Tienen que separarlo

El propio presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) Edwin Oviedo reconoce que sabe muy poco de fútbol y que por eso se tiene que rodear de profesionales. Antes de viajar le preguntaron sobre el caso de Yordy Reyna, si sería separado de la selección. El titular tuvo una pésima respuesta.

Explicó que cuando se realicen las investigaciones, recién se podrá evaluar si es que amerita un castigo o no y por ello prefería no adelantar opinión.

Me pregunté qué espera que arroje la investigación. ¿Estará esperando que la justicia culpe a Yordy Reyna de asesinato? Si bien la justicia es la que se encarga de emitir un veredicto en cuando a las responsabilidades de los involucrados en la muerte de Alessandra Chocano, la FPF tiene que castigar la cuestión moral (y probablemente también esté tipificado en un reglamento interno).

Un jugador de fútbol profesional y más si pertenece a la selección nacional, no debe estar involucrado en la muerte de una menor por excesos nocturnos. Por donde se mire, Reyna tiene que ser sancionado por los directivos de la selección y ya.

La actitud de Reyna de alquilar un departamento del 16 al 23 de noviembre habla que una de sus prioridades al llegar a Lima: Diversión total. No interesaba si Perú clasificaba o no al mundial, pero sus fiestas estaban garantizadas.

Aun si no hubiese la desgraciada muerte de la señorita Chocano, la actitud de Reyna dista del compromiso y la cuida de imagen que tanto les habló Ricardo Gareca. Se expuso cada noche de encierro.

Ahora puedo entender por qué un jugador con tanto talento como él (el mejor de su generación), termina jugando en Segunda División en Austria o en el fútbol de Estados Unidos. Si no hay disciplina no hay nada.

Yordy hace rato debió ser separado de la selección.