Programa de baile

No entiendo la temática del programa El Gran Show. Se supone que es un concurso de baile, pero las danzas duran apenas un minuto. La conductora se pasa hurgando en la vida privada de los concursantes y luego toma un papel de inocente como si no supiera nada. Más parece un programa de espectáculos.

Tampoco entiendo el dramatismo que le da la conductora por una eliminación. Pues esta tiene un tinte de drama. Con lágrimas y congoja como si por un baile se acabara la vida.

También son sumamente exagerados los triunfos. Alguien que supera una sentencia parece haber ganado un premio Nobel. Como periodista sé que muchos de estos actos son forzados y por eso me cuesta creer que el público les crea. En fin.

Un caso aparte son los jueces. Entiendo que para ser jurado de un programa de baile, deberían ser bailarines profesionales o algo parecido. Pero en el programa sabatino están el estilista Carlos Cacho y la productora de telenovelas Michelle Alexander. Su voto no puede ser de orden técnico, sino de gusto.

Algo similar ocurre en el programa Yo Soy donde dos de los tres jurados no son cantantes. Uno puede ser aficionado con buen gusto inclusive, pero tratándose de un concurso formal, los jueces deberían ser especialistas en la materia.

Quizá sea anticuado, pero no entiendo el orgullo que sienten por bailar personajes mediáticos de televisión como si estuviesen concursando en un programa de conocimientos.

Reacciones