Pretenden intimidar a Colegio Farmacéutico

Desde el año pasado, muchas organizaciones de la sociedad civil vienen informando al gobierno de los hechos que justifican una licencia obligatoria para que se promueva la competencia del atazanavir en nuestro país y se pueda lograr precios más convenientes para las instituciones públicas responsables de ofrecer tratamiento antirretroviral a las personas que viven con el VIH.

El gobierno se está demorando en tomar una decisión fundamentada en las leyes nacionales, andina y tratados internacionales. Pero en el camino, Bristol Myers Squibb, productora de la marca REYATAZ, el único atazanavir en el mercado peruano, ha emplazado en tono intimidatorio al Decano del Colegio Químico Farmacéutico del Perú a través de una carta que es importante resaltar en sus aspectos más interesantes:

En primer lugar BMS expresa que “es legítima titular de derechos de propiedad intelectual conforme la legislación vigente, conferidos a través de una patente que protege su producto REYATAZ para su comercialización en el Perú”. Sin embargo, es necesario preguntar a INDECOPI cómo ha otorgado patente, no a la molécula de atazanavir, sino a una sal de la misma sustancia (bisulfato), lo que ha sido rechazado en otros países.

También dice la carta que BMS estaría “haciendo abuso de la posición de dominio o monopólica” y aprovechándose “indebidamente para colocar un precio sumamente elevado…”. BMS no puede negar que MINSA y EsSALUD pagan por REYATAZ un precio por encima de lo que pagan algunos países de la región. Pero también debe reconocer que el REYATAZ tiene un precio 20 veces más alto que la versión genérica que se compra en Bolivia y que además es producida por Myland Labs beneficiada por una licencia de la misma BMS para producir atazanavir. Cierto lo que afirma BMS; el precio que imponen al MINSA y EsSALUD es “sumamente elevado” y da como resultado que estas instituciones incurran en un sobre gasto anual de más de 26 millones por la compra del atazanavir con la marca de BMS.

Basten estos hechos para expresar nuestro rechazo a la carta mencionada arriba y felicitar al Decano del Colegio QF del Perú y la organización que representa, por ponerse en el camino de exigir una mayor eficiencia del gasto público y terminar con los abusos monopólicos.