Propuestas del Gabinete Aráoz no convencen

La semana pasada, la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) desarrolló su IV Asamblea Nacional de Delegados con cerca de 200 representantes sindicales de todos los rincones del país. En dicha reunión, los trabajadores de construcción analizaron y discutieron los principales problemas de la nación y especialmente del sector de la construcción.

Los delegados expresaron su preocupación por el descenso de los indicadores de empleo, producto de un conjunto importante de obras de infraestructura que se han paralizado en los gobiernos regionales y municipales.

Asimismo, el enfriamiento de la economía ha limitado la inversión privada en obras de construcción. El mercado inmobiliario, a su vez, atraviesa uno de sus momentos más difíciles.

Los delegados sindicales exigen al Gobierno que dicte las medidas pertinentes para que efectivamente el Perú sea un “inmenso campo de construcción” como prometió el presidente Pedro Pablo Kuczynski durante la campaña electoral.

Más precisamente, exigimos mayor inversión en construcción sin corrupción. Es perfectamente posible retomar las principales obras de infraestructura, crear empleo con derechos e impulsar la economía nacional.

En este sentido, el actual Gobierno tiene la responsabilidad de elaborar las políticas sectoriales que permitan un crecimiento sostenido de la industria de la construcción. Los actores que participan de dicho sector, es decir trabajadores, empresarios y profesionales hemos logrado consensuar una propuesta de políticas para reactivar la construcción que se ha alcanzado al Gobierno.

Sin embargo, el Gobierno no escucha. Esta semana, el actual Gabinete Aráoz se presentó en el Congreso de la República. Lamentablemente no hay propuestas concretas para reactivar la economía del país. El Poder Ejecutivo espera simplemente que la reactivación venga del exterior, es decir, que la eventual mejora de la economía mundial arrastre a la economía peruana. Esta posición es extremadamente dependiente de los factores externos.

Mañana se realizará un Censo Nacional que ha sido muy discutido entre la opinión pública. Más allá de diferentes críticas y observaciones, es importante participar con responsabilidad en este proceso, pues permite contar con un instrumento estadístico para diseñar mejores políticas públicas. En lo que respecta al trabajo, nos permitirá conocer mejor el número, distribución y condiciones en que se desenvuelve la fuerza laboral.