Pretenden responsabilizar a maestros por crisis educativa

Marilú Martens

Uno de los principales puntos por los cuales los maestros en huelga (hoy suspendida) no lograban un acuerdo con el gobierno fue el referente a las evaluaciones de desempeño. Así, para el Ministerio de Educación estas tienen carácter punitivo, esto es, si un maestro desaprueba hasta en tres oportunidades debe ser separado del magisterio; mientras que los docentes, aun cuando afirmaban estar de acuerdo con la evaluación, rechazaban que esta pueda derivar en el despido.

Estoy en desacuerdo con la posición del Ministerio, la que en el fondo pretende responsabilizar a los maestros por la crisis educativa que padece nuestro país, donde la “pita se rompe por el lado más débil”, en este caso despidiendo a los “mediocres” en aras del “interés superior del niño”.

Para los tecnócratas del Ministerio esto de la evaluación se ha vuelto en algo así como el “Santo Grial” de la calidad educativa, sin embargo hasta ahora no he visto a ninguno fundamentar, en datos objetivos, como así la evaluación (con el consiguiente despido del docente “jalado”), impactará en una mayor calidad educativa.

Supongamos que finalmente se separa entre 20 a 30 mil docentes (de aprox. 470 mil según el MINEDU), dicha cifra podría tener una incidencia significativa?, la gran mayoría de educandos continuará con su mismos profesores; ahora supongamos que se separe entre 100 o 200 mil docentes, nada asegura que los nuevos maestros eleven la calidad educativa, lo que sí estamos seguros es el conflicto social que ello generaría, o es que hemos olvidado las dichosas “evaluaciones” de la dictadura fujimorista donde fueron despedidos miles de trabajadores estatales, acaso queremos que esos miles de maestros en unos años estén en las calles reclamando su reposición?

Se ha invocado hasta el cansancio el llamado “interés superior del niño”, pretendiendo contraponerlo a los maestros “mediocres”, sin embargo poco se dice que ese interés superior se debe traducir principalmente en mayor inversión en la educación, según el BID mientras Perú solo invierte el 3.7% de su PBI, Venezuela, a la que tanto asco le hacen algunos, llega al 7.5%.

Lo que en realidad esconde esto de la evaluación punitiva, no es más que una visión flexibilizadora de las relaciones laborales que pretenden precarizar el empleo (un maestro que apruebe las evaluaciones y suba de nivel, seguirá siendo evaluado con la consiguiente amenaza de despido), la Ley Servir es un claro ejemplo de ello, si desapruebas dos evaluaciones te despido, coincidencia?

Nadie se opone a que los maestros sean evaluados, en general es deber del Estado evaluar constantemente a sus empleados para brindar un mejor servicio a la comunidad, sin embargo dicha evaluación debe entenderse como capacitación para la mejora constante del trabajador, estimular a aquellos que no rindan los índices esperados y premiar con ascensos e incrementos a quienes evidencien mejores resultados en su relación con los educandos, esto sí, consideramos, rendirá en el mediano plazo los frutos de calidad educativa que todos esperamos.

Reacciones