Tránsfugas

La filtración de varias copias de la supuesta sentencia del Tribunal Constitucional, sobre la demanda de un gran grupo de congresistas acerca de la ley contra el transfuguismo, despierta un áspero debate.

El tema no es nuevo ni en el Perú ni en ninguna democracia representativa. Podríamos repasar la historia republicana para ver como, los casos sobran. Memorables rupturas partidarias le sucedieron a Acción Popular, en su primer gobierno, con la escisión que encabezó Edgardo Seoane. O al Apra, con el pleito entre Armando Villanueva y Andrés Townsend. El PPC surgió de un cisma en la Democracia Cristiana. En las izquierdas, desde los sesentas, los fraccionamientos se volvieron endémicos.

El caso más traumático, resultó la compra venta de congresistas por la dictadura de Alberto Fujimori, que le dio en el país una connotación especial al término. Tampoco es que sea una patente autoritaria. El gobierno del Partido de los Trabajadores, repitió el mismo esquema para conseguir mayoría parlamentaria.

En las democracias avanzadas, las disidencias saltan a la vista. Basta apreciar la reciente elección del presidente francés o los enredos de la política italiana.

El fenómeno debe legislarse porque causa serios problemas. Si bien la afiliación a un partido es voluntaria, es diferente cuando se gana la representación en una asamblea electiva.

Seoane, Townsend o Bedoya, rompieron por razones programáticas y políticas. Distinta es la situación cuando alguien renuncia, ya en el cargo, al partido que lo eligió. El 2005 se presentó un proyecto que proponía el reemplazo inmediato del renunciante por el accesitario.

Sin embargo, no siempre son renuncias individuales. Otro es el caso de divisiones de mayor envergadura, como las que pueden suceder ahora mismo en Fuerza Popular, el Frente Amplio o el propio PPK, que merecen trato distinto a las salidas solitarias.

Todo lo cual debería llevar a discutir la norma con mayor serenidad, evitando el peligro de enjaular a los disidentes grupales o, peor aún, generando enfrentamientos con el Tribunal Constitucional.