúmenes, con artículos nacionales y extranjeros. No son meras recopilaciones. Sin duda que el presidente del Consejo Directivo, García, conversó muchas veces, a lo largo de un semestre, con el equipo que él había convocado, sobre todo tratándose de un tema para él central en esa etapa: la deuda externa latinoamericana.

En la edición final, García expresó, con su firma:

“En este período continuó la transferencia negativa de recursos de los países deudores, y la atención del servicio siguió haciéndose a costa del crecimiento económico y de atender las necesidades básicas de su población. En este contexto, en el que la pobreza se acentúa, ha sido valiosa y muy oportuna la posición expresada por Su Santidad Juan Pablo II en la carta Encíclica “Centesimus Annus” publicada en Roma el 1° de mayo último, en la que señala que “… No se puede pretender que las deudas contraídas sean pagadas con sacrificios insoportables”.

Después, García, siguiendo la historia del Apra, depuso esa bandera y hasta negó a sus cofrades.