¡Que no te corten internet! ¡Vamos a la marcha del #120!

El 12 de octubre se realizará la marcha NI TPP, NI TISA. La movilización que partirá del Campo de Marte a las 5 pm. es una iniciativa ciudadana destinada a dar un mensaje de rechazo a las negociaciones que vienen realizando “en secreto” los sectores políticos y grupos de poder económico, que encaminan a nuestro país a la firma del Tratado Transpacífico (TPP) y del Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA). Gracias a la filtración de documentos, sabemos hoy que estos compromisos comerciales están destinados a beneficiar a las empresas transnacionales, las cuales obtendrán ganancias no por el mercado sino con la eliminación de derechos ciudadanos, la anulación de la soberanía de los países y enjuiciando a los Estados.

Cabe referir, que el TPP propiciará el encarecimiento de los medicamentos principalmente aquellos que son adquiridos por los sectores populares. Recordemos que esto produjo una crisis en el gobierno anterior debido a la denuncia que efectuó el Ministerio de Salud, algo que hasta la actualidad no ha sido esclarecida. Otros perjuicios que traerá es el control que se ejercerá sobre la navegación en internet (que podría implicar censura, corte y hasta prisión) y las facilidades que tendrán las empresas para demandar al Estado, si sus expectativas de ganancias son afectadas.

El TPP ha sido criticado incluso por los candidatos presidenciales en Estados Unidos y un acuerdo similar ha motivado el rechazo de diversos gobiernos europeos, luego de contundentes movilizaciones. No es de extrañar que la mayoría de medios de comunicación y opinólogos hayan quitado de sus agendas estos temas, como si siguieran las directrices de los intereses políticos y económicos que promueven la firma de estos acuerdos. Una situación similar sucedió durante la negociación del mal llamado TLC con EEUU y otros países.

Respecto al TISA, su objetivo es la privatización de los servicios públicos e impedir su recuperación por parte del Estado si dicho proceso fracasa (cláusula trinquete). Algo de esta realidad la podemos apreciar en la actualidad con la concesión de la Empresa de Agua Potable de Tumbes, donde pese al fracaso de los privados, los gobiernos de turno han preferido el cambio de operador, en vez de reasumir su control y solucionar los problemas de saneamiento. Esto le viene costando millones de soles al erario público, algo que pagamos todos los peruanos y peruanas.

Asimismo, otra finalidad de dicho acuerdo es arrebatar la soberanía política a los países firmantes, debido a que las leyes y demás normas que se dicten en los órganos de poder (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) podrían ser dejados sin efecto por tribunales que se estructuren conforme lo indique el acuerdo comercial. En otras palabras, un grupo de abogados de las transnacionales podrán imponerse frente a las decisiones de los gobiernos, parlamentos y jueces peruanos.

Estos son solo algunos de los perjuicios que nos traerán ambos acuerdos. El gobierno y los congresistas tienen la responsabilidad y el deber de informar a la ciudadanía. Exijámoslo. ¡Vamos a la marcha del #12O!

Reacciones