San Martín: el nuevo epicentro económico y cultural de la Amazonía

San Martín: el nuevo epicentro económico y cultural de la Amazonía

Excepto la Región San Martín, las demás regiones del espacio amazónico peruano-Madre de Dios, Ucayali, Loreto y Amazonas- enfrentan problemas muy graves de diversa índole, desde la implosión económica de Loreto, el desastre ambiental que afecta severamente a Madre de Dios a causa de la minería aurífera informal e ilegal, la expansión de la pobreza en Amazonas, hasta el crecimiento de la violencia por la disputa de tierras y bosques y el crecimiento exponencial del narcotráfico en Ucayali.

En Loreto, la crisis económica con su secuela de pobreza, desocupación, violencia, corrupción, ha llegado a niveles extremos. De acuerdo al economista Róger Grández Ríos, entre el 2007 y el 2015 la región

invirtió-aunque el término más real sería dilapidó o malgastó-5 mil millones de soles en infraestructura. El 25 por ciento de esas obras no sirven, el 20 por ciento no se utiliza, el 55 por ciento se está deteriorando irreversiblemente porque está mal construido.

Una economía primaria-exportadora que solo depende de un recurso, la renta o canon petrolero, se derrumbó cuando los precios del barril del petróleo cayeron de 115 dólares a 40 dólares el barril. El canon se hizo humo y la región, una de las más ricas en biodiversidad, está sobreviviendo en una crisis social y económica parecida a la debacle postcauchera de la primera década del siglo XX.

NUEVA CAPITAL DEL NARCOTRÁFICO
Ucayali no solo se ha convertido en la región de disputa de tierras y la tierra prometida del nuevo negocio global, el tráfico de bosques para la captura de carbono, sino el foco de expansión del narcotráfico. Todos los afluentes del Ucayali se están poblando de sembríos de coca, en particular los del Alto Ucayali. Y Atalaya, la capital de la provincia del mismo nombre, y Pucallpa, la capital regional, son muestras visibles de que el dinero sucio del narcotráfico está creando una falaz imagen de prosperidad.

De acuerdo al Registro Nacional de Bienes Incautados por el Estado, Ucayali, después de Lima y La Libertad, tiene el mayor registro de bienes incautados al narcotráfico, con un total de 80. De ese total, 15 han sido incautados en Pucallpa y 65 en Atalaya. Queda claro que el narcotráfico de Valle del Río Apurímac-Ene-Mantaro (VRAEM) se está desplazando hacia Ucayali. Es un negocio criminal que se mueve de acuerdo a sus propias estrategias.

NUEVO EPICENTRO ECONÓMICO
A fines del siglo XIX, entre las décadas del 80 y el 90, San Martín fue el epicentro económico y político de la Amazonía. Pero desde principios del siglo XX, Iquitos, se convirtió en el mayor puerto peruano de exportación del caucho y su importante peso geopolítico en la cuenca amazónica le quitaron a San Martín su hegemonía económica y política.

Hoy en día, luego de atravesar la dura crisis de la violencia terrorista y el devastador impacto del narcotráfico-que aún sigue vigente en menor escala-San Martín vuelve a recuperar su rol protagónico en la Amazonía, mientras las demás regiones-tal como hemos señalado-padecen los estragos del e extractivismo, la corrupción cuyo caldo de cultivo ha sido y sigue siendo el prebendismo, el asistencialismo y la corrupción fujimorista, así como el cortoplacismo y la falta de visión geopolítica y geoeconómica de los sucesivos gobiernos, incluyendo lógicamente al de Pedro Pablo Kuczynski, sobre el estratégico espacio amazónico peruano.

Existen varios factores y causas que explican la estabilidad económica y social de San Martín y su nuevo rol en la Amazonía. Pero sin duda el factor de mayor peso es su diversificación productiva. Porque a diferencia de las demás regiones amazónicas, San Martín posee una estructura productiva que desde los años 90 del siglo XX y principios del XXI, coincidiendo con el inicio de la pacificación y el traslado de la producción de cocaína del Valle del Huallaga hacia el VRAEM, ha diversificado su producción, con cacao, café, arroz, palma aceitera y actividades como turismo, culinaria y otras actividades.

Pero sería imposible y mezquino no mencionar que en la base de este proceso de diversificación productiva y logros como una excelente conectividad, el ordenamiento territorial, la puesta en marcha de “La Región Verde”, la organización de las cadenas productivas, el “Proyecto Educativo Regional”, la transformación de la exoneración tributaría en palanca del desarrollo regional, así como la lucha por la defensa de la Cordillera Escalera, la fábrica de agua de la región, está la buena gestión del ahora congresista y ex primer ministro del gobierno de Humala, César Villanueva Arévalo, gobernador de la Región San Martín durante dos períodos, del 2007 al 2014.

Pero San Martín no solo tiene una estructura productiva diversificada, sino también un buen tejido social e institucional y posiblemente la menor tasa de corrupción entre todas las regiones amazónicas.

Pero tiene algo más y que es fundamental para el desarrollo de una región, de un país: una rica e intensa actividad cultural. En la III Feria del Libro de Moyobamba a la que acabamos de concurrir, miles de estudiantes de todos los niveles se convirtieron en los más fervorosos amigos de los libros.

San Martín es un buen ejemplo para las demás regiones de la Amazonía y del país. Aún tiene una agenda pendiente: mejorar los servicios de salud y educación, transformación de sus materias primas, mayor y mejor conservación de la naturaleza.

Pero está en camino de ser el epicentro de la nueva economía y la cultura de la Amazonía en el siglo XXI.