Se cierra el cerco de la vacancia para PPK

Las bancadas de izquierda finalmente coincidieron en la vacancia. Las bancadas parlamentarias a favor de la vacancia podrían sumar 89 votos y la opinión pública de forma mayoritaria empieza a estar de acuerdo con la dimisión de PPK. La tendencia en contra del indulto generará que pronto la ciudadanía estará también mayoritariamente a favor de la reversión del indulto. Por todo ello, la sostenibilidad de PPK depende, principalmente, de cómo evolucione la ruptura de Fuerza Popular y si Kenji y Alberto Fujimori, pueden seguirle restando votos al keikismo a favor del mantenimiento del presidente que liberó a uno de los presidentes más corruptos del mundo.

En las actuales circunstancias, la extremadamente precaria situación de PPK, solo maximiza la incertidumbre, frena la economía y vuelve al Perú un terreno fértil para que se generalice la protesta social y el conflicto. Si PPK fuera un patriota, renunciaría para permitir que Vizcarra conduzca una transición ordenada siguiendo los pasos de Paniagua. Si PPK fuera un hombre con dignidad, actuaría como lo hizo Carlos Andrés Pérez renunciando para demostrar su inocencia sin estar protegido por su condición de Presidente.

La inminente caída de PPK es parte de la resaca del proyecto de la Interoceánica del Sur y de la acción corruptora de Odebrecht. El proyecto más entreguista de la historia vial de la República genera la caída de su segundo presidente. PPK fue ministro de Economía durante la exoneración del SNIP del proyecto, PPK fue el presidente de Proinversión cuando se decidió licitar el proyecto sin expediente técnico y con un cronograma muy corto y, de una forma u otra, nuestro actual presidente estuvo relacionado a todas las decisiones (cláusulas extrañísimas que permitieron que sean los expedientes hechos por los concesionarios los que definan el valor de la obra e informes ilegales que permitieron que Odebrecht firme el contrato a pesar de tener juicio con el Estado) que permitieron que un proyecto que debió costar US$600 o US$700 millones costara US$2,300 millones de inversión y que alcanzara cerca de US$5,000 millones de costos totales cuando los beneficios en el mejor de los casos solo alcanzarían US$1,900 según estudios auspiciados por la propia Odebrecht y elaborados por profesores de la Universidad del Pacífico.

Que nuestro aún presidente haya recibido dividendos de una empresa de propiedad unipersonal beneficiada por contratos con Odebrecht, mientras tomaba todas estas decisiones que permitieron viabilizar, en términos extremadamente favorables a Odebrecht y sus empresas aliadas, la Interoceánica del Sur no es aceptable en ningún país.

La izquierda que votó por el mal menor para evitar el triunfo de Keiko Fujimori ha sido traicionada dos veces por PPK. Hoy por hoy; el presidente, en sus últimos días de mandato, culpa al progresismo de no querernos reconciliar con la corrupción y con un indulto ilegal e ilegítimo. Y, lo cierto es que por todos sus errores y por todos sus conflictos de interés, PPK terminará sus días rindiendo cuenta ante la justicia de los actos que han sido develados y no creo que en el caso de que no pueda probar su inocencia alguien quiera darle el indulto.