Contáctanos

Retrato de Velasco

Publicado

en

Juan Velasco Alvarado

El autor de esta serie, exguerrillero amnistiado por Velasco y que se sumó al proceso revolucionario, ofrece en esta entrega final un testimonio sobre el general que cambió al Perú, más allá de la estela de controversia que dejó y que persiste.

Bajo, algo rechoncho, sonriente, la mirada aguda lanzada al frente como una flecha, aquel general semicalvo me esperaba, como para una cita de amigos, al lado de una puerta enorme, en el fondo mismo de Palacio. Había salido de su oficina para recibirme.

Días antes, Carlos Delgado, su asesor civil principal, me había invitado a hablar con Velasco.

Caminó delante de mío hasta su enorme escritorio, se sentó y con Carlos Delgado y mi esposa hicimos lo mismo frente a él.

Me miró, encendió pausadamente un cigarrillo negro de piel achocolatada y respondió, con la mirada perdida en un ángulo de la habitación.

Juan Velasco Alvarado

DIÁLOGO

—General, dije, debo agradecerle la amnistía otorgada a mis compañeros y a mí.

—No tienes nada que agradecer, al contrario, perdónanos por haberte liberado recién ahora… Hemos tenido que aguardar meses. No todos comprenden esta revolución en el Ejército, la gente todavía no entiende, hubo que esperar algunos cambios en los mandos para que ustedes salgan.

Apenas unas horas antes de nuestra liberación el Gobierno nos llamaba delincuentes comunes, los consejos de guerra se enteraron de nuestra libertad cuando ya estábamos en la calle por orden de los mismos militares.

Le pregunté si alguna vez pensó que el mismo perseguido que había visto en las fotos de los periódicos iba estar conversando con él en su despacho.

—La verdad que no, dijo, eran otros tiempos… Todos hemos cambiado en el Perú…

—Sí, me dijo, hubo resistencia, no te puedo decir de dónde… hizo una pausa y dijo como para su otro yo:

—…pero si se ponen difíciles los hundimos.

“UNA REVOLUCIÓN DE VERDAD”

Luego de esperar más de dos años después de octubre de 1968, ante el Consejo de Ministros, él había informado que los comandantes generales del Ejército estaban de acuerdo con la amnistía general para los presos políticos. Preguntó quién está en contra y como en otras veces recibió un silencio aprobatorio por respuesta.

Y era Artola, su ministro del Interior, el mismo que había hecho la lista de quienes debían ser liberados. El general Armando Artola fue ministro del Interior los primeros dos años del gobierno de Velasco. Fue destituido porque hizo apresar al obispo Luis Bambarén por hacer misa en Villa El Salvador.

—Sí, esta es una revolución de verdad, iremos hasta el último, falta mucho por hacer, pero todo no puede ser a la vez… hay que ir despacio, siempre mirando al león, no hay que tirarle mucho de la cola… Hay gente que no comprende todo lo que estamos haciendo por ellos, ahí tienes a los mineros, acabamos de establecer la comunidad minera para que participen en la empresa, pero nos insultan y responden con huelgas y más huelgas… Pero nosotros estamos trabajando duro, como nunca se ha hecho.

PACIENCIA, ESTO ES UNA GUERRA

—Quizá sea, general, que los mineros quieran que las minas sean de una vez del Perú y no de los gringos.

—Espera, espera, esto es una guerra, no se puede hacer todo de sopetón.

Por un instante su voz cordial se volvió nuevamente voz de mando y luego voz persuasiva.

—Esta revolución es obra de unos pocos, somos unos cuantos, hay muchas dificultades…Quizá sería fácil si la hubiéramos hecho por la violencia, pero no queremos derramar sangre de peruanos, seguiremos hasta el fin…

(La Cerro de Pasco Copper Corp., propietaria de las minas de Cerro de Pasco y la fundición de La Oroya, fue nacionalizada en enero de 1974).

