TPP amenaza al sector agropecuario

En febrero, los productores agropecuarios se llevaron tremenda sorpresa durante la reunión informativa convocada por el Ministerio de Comercio Exterior. Según señalaron los funcionarios a cargo de la negociación del Acuerdo Trans Pacífico (TPP), el Perú está planteando la eliminación de la llamada “franja de precios” en este tratado comercial con 12 países, entre ellos EEUU, Japón, Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Vietnam, entre otros.

La franja de precios es casi el único mecanismo de defensa comercial que tienen los productores peruanos. Se aplica a cuatro rubros: lácteos, maíz, azúcar y arroz. Permite que, cuando los precios internacionales bajan demasiado, el Perú aplique una tasa a la importación de manera que los productores nacionales no se vean perjudicados. En los últimos años, este instrumento ha sido fundamental en coyunturas en que la caída abrupta del precio internacional amenazaba con graves pérdidas a nuestros agricultores y ganaderos.

Si bien en el TLC con EEUU el Perú aceptó eliminar su franja de precios, esto se aplica únicamente a las importaciones de dicho país. Para todos los demás países, este mecanismo de defensa comercial sigue vigente. Sin embargo, ahora resulta que en el TPP se está negociando la eliminación del mismo, pese a los grandes riesgos para nuestro sector agropecuario: pensemos, por ejemplo, en el arroz de Vietnam o en las exportaciones de leche de Nueva Zelanda.

Tal ha sido la preocupación de los productores nacionales, que la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú (AGALEP) ha enviado numerosas cartas a la ministra de Comercio y a los ministros de Economía y Agricultura, así como al presidente de la Comisión Agraria del Congreso. Hasta el día de hoy, casi tres meses después, no tienen respuesta alguna, lo que agrava los temores frente a los potenciales impactos negativos de esta negociación.

Según los productores nacionales, los únicos beneficiados con esta medida serían los importadores, mientras que los perjudicados serían decenas de miles de agricultores y ganaderos.

Esta preocupación se suma a los riesgos que el TPP implica en acceso a medicamentos, libertad de expresión, protección de inversiones y otros temas polémicos. Esta semana se inicia una nueva ronda de negociaciones del TPP, esta vez en Vietnam del 12 al 15 de mayo. Mucho ojo con lo que los funcionarios peruanos negocian supuestamente en nombre de los intereses nacionales. ¿Responderá la ministra Magali Silva y dará la información que los productores agropecuarios vienen exigiendo?