San Marcos: Día del Padre en huelga de hambre

Como cada tercer domingo de junio, ayer se conmemoró el Día del Padre. Y como de costumbre, en muchos hogares esta fecha fue motivo para reunir a la familia y celebrar como “Dios manda”.

Sin embargo este no fue el caso de un grupo de padres de familia, quienes recibieron su día realizando una huelga de hambre que se viene prolongando cerca de 15 días, nos referimos a los trabajadores, contratados bajo el oprobioso régimen CAS, de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, muchos de los cuales ya llevan más de 10 años prestando servicio primero como “locadores de servicio” y luego vía contratos CAS.

El presente conflicto se inició en diciembre del 2016 cuando la actual administración de la universidad decidió “no renovar” (despedir) a un grupo de cerca de 70 trabajadores, entre los cuales, oh casualidad, se encontraban incluso dirigentes sindicales, hecho que posteriormente derivó en la toma de la ciudad universitaria en abril por parte de trabajadores y estudiantes, encontrándose entre sus exigencias la reposición de los trabajadores a quienes no se les renovó su contrato.

La protesta derivó, a su vez, en la suscripción de un acta a través de la cual el Rector se comprometió, entre otros, a la renovación de los contratos CAS, así como la reposición de 14 trabajadores cesados, acuerdos que la Administración de la Universidad ha incumplido; ahora el Rector pretende declarar Nula el Acta en cuestión, así como “recontratar” a los despedidos pero bajo la figura de locación de servicios (SNP).

Este abierto desconocimiento de los compromisos pactados ha conllevado a que los trabajadores asuman la medida extrema de declararse en huelga de hambre desde el 6 de junio, acampando en el frontis de la puerta principal de la universidad, frente a lo cual las autoridades, hasta la fecha, poco o nada han hecho por atender las demandas laborales.

De seguro el día de ayer el Rector de la Universidad San Marcos habrá recibido diversas muestras de aprecio por parte de su familia y amigos, esperemos que en medio de la celebración se haya acordado que en ese mismo momento, otro grupo de padres de familia viene soportando cerca de 15 días de huelga de hambre, reclamando un derecho básico reconocido por la Constitución, el derecho a un trabajo digno.

Este tipo de atropellos no se produciría si es que el Congreso de una buena vez aprueba el Proyecto de Ley de eliminación del régimen CAS y su pase a los regímenes 728 o 276. Nuestra plena solidaridad con los trabajadores en su lucha y un afectuoso saludo para aquellos que son Padres por su día.