Acercó los grandes sillones palaciegos para conversar con más intimidad. Lapiceros. Cristales. Un enorme óleo detrás de él, con un Bolognesi en arrogante perfil. Papeles y más papeles. Por si alguien lo dudase, una placa negra con letras doradas: General de División EP Juan Velasco Alvarado Presidente de la República. Alfombras y tapices y ese olor antiguo, a viejos fantasmas.

—¿Sabes? Dijo como en una confesión. A veces comprendo que no nos crean…

—General, interrumpió Carlos Delgado, queremos que Héctor colabore con nosotros.

Volvió a mirarme con aquellos sus ojos penetrantes.

—Piénsalo bien, dijo. Tus compañeros te van a acusar de traidor.

Juan Velasco Alvarado

HUMILDE ORIGEN

Pasadas unas semanas, le hice una larga entrevista, con Alfonso Reyes y otros colegas de la revista Oiga que dirigía Francisco Igartua.

—Éramos once hermanos, contó, pero mi madre nos tenía bien pijes (elegantes) y cuando a veces no había para el yantar, mi padre no le pedía ayuda a nadie, ni a su familia… Nunca tuve libros… Yo copiaba en un cuaderno de los libros en que estudiaban mis compañeros. Cuando mi madre no se daba abasto para zurcirnos las medias, teníamos que meterlas en el zapato, para que no se nos vieran los talones rotos….

Estudió en una escuelita polvorienta de Castilla, la comunidad campesina que era también su pueblo natal. Terminó la secundaria en un colegio nacional como todos los muchachos pobres de Piura.

Al poco tiempo escapó de su casa, abordó un trencito de vía angosta que bajaba rumbo al puerto de Paita y se vino a Lima de gorra en el Imperial, un barco chileno.

Me cimarronié cuando era todavía un churre, casi salvaje… Fueron cinco días con sus noches, viviendo de pavo en el barco, se aterrorizaba de su propia aventura….

—Si me descubrían, esos chilenos podían tirarme al mar…

EN LA CAPITAL

Luego el Callao, y a recorrer las calles con un atado de ropa y un paquete de galletas de soda molida en mano.

Eran los últimos tiempos del oncenio leguiísta que cerraría con la gran crisis de 1929.

Vagó por las calles desconocidas y preguntando, preguntando, llegó al paradero del tranvía eléctrico y no paró hasta la Escuela Militar de Chorrillos…

—Ser militar era el sueño de mi vida… Había mucha gente, yo me puse en la fila, lleno de emoción, con un barullo en la cabeza… ¡Yo era un salvaje en ese entonces! Me tomaron examen médico, rendí las pruebas y solo cuando terminó el examen me di cuenta de que la cola no era para oficiales sino para tropa. El de oficiales ya había terminado hacía varios días… Aprobé para soldado raso, pero me dijeron que no había vacantes. Y, para colmo de males, encima me robaron mi plata y me quedé sin un cobre….

—Yo salía con el alma por los suelos. En la pampa frente a la escuela vi parado a un hombre muy serio, de bigotes. Pregunté a un soldado quién era aquel señor. Es el capitán Huamán, me dijo. ¿Y de dónde es? De Piura, dijo el soldado. Ay caray, es mi paisano, me dije…

El oficial le dijo que regresara dentro de unos días…

—Yo no tenía plata pero por puro amor propio no le pedí prestado…

COMENZÓ COMO SOLDADO

Y así tuvo que regresar caminando unos diez kilómetros hasta Lima, a la casa de un tío, que le dio alojamiento y comida…

—Y al fin ingresé a la tropa…

Ya era soldado. Se pasó todo el año estudiando el reglamento para pasar a oficial.

—Ya me lo sabía de memoria, de pe a pa…

Cuando al fin vino el examen, le pusieron en castellano: cuente usted cuál es el suceso que más lo ha impresionado en su vida.

—Yo mordía el lápiz y pensaba mientras los otros postulantes escribían y escribían… Hasta que al fin me animé a contar cómo había venido a Lima en el barco y el susto que tenía porque los chilenos me descubrieran…

Una mañana lo llamaron y se quedó mudo ante unos oficiales que me preguntaban si yo había viajado de pavo…

—Yo creí que de ahí pasaba al calabozo… Pero resultó que me felicitaron Había sacado un veinte en el examen y una nota en que el profesor Adán Espinoza decía: “Muchachos como este son los que necesita nuestro Ejército”.

En 1934, el joven oficial Velasco estaba abriendo trocha en la selva, entre Pantoja y Güepi…

—Allí conocí el sufrimiento de los cargueros, esas pobres gentes que tenían que llevar la impedimenta sobre el hombro… Daba pena verlos a la madrugada cuando hacíamos recorridos a la luz de la linterna y allí estaban recostados sobre esos pesados bultos, sudando, aguijoneados por los mosquitos…

Y años más tarde, ya era coronel en la Escuela Militar, de la que sería director por varios años, luego de rápidos ascensos, sin vara, todos por méritos…

UN “ASILADO” EN LA ESCUELA MILITAR

Una vez, un profesor de la Escuela, Alfonso Benavides Correa, que después alcanzaría notoriedad por su defensa del petróleo peruano, vino a decirle que había unos investigadores (detectives) buscándolo para detenerlo… Eran los tiempos de Odría, el dictador pronorteamericano que era amo y señor del Perú…

—Salí y vi a los investigadores que empezaban a rodear la Escuela. Yo me dije: ¡esto no puede ser! Di la orden para que se tocara la señal-consigna para situaciones especiales y en un minuto estaban todos los cadetes reunidos en el patio. Les ordené: ¡a defender su escuela, cadetes! Ese día corrimos a los investigadores….

 

Héctor Béjar

Seguir leyendo
Anuncio

Política

En el Parlamento hay exceso de trabajadores

Publicado

en

Daniel Enrique Salaverry Villa

Daniel Salaverry lo explica con números: “En el 2001 teníamos 1,600 trabajadores. Hoy, en el 2019, son 3.300 en el servicio parlamentario, que sumados a los integrantes de la organización parlamentaria, se superan los 4.000”.

Es decir, cada representante tiene 30 empleados. El Parlamento es el termómetro de las instituciones, dice un informe de Caretas. Sin embargo, la calidad del Congreso está en cuestionamiento.

Salaverry destaca: “Es hora de sincerar y profesionalizar la planilla. Que deje de ser una agencia de empleos de los partidos de turno. Solo el 27% de los trabajadores contratados son profesionales”.

“La edad promedio es de 58 años. La gran mayoría de los que pasan de tener Contrato Administrativo de Servicio (CAS) a ser nombrados, se relajan y no cumplen con sus labores como deberían. Esperan quedarse de por vida”, agrega.

NO MÁS NOMBRAMIENTOS

“Por acuerdo de mesa directiva se prohíben nuevos nombramientos de trabajadores que pasen de CAS y Ley 728: cualquier trabajador que ingrese como estable a la planilla del Congreso va a tener que ser a través del concurso público y no organizado por el Congreso”, dijo el presidente del Legislativo.

Para lo anterior se implementará un concurso público a través de la Autoridad Nacional del Servicio Civil (SERVIR), que elaborará los perfiles con una universidad privada.

Se espera que el concurso con 207 plazas se realice la primera semana de abril. Trascendió que el centro de estudios sería la Universidad de San Marcos. Pero esto no se queda aquí, hay una salida.

Porque la gestión de Salaverry tiene “un plan de incentivos de jubilación anticipada, con una contraprestación que les permita irse tranquilos y dejar esa plaza para un joven profesional”.

Salaverry propuso, además, eliminar la semana de representación. Alrededor de este tema se armó un escándalo que develó una serie de acciones tras bambalinas que se remonta hasta la gestión César Zumaeta, en el segundo gobierno de AG.

ALGO MÁS

Recientemente se abrieron investigaciones por el incremento de los viáticos an cuando los congresistas se encontraban fuera del país. Esto armó un revuelo en el que ahora Daniel Salaverry es investigado por obra y gracia de Karina Beteta, que dijo que la maltrató e insultó.

 

FÉLIX GRIJALBA SATO

Seguir leyendo

Política

Falleció Gonzalo Portocarrero

Publicado

en

Gonzalo Portocarrero

El sociólogo y catedrático de la Pontificia Universidad Católica (PUCP), Gonzalo Portocarrero, falleció ayer víctima de una penosa enfermedad, informaron medios de prensa.

Portocarrero, profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), es autor de libros como Profetas del Odio: raíces culturales y liderazgo de Sendero Luminoso, y Razones de sangre: aproximaciones a la violencia política.

También escribió Imaginando al Perú. Búsquedas desde lo andino en arte y literatura, y Oído en el silencio. Ensayos de crítica cultural, entre otros. En 2016, Portocarrero hizo pública su lucha contra un cáncer de pulmón a través de una columna publicada en el diario El Comercio.

Nelson Manrique, profesor y amigo de Portocarrero; y el congresista Alberto de Belaunde, entre otras personalidades de la academia y la política, lamentaron la triste noticia.

Seguir leyendo

Política

Otro traspié de Vilcatoma

Publicado

en

Yeni Vilcatoma

El acuerdo con Odebrecht sigue en pie, pese a los coletazos desesperados del fujiaprismo. Ni las denuncias de Yeni Vilcatoma, ni los despropósitos de Rosa Bartra, el rostro de inocentón de Jorge del Castillo y la interpelación a Vicente Zeballos, ministro de Justicia, logrará tumbarse el acuerdo con Odebrecht.

“Acabamos de interponer una denuncia penal contra Marcelo Odebrecht, Jorge Barata, Raymundo Trindade Serra, Renato Ribeiro Bortoleti y otras 31 personas más en relación a los actos de corrupción que habrían tenido lugar en el proyecto del gasoducto”, declaró Vilcatoma, quien también dijo que había vacancia presidencial.

ES UN DISPARATE LO DE VILCATOMA

“Considero que es un disparate lo que hace la señora Vilcatoma, que está acostumbrada a denunciar sin elementos de prueba. Todos sabemos que la señora está bajo la manga del fujimorismo, además es la tercera vicepresidenta del Congreso; ha regresado a pesar que la botaron de Fuerza Popular (FP)”, dijo el abogado Juan José Quispe del Instituto de Defensa Legal(IDL).

“Seguramente le han ordenado que presente todas las denuncias que pueda, porque está denunciando a todos. Pero lo que a mí me sorprende es que no denuncie a César Segura, como el presidente de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales que está cometiendo abiertamente el delito de encubrimiento personal y real, con respecto a Donayre, Becerril y Chávarry”, precisó.

LA GATILLERA

“La único que quiere Vilcatoma es llamar la atención, al poner una denuncia sin mayor fundamento contra Odebrecht, Barata y otros 30 exmiembros del directorio de la constructora brasileña”, remarcó.

Este -consideró el jurista- es un tema cerrado. El acuerdo de colaboración está por ser convalidado por el Poder Judicial y ya la Fiscalía ha hecho todas las investigaciones posibles.

“Lo que quiere la señora Vilcatoma, la ‘gatillera’, la que aprieta el gatillo para poner su denuncia, es amedrentar a los colaboradores del acuerdo al que han llegado los fiscales y el procurador; lo que está haciendo es llamar la atención a los empresarios de Odebrecht y OAS, para que digan que no tienen las garantías necesarias y se echen para atrás”, explicó el jurista.

“La denuncia de la señora Vilcatoma no tiene el mayor sustento. Igual, la señora Bartra no tiene la talla como abogada ni como congresista. La señora Vilcatoma quiere llamar la atención, obedeciendo a la señora Keiko Fujimori. Lo que han querido los fujimoristas es hacer un circo”, destacó.

“A pesar de todo, el acuerdo con Odebrecht sigue en pie. A pesar de todo se ajusta a derecho, falta que el Poder Judicial lo convalide y sigan temblando personas como Alan García, Humala, Villarán”, concluyó Quispe.

SOLO BUSCA ARMAR ALBOROTO

Por su parte, el congresista Alberto Quintanilla dijo que “la denuncia de la señora Vilcatoma es para crear más alboroto y tensión política para que no se actúen las pruebas que incriminan a los dirigentes de Fuerza Popular y el Apra”.

“En realidad temen que se corrobore lo que todos sospechamos. Creo que el acuerdo con Odebrecht sigue en pie, han dicho que no van a censurar al ministro, pero van a hacer alboroto”, concluyó el congresista Alberto Quintanilla refiriéndose a las bancadas fujiapristas.

ALGO MÁS

El Dr. Amoretti dijo que Yeni Vilcatoma está disparando al aire y que al tratar de evitar que se conozca el nombre de todos los corruptos está encubriendo y obstruyendo a la justicia, por lo cual podría ser denunciada.

 

FÉLIX GRIJALBA SATO

Seguir leyendo

Lo más reciente

Daniel Enrique Salaverry Villa Daniel Enrique Salaverry Villa
Políticahace 7 horas

En el Parlamento hay exceso de trabajadores

Daniel Salaverry lo explica con números: “En el 2001 teníamos 1,600 trabajadores. Hoy, en el 2019, son 3.300 en el...

Gonzalo Portocarrero Gonzalo Portocarrero
Políticahace 7 horas

Falleció Gonzalo Portocarrero

El sociólogo y catedrático de la Pontificia Universidad Católica (PUCP), Gonzalo Portocarrero, falleció ayer víctima de una penosa enfermedad, informaron...

Yeni Vilcatoma Yeni Vilcatoma
Políticahace 7 horas

Otro traspié de Vilcatoma

El acuerdo con Odebrecht sigue en pie, pese a los coletazos desesperados del fujiaprismo. Ni las denuncias de Yeni Vilcatoma,...

Aldo Figueroa Aldo Figueroa
Políticahace 7 horas

Amigos de Chávarry pondrían en peligro lucha anticorrupción

La posible anulación de la prisión preventiva contra Keiko Fujimori, la denuncia contra la fiscal Sandra Castro a manos del...

Carreteras del Perú Carreteras del Perú
Políticahace 7 horas

S/ 38 millones de perjuicio económico en tramo 5 de Interoceánica Sur

La Contraloría General identificó un perjuicio económico al Estado por cerca de S/ 38 millones como consecuencia de irregularidades en...

TC se lava las manos ante “caso Arboleda” en Puno TC se lava las manos ante “caso Arboleda” en Puno
Políticahace 7 horas

TC se lava las manos ante “caso Arboleda” en Puno

El jueves 7 de marzo del presente año fue notificado a Dhuma (Derechos Humanos y Medio Ambiente) en Puno y...

Rosa Bartra Barriga Rosa Bartra Barriga
Políticahace 7 horas

Mejor es reírse

No somos golpistas, por eso el ministro Zeballos debe renunciar.

Richard Arce Richard Arce
Políticahace 7 horas

La voz clara

“Me causa indignación ver a colegas congresistas reclamando por la reparación civil fijada para Odebrecht en el acuerdo de colaboración...

Martín Vizcarra Cornejo Martín Vizcarra Cornejo
Políticahace 7 horas

La palabra

“Yo considero que los congresistas no deben tener una semana de representación, porque deben estar en permanente contacto con el...

Congreso de la República del Perú Congreso de la República del Perú
Políticahace 7 horas

En el twitter

Discriminación en el Congreso “Personal de seguridad del Congreso discrimina a mujeres dirigentes del Sindicato Innova por usar indumentaria sindical...

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.