Ranking impropio

Dejando de lado el inalcanzable primer lugar del gigantesco saqueo del fujimorismo, que según cálculos oficiales llega a los 6 mil millones de dólares, el caso Lava Jato produce una reubicación interesante en el ranking de la corrupción en el Perú.

En el segundo lugar se consolida Alejandro Toledo, con cerca de 26 millones de dólares. La cifra suma dos tramos, uno de 20 millones sufragado por Odebrecht, y otro de 5.4 entregado por Camargo Correa.

Lo de Toledo resulta particularmente vergonzoso. Durante un par de años recurrió a las coartadas más descabelladas, que lo llevaban a las comisiones del Congreso en hombros de sus militantes. Después de comprometer a la familia o a sus íntimos, la contundencia de las pruebas desgranó su ya escuálido partido.

La estocada final la puso su cómplice, el multimillonario peruano israelí Josef Maiman, al admitir que triangulaba el dinero. El descaro del expresidente comprando lujosas residencias agredía el sentido común.

El siguiente puesto lo ocupan las “ratas” aparecidas en el gobierno de Alan García. Bordean los 10 millones de dólares, cuatro exfuncionarios encarcelados y todavía mucho por explicar. El líder aprista deslindó rápidamente responsabilidades, pero la carga de la opinión pública en tales temas es bastante negativa.

Quien ingresa al oscuro rango por mérito propio, sorprendiendo a tirios y troyanos, es la exalcaldesa de Lima. Cierto que su gestión no fue muy feliz, que, al igual que Toledo, generó una impresión de desorden desde el inicio. La sensación de ineficacia la aprovechó inmediatamente un antiguo militante del Focep, dedicado como muchos activistas de izquierda, a promover revocatorias casi por costumbre.

El Ministerio Público y las denuncias de Ideele, su antiguo centro de trabajo, apuntan a 4 o 5 millones de dólares, involucrando a la gerencia de su gestión.

Cierra filas la pareja Humala-Heredia, con 3 millones donados para su campaña electoral. Sorprendentemente purgan prisión preventiva, cuando, más allá de las pasiones, no recibieron dichos dineros sin ejercer cargo público alguno.

Asoman aún sin montos, un par de integrantes de la premier league, que lideran el Ejecutivo y la oposición